Columna de columnas nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 18 de abril de 2018. Frente y PRI: Batalla pírrica… el llamado PRIAN libra una batalla a muerte por el segundo lugar en las elecciones; la operación del gobierno y de la procuraduría para hundir a Ricardo Anaya detuvo su carrera, pero no mejoró la de José Antonio Meade. “Escalar” desde el debate… ¿Guiños entre Anaya y el PRI?…

Rayuela

Negar datos al público alimenta el descrédito de las instituciones.

Frente y PRI. Batalla pírrica

La batalla electoral que se desata de manera intensa se está dando entre Ricardo Anaya y José Antonio Meade por el segundo lugar de acuerdo a diversas encuestas, mismas que colocan a Andrés Manuel López Obrador como puntero, pero que desde la inclusión de los independientes, Margarita Zavala y Jaime Rodríguez, ya no ha subido en preferencias, pero su ventaja se ha mantenido estable, por lo que queda claro que todas las estrategias de sus rivales no han surtido el efecto necesario para bajar a Obrador del primer lugar y de ello en Milenio, Héctor Aguilar Camín, escribe que: “el llamado PRIAN libra una batalla a muerte por el segundo lugar en las elecciones de julio. Ha sido una batalla pírrica. La operación del gobierno y de la procuraduría para hundir a Ricardo Anaya detuvo su carrera, pero no mejoró la de José Antonio Meade, candidato del Partido Revolucionario Institucional, ni la de Margarita Zavala, disidente del Frente de Anaya, sino a la de López Obrador, que ganó puntos en las semanas del pleito del gobierno con Anaya. […]. La reciente adición a la boleta de Jaime Rodríguez, El Bronco, es una desvergüenza de ‘legalidad electoral’, pero en la encuesta de Massive Caller parece haber cumplido el objetivo gubernamental de quitarle votos a López Obrador, tanto como 2.7 por ciento, según la encuesta de la semana que pasó. Puestas juntas todas las cuentas, según la que creo es la versión más equilibrada de suma y medición de encuestas, Oraculus.mx, López Obrador está en un claro primer lugar con 42.7 por ciento, Anaya en un segundo con 28.7, Meade en un tercero con 22.6 y Margarita Zavala en el cuarto. Jaime Rodríguez, que acaba de entrar a la batalla legal, representa solo, hasta ahora, una disminución (2.7 por ciento) del voto de López Obrador, según Masive Caller. […]. Compitiendo por los votos entre ellos, los opositores de López Obrador libran una de las batallas pírricas más notables de la reciente democracia mexicana. Como decía un amigo sobre los pleitos de la izquierda universitaria de los 70: confunden a sus enemigos con quienes les caen gordos”.

“Escalar” desde el debate

El próximo debate presidencial va a ser ocupado como un trampolín por quienes van abajo en las encuestas. En La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe que: “el debate del próximo domingo es asumido en varios flancos adversos a Andrés Manuel López Obrador como una excepcional oportunidad de marcar diferencias e incentivar una plataforma de crecimiento artificial que permita acortar distancias respecto del actual delantero casi en fuga. En esencia, los equipos de José Antonio Meade y de Ricardo Anaya creen posible que el domingo se haga visible un contraste entre la oratoria y las propuestas del cuasipriísta y del panista, frente a lo que haga y diga el morenista. De darse esa diferenciación tajante, los contrarios a Andrés Manuel López Obrador podrían comenzar una escalada mediática, demoscópica y política en busca de empatar al puntero e ir fabricando la hazaña del rebase y la superación. En preparación de ese ambiente hostil para el tabasqueño, se han producido hechos y declaraciones que van de la confrontación entre cetemistas y profesores en Puerto Escondido, Oaxaca, hasta la acometida verbal de Carlos Slim en defensa del nuevo aeropuerto internacional, pasando por el peculiar sondeo de un diario capitalino entre universitarios […], en el que por primera vez ha aparecido a la cabeza el panista Anaya, y la amplia difusión de una fotografía en la que el abanderado de Morena aparece como viajero en un taxi aéreo. El sondeo en mención (no una encuesta) tuvo como respuesta en Internet la promoción de una etiqueta, #UniversitariosConAMLO, que alcanzó primeros lugares en el escaparate mundial de los temas que hacen tendencia. Otro punto que durante horas fue usado en contra del tabasqueño fue la ausencia de su firma (y de su consecuente compromiso gráfico) en una iniciativa impulsada por más de 300 instituciones (que) conforman el Pacto por la Primera Infancia, siendo la única iniciativa ciudadana que compromete a todos los actores de la sociedad a priorizar los derechos de la niñez temprana y así, solucionar desde la raíz las problemáticas de impacto social que impiden el crecimiento de México. A la distancia geográfica, Andrés Manuel López Obrador hizo saber que suscribía los términos de esa iniciativa pero, aún así, en la página correspondiente seguía apareciendo, a la hora de cerrar esta columna, la mención de que el tabasqueño no se había comprometido con el proyecto”.

¿Guiños entre Anaya y el PRI?

Después de que al inicio de las precampañas presidenciales había pleito entre el Partido Revolucionario Institucional y Ricardo Anaya, que incluso derivó en la utilización de la Procuraduría General de la República para tratar de frenar a al candidato del Partido Acción Nacional, ahora, al parecer se perfila un pacto: En El Universal, Salvador García Soto, escribe que: “el enfrentamiento tan fuerte que tuvieron el candidato panista Ricardo Anaya y el Partido Revolucionario Institucional, que comenzó con acusaciones de ‘traidor’ y terminó con el uso político de la Procuraduría General de la República para investigarlo por un presunto lavado de dinero, empieza a quedar atrás para dar paso a una especie de ‘flirteo político’ que propone […] olvidar el pasado y explorar una posible ‘alianza de facto’ entre el abanderado de Por México al Frente y grupos priístas que ya no ven futuro para el candidato de su partido José Antonio Meade. De ambos lados, del de Anaya, que ha puesto a operar a su hombre de confianza, Damián Zepeda […] junto con algunos dirigentes de Los Chuchos, así como de parte de facciones del Partido Revolucionario Institucional dividido, que fueron relegados por los elitistas tecnócratas que rodean al ‘ciudadano’ Meade, han comenzado a mandarse ‘mensajes’ y a sostener algunas reuniones en las que se empiezan a hablar de lo que, apenas hace semanas, hubiera parecido imposible: la suma de priístas para operar en favor del candidato del Frente. Se trata de un esquema pragmático que, por encima de diferencias y confrontación, apela a un ‘voto útil’ en favor de Anaya, visto como el único candidato que a estas alturas puede enfrentar y evitar la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia. Los apoyos no serían tal vez abiertos ni públicos, pero habría una operación silenciosa pero efectiva de una parte de la estructura de voto duro del Partido Revolucionario Institucional a favor del candidato del Partido Acción Nacional, similar a lo que ya ocurrió en 2006, cuando al menos cinco gobernadores del priísmo, desencantados y enfrentados con su candidato Roberto Madrazo, operaron en favor del entonces candidato panista Felipe Calderón, alentados por la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, y fueron decisivos para el apretado y cuestionado triunfo de Calderón sobre López Obrador. Son los mismos grupos que mencionan el próximo debate de los presidenciables, el domingo 22, como la ‘última oportunidad’ para que la campaña priísta repunte y de no ser así buscar la posible negociación con Anaya y el Frente, para evitar el triunfo del candidato de Morena y el desmantelamiento que éste propone de las reformas y obras del actual gobierno de Peña Nieto, además de la fuga de más priístas a las filas del lopezobradorismo. […]”.

Slim y AMLO tienen razón

La construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) se ha convertido en un tema central de las campañas presidenciales debido a la promesa del candidato que va arriba en las encuestas, López Obrador, quien cancelaría este proyecto de ganar la elección. Desde el punto de vista económico, sería una locura. No así, quizá, desde un punto de vista político para el tabasqueño. (…) Si a AMLO le disgusta el NAICM, pues que lo concesione. De hecho, el lunes, cuando reaccionó a las declaraciones de Slim, dijo que, si tanto quería el empresario construirlo, pues que lo hiciera con su dinero y que él se lo concesionaría. Perfecto. Pues ahí está la solución: que se privatice el NAICM vía una concesión del Estado. (…) No creo que la promesa de cancelar el NAICM sea un tema que mueva al electorado. ¿Por qué, entonces, la insistencia de AMLO? Pienso que detrás de esta idea está la posibilidad de que, pierda o gane, el asunto se convierta en un litigio jurídico y político de corrupción en contra del gobierno actual de Peña. Yo no sé cuánta corrupción existe en la obra que se está construyendo, pero muy probablemente, a posteriori, se encontrará alguno que otro abuso multimillonario. Así juegan los políticos de Atlacomulco: a enriquecerse personalmente a partir de la obra pública. En este sentido, López Obrador se está guardando la carta del NAICM para perseguir al presidente Peña y algunos de sus colaboradores si así le conviene en el futuro, gane o pierda la elección. Por eso, creo, la terquedad de cancelarlo. Además, ya no puede recular con su promesa. Hacerlo mandaría la señal de que está dispuesto a negociar su agenda de gobierno que tanto emociona a parte del electorado. López Obrador perdería credibilidad. Echarse para atrás no es un lujo que puedan darse los candidatos, es un lujo para los que ya están sentados en la silla presidencial. Ergo, si gana AMLO, pues que proceda a concesionar la construcción y operación del NAICM y sea bienvenido al bando neoliberal de los que pensamos que el sector privado funciona mejor que el público en este tipo de proyectos”.

Antes del debate: Meade

A pocos días de que se desarrolle el primer debate presidencia, en el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, hace un análisis de las fortalezas y debilidades que han presentado hasta ahora los candidatos presidenciales. Esta entrega habla de Meade: “en cuatro días es el primer debate presidencial. El primero de tres, aunque parece que ya lleváramos años en campaña. Será la primera vez que los cinco candidatos estén frente a frente y, por encima de cualquier asunto, definirán, frente a ellos y los electores, cuál es su papel en esta elección. Previo a este primer encuentro, analizaremos lo que, pensamos, tendría que ser la participación de cada uno de los candidatos. ¿En dónde tendrían que poner mayor atención? ¿Qué dirección y qué tipo de fuerza deben tener sus dardos? ¿Qué deben sacudirse antes del debate si quieren tener una participación relevante? Para José Antonio Meade ésta es la última llamada. Tres meses de actividades proselitistas no han logrado lo que esperaban obtener casi de facto con ayuda de la imagen ‘ciudadana’ del exsecretario de Hacienda: un repunte de las preferencias por Partido Revolucionario Institucional. Meade está hoy en algunas encuestas en un apretado segundo lugar y en otras en el tercero, según el promedio de encuestas. El debate es su oportunidad para reconfigurar su candidatura. De hablarle directamente a los electores que no van a sus mítines, que siguen su campaña todavía a la espera de que logre distanciarse de la imagen de un Partido Revolucionario Institucional que no ha generado más que profundo enojo entre la población, lo vinculan con todo un expediente responsable del descontento social. ¿Qué pasaría el próximo domingo si logra desmarcarse de todo eso que los electores […] no toleran hoy en día de la marca tricolor? Al interior del partido saben lo evidente, como lo sabemos todos: su principal pasivo en la candidatura es la mala reputación de la marca que lo abandera. Si todo sabe a Partido Revolucionario Institucional y a gobierno federal, ¿cómo buscará Meade el famoso ‘voto switcher’, ese electorado que no quiere a Andrés Manuel López Obrador, pero tampoco al tricolor? […]. Se ha limitado a llamar a debatir sus propuestas, pero nadie ha respondido sus llamados. Aun sabiendo que hay tres encuentros programados entre candidatos, el de este domingo será definitorio. Es el que más importa por ser el que primera impresión causa. Al encuentro debe llegar dispuesto a desnudar a sus adversarios, a evidenciarlos, pero también a dar ese gran paso que lo presente como lo que él sí es y no en lo que una campaña priista lo quiere convertir. José Antonio Meade tiene las cualidades para ello: debe usar su inteligencia para provocar tropiezos, para dar ese último empujón que algunos necesitan para revelar sus reales intereses y carencias. […]. No puede darse el lujo de desdibujarse al aferrarse solamente al discurso de propuestas, cuando es evidente que los contendientes irán con sus carrilleras cargadas. O eso suponemos. Mañana le toca a López Obrador”.

La mecha corta de Andrés

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero acerca del “desencuentro” entre AMLO y Slim: “Dos viejos conocidos, aliados tácticos en diferentes momentos, chocaron agriamente por el tema de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que se ha convertido en la metáfora de la campaña presidencial. Andrés Manuel López Obrador, que ha ejemplificado en esa obra el despilfarro del gobierno, su corrupción y tráfico de influencias, se enfrentó con el magnate Carlos Slim, quien en una conferencia de prensa el lunes dijo que detenerla sería cancelar el desarrollo nacional. López Obrador, de manera insólita por tratarse de un personaje que en otros momentos lo apoyó, perdió las formas. Le espetó en la cara que era marioneta del presidente Enrique Peña Nieto y del expresidente Carlos Salinas, que sólo defendía sus intereses en la obra –previamente ha dicho que la corrupción es la matriz de esa joya de la ingeniería civil. Las reacciones en la opinión pública fueron negativas para López Obrador y mixtas en el territorio que domina, el de las redes sociales. La reacción de López Obrador contra Slim lo pintó de cuerpo entero. Intolerante a un punto de vista diferente, brutal contra quien no piense como él. Los contactos directos entre el magnate y el candidato han sido inexistentes desde hace varias semanas, reconoció Slim en privado, quien habla de lo difícil que es cada vez más el trato con López Obrador, porque quien no esté de acuerdo con él se convierte automáticamente en su enemigo. La paranoia de López Obrador se combina con la soberbia. Con más de 10 puntos de ventaja sobre su más cercano rival en la elección presidencial, piensa que la elección es un trámite porque la tiene en la bolsa, por lo que deben trabajar sus incondicionales para alcanzar la mayoría calificada en el Congreso y el Senado, a fin de que a través de los instrumentos democráticos modifique el rumbo del país y lo ajuste a su proyecto de nación. (…) La posición de López Obrador no es técnica ni tampoco ve el desarrollo de México a largo plazo. No cabe en su lógica la planeación estratégica porque es inmediatista y, como en todo lo que él plantea, con un enfoque político. Pero en el caso del nuevo aeropuerto hay una variable poco explorada, totalmente subjetiva: la personalidad de López Obrador. Personas que lo conocen de tiempo atrás y estudiado su pensamiento, sugieren que su ego es más poderoso que su inteligencia. El ego es lo que acorta su mecha y responde a quien discrepa de él. ¿Es esto lo que produjo su choque con Slim? De todas las explicaciones, la valorativa es la más probable. López Obrador piensa de sí mismo que él está antes que nadie. Incluso del país que quiere gobernar.

Slim, el único que ha salido

Sobre las declaraciones realizadas por el empresario Carlos Slim, hoy en Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe sobre las repercusiones que han tenido: “el simple anuncio de que Carlos Slim convoque a conferencia de prensa, ya es nota. Por eso cuando el fin de semana citó a los reporteros para el lunes en su oficina de Paseo de las Palmas, surgió la inquietud: ¿Qué irá a anunciar? Y en ese suspense nadie acertó lo que iba a ser el centro de su declaración: la defensa del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y menos el inmediato choque con Andrés Manuel López Obrador, quien ha reiterado que va a suspender la obra y trasladarlo a la base aérea de Santa Lucía porque es un socavón de corrupción de 300 mil millones de pesos. La declaración de Slim, que efectivamente es parte del consorcio constructor, fue rotunda y más cuando le preguntaron si le preocupaba López Obrador, a lo que respondió: Me preocuparía y me daría miedo por lo demás que siga, porque si esto va a ser el criterio, yo creo que van a ser criterios equivocados de administración. Hay riesgo de que se equivoque tomando pocos factores en las decisiones. A esto, desde Sonora, respondió López Obrador descalificando a Slim, al decir que si era tan buen negocio, que lo hiciera con su dinero y que sus declaraciones forman parte de una estrategia para contrarrestar su movimiento. […]. Sobre esto, apunto: primero, no veo a Slim de vocero del Presidente Peña Nieto ni de Carlos Salinas; segundo, Slim está en su derecho de declarar lo que quiera, como todos los demás que a nivel empresarial piensan lo mismo pero no se atreven a decirlo en voz alta, no vaya a ser que Andrés Manuel López Obrador gane, y, tercero, el tabasqueño también está en su derecho de convertir al NAIM en su muro de Trump. Lo importante es que por primera vez un empresario, y del calado de Carlos Slim, haya salido públicamente a diferir de lo que dice López Obrador, cuando los demás, reitero, pensando lo mismo, callan”.

El regalo

En el Reforma, el académico, columnista y politólogo, Sergio Aguayo, escribe nuevamente sobre la candidatura entregada a Jaime Rodríguez por parte del tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación: “los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) cercanos al Partido Revolucionario Institucional le obsequiaron la candidatura presidencial a Jaime Rodríguez, El Bronco. En el trasfondo está la cultura de la ilegalidad compartida por algunos políticos y los delincuentes. […]. Algo similar puede apreciarse en la rueda de prensa concedida por seis magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación el jueves de la semana pasada. Para justificar la candidatura que le regalaron al Bronco, recurrieron a un supuesto no confirmado: le faltaban 16 mil 656 firmas y los magistrados supusieron que las hubiera completado si hubieran revisado las 418 mil 494 inconsistencias. Es un razonamiento absurdo porque también hubieran podido crecer las anomalías. […]. Solemnes, se justificaron citando las garantías del indefenso Bronco y se regodearon en invocaciones a la legalidad, los derechos humanos y la democracia. De cuando en cuando señalaban, indignados, los errores cometidos por el Instituto Nacional Electoral (INE). Su dolo se evidenció cuando sólo permitieron tres preguntas a los periodistas; les respondieron con lo mismo que habían dicho y luego se escabulleron tras una barrera de personajes mal encarados. Hay otro ángulo de esa rueda de prensa. La presidenta del Tribunal -Janine M. Otálora- había votado en contra del dictamen, pero legitimó el evento al presidirlo. Sin embargo, reveló quién tiene el poder ahí dentro cuando habló 30 segundos y luego entregó la batuta y el protagonismo al magistrado Felipe Fuentes Barrera, quien condujo la reunión a su antojo. […]. El verdadero patrón del Tribunal es Fuentes quien tiene una gran cercanía con Humberto Castillejos, operador del Presidente Enrique Peña Nieto. Puede entonces inferirse que el obsequio al Bronco es parte de la estrategia priista. El Tribunal refleja la fuerza de una cultura añeja. En los años noventa, Fernando Gutiérrez Barrios sentenció que era ‘necesario regresarle la disciplina al partido’. La lealtad y la obediencia al jefe es la doctrina y el dogma del Grupo Atlacomulco que encabeza Peña Nieto. El drama de este grupo es que amplios sectores rechazan su vocación disciplinaria; en buena medida por su fracaso como gobernantes. Pese al desprestigio, preservan reductos de poder entre los que destacan los árbitros electorales. […]. ¿Qué hacer? En algunos círculos se habla de iniciar un juicio político a la banda de los cuatro. Tendría pocas posibilidades de éxito porque el PRI y sus aliados tienen mayoría en la Cámara baja. Sería más fructífero que alguna universidad mexicana convoque a una comisión de juristas independientes, mexicanos y extranjeros, para que revisen el actuar del Tribunal y en particular la dádiva hecha al Bronco. Un informe de este tipo sería material indispensable para los observadores internacionales y para la batalla en curso contra esa cultura mafiosa que mantiene en cautiverio a instituciones clave de la vida política mexicana”.

AMLO es la prisa por el TLC

En El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe que: “el rumor es que ya hubo apretón de manos y fue en Lima, Perú. Entre el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el Vicepresidente de Estados Unidos, Michael Pence. Que en su reunión bilateral habrían platicado de la importancia de concluir favorablemente la renegociación del Tratado de Libre Comercio porque ambas partes enfrentan desafíos políticos que pueden complicar el destino del Tratado. En Estados Unidos, porque parece inminente la victoria del opositor Partido Demócrata que recuperaría la mayoría en el Congreso, y estaría animado a bloquear todo aquello que pueda darle un triunfo al presidente Trump de cara a su anunciada reelección en 2020. Quizá un nuevo Congreso con una nueva composición complicaría las cosas. En México, porque parece inminente la victoria del opositor Andrés Manuel López Obrador, y tanto el gobierno como la iniciativa privada buscan usar los tratados comerciales como candado para evitar que un eventual nuevo gobierno con ideas contrarias pueda echar para atrás las inversiones de la reforma energética, de telecomunicaciones, etcétera. Por eso el gobierno mexicano ha sido tan insistente en los capítulos 11 y 20, y la cláusula de extinción […], porque implica blindarse ante la posibilidad de que una nueva administración quiera dar golpes de timón. […]. Todo esto me lo comentan fuentes allegadas a la negociación, que están preparándose para hacer un anuncio sobre el éxito de la renegociación, en breve. Sin embargo, la carretera parece aún larga de recorrer: existen cuando menos cinco puntos que no han sido renegociados por los equipos técnicos y están a la espera de que los ministros-secretarios los ‘desatoren’. Entre ellos, el tema automotriz y la cláusula de extinción. […]. Me cuentan que hace unos días, estando los dos secretarios mexicanos en Washington, su desencuentro fue tal que debieron llamar a su jefe, el Presidente Enrique Peña Nieto, para que dirimiera la disputa. Aparentemente, Peña le dio tres semanas más a Guajardo para cerrar el trato. El lapso está por agotarse. Y luego a ver qué hace Canadá, que anda arrastrando los pies”.

Hay hielo entre Anaya y Margarita

Ayer se volvieron a cruzar los caminos de Ricardo Anaya y de Margarita Zavala y contrario a lo que se esperaba, sí se saludaron pero de manera “fría”. En El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “ayer se vieron las caras la candidata independiente a la Presidencia, Margarita Zavala, y el abanderado de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya. Nos dicen que el encuentro se dio de manera casual en la calle, antes de entrar al Museo del Papalote, a donde los dos acudieron para firmar los 10 compromisos del Pacto por la Primera Infancia. Anaya tenía su participación primero, y posteriormente Margarita. Nos cuentan que sólo un hubo un frío ‘hola’, de no más de 10 segundos, entre ambos políticos en la calle. Ya adentro Anaya firmó el compromiso, y luego Margarita Zavala hizo lo propio. Quienes estuvieron cerca del saludo Zavala-Anaya percibieron un viento helado, hay hielo entre ambos”.

Caso avioneta

Luego de que se diera a conocer un viaje de Andrés Manuel López Obrador en avioneta privada esto es lo que en Milenio, en la columna Trascendió, se escribió: “que Alfonso Durazo fue el encargado de salir a aclarar lo de la avioneta en que se trasladó Andrés Manuel López Obrador en Sonora, desde el motivo hasta el costo, pues el propio candidato a senador destacó unos días antes que, a pesar de las distancias, el tabasqueño haría esta gira por tierra, pese a los mil kilómetros de distancia entre un mitin y otro. Hablando de esta gira, a quienes no les llegó el mensaje de amor y paz fue a los simpatizantes del candidato de Morena en Guaymas, pues resulta que en pleno mitin le robaron su teléfono celular a César Yáñez, oficialmente secretario de comunicación de ese partido, de quien se entiende no querían la credencial de elector, sino acaso su directorio electrónico. Por cierto, Andrés Manuel López Obrador justificó que no llegó a la firma del Pacto por la Primera Infancia porque no podía desairar a la tribu yaqui, y aunque intentó mandar a Esteban Moctezuma, los organizadores de plano se negaron y ahora promete que buscará signar el compromiso en otro momento”.

Leyes de salva

En Senado por fin se puso a trabajar y han aprobado una estrategia en contra del robo de combustible, mejor conocido como “huachicoleo”. En el Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “finalmente, el Senado aprobó la estrategia fiscal contra el huachicol, es decir, la sustracción ilegal de combustible de los ductos de Pemex. Ahora el Servicio de Administración Tributaria tendrá amplias facultades para frenar el robo y la venta ilegal de gasolina, desde verificar cada litro que se produce, importa, transporta, almacena y se vende en México, y podrá sancionar con multas millonarias y penas de cárcel. La reforma fue aprobada por el pleno con 69 votos a favor, 18 en contra y dos abstenciones. Se perfila también detener los reportes de pérdidas inventadas por diversas empresas. Todo sucede alrededor de este delito: criminales se disfrazan de policías, pueblos enteros se dedican al saqueo, militares son agredidos por los delincuentes y las fuerzas policiacas de estados y municipios cierran los ojos. ¿Servirá de algo esta ley? Por lo pronto, la minuta fue enviada a Presidencia para su eventual promulgación”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print