AMLO, el populista engañoso…

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 13 de junio 2019. López Obrador, el populista engañoso… En las negociaciones México-EUA ha habido dos casos que ayudarían a entender por qué México perdió con Trump, y los dos conocidos por Marcelo Ebrard Casaubón: el caso Jesús Silva-Herzog, en 1986; y, en 1994, Manuel Camacho Solís, negociando con el EZLN.

 

Rayuela

“Ahí están. Y no en la Puerta de Alcalá. Están en Chiapas. Buscan una vida decente. ¿Qué hacer?”.

 

AMLO, bajo ataques concurrentes

Julio Hernández López, La Jornada: La presidencia de Andrés Manuel López Obrador está bajo ataque concurrente desde flancos nacionales e internacionales. Donald Trump ha encabezado el lance más impactante y desquiciante de la temporada al convertir en guillotina política, con pretensiones de larga duración, el amago de imponer aranceles a productos mexicanos. Tal posicionamiento pretende obligar a México no sólo a construir un muro militar en el sur del país o a aceptar la denigrante condición de tercer país seguro, sino, yendo más allá de lo evidente, a condicionar a la aprobación trumpista, por el resto del gobierno de López Obrador, todo proyecto o acción de reformismo más o menos profundo: es la superposición del poder de los mercados y de los centros de control económico global al poder electoral que dotó a México de una razonable expectativa de transformaciones no revolucionarias, pero sí urgentes para el propio sistema político y económico vigente, que ha hundido al país en una situación desastrosa. Con un grotesco y tramposo quiebre de cintura en la cancha de los aranceles y la migración, el impresentable Donald Trump ha descoyuntado la defensa y ha retraído el ataque en el obradorismo. Convertido en jugador fenómeno (ante el bajo nivel competitivo del resto del equipo morenista), un hombre educado en el sistema político ortodoxo, Marcelo Ebrard, ha salvado la portería tricolor y ha llevado el juego México-Estados Unidos a peculiares tiempos extras: dos de 45 días cada cual, con tiempo apenas entre ambos para revisar resultados y estrategias y seguir atados a la angustiante caída de hojas de un calendario implacable. En esos lapsos, el director técnico de origen tabasqueño, AMLO, intentará recomponer su defensa sureña a partir de la instalación de uniformes verde olivo e intentar jugadas de fantasía en la delantera enfilada hacia planes de desarrollo (y liderazgo) en Centroamérica. Pero el golpe electoral de Trump ha servido también para potenciar y destrabar circunstancias adversas al mencionado López Obrador. Cuando menos pueden detectarse las siguientes piezas aparecidas en el rompecabezas: un sostenido incremento de la violencia pública, sin visos de que políticos y servidores públicos atinen a frenarla; resoluciones judiciales que entrampan proyectos estratégicos del obradorismo y pretenden mostrarlo vulnerable; y una acometida de opositores a causa de las trabas, tardanzas o retrocesos que a la vida institucional están causando las restricciones presupuestales de la autodenominada 4T”.

 

Cómo negociar con tiburones y no ser charal; De la Madrid y Camacho

Carlos Ramìrez, Indicador Polìtico: “En las negociaciones terminales del gobierno ha habido dos casos que ayudarían a entender por qué México perdió con Trump, y los dos conocidos por Marcelo Ebrard Casaubón: En junio de 1986, De la Madrid envío a su secretario de Hacienda, Jesús Silva Herzog, a negociar a Washington con los bancos, el FMI y el Tesoro más plazos y más créditos porque no podía pararse la devaluación. Los Bancos, el FMI y el Tesoro dijeron que no, si México no aplicaba un superajuste recesivo. Sin margen de maniobra, Silva dijo que sí y regresó a México a una reunión de gabinete para firmar una nueva Carta de Intención. Pero De la Madrid, azuzado por su secretario de Programación y responsable del sobrecalentamiento de la economía, Carlos Salinas de Gortari, dijo que no más ajuste. E instruyó a Silva a regresar a Washington para decirle al FMI, bancos y Tesoro que no habría recesión, sino que se aplicaría el nuevo enfoque de “crecer para pagar”. Silva, un ortodoxo neoliberal, montó en cólera, salió de la reunión de gabinete, fue a su oficina, redactó su renuncia y se la mandó primero al Financial Times. Obvio, lo crucificaron, con el secretario de Gobernación, Manuel Bartlett Díaz, como la voz de mando. El nuevo secretario de Hacienda, Gustavo Petricioli, regresó a Washington a renegociar rudo con los bancos y presentó su oferta: más crédito sin recesión o moratoria de la deuda. (…) Las negociaciones se agotaron. Y una tarde, desde el teléfono de su hotel, Petricioli informó al presidente De la Madrid que habían fracasado las negociaciones, que había que preparar los documentos de la moratoria y que le enviara urgente el avión del Banco de México para regresar al país. Los servicios de inteligencia de la Casa Blanca escucharon la conversación, vieron el fantasma del colapso de los bancos por la moratoria mexicana y del Tesoro llamaron a Petricioli para negociar en los términos mexicanos. Al final, una crisis financiera de México reventaría una crisis mundial que los EE. UU. no podrían manejar. Con esa negociación ganó Salinas de Gortari la candidatura presidencial de 1988, aunque la crisis del sexenio de De la Madrid hubiera sido su irresponsabilidad. Otra negociación exitosa fue la de Manuel Camacho Solís con el EZLN del Subcomandante Marcos. La agenda caliente fue la exigencia del guerrillero de la renuncia de Salinas de Gortari y la convocatoria a nuevas elecciones. El tema era imposible, pero por primera vez, vía un guerrillero armado, conquistaba las primeras planas. (…) La argumentación de Camacho fue plantearle a Marcos lo que no se podía negociar (la renuncia de Salinas) y sobre todo le adelantó las consecuencias militares de su insistencia: el aniquilamiento de los guerrilleros. Ya en la realidad, Marcos midió sus fuerzas y aceptó borrar del acuerdo de paz el punto de la renuncia de Salinas. En toda negociación se debe tener muy claro quién pierde más y quién puede doblegar al adversario con los escenarios catastrofistas. (…) Ambos casos fueron conocidos de cerca por Ebrard, porque trabajaba con Camacho y éste en 1986 era asesor político del presidente De la Madrid, trabajaba en el primer circulo salinista y era secretario de Desarrollo Urbano del gabinete. Lo peor que puede ocurrir en una negociación es mostrar miedo: De la Madrid y Camacho nunca mostraron rostro de bluff a sus interlocutores, pero a Ebrard se le notó el temor y la falta de seguridad en sí mismo cuando tuvo los primeros contactos con el equipo de Donald Trump. Y en todo caso, el presidente López Obrador siempre ha preferido un mal arreglo que un buen pleito y en sus contactos con Trump ha revelado su falta de audacia para negociar. Y en negociaciones de “va mi resto”, la audacia es el juego”.

 

López Obrador, el populista engañoso

Jorge Zepeda Patterson, El País: “A López Obrador es más fácil amarlo u odiarlo que intentar comprenderlo. La derecha lo detesta y los sectores ilustrados lo desprecian, la izquierda moderna le tiene desconfianza y los mandatarios de la mayor parte de los países no saben qué pensar de él. Para muchos mexicanos, la mayoría según encuestas, el presidente es un redentor del cambio, para otros un reventador de instituciones. A seis meses de haber llegado al poder sus palabras y acciones han recrudecido la polarización que provocaba como candidato. En la práctica, lo que estamos viendo en realidad es un presidente, cargado él mismo de claroscuros, metido en una tarea que a ratos parecería imposible: desmontar los privilegios y excesos en un país que los tiene tan arraigados y propiciar una transferencia a los sectores empobrecidos, sin provocar inestabilidad económica y financiera. Sus tesis son consideradas de un populismo trasnochado de izquierda, pero buena parte de sus estrategias económicas y de finanzas públicas son impecablemente neoliberales. La austeridad en el gasto público, el control de la inflación y del endeudamiento gubernamental y la disminución de la burocracia son medidas que suscribirían los más ortodoxos del FMI. Se habla del autoritarismo de López Obrador y el riesgo que supone un Gobierno intolerante. Pero al mismo tiempo se le critica por su pasividad para utilizar el uso de la fuerza, que ha llevado, incluso, a un rosario de excesos en contra de militares por parte de pobladores. A ratos un estadista humanitario, a ratos un líder voluntarista y pendenciero con poder; días en que parecería envolverse en la retórica poco realista, y otros días en los que actúa con responsabilidad intachable inmersa en la real politik (la negociación con Trump, por ejemplo, que podría prestarse a las mil maravillas para envolverse en el discurso nacionalista de cara a la calle, fue conducida con un ojo permanente en los mercados y cadenas productivas). Esta ambigüedad que arrojan las lecturas del Gobierno de López Obrador obedecen, a mi juicio, a tres factores. Por una parte, las contradicciones que provoca intentar un cambio de régimen a contrapelo de las élites, lo cual supone a ratos oponerse a ellas y a ratos negociar y conciliar. Quizá no siempre lo hace con el tacto necesario, pero está convencido de que la mejor estrategia es una mezcla de invites y recriminaciones. (…) Un segundo factor tiene que ver con su propia idiosincrasia. El hombre, este hombre, es su circunstancia: poco viajado por el mundo pero un visitante asiduo del México profundo, con visiones y lenguaje que conectan con el mundo rural y urbano marginal, aunque desajustado para comunicar con las élites económicas e intelectuales. (…) Y un tercer factor tiene que ver, en efecto, con sus detractores de buena y mala fe. Aquellos que están decididos a impedir cualquier cambio que afecte sus intereses y privilegios y aquellos que están preocupados por los excesos que deriven del poder que ha acumulado el presidente y su desdén por las instituciones de la democracia burguesa en su afán de empoderar a los pobres. En la práctica, la visión polarizada del Gobierno de la 4T es resultado, también aunque no exclusivamente, de este tercer factor: todo lo que hace y dice es calificado y difundido como una muestra adicional de incapacidad o perversidad. Son los riesgos, me parece, de un presidente que ha llegado al poder por el voto de los muchos que quisieron que las cosas se hicieran diferente, aunque seamos incapaces de ponernos de acuerdo en el cómo”.

 

La prensa ante el espejo

Alberto Aguirre, El Economista: “Tras de una década de disrupción digital, las organizaciones enfocadas a la elaboración de contenidos informativos afrontan una situación límite: por igual, los medios tradicionales y los portales noticiosos acumulan semestres de despidos intermitentes y también de ingresos mermados por la cancelación del gasto en comunicación social. Mientras, la desconfianza ciudadana en los medios crece. En la era de las fake news, del populismo y la polarización política, las agendas partidistas online, el clickbait y otras formas sesgadas de informar han ganado terreno, frente a la debilidad del periodismo de calidad. Facebook sigue siendo la red social en la que más circula información, aunque WhatsApp e Instagram se han convertido en espacios de mayor interacción (con lo que esto implica, en términos de debilitamiento, para Twitter), según releva la octava edición del Digital News Report, elaborado por Reuters Institute, que a mediados de la semana comenzó a circular. Elaborado a partir de las respuestas de más de 75,000 consumidores de noticias de 38 mercados de los cinco continentes y con investigación cualitativa adicional, este compendio visibiliza los desafíos globales que afronta la industria periodística, incluida la agitación social asociada con el aumento del populismo. Sólo cuatro países de América Latina —Argentina, Brasil, Chile y México— forman parte del estudio. El reporte correspondiente a nuestro país fue elaborado por María Elena Gutiérrez Rentería, académica de la Universidad Panamericana. “Los nuevos arreglos políticos están teniendo repercusiones en los medios de comunicación, que se habían acostumbrado a tener al gobierno como su principal anunciante”, subraya. La reducción a 50% del presupuesto gubernamental en el gasto de comunicación social y la debilidad de las empresas periodísticas —juzgó— explican los recortes en las redacciones. Los periodistas que conservaron su fuente de trabajo —añade— están en peligro, por los decaídos salarios, la corrupción política y el narcotráfico, por supuesto, pero también por la proliferación de los bots y trolls que difunden historias falsas a través de las redes sociales. Reuters Institute identificó a México como uno de los países con usos más altos de WhatsApp, Facebook y YouTube para consumir noticias en el mundo. Paradojas de la era digital: las redes sociales, las plataformas digitales y los teléfonos inteligentes han permitido un uso más amplio de los medios de comunicación, pero igualmente han contribuido a la fragmentación y polarización política de las audiencias. Los medios de comunicación tradicionalmente fuertes en México son los preferidos por las audiencias online, según el reporte que también evidencia que los editores están segmentando su enfoque, apuntando a diferentes grupos socioeconómicos. El informe está disponible en el sitio web www.digitalnewsreport.org”.

 

La recesión que se ve venir

Enrique Quintana, El Financiero: “Por si algo nos faltara en el complejo panorama económico que enfrentamos, hay un creciente riesgo de recesión. Y no, no estamos hablando de México nada más, sino sobre todo de Estados Unidos. El Banco de la Reserva Federal de Nueva York produce un indicador que es observado con atención por economistas de todo el mundo. Este indicador está calculado por el diferencial de las tasas de los bonos del Tesoro de 10 años y de 3 meses. En los últimos sesenta años, no ha existido ninguna ocasión en la que este índice llegue a 30 por ciento, y que no se haya presentado una recesión en el curso de los siguientes 12 meses. El indicador de mayo se ubicó en 29.62 por ciento y con tendencia alcista. Apenas a una rayita de la cifra fatídica. No es la única luz amarilla (en realidad casi roja) que se encuentra prendida en este momento. La National Association for Business Economics (NABE), una de las más influyentes asociaciones de economistas de Estados Unidos, presentó su pronóstico de junio, basado en las opiniones de 53 expertos de banca, consultoría, universidades y otros centros. En los cuestionarios que son enviados a estos expertos, se pregunta respecto a las probabilidades de recesión. Apenas un 15 por ciento ve como probable una recesión en 2019. Sin embargo, este porcentaje se eleva a 35 por ciento al comienzo de 2020 y a 60 por ciento para finales del próximo año. Y seguimos con las advertencias. PIMCO es el fondo más grande del mundo en activos de renta fija. A marzo de este año manejaba recursos por 1.7 billones (trillions) de dólares. Presentó esta semana sus perspectivas. Joachim Fels, economista global de la firma, señaló que en un lapso de 3 a 5 años incorpora una recesión global como parte de su escenario base, es decir, el más probable. Si sirve de consuelo, PIMCO considera que la recesión será relativamente suave y de corta duración. Sin embargo, en los siguientes cinco años visualiza un escenario con un crecimiento económico débil. Los factores que motivan este cuadro son: incertidumbre respecto al futuro, debilidad económica, parálisis comercial y caída de la confianza de los inversionistas. Seguimos con las señales. Si usted piensa que la caída de 11 por ciento en la venta de autos que se presentó en México es una mala noticia, pues imagine cómo están los chinos, que vieron un descenso de 16.4 por ciento en las ventas de coches en ese mismo mes. Otro indicador relevante es la importación de petróleo realizada por China, que retrocedió en 8 por ciento en abril. Y hay otros indicadores que hablan de un freno en la actividad económica de China. Otra señal más. Los precios internacionales del petróleo vienen para abajo. El precio del WTI pasó de un nivel de 66.24 dólares el pasado 23 de abril a 51.21 en la noche de ayer. Es decir, hay una caída de 22.7 por ciento. Una caída tan rápida en el precio del petróleo, aunque pueda tener tras de sí factores coyunturales, no es buena señal. Y si a todo este cuadro le suma los riesgos de que escale una guerra de aranceles entre Estados Unidos y China, o Estados Unidos y México, entonces los riesgos crecen exponencialmente. Más vale que los veamos y que vayamos tomando nuestras providencias para que luego no vayamos a decir que nos tomaron por sorpresa. Los nubarrones están allí y vienen hacia nosotros. No nos espantemos si próximamente tenemos una tormenta”.

 

El costo criminal de la austeridad

Raymundo Rivapalacio, El Financiero: “El secuestro y asesinato del joven Norberto Ronquillo galvanizó la zozobra en la Ciudad de México por los altos índices de criminalidad. Claudia Sheinbaum, la jefa de Gobierno, ha dicho que las cifras crecientes de violencia se magnifican porque en la anterior administración se habían “maquillado”, y el presidente Andrés Manuel López Obrador salió a arroparla el martes, convirtiéndola en víctima de “grandulones abusivos” –que no identificó–, mientras la sociedad seguía llorando a Norberto. Algo está muy mal en esta díada de la retórica contra realidad, el eterno dilema de la cuarta transformación. Los datos, sin embargo, son alarmantes. (…) Sheinbaum tiene un problema con su equipo de seguridad y se anticipan cambios para la próxima semana. Sin embargo, hay otros factores ajenos al fenómeno de la violencia que inciden en la inseguridad. Por un lado, el recorte presupuestal draconiano que impuso el gobierno de López Obrador. Los fondos para seguridad pública en la Ciudad de México se redujeron 53 por ciento, y las alcaldías con mayor disminución, Iztapalapa, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero, son donde mayor número de secuestros se ha registrado. Por el otro, la coincidencia en el crecimiento de la incidencia delictiva con el nivel de desempleo creciente (5.3 por ciento de diciembre a marzo) y la pérdida de poder adquisitivo, ante la disminución de salarios en la administración pública y los despidos. Se puede plantear como hipótesis de trabajo que la externalidad de la austeridad republicana impulsada por el presidente López Obrador, ha tenido un alto costo en materia de seguridad y los crecientes índices delictivos. No puede ser asumido como el único factor, porque también existe la larga curva de aprendizaje del equipo de seguridad de Sheinbaum, que llevó a decisiones estratégicas fallidas, como la disminución de patrullajes en la Ciudad de México, la cancelación de unidades móviles de policía –internamente le dijeron a los policías que no servían para nada– y al despido masivo de jefes policiales, bajo la concepción, imbuida desde la Presidencia, que todo el pasado era corrupto y había que erradicarlo. En cualquier caso el tipo de delito que ha subido exponencialmente es el patrimonial, o secuestros como el del joven Ronquillo, que tiene una tipología que imita el método de un secuestro exprés, que siempre se ha asociado con necesidades económicas en la sociedad. La desaceleración general de la economía ha provocado que las actividades productivas tengan un atorón, por lo que las empresas han tenido que recortar sus costos laborales, añadiendo presión a la tasa de desempleo, al no absorber personal despedido del gobierno central. En el caso de la Ciudad de México, decisiones de la jefa de Gobierno, como parar la industria de la construcción, no sólo impactaron en todo el conjunto de la economía capitalina, sino que provocó desempleo en estados colindantes de la capital. (…) El problema, como se aprecia en la capital federal, es que su intransigencia está costando más vidas, más violencia, más inseguridad, más incertidumbre y más miedo. El camino es equivocado en su diseño y debe modificarlo porque ni él ni el país irán así a ningún lado”.

 

Aeropuertos

Yuriria Sierra, Excélsior: “A Texcoco no se le mueve ni un pelo…”, sentenció Alfonso Romo en un encuentro de empresarios hace un par de días. Rechazó que el proyecto del Nuevo Aeropuerto en Texcoco se vaya a retomar. Ni un pelo, no se le moverá ni un pelo, aseguró. No pasaron ni 48 horas de esto, y su afirmación se convirtió en orden judicial, aunque ésta de mayor alcance y precisión. Porque a Texcoco tampoco se le moverá ni un pelo, ni para sepultar lo que se dejó con más del 30% de avance y que significó un gasto de 14 mil millones de pesos. Conagua informó que la losa de cimentación de lo que sería el edificio terminal, así como las columnas y el tramo de una de las pistas, sería inundada como parte del proyecto Parque Ecológico Texcoco. Pero no, ni un pelo se moverá ni se inundará. Lo decidió el Décimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito. De igual forma ordenó que ni un pelo se mueva en Santa Lucía. Es la cuarta orden de suspensión de actividades contra el proyecto que tanto ha defendido el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. No puede moverse ni un pelo hasta que no se cuenten con los estudios de seguridad que refiere la Ley de Aeropuertos. Anteriormente, otra de las órdenes estipuló que no puede moverse ni un pelo hasta que se cuente con la autorización respectiva del Instituto Nacional de Antropología e Historia. En total, son 147 juicios de amparo tramitados por el colectivo #NoMasDerroches, integrado por varias organizaciones de la sociedad civil, como Causa en Común, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, México Unido contra la Delincuencia, entre otras, que tienen un solo objetivo: “Demostrar a los ciudadanos que son un contrapeso real a las decisiones apresuradas e injustificadas del Poder Ejecutivo…”. Generar precedente, mostrar que existen vías que obliguen a la doble, triple reflexión del futuro y las decisiones que se toman pensando en él. Y que la sociedad civil organizada cuenta e importa. Y no habría manera para demostrar lo volátiles que son estas decisiones, si detrás de ellas hubiera proyectos perfectamente planeados y estudiados. Por ello, la autoridad judicial ha encontrado elementos para ordenar que no se les mueva ni un pelo. Porque desde que se anunció la cancelación del NAIM, han llovido cuestionamientos; algunos por lo que implica la pérdida del gasto que se hizo, no sólo dentro del terreno donde se levantaría la terminal, sino, de los proyectos alternos que comenzaron a levantarse alrededor de aquel, como carreteras que lo conectarían con la periferia y que también detuvieron su construcción, otros más por la pérdida de cientos de empleos, y claro, otros por la pérdida de confianza en materia de inversión, ¿así de fácil se cancelarían contratos? ¿así de fácil se pagarán las millonarias multas por ello?”.

 

¿Nueva era en la relación México-EU?

José Buendía Hegewish, Excélsior. “El tiempo es inflexible, más si la duración está sujeta a cumplir con un acuerdo migratorio que tiene existencia finita. El país está suspendido en ese trance al menos 45 días. El gobierno ha ganado tiempo a la amenaza de sanción de Estados Unidos, pero la coyuntura lo deja como rehén del gatillo arancelario de Trump. Él sólo pierde tiempo si los mexicanos incumplen con sus compromisos, y si acaso electores, aunque ahora podrá arrancar su campaña a la reelección con la “cabeza” descuajada del paradigma migratorio de la 4T y la promesa de que México hará lo que sea para conjurar el “demonio” de la migración. Los golpes de realismo político como el propinado por Trump no dejan lugar al idealismo ni a creer que, con tiempo y labia, la situación se estabilice o regrese al estatus anterior en la relación bilateral. ¿Es vigente el discurso de apaciguamiento de López Obrador? Las palabras se disipan en el tiempo, como dijo Trump a Ebrard al exigir “acciones” para detener el flujo de migrantes de su frontera sur y hacerse cargo de los que devuelva EU. Ahora, la pregunta es ¿qué va a hacer el gobierno mexicano con los 90 días que consiguió antes de que regrese el hacha arancelaria con que Trump chantajea para socavar los términos del comercio internacional o intervenir en asuntos internos de México como es el caso de su política migratoria? (…) López Obrador ha evitado a toda costa confrontarse con Trump y confía en que la contención y el avance en la ratificación del T-MEC servirá para cerrar su margen a la sanción arancelaria. Parece no querer ver que el acuerdo le permitió meterse hasta la cocina de la política interna e incidir directamente en la seguridad interior del país. ¿Esto inaugurará, más allá de la coyuntura migratoria, una nueva era en la relación con Estados Unidos?”.

 

¿Dónde quedaron los críticos del imperialismo yanqui?

Leo Zuckermann, Excélsior: “La izquierda mexicana, dentro y fuera del PRI, solía ser muy crítica del imperialismo estadunidense. “Yanqui”, le llamaban, para hacerle eco a su admirado Fidel Castro. Estaban convencidos de que Estados Unidos era uno de los enemigos históricos de México. Las dolencias de nuestro país se debían, fundamentalmente, a los oscuros intereses de Washington. Hoy, la gran mayoría de ellos está muy callada. Han optado por guardar silencio en una de las coyunturas más críticas de la relación de México con Estados Unidos. ¿Dónde quedaron los críticos del imperialismo yanqui? ¿Por qué no dicen nada del más reciente abuso de Trump? La respuesta es obvia. Muchos están en el gobierno de López Obrador o lo apoyan. Entre defender sus pasiones o intereses, han elegido lo segundo. Creen —quizá con razón— que, si critican el acuerdo entre México y Estados Unidos, no le va a gustar al gran líder. Demuestran, así, que son más apparátchik que gente con convicciones auténticas. Mejor cuidar el hueso que bramar en contra de los “pinches gringos”. (…) ¿Dónde quedaron los principios, las convicciones, de los izquierdistas mexicanos que tanto criticaban al imperialismo yanqui? ¿Por qué el silencio de los que, hace poco, hicieron añicos a Peña por abrirle Los Pinos a Trump? ¿Acaso no tienen nada qué decir sobre el acuerdo entre López Obrador y el “emperador de Washington”? Al parecer, no. Silencio en las barricadas. Olvidémonos de nuestro odio por el vecino del norte y defendamos, así, a nuestro líder. Primero los intereses que las convicciones. (…) No es que yo coincida con lo que, hasta hace poco, pensaban los antiimperialistas. (…) Hoy, bajo la presidencia de Trump, por desgracia han regresado, con fuerza, el racismo, el aislacionismo y el nativismo, tan presentes en la historia de esa nación. Y, desde luego, la chocante actitud de sentirse el ombligo del mundo, la potencia con derecho a extorsionar a otras naciones para que éstas sigan sus dictados. (…) Mención aparte merece Porfirio Muñoz Ledo. Se puede estar de acuerdo con él o no, pero hay que reconocerle la valentía de no guardarse sus opiniones. “Lo que es, en mi criterio, inmoral e inaceptable es el doble rasero entre la frontera norte y la del sur. Por una parte exigimos que nos abran las puertas y, por el otro lado, sellamos el paso de los centroamericanos para hacerle un oscuro favor a Estados Unidos”. Tiene toda la razón. (…) Después de muchos años y andanzas, Muñoz Ledo entendió que es mejor defender las convicciones personales que comportarse como un apparátchik. Bravo, Porfirio, bravo”.

 

Porfirio, Porfirio, Porfifio…

Templo Mayor, Reforma: “No cabe duda que Porfirio y figura, hasta la sepultura. Porfirio Muñoz Ledo se ha convertido en la voz que le hacía falta a la 4T: crítica, certera y fundamentada. Con su discurso del sábado y ayer en la Comisión Permanente, es el único que se ha atrevido a decirle al emperador que anda desnudo. La postura de presidente de la Cámara de Diputados ha sido clara: el acuerdo con Estados Unidos implica aspectos humillantes para México y representa pasar por encima de los derechos de las personas y de la tradición diplomática”.

 

Viable regreso de la tenencia

Bajo Reserva, El Universal: “El presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, el morenista Alfonso Ramírez Cuéllar, reconoció que sí se está analizando cobrar la tenencia de manera federalizada para el próximo año. Nos cuentan que, entre otras alternativas, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está contemplando el tema del cobro por la tenencia de vehículos automotores en todo el país, con el fin de sacar de la precariedad y la debilidad fiscal a los estados y municipios. Ramírez Cuéllar dijo que los gobiernos locales realizan obra pública y otorgan servicios públicos, y que hay propietarios de autos y camionetas de lujo que hacen uso de los servicios y pueden pagar este impuesto, pero hacen de todo para evadirlo”.

 

César Duarte fuera del PRI…

Frentes Políticos, Excélsior: “César Horacio Duarte Jáquez, exgobernador de Chihuahua, está fuera del PRI, definitivamente. Mucho le ha de doler que el TEPJF confirmase su expulsión del tricolor, partido que le llevó al poder. Por unanimidad de votos, las magistradas y los magistrados dieron la razón a la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del instituto político. El 21 de julio de 2016, el consejero del PRI, Armando Barajas Cruz presentó una denuncia al acusarlo de incurrir en diversas conductas violatorias de la normativa interna del partido, dañando la imagen ante la ciudadanía en general. Todavía Duarte impugnó en dos ocasiones, pero ahora quedó despedido”.

 

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print