Columna de columnas nacional (19 feb 18)

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del lunes 19 de febrero de 2018. Sismología electoral: en los siguientes días veremos el verdadero tamaño de los sismos que padecerán los competidores del 2018 por la asignación de candidaturas al Congreso. Este fin de semana hubo los primeros temblores: Morena: Napoleón, Germán; Anaya: Josefina, Mancera, Corral; Meade: a hacerse cargo; PRD: a sillazos… Stigmata o el beso de la maestra. Todo sea por una curul. ¿Y usted, por cuál vota?

Rayuela

De todo hay en las filas de los suspirantes. Mezclan chile, dulce y manteca. El primero de julio se dictará sentencia.

http://www.jornada.unam.mx/2018/02/19/

Sismología electoral

Héctor Aguilar Camín, escribe en Milenio acerca de las escisiones y las rupturas en el ámbito federal y aún faltan las pasiones en el plano local: En los siguientes días veremos el verdadero tamaño de los sismos que padecerán los competidores del 2018 por la asignación de candidaturas al Congreso. Este fin de semana hubo los primeros temblores. En el PAN pareció anunciarse una gran sacudida con el deslinde del gobernador de Chihuahua, Javier Corral, por el carácter, a su juicio elitista y soberbio, de las asignaciones. Antes de que el fuego corriera, sin embargo, el propio Corral se apresuró a decir que su deslinde no incluía romper con Anaya ni con el Frente, mucho menos con el PAN. En el PRI, corrieron rumores de que cambiaría la dirigencia nacional y habría un magno reacomodo, pero todo acabó, por lo pronto, en la salida de un senador de Guanajuato que quería ser candidato a gobernador y no se la dieron. Será quizá el candidato de Morena, a cuyas huestes cruzó. En el PRD hubo sillazos y golpes en protesta por unos votos de consejeros que se denunciaron como fraudulentos, pero al parecer las candidaturas quedaron definidas sin mayores rasgamientos. En Morena, lo mismo, y aún más claro: sin incidente digno de ser registrado. Faltan muchas candidaturas, entre ellas todas las de las elecciones locales. El tsunami interior de las fuerzas políticas podría venir con ellas, creciendo de lo micro a lo macro. Pero en el ámbito federal, tomando como referencia lo sucedido este fin de semana, uno diría que los partidos han contenido sus erupciones internas y parecen en comando de sus fuerzas. Será que sus escisiones fundamentales en ese nivel ya sucedieron y hay poco que ganar a estas alturas, en el orden federal, cambiándose de bando. Seguramente peco de ingenuo en mis impresiones, pues en esto de la lucha política las únicas cosas que nunca duermen son la discordia y las bajas pasiones. Me gusta pensar, sin embargo, que las escisiones internas no serán el espectáculo dominante de las elecciones que vienen, y que los candidatos podrán concentrarse en lo que olvidan con frecuencia sus partidos: eso que la gente espera de ellos, no sus pleitos, sino sus ideas, sus programas, sus compromisos y su toma de responsabilidades”.

http://www.milenio.com/firmas/hector_aguilar_camin_dia-con-dia/sismo-candidaturas-congreso-javier_corral-elecciones_locales_18_1125067490.html?print=1

Morena: Napoleón, Germán; Anaya: Josefina, Mancera, Corral; Meade: hacerse cargo; PRD: a sillazos…

Julio Hernández López escribe en La Jornada acerca de las polémicas designaciones al senado por parte de todas las fuerzas políticas: “Más que los discursos y las escenografías de este domingo de confirmación de las candidaturas presidenciales tan sabidas, resultan especialmente significativos los movimientos internos, los reacomodos grupales y, en especial, las postulaciones a las cámaras legislativas. Dos de los candidatos ya oficiales (hasta ayer aún eran precandidatos que habían hecho precampañas) mantuvieron un control personalísimo sobre los rangos importantes de las listas de aspirantes a diputaciones federales y senadurías: Andrés Manuel López Obrador, en Morena, se permitió incluso el exceso de colocar en lugares viables al dirigente sindical minero Napoleón Gómez Urrutia (llamado Napito en razón de haber heredado el control de ese sindicato de su padre, Napoleón Gómez Sada, quien duró 40 años como jefe de ese gremio, al clásico estilo priísta). (…) Además de esta designación, resulta polémica y contradictoria la incorporación del ex presidente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Germán Martínez Cázares, miembro del grupo central que operó el fraude electoral de 2006 y defendió la imposición de Felipe Calderón en términos jurídicos y políticos. (…) Ricardo Anaya Cortés también acomodó los futuros asientos legislativos de su partido conforme al interés de su candidatura presidencial. Ello le causó un revire tan enjundioso como luego negociable por parte del gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, quien hizo en una sesión interna de la cúpula de Acción Nacional una denuncia detallada de las maniobras e irregularidades cometidas por el grupito de Anaya. El enojo oratorio de Corral tuvo como telón de fondo que el frío y traicionero Anaya no incluyó en lugares preferentes, rumbo al Senado, a César Jáuregui Robles, actual secretario general del gobierno de Chihuahua, y a Gustavo Madero, el ex presidente nacional del PAN (impulsor de Anaya, a quien creyó que iba a manejar al dejarle la presidencia del partido de blanco y azul). La aparente ruptura de Corral con Anaya y el PAN hizo que en Morena le hicieran guiños de bienvenida, pero el chihuahuense aclaró que no hay tal posibilidad de migración y reiteró que, a su juicio, López Obrador es un político mezquino. Los enojos internos en Acción Nacional provienen de los métodos inducidos por el grupo de Anaya para acotar las propuestas regionales y acomodar los segmentos privilegiados de las listas legislativas al pago de las cuentas políticas que éste suscribió en el proceso de hacerse de la candidatura presidencial. En primer lugar para el Senado aparece Josefina Vázquez Mota, a pesar del expediente oscuro de los más de mil millones de pesos recibidos del gobierno federal para apoyo a migrantes y que, triangulados, fueron ejercidos por personajes del josefinismo. Recuérdese que Vázquez Mota fue candidata a gobernadora del estado de México y desde que fue postulada, en febrero de 2017, se filtró la información de que había aceptado esa jugada electoral de sacrificio a cambio de ser candidata segura al Senado. En segundo lugar de la lista del PAN fue aprobado Miguel Ángel Mancera, político sin registro partidista pero, al mismo tiempo, figura central del perredismo y controlador de la presidencia del comité nacional, ahora con Manuel Granados y hasta hace poco con Alejandra Barrales en ese cargo. (…) En el bando priísta las batallas internas no se reflejan tanto en las listas de aspirantes a cargos legislativos como en la búsqueda de controlar la campaña del candidato presidencial, su entorno decisorio y su discurso. José Antonio Meade sigue impedido de desplegar algo parecido a una propuesta propia: lo mantienen atado a las figuras desgastantes de Los Pinos y de Enrique Peña Nieto. (…) En lo que queda del Partido de la Revolución Democrática (PRD), lo más notable fue un pleito a sillazos entre miembros de corrientes internas. De las candidaturas al Senado por la vía de la representación proporcional resaltan las designaciones de Emilio Álvarez Icaza, quien aspiraba a ser candidato presidencial por la agrupación Ahora; de Jesús Zambrano, directivo del grupo de los chuchos, y la panista Xóchitl Gálvez”.

http://www.jornada.unam.mx/2018/02/19/opinion/012o1pol

Stigmata o el beso de la maestra

Jorge Zepeda Patterson escribe en SinEmbargo acerca del pragmatismo de López Obrador frente el “haiga sido como haiga sido” de Calderón y lo que se vio por parte del PRI en Edomex, es evidente que AMLO asume que la batalla será ruda y no es el momento de ponerse purista: “No resulta fácil para los votantes de la izquierda, y en general para los mexicanos que aspiran a un cambio, observar los coqueteos de Andrés Manuel López Obrador, el principal candidato de oposición, con el grupo que encabeza Elba Esther Gordillo. Tanto de palabra como en el acercamiento del yerno de la maestra, Fernando González Sánchez, el Peje no ha dicho que no a los requiebros de una mafia política desprendida del PRI que tuvo la astucia de subirse al barco ganador con Felipe Calderón en 2006 y ahora intenta regresar al poder trepándose en el proyecto de Morena. El propio González fue subsecretario en la SEP durante el segundo sexenio panista (lo que fue considerado como la entrega de las llaves del bar al borracho) y la maestra recibió carteras relevantes en el gabinete de Calderón como el ISSSTE y la Lotería Nacional, entre otras. La alianza tácita o explícita que parecería haberse fraguado entre el tabasqueño y la maestra es incómoda, por decir lo menos. Hasta antes de su encarcelamiento hace cinco años Elba Esther Gordillo era considerada por los mexicanos como epíteto de la corrupción. Sus desplantes políticos, las violentas prácticas sindicales, sus bolsos millonarios y sus gastos dispendiosos ejemplificaban lo más siniestro del sindicalismo charro. Cayó en desgracia no porque el sistema hubiese querido hacer un acto de justicia o limpieza sino por una estricta operación de venganza política. Al PRI de Peña Nieto le urgía castigar la traición de uno de sus generales y enviar el mensaje al resto de los capos del corporativismo. En otras palabras, Elba Esther perdió la inmunidad y cayó del poder no porque hubiera cambiado o como resultado de un acto de contrición, sino porque no encontró la manera de compensar el pecado y regresar al redil para subsanar la traición cometida en contra del PRI. Ahora, con su peculiar oportunismo, el PANAL, en teoría el partido del magisterio, ha apoyado formalmente al candidato oficial José Antonio Meade, pero Gordillo ha enviado al yerno a echarle porras a López Obrador. En otras palabras, la Elba Esther que hoy busca poner sus activos al servicio de Morena no es un personaje redimido o transformado pese a sus cinco años de encarcelamiento. Aunque eso no parece importarle mayor cosa a Andrés Manuel. Como ha dicho Ricardo Raphael, el Peje se percibe a sí mismo como la pila de agua bendita capaz de exonerar de sus pecados al propio diablo. Hay un costo, desde luego, y no es menor. Los besos del diablo dejan estigmas, aunque cicatricen. La alianza, aun cuando no se formalice, le ha generado todo tipo de críticas entre los detractores del puntero en las encuestas. Un pragmático sin convicciones es lo menos que se ha dicho en contra del candidato. Lo de Gordillo viene a sumarse a otros compañeros de viaje incómodos como el PES (el partido vinculado a movimientos cristianos), Cuauhtémoc Blanco y una multitud de tránsfugas del PRI, muchos de ellos de oscura reputación. (…) En todo caso frente el “haiga sido como haiga sido” de Calderón y lo que se vio por parte del PRI en Edomex, es evidente que AMLO asume que la batalla será ruda y no es el momento de ponerse purista. Lo dicho, un combate entre la pila de agua bendita y los besos del diablo. El yerno ha dicho que los maestros votarán por López Obrador. ¿Será?”

http://www.sinembargo.mx/18-02-2018/3387027

No estuvo tan peor

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero sobre la candidatura de José Antonio Meade: “Al finalizar la precampaña presidencial, la República de las Opiniones alcanzó un consenso: el rival que tiene enfrente Andrés Manuel López Obrador es Ricardo Anaya, porque José Antonio Meade se desplomó. Pero se podría hacer un alegato distinto sobre el candidato del partido en el poder: con una desaprobación del presidente Enrique Peña Nieto de 8 de cada 10 mexicanos, que además piensan en la misma proporción que el país va mal por culpa de él, gasolinazos, ajustes al alza en las tarifas eléctricas, violencia sin precedentes, y doblegados a gritos y sombrerazos por el belicoso gobernador Javier Corral, lo sorprendente es que Meade no haya desaparecido del escenario electoral. Es decir, si las cosas le pintan mal, podrían haber sido peor. Esto no quiere decir que en estos momentos sea una candidatura competitiva. La precampaña de Meade fue diseñada por personas que, si bien participaron en otras elecciones presidenciales, no eran el cerebro que las movía. Lo hacían colocando ladrillos y ejecutaban las instrucciones dadas. Su novatez quedó al desnudo con errores notables. El primero fue el arrancar la precampaña, donde todos iban con Meade a todas partes, como una corte, pero olvidando que lo importante era construir una campaña. La solidaridad muégano no gana votos. El segundo, por la inexperiencia del coordinador de la campaña, Aurelio Nuño, fue hacer una precampaña presidencial separada de las precampañas del PRI en los estados y entre semana. Si la desvinculación de las campañas locales era un error al no generar una masa electoral poderosa –¿recuerdan las fotografías de Meade casi sin gente en eventos exteriores?–, realizar viajes entre semana impidió, por el temor de violar la ley electoral, que los gobernadores priistas, con sus aparatos locales, lo acompañaran en los eventos para vestirlos de energía. La precariedad de esos eventos contribuyó a la percepción de que su campaña no prendía. Al fallar su equipo, ni siquiera le dieron la oportunidad, hablando en el extremo, de fracasar por él mismo. Se equivocaron también en el diseño de esta etapa que era, como lo hizo bien Anaya –López Obrador no tenía esta necesidad– que lo conocieran. Lo desgastaron con pronunciamientos para demostrar que era el mejor preparado de todos, sin obtener beneficios tangibles. El objetivo de que el electorado lo conociera fue un éxito, pero bañado en fracaso. Su conocimiento se elevó de 20 a 80%, pero a diferencia de lo que pregonaba el líder del PRI, Enrique Ochoa, que entre más lo conocían más se inclinaban a votar por él, los negativos de Peña Nieto se le transfirieron dramáticamente. Tanto lo impactó, que en las últimas encuestas Meade registró más negativos que López Obrador. (…) ¿Cómo cambiar la percepción? Lo primero que habría que tomar en cuenta es lo que no puede hacer… (…) Romper con Peña Nieto sería el equivalente a Josefina Vázquez Mota en 2012 que hizo una campaña como panista “diferente” a Calderón, que no le quitó los negativos del expresidente ni tampoco le dio positivos. Meade no lo hará. (…) La campaña de Meade tiene que incluir en la estrategia y operación política a priistas con experiencia que compensen los bisoños del equipo y le den garantías al PRI de que no es una campaña panista novata disfrazada de tricolor. Los priistas necesitan garantías de que la candidatura de Meade es competitiva y no una pieza de sacrificio donde ellos sean parte de los sacrificados. Si no la sienten suya lo abandonarán. Si esto sucede, la percepción externa de derrota se empatará con la interna y entonces, la percepción será realidad y Meade, sin duda alguna, será el gran perdedor de 2018”.

http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/raymundo-riva-palacio/no-estuvo-tan-peor

Por qué Mancera no debe renunciar

Todo parece indicar que la salida de Miguel Ángel Mancera como jefe de gobierno de la Ciudad de México es inminente, pero antes de irse deberá nombrar un sucesor, y poner en orden todos aquellos aspectos que son, por el momento, su responsabilidad como titular de gobierno de la capital del país. Al respecto en Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “entre los muchos déficits de nuestra clase política hay uno que no distingue colores partidistas, ni calidad del puesto ni si es en el Ejecutivo, el Legislativo o el Judicial: la responsabilidad política […]. Nuestros funcionarios nunca son responsables de nada. Y utilizan la ley como coartada. Esta semana se le presenta al jefe de Gobierno, Miguel Mancera, una oportunidad para decidir si actúa como tantos han actuado o si da un ejemplo de responsabilidad política. Después del temblor del 19 de septiembre, el gobierno de la ciudad decidió crear una Comisión de Reconstrucción, propuso, cabildeó y fue aprobada una Ley para la Reconstrucción. Se designó a un comisionado, se equipó a la comisión con expertos en diferentes áreas y se creó un fondo único de recursos para tener un proceso ordenado y con sentido. Pero el último día del año, a la hora de aprobar el presupuesto, la Asamblea puso la decisión de ‘autorizar, supervisar, vigilar y proponer’ el uso del dinero para la reconstrucción en manos de tres asambleístas: Leonel Luna, Mauricio Toledo y Jorge Romero […]. La comisión, pues, se convertía en un adorno. Después de un mes de negociaciones, los asambleístas publicaron un desplegado donde ‘renunciaban a la facultad’ que se habían dado, pero al mismo tiempo decían que la Secretaría de Finanzas debía repartir los 8 mil millones de pesos como le habían indicado […]. Cinco meses después, la reconstrucción de la ciudad sigue atorada. La coalición Por México al Frente ha invitado a Mancera a ser Senador, lo que le obligaría a renunciar en estos días y con él, seguramente, se irán otros funcionarios relevantes de su administración. Si toma esa decisión, el jefe de Gobierno estará abandonado a la ciudad en medio de esta crisis, habrá renunciado a encaminar la política pública más importante de su administración. Si se queda, pone orden, hace respetar la Ley de Reconstrucción, no acepta las renuncias presentadas y dedica los próximos nueve meses a la ciudad, habrá dado un ejemplo inédito para nuestra clase política […]. Si eso lo hace bien, no faltarán ofertas”.

http://www.milenio.com/firmas/carlos_puig/miguel_mancera-comision_reconstruccion-secretaria_finanzas_18_1125067491.html

Mancera, sin definir sustituto

También en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “el jefe de Gobierno de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, aún no define el nombre de la persona que lo va a sustituir. Esa decisión la tomará esta semana y al parecer ya no será José Ramón Amieva, ya que debido a los reacomodos en las asignaciones de candidatos a diputados federales y el Congreso local salieron otros nombres a relucir”.

http://www.milenio.com/firmas/trascendio_nacional/Trascendio_18_1125067492.html

El falso segundo lugar de Anaya

Luego de la etapa de precampañas, AMLO continúa a la cabeza de las encuestas, seguido de Ricardo Anaya, quien parece ser el más fuerte entre sus rivales, pues José Antonio Meade, abanderado del PRI, continúa sin repuntar en las encuestas, dándole una virtual ventaja a Anaya. Sin embargo en El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe que esta ventaja podría ser temporal y que la anunciada final, según panistas, entre AMLO y Anaya, no está del todo segura, pues comenta que “en prácticamente todas las encuestas recientes, Ricardo Anaya aparece en segundo lugar, bastante debajo de López Obrador, pero con cómoda ventaja sobre José Antonio Meade. Como lógica estrategia de promoción, la campaña del Frente empezó a divulgar que estaba definida ‘la final’ de la elección: AMLO contra Anaya. Sin embargo, ese segundo lugar de Anaya luce falso por las siguientes razones: 1.— Los puntos que aumentó Ricardo Anaya en la última ronda de encuestas son los que Margarita Zavala bajó. 2.— Margarita los perdió porque no hizo precampaña […]. 3.— Es esperable que ahora que Margarita Zavala regrese a la campaña, tenga algunos spots y concentre sus esfuerzos en promoverse, puede recuperar esos puntos que le aparecen a Anaya… y quitárselos. 4.— Más aún si Ricardo Anaya sigue dando muestras de incapacidad para sumar. Apenas este fin de semana, el Gobernador de Chihuahua, el panista Javier Corral, criticó pública y severamente a Anaya y su grupo por la manera en como repartieron las candidaturas plurinominales. 5.— El PAN tiene una docena de gobernadores en el país. No parece que Anaya los tenga de su lado […]. Los gobernadores son operadores electorales por excelencia que le pueden sumar puntos porcentuales estratégicos. 6.— Se sabe que muchos gobernadores panistas y perredistas tienen afinidad y cercanía con José Antonio Meade. No se puede decir que juegan para él. Más bien parece que están guardando sus fichas […].  7.— No se diga los gobernadores del PRI. Se detectan constantes señales de que si Meade no prende, se sienten más cómodos negociando con AMLO que con Anaya […].  Anaya necesita dar un viraje en esta política de rompimiento y exclusión si quiere crecer. Puede darle consuelo que la campaña de Meade parece aún más pasmada que la suya. Y ya el PRI proclamó una vez que ‘la final’ estaba definida entre su candidato y el de Morena”.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/carlos-loret-de-mola/nacion/el-falso-segundo-lugar-de-anaya

¿Y usted, por cuál vota?

Sobre la ventaja de AMLO en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “Andrés Manuel López Obrador llega a estas instancias nuevamente como puntero en las encuestas. Pero es justo cuando viene lo difícil. La dirigencia de Morena aprobó el registro de manera unánime como su candidato a la Presidencia; el aspirante reitera las medidas que llevará a cabo de llegar al poder y ratifica que no va a traicionar al pueblo. ‘Estoy consciente de mi responsabilidad histórica, quiero ser recordado como un buen Presidente’, dijo López Obrador. Paso a paso y sin caer en provocaciones, sereno, AMLO se enfila hacia lo que él ha bautizado como ‘el cambio verdadero’. ¿Y usted, por cuál vota?”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/frentes-politicos/2018/02/19/1221272

¿Corral al 2024?

Las recientes acciones de denuncia de Corral podrían estar abriendo el camino para su carrera política futura, pues en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “varios panistas, nos dicen, vieron nacer, el pasado sábado, a un candidato presidencial para el 2024. Se trata del Gobernador Javier Corral, quien de panistas, e incluso de opositores, ha recibido elogios por su postura de recriminar de frente, en el Consejo Nacional, que un grupo cupular de cinco personas decidió la lista de candidatos al Senado. Aseguran que Corral se atrevió a decir lo que muchos panistas piensan, pero que pocos tendrían el valor de decir en público. Las palabras de Corral fueron captadas por panistas asistentes al Consejo y luego viralizadas en redes y medios de comunicación. En el equipo de don Javier aseguran que no se trata de un pleito con el aspirante presidencial del Frente PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya, sino de una crítica a la simulación utilizada para otorgar las candidaturas plurinominales al Senado. El hecho es que en el PAN varios ven en Corral a alguien que pudiera generar un contrapeso dentro del partido”.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/periodistas-el-universal/nacion/eleccion-de-amlo-incierta-ministra

Todo sea por una curul

Sobre las denuncias y planes de Corral, en el Excélsior, el periodista Jorge Fernández Menéndez, escribe que: “la explicación legal por la cual existe un periodo de intercampañas es que las autoridades electorales necesitan un tiempo para procesar las inconformidades de quienes por alguna razón no fueran candidatos o denuncien presuntas irregularidades en la designación de los mismos antes de que comiencen las campañas en sí mismas. Es comprensible, pero la solución no lo fue y todo ha concluido en una enorme simulación. Sin embargo, es verdad que la cauda de inconformidades crece diariamente y ha tenido su máxima expresión en estos días. Han sido mayores en el Frente y sobre todo en el PAN porque el suyo es un proceso muy complejo, donde por la propia conformación del Frente, los espacios para cada partido se reducen significativamente. En el PAN ha habido muchos reclamos y el más notable ha sido el de Javier Corral. El Gobernador de Chihuahua se ha vuelto intratable y el que sus prospectos para el senado Gustavo Madero y César Jaúregui terminaran uno fuera de la lista y el otro en el lugar trece, lo hizo estallar y acusar de fraude y complot a la dirigencia de su partido. Corral no está conforme porque quiere más, mucho más, y ha hecho de la presión constante una forma de hacer política; a veces tiene éxitos de corto plazo, pero esa estrategia no puede funcionar, más que para sí mismo en el largo plazo”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/jorge-fernandez-menendez/2018/02/19/1221266

Combate a la corrupción

El día de ayer, los principales candidatos presidenciales reiteraron que combatirán la corrupción que en los últimos años se ha convertido en uno de los principales problemas en nuestro país. Al respecto en Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que con respecto a esta lucha: “Anaya no buscará venganza sino justicia, Meade será implacable y López Obrador la acabará con terquedad, perseverancia y ‘necedad’ […], lo que hará inclusive ‘rayando en la locura’. Por antiguo, cultural y tumultuario, el reto no es insuperable pero sí descomunal. Corrupción e impunidad son el mal endémico nacional que subyace en casi todos los demás problemas de México […], y combatirlo no está en manos de un Presidente, sino en el simple respeto a la legalidad. Más que luchar como Chespirito contra la corrupción, quien gane, simplemente, no debe estorbar en la tarea propia del fiscal y los magistrados cuya designación sigue postergando el Senado. La deshonestidad está tan arraigada en amplias capas de la sociedad como el fervor guadalupano, el futbol, la herencia de plazas y el agandalle en los saqueos a tiendas y trenes o en la actividad ‘huachicolera’ y ‘narca’ de pueblos enteros.

http://www.milenio.com/firmas/carlos_marin/candidatos-corrupcion-impunidad-deshonestidad-sociedad_18_1125067494.html

¿Con qué cara?

Sobre los candidatos al Senado, en el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “los más apasionados seguidores de Andrés Manuel López Obrador se quedaron perplejos al ver que Napoleón Gómez Urrutia, el fugado líder minero, será Senador por Morena. Al ocupar el sexto lugar de la lista de plurinominales, es seguro que habrá un escaño, fuero por seis años y una dieta millonaria para el capo sindicalista acusado, entre otras cosas, de desviar 50 millones de dólares de los mineros. Más de un lopezobradorista exige una explicación, pues nomás no le encuentran sentido a que haya sido postulado ‘Napito’. ¿Con qué cara, dicen, se puede criticar al PRI por tener a Carlos Romero Deschamps, si AMLO tiene a Gómez Urrutia? Y dense de santos que Elba Esther Gordillo tiene grillete electrónico, que si no, seguramente ahí andaría también en las listas”.

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=129548&urlredirect=http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=129548

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print