Del desamor a la malquerencia

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 21 de noviembre 2019. Del desamor a la malquerencia: ¿Perderá López Obrador su popularidad? ¿Mantendrá la aprobación por encima de la mitad más uno de los mexicanos? ¿Cuál es su núcleo duro, el piso firme de simpatizantes impenetrable para la curva de caída? Imposible saberlo ahora, pero a juzgar por el tono de la conversación pública da la impresión de que los adversarios van ganando la batalla en la narrativa.

 

Rayuela

“El mensaje a los cuarteles fue claro: no hay lugar para engaños”.

 

Del desamor a la malquerencia

Jorge Zepeda Patterson, El País: “No se trata de convencernos de que estamos muy bien, porque no lo estamos, sino de que se está haciendo lo necesario de manera honesta y responsable para estar mejor. Las encuestas comienzan a mostrar un fenómeno que tiene preocupado a Andrés Manuel López Obrador, presidente de México: la paulatina, pero persistente caída en la aprobación de su Gobierno por parte de la opinión pública. Lo que alguna vez pellizcó los 80% se aproxima a la línea del 60%. Una proporción que envidiaría cualquier mandatario del continente, pero una tendencia que quita el sueño en Palacio Nacional. Como con las parejas, una vez que comienza el desamor nunca se sabe hasta dónde puede llegar la malquerencia. López Obrador ganó las elecciones con el 53% de los votos emitidos. El efecto de la victoria y las promesas de cambio provocaron, como suele suceder, una luna de miel que con el ejercicio del poder comienza a disiparse. Aunque las cifras son distintas en cada caso el fenómeno es similar en otros países. Nada que vaya a sorprender. El tema que sí varía en cada caso es el tamaño del desplome a medida que pasa el tiempo. ¿Perderá López Obrador su popularidad? ¿Mantendrá la aprobación por encima de la mitad más uno de los mexicanos? ¿Cuál es su núcleo duro, el piso firme de simpatizantes impenetrable para la curva de caída? Imposible saberlo ahora, pero a juzgar por el tono de la conversación pública da la impresión de que los adversarios van ganando la batalla en la narrativa. La versión pesimista sobre la 4T comienza a comerse a la burbuja de los recién llegados, a los sectores medios atraídos por la posibilidad del cambio pero indispuestos a correr mayores riesgos, incluso a algunos que votaron por él han sido convencidos por el verbo de los críticos”.

 

Viernes, ¿aprobarán presupuesto?

Julio Hernández López, La Jornada: “El tema del presupuesto federal para 2020 sigue entrampado en la Cámara de Diputados. La presión de organizaciones campesinas de operación tradicional, en términos del esquema mantenido durante gobiernos priístas y panistas, no ha permitido sesionar en San Lázaro, pero este viernes habrá de intentarse el desahogo del tema por la vía acostumbrada, es decir, en el salón de sesiones de ese recinto legislativo o en una sede alterna. Ayer subieron los niveles de confrontación entre ciertos líderes de esas agrupaciones campiranas y la actual administración federal, luego de que aquellos pretendieron movilizaciones masivas desde San Lázaro para irrumpir en el desfile cívico-militar que se organizó por parte del gobierno obradorista para conmemorar el inicio de la Revolución Mexicana. Fuerzas federales y capitalinas llegaron a encapsular a los grupos de manifestantes e impedirles el libre movimiento. Las negociaciones continúan y se espera que este viernes pueda al fin cerrarse este tenso tramo definitorio de la manera en que se gastarán los recursos públicos el año entrante. ¡Hasta mañana!”

 

El capricho de López Obrador

Raymundo Rivapalacio, El Financiero: “Desde el momento que hace alrededor de dos meses el presidente Andrés Manuel López Obrador le pidió al secretario de la Defensa, general Cresencio Álvarez, que deseaba un desfile militar que no sólo fuera alegórico de la Revolución Mexicana sino que narrara épicamente algunos momentos históricos, el compromiso fue hacer algo inolvidable. El Ejército hizo a un lado a la Marina y lo organizó solo. Su puesta en escena fue espectacular: miles de soldados formaron un contingente de ocho kilómetros, que incluyó la participación de dos mil 700 caballos que formaron la cabalgata más grande que jamás haya pisado el Zócalo de la Ciudad de México. Más de mil personas interpretaron piezas musicales y 51 ejecutaron acrobacias, caracterizando a otros mil personajes. El Ejército sacó a la calle 44 vehículos e hizo volar tres aeronaves. Pero hubo un problema. La parada militar fue casi clandestina. (…) En términos populares, entendido esto como un regalo para el pueblo de México, fue un fracaso. En términos existenciales, el Presidente tuvo lo que quiso del Ejército, convertido en una institución mil usos –emergencias, tareas policiales, ingenieros de aeropuertos, vigilantes de aduanas, maromeros, cirqueros y lo que se le vaya sumando–, y vio lo que soñaba desde hace tiempo, la reconstrucción en carros alegóricos de los pasajes históricos. Su selección fue metodológicamente arbitraria, que es la marca de la casa. Comenzó con los aztecas y culminó en 1940, con Lázaro Cárdenas. Pero en el colofón estaba el mensaje que quiso transmitir y conectar las tres transformaciones en México, bajo su clasificación, la Independencia, la Reforma y la Revolución, con la suya, que dice, será la cuarta. Eso se verá, cuando concluido su gobierno se realice el análisis definitivo de su gestión. Por lo pronto, ahí queda un capricho y la pena que el desfile fuera sólo para unos cuantos mexicanos”.

 

La economía de AMLO

Enrique Quintana: “Una primera revisión del libro del presidente de la República da lugar a las siguientes reflexiones. (…) Quienes suponen que hay una visión articulada respecto a cómo ve el presidente que funciona la economía, se van a quedar con las ganas. El texto está dividido en tres capítulos. El primero se denomina “La corrupción, el principal problema de México”; el segundo, “El fracaso del modelo neoliberal” y, el tercero, “Las nuevas políticas para la transformación”. Es decir, es algo así como una versión corregida y aumentada del Plan Nacional de Desarrollo. (…) El texto incluye acciones importantes que se han ejecutado en este gobierno, como el combate al huachicol. En todos estos puntos, el texto de López Obrador mezcla asuntos de índole financiera, con las estrategias del nuevo gobierno. Un espacio muy amplio del libro corresponde a las estrategias para el campo mexicano, que incluyen desde un nuevo esquema de créditos hasta el restablecimiento de los mecanismos de precios de garantía. El último capítulo del libro tiene el controversial nombre de “República amorosa y fraterna”. Toda la construcción ideológica de AMLO, que nada tiene que ver con la economía, tiene que ver con el concepto cristiano de que “no solo de pan vive el hombre”. Todas las alusiones relacionadas tienen que ver con la moral y no con la economía. Finalmente, se trata de la formulación del programa de gobierno”.

 

En jaque, 9,000 mdd en energía renovable y temen más cambios de la Sener

Alberto Aguilar, El Economista: “Como era previsible y aquí le adelanté, las empresas generadoras de energía renovable ya se volcaron a los tribunales para solicitar amparos contra las modificaciones que realizó la Sener a las reglas para el otorgamiento de Certificados de Energía Limpia (CEL). Los cambios tuvieron como finalidad el que también se puedan sumar las hidroeléctricas de la CFE, incluida Laguna Verde, para lo que la Sener presionó fuerte a la Conamer, de César Emiliano Hernández, para que por la vía administrativa se modificara la reforma energética. La Asociación Mexicana de Energía Eólica, que preside Leopoldo Rodríguez Olivé, y la Asociación Mexicana de Energía Solar, a cargo de Héctor Olea, expusieron ayer en su comunicado que los cambios a los lineamientos de los CEL violentan los derechos ambientales, destruyen el valor de los activos de los proyectos en operación y sientan un precedente para que vengan otras modificaciones legales por “vía administrativa” en perjuicio de la confianza. Le platico que ese rubro hizo esfuerzos, antes de ir a los tribunales para que el presidente Andrés Manuel López Obrador cumpliera su compromiso de no modificar las reglas del ámbito energético. Las gestiones se realizaron vía el CCE, de Carlos Salazar, con Rocío Nahle, titular de Sener, sin resultados. Prevalecieron posiciones ideológicas en el sentido de que la IP se beneficia a costillas de la CFE, situación que no es del todo correcta, ya que los nuevos generadores no sólo dependían de dicha empresa, sino que al financiarse los bancos exigieron que ampliaran su espectro y asumieran riesgo de mercado. Al generar una sobreoferta de CEL se va a colapsar el valor de los proyectos. Incluso CFE se disparó un proyectil en el pie, puesto que sus convenios actuales tendrán minusvalías. El cambio de reglas a los CEL afecta inversiones actuales por 9,000 mdd que, a su vez, generarán unos 9,000 megawatts, amén de secar otros futuros proyectos, ya de por sí en stand by por la suspensión de una cuarta subasta. Había también en el tintero plantas de componentes que se detendrán. Y es que se conoce que hay presiones de la Sener a la CRE, que preside Leopoldo Melchi García, para más cambios a la reglamentación eléctrica, lo que a su vez ralentizará más las nuevas obras que abaratarían los costos de energía, incluso para la CFE. Así que otra mala decisión gubernamental en el ámbito energético y amparos que poco contribuirán a mejorar una mayor y mejor energía eléctrica para todos”.

 

Sigue el embarazo en San Lázaro

Héctor Aguilar Camín, Milenio: “Pues nada resolvieron ayer las sobradas mayorías oficialistas en el Congreso sobre el presupuesto federal del año que viene. Nada, pese a necesitar solo 251 votos y tener, en principio, 316 a favor: 258 de Morena, 28 del Partido del Trabajo y 30 del Partido Encuentro Social. Nada resolvieron. Patearon el reloj legislativo para que les dure hasta el viernes, en que sesionarán nuevamente sobre el disputado presupuesto. Mientras las sobradas mayorías se demoran, crece el misterio respecto de su irresolución y parecen más significativos los episodios previos de este parto tan diferido. Me refiero a las noticias de una reunión de los legisladores oficialistas con el Presidente de la que éste se habría retirado con brusquedad, inconforme con el comportamiento de sus parlamentarios. Pasado aquel momento, el coordinador de la bancada de Morena, Mario Delgado, pudo lograr que 280 diputados oficialistas firmaran una carta pública comprometiendo su “voto unánime” a favor del presupuesto enviado al Congreso por el Ejecutivo federal. Los 280 comprometidos brillaron por su ausencia el día de ayer y se disponen a ejercer su prometida mayoría mañana viernes. La pregunta sigue ahí: por qué de 316 diputados de la coalición Juntos Haremos Historia, solo 280 firmaron la carta inducida por Delgado y por qué los 280 no acaban de imponer su mayoría en algún recinto alterno al de San Lázaro, ya que este está bloqueado hoy por lo que en México llamamos “grupos campesinos”. (…) Los diputados de esta legislatura (…) son los primeros que pueden reelegirse: quieren gastar dinero en sus distritos y que se los agradezcan a ellos. Es lo mismo que quiere hacer el Presidente, a costa de los legisladores. El Presidente quiere gastar sin intermediarios en sus programas sociales y que los beneficiados sepan quién lo gastó en ellos. “Los diputados y diputadas tienen sus razones”, dice Casar: “En el 2021 habrá elecciones intermedias y se quieren reelegir. López Obrador tiene las suyas: él es el gran benefactor”. Nadie hubiera imaginado esto, pero quizá es lo que está sucediendo.

 

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print