Columna de columnas nacional (02 abr 18)

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del lunes 02 de abril de 2018. La hora de los hitos: el más grande hito de la elección presidencial de julio próximo es que está en disputa el proyecto de nación. En palabras del presidente Enrique Peña Nieto, se pondrá en juego la continuidad de la modernización de México versus el regreso al pasado; sin embargo, el gran hito de esta elección está borrado por el ánimo reivindicativo que los mexicanos están viendo en las urnas, este julio

Rayuela

A Dios rogando y con el narco dialogando.

La hora de los hitos

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero sobre el ánimo reivindicativo de los ciudadanos en esta elección: “El más grande hito de la elección presidencial de julio próximo es que está en disputa el proyecto de nación. En palabras del presidente Enrique Peña Nieto, se pondrá en juego la continuidad de la modernización de México versus el regreso al pasado. En voz del candidato oficial, José Antonio Meade, se trata de ir para adelante o para atrás. En esta idea binaria, el aludido es Andrés Manuel López Obrador, quien no se ha dado por aludido. Este planteamiento también presupone que el candidato frentista, Ricardo Anaya, estará fuera de competencia, lo que hasta ahora no ha sucedido porque entre él y Meade se pelean rabiosamente el segundo lugar, con un López Obrador que se aleja cada vez más en las preferencias electorales. Este hito, planteado reiteradamente por Peña Nieto, pasa por la eliminación de Anaya de la contienda. La estrategia para hacer una lucha parejera entre Meade y López Obrador, requiere dejar atrás a Anaya en las tendencias del voto y subir la cima para atacar al candidato de Morena. Hasta ahora, sin embargo, lo único que están logrando en la campaña oficial es una reedición del colapso de Josefina Vázquez Mota, candidata presidencial del PAN, en la campaña de 2012. Hace seis años, el equipo de Vázquez Mota fue excepcionalmente capaz para romper el momentum de Peña Nieto. En 17 días, de acuerdo con el tracking poll de la campaña panista, le quitaron a Peña Nieto 20 puntos de aprobación, mediante una campaña que exhibía que las obras que presumía haber concluido en su gestión como gobernador del Estado de México, estaban inconclusas o abandonadas. Eran una mínima parte de las obras las que tenían problemas, pero fue suficiente para crear la percepción de que había mentido. El problema fue que Vázquez Mota no creció mientras Peña Nieto caía y López Obrador, que hablaba de amor, capitalizaba la batalla ajena. Hoy sólo hay que cambiar el nombre de Meade por Vázquez Mota y Anaya por Peña Nieto, porque la estrategia está resultando en el mismo Waterloo de aquél entonces. En 2012, al ver la debacle de Vázquez Mota, el entonces presidente Felipe Calderón ordenó al PAN redirigir sus ataques hacia López Obrador, en busca del voto estratégico (o útil) que impidiera su victoria. Hoy Peña Nieto, que le debe a Calderón parte de su victoria, no puede hacer lo mismo. Aunque en el discurso el diferendo es el choque entre dos modelos de país, en los hechos pareciera que la campaña contra Anaya responde a un interés personal del Presidente –que se siente traicionado por el exlíder del PAN por incumplir, sostiene, sus compromisos en la contienda por la gubernatura mexiquense–, con un odio superior al temor mismo que una victoria de López Obrador borre su legado de las reformas. (…) La discusión sobre el proyecto de nación, por más importante que es, no importa a la mayoría. En cinco años la molestia por la corrupción, la impunidad y la incompetencia, generaron un consenso en contra de Peña Nieto, que arrastra a su candidato. La desaprobación a su gestión, de casi ocho mexicanos de cada 10, se acerca a la preferencia de votos sumadas de López Obrador y Anaya. La elección no está en la díada por el modelo, sino en los gritos de cambio. El gran hito de esta elección está borrado por el ánimo reivindicativo que los mexicanos están viendo en las urnas, este julio”.

Meade: “Encuentro miedo, coraje, frustración; reconozco cosas que están funcionando mal”

Jorge Zepeda Patterson entrevista al candidato del PRI, José Antonio Meade, y esto es lo que escribe en SinEmbargo: “Está convencido de que va a ganar pese a estar atrás en las encuestas, de que es un candidato ciudadano no obstante haber sido cinco veces Secretario de Estado, de que los priístas lo van apoyar aunque no sea uno de ellos, es afable aunque no se corta a la hora de morder a sus rivales. José Antonio Meade es un hombre del sistema que no se siente del sistema. Un optimista y un equilibrista como queda claro en esta larga conversación en la que SinEmbargo confronta sus demonios. Es la primera de las cuatro entrevistas que este medio ha solicitado a los candidatos a la presidencia del país. ¿CONTINUISMO O RUPTURA? —Justamente los niveles de desaprobación hacen pensar que el candidato del partido en el poder no tiene la menor oportunidad. A menos que puedas convencer al electorado de que tú serás distinto. La pregunta sería: ¿en qué habría de diferenciarse el presidente José Antonio Meade del presidente Enrique Peña Nieto? — Mira, yo te diría que una campaña y un relevo en la administración pública es una oportunidad de hacer un corte, y en el corte identificar qué no está funcionando bien —Meade se entusiasma con esta pregunta, pero percibo que sus colaboradores, que observan tras las cámaras, intercambian alguna mirada o cambian el pie de apoyo—. Cuando recorro el país, encuentro miedo frente a la inseguridad, coraje frente a la corrupción, frustración frente a la pobreza y reconozco cosas que están funcionando mal; no estamos dando al ciudadano lo que están esperando de nosotros. De lo que se trata es de consolidar lo que está funcionando bien y de cambiar lo que no está funcionando. Temas en los que debemos impulsar cambios; otros en los que conviene perseverar, cuidar y consolidar. Y no sólo me refiero a esta administración. Hay acciones valiosas que se vienen haciendo que datan de 20 años atrás. Por ejemplo la consolidación de las finanzas públicas”.

¿El sistema respetará resultados?… AMLO sigue liderando

Julio Hernández López escribe en La Jornada acerca del proceso que se viene en la contienda pero hace énfasis en la credibilidad de las elecciones y el respeto al voto ciudadano: “Es natural que sean pocos los cambios de fondo perceptibles en los primeros días de las campañas presidenciales en forma. Los efectos de las nuevas estrategias se irán viendo más adelante, en un proceso acumulativo y no solamente en destellos de arranque. En un sistema medianamente calificable como democrático, la ventaja que todas las encuestas de opinión le dan a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) parecería irremontable en tres meses de campañas, pero la anormalidad perniciosa del sistema mexicano alienta una generalizada duda, no respecto a quién debería ser el ganador de estos comicios, sino como reflejo de esa falta de democracia, si los factores de poder que controlan los mecanismos electorales, mediáticos y represivos permitirán el desenlace natural del proceso en curso o aplicarán toda su fuerza en adulterarlo, en cometer un fraude electoral más. Por lo pronto, el tabasqueño delantero se mantiene como suministrador de las noticias o declaraciones más polémicas e impactantes: ayer, además de enviarle un mensaje a Donald Trump (México no será piñata de ningún gobierno extranjero), reafirmó su decisión de cerrar el paso a la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, convencido de que hay un entramado de alta corrupción en ese proyecto, entre el azoro y reticencia de grupos empresariales a los que aterra la idea de revisar el más importante de los negocios emprendidos por el grupo en el poder, que muchas muestras ha dado de una voracidad desbordada a la hora de comisionar obras y servicios. López Obrador también reiteró su disposición a recibir la mitad de lo que hoy gana Enrique Peña Nieto y, aun cuando en otras ocasiones había hablado de vivir en Palacio Nacional, ahora mencionó que, de ganar las próximas elecciones, habitaría en su domicilio actual y prescindiría del servicio institucional del Estado Mayor Presidencial. Respecto a los haberes que percibirá, resulta plausible el poner ejemplo de austeridad, como hizo cuando fue jefe del gobierno capitalino. Pero ni siquiera a él le pertenecería la decisión de exponer al jefe del Estado mexicano a venganzas de grupos de alta peligrosidad, como los cárteles del narcotráfico, al pretender vivir en una dirección particular y sin la protección explicable y justificada del Estado Mayor, no al ciudadano López Obrador sino, en caso de triunfar, al presidente de los Estados Unidos Mexicanos, llámese éste como se llame”.

Temporada de promesas …y de suciedad

En este periodo de campañas, promesas habrá de sobra y de todos tipos, así lo menciona en El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “si prometer no empobrece, los candidatos que este fin de semana arrancaron sus campañas van a prometer y prometer hasta meterse a Los Pinos, a las gubernaturas o al Congreso. Después quién sabe si se acuerden de lo que prometieron, pero ahora no se van a medir en sus promesas y ofrecerán resolverlo todo […]. Así tenemos que lloverán promesas de todo tipo y tamaño, al mismo tiempo que el golpeteo y los ataques a navaja limpia que se espera en estos 90 días de contienda por la Presidencia, primero para definir el irresoluto pleito por el segundo lugar, que aún se disputan los candidatos Ricardo Anaya y José Antonio Meade, y en una de esas hasta se cuela a la pelea la independiente Margarita Zavala, y después, una vez que se defina claramente quién secunda en las encuestas, la ofensiva con todo en contra del indiscutible puntero en el arranque de estas campañas, Andrés Manuel López Obrador. Unos, como López Obrador, prometerán plantarse frente a Donald Trump […] para decirle que ‘ni México ni los mexicanos van a hacer piñata de ningún gobierno extranjero’ […]. Otros como el priísta José Antonio Meade, ofrecerán eliminar el fuero en todos sus niveles y hacer un ‘gobierno de gente decente’ […]. Anaya mientras tanto, presumiendo juventud y modernidad tecnológica, hará promesas cibernéticas a jóvenes de todo el país desde el primer minuto de campaña […]. Y finalmente la única contendiente mujer y sin partido, Margarita Zavala, […] llamando a los ciudadanos ‘valientes’ a derrotar a las maquinarias partidistas que apuestan a las trampas y el dinero. La lluvia de promesas también llegará con toda su demagogia a los estados y municipios que renuevan autoridades locales y se suma a la de los spots […] y a la suciedad que también abundará en estas campañas. Y habrá lo mismo quien prometa justicia para las víctimas del temblor, como lo hizo en su arranque Alejandra Barrales, para los padres del Colegio Rébsamen […], como Claudia Sheinbaum que en su inicio de campaña también prometió ‘revocación de mandato a los tres años’, o quien de plano, al estilo del PRI, prometa traer el ‘salario rosa’ a la CDMX, como el candidato Mikel Arriola […]. Así que iniciaron las campañas; saque los paraguas, que lloverá suciedad. Pare oreja y no se deje engañar por el canto de las sirenas de todo lo que le prometerán los candidatos y, sobre todo, ármese de paciencia para aguantar por 90 días continuos las caras y las frases huecas y repetitivas de la ‘spotiza’. Pero sobre todo, infórmese y ejerza su derecho al voto con libertad y consciente; tan libre como se lo dicte su conciencia y tan consciente como le permita su libertad”.

Promesas discriminatorias

Las promesas de campaña son uno de los elementos con los cuales los candidatos habrán de buscar que los ciudadanos los favorezcan con su voto, por ello en este periodo de campañas harán de llover propuestas de todo tipo, mismas que deberán ser analizadas por los ciudadanos. Al respecto en Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “prometer no empobrece y los candidatos que más prometen enriquecen sus probabilidades de alcanzar el triunfo. Gusten o no […], sus ofertas de campaña coinciden en la proclama de que pretenden resolver cuanto problema existe, y le ponen énfasis al combate de la corrupción y la inseguridad, así como al impulso de un mejor y más justo desarrollo económico. Lo de siempre, pues […], con la eventual sazón de novedades capitalizables gracias a la coyuntura informativa […]. Prometer es lo de menos, pero hay promesas que resplandecen y sobresaltan cuando dividen a los votantes entre los de primera y segunda clase. Esto sucede con Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador en su insensata disputa por la autoría de la discriminatoria idea de reducir a la mitad el IVA en la faja fronteriza norte. Han de pensar que los jodidos de Chiapas, Oaxaca o Guerrero la pasan a toda madre y no resienten el IVA. Ajá. ¡Chin!: ¿Y el resto de los mexicanos…?”.

A ver quién regala más dinero

El aspecto económico es uno de los principales caminos tomados por los candidatos presidenciales a la hora de hacer promesas, pues en el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “visto el arranque de las campañas presidenciales, todo indica que el nombre del juego será: ‘A ver quién regala más dinero’. Y es que cada uno con sus respectivas variantes, pero los tres candidatos presidenciales punteros le están apostando a endulzarle el bolsillo a los electores, con grandes promesas de recursos directos… y a ver quién diablos paga. Así, Andrés Manuel López Obrador se saca de la manga un aumento al doble en el salario mínimo para la zona fronteriza; y ofrece aumentar los “apoyos” de programas sociales, que tan bien le funcionaron para crearse una clientela política. Por su parte, José Antonio Meade insiste en que habrá dinero para todos, pero de acuerdo con sus necesidades las cuales se definirán en un padrón nacional de marchantes electorales. Y, claro, Ricardo Anaya sigue con su propuesta de la Renta Básica Universal, que no es otra cosa más que pagarle una lana a los mexicanos por ser mexicanos. Por algo dicen que prometer no empobrece”.

Pelean por paternidad para reducir el IVA

Uno de los temas en los que sí coinciden, e incluso compiten por decir quién fue el primero en generar una propuesta al respecto, es el tema de la reducción del IVA en la frontera, pues en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “desde las redes sociales, los panistas y militantes de Morena se disputan la paternidad de la propuesta de reducir el IVA en la frontera del país. Esto luego de que, el pasado viernes, el candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, anunciara que, de ganar la Presidencia el 1 de julio, una de sus acciones sería reducir el impuesto fronterizo. De inmediato, los morenistas salieron a defender la paternidad de dicha propuesta al decir que Andrés Manuel López Obrador la anunció una semana antes que el panista. Hecho que causó inconformidad a los blanquiazules, y les recordaron que los derechos de esa propuesta son del PAN desde 2013, cuando se avaló la reforma hacendaria y la cual votaron en contra. ¿Quién de los dos será el padre?”.

“Schock” urgente

Para evitar que las promesas de los candidatos suene huecas, hay algunas respuestas necesarias ante los problemas que enfrenta nuestro país, por ello en el Reforma, la politóloga y catedrática, Denise Dresser, escribe que: “arrancan las campañas, repletas de promesas que solo serán palabras huecas si no producen lo que Guillermo Trejo ha llamado un ‘accountability shock’: una sacudida institucional para atender la corrupción corrosiva, la criminalidad desbocada y la violencia sin fin. Aquí van algunas ideas para impulsar el sismo que necesitamos: 1) El ‘shock’ de la transparencia. Que digan cómo cerrarán la llave abierta del Ramo 23, desde el cual se desvían fondos opacos a los gobiernos estatales. Que digan si están dispuestos a abrir a escrutinio público los documentos de la administración pública, la información del SAT, la información de los fideicomisos que administra la SHCP, la información de la CNBV, entre otras entidades. Que digan si están dispuestos a reducir en 50 por ciento el presupuesto público a los partidos y vincular el financiamiento al voto efectivo y no al padrón […]. 2) El ‘shock’ de la rendición de cuentas. Que digan cómo cumplirán las observaciones de la ASF en materia de fiscalización […]. Que digan si apoyan al Sistema Nacional Anticorrupción y se ceñirán a sus reglas, lineamientos y nombramientos […]. 3) El ‘shock’ de la remodelación institucional. Que digan cómo asegurarán una Fiscalía General independiente, autónoma, ajena a la voluntad del Presidente. Que digan si apoyan la reforma al artículo 102 constitucional para lograr una refundación de la PGR […]. Que digan si están dispuestos a abrir un debate público encaminado a despenalizar las drogas, y reorientar la estrategia de seguridad pública. 4) El ‘shock’ de los contrapesos […]. Que digan si se comprometen a instaurar mecanismos de parlamento abierto en la elaboración de nuevas leyes y en la designación de ministros de la Corte y fiscales autónomos. Que digan cómo fortalecerán la autonomía de órganos reguladores como el Ifetel, la Cofece, la Cofemer, la Comisión Reguladora de Energía […]. 5) El ‘shock’ de los derechos. Que digan si están dispuestos a apoyar acciones de inconstitucionalidad contra la Ley de Seguridad Interior por la militarización que entraña. Que digan si pugnarán por la protección de derechos constitucionales como el derecho a decidir y el matrimonio igualitario en las entidades donde peligran o no son respetados […]. Estas no son propuestas exhaustivas ni cubren la totalidad de los temas que la transición trunca dejó sin atender. Pero constituyen un esbozo de exigencias que cada elector podrá usar como punto de partida para evaluar candidatos, campañas y propuestas de país […]. Habrá que encararlas de manera democrática, pensando más en las instituciones y menos en las personas; enfocándonos más en la impunidad y menos en cómo elegir a alguien que […] no contará con herramientas suficientes para enfrentarla”.

Los 90 días de Andrés Manuel López Obrador

La etapa de campañas ha comenzado, por lo que los candidatos presidenciales deberán estar atentos si desean acortar la brecha que hay con Andrés Manuel López Obrador, quien hasta el momento lidera las encuestas. AMLO por su parte, tiene algunos retos que vencer si desea llegar a Los Pinos en su tercer intento, al respecto en Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “ya tendrán tiempo de pelearse los encuestadores y sus críticos sobre cuál es el sondeo más preciso, el que hay que seguir en estos 90 días, cuál de ellos sí ha aprendido de los errores del pasado. Lo que nadie podrá discutir es que esta campaña arranca con una cómoda ventaja para el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia. En ninguno de sus intentos anteriores, Andrés Manuel López Obrador había arrancado con tal ventaja y desde hace tanto tiempo. A diferencia de las otras dos ocasiones en que compitió, sobre todo hace seis años, sus “negativos” están en los niveles más bajos. Ha construido un partido y una estructura de movilización a su medida […]. También, a diferencia de 2006 o 2012, ha sido él quien ha puesto la narrativa de esta precampaña, mientras sus adversarios, aún lejos, se la han pasado discutiendo entre ellos. No deja de ser curioso que José Antonio Meade, Ricardo Anaya, Margarita Zavala y sus equipos de campaña se hayan olvidado de quien hasta ahora les lleva la delantera. La ventaja es de tal tamaño, que habrá que ver si tienen tiempo para reducirla. Es cierto que faltan 90 días y que pueden pasar muchas cosas, como insisten sus adversarios y quienes no quieren que López Obrador llegue a la Presidencia, y es cierto que faltan tres debates, es cierto también que podemos esperar, sobre todo del PRI, algún ataque coordinado a la manera en que hicieron contra Anaya en la intercampaña, esto último es tal vez a lo que más temen algunos de los cercanos a López Obrador: cómo va a reaccionar frente a una embestida de guerra sucia. Creo, sin embargo, que el mayor reto para Andrés Manuel en estos tres meses es si la inercia acumulada como el candidato antisistema es suficiente frente al nuevo López Obrador que predica una suerte de amnistía para el priismo. Si en este ambiente anti-Peña y antiestatu quo, alguno de sus contrincantes le puede arrebatar la bandera del cambio ‘verdadero’ con el que por años ha construido esta candidatura que, hasta hoy, lo tiene a 90 días de convertirlo en el próximo Presidente”.

De lo que no hablan, AMLO, Anaya, Meade y Margarita

En contraste, hay algunos temas que se escapan a las promesas de campaña de los aspirantes presidenciales y que no forman parte de sus discursos ni temas de interés, por ello en El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe que: “los delitos violentos en el país rompen récords y se acumulan en los últimos dos sexenios más de 200 mil homicidios dolosos, según las cifras oficiales. La inmensa mayoría de ellos, impunes. Muchos ni siquiera investigados. Más de 50 aspirantes a candidatos municipales y líderes políticos, de diferentes partidos, han sido asesinados de septiembre pasado a la fecha. Y aunque la violencia toca no sólo a los ciudadanos sino a los políticos locales […] los candidatos presidenciales, sus equipos y sus partidos, se mantienen encerrados en su propia realidad. La semana pasada ocurrieron hechos de violencia que no merecieron su atención en Tamaulipas, un estado en el que se dificulta saber si es el crimen organizado o el gobierno el que tiene el poder. Dos niñas de 4 y 6 años de edad y su madre murieron por disparos de armas de alto poder en las afueras de Nuevo Laredo cuando circulaban en su automóvil por la carretera a Piedras Negras […]. La Secretaría de Marina informó en un primer comunicado sobre los hechos que uno de sus elementos murió, doce resultaron heridos, y cuatro presuntos delincuentes perdieron la vida. Nada dijo de la familia que quedó atrapada en la última balacera. La PGR informó el lunes que hubo 7 personas muertas. Analí Ruiz, tía de las niñas, denunció que las balas que las mataron provinieron del helicóptero. La Marina emitió otro comunicado en el que aseguró que los disparos contra el automóvil eran horizontales, hechos desde tierra, y que el calibre era de armas que no portan sus helicópteros ni los marinos. La PGR lleva la investigación. De los atacantes muertos nada se sabe […]. Familiares de las víctimas civiles piden justicia y organizaciones no gubernamentales exigen que no se convierta en un caso del fuero militar. Ninguno de los cuatro aspirantes a la presidencia tuvo palabras para la familia ni para el marino que murieron. Ni exigió una investigación ni condenó las emboscadas. La violencia, la impunidad que la perpetúa y la corrupción que la cobija están entre las principales preocupaciones de los ciudadanos. Los candidatos y sus equipos hablan de generalidades, hacen chistes en redes sociales y estrenan spots en televisión y radio en los que hablan sonrientes de un futuro maravilloso”.

Bronco, el perdedor de esta precampaña

El periodo de campañas ha tenido que iniciar sin la presencia de “El Bronco”, quien no logró cumplir los requisitos para aparecer en la boleta, pues en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “No cabe duda de que el perdedor en este proceso que apenas comienza para algunos es Jaime Rodríguez Calderón, gobernador con licencia de Nuevo León. Ante su inminente regreso, diversos sectores de la sociedad se han manifestado en contra y ha vuelto a la palestra el tema del ‘Cobijagate’, un fraude que quedó impune, perpetrado por uno de sus colaboradores. Y si bien primero fueron sus detractores quienes insistían en que no volviera a la gubernatura, ahora hasta sus propios excolaboradores lo rechazan. Miguel Treviño de Hoyos, quien fue encargado de la Oficina del Gobernador, publicó un video en Facebook en donde le pide que no vuelva porque Nuevo León no se merece un gobernador con fama de tramposo. Ni hablar”.

Trump y la industria automotriz en México

Jorge G. Castañeda escribe sobre los efectos de la mala negociación que está realizando México del TLCAN: “Mucho se ha comentado que, al final, la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos nos ha hecho menos daño de lo que se esperaba. No hay muro, el TLCAN sigue vigente, las deportaciones no se han disparado; en fin, nada del otro mundo. Sin embargo, a reserva de que en un ámbito específico –la inversión extranjera directa en México en 2017– los datos completos, agregados y desglosados, demuestren lo contrario, parece que sí hemos padecido un daño muy particular y muy dramático. De acuerdo con los datos de Car Book of Deals 2017 Annual Review, del Center for Automotive Research, publicados en Reforma el 29 de marzo, la inversión extranjera directa en la industria automotriz en México, en 2017, sumó 208 millones de dólares, o el 1.9% de la inversión total en América del Norte. Si bien la fuente no proporciona la cifra para el 2016 o 2015, sí nos la brinda para el período 2009-2017 –120 mil millones de dólares– y podemos sacar un promedio. El monto anualizado para ese lapso fue de 15 mil millones de dólares; es decir, 75 veces más que en 2017. México captó durante ese período el 21% del total de la IED. En cuanto a la proporción para los tres países de América del Norte, México recibió sólo el 1.9% en 2017. Estados Unidos y Canadá representaron el destino de lo demás. La caída es brutal. Los motivos pueden ser múltiples. En primer lugar, desde luego, el efecto Trump. En varios sentidos. Para empezar, el cabildeo del actual ocupante de la Casa Blanca en esta materia: a las automotrices estadounidenses, europeas y asiáticas, les ha dicho ¡regrésense! Ni todas le hacen caso, ni cuentan igual. Pero es un factor. En segundo lugar, la renegociación del TLCAN sí afecta. Trump y sus negociadores han hecho del tema automotriz el meollo del diálogo, y eso desde luego espanta a las empresas norteamericanas y del resto del mundo. Nadie quiere invertir en dicho sector en México mientras no se sepa a ciencia cierta cómo quedarán las nuevas reglas del juego”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print