Columna de columnas nacional (05 feb 18)

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del lunes 05 de febrero de 2018. A Javier lo metieron al corral: el Gobernador de Chihuahua queda en entredicho por negociar una lucha que no era “sólo por el dinero”, sino también por enfrentar el autoritarismo de la Federación… ¿Y Alejandro Gutiérrez?… Corral: retrocesos de fondo… tufo a manipulaciones políticas y judiciales: te doy el dinero y me das tu testigo de cargo. El TLC y la incertidumbre.

Rayuela

Trump está haciendo escuela en México. Vean si no a Corral despotricando contra los medios críticos a su gestión. Igualito que su vecinito.

http://www.jornada.unam.mx/2018/02/05/

A Javier lo metieron al corral

Sobre el acuerdo de Corral y Navarrete en El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “el precio ‘por la dignidad de Chihuahua’ fueron 900 millones de pesos que el gobierno federal acordó entregarle a Javier Corral. A pesar de celebrar una aparente victoria política, al someter a la ultrapoderosa Secretaría de Hacienda, el Gobernador de Chihuahua también queda en entredicho por negociar una lucha que, según decía él mismo, no era ‘sólo por el dinero’, sino también por enfrentar el autoritarismo de la Federación en materia de coordinación fiscal y por sus investigaciones contra la corrupción […]. ¿Valió la pena una victoria pírrica para el estridente Corral y su movimiento cuando lo que se comprometieron a darle en el gobierno federal […] es del tamaño de un plato de lentejas comparado con el total de recursos federales a que tiene derecho Chihuahua este año y que son 43 mil millones de pesos? […] Corral llevaba la ventaja mediática con su ‘Marcha por la Dignidad de Chihuahua’ y el ruido que logró al exigir un recurso extraordinario que ninguna otra entidad ni gobierno estatal reclamaron […]. El mandatario chihuahuense no sólo firmó con Navarrete un documento cuyos términos suenan sí a victoria, pero también a rendición. Porque al mismo tiempo que él se ufana de lograr su objetivo por la vía política, y le reconoce a la Segob ‘recuperar la gobernabilidad que estaba en manos de Hacienda’, también fue notorio que en la última semana el gobierno federal fue cercando al rebelde Corral hasta llevarlo al terreno de la negociación política. La acusación de tortura ante la CNDH y órganos internacionales por el trato que dieron al priísta Alejandro Gutiérrez en Chihuahua, las denuncias del PRI ante la PGR contra Corral por uso de recursos públicos con fines electorales y las multas que el viernes le impuso la PGR al fiscal estatal César Augusto Peniche y a varios de sus colaboradores, por negarse a entregar información sobre las acusaciones de tortura en su contra, fueron parte de una estrategia con la que, al mismo tiempo que Navarrete Prida le ofrecía negociación, el gobierno federal apretaba y acorralaba a Javier Corral y a su administración para llevarlos a una negociación en la que el Gobernador al final le puso precio a su movimiento. O sea que, con todo y su victoria, en el último momento a don Javier lo metieron al Corral federal”.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/salvador-garcia-soto/nacion/javier-lo-metieron-al-corral

Corral: retrocesos de fondo

Julio Hernández López, escribe en La Jornada sobre las pretensiones inmediatistas de Corral: “Fueron tres los planteamientos centrales de la peculiar movilización que protagonizó Javier Corral Jurado, gobernador de Chihuahua: en primer lugar, la denuncia y el rechazo a los tradicionales mecanismos de control político que ejerce el poder centralista respecto a las entidades federativas (con la consecuencia específica de haber retenido más de 900 millones de pesos a las arcas del estado norteño); en segundo lugar, la exigencia de que sea extraditado y castigado, conforme a criterios de estricta justicia, el ex gobernador priísta César Duarte, quien saqueó sistemáticamente las finanzas chihuahuenses; y, por último, pero no menos importante que los otros dos puntos, la difusión y la demanda de castigo ejemplar del entretejido delictivo que llevó a la secretaría federal de Hacienda (con Luis Videgaray al frente, entonces; hechos que luego debería haber conocido el sucesor, José Antonio Meade) a triangulaciones para entregar dinero público a campañas electorales priístas (con Manlio Fabio Beltrones como presidente del comité nacional tricolor y presunto cómplice de las maniobras, y uno de sus hombres de confianza en asuntos de dinero, el empresario coahuilense Alejandro Gutiérrez, apresado y convertido en una especie de rehén en disputa). En una negociación extrañamente civilizada y de mutua comprensión e incluso halagos entre las dos partes, el secretario federal de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida (priísta modélico, miembro destacado de la ortodoxia del estilo atlacomulquense, ejecutor impecable de las órdenes superiores), y el siempre altisonante Javier Corral Jurado anunciaron una serie de acuerdos que satisfacen las aspiraciones inmediatistas y pragmáticas de los negociantes, sin generar una sola propuesta o acción que fuera al fondo de los asuntos planteados e incluso con un evidente tufo de que se permiten o propician circunstancias para manipulaciones políticas y judiciales que permitan que continúe la manipulación centralista de los fondos federales hacia los estados (si acaso, con la protesta política y las movilizaciones como fórmula para una especie de chantaje restitutorio); que César Duarte invoque violaciones al debido proceso (mostrando los acuerdos políticos a que llegaron los gobiernos federal y chihuahuense en cuanto a celeridad de trámites que se supone no deben ser influidos por arreglos de esa índole, política) y, en dado caso, su proceso judicial termine afectado a favor del priísta, con tanta benevolencia de errores sembrados (como ha sucedido con otros ex mandatarios); y, por último, que el rehén interpartidista, Alejandro Gutiérrez, haya sido entregado al paulatino pero imparable control procesal del peñismo, ya trasladado a un centro penitenciario del gobierno federal, en Ciudad Juárez, y con el recurso jurídicamente subsistente de la tortura (por más revisiones que hagan ciertas instancias defensoras de derechos humanos) como vía para ir posponiendo (cuando menos, para después de los comicios de julio próximo) el tema de la triangulación de dinero federal a campañas priístas y, a como se ven las cosas, para construir alguna forma de virtual exoneración, judicial y política, del operador financiero Gutiérrez, de su jefe Beltrones y de los tecnócratas Videgaray y Meade”.

http://www.jornada.unam.mx/2018/02/05/opinion/008o1pol

¿Ganó Corral?

Sobre la entrega del dinero demandado por Corral, en Milenio, el periodista, novelista e historiador Héctor Aguilar Camín, escribe que: “‘Gana Corral partida’, cabeceó el diario Reforma a propósito del acuerdo al que llegaron el Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, y el nuevo, muy activo, Secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete. Con el acuerdo, Corral efectivamente obtiene lo que buscaba, los 900 millones que no le dio Hacienda y la aceleración del trámite para extraditar de Estados Unidos al ex Gobernador de Chihuahua César Duarte. A cambio, Corral se comprometió a cesar la caravana con la que venía protestando y a trasladar un preso clave, Alejandro Gutiérrez, acusado de triangular dinero para el PRI mediante empresas fantasma, a un penal federal donde el gobierno central lo tendrá bajo su manto. Se diría una victoria por todo lo alto, salvo porque Corral quizá tenía algo más valioso, políticamente hablando, que lo que consiguió con el acuerdo: un posible caso de desvío ilícito de recursos al PRI, provenientes de la Secretaría de Hacienda, entregados a través del anterior gobierno de Chihuahua: un delito cuya pena puede ser hasta la cancelación del registro del partido […]. El problema es que nadie ha podido probar, desde el Pemexgate del PRI y Los Amigos de Fox, hace dos décadas, unos desvíos del tamaño detectado por el gobierno de Corral, a través del ahora preso Alejandro Gutiérrez, quien habría fungido como intermediario del PRI no solo con el gobierno de Chihuahua, sino también con otros. Si entiendo bien, el acuerdo de la entrega del preso a la custodia federal sustrae de la jurisdicción del gobierno de Chihuahua un eslabón clave de la acusación, al tiempo que suspende la protesta pública en que la acusación estaba enmarcada. El triunfo de Corral no parece entonces tan rotundo como suena […]. Vale decir, te doy el dinero y me das tu testigo de cargo. La pregunta, desde luego, es cuánto durará este trato antes de que aparezcan graves diferencias de interpretación de lo pactado”.

http://www.milenio.com/firmas/hector_aguilar_camin_dia-con-dia/javier_corral-diario_reforma-alfonso_navarrete-cesar_duarte-pri-pemexgate_18_1116668338.html

Navarrete regresa la política a Gobernación

También en Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “desde el día en que tomó posesión como Secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida llamó al Gobernador de Chihuahua, Javier Corral […]. La llamada abrió un camino ininterrumpido de interlocución que no existía. La respuesta gubernamental había estado a cargo de la Secretaría de Hacienda, que a través de varios voceros había dado múltiples respuestas. Tal vez la más clara, la del 14 de enero que decía, respecto a dos de los convenios reclamados, ‘por las cantidades de 35.3 y 700 millones de pesos respectivamente, (que) correspondían a solicitudes de recursos extraordinarios para el saneamiento financiero de la entidad, es decir, pago a proveedores, de aguinaldos, y en general, gasto corriente. De acuerdo con lo previsto por la cláusula segunda de los convenios respectivos no hubo disponibilidad presupuestaria. Al día de hoy, no es factible normativa ni presupuestalmente realizar transferencia alguna relativa a dichos convenios, en virtud de la vigencia anual del presupuesto 2017’. Y frente al anuncio de Corral de que llevaría a la SCJN el asunto, amenazaba: ‘…para estar en posibilidad de firmar convenios durante este año, para otorgar apoyos extraordinarios al gobierno del estado de Chihuahua, se debe resolver, primero, la revisión judicial y/o la controversia constitucional que el gobierno del estado de Chihuahua ha dicho públicamente que llevará a cabo sobre la licitud y viabilidad de este tipo de convenios’. Es decir, frente a la protesta, la cerrazón: no hay dinero ni puede haberlo y tampoco habrá este año si no detienes tu queja ante el Poder Judicial. Se enreda más el asunto de la detención, que si tortura, que si en qué prisión debe estar, que si la PGR multa a la fiscalía estatal (debe ser la primera vez que hace algo así).  De repente, aquella llamada rinde frutos. El detenido se va a un penal federal desde donde enfrentará los procesos locales y el de la Fepade. La PGR retira las inusuales multas. Una organización internacional revisa si hubo tortura. Hacienda ‘encontró’ el dinero. Chihuahua retira su queja de la SCJN […]. La operación política ha regresado a Gobernación”.

http://www.milenio.com/firmas/carlos_puig/alfonso_navarrete-gobernacion-javier_corral-pri-secretaria_hacienda-scjn-pgr_18_1116668339.html

Por un plato de lentejas

Tras la denuncia sobre un presunto ahogamiento económico por parte del gobierno federal al gobierno de Chihuahua, Javier Corral ha estado en el centro de la polémica. Esto, sumado al reclamo del fin al “pacto de impunidad” que supuestamente protege a César Duarte han hecho que la ciudadanía se sume a la causa del gobernador. Su “Marcha por la Dignidad” parece rendir frutos, pues el Gobernador consiguió para su entidad el recurso que reclamaba, sin embargo, estas acciones son señaladas como “actos políticos” que buscan desprestigiar al PRI y favorecer a Ricardo Anaya de cara a la elección presidencial. Al respecto, en Milenio, el periodista Carlos Marín, hace una crítica al discurso de Corral y escribe que “un domingo antes de recular, Javier Corral prometió: ‘El gobierno de Chihuahua no negociará con el federal la impunidad ni por 900 millones de pesos ni por el presupuesto total anual de la entidad’ (Zacatecas, 28 de enero). Para entonces llevaba cierta ventaja mediática, pero durante la semana fue debilitado por las acusaciones de tortura a un preso ante la CNDH y organizaciones internacionales y de usar dinero estatal con fines electorales. Y el viernes se supo que recibió en enero 400 millones por arriba de las participaciones presupuestadas, pese a que no ha transparentado los recursos de un convenio de 2016 por 770 mdp. Su arreglo con el Secretario Alfonso Navarrete lo quiere capitalizar como un triunfo, cuando la canija realidad es que vendió su lucha anticorrupción por 900 millones de pesos (el triste 1.5 por ciento de su presupuesto de 2018 que, de todas formas, comenzó a recibir). Con lo que obtuvo, Corral dispondrá de lo que casi ningún otro Gobernador: dos mil 67 mdp, más el pilón de 900. Perdió credibilidad, pero ganó mucho dinero”.

http://www.milenio.com/firmas/carlos_marin/javier_corral-chihuahua-cndh-anticorrupcion_18_1116668342.html

El TLC y la incertidumbre

Samuel Aguilar Solís, destacado economista y político duranguense, escribe que la incertidumbre es el factor negativo principal en esta coyuntura política y de renegociación del TLC: “El tratado comercial de América del Norte que inició el primero de enero de 1994 y que sin duda ha sido benéfico para nuestro país y seguro también para nuestros socios comerciales y que fue una jugada estratégica al inicio de los años 90 después de la caída del Muro de Berlín y que además se constituyó en el mercado más importante incluso por encima de la Unión Europea, ahora enfrenta el reto de su contemporización conforme a las nuevas realidades tecnológicas, económicas, pero también políticas, es por ello que desde la campaña de Trump y ya con su triunfo nos encontramos en un proceso de renegociación de sus contenidos y reglas comerciales. El gobierno de Trump alega que el TLC ha dañado la economía norteamericana y que es el instrumento que ha permitido a empresas encontrar oportunidades mejores en países como México y que lo que él se propone es regresar esas empresas a su país para generar allá empleos, para ello ha propuesto desde acabar con el TLCAN a lo que hoy ya es un logro: Una reforma tributaria que reduce los impuestos a las empresas que sin duda es un atractivo para trasladar empresas a Estados Unidos de Norteamérica o cuando menos su domicilio fiscal; si no logra acabar con el TLC, por las presiones de los propios empresarios norteamericanos, está manteniendo una posición de dureza en la renegociación de dicho acuerdo comercial. Sin embargo, no sólo mantiene firmeza en sus propuestas de renegociación en caso de que el TLC sobreviva por las presiones de sus empresarios y de sus votantes, sino que además sabe que México está inmerso en un proceso electoral que al día de hoy no se sabe quién puede ganar la Presidencia de la República, ni tener la mayoría en el Senado, recordemos que de sobrevivir el TLC, en los términos que sea éste tiene que ser ratificado por el Senado mexicano, obvio también por el norteamericano y el Congreso Canadiense, y de los primeros serán modificados en su correlación de fuerzas con el resultado electoral del primero de julio para México, y en noviembre para los Estados Unidos; pero además los negociadores mexicanos acuden con una baja legitimidad son representantes de un presidente que cuenta sólo con el 26% de aceptación y estos elementos son claros puntos de debilidad en la mesa de negociación de forma tal que aquí es donde los intereses económicos-comerciales se entrelazan con las realidades políticas para generar un producto: incertidumbre.

https://www.elsoldedurango.com.mx/columna/el-tlc-y-la-incertidumbre

¿Cambió AMLO de opinión?

En tanto, los problemas de seguridad de Chihuahua son abordados en El Universal, en su columna de trascendidos Bajo Reserva, donde se asegura que: “ahora que terminó el conflicto entre el Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, y el gobierno federal, también terminaron los pretextos. Don Javier tendrá ahora que dedicar todo su tiempo a atender los graves problemas del estado. Luego de que el Secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, ofreció al panista diálogo abierto, franco, directo y claro, y una vez signados diversos compromisos entre ambas partes, Corral deberá atender la principal demanda de los chihuahuenses, que es el fin de la violencia y la impunidad, así como la lucha contra el crimen”.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/periodistas-el-universal/nacion/cambio-amlo-de-opinion

Cuentos de la Guerra Fría

En tanto, respecto a las próximas elecciones en México, en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “la supuesta intervención rusa en los comicios mexicanos suena a película de bajo presupuesto de los años cincuenta del siglo pasado. La Secretaría de Gobernación, a cargo de Alfonso Navarrete Prida, informó que no tiene evidencia de la supuesta injerencia rusa en el proceso electoral mexicano de julio próximo, pero prepara un operativo para ponerlo a salvo de ése y otros riesgos, distintos, como la violencia, por lo que considera operativos de protección a los candidatos que la soliciten y a las instalaciones del INE en regiones con altos niveles de inseguridad. Ya no se hagan bolas con cuentos rusos. Lo que opera es garantizar unos comicios limpios. ¿O acaso este país es incapaz de lograrlo?”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/frentes-politicos/2018/02/05/1218209

Anaya en Papantla contra las malas vibras priístas

Por su parte, en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “Ricardo Anaya, precandidato de la coalición ‘Por México al Frente’, se siente más ligero luego de que el Consejo de Abuelos de Papantla le hizo una limpia y le quitó las ‘malas vibras’ priistas. El panista, junto con el aspirante a Gobernador, Miguel Ángel Yunes Márquez, sostuvieron un encuentro privado con grupos originarios toltecas y observaron el ritual de los voladores de Papantla”.

http://www.milenio.com/firmas/trascendio_nacional/Trascendio_18_1116668340.html

De regreso a San Lázaro los panistas de los moches

Cuiden sus carteras porque ahí vienen de regreso a San Lázaro los panistas de los moches. En diversos sectores del panismo hay preocupación por la forma en que se están confeccionando las listas de plurinominales. Por ejemplo, se dice que serán postulados nuevamente los guanajuatenses Luis Alberto Villarreal y Juan Carlos Muñoz, el nuevoleonés Martín López y el chihuahuense Jorge Villalobos. Para más señas, los cuatro panistas estuvieron en aquella famosa fiesta con teiboleras -«¡ánimo, Montana!»-, durante una plenaria blanquiazul en Puerto Vallarta.

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=128699&urlredirect=http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=128699

El Arca de Noé de AMLO

El cuadro de asociados, colaboradores y nuevos amigos de Andrés Manuel López Obrador se ha convertido en un arca de Noé inmensa que da abrigo a todo aquél que busca refugio. Sin distinción de especie, pasado o familia política a la que se haya pertenecido, el Peje acoge a todo a lo que van tirando los otros partidos políticos. Algunas nuevas adquisiciones han levantado revuelo, como la de la panista Gabriela Cuevas quien puso dinero público y exigió el desafuero del tabasqueño hace doce años o Greg Sánchez, el ex alcalde de Cancún que pasó un tiempo en la cárcel acusado de tráfico de inmigrantes y lavado de dinero. Pero Andrés Manuel suma y sigue sumando, no hay pecado que no pueda borrarse gracias al milagro de la conversión. Más allá del morbo que deja el cruce de algunos tránsfugas célebres y el golpe de imagen que eso provoca, a Morena le interesa todo tipo de alianza porque sabe que va a necesitarlas durante la campaña y el día de la jornada electoral. López Obrador está convencido de que perdió la presidencia en 2006 debido a las violaciones que sufrieron miles de casillas que la izquierda fue incapaz de vigilar. No quiere que vuelva sucederle y para ello requiere de un enorme ejército de campo a todo lo largo del territorio nacional. Este, el despliegue logístico para estar presentes en todos los distritos y casillas, es un tema obsesivo en la mente del candidato. (…) López Obrador está convencido de que los meses que viene sufrirá golpes de todo tipo en la campaña negativa que habrá de desatarse. Y en previsión del diluvio que viene sigue trepando a todo tipo de fauna en su gran arca esperando que eso le alcance para monitorear y acotar los abusos en las próximas elecciones. Esperemos que en el proceso el arca no se hunda o termine en una rebelión de la granja entre las especies tóxicas que comienzan a convivir bajo su techo.

Las mujeres de Andrés

Raymundo Rivapalacio escribe en Eje Central, respecto a tres pilares de la campaña de Andrés Manuel: “1ER. TIEMPO: Tatiana, la generala. La fuerza se nota. Organiza, instruye, manda. Tatiana Clouthier es una sorpresa, no por haber sido nombrada la coordinadora de la campaña del candidato presidencial de la izquierda social, Andrés Manuel López Obrador, sino porque sí manda y le hacen caso dentro de Morena. Lo que parece una afirmación inocua, en el caso de López Obrador, acostumbrado al control vertical de sus campañas, es toda una novedad. Tatiana Clouthier se ha empoderado dentro de la campaña de los antisistémicos porque ella misma, desde hace casi una década, transita por esa ruta. Panista de nacimiento, hija del más bárbaro de los bárbaros del norte, el arrasador Manuel J. Clouthier, quien fue candidato a la Presidencia en 1988, gradualmente se fue alejando de ese partido hasta romper con él en 2005, durante la dirigencia de Manuel Espino, otro bárbaro del norte, que poco después renunció él mismo al PAN y hoy coquetea con López Obrador. 2O. TIEMPO: Rocío, la nueva adquisición. En las elecciones federales en 2015, cuando Morena se estrenaba como partido en su primera elección, los resultados fueron asombrosos. Los petroleros en el sur de Veracruz, históricamente priistas, votaron por Morena y contribuyeron a una derrota que nadie esperaba en la cuarta entidad con mayor peso electoral del país. Artífice de esa victoria fue la hasta entonces una oscura política que nació en Zacatecas, pero hizo su vida profesional como ingeniera química en el complejo petroquímico de Pajaritos, en Veracruz. Rocío Nahle, quien inició su vida partidista en el PRD, captó el ojo de Andrés Manuel López Obrador desde la campaña presidencial de 2006, y la impulsó para que entrara a la Cámara de Diputados en 2012, pero perdió. Repitió en 2015 y ganó. López Obrador la hizo coordinadora de Morena en el Congreso, desde donde fue concentrando fuerza y cercanía con el hoy candidato presidencial. 3ER. TIEMPO: Claudia, la lugarteniente histórica. En 1986, dos años antes de la elección presidencial —igual que en 1968—, surgió el Consejo Estudiantil Universitario para enfrentar organizadamente una reforma planteada por el entonces rector Jorge Carpizo. El llamado CEU tenía tres líderes, Immanol Ordorika, Antonio Santos y Carlos Ímaz. Entre sus activistas se encontraba Claudia Sheinbaum, que se casó años después con Ímaz, uno de los políticos que recibió dinero en efectivo del inefable empresario argentino-mexicano Carlos Ahumada. La masa crítica dirigente del CEU se integró como brazo juvenil en el nacimiento del PRD, y entró de lleno a hacer política. Ímaz se desvaneció con el tiempo, pero Claudia Sheinbaum, una científica de voz suave, pero mano dura, eficiente y funcional, fue escalando en la pirámide de los leales de Andrés Manuel López Obrador”.

http://www.ejecentral.com.mx/ayuda-las-mujeres-de-andres/

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print