Columna de columnas nacional (02 mar 18)

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del viernes 02 de marzo de 2018. #FueraPGR: Hoy, la PGR de Beltrán está cínicamente actuando contra Anaya y trabajando en su contra. Que nadie se equivoque. Si Anaya es culpable de algún delito, que se proceda contra él, pero con el sigilo de ley, no ventilando especulaciones que afectan la calidad democrática de la elección presidencial y quitando, en su desesperación por descarrilar a Anaya, legitimidad a todo el proceso electoral

Rayuela

Alguien allá en las alturas no acaba de entender que sin las remesas nuestros problemas serían mucho más graves. http://www.jornada.unam.mx/2018/03/02/

#FueraPGR

La indignación contra una Procuraduría General de la República encabezada por un pelele, crece por horas. Al inusual actuar expedito de armar en tres semanas un caso de presunto lavado de dinero que impacta mediáticamente, por ahora, al candidato presidencial Ricardo Anaya, se sumó la difusión del video de entrega de un escrito al procurador interino, Alberto Elías Beltrán, donde le pide aclarar si estaba sujeto a una investigación. La indignación pública que se expresó en las redes sociales con el hashtag #FueraPGR, provocó la intervención del secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, para apagar el incendio, pero Beltrán lo avivó. Difundir el video, dijo, no tuvo como intención intervenir en la campaña presidencial. El video de marras registra un intercambio amable entre Anaya y un funcionario de la PGR, tras lo cual se escucha una voz –que según Diego Fernández de Cevallos, que lo acompañó, es suya– que dice posteriormente sin dirigirse a nadie en específico: “Hijo de puta”. La oficina de prensa de la PGR, encabezada por el exjefe de prensa de la secretaria general del PRI, Claudia Ruiz Massieu, impulsó un spin en los medios que podría resumirse en el silogismo de Anaya es un grosero que falta al respeto a la autoridad, y como tiene conocidos imputados por lavado de dinero que también le faltan al respeto a la autoridad, también es un delincuente. La PGR, convertida en la Procuraduría de la moral, tipificó mediáticamente el “hijo de puta” como un crimen contra las buenas costumbres. Beltrán, dispuesto a sacrificar su prestigio profesional a cambio de contribuir al descarrilamiento de la candidatura de Anaya y apoyar la candidatura priista de José Antonio Meade, se ha prestado a todo lo que le ordenen, como lo ha demostrado en su breve gestión como encargado del despacho. Antes del video congeló la indagatoria sobre funcionarios involucrados en la corrupción de Odebrecht; ha retrasado el proceso de extradición del exgobernador de Chihuahua, César Duarte; está preparando el cierre del Caso Ayotzinapa para después de la elección presidencial, donde mantendrá la hipótesis de la ‘verdad histórica’, y mandó de vacaciones a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, que está paralizada. (…) Las imágenes del video tienen el sello de agua de la PGR, para que no quedara duda de dónde viene. ¿Qué pretende? La primera reflexión lleva a la memoria de los 90, cuando el fiscal Pablo Chapa, encargado por el procurador panista Antonio Lozano Gracia de la investigación por el asesinato del secretario general del PRI, José Francisco Ruiz Massieu, imputó a Raúl Salinas, el hermano del expresidente, como presunto responsable del crimen. (…) No hay mucha diferencia con lo que está haciendo la PGR de Beltrán. Su video no tiene nada que ver con la investigación sobre lavado de dinero de un amigo de Anaya, pero genera un clima de opinión pública negativo sobre el candidato, que le da el espacio para seguir buscando evidencias y eventualmente, quizás, imputarlo y sacarlo de esa forma de la contienda presidencial. Hoy como en aquel entonces, se utiliza a la justicia con fines políticos. Pero hoy, a diferencia de aquel entonces, el objetivo de la PGR es un candidato presidencial. El uso político de la ley en 1994 provocó la distorsión del Estado de derecho, cuyas consecuencias seguimos arrastrando un cuarto de siglo después. Hoy, la PGR de Beltrán está cínicamente actuando contra Anaya y trabajando en su contra. Que nadie se equivoque. Si Anaya es culpable de algún delito, que se proceda contra él, pero con el sigilo de ley, no ventilando especulaciones que afectan la calidad democrática de la elección presidencial y quitando, en su desesperación por descarrilar a Anaya, legitimidad a todo el proceso electoral”.

http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/raymundo-riva-palacio/fuerapgr

Anaya y Diego: tentativa de mártir

El caso de la Procuraduría General de la República en contra de Ricardo Anaya ha escalado a niveles de violencia tal que ya se habla de que la única manera de detener al candidato panista es matándolo, dejando claro que el escándalo en el que está envuelto le va a servir, seguramente, como u trampolín y posicionarse mejor en las encuestas al considerarse un mártir y perseguido por la justicia y el propio gobierno federal, claro, siempre y cuando no lo detengan y de verdad se acabe su carrera por la presidencia,  en La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe que: “son demasiados los componentes explosivos puestos en el escenario, cuando ni siquiera han comenzado formalmente las campañas presidenciales. La pelea por el segundo lugar de las preferencias, como plataforma de lanzamiento de una futura cacería feroz contra quien se sostiene en el primero, ha llegado a inusuales niveles de violencia declarativa que hacen preguntar hasta dónde están dispuestos a llegar los factores tradicionalmente confabulados, Partido Revolucionario Institucional y Partido Acción Nacional, no sólo en esta escandalosa lucha por posicionarse alguno de ellos como finalista sino, sobre todo, hasta dónde están dispuestos a llegar en la segunda etapa de este plan en curso, cuando una de esas coaliciones se enfrente ya directamente, en lucha súper libre, al adelantado Andrés Manuel López Obrador. […]. Considerado como un operador estelar de Carlos Salinas de Gortari, el ampuloso Diego trata de colocar una aureola de martirologio hipotético sobre la testa del joven acusado con fundamento de beneficiarse de maniobras de lavado de dinero. El queretano se deja querer, en ese súbito esfuerzo cevallesco de elevarlo a los altares patrios aunque sea en grado de tentativa y, entrevistado en Guanajuato, reconoce su posible destino electoral manifiesto: Voy a ser el Presidente de México y no tengan ninguna duda; y ya dijo Diego cuál es la única manera en que me pueden detener. La impensada conversión de una prosperidad inmobiliaria anayista, más que sospechosa, en un proyecto de heroicidad patria bajo amenaza […], ha contado con una colaboración tragicómica de funcionarios bajo mando absoluto de Enrique Peña Nieto. Así han tenido que aparecer en escena, para cumplir papeles de vergüenza, el encargado de la Procuraduría General de la República (PGR), Alberto Elías Beltrán, reiteradamente utilizado para cumplir caprichos y consignas provenientes de Los Pinos, y el secretario de Gobernación (político de estilo Totalmente Atlacomulco), Alfonso Navarrete Prida. […]. ¿Hasta dónde llegarán? Diego simulando, ¡él!, ser un fiero opositor al sistema e incluso un descalificador de la PGR: hijos de puta, dice que dijo, pero no a algún burócrata sino a la institución a la que él mismo prostituyó al enviar ahí a un propio, a un socio de despacho, Antonio Lozano Gracia, como procurador en la administración Zedillo. A fin de cuentas, todo cuenta y todo vale en este proyecto de victimización de Ricardo Anaya. ¿Hasta dónde estarán dispuestos a llegar? […]”.

http://www.jornada.unam.mx/2018/03/02/opinion/008o1pol

Alarma

Sobre el asunto de Ricardo Anaya y la intervención de la Procuraduría General de la República hoy en el Reforma, la periodista Carmen Aristegui, hace un llamado de alerta sobre la participación que están teniendo las instituciones para tratar de desestabilizar la candidatura presidencial de Ricardo Anaya, y no necesariamente porque se trate de Anaya, sino por el hecho de las instituciones estén involucrando, dejando ver que el actual gobierno tiene planeado utilizar todos los recursos para mantener el poder, y de ello escribe que: “‘caso emblemático’, le llamó ayer el encargado de la Procuraduría General de la República al asunto relacionado con la investigación que inició apenas a fines del año pasado en contra del empresario queretano que compró una propiedad al hoy candidato a la Presidencia Ricardo Anaya y desde la cual -todo parece indicar- pretenden involucrar judicialmente al panista para -de continuar el despropósito- sacarlo de la carrera presidencial. Como si se tratara de Ayotzinapa, la Casa Blanca, Odebrecht o la Triangulación de recursos a través de universidades, el procurador le llamó así: ‘caso emblemático’. […]. La insólita actuación de la Procuraduría apunta a querer descarrilar la candidatura de Ricardo Anaya a partir de un caso de presunto lavado. No hay manera de saber, por el momento, si el señor Barreiro, comprador del terreno y la nave industrial que vendió Anaya, lavó o no dinero y si eso hace responsable a Anaya de algo o no. […]. Lo que se ha visto los últimos días en la actuación de la Procuraduría General de la República es alarmante. Estamos frente a algo más que el uso indebido de las instituciones y la utilización del aparato del Estado para intervenir en un proceso político electoral en curso. […]. La difusión oficial […] del video en el que se observa a Anaya y otros miembros del Partido Acción Nacional hablando entre sí no solo tuvo el propósito de evidenciar que el candidato fue invitado a declarar ante la SEIDO y que se negó a hacerlo […]. Había también un propósito de sembrar inquina contra Anaya al circular la versión de que había insultado a un funcionario de la Procuraduría General de la República. Se sembró la idea de que Anaya había insultado al encargado de la Unidad Antilavado de Dinero con la frase altisonante “hijo de puta”. La frase no la dijo Anaya sino Diego Fernández de Cevallos, como él mismo lo dijo después. La expresión fue dicha cuando el funcionario ya no estaba frente a Anaya y sus acompañantes. […]. Nada de esto debe ser permitido ni por la sociedad, ni por el árbitro electoral, ni por otros órganos del Estado y, por supuesto, ni por los demás contrincantes en la contienda. […]. Si no se hace nada para plantar cara a un gobierno que parece decidido a retener el poder a costa de lo que sea y por encima de lo que sea, las elecciones de este 2018 podrían acabar muy mal. No importa de quién se trate, ni qué partidos represente el candidato al que se quiere eliminar. Hoy es Anaya. Lo fue López Obrador ayer y no sabemos si lo será hoy, en un nuevo contexto. Puede tratarse de cualquiera. El uso faccioso de las Instituciones, para dañar o eliminar políticamente a un contrincante -el que sea- debe ser condenado por todos los participantes de la contienda y debe ser rechazado por la sociedad entera. Sin disimulo y sin ambigüedades. De lo contrario, no habrá quien se salve de lo que venga”.

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=130285&urlredirect=http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=130285

Espectáculo priista

En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “la buena para Enrique Ochoa es que se está hablando mucho del Partido Revolucionario Institucional en Zacatecas. La mala es que es por el escándalo que armó Jorge Romero, su enviado especial, en un céntrico restaurante. Resulta que el embajador del Comité Ejecutivo Nacional tricolor estaba en uno de los comederos políticos de la capital zacatecana, cuando de pronto comenzó a golpear a un sujeto que se atrevió a saludar a la mujer con la que iba el priista. El agredido, sangrante y golpeado, sacó una pistola y aquello estuvo a punto de terminar en tragedia, si no es porque meseros y capitanes lograron calmar los ánimos. Bueno, no todos se calmaron. Cuando ya había pasado el incidente, llegó a comer el general Guillermo Almazán Bertotto, comandante de la 11 Región Militar, un mando muy respetado en la entidad. Cuentan que Romero le exigió detener, así nomás, al cortés saludador de su dama o de lo contrario lo reportaría con sus superiores, al tiempo que lo grababa con su celular. Dado que el general no le siguió el juego, Romero se quedó con las ganas de seguir demostrando sus influencias. ¡Qué tal!”.

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=130283&urlredirect=http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=130283

Anaya, el candidato mexicano que menos rechazo genera en las encuestas

Kiko Llaneras, en El País, escribe que el candidato del Frente sube en los sondeos previos a las acusaciones en su contra por corrupción y Meade pierde todos los cara a cara: “Las encuestas en México siguen moviéndose a cuatro meses de la votación. El promedio de sondeos de EL PAÍS coloca primero a Andrés Manuel López Obrador, con el 38% de los votos, seguido de Ricardo Anaya (29%) y José Antonio Meade (24%). Se ha reducido ligeramente la ventaja del líder de Morena porque su rival más cercano, el candidato de Por México al Frente, sube dos puntos en las últimas semanas, antes de que se intensificaran las acusaciones en su contra por corrupción. En cambio bajan los independientes, que ocupan el cuarto y el quinto lugar, Margarita Zavala (6%) y Jaime Rodríguez Calderón (3%). Una de las claves ahora serán los movimientos de coordinación. En México al presidente se le escoge sin segunda vuelta y eso hace que las encuestas y la opinión pública hagan las veces de primer quiebre. Si los electores creen que solo dos o tres candidatos tienen opciones de ganar, tendrán incentivos para desechar al resto. Además puede haber votos que se decidan por rechazo: si tu prioridad es evitar que gane un candidato —López Obrador, Anaya o Meade— es razonable votar por su rival más fuerte, aunque no sea tu preferido. El efecto de estos movimientos irá viéndose, pero de momento los datos indican que el más beneficiado sería Ricardo Anaya. El primer motivo son los independientes, porque el candidato del PAN podría crecer a su costa. De acuerdo con una encuesta de Parametria, Anaya podría subir cuatro puntos y recortarle dos a López Obrador, si ningún independiente llega al final. Los números de Anaya mejoran siempre que se elimina algún candidato independiente, y sobre todo cuando se retiran las opciones de Zavala y El Bronco. En cambio, parece tener pocos votos que arañar a los independientes. En muchos escenarios retrocede respecto de López Obrador y en ningún caso mejora frente Anaya. Para López Obrador está bien que los independientes resistan. Le interesa especialmente que Zavala mantenga sus apoyos, lo que según este sondeo le garantiza un par de puntos extra. La otra clave, la coordinación del voto. Ricardo Anaya también parte con ventaja para capitalizar un posible voto de rechazo contra López Obrador, que es el candidato más expuesto a ese castigo porque los mexicanos lo consideran favorito. (…) En los duelos uno contra a uno, López Obrador se impone sobre Anaya por 10 puntos, pero su ventaja sobre Meade sería el doble: 21 puntos. Cuando se elimina a Meade y los independientes como opción, los votos se reparten casi por igual entre López Obrador y Anaya. Pero cuando el eliminado es Anaya, el porcentaje de López Obrador sube 22 puntos y el de Meade solo 9. Esto indica que la coordinación contra López Obrador funciona mejor alrededor de Anaya que con el priista. También beneficia a Anaya su duelo con Meade: enfrentados uno contra otro, el candidato del PAN se impone por 31 puntos”.

https://elpais.com/internacional/2018/03/02/mexico/1519952160_131897.html

La política es ‘guerra sucia’

Sobre el tema de la “guerra sucia” que denuncia Ricardo Anaya, hay en su contra orquestada por el Gobierno Federal, hoy en Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe sobre ello, mencionando que en política no hay guerra sucia, siendo la política la sucia en realidad, además de que recuerda el proceso similar que el mismo gobierno federal en el 2005, encabezado por el Partido Acción Nacional, emprendió contra Andrés Manuel López Obrador, y sobre ello comenta que: “ayer contaba Florestán que en política no hay guerra sucia, que lo sucio es la política, lo que, con todo respeto a este entrañable personaje, debo decir, no es ningún descubrimiento, es una síntesis, retrato escrito perfecto, de esa realidad. […]. Veo la foto donde Ricardo Anaya acudió a la Procuraduría General de la República a dejar un escrito y encabezar un mitin con una declaración y veo personajes que en su momento no sé si operaron, pero sí dejaron correr lo que ahora denuncian, como Santiago Creel, que era secretario de Gobernación cuando Vicente Fox cavilaba sobre el desafuero de Andrés Manuel López Obrador, a principios de 2005, y, hasta donde sé, no metió las manos para impedir el accionar de la Procuraduría General de la República. […]. Pero esas son cosas que pasan en la vida política, donde sigue siendo válido el principio de que a quien no le gusten los calores que no se meta a la cocina, aunque hay quienes quieren andar en una cocina sin calores, lo que es imposible. No estoy justificando, por supuesto, la guerra sucia ni el uso de quienes están en el poder de las instituciones del Estado como herramienta electoral. Solo estoy tratando de explicar que eso es así. ¿Que no lo debiera ser? Por supuesto que no, pero ese es un deseo, la supremacía del ser sobre el deber ser”.

http://www.milenio.com/firmas/joaquin_lopez-doriga/politica-guerra-sucia-anaya-pgr-diego_fernandez_de_cevallos_18_1131666863.html

Va mal

Hablando del proceso electoral actual, donde los candidatos presidenciables están envueltos en polémicas, ya sea por presunto lavado de dinero, desvío de recursos o incluir en sus equipos de trabajo a personajes con una historia manchada de corrupción, son indicativos de que el proceso no avanza en la vía correcta pues en lugar de escuchar propuestas y alternativas para mejorar la situación actual del país, solamente vemos a diario acusaciones entre todos los candidatos, y de este tema, hoy en el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe que: “¿hasta dónde está dispuesto a llegar el gobierno federal, a través de la Procuraduría General de la República, en la investigación del presunto lavado de dinero que se atribuye a Ricardo Anaya? […]. ¿Por qué dar a conocer las imágenes de la cámara de seguridad del momento en que Anaya visitó a las instalaciones de la SEIDO, donde, de acuerdo con Diego Fernández de Cevallos, todo lo que se pretendía era entregar una carta firmada por el candidato y dirigida al encargado de despacho de la Procuraduría General de la República, Alberto Elías Beltrán, para quejarse por el uso faccioso de la Procuraduría –palabras de Anaya– en el contexto del proceso electoral? Los hechos de estos últimos días demuestran por qué necesitamos de una Fiscalía General que no esté a las órdenes del gobierno en turno. […]. Los hechos en México debieran recordarnos cómo un proceso penal, si es mal manejado en el contexto de la sucesión presidencial, puede hacer crecer las intenciones de voto del indiciado. Porque aquí, para los partidos sólo existe la justicia cuando es para los rivales. Si ésta se aplica a los de casa se llama persecución política. Si la Procuraduría General de la República está dispuesta a llevar hasta las últimas consecuencias la investigación contra Anaya, debe saber que esto puede significar la elevación de los niveles de conocimiento del candidato de Por México al Frente y probablemente también del apoyo entre los electores potenciales. Más allá de la responsabilidad que tenga o no Anaya en este caso, esta historia acarreará consecuencias políticas. Puede acabar decidiendo quién será el próximo Presidente de México. […]. Ante esto, Andrés Manuel López Obrador, el candidato de la coalición Todos Haremos Historia y puntero de las encuestas, ha querido aparecer como un simple observador y ha llamado a que ‘Anaya y Meade declaren ante la Procuraduría’, como si él no llevase a bordo a Napoleón Gómez Urrutia. Y advirtió a sus rivales que tengan cuidado con su confrontación ‘porque pueden desestabilizar al país’, como si él, con sus repetidas descalificaciones a las autoridades encargadas de organizar y calificar los comicios de julio, no se colocase en la misma posición. El proceso electoral va mal. No está a la altura de los retos del país ni de los deseos de los mexicanos de superar los graves problemas que los agravian, principalmente la corrupción y la inseguridad. […]”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/pascal-beltran-del-rio/2018/03/02/1223765

Cambios de piel. El PRI

Desde que el Partido Revolucionario Institucional perdió las elecciones en el año 2000 se pensó que sería el principio del fin para ese partido político, por su pasado envuelto en escándalos y corrupción pero con el paso del tiempo, 12 años después, gracias al triunfo de Enrique Peña Nieto, ese partido pudo volver al poder, demostrando además, que no había sufrido daño alguno en todo el tiempo fuera de la presidencia, y ante el actual proceso electoral, parece que de nuevo puede desaparecer, aunque será difícil que eso suceda, y de ello hoy en Milenio, el periodista, novelista e historiador Héctor Aguilar Camín, escribe que: “el motor de la democracia mexicana fue acabar con el Partido Revolucionario Institucional. Pero no acabó con él, ni en los hechos ni en el imaginario político. […]. Cuando perdió la Presidencia en 2000, el Partido Revolucionario Institucional era el referente de lo que la democracia mexicana debía derrotar. Lo derrotó parcialmente: lo sacó de Los Pinos, pero no del poder. Cuando el Partido Revolucionario Institucional quedó en tercer lugar, en 2006, la izquierda, segundo lugar en aquellas elecciones, se retiró de la política y dejó al Partido Revolucionario Institucional cogobernar con el Partido Acción Nacional. La izquierda revivió al Partido Revolucionario Institucional. El triunfo de Peña Nieto en 2012 mandó el mensaje de que el Partido Revolucionario Institucional volvía intacto al poder. Quizá los votantes de hoy se estén tomando una segunda revancha contra su aborrecido dinosaurio del año 2000. El nuevo (pero viejo) gobierno priista de Peña Nieto estableció el menú de reformas más importantes que haya tenido el país, desde la firma del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, en 1994. Luego ese mismo gobierno, por vía de sus gobernadores priistas y sus secretarios, desplegó un concierto de corrupción e ineficacia, difícil de igualar, hasta el punto de, hace unos días, izar la bandera con el escudo al revés. El nuevo (viejo) gobierno priista sintió el rechazo de la nueva (vieja) aversión al Partido Revolucionario Institucional. Huyendo de ella, hizo candidato presidencial para 2018 a un notable funcionario público, José Antonio Meade, que no es miembro del Partido Revolucionario Institucional. […]. Es posible que el Partido Revolucionario Institucional haya dejado de ser el adversario a vencer en la partidocracia mexicana y esté caminando hacia la posición de un partido minoritario. El partido mayoritario emergente es Morena. Este es quizá el cambio mayor de la partidocracia mexicana, salvo que Morena pueda ser una vuelta al viejo Partido Revolucionario Institucional. Lo cual querría decir que los prinosaurios mexicanos no tienen remedio histórico. No todavía”.

http://www.milenio.com/firmas/hector_aguilar_camin_dia-con-dia/cambios-piel-pri-viejo-pena_nieto-meade_18_1131666864.html

UNAM, la mejor en Latinoamérica

A pesar de los problemas internos que hay en la Universidad Nacional Autónoma de México, la máxima casa de estudios en México ha recibido el reconocimiento como la mejor universidad de México y América Latina, dejando claro que se puede sobreponer a los problemas internos  que existen en ella, y por ello, en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “que mientras el rector Enrique Graue intenta detener la ofensiva que, dice, busca desestabilizar la universidad nacional, desde Londres recibió una buena noticia: en su reciente clasificación mundial, la empresa británica QS Quacquarelli Symonds colocó a la casa de estudios como la mejor de México y América Latina. Dentro del ranking que encabezan instituciones como Harvard, el Tecnológico de Massachusetts y Oxford, la UNAM destaca en áreas como arte y diseño, ingeniería de minas y sociología. ¡Goooya!”.

http://www.milenio.com/firmas/trascendio_nacional/graue-unam-mejor-ranking-instituciones-universidades_18_1131666865.html

Vestidos y alborotados

Malas noticias para Nuevo León, ya que tienen un gobernador que quiere ser presidente y los tiene en el olvido, a pesar de que cuando fue electo prometió muchas cosas, las cuales no ha cumplido, también reciben malas noticas de parte de la aparente justicia pues, el ex Gobernador Rodrigo Medina fue exonerado de los delitos que lo vinculaban al ejercicio indebido de funciones en el caso de la armadora KIA, y ahora, no se sabe que va a pasar con este personaje, y de ello, hoy en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “a los regiomontanos no les ha ido nada bien en los meses recientes. Votaron por un candidato a gobernador que pronto les desinfló el ánimo, pues, lejos de resolverles los problemas, Jaime Rodríguez El Bronco usó la silla estatal como trampolín para convertirse en un aspirante independiente a la Presidencia de la República. Los niveles de violencia se extienden y ahora, para colmo, se enteran de que el juez de Control, Jaime Garza Castañeda, resolvió no vincular a proceso al ex Gobernador Rodrigo Medina por ejercicio indebido de funciones en el caso KIA. Es decir, lo exoneran. Ahora sólo tiene pendiente la vinculación a proceso por peculado y delitos contra el patrimonio estatal. Dos a uno a que la libra”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/frentes-politicos/2018/03/02/1223772

Las corruptomantas de los diputados

El uso de mantas para dejar mensajes a sus adversarios ya dejó de ser de uso exclusivo del narcotráfico pues en días recientes en la Cámara de Diputados los diferentes grupos políticos las han utilizado para dejar recados tanto a José Antonio Meade como a Ricardo Anaya por sus diversos señalamientos de lavado de dinero y desvío de recursos, y de ello, en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “Al más puro estilo de los cárteles del narcotráfico, que se mandan mensajes por medio de mantas, la moda llegó a San Lázaro en forma de corruptomantas. Ayer, cuando la sesión ordinaria de la Cámara de Diputados estaba por terminar y el salón de plenos estaba casi vacío, los diputados del Partido Revolucionario Institucional se cobraron las mantas y cartulinas que los panistas, perredistas e integrantes de Movimiento Ciudadano sacaron el martes pasado contra José Antonio Meade, en las que lo acusaron del presunto desvío de 500 millones de pesos en Sedesol. En revancha, los priístas alzaron mantas y hasta un monigote representando la figura de Ricardo Anaya con el uniforme de reo bajo el nombre de #Candiratón. Nos cuentan que a los panistas nos les gustó la maniobra y exigieron, en la Junta de Coordinación Política, que el próximo martes se agendará un debate político sobre corrupción. Sin embargo, al interior de la Jucopo, Partido Revolucionario Institucional y Verde bloquearon la posibilidad de realizarlo. Para utilizar los mismos términos se podría decir que ‘la plaza se está calentando’”.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/periodistas-el-universal/nacion/las-corruptomantas-de-los-diputados

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print