Columna de columnas nacional (08 mar 18)

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 08 de marzo de 2018. ¿Hasta dónde está dispuesto a ir Enrique Peña Nieto en su afán de mantener al PRI en el poder? Nada bueno augura el pánico que se ha apoderado de Los Pinos. Un PRI decidido a arrebatar el triunfo a cualquier costo puede provocar daños incendiarios en el país. ¿Qué hacer con Mr. Trump?

Rayuela

Más temprano que tarde sabremos a qué vino el yernazo Kushner. Y, por supuesto, lo sabremos cuando quiera la Casa Blanca.

http://www.jornada.unam.mx/2018/03/08/

La inmolación de un presidente

Jorge Zepeda Patterson, escribe en El País, acerca del comportamiento desesperado del Presidente Peña y del PRI: “¿Hasta dónde está dispuesto a ir Enrique Peña Nieto en su afán de mantener al PRI en el poder? Nada bueno augura el pánico que se ha apoderado de Los Pinos tras constatar que su candidato para las elecciones presidenciales en julio de este año se encuentra estancado en tercer lugar. Un pánico por demás justificado: la mayor parte de los gobernadores priistas que perdieron las elecciones regionales a manos de la oposición recientemente, han enfrentado acusaciones por malversación de fondos y lavado de dinero. Algunos ya están en prisión. En otras palabras, no es el orgullo como militante priista ni el deshonor que significaría entregar la banda presidencial a la oposición lo que lleva a Peña Nieto a la desesperación. Es el pavor de terminar en una cárcel. Tan simple y llano como eso. Motivos jurídicos no faltarían tras de encabezar una administración plagada de escándalos de corrupción; motivos políticos tampoco, si consideramos que su presidencia detenta el récord histórico de reprobación, un chivo expiatorio perfecto para el lucimiento del mandatario entrante. Frente a los que aconsejan negociar desde ahora mismo la derrota con uno o con los dos punteros de la contienda (Andrés Manuel López Obrador de Morena y Ricardo Anaya del PAN), Peña Nieto ha optado por una guerra que a mí me parece más bien de inmolación. Una estrategia de todo o nada dictada por el temor. El difundido caso del uso de la Procuraduría General de la República para montar un expediente de corrupción en contra de Ricardo Anaya, tan burdo como desaseado, se convirtió en un disparo al pie que terminó por demostrar el uso faccioso que hace el gobierno de las instituciones. Colocó al candidato opositor en calidad de perseguido político y a Peña Nieto como una versión liberal de Nicolás Maduro, quien se ha caracterizado por deshacerse de la oposición a golpes de justicia manipulada. El uso faccioso y descarado de la PGR o de Hacienda para atacar a la oposición legítima provoca un daño irreparable en el tejido institucional El cuarto de guerra de José Antonio Meade, el candidato oficial (que en realidad se encuentra en Los Pinos) me hace recordar los últimos días en el búnker de Hitler. Los generales cortesanos tratando de ganarse el favor del soberano ofreciendo medidas tan desesperadas como milagrosas. Peña Nieto escucha que la maquinaria del Estado es formidable, que el oficio político de los operadores movilizadores del voto se impondrá el día de los comicios, que el control de las instancias electorales y poselectorales (INE, Trife y, en última instancia, Suprema Corte) asegura redondeos de cifras y dictámenes favorables, que las ingentes cantidades destinadas a propaganda aún no han comenzado. En suma, que en cuatro meses se revertirán las tendencias y los bárbaros se estrellarán contra las murallas. (…) El problema es que al igual que en el caso del búnker hitleriano, el cuarto de guerra de Los Pinos se revela cada vez más aislado de la realidad. (…) Temo por las decisiones de pánico que surjan en Los Pinos en los próximos meses. Un PRI decidido a arrebatar el triunfo a cualquier costo puede provocar daños incendiarios en el país. Y, paradójicamente, al porvenir del propio mandatario. A las razones legales (corrupción) o políticas (búsqueda de legitimidad) que puedan existir para procesar a un ex presidente, Peña Nieto está añadiendo una causal aún más poderosa: la venganza”.

https://elpais.com/internacional/2018/03/07/mexico/1520459684_371372.html

Reunión polémica

A pesar de la polémica desatada después de que se anunciara la reunión del Presidente Enrique Peña Nieto con el yerno de Presidente Donald Trump, Jared Kushner, dicha reunión se llevó a cabo el día de ayer, la cual duró más de dos horas a pesar de que en Estados Unidos, no es un político de alto nivel. Al respecto, en Reforma, la columna Templo Mayor, asegura que: “con todo y que en la propia Casa Blanca lo degradaron, en México a Jared Kushner le dieron trato de gran diplomático. El Canciller Luis Videgaray lo recibió en su oficina por varias horas y luego lo llevó con el Presidente Enrique Peña Nieto, para una reunión en la que se habló de seguridad, migración y comercio. Con Kushner pasó lo mismo que cuando vino Donald Trump como candidato, que se mantuvo a raya tanto a funcionarios mexicanos como a los de la propia embajada norteamericana en México. ¿O cómo explicar que en ninguna de las reuniones apareció la todavía embajadora Roberta Jacobson? ¡Vaya diplomacia!”.

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=130636&urlredirect=http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=130636

Qué hacer con Mr. Trump

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero sobre la visita del yerno de Donald Trump a México: “El viaje de Jared Kushner a México fue, bajo cualquier valoración, intempestivo. Surgió la necesidad de hacerlo urgentemente en algún momento esta semana, y la Secretaría de Relaciones Exteriores preparó el arribo del principal asesor del presidente Donald Trump, con escasas 24 horas de antelación. No hay secreto del porqué Kushner tomó con premura un vuelo comercial el martes y viajar casi seis horas en la noche para amanecer en la Ciudad de México para tener una reunión de trabajo con el canciller Luis Videgaray. El carácter explosivo de Trump y su aventurismo político, habían colocado una vez más al estado de las relaciones bilaterales en la orilla del excusado. Kushner salió de la Cancillería para visitar al presidente Enrique Peña Nieto, a quien entregó un mensaje de su suegro, cuyo contenido aún no trasciende. Terminada la encomienda, regresó por la tarde a la capital de Estados Unidos. La apurada visita de Kushner tuvo prolegómenos de alta tensión. En la semana y media previa, las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte se dieron un frentazo, al que se añadió conflictividad por el anuncio de imponer aranceles al acero y aluminio al mundo. El jefe de la Casa Blanca, sin razón alguna, también amagó al gobierno mexicano por no hacer nada, dijo, para frenar el tráfico de drogas. La hostilidad no carecía de contexto. El 20 de febrero recibió una llamada del presidente Enrique Peña Nieto, en donde la conversación entre jefes de Estado se convirtió en una especie de monólogo con un hombre iracundo. La conclusión de la llamada fue de gran utilidad para Peña Nieto, al cancelarse una programada reunión con Trump en la Casa Blanca. Con ello, se pagó el costo de la posposición, contra la posibilidad de que lo mismo, pero en público, hubiera sucedido al término de la planeada visita. La posibilidad de que Peña Nieto se reuniera con Trump surgió durante el último viaje de Videgaray a Washington, días antes, pero antes de concretarse la fecha del encuentro se dio una deliberación en varios niveles del gabinete peñista. Quienes hablaron sobre los pros y los contras del viaje en una primera instancia con Peña Nieto fueron, además de Videgaray, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y el secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, quien, sin pertenecer al kitchen cabinet del Presidente, sus puntos de vista son bien apreciados en Los Pinos. González Anaya, primero, y Guajardo, después, expresaron su posición a que sería mejor esperar a que se terminara de negociar el Tratado de Libre Comercio para que Peña Nieto se reuniera con Trump. Videgaray argumentó que se había abierto una posibilidad de encuentro, y que habría que aprovecharla. (…) Sin embargo, la visita en sí mismo es un mensaje. Hay dificultades, antipatía de Trump con Peña Nieto y los mexicanos, si se quiere, en general, pero no hay interrupción real y formal de las relaciones bilaterales, que se mantienen por la ruta institucional. Esto, en sí, es ganancia para México”.

http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/raymundo-riva-palacio/que-hacer-con-mr-trump

En el nombre del suegro

Sin aprender de los errores del pasado, el Presidente Enrique Peña Nieto aceptó una reunión con el yerno del Presidente de los Estados Unidos, Jared Kushner, con quien sostuvo una larga reunión, acompañado por otros secretarios de estado, y hasta el momento se desconoce de qué trató dicha reunión. En La Jornada, Julio Hernández López, escribe que: “luego de recibir dos ruidosos desaires de Donald Trump respecto a posibles encuentros personales con Enrique Peña Nieto, ayer éste hubo de conformarse con una larga reunión […] con un enviado familiar del Presidente de Estados Unidos, el devaluado yerno Jared Kushner, […]. El orgullo del nepotismo de Trump, el citado yerno Kushner, tuvo a su disposición al principal ocupante de Los Pinos y a una parte sensible de su gabinete: los secretarios de la Defensa Nacional y de la Marina, y el de Economía, todos bajo la línea conductora del secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, acusado hace días desde un diario estadunidense de complotar en busca de manipular al ingenuo e inexperto Primer Yerno, […]. En ese contexto, el simple hecho de conformarse con dialogar y negociar con un demeritado personero del poder ejecutivo de Estados Unidos deprecia la figura de la Presidencia de México donde, a pesar de la evidente asimetría entre los dos máximos poderes políticos de estos países, se había mantenido hasta ahora el cuidado de imagen de hacer que los subordinados de cada cual negociaran y acordaran […] lo que en sus expresiones finales sería presentado a los presidentes para que los suscribieran en actos protocolarios plenamente afinados. Peña Nieto ha ido cometiendo pifias vergonzosas en su relación con el apabullante, impredecible y nada confiable Donald Trump. Primero fue el ignominioso tendido de alfombra roja en Los Pinos para recibir al entonces candidato presidencial republicano, en un lamentable acto de virtual apoyo electoral en momentos en que el rubio empresario sostenía una ruin campaña de denostación contra mexicanos asentados en el vecino país norteño. Ese fue el arranque de una serie de impudicias políticas pinoleras que han ido afectando el interés nacional. La visita del yerno se produce en momentos sumamente críticos para la administración peñista. Por un lado, de manera evidente, está la presión desde Washington para que México acepte peores condiciones en un Tratado de Libre Comercio, con aranceles a aluminio y acero como las más recientes formas de chantaje. […]. Más allá de lo que se informe oficialmente, con generalidades y vacuidad, de la reunión de casi cuatro horas con Peña Nieto, cabe preguntarse cuáles fueron los acuerdos secretos a los que se haya llegado en la sesión con el yerno Kushner, sobre todo en términos de seguridad nacional y combate al crimen organizado […] y, desde luego, en términos resolutivos respecto al Tratado de Libre Comercio con el entreguista régimen actual más que dispuesto a sacrificar lo que sea necesario para conseguir la aprobación del trumpismo a los planes de prolongación del peñismo”.

http://www.jornada.unam.mx/2018/03/08/opinion/008o1pol

Acercamiento

A pesar de que desde que Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos, tal parece que la insistencia en tener una reunión con el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, va ahora sí por buen camino. En el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “hay razones de sobra para interpretar que la reunión que sostuvo Jared Kushner, asesor de Donald Trump, con el Presidente Enrique Peña fue de la mayor importancia y al más alto nivel. Esto refleja que la irascibilidad del mandatario norteamericano hacia México no puede hacer a un lado y, menos, subestimar los relaciones de su país con el nuestro. La entrevista se prolongó por casi tres horas con el yerno del magnate. No hay duda que en el encuentro se abordaron temas de sumo interés para el Presidente de Estados Unidos. Cabría la posibilidad, sin caer en disparates, que la presencia del pariente político de Trump sea el principio del relajamiento de su conducta con su vecino del sur”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/frentes-politicos/2018/03/08/1225013

¿Candidato… o agente del MP?

En Milenio, el periodista Carlos Marín, hace un señalamiento sobre el comportamiento de José Antonio Meade que en los últimos días ha estado muy pendiente de la investigación contra Ricardo Anaya, en la que más que candidato presidencial, parece más perito del Ministerio Público, siendo que debería preocuparse más por el mensaje que le hace llegar a los electores dado que las encuestas no le son nada favorecedoras, y de ello escribe que: “hace más de dos años el gobierno y el Congreso se propusieron crear una Fiscalía General de la República plenamente autónoma, sin hilos partidistas en sus decisiones. Esa nueva institución surgirá gane quien gane la Presidencia de la República. Por lo mismo, el dicho de José Antonio Meade sobre que el Ministerio Público podrá actuar contra el próximo presidente […] de hallarle tropelías o delitos no solo es obvio, sino una obligación constitucional que no admite instrucciones ni consulta con nadie. Mal hace en montarse en un caso eventualmente ministerial contra Ricardo Anaya. Para eso tiene a los fajadores Javier Lozano y Enrique Ochoa, aunque lo mejor es que fuera, de tener elementos, la Procuraduría General de la República. Más le convendría a Meade comportarse como quien es; hablar de su experiencia en asuntos federales de gobierno y en lo que ofrece a los votantes para ganar su confianza, en vez de conducirse como sospechosista agente del Ministerio Público, lo cual no beneficia a nadie… y menos a él”.

http://www.sinembargo.mx/08-03-2018/3394539

Las predicciones de El Bronco

Uno de los precandidatos presidenciales más notorios es Jaime Rodríguez, quien solamente está a la espera de que el Instituto Nacional Electoral oficialice su registro como candidato para iniciar con su estrategia, la cual dice, lo hará subir al menos a 10 puntos en el primer mes de campañas, desbancando así al candidato del Partido Revolucionario Institucional, José Antonio Meade, que de acuerdo a varias encuestas, está actualmente en tercer lugar de las preferencias, y según los planes del Gobernador con licencia de Nuevo León, en el mes de junio estará peleando el primer lugar con Andrés Manuel López Obrador, y de este tema, hoy en El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “en espera de que el Instituto Nacional Electoral termine el proceso de revisión de las casi 900 mil firmas que presentó para registrar su candidatura independiente a la Presidencia de la República, Jaime Rodríguez El Bronco ya está reclutando y capacitando a su ‘ejército cibernético’ de dos millones de usuarios de Facebook, con los que pretende promover su campaña en las redes sociales e impactar a los votantes más jóvenes y ‘hartos de los partido’. […]. El Bronco afirma que una vez que su nombre esté oficialmente en la boleta y el Instituto Nacional Electoral lo registre como candidato independiente, sus porcentajes crecerán en las encuestas y arrancará con al menos 10 por ciento de intención de voto en los sondeos presidenciales el 31 de marzo, cuando inicien formalmente las campañas. Aún así, aclara que él y su equipo no trabajan con base en encuestas, porque ‘ya les fallaron en Nuevo León, donde no supieron medirnos’, […]. Y en sus predicciones, que muestra con gráficas en una iPad, el nuevoleonense se ve rebasando al priísta José Antonio Meade en el tercer lugar durante el primer mes de las campañas, para después pasar al panista Ricardo Anaya y llegar a la recta final de junio próximo al parejo con Andrés Manuel López Obrador. Así de optimista y de echado para adelante se le ve a este ex priísta que, con una novedosa forma de utilizar las redes sociales y un estilo fresco y dicharachero, llegara a ser un fenómeno político que derrotó al Partido Revolucionario Institucional y al Partido Acción Nacional en aquellas elecciones en Nuevo León en 2015. […]”.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/salvador-garcia-soto/nacion/las-predicciones-de-el-bronco

Elección en tiempos de cólera

Pasan los días y la persecución en contra del candidato presidencial, Ricardo Anaya, no ha dado los frutos requeridos para que José Antonio Meade candidato del Partido Revolucionario Institucional suba en las encuestas respecto a preferencias de voto, lo cual hace que la Procuraduría General de la República pueda entrar en una etapa de crisis de desprestigio, más del que ya tenía gracias a su manera de proceder durante todo el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, y en el Reforma, el historiador y catedrático Lorenzo Meyer, escribe que: “lo que hoy destaca en la arena pública es el empeño del gobierno por usar sus desgastadas estructuras para sa-car de la jugada al candidato presidencial de la oposición de derecha […], al que ve como un obstáculo para su inverosímil proyecto de mantener al Partido Revolucionario Institucional en la Presidencia. […]. En la difícil coyuntura actual, el gobierno está usando a una muy desprestigiada Procuraduría General de la República (PGR) para intentar sacar de la jugada al candidato presidencial del Partido Acción Nacional cuando la campaña electoral ya está adelantada y el aspirante del gobierno está muy atrás en las preferencias electorales. […]. Para el Partido Revolucionario Institucional, detener a Anaya […], no tendría ningún sentido si la maniobra no contempla volcar luego el peso de la maquinaria del gobierno y sus aliados, otra vez, contra el primer lugar: Andrés Manuel López Obrador. […]. A lo largo de su historia, México ha experimentado coyunturas en que las principales variables de su proceso político se han tensado en busca de un cambio. Cuando esos impulsos se toparon con resistencias intransigentes al cambio, la sociedad debió pagar un precio muy alto por el choque. Ejemplos clásicos fueron los procesos de independencia, la Reforma o la elección de 1910. El mal proceso de las contradicciones de entonces hizo que el país viviera episodios de gran violencia y destrucción. En principio, este 2018 aún puede llevar las crecientes demandas de cambio sustantivo a buen puerto, sin tener que cargarle a la sociedad un costo adicional al que ya ha estado pagando por tener que vivir dentro de un sistema político disfuncional, desmoralizador y corrupto, y que en ciertas regiones ha llevado a una violencia criminal equivalente a la de una guerra de baja intensidad. En fin, más vale que aquellos que se han beneficiado de las ventajas que les ha dado la actual estructura de poder no intenten repetir en 2018 el 2006 o el 2017 en el Estado de México, pues volver a deslegitimar así el proceso electoral sería cerrar la válvula de escape constructivo de la presión acumulada en estos tiempos de cólera. En Candide, Voltaire hace decir a su personaje que el optimismo ‘es la manía de insistir que todo va bien cuando las cosas van mal’. Bueno, hoy y en México, el optimismo es la manía de insistir que, si bien las cosas van muy mal, aún es posible cambiar la ruta que llevamos, de lo contrario, pueden ir mucho peor”.

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=130634&urlredirect=http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=130634

Vivir con el elefante

Las elecciones presidenciales en México son tan peleadas en México, que se quiere llegar a ser Presidente valiéndose de cualquier cosa, y es entendible ya que, quien es presidente en México, prácticamente tiene el poder de hacer lo que quiera a beneficio personal y de su grupo más cercano. En el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe que: “en esta temporada electoral hay un elefante en el cuarto y nadie lo ve u osa mencionarlo. Se llama presidencialismo. Es obvio que este sistema de gobierno ha probado su poca eficacia para resolver los problemas más apremiantes del país. […]. La razón por la que se pelea la Presidencia como se pelea es porque el resultado de la elección es un todo para el ganador y nada para los perdedores. […]. Es una forma de ver las cosas, pero que pasa por alto el enorme poder que sigue teniendo el Ejecutivo federal. No para servir a la ciudadanía ni resolver sus problemas, sino para repartir canonjías entre los leales y comprar con sobornos a los rejegos. El resto de las posiciones son migajas: gubernaturas, senadurías, diputaciones, alcaldías, regidurías… No digo que sean despreciables como fuente de ingreso, pero no dejan de ser puestos de consolación para los partidos pierden la Presidencia. […]. Es verdad que llegue quien llegue a la Presidencia no tendrá mayoría en el Congreso de la Unión. Por eso, probablemente no podrá aprobar algunas leyes a su gusto, pero me extrañaría mucho que no le otorguen casi todo lo que pida en materia presupuestal. Hasta ahora, la atomización en la Cámara de Diputados no lo ha impedido. Por eso, los intereses que están en juego son muy grandes. Los candidatos podrán decirle a usted que están pensando en su bienestar, pero ni con la mejor voluntad podrá resolver el ganador los asuntos que agobian a la mayoría de los mexicanos. Ese todo o nada es pernicioso. Más aún con los conflictos que vivimos. El primer día del nuevo gobierno, éste estará en minoría. La oposición tendrá todos los incentivos para no dejar gobernar a quien haya ganado la elección. Si ganó con un tercio, el Presidente tendrá dos tercios en contra. […]. Se ha puesto mucha fe en que el próximo mandatario acabe con la corrupción. Tal vez pueda meter en cintura a sus colaboradores más cercanos […], pero ¿y la falta de respeto a las leyes que viene de abajo, que está insertada en la cultura? ¿Un cambio de Presidente evitará que un grupo de ciudadanos, niños incluidos, saquee un camión de refrescos como pasó el otro día? […]. Albergar esperanzas en que nuestros grandes males comenzarán a desaparecer mágicamente después del 1 de diciembre es un error. Es más fácil que un nuevo grupo gobernante, con las mismas prácticas, surja a la sombra del nuevo Ejecutivo. Pensar de otro modo sólo llevará a la frustración. […]. Los mexicanos necesitan trabajos bien remunerados, no dádivas en la forma de programas sociales. Esas fuentes de empleo se logran, como lo han hecho muchos países, mediante un sistema meritocrático que privilegie la educación, la innovación, la competencia y el Estado de derecho. […]”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/pascal-beltran-del-rio/2018/03/08/1224998

Acuerdo para el auditor superior de la nación

Después de mucho tiempo de análisis y negociaciones entre los partidos políticos, parece que por fin hay acuerdo para el nombramiento de nuevo Fiscal General de la República, ahora lo importante es que éste Fiscal, cuando sea nombrado, en realidad goce de la mayor autonomía. En Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe que: “en noviembre pasado se publicó la convocatoria para que la Cámara de Diputados eligiera un nuevo auditor superior de la Federación, toda vez que la gestión de Juan Manuel Portal terminaba el 31 de diciembre de 2017 y no aceptó postularse para un segundo período, por lo que a la actual legislatura le correspondía elegir un sucesor para el período 2018-2025, para lo que le daba un plazo de 23 días. Así, los diputados organizaron mesas, debates, foros, hablaron especialistas representantes de la sociedad civil y afinaron una lista de 42 aspirantes […]. Luego de escuchar a todos y cada uno, la comisión aprobó por unanimidad una terna que desde entonces está en la congeladora por así convenir a la estrategia electoral de Ricardo Anaya. De acuerdo con la oposición al Frente de Anaya, y ratificado por el coordinador panista, Marko Cortés, no alcanza con las dos terceras partes del Congreso, es necesario un consenso social para impedir que haya un auditor carnal. Entonces la pregunta es: ¿por qué lo que aprobaron en comisiones por unanimidad, más de 20 diputados, incluido los del Partido Acción Nacional, ahora no es válido para su coordinador? […]. El martes por la noche, en el programa Si Me Dicen No Vengo, de ForoTV, los coordinadores de las bancadas del Partido Acción Nacional, Marko Cortés; del Partido Revolucionario Institucional, Carlos Iriarte; del Verde, Jesús Sesma; de Morena, Rocío Nahle; del Partido Encuentro Social, José Alfredo Barreiro, y el vicecoordinador del Partido de la Revolución Democrática, Jesús Zambrano, todos, a excepción de éste, integrantes de la Junta de Coordinación Política que preside el panista, hicieron un acuerdo público para subir el dictamen al pleno y votarlo, y de reunir las dos terceras partes, aprobarlo. De lo contrario, reponerlo con la integración de una nueva terna a partir de los otros 39 aspirantes aprobados. Y ayer, debo reconocerles, cumplieron su palabra: acordaron subirlo al pleno el jueves 15 y votarlo”.

http://www.milenio.com/firmas/gil_games/reformas-lopez_obrador-elecciones-limpias-pena-claudia_sheinbaum-arriola_18_1135266491.html

Hoy

En el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, al conmemorarse el Día Internacional de la Mujer, escribe una serie de datos que dejan ver que a pesar de vivir en el 2018, el rezago que viven las mujeres hoy en día es alarmante: “en realidad, lo que hoy se conmemora es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Aunque para el caso es lo mismo. Hoy, Día Internacional de la Mujer, conmemoramos los pendientes que, aún en 2018, anotamos en nuestro país y en varias partes de mundo. Porque nuestra representación está muy por debajo de la que realmente somos. Hoy es el día de ese 47 por ciento de las mujeres mexicanas que, con edad laboral, trabaja. El día de ese 54.2 por ciento de la población general que representamos en la carga total de trabajo. Es el día en que recordamos que, por cada 100 pesos que gana un hombre, una mujer recibe entre 70 y 83 pesos en el mismo puesto y con la misma —o incluso mejor— preparación. Es el día en que subrayamos que por cada 100 personas en puestos directivos en México, sólo 6 son mujeres, la mayor desigualdad laboral de América Latina. El día que sentimos el peso de que sólo entre el 10 y 32 por ciento de las mujeres cuenta con protección social durante la maternidad y que México no está entre los países que respetan el mínimo de semanas de licencia después de tener un hijo. Es el día de anotar que al menos el 75 por ciento de las mujeres nos hemos sentido acosadas al usar el transporte público. El día en que recordamos que tan sólo el año pasado se abrieron mil 516 carpetas de investigación al respecto en la Ciudad de México. Es el día en que caemos en cuenta que lo primero que hacemos al escuchar a una víctima de acoso o abuso sexual es dudar de su versión, cuestionar el porqué de la denuncia. El agresor, ése va después. Porque, tristemente, es el día en que gritamos que no siempre se queda en acoso, sino que, según la Organización de las Naciones Unidas, en nuestro país se comenten siete feminicidios al día. Además, agreguemos que a partir de la muerte de una mujer viene esa otra muerte, también injusta, que se encarga de desprestigiar, de culpar, de difamar, porque algo debió hacer la víctima para provocar a su agresor. […]. Desde luego, también es día de recordar, de celebrar que hay victorias que, aunque han costado años, sí aceitan la lucha por la equidad: en los últimos 40 años se ha duplicado la presencia laboral de las mujeres; tres de cada cinco Pequeñas y Medianas Empresas que se abren en México están lideradas por mujeres. Las mujeres empresarias aportan 37 por ciento al Producto Interno Bruto; el 99 por ciento de las mujeres que solicitan un préstamo para invertir en su empresa, salda su deuda íntegramente. […]. Lo he dicho aquí repetidas veces, sumar. Tener un 50% de la población mundial desatendido, es el más grande rezago. Porque cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen. Se estima que la productividad en América Latina y el Caribe podría aumentar al menos un 25 por ciento si se desbloquearan los obstáculos que impiden el potencial femenino al servicio del emprendimiento. Se calcula que para 2020 cerca de mil millones de mujeres entrarán a la economía mundial. Un mercado emergente comparable a la población de China o la India. Así de grande es nuestra fuerza. […]”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/yuriria-sierra/2018/03/08/1225006

Comienzan los registros oficiales

El próximo domingo se hará oficial el registro como candidato presidencial de Ricardo Anaya por parte del Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano, y de ello hoy en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “Que el Presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, informó que será el próximo domingo a las 11 de la mañana cuando se registre Ricardo Anaya como candidato a la Presidencia de la República, luego de que recibió la solicitud formal de Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano, que conforman la coalición Por México al Frente. En el Partido Revolucionario Institucional, que encabeza Enrique Ochoa, se preguntan por qué el panista acudirá el primer día del periodo de registro, que va del 11 al 18 de marzo, cuando es costumbre que los primeros en inscribirse son los candidatos al Legislativo. ‘¿Cuál es la prisa?’, comentan”.

http://www.milenio.com/firmas/trascendio_nacional/ine-cordova-registro-anaya-candidato-presidencia-frente_18_1135266475.html

Pelean liderazgos de AMLO

Los pleitos también están presentes en el equipo de trabajo de Andrés Manuel López Obrador ya que entre Ricardo Monreal y Leonel Godoy hay una disputa de liderazgo, lo que ha ocasionado pocos avances y acuerdos en la zona que les fue designada por lo que en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “hay una soterrada disputa entre algunos liderazgos de Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador, en la región del Bajío. Nos cuentan que el ex dirigente perredista Leonel Godoy y Ricardo Monreal andan de la greña y cada uno con sus grupos y gallos para las contiendas electorales locales, particularmente en Guanajuato, donde el Partido Acción Nacional ha sentado sus reales. El pleito entre don Leonel y don Ricardo no ha permitido generar acuerdos y solamente han provocado descontentos entre las llamadas Redes Sociales Progresistas. En ese ambiente de encono morenista, nos adelantan, don Andrés Manuel tiene programada una visita al estado el próximo día 14 de marzo. ¿Para entonces se habrán apaciguado Godoy y Monreal?”.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/periodistas-el-universal/nacion/pelean-liderazgos-de-amlo

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print