Columna de columnas nacional (04 abr 18)

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 04 de abril de 2018. La hora de los hitos para López Obrador: el hito del castigo, hasta ahora, está definiendo esta elección presidencial, hoy más gente quiere votar por él que en 2006, dispuesta a un cambio, hacia donde sea, para sacar del poder a un PRI que cohesionó la indignación nacional y un PAN que, a su juicio, tuvo dos oportunidades y fracasó…

Rayuela

La batucada golpista brasileña dobló la apuesta para meter tras las rejas a Lula. ¿Podrá frenarla el pueblo?

La hora de los hitos

El hito de que Andrés Manuel López Obrador ha tenido una evolución política lleva tres semanas crujiendo. Tres elecciones presidenciales y sigue siendo el mismo de siempre. Ha sido congruente y consistente, sin desviaciones ni matices. Es cierto que el fundamentalista de 2006 se quedó en el pasado, pero la ruta tomada desde 2012 para convencer a un electorado que le es antagónico y romper su techo de 30 por ciento para tener los votos que le permitan llegar a Palacio Nacional parece haber llegado a su fin, quizá porque la lectura prematura de las tendencias de voto actuales le permite mostrarse como realmente es y sin necesidad de hacer concesiones, y el electorado lo quiere como el hombre de la contrarreforma, el estatista y con proyectos viejos vestidos de nuevos. El 30 de agosto de 2004, en esta columna –en ese entonces en El Universal–, se publicó ‘El candidato’, donde se hacía referencia a lo que había sucedido en la víspera, cuando López Obrador, jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal, presentó su proyecto de nación para 2006. En un manifiesto de 20 puntos dio a conocer lo que llamó su ‘proyecto alterno’. El discurso fue coreado y aplaudido por decenas de miles de personas que acudieron al mitin, particularmente “el perredismo enardecido y sus clientelas políticas” movilizadas para tal fin. Lo que presentó entonces López Obrador, sin embargo, fue un compendio de enunciados de los qué y los por qué, pero nunca de los cómo, que es lo que volvió a hacer en 2012 y está haciendo en 2018. Desde 2006 ha presentado un catálogo de intenciones, la gran mayoría de ellas imposibles de ser cuestionadas por nadie –como reducir la desigualdad y combatir la corrupción–, pero con la debilidad de la falta de claridad y consistencia en la forma de cómo aplicarlas. En aquella columna, hace casi 15 años, se escribió lo que ahora le imputan: “No hay ideas frescas e innovadoras en el discurso de arranque de campaña presidencial de López Obrador. Hay insuficiencias y contradicciones. Peor aún, es una combinación de ideas que abreva, seguramente sin estar enterado, mucho menos aún quienes lo vitoreaban, de promesas de campaña de su eterno rival, Carlos Salinas, líneas ideológicas de Luis Echeverría y José López Portillo, o políticas específicas de su actual adversario, Vicente Fox… (…) Nada nuevo con el López Obrador de 2018. La diferencia notable es que hoy más gente quiere votar por él que en 2006, dispuesta a un cambio, hacia donde sea, para sacar del poder a un PRI que cohesionó la indignación nacional y un PAN que, a su juicio, tuvo dos oportunidades y fracasó. El hito del castigo, hasta ahora, está definiendo esta elección presidencial”.

Triunfo de AMLO

Andrés Manuel López Obrador ha logrado mantenerse hasta arriba de las preferencias a pesar de que muchas voces pronosticaban que tendría una caída con el transcurrir de las precampañas, pero eso no ha sucedido, y aunque su triunfo parece casi asegurado, no se descarta que de nuevo sus propios discursos le provoquen una repentina caída en las preferencias pues en últimas presentaciones ha dejado ver que con él va impregnado una parte de lo peor del priismo del que formó parte en sus inicios en la política, y del tema, en el Reforma, el analista y periodista Sergio Sarmiento, escribe que: “Andrés Manuel López Obrador mantiene el paso. Las previsiones de que su popularidad caería han resultado fallidas. En las encuestas que se conocen públicamente, las preferencias por él han subido de 36 por ciento el 18 de enero a 40 por ciento el 18 de marzo. López Obrador no tiene la ventaja de 20 puntos que presume, pero sí una de 13 frente a Ricardo Anaya. En el mercado de apuestas, en el que la gente arriesga su dinero y no su ideología, López Obrador alcanzaba el 31 de marzo una probabilidad de triunfo de 64 por ciento (oraculus.mx). La gran pregunta que se hace mucha gente es si el triunfo de López Obrador ya es inevitable. Otra pregunta es qué tan grande será la mayoría que Morena y sus satélites alcanzarán en el Congreso. Por eso el candidato, que aprovechó durante años todos los spots de Morena para promoverse en lo personal, ahora usa esos tiempos de radio y televisión para promover el ‘voto parejo… nada de voto diferenciado. Necesitamos que haya mayoría en el Congreso’. Andrés Manuel ha sabido convertirse en el candidato de protesta en un momento en que el desencanto de los mexicanos con el gobierno y la corrupción ha llegado a niveles muy altos. […]. Según un estudio de Goldman Sachs, López Obrador ‘representa un punto de vista nacionalista/populista y favorece una mezcla de políticas con un sector público más activo e intervencionista, directa e indirectamente a través de empresas estatales […]. Este enfoque… probablemente incrementaría la incertidumbre y dificultaría muy necesarias inversiones nacionales y extranjeras. […]’. Si bien López Obrador ha moderado sus posiciones, en sus presentaciones ratifica su intención de regresar al esquema intervencionista que el Partido Revolucionario Institucional tenía en el pasado. En su discurso de Ciudad Juárez del 1o. de abril, atribuyó los problemas de la frontera ‘a la aplicación del sistema neoliberal… […]. Si bien reconoció que ‘en algunas ramas de la economía han habido (sic) beneficios con el Tratado de Libre Comercio”, esto ha ocurrido ‘con un costo altísimo y en términos generales con muy pocos resultados’. Muchas de las propuestas de López Obrador implican, en efecto, un retorno al Estado que ‘promovía el desarrollo’ a través de precios de garantía para el campo, subsidios a la industria, cajones de financiación obligatorios para los bancos y la operación de empresas estatales. Durante años este esquema generó un rápido, aunque artificial, crecimiento, pero al final la economía se desplomó y provocó la década perdida de los ochenta. El problema es que pueden pasar años para que los efectos de estas políticas se manifiesten con claridad”.

Trump manda

En un arranque más de ira, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, volvió a arremeter contra México al anunciar que planea militarizar la frontera con México en lo que se lleva a cabo la construcción del muro fronterizo de entre ambos países, además de que se volvió a pronunciar sobre los migrantes, para que México controle su flujo hacia el norte, situación que deja ml paradas a las autoridades mexicanas al no mostrar todavía una postura clara sobre el tema, por lo que en La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe que: “la insolencia de Donald Trump pretende asumir forma de látigos instructores y amago militar fronterizo. No se trata solamente de seguir presionando para obtener más ventajas en la renegociación del tratado comercial subcontinental: la Casa Blanca busca imponer de manera ostentosa una especie de protectorado en México y convertir a este país en una extensión de los intereses y los planes estadunidenses de seguridad nacional. Ayer, con el desparpajo propio de su personalidad alterada, Trump pasó por encima de sus maltrechos aliados locales, Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray Caso, al asegurar que el Viacrucis migrante 2018 había sido disuelto por indicaciones suyas: Acabo de escuchar que la caravana que venía desde Honduras se ha disuelto y que México lo hizo (…) Lo han hecho porque, francamente, les dije que realmente tenían que hacerlo (…) vamos a tener una relación en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y vamos a tener que incluir seguridad en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, declaró a periodistas, luego de un almuerzo ofrecido a líderes de los países del Báltico. […]. A sabiendas del comportamiento zigzagueante y caprichoso de Trump, la administración Peña-Videgaray ha solicitado que la Casa Blanca clarifique los términos de esa declaración. Nada hará Los Pinos mientras no haya tales precisiones. Andrés Manuel López Obrador fue el más rápido en responder con un posicionamiento político más definido: dijo que no nos van a apantallar con esos movimientos militares y que, en dado caso, se organizaría una cadena humana en la frontera. El amago declarativo de Trump tuvo como sustento, según dijo el multimillonario habilitado como político, una plática previa con el rudo jefe del Pentágono, el general James Mattis, apodado El perro loco desde antes de ocupar la Secretaría de Defensa de Estados Unidos. Por lo pronto, desde ayer y hasta el próximo día 6 se realiza en Tucson, Arizona, una junta de comandantes fronterizos México-EU 2018 que, además del objetivo general de mejorar la cooperación entre los ejércitos de los dos países para mejorar la cooperación bilateral y la seguridad en la frontera común, analizará todo lo relacionado con trasiego de armas y drogas, organizaciones criminales, alertamientos aéreos y vigilancia de operaciones aéreas y marítimas, todo en relación con la frontera entre ambas naciones. […]”.

La estafa premiada

Javier Risco, en El Financiero escribe sobre el Premio a la Estafa Maestra: “Recuerdo la manera en la que vendieron el reportaje previo a su publicación. Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad habían dado varios golpes periodísticos antes –tal vez el más representativo, el relacionado con las empresas fantasmas del exgobernador veracruzano, Javier Duarte–, pero nada parecido a este, por lo menos así nos lo advertían. (…) El trabajo periodístico de ambos equipos de investigación cimbraría la agenda nacional, se hablaba otra vez de triangulación de recursos, pero esta vez de una forma mucho más compleja, se trataba de “#LaEstafaMaestra: Graduados en desaparecer dinero público”. El trabajo coordinado por Daniel Moreno y Salvador Camarena exponía más que un desvío, revelaba un sistema usado desde las más altas esferas del gobierno: “El gobierno federal, a través de 11 dependencias, lo ha utilizado una y otra vez para desviar miles de millones de pesos. Sólo al revisar las Cuentas Públicas 2013 y 2014, por ejemplo, Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad detectaron contratos ilegales por 7 mil 670 millones de pesos, y de este dinero no se sabe dónde quedaron 3 mil 433 millones. “Los 7 mil 670 millones de pesos le fueron entregados a 186 empresas, pero 128 de ellas no debían recibir recursos públicos, porque no tienen ni la infraestructura ni personalidad jurídica para dar los servicios para los que fueron contratadas, o simplemente porque no existen (…) Este fraude, eso sí, es más sofisticado del que usó Javier Duarte. “La diferencia radica en que aquí el gobierno no entrega los contratos directamente a las empresas, sino que primero los da a ocho universidades públicas y estas lo dan después a las empresas. Sólo por triangular los recursos, las universidades cobraron mil millones de pesos de ‘comisión’, aunque no hayan dado ningún servicio”. Animal Político y MCCI decidieron seguir la pista del dinero y revisar qué hacían las universidades con esos montos y cuáles eran las empresas seleccionadas para estos “trabajos”. Luego de reportear en seis estados, revisar miles de documentos y visitar decenas de supuestos domicilios, la investigación de los periodistas Nayeli Roldán, Miriam Castillo y Manuel Ureste concluye y prueba que 3 mil 433 millones de pesos se entregaron a empresas fantasma, cuyos socios viven en barriadas. Mil millones de pesos más fueron la comisión para las universidades y el resto sirvió para, supuestamente, contratar servicios. Al uso de universidades para desviar dinero público le dediqué en este espacio una columna titulada ‘La corrupción más dolorosa’. “¿Hasta dónde vamos a dejar llegar a un gobierno impune que es capaz de torcer hasta la vocación más noble, como la de enseñar?”, cuestionaba en aquel momento, como uno de los hallazgos más dolorosos del imperdible trabajo en el que también colaboraron Yosune Chamizo y Omar Bobadilla. Tras la revelación, la respuesta cínica de la Secretaría de la Función Pública fue la de admitir que sabían de esos desvíos, pero de posibles sanciones a los funcionarios responsables, de eso nada. Once funcionarios federales, todos cercanos al círculo íntimo del presidente Enrique Peña Nieto, entre los que sobresalía Rosario Robles, de la época en la que estuvo al frente de Sedesol. (…) Ayer, este trabajo periodístico fue reconocido con el Premio Ortega y Gasset, que otorga el diario El País. Y en medio de una contienda electoral como la que se vive en México, donde uno de los contendientes a la Presidencia también ha resultado involucrado en los desvíos encontrados por la ASF y revelados por estos periodistas, las respuestas aún están en el aire. Y al contrario de lo que Robles respondió, sí, hay mucho que los protagonistas de #LaEstafaMaestra aún tienen que explicar y mucho por lo que responder. ¿O no es acabar con la corrupción y la impunidad la propuesta más mentada de este proceso electoral?

Anaya está muerto y no lo sabe

Son pocos los días que han transcurrido desde que dieron arranque las campañas políticas, pero ha sido el tiempo suficiente para dejar en claro cuáles son las preferencias electorales de la gente en estos momentos, colocando en primer lugar a Andrés Manual López Obrador seguido de Ricardo Anaya, que pelea junto con Antonio Meade por el segundo lugar y en cuarto aparece Margarita Zavala, por lo que parece que la estrategia del Partido Revolucionario Institucional ha funcionado muy bien ya que detuvo el avance de Anaya, y de ello, hoy en El Universal, la periodista Ana Paula Ordorica, escribe que: “esta frase me la comentó un integrante del equipo de campaña de Jose Antonio Meade: ‘Anaya recibió una puñalada mortal. Se está desangrando. Ya está muerto, aunque él no lo sabe’. […]. La campaña de Meade decidió atacar en la precampaña e intercampaña a Ricardo Anaya como primer estrategia para tumbarlo del segundo lugar y de ahí intentar capitalizar el voto anti López Obrador durante la campaña para ganar la elección del 1º de julio. La misma lógica parece haber adoptado Ricardo Anaya de atacar a Meade para quedarse con el voto anti Andrés Manuel López Obrador. […]. Tarea que por lo visto resultó imposible en las precampañas e intercampañas para un Partido Acción Nacional profundamente y sobre todas las cosas anti priísta. Arrancado el periodo de campañas el Partido Revolucionario Institucional aparece ya en algunas encuestas en segundo lugar […]. Pero el 1º de julio habrá dos perdedores y sólo un ganador. La estrategia de ataque entre Anaya y Meade y viceversa no logró más que consolidar a López Obrador como el puntero con una cómoda ventaja de +13 por ciento frente a Anaya y +18 por ciento frente a Meade en el promedio de encuestas que realiza oraculus.mx. […]. Hasta ahora, la mayor fortaleza de Anaya ha demostrado ser también su mayor debilidad. Me refiero a su rudeza. A su actitud a estar dispuesto a hacer y deshacer lo que sea necesario con tal de hacerse del poder. […]. Algo así como la carta que jugó Marcelo Ebrard en 2012. Solamente que en el caso del ex jefe de Gobierno del DF el dejar pasar a Andrés Manuel López Obrador para postularse él en la siguiente elección, no le resultó. ¿Quién o qué le habría garantizado estar en la boleta en 2024 a Anaya? […]. La única propuesta interesante que ha puesto sobre la mesa ha sido la conformación de un gobierno de coalición que requiera la confirmación legislativa de todos los integrantes del gabinete. Seguramente es algo que trajo de regreso de su viaje a Alemania para entrevistarse con Ángela Merkel. Anaya no está muerto. Pero debe corregir el rumbo de su campaña y presentar propuestas atractivas e interesantes. Incluso debiera aceptar el reto de Meade de debatir sobre sus recursos. De lo contrario, su candidatura quedará empantanada en el escándalo Barreiro”.

El arranque

Al arranque de las campañas presidenciales, los tres principales candidatos decidieron arrancar su camino a Los Pinos en estados que en procesos pasados han significado el triunfo para quienes iniciaron en esos lugares, por lo que no sorprende que iniciaran donde iniciaron, aunque claro, todo cambia y en este proceso pudiera ser diferente a los anteriores y entregar sorpresas pero parece que los equipos de trabajo de los candidatos no quieren dejar nada al azar, y de ello, en el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe que: “los estados donde arrancaron campaña el domingo pasado los tres candidatos presidenciales de partidos forman parte de la lista de las diez entidades en las cuales, desde 2000, siempre ha ganado la persona que al final llega a Los Pinos. No parece ser casualidad. Como he comentado en columnas anteriores, tanto Vicente Fox, como Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto tienen en común haber ganado la elección presidencial en Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Colima, Jalisco, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora y Yucatán. Es cierto que ninguno de esos estados, salvo Jalisco, está entre los seis con el listado nominal más abultado del país. Y también que todos juntos representan apenas la cuarta parte del electorado nacional. Sin embargo, son entidades que […] suelen dar una ventaja porcentual muy grande al ganador sobre el segundo lugar y, obvio, el resto de los competidores. […]. Vale la pena mencionar también que todos, con excepción de Yucatán, tienen un ingreso familiar promedio superior a la media nacional. Supongo que al decidir comenzar su campaña en Jalisco, Chihuahua y Yucatán, respectivamente, los aspirantes Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade y sus equipos habrán visto las mismas estadísticas electorales que me han llamado la atención desde hace años. […]. No es una sorpresa que el puntero de la contienda, López Obrador, haya dedicado los primeros días de la campaña a la zona norte. Arrancó en Chihuahua, luego fue a Nuevo León y después, a Coahuila y Durango. […]. Cuatro de los diez estados que definen la elección presidencial están en el norte: Baja California, Chihuahua, Coahuila y Sonora. Ricardo Anaya optó por comenzar su campaña en Jalisco. Y no en cualquier parte del estado: en San Juan de los Lagos, centro de una región de tradición conservadora, lo cual tiene un significado que no puede soslayarse, menos en Domingo de Resurrección. […]. Para José Antonio Meade el inicio de la campaña consistió en cruzar todo el país. Empezó en Yucatán y de ahí fue a Sonora. De acuerdo con el equipo de Meade, la decisión se basó en poner el acento en las fortalezas económicas de esas entidades, además del simbolismo geográfico de hacer campaña ‘de punta a punta de la República’. Lo indudable es que Yucatán y Sonora forman parte de la lista de los diez estados que en 2000, 2006 y 2012 decidieron quién ganó la Presidencia”.

La cruz de Meade

José Antonio Meade se ha dedicado a tratar de convencer a la sociedad de que es un candidato cercano a la gente, pero por más que lo intente se ve prácticamente imposible que lo logre gracias al respaldo partidista que tiene, pues el Partido Revolucionario Institucional, el Partido Verde Ecologista de México y Nueva Alianza, representan todo lo que la sociedad quiere fuera de la política, y día tras día le ponen el pie a las propuestas y dichos de Meade por hacer mejor las cosas para todos, y no solamente para unos cuantos, y de ello, en el Reforma, el académico, columnista y politólogo, Sergio Aguayo, escribe que: “paradojas de una campaña. Los principales enemigos de José Antonio Meade siguen siendo quienes lo postulan. Meade lanza proclamas contra la corrupción y el Partido Revolucionario Institucional, el Partido Verde y Nueva Alianza empujan públicamente una ley, para proteger la corrupta relación entre poder y medios. Los medios son una pieza vital para el funcionamiento de la vida democrática. Cuando son profesionales e independientes, vigilan al poder e informan a la sociedad sobre los asuntos públicos más relevantes. Eso permite una movilización ciudadana asentada sobre hechos confiables. Cuando los medios se ponen al servicio de los poderosos, contribuyen al silencio, a la opacidad y a la distorsión de los hechos. […]. Uno de los instrumentos más importantes es el gasto oficial en ‘comunicación social’; un porcentaje elevado se va a la compra de conciencias y al castigo de las disidencias. Según Alfonso Zárate, Vicente Fox gastó 14 mil 303 millones de pesos, Felipe Calderón 39 mil millones de pesos y Fundar estima que cuando Enrique Peña Nieto termine su mandato habrá erogado 60 mil millones de pesos. A esas fortunas agreguemos lo gastado por gobernadores, alcaldes, empresarios y criminales. […]. Ayer martes 3 de abril sesionó la Comisión de Gobernación presidida por la priista Mercedes Guillén. El Partido Revolucionario Institucional, el Verde, Nueva Alianza y el voto del diputado Alejandro Ojeda Anguiano de Morena, con la típica abstención del panista […] aprobaron en lo general la iniciativa de Ley de Publicidad Gubernamental. Se opusieron Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano. El hecho es una flagrante contradicción de las proclamas anticorrupción de Meade. Artículo 19, Fundar y otras organizaciones analizaron la propuesta y han advertido sobre sus riesgos. Dicha ley ignora las propuestas de otros partidos y de los organismos de la sociedad civil y deja boquetes para preservar el orden establecido. De aprobarse en el pleno y en el Senado, con esa ley seguirá ejerciéndose el control indirecto sobre las líneas editoriales y seguirán asignándose discrecionalmente recursos públicos millonarios. […]. Maniobras de este tipo permiten entender por qué no levanta la campaña de José Antonio Meade. Mientras él señala con índice flamígero la corrupción, los partidos que lo apoyan golpean la línea de flotación de su discurso y le entregan argumentos a la oposición. Esa es la cruz de Meade. Dada la importancia de esta ley, sorprende el silencio de los otros candidatos y la candidata a la Presidencia. Faltan las discusiones y votaciones en el pleno de la Cámara y el Senado. No dejemos que prevalezcan los corruptos vestidos de reformistas”.

Candidatos y “Pax narca”

La violencia en México ha llegado al grado de que los sacerdotes en las zonas más conflictivas y peligrosas del país, han salido a solicitar que dejen de matar a políticos, como en el caso de Guerrero, que van 12 asesinatos de personas relacionadas con la política en este proceso electoral, por lo que el obispo de Chilpancingo tuvo que salir a solicitar que se detengan los asesinatos, y del tema, hoy en Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “el obispo de Chilpancingo ‘exigió’ a narcos locales no seguir con los asesinatos de políticos (van 12) en Guerrero y sus ovejas descarriadas le pidieron que no se compren votos. Sería bueno que probara sus oficios con Abigael González Valencia, El Cuini (detenido en 2015 por la Marina Armada y la PGR, en Jalisco, y preso desde entonces). Es el líder de una muy activa fracción del grupo delincuencial más poderoso del mundo, el Jalisco Nueva Generación que, según el Departamento del Tesoro estadunidense, acumula una fortuna calculada en 50 mil mdd. Los Cuinis y el Cartel Jalisco Nueva Generación operan en 27 entidades mexicanas y dominan el mercado de drogas en Europa, Asia, Oceanía, Sudamérica y ya incursiona con fuerza en Estados Unidos. Abigael es cuñado de Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, cuyas narcoutilidades invierte en ferias, comercializadoras, restaurantes, clínicas estéticas, clubes deportivos, concesionarias automotrices, fraccionamientos y otros giros limpios. Vaya reto que tienen desde ahora los cuatro candidatos. En una de esas, alguno copia la cándida fórmula del pastor de Chilpancingo…”.

 

El debate del debate

Las campañas están en pleno desarrollo y ahora lo importante va a ser que todos los aspirantes presidenciales de dediquen a presentar propuestas en lugar de descalificaciones, la gente quiere decidir entre buenas opciones y no entre lo peor de lo peor, por ello es importante que los equipos de trabajo y los diferentes candidatos se pongan a trabajar seriamente y den a la población opciones para decidir lo mejor para el futuro de todos, y en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos: “ahora que al fin iniciaron las campañas y la sociedad demanda contrastar los planteamientos de los aspirantes presidenciales, el disenso entre candidatos surge en torno al contenido de los debates: si es de perfiles, pierden unos; si es de propuestas, faltará sustento a otros, y si es de viabilidad jurídica y financiera, de las mismas se trata, pierde más de uno. De ahí que el candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, anticipa que cada mañana planteará una propuesta, y el vicecoordinador de los diputados del Partido de la Revolución Democrática, integrante de esta coalición, Jesús Zambrano, lo refrenda y dice no a lo que llama el circo mediático. El abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, participará únicamente en los debates ya pactados por autoridad electoral. Cada uno busca un debate a modo. El candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, lo sabe, se siente cómodo y por ello insiste en su realización de forma abierta”.

Migrantes

En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “que Donald Trump y el gobierno mexicano pudieron por fin estar de acuerdo en una cosa, en que la caravana de migrantes ‘se dispersó’, y aunque el primero se colgó la estrellita, de este lado se dijo que fue por decisión de los propios centroamericanos. Sin embargo, el hecho es que mil 150 indocumentados siguen reunidos en Matías Romero, Oaxaca, y solo unas decenas se dirigieron a Veracruz por temor a aprehensiones. Es más, el grupo está listo para continuar su camino hacia Estados Unidos con el lema Todos somos americanos de nacimiento”.

¿Morena tienta al líder del PRD?

En pleno desarrollo de campañas políticas, se sigue dando el paso de políticos de un partido a otro y ahora, el que se puede convertir en “chapulín” es Francisco Martínez Neri, coordinador del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, pues se especula con su posible cambio de filas hacia Morena, y de ello en El Universal, su columna de trascendidos, Bajo reserva, asegura que: “el que no negó por completo la posibilidad de unirse al proyecto de Andrés Manuel López Obrador fue el coordinador del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri. Consultado al respecto el mismo político que saluda amable a Cuauhtémoc Cárdenas y afirma que no mete las manos al fuego por nadie cuando le preguntan por Ricardo Anaya, negó versiones que al comienzo de la semana corrieron profusamente de que dejaría el Partido de la Revolución Democrática para sumarse a Morena, pero luego dijo que si llegase a tomar la decisión, lo haría público antes de que se anduvieran creando chismes. Parece que el Sol Azteca mantendrá a uno de sus líderes… pero ¿hasta cuándo?”.

Un triste final

Después del entusiasmo y triunfalismo en sus discursos, parece que Jaime Rodríguez se queda sin defensas ni justificación cada día que pasa en las investigaciones sobre las firmas falsas que presentó ante el Instituto Nacional Electoral, aunado a que se ha estado descubriendo que no cumplió con el reporte de gastos, lo que ensucia todavía más el proceso que emprendió con la aspiración de ser presidente pero que acabó sin tener nada en sus manos, y hoy en el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “era oportunidad de su vida, se le fue de las manos… y lo peor todavía está por venir. Y no, no es la historia de Saúl ‘El Canelo’ Álvarez y su frustrada pelea con Golovkin, sino la de Jaime ‘El Bronco’ Rodríguez y su fallida candidatura presidencial. Cada día surgen más evidencias de las irregularidades en el financiamiento de la campaña de ‘El Bronco’, que hasta ahora alcanzan un monto de 17 millones de pesos. Dentro del cochinero, las primeras investigaciones revelaron un esquema de triangulación de recursos en el que las comercializadoras Zelcy y Dyjoma depositaron dinero a supuestos donantes de la campaña. Para enturbiar más el asunto, pero para aclarar más la transa, ambas empresas son proveedoras del municipio de García, el cual fue gobernado por ‘El Bronco’ y en el que hoy gobierna quien fuera su secretario particular. A eso hay que agregarle que, de acuerdo con el Instituto Nacional Electoral, Rodríguez ocultó 1.5 millones de pesos en gastos y no comprobó otros 1.5 millones en pagos a Facebook. Si la consigna es ‘follow the money’, parece que ‘El Bronco’ fue dejando migajas por tooodo el camino”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print