El Cabaret (14 de enero).- Ya como presidente electo, Donald Trump se ha empeñado en presionar a las compañías fabricantes de automóviles para que lleven las plantas que tienen en México hacia los Estados Unidos, o de lo contrario, pagar un alto impuesto.

Pero a las demás empresas o fabricantes de televisiones, computadoras, partes electrónicas o alimentos no han recibido -al menos hasta este momento- presión para regresar a los EE.UU.AA.

Al parecer todo tiene una sencilla explicación, según reporta CNN, Estados Unidos tienen un déficit comercial con México. Por ejemplo, en 2015 el vecino del norte importó 78 mil millones de dólares en vehículos y autopartes desde nuestro país. En ese año, el déficit comercial fue de 58 mil millones de dólares.

Lo anterior se podría explicar en algo como: dentro del Tratado de Libre Comercio, Estados Unidos nos compra más cosas de las que nosotros les compramos a ellos.

Según la lógica de Trump, al dejar de importar vehículos desde México, se eliminaría ese déficit comercial, aunque, según los expertos citados por CNN, esto resultaría peor para Estados Unidos en el largo plazo.

Fuente: CNN