La primera prueba electoral de AMLO

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del lunes 27 de mayo 2019. El 02 de junio, la primera prueba electoral de AMLO: Falta una semana para las elecciones locales de 2019, en las que la llamada “Cuarta Transformación” vivirá su primera prueba frente a las urnas; un primer examen ante el electorado que hace un año se volcó mayoritariamente en favor de Andrés Manuel López Obrador… Puebla: la misma piedra. Josefa, error y pretexto…

 

Rayuela

“No sólo en el aeropuerto de la capital. Es ya en todos los del país, sobre todo si es viernes o sábado”.

 

2 de junio, la primera prueba electoral de AMLO

Ernesto Núñez Albarrán, en Aristegui Noticias: “Falta una semana para las elecciones locales de 2019, en las que la llamada “Cuarta Transformación” vivirá su primera prueba frente a las urnas; un primer examen ante el electorado que hace un año se volcó mayoritariamente en favor de Andrés Manuel López Obrador. Varias posiciones se disputan los partidos políticos el próximo 2 de junio: Las gubernaturas de Puebla y Baja California; 86 diputaciones de los Congresos locales de Baja California, Quintana Roo y Tamaulipas; 55 ayuntamientos de Aguascalientes y Durango y cinco municipios de Puebla. Para la coalición Morena-PT-PES (y su nuevo aliado, el PVEM), significa la oportunidad de confirmar su racha ganadora iniciada en 2018 y extender su dominio. Para el PAN, el desafío es no perder en seis estados que gobierna. Y, para el PRI, la posibilidad de recuperar algo de lo que perdió entre 2016 y 2018. Pero los comicios son, además, un primer termómetro del ánimo social un año después de aquel primero de julio en el que AMLO y Morena arrasaron con casi todo. El #2DeJunio se sabrá si la popularidad de López Obrador (de más del 60 por ciento según el tracking diario de Consulta Mitofsky) todavía tiene el don de convertirse en votos a favor de cualquiera que sea postulado por Morena. Los comicios serán un parámetro para medir los efectos de la sobreexposición mañanera de la investidura presidencial. Y un referente para conocer la aceptación o rechazo social a las principales decisiones de López Obrador y su estilo personal de gobernar. Con la decisión que tomen los 13.5 millones de ciudadanos convocados a las casillas podrá hacerse un primer cálculo del desgaste de AMLO en el ejercicio del poder, del impacto de su nueva “política social”, e incluso, del grado de penetración que han logrado los ejércitos de “servidores de la nación” y el “Bienestar” distribuido a través de tarjetas bancarias. (…) Un año después de las elecciones federales, las encuestas señalan que Morena podría arrebatarle al PAN las gubernaturas de Baja California y Puebla, convertirse en fuerza preponderante en los Congresos de Quintana Roo y Tamaulipas, y ganar municipios importantes en Aguascalientes y Durango. De ser así, el PAN estaría perdiendo un bastión histórico que gobierna desde 1989 –Baja California–, simbólico porque ahí se produjo la primera alternancia a nivel estatal y porque lo gobernó ininterrumpidamente durante tres décadas. En Puebla, Morena estaría ganando una de las pocas gubernaturas que no se echó a la bolsa en 2018, cuando el ex gobernador Rafael Moreno Valle movilizó el aparato oficial para hacer ganar a su esposa, Martha Érika Alonso. (…) Las elecciones del 2 de junio también darán luz sobre el comportamiento electoral del nuevo gobierno federal, que ya ha sido acusado por el PAN, el PRI y el PRD de repartir tarjetas de programas sociales con los colores de Morena, mantener el levantamiento del padrón del bienestar en los estados donde hay campañas y transmitir íntegra la conferencia mañanera en canales públicos de televisión (11 y 14) sin respetar la pauta de spots de los partidos políticos. Aunque las quejas por estas acciones han llegado a cuentagotas a las autoridades electorales, todavía falta por ver cómo se comportarán los operadores del nuevo gobierno en el cierre de las campañas, durante los tres días de veda y el día de la jornada electoral. El compromiso presidencial de nunca más interferir en las elecciones desde el aparato gubernamental aún está a prueba”.

 

Puebla: la misma piedra

Héctor Aguilar Camín, Milenio: “Los dos grandes derrotados de la elección de 2018, el PAN y el PRI, se disponen lamentablemente a tropezar con la misma piedra en las elecciones locales que vienen, en particular las del estado de Puebla. Parecen no haber tomado nota de que presentarse con candidatos diferentes a una elección donde Morena es dominante equivale a regalar la elección por paliza. Las cifras de Puebla son particularmente elocuentes al respecto. En una encuesta del 7 de mayo publicada por El Universal el candidato de Morena, Miguel Barbosa tenía intención de voto de 47 por ciento, por 23 por ciento del candidato del PAN y Movimiento Ciudadano, Enrique Cárdenas, y 14 por ciento del abanderado del PRI. La participación del PRI en este caso no hace sino fortalecer la ventaja de Morena, pues le roba votos al candidato que podría ser competitivo y hace parecer irremontable la ventaja de Morena. El PRI funciona en este caso como aliado electoral de Morena y algo habrá pactado como pago, al igual que el ex presidente Enrique Peña Nieto, por facilitarle las cosas y aumentar la ventaja del ganador. Para todos los efectos prácticos, el pluralismo político de estas elecciones es una simulación, pues solo hay dos verdaderos contendientes. Las consecuencias para el estado de Puebla de un triunfo arrollador de Morena en el contexto nacional de hegemonía del mismo partido, no augura para la entidad, sino un gobierno de tan pocos contrapesos y tan desproporcionados poderes como el que tiene la República. Un gobierno tiránico con un personaje como Barbosa al frente es lo peor que puede deseársele a ninguna entidad federativa. Pero es lo que parece que va a suceder, ahora con la complicidad tácita pero evidente del PRI. Hay tiempo todavía para que la ciudadanía poblana tome nota de la catástrofe que le espera, y salga a la calle a decir no o, al menos, a hacer menos amplia la victoria de Morena. Lo que los votantes puedan equilibrar en esto será en beneficio de ellos mismos, pues tras la candidatura de Barbosa solo es posible ver la alianza más tradicional e inescrupulosa de los peores linajes de la política poblana”.

 

Los monopolios siguieron en el IMSS con Germán Martínez. Y allí siguen, por inercia. Con todo y 4T

Linaloe R. Flores, sin embargo: “La primera renuncia del cuerpo estratégico del Presidente Andrés Manuel López Obrador fue la Germán Martínez Cázares, el pasado lunes. La segunda, la de Josefa González Blanco, ahora ex titular de la Semarnat, se dio apenas ayer sábado. ¿Qué destaca del pasa de Martínez Cázares por la Dirección General del IMSS? La fugaz etapa de Germán Martínez  en el Instituto Mexicano del Seguro Social de la llamada cuarta transformación del Presidente Andrés Manuel López Obrador, pasó a la historia como la prolongación de una larga y dolorosa enfermedad: los monopolios consolidados en los sexenios pasados continuaron campantes con sus ventas millonarias y se incurrió en algunos gastos superfluos, mientras la crisis de médicos y camas se agudizaba. Este es el registro en datos abiertos que dejó tras de sí la primera baja de la presente administración federal”.

 

Josefa, error y pretexto

Julio Hernández López, en La Jornada: “Josefa González Blanco Ortiz Mena cerró su ciclo como secretaria del Medio Ambiente de una manera tan imprevista como amarga. Cometió un pecado de lesa austeridad: habló por teléfono a un amigo que es director o propietario de una línea aérea (Aeroméxico) para pedirle que se retrasara la salida de un vuelo a Mexicali porque ella iba retrasada rumbo al aeropuerto de la Ciudad de México (al menos, eso es lo que en esencia relató el presidente Andrés Manuel López Obrador, al comentar que había aceptado la renuncia de Josefa). Ya en la pista de despegue, el capitán comunicó a los pasajeros que debería esperar, pues había una orden presidencial para esperar a una persona, según relató en Twitter uno de los viajeros. De ahí se derivó la caída (virtual destitución) de una de las extrañas designaciones en el gabinete obradorista. (…) Pero Josefa no tuvo antes ninguna responsabilidad política o de administración pública que fuera relevante. Se dedicaba a atender el parque ecológico denominado Los Aluxes, en Palenque, en coordinación con su padre, Patrocinio. De ahí pasó a la secretaría federal del Medio Ambiente, donde fue quedando aislada y restringida a causa de los recortes presupuestales. Para suplir a González Blanco Ortiz Mena se mencionó con insistencia a Manuel Velasco Coello, ex gobernador de Chiapas, quien ha jugado un papel clave en los entendimientos confidenciales del morenismo con parte de la élite priísta, sobre todo en términos electorales con el entonces ocupante de Los Pinos, Enrique Peña Nieto. Velasco ha sido, además, la pieza central en el alineamiento del Partido Verde Ecologista de México a Morena y a López Obrador (como siempre, con garantía de impunidad, negocios y cargos para los aliados verdes). Un momento vergonzoso del morenismo se produjo en el Senado cuando se repitió una votación para permitir a Velasco regresar a la gubernatura, que había dejado para ser senador, y luego volviera a su asiento senatorial. Velasco Coello, por sí mismo y por vía de su abuelo, Fernando Coello, amigo de López Obrador desde décadas atrás, está en espera de una oportunidad para ser integrado al gabinete andresino. Su mayor ambición es relevar a Olga Sánchez Cordero en Gobernación. Ahora, con la salida de su paisana Josefa, comentaristas mediáticos que le son cercanos lo promovieron como el sucesor de González Blanco y una legión cibernética (que en su historial de granjas opinantes tenían constantes apoyos a Morena, a la 4T y a Miguel Barbosa) soltaron una retahíla de mensajes elogiosos de la gestión de Velasco en Chiapas (que la mayoría de la población de ese estado considera nefasta, corrupta y frívola). Ya se verá si en esta ocasión u otra entra Velasco a un cargo de primer nivel. Pero es un activo obradorista en espera de su oportunidad”.

 

Los columnistas o el chayote transgénico

Jorge Zepeda Patterson, en SinEmbargo: “La prometida lista de periodistas que recibieron fortunas del Gobierno de Peña Nieto no ofreció sorpresas. Más de mil millones de pesos repartidos en apenas unas decenas de personas. En su mayoría se trata de conductores de programas de televisión y radio que a la vez publican columnas de opinión en algún diario. Joaquín López Dóriga encabeza la lista con 251 millones y le siguen otros como Óscar Mario Beteta (74 mdp), Adela Micha, Ricardo Alemán, Raymundo Riva Palacio, Pablo Hiriart, Jorge Fernández Menéndez con cifras que superan los 20 millones de pesos, entre otros. Tampoco es sorpresa que estos periodistas se encuentren entre los más acérrimos críticos del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que ha suspendido los pagos desde el arranque de su sexenio. Tales cifras supondrían que estas personas habrían sido remuneradas por el Gobierno priista en cantidades que superan el salario nominal que recibían de los medios de comunicación en los que han venido participando. Cabría preguntarse en términos estrictamente económicos para quién realmente trabajaban. Por lo demás, es conocido que el Gobierno del Edomex, el de la Ciudad de México y buena parte de los gobiernos estatales han invertido sumas millonarias en partidas similares, aunque los beneficiarios nunca han sido precisados. Las cifras, que no conocemos, podrían alcanzar montos verdaderamente escandalosos. Y sin embargo, las cosas no son tan simples como parecen. Ciertamente en más de algún caso se trata de verdaderos extorsionadores de la pluma capaces de cambiar su opinión a golpe de billetes, otros quizá simplemente se han dejado querer por los que celebran sus opiniones. Pero también hay otros casos que habría que matizar antes de proseguir con el linchamiento desatado. Desde tiempos inmemoriales la opinión pública en México ha conocido como “el chayote” a las partidas entregadas por el soberano a los periodistas que influyen en la opinión pública. Los sobres en efectivo entregados en mano constituyeron una ignominiosa práctica de la que poco a poco la prensa profesional comenzó a separarse. Desde luego no era la única forma de cortejar a periodistas o atenuar el fuego de los columnistas críticos. Algunos más dignos nunca aceptaron un sobre con dinero, pero recibían con harta dignidad la concesión de una gasolinera, una licencia de bar, contratos generosos para imprimir las publicaciones de una dependencia. La revolución digital modificó este modo de operación. Ahora los periodistas fundan un blog personal o un sitio de internet para colocar sus artículos y deciden aceptar publicidad “para el pago de los costos”. (…) Celebro que el Gobierno de la 4T transparente estas prácticas que durante tantos años dañaron la posibilidad de un periodismo profesional, y aplaudo la posibilidad de que por fin la publicidad oficial se distribuya de acuerdo a criterios centrados en la penetración real de cada medio y su prestigio, y no en la censura, la compra de voluntades y el tráfico de influencias. Pero habría sido deseable, por lo mismo, evitar vendettas y mezclar peras con manzanas”.

 

Experiodista volador, vocero falsario

Salvador Camarena, El Financiero: “El 28 de febrero pasado Jesús Ramírez dio una charla en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Esa intervención llevó por título “La nueva narrativa en la Cuarta Transformación”. Y fue ahí donde comenzó un capítulo más de la historia de embates de una Presidencia de la República en contra de la prensa. En esa ocasión, el vocero presidencial dijo lo siguiente: “De los 60 mil millones de pesos (de publicidad oficial gastados en el sexenio de Peña Nieto), los columnistas, comentaristas conspicuos, que no llegan a más de 15, recibían casi una cuarta parte. Nada más hagan cuentas ustedes, las listas están en Internet, no voy a señalar a nadie, pero… porque también son públicas, quienes recibían financiamiento de entidades públicas, de Pemex, de CFE, de la Lotería Nacional, de Salud, del IMSS, de Presidencia, de Gobernación, de todas las instituciones, y son 15 personas, como máximo, que se llevaban una cuarta parte. Y luego veremos quienes son los más críticos en estos momentos de las cosas que se hacen, creo que hay un sesgo en su análisis que tiene que ver con los ingresos que ya no van a tener, porque una decisión que se tomó fue reducir a la mitad el gasto gubernamental en publicidad para cerrarle el espacio a la corrupción”. Una semana después, un periodista de Contralínea entrevistó a Ramírez para que abundara en sus dichos sobre esa lista y ese monto. En esa fecha, el colaborador del presidente López Obrador declaró que sus aseveraciones surgían de dos fuentes: un texto de Javier Tejado Dondé y que “hay muchos registros” (de hecho agregó que él tenía “listas de esos periodistas”). Cuando el reportero le pregunta si hay un periodista de ese listado que haya recibido mil millones de pesos (cantidad inverosímil aun en un México de abusos), Ramírez contesta que “no, no. Es un conjunto de periodistas o comentaristas y hasta directivos de periódicos que han recibido de manera directa, a su nombre, están los contratos a su nombre, como asesores de imagen, como asesores de información, incluso en campañas [publicitarias] –y que en conjunto recibieron el 25 por ciento de un presupuesto de 60 mil millones en 6 años”. O sea, sí, en promedio habrían recibido 1 mil millones de pesos (¡?). Tres meses después, estos dichos del vocero presidencial de un gobierno que se quiere presentar como honesto no se han podido probar. Esas declaraciones hoy resultan o muy exageradas o de plano falsas. La semana pasada el periódico Reforma obtuvo vía transparencia un listado de periodistas que recibieron presupuesto durante el sexenio anterior. Lo que Reforma solicitó a la Presidencia fue, precisamente, la información relativa a los “15 periodistas” que se habrían llevado “15 mil millones de pesos”. Es decir, solicitaron las pruebas de lo que declaró, dos veces, el vocero. (…) La lista de Reforma está compuesta por mucho más de 15 periodistas que, sin embargo, obtuvieron mucho menos de 15 mil millones de pesos. Y, más importante, esa respuesta gubernamental no prueba que tales recursos hayan sido eminentemente para sufragar “asesorías de imagen, de información o campañas”, como declaró Ramírez a Contralínea. (…) Un gobierno que se autoproclama de cambio debería denunciar en las instancias correspondientes cualquier hallazgo en cuanto a conductas indebidas o ilegales en contratos de gobierno con periodistas o medios. Es una obligación normativa y un deber democrático hacer rendir cuentas a exfuncionarios y a los beneficiarios de tales prebendas. Declarar desde Palacio Nacional barbaridades contra los medios que no se pueden probar, y que vulneran el ejercicio periodístico en su conjunto, socava no solo a la prensa, sino las capacidades de los periodistas para ejercer la libertad de expresión a favor de los mexicanos. Como experiodista, el vocero presidencial es un volador de notas. Como funcionario público, es alguien que declaró en falso”.

 

Estancados pero desiguales

Enrique Quintana, El Financiero: “La economía mexicana se estancó en los primeros tres meses de este año. Las cifras del Inegi indican un crecimiento de 0.1 por ciento a tasa anual y una caída de -0.2 por ciento a tasa trimestral. Pero detrás de los grandes promedios macroeconómicos hay profundas diferencias que conviene subrayar. 1.- El contraste más evidente corresponde a la diferencia entre las actividades agropecuarias frente a la minería y la construcción. Mientras que el sector agropecuario tuvo un crecimiento de 5.6 por ciento, la minería se desplomó en -7.6 por ciento y la construcción retrocedió en -2.6 por ciento. En el caso del sector agropecuario, el segmento más exitoso es el exportador. En abril sus exportaciones crecieron 14.5 por ciento, perfilando un desempeño excelente para este año. 2.-En el caso de la construcción, aunque el promedio fue de -2.6 por ciento para el trimestre, la cifra de marzo reporta un retroceso de -5.8 por ciento. Y, en particular es la edificación, que es el segmento más importante, el que registra la peor caída, con -7.1 por ciento para marzo. La encuesta que realiza el Inegi entre constructoras reporta una pérdida de 24 mil 842 empleos en los 12 meses que antecedieron a marzo, lo que implica una caída de -4.6 por ciento en el empleo de este sector. 3.-Aunque la manufactura no se salvó del freno y decreció en -0.1 por ciento en el primer trimestre del año, hay indicios de que en el segundo trimestre las cosas empiecen a mejorar en este sector. Las exportaciones manufactureras del mes de abril crecieron en 7.8 por ciento luego de malos resultados en marzo, tanto del sector del automóvil como de otros ramos. El freno de la primera parte del año fue influido por lentitud del comercio fronterizo y los bloqueos ferroviarios, que impidieron el abasto normal de cadenas de valor. 4.-En el comercio minorista, las cosas no estuvieron bien y se registró una caída de -1.5 por ciento en las ventas totales, de la que no se escaparon las tiendas de autoservicio, con un retroceso de -0.4 por ciento o las departamentales, que cayeron -0.9 por ciento. Pero en el otro extremo estuvieron las ventas en línea, que de acuerdo con el Inegi, en el mes de marzo crecieron en 41.6 por ciento y se están convirtiendo en el segmento de más rápido crecimiento, que va a revolucionar al comercio minorista en México. Otro segmento al que no le fue nada mal fue a quienes venden motocicletas, cuyas ventas crecieron en 17.4 por ciento en marzo. 5.-Los contrastes también ocurren a escala geográfica. En el mes de marzo, el comercio minorista creció 14.3 por ciento en Baja California, lo hizo en 4.5 por ciento en Yucatán y 4.7 por ciento en Quintana Roo. Y, en contraste, cayó a -6.4 por ciento en Chihuahua. -1.3 por ciento en la CDMX, -1.7 por ciento en el Estado de México y -0.6 por ciento en Nuevo León, por referir algunas de las grandes economías que retrocedieron. El país sigue lleno de contrastes que no siempre se aprecian cuando solo se ven las cifras globales”.

 

La emergencia sin solución

Carlos Puig, Milenio: “El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se reunió la semana pasada con varios funcionarios estadunidenses, incluido el yerno de Donald Trump. Como acostumbra, el presidente Trump le metió ruido a la reunión en un par de tuits: “Estoy muy decepcionado de que México no esté haciendo prácticamente nada para evitar que los inmigrantes ilegales lleguen a nuestra frontera sur, donde todos saben que, debido a los demócratas, nuestras leyes de inmigración están totalmente defectuosas y rotas … … la actitud de México es que las personas de otros países, incluido México, deberían tener el derecho de ingresar a los Estados Unidos. Y que los contribuyentes de los Estados Unidos deberían ser responsables de los enormes costos asociados con esta migración ilegal. ¡México está equivocado y pronto daré una respuesta!”. No vimos, o no hemos visto, mucho de la “respuesta” anunciada. Es más, en lo económico vimos un par de buenos signos con el acuerdo para el acero y después la Casa Blanca pidiendo a los legisladores que apuren la ratificación del nuevo Tratado Comercial de Norteamérica. Ebrard dijo que el primer y principal tema de sus reuniones sería el Plan de Desarrollo para Centroamérica, la solución que ha propuesto el presidente Andrés Manuel López Obrador. Ya vimos hace meses un anuncio de programa que no era más que le reunión de transferencias que Estados Unidos ya hace a la región y que, de hecho, se han reducido en los últimos años. La semana pasada también, la Cepal presentó al Presidente un plan de desarrollo para la región que ha expulsado a cientos de miles de migrantes recientemente. Las recomendaciones de la Cepal, surgidas de un duro diagnóstico, son una lista larga, ambiciosa y complicada. Difícil de lograr sin el compromiso de Estados Unidos, compromiso que incluye, aunque no se limita a lo económico, y que en estos tiempos trumpianos, agravados por el inicio del periodo electoral en aquel país parecen aún más lejanos. Mientras Ebrard sigue en esa misión que parece imposible. En la secretaría de Gobernación lidian —con recursos de pobreza franciscana— con la realidad: la crisis migratoria más grave en mucho tiempo que hoy ha agregado migrantes de otras partes del mundo como África o el sur de Asia. Solo se pondrá peor”.

 

Los desgastes del Presidente

Raymundo Rivapalacio, El Financiero: “Renunciar al cargo de secretario de Estado como sacrificio por haber incurrido en un acto de influyentismo, no es algo normal. No quiere decir que el abuso del poder deba ser tolerado en cualquier grado, sino por lo inédito de la radical consecuencia de su acto vis-a-vis los precedentes que establece. Que no se entienda mal. Si Josefa González-Blanco Ortiz-Mena, en un acto de contrición presentó su renuncia al ser descubierta y el presidente Andrés Manuel López Obrador la aceptó, ¿cuál es el siguiente paso? Si el presidente Andrés Manuel López Obrador, que realiza todos sus viajes aéreos en líneas comerciales, se retrasa y el avión lo espera, ¿también renunciará? La respuesta política a esta proposición es que López Obrador preferirá perder el vuelo que retrasarlo. Pero, la línea aérea, ¿lo dejará en tierra? De sí, las líneas aéreas están incurriendo en una ilegalidad al permitir que se siente en la fila de salida de emergencia, que por su edad, se le debería de impedir. Las empresas tienen problemas logísticos con la decisión del Presidente, que regularmente reciben la petición de hacerle espacio a él y a su equipo de seguridad, con poco tiempo de aviso, por lo que si el avión va lleno, algunos pasajeros resultan perjudicados. ¿Eso no es abuso de poder? Cierto, no es lo mismo el Presidente que una secretaria, pero ¿no en el fondo es lo mismo? Si se llega a dar una situación similar, pensar que el Presidente renunciaría es una tontería, pero las críticas y demandas de sus adversarios y malquerientes caerían sobre él. Este es el caso hipotético que plantea la renuncia de González-Blanco Ortiz-Mena a la Secretaría del Medio Ambiente. El castigo, si el Presidente lo considerara así, podría haber sido su destitución sin detallar esa razón, que habría sido implícita, pero no habría puesto una trampa en la que puede caer el Presidente en el futuro. La exsecretaria, desde un principio cuestionada por los ambientalistas, llevaba semanas frustrada por la indiferencia a su trabajo por parte de López Obrador, y el nulo respaldo presupuestal. La renuncia estaba en su cabeza, como también su cese estaba en la cabeza del Presidente, quien ha estado revisando ajustes en su gabinete. Su salida, como la de varios miembros del equipo de gobierno, era un asunto de tiempo, ante lo que se prevé como el primer gran cambio de gabinete, a escasos seis meses de haber iniciado la administración. Un reacomodo de esa naturaleza junto con renuncias no programadas, como Germán Martínez en el IMSS, parecería que el gobierno está haciendo agua, lo que no sería una interpretación adecuada. La comparación mecánica con anteriores gobiernos no se aplica porque la velocidad e intensidad con la que inició López Obrador no tiene precedente, como tampoco la forma hiperpersonalizada del ejercicio del poder que obliga a su gabinete a trabajar a marchas forzadas, muchas veces improvisando y otras más ajustando su funcionamiento y acciones, o ahogándose presupuestalmente para poder dotar de recursos a los programas prioritarios del Presidente, que son lo único que importa, con la única excepción de mantener los fundamentos macroeconómicos y fortalecer a Pemex para que no bajen su calificación de deuda. Esto lleva a un desgaste importante, que se está notando. La primera encuesta semestral de aprobación presidencial acaba de ser difundida por De las Heras Demotecnia, que realizó una encuesta telefónica a mil personas, donde López Obrador tiene 70 por ciento de aprobación entre los mexicanos. Aunque es un porcentaje más que robusto, perdió 10 puntos porcentuales en tres meses, donde tenía 80 por ciento de aprobación. (…) La propaganda, a decir de los resultados de esta encuesta, le ha funcionado perfectamente. Pero no bastará. Para que siga siendo eficiente, tiene que dar resultados. Esa primera prueba se está acercando”.

 

Chayote o publicidad

Sergio Sarmiento, Reforma: “Un particular pidió al INAI que el Gobierno le entregara toda la información sobre el gasto de publicidad oficial en el sexenio de Enrique Peña Nieto. El INAI ordenó que se le diera la información y toda la documentación de soporte, como contratos, recibos y facturas. Estaríamos hablando de miles de páginas. Esta demanda de transparencia no se satisface con una lista de 36 medios.  SI bien el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró “bajo palabra de decir verdad” que “nosotros no dimos a conocer los nombres de quienes reciben, o recibían, estos apoyos para trabajos informativos”, el Reforma señaló que el documento que publicó provenía de la Unidad de Transparencia de la Presidencia en hojas con el logotipo de la Secretaría de la Función Pública. El propio Presidente había afirmado que la lista existía, pero que no quería darla a conocer para evitar suspicacias. En cualquier caso, no es el documento solicitado por el INAI, con todas las compras de publicidad de Peña Nieto, sino una selección muy pequeña con solo las realizadas a medios propiedad de columnistas. El propio López Obrador advirtió que muchos de los registros corresponden a compras legítimas de publicidad, pero sus propagandistas en redes se apresuraron a exhibir a los “chayoteros”, a los periodistas corruptos. Generar esta imagen parece haber sido el propósito de la lista. Muchos de los señalados apuntan que no hicieron nada ilegal, sino simplemente vender publicidad en sus portales o servicios. En el caso de Enrique Krauze no solo se le atribuyeron ventas de publicidad de la revista Letras Libres, sino también la realización de documentales por su productora Clío, lo cual ni siquiera es publicidad, que era el tema que el INAI pedía transparentar. (…) En varias ocasiones me he pronunciado por eliminar toda publicidad gubernamental, aunque sé que esto dañaría a los medios para los que trabajo. Si se quiere mantener, es importante establecer criterios transparentes y éticos de compra. Es inaceptable que el Presidente declare, como lo hizo el 23 de abril, que para contratar publicidad considerará no solo “el alcance y la cobertura” de los medios, sino también “su profesionalismo, objetividad”. Un Gobierno que decide qué medios son profesionales u objetivos ejercerá inevitablemente la censura”.

 

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print