Columna de columnas nacional (15 ene 18)

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del lunes15 de enero de 2018. Chihuahua, banderas y votos: El conflicto entre los gobiernos federal y del estado de Chihuahua ha escalado hasta posicionamientos inéditos… En tres siglos distintos, la historia nacional no se puede leer ni explicar sin las batallas cívicas y militares que han tenido como epicentro esa basta fracción de nuestro norte. Javier Lozano, alma de mercenario: ¿qué lleva al PRI a convertir a este provocador contumaz en vocero de su causa?… A Osorio le conviene que Meade pierda…

Rayuela

Por una vez Donald Trump tiene razón. No es racista, es lo que le sigue.

http://www.jornada.unam.mx/2018/01/15/

Chihuahua: banderas y votos

Julio Hernández López, en su columna Astillero, escribe en La Jornada, sobre el caso Chihuahua: “El conflicto entre los gobiernos federal y del estado de Chihuahua ha escalado hasta posicionamientos inéditos en cuanto a su contenido pero, sobre todo, particularmente delicados en el contexto de un proceso electoral cargado de riesgos. Ayer, en la Plaza del Ángel de la ciudad de Chihuahua, Javier Corral Jurado avanzó en la automodelación de su figura como líder nacional de la oposición desde la derecha, virtualmente la segunda carta más notable del panismo en estos momentos y, en ese sentido, un proveedor de bonos electorales a corto y mediano plazos para el candidato presidencial de Acción Nacional, Ricardo Anaya, con quien mantiene una sólida alianza. En un golpe de audacia que inevitablemente tendrá respuestas (cuando menos proporcionales) del PRI-Gobierno, Corral Jurado saltó desde la difícil realidad de su gobierno local hasta habilitarse una dimensión de lucha y movilizaciones de corte nacional e internacional. Ya instalada desde días atrás en un punto alto, la batalla de Chihuahua contra Los Pinos tuvo un desenvolvimiento dominical hacia comités nacionales de apoyo, presión en Estados Unidos a consulados mexicanos y a políticos del vecino país para que se deporte al ex gobernador corrupto César Duarte Jáquez, y una marcha por la dignidad, desde Ciudad Juárez hacia Ciudad de México, para impulsar la mencionada demanda carcelaria y la segunda exigencia de la administración corralista, la pronta entrega de más de 700 millones de pesos que le han sido retenidos como represalia, asegura el panista, por las denuncias que desde aquella entidad norteña se han hecho respecto a triangulaciones de dinero federal hacia campañas electorales priístas en 2015. Vistas en abstracto, ambas banderas de la lucha corralista son justas. César Duarte Jáquez debe estar en la cárcel, como otros de sus congéneres (Javier Duarte, Roberto Borge, entre los casos más recientes), pues saqueó a fondo las arcas estatales y, hasta hoy, el gobierno de Enrique Peña Nieto se niega (con absoluto tufo cómplice) a solicitar que sea extraditado por Estados Unidos. Y el erario chihuahuense debe recibir con celeridad los centenares de millones de pesos que tramposamente le retuvo la maquinaria federal de Hacienda, con evidentes propósitos de castigo al gobierno estatal rebelde, a sabiendas de los graves problemas o colapso que puede provocar dicho escamoteo. La lucha chihuahuense, sin embargo, aterriza necesariamente en las pistas de lo electoral, con un reloj en la torre de control que marca el primer domingo de julio como punto clave. Los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional han compartido durante largos años los asientos de esos centros de entendimiento electoral y político, en especial Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, en el 2012, dando el segundo vía libre al primero para que ocupara la casa presidencial. En reciprocidad, se esperaba que desde 2017 fuese instalada la candidatura conyugal de Margarita Zavala para un intento de alternancia no sólo entre partidos (el prianismo) sino entre facciones de estos partidos (el peñismo y el calderonismo).

http://www.jornada.unam.mx/2018/01/15/opinion/008o1pol

Chihuahua

Juan E. Pardinas, en Reforma, escribe sobre el papel que ha desempeñado a lo largo de la historia como epicentro de la lucha contra el centralismo: “El estado de Chihuahua ha sido el escenario de gestas y revoluciones en la vida de México. En tres siglos distintos, la historia nacional no se puede leer ni explicar sin las batallas cívicas y militares que han tenido como epicentro esa basta fracción de nuestro norte. En su afán por preservar la soberanía nacional, Benito Juárez peregrinó por buena parte del territorio para salvar a la joven nación independiente de ser gobernada por un emperador europeo. Entre 1863 y 1867, la república itinerante de Juárez pasó por Querétaro, San Luis Potosí, Nuevo León, Durango y Coahuila, pero fue en Chihuahua donde el Presidente y su gabinete fincaron residencia por cerca de dos años.

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=127359&urlredirect=http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=127359

La situación de Meade

Pese a los esfuerzos de su equipo de precampaña, José Antonio Meade, continúa sin levantar y colocarse entre las preferencias del electorado. En El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “a un mes exacto de que iniciaron las precampañas por la Presidencia de la República, las encuestas empiezan a coincidir en un escenario que […] comienza a perfilar una tendencia de lo que puede ser la lucha decisiva por el poder presidencial en México. Y esa primera tendencia dice que, más que una disputa de tres, la elección en marcha podría resolverse entre dos opciones políticas y dos candidatos que se despegarían en el primero y segundo lugar, mientras la tercera opción se rezaga y deja de ser competitiva dando paso a fenómenos de ‘voto útil’ que pueden definir la Presidencia. Hasta ahora, con base en las encuestas, las dos fuerzas con posibilidades de disputarse la victoria en estos comicios son la coalición Juntos Haremos Historia, que encabeza Andrés Manuel López Obrador, y la alianza Por México al Frente, con Ricardo Anaya Cortés. El primer mes de estas campañas previas confirma las posibilidades de alternancia política en la Presidencia con un eventual triunfo de López Obrador y perfila que el segundo lugar, el que puede disputarle la Presidencia al tabasqueño, lo tiene hasta el momento Anaya Cortés. Y en la tercera posición, que no avanza y se rezaga en la mitad de estas precampañas, aparece el candidato de la coalición PRI-PVEM-Panal, José Antonio Meade. Las razones y los análisis del estancamiento ya evidente del candidato oficialista en las encuestas abundan y son coincidentes: desde errores en la estrategia, exceso de ‘generales’ en su equipo, debilidad del discurso y mala proyección del candidato, rechazo social y desgaste de la marca PRI y el gobierno de Peña Nieto, división interna y pugnas entre liderazgos del priísmo y el gabinete, y un virtual ‘secuestro’ de Meade por el grupo itamita encabezado por Luis Videgaray. Como sea, el resultado de estas primeras cuatro semanas de precampaña […] es negativo para el candidato del partido gobernante […].  Es cierto que las encuestas solo reflejan el ánimo momentáneo del electorado y que falta mucho por ver en esta elección. Pero también lo es que, cuando esos sondeos comienzan a marcar tendencias que se repiten, se genera una percepción de debilidad o fortaleza de los candidatos y sus campañas. Y en este primer corte, a menos de un mes de concluir las precampañas […] la percepción es que el puntero se afianza, que la disputa por el segundo lugar se define a favor de la opción del Frente, y que la candidatura oficialista no camina y su estancamiento desata rumores de debilidad y revive fantasmas de sustitución”.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/salvador-garcia-soto/nacion/una-primera-tendencia

A Osorio le conviene que Meade pierda

Leo Zuckermann escribe en Excélsior sobre lo que puede esperar Osorio Chong después de la elección: “Para retener la Presidencia, el PRI debe unirse en torno a su candidato presidencial. El problema es que, para algunos priistas, existen incentivos para que ocurra exactamente lo contrario, es decir, que José Antonio Meade pierda el próximo primero de julio. Uno de ellos es nada menos que el exsecretario de Gobernación. ¿Por qué le convendría a Miguel Ángel Osorio Chong la derrota del PRI en la elección presidencial? Porque tendría más poder. Los dos principales grupos políticos del gobierno actual los lideraron, por un lado, Luis Videgaray y, por

el otro, Osorio. Desde principio del sexenio, se convirtieron en los dos hombres fuertes del presidente Peña y, por tanto, con más posibilidades de suceder a su jefe. Videgaray, sin embargo, perdió la candidatura presidencial del PRI por el escándalo del sospechoso financiamiento de su casa de Malinalco por parte de Grupo Higa, la misma constructora que le financió su mansión de las Lomas a Peña y a su esposa. No obstante de estar fuera Videgaray de la contienda, su grupo se mantuvo unido en la carrera presidencial, pero ahora con una nueva carta, uno de los grandes amigos de Luis, precisamente el que lo sustituyó en la Secretaría de Hacienda, José Antonio Meade. Osorio, por su parte, se quedó hasta el final peleando por quedarse con la candidatura presidencial del PRI. Ya sabemos el desenlace. El dedo de Peña apuntó hacia Meade. Ganó el grupo de Videgaray quien, en un acto sin precedentes, se atrevió a destapar a Meade antes que el mismísimo Presidente. (…) lo que quiere Osorio es convertirse en el Beltrones del 2018. En 2006, después de la derrota histórica del PRI, que por primera vez se fue al tercer lugar, Manlio heredó lo que quedó de este partido y, como su líder de la bancada en el Senado, negoció jugosos tratos con el ganador de la elección presidencial, Felipe Calderón. Desde la Cámara Alta, Beltrones se convirtió en uno de los personajes más poderosos de ese sexenio, un eficaz power broker con gran influencia. (…) Pero este tipo de conspiraciones sólo suceden en las series de Netflix porque, en realidad, el PRI está muy unido en torno a un candidato que ni siquiera es priista. ¿A poco no?”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/leo-zuckermann/2018/01/15/1213675

Javier Lozano, alma de mercenario

Jorge Zepeda Patterson, escribe en el portal sin embargo sobre la inclusión de Javier Lozano en el equipo de Meade: “Que Javier Lozano brinque de un partido a otro para contratarse como gatillero sicario a las órdenes de un nuevo patrón, no tiene nada de sorprendente: la mayoría de los políticos no deja que las convicciones o la ética se atraviesen en su camino. Lo que llama la atención es que un partido abra los brazos y encumbre al que hasta unos días antes escupía sobre sus cabezas. Peor aún, tendríamos que preguntarnos ¿cuán descompuesto está el clima político para que los asesores de José Antonio Meade hayan concluido que se requiere a un buleador profesional para encarar la campaña electoral? ¿Qué lleva al PRI a convertir a este provocador contumaz en vocero de su causa? El fenómeno Trump, supongo. Una lectura superficial de lo que sucedió en Estados Unidos podría concluir que el camino a la presidencia se esculpe a golpes de tuits soeces, políticamente incorrectos, estridentes. Si creen que Trump está en la Casa Blanca gracias a sus insultos y a un comportamiento de barbaján para con sus rivales, entonces el fichaje de Lozano cobra sentido. Incluso el propio Meade desde hace unos días ya había asumido esta estrategia. Dejó atrás la estudiada imagen de buena persona no-rompo-un plato, para subirse al ring y retar a López Obrador y a Ricardo Anaya. Alusiones al patrimonio del tabasqueño o a la novatez del joven candidato panista, por no hablar de duros reclamos a la corrupción de sus rivales. Las diatribas de Meade fueron muy aplaudidas por sus seguidores, aunque el resto del país no pudo dejar de pensar en el típico refrán “el burro hablando de orejas”. Acusar a sus competidores de ser corruptos minutos después de abrazar efusivamente al líder petrolero Romero Deschamps no es precisamente el mejor de los timings. En todo caso Meade es un Trump muy poco convincente. Javier Lozano, en cambio, se ha preparado toda su vida. (…) La incorporación de Lozano, además, tiene un segundo propósito. La batalla entre José Antonio Meade y Ricardo Anaya será feroz y despiadada porque ambos intentarán convertirse en beneficiarios del voto anti lopezobradorista. La única oportunidad que tienen de ganarle al líder de Morena es capturando el voto útil de su rival, es decir, fusionando en la práctica al segundo y al tercer lugar. De aquí a junio Meade tiene que convencer al electorado conservador que Anaya se ha desinflado y que él es la única alternativa viable ante AMLO. Javier Lozano podría ser clave porque proviene del PAN, conoce sus trapos sucios y, mejor aún, está dispuesto a ventilar la basura, real o presunta, en una arena pública que nuestro personaje suele convertir en paredón”.

http://www.sinembargo.mx/14-01-2018/3373323

Es la maquinaria, estúpido

Luis Rubio, en Reforma, hace referencia a la estructura del PRI como su as bajo la manga: “La contienda va a todo lo que da, meses antes de que inicie formalmente. Los candidatos hacen lo posible por tener presencia, atraer votantes nuevos y responder a los desafíos (y bretes) en que los colocan sus contendientes. Todo eso es lo normal en la vida democrática, aunque ésta se vea plagada de spots, discursos y alharacas. Los candidatos hacen lo que tienen que hacer para elevar su visibilidad y, confiadamente, ganar el voto adicional que permitiría lograr la victoria. La pregunta es qué está haciendo la ciudadanía para exigirles respuestas a los candidatos. Uno sin lo otro no es más que una invitación a la perpetuación de la impunidad. La pregunta clave es dónde estamos, porque sólo así es posible responder a lo trascendente: cómo lo resolvemos. Los candidatos se desviven por avanzar su mensaje (y descontar a los otros), pero eso no responde al asunto medular que interesa a los ciudadanos: cómo vamos a salir del bache. Por situación lógica e inevitable, el candidato del partido en el gobierno tiene la difícil situación de tener que proponer algo distinto sin alejarse de donde proviene y con demasiados jefes que, además, no comprenden el sentir del electorado; por su parte, los dos contendientes tienen mayor facilidad para atacar y denunciar, sin molestarse en proponer. AMLO se ha distinguido a lo largo de todos estos años por plantear algunos de los dilemas y problemas más fundamentales que enfrenta el país; sus planteamientos para resolverlos son vagos, muchos de ellos absurdos y casi todos a-históricos, pero eso no le quita el mérito de obligar a enfocar hacia problemas reales como los de la pobreza, la desigualdad y la corrupción. Anaya traía un discurso más moderno e innovador, pero se ha dedicado a competir por el voto anti sistémico, perdiendo con ello su ventaja comparativa: la herencia liberal de su partido, que es lo que lo hace (hacía) distinto. José Antonio Meade cuenta con la experiencia y la visión que permitirían romper con los entuertos que mantienen empinado al país, pero sólo lo lograría en la medida en que rompiera con mucho de lo que hereda del gobierno del que emana. Ninguno la tiene fácil. Pero esa perspectiva es en abstracto. (…) Una contienda de más de dos candidatos sin segunda vuelta tiene características muy específicas que determinan mucho del devenir del proceso electoral. El primer efecto es el de la fragmentación del voto; un segundo efecto es que alguna porción de la población, típicamente cercana al 10% en nuestro pasado reciente, abandona a su candidato si éste o ésta va en tercer o cuarto lugar para evitar un resultado que le es inaceptable: es decir, una porción del electorado de hecho actúa como si hubiera segunda vuelta. El tercer efecto es el más trascendente: con la fragmentación del voto, disminuye el umbral de triunfo, lo que le otorga un enorme peso al voto duro; es decir, la contienda se convierte en una en la que las maquinarias partidistas se tornan críticas. Aunque todos los partidos tienen sus aparatos y maquinarias, ninguno tiene la organización con que cuenta el PRI que, por razones obvias de nuestra historia, tiene presencia incluso en estados y localidades en las que hace décadas no gobierna. Esto implica que si Meade logra consolidar la base priista, su probabilidad de ganar rebasa con mucho las apariencias que reflejan las encuestas. (…) Desde luego, la maquinaria no lo es todo, pero en una contienda en la que la base dura del electorado es crucial, la maquinaria adquiere una importancia excepcional”.

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/editoriales/editorial.aspx?id=127358&md5=1b5599b034dc8045ff2430da7e86a4db&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe&lcmd5=ac4db1c4fb6745366ac222e53a47c148

Los gringos vienen a México

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero sobre la preocupación de los norteamericanos por al fracaso de México ante el crimen organizado: “Totalmente desapercibido en México pasó el anuncio del procurador general de Estados Unidos, Jeff Sessions, el jueves pasado, sobre la creación de un grupo antiterrorista para combatir mundialmente a Hezbolá, una organización calificada por el Departamento de Estado como “terrorista”, que fue formada por la Guardia Revolucionaria Iraní en 1982 para enfrentar la invasión de Israel a Líbano. El grupo, integrado por expertos en narcotráfico, crimen organizado y lavado de dinero, se coordinará con la División de Operaciones Especiales de la DEA, y el área de Investigaciones del Departamento de Seguridad Interior. Si en el gobierno mexicano no han procesado lo que esto significa, deben hacerlo rápidamente. La ruta de Hezbolá a Estados Unidos pasa por territorio mexicano de la mano de los cárteles de la droga. Sessions fue muy contundente. “El Departamento de Justicia no dejará piedra sin remover a fin de eliminar las amenazas a nuestros ciudadanos de organizaciones terroristas y para eliminar la marea de la devastadora crisis de drogas”, dijo. “El equipo iniciará procesos que restrinjan el flujo de dinero de las organizaciones terroristas extranjeras así como romperá las violentas operaciones de tráfico de drogas”. No se requiere ciencia para conectar los puntos. Si toda la retórica del presidente Donald Trump para la construcción del muro fronterizo con México es para frenar a los criminales que están intoxicando a los estadounidenses con sus drogas y el Ejército mexicano es incapaz de confrontarlos, uno de los principales campos de batalla contra Hezbolá va a estar en México. El tema de organizaciones terroristas en México siempre ha sido negado por las autoridades mexicanas, pero sobre todo, han minimizado el fenómeno. En agosto de 2002 se publicó en este espacio que el entonces jefe de la DEA, Asa Hutchinson, estaba reforzando la vigilancia en la frontera con México ante su temor de que los cárteles de las drogas financiaran el terrorismo político a través de Al Qaeda y Hezbolá. Los servicios de inteligencia estadounidenses, se escribió, tenían ubicadas células de esas organizaciones en la Triple Frontera, donde convergen Argentina, Brasil y Paraguay, convertida en ese entonces en un centro de operaciones terroristas, guerrilleros y espías. (…) La preocupación estadounidense sobre este tema no había pasado de mantener bajo estrecha vigilancia lo que sucedía en México. (…) La prensa ha mostrado sistemáticamente las fallas en la estrategia del combate a las drogas en México, a lo que se le han sumado críticas sobre la deficiencia para frenar el lavado de dinero. Un informe de la Fuerza de Tareas de Acción Financiera, una organización que establece estándares internacionales, dado a conocer a principio de este año, señala que aunque ha habido mejoría desde 2008, cuando lo evaluaron por última vez, no ha sido suficiente para enfrentar actividades del crimen organizado, extorsión o corrupción. De hecho, hasta muy recientemente la PGR asumió el lavado de dinero como una prioridad, por lo que no se le investigaba de manera sistemática”.

http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/los-gringos-vienen-a-mexico.html

López Obrador quiere a Margarita y a «El Bronco»

Los aspirantes independientes a la presidencia de México continúan trabajando para conseguir las firmas que aseguren su lugar en la boleta electoral, sin embargo el tiempo comienza a agotarse. Al respecto en Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “según los reportes preliminares, muy pronto, al menos Margarita Zavala y Jaime Rodríguez podrán decir que han logrado más de 866 mil firmas que se encuentran en la Lista Nominal, pero ambos siguen lejos de cumplir la condición de dispersión geográfica a la que obliga la ley. […]. Los dos tendrán que tener muy buenas semanas, ahora con un sentido estratégico en lo geográfico, para lograr la meta. Además, ahora, las firmas tendrán que superar la nueva revisión que hace el INE para certificar la validez de las firmas después de haber encontrado ‘inconsistencias e irregularidades’. Margarita y El Bronco, por ejemplo, tienen algún auxiliar que ha entregado 12 firmas por hora, sin descanso, durante 85 días. Los números que hasta ahora conocemos, dijo el INE la semana pasada, podrían modificarse. Lo que suceda con los independientes será fundamental para lo que suceda en la elección y hoy a nadie beneficia más la fragmentación del voto que al líder en todas las encuestas: el candidato de Morena. Con base en las encuestas hasta ahora publicadas[…], los dos independientes con posibilidades tienen en promedio 13 por ciento de las preferencias, Zavala 10, Rodríguez tres. Porcentajes que sumados no están lejos del promedio que esas encuestas dan como ventaja a López Obrador sobre el segundo lugar, ya sea Anaya o Meade. No está muy claro cómo se repartirían esos 13 puntos en caso que ninguno de los aspirantes independientes llegase a la boleta, pero creo que no me equivoco si digo que López Obrador sería el menos beneficiado. Si la historia sirve de algo, al menos los de Zavala no se irían para el candidato de Morena. Por eso, el más entusiasta en que los dos logren estar en la boleta debe ser López Obrador. Y ahí la paradoja de los dos suspirantes. Uno nunca sabe para quién trabaja”.

http://www.milenio.com/firmas/carlos_puig/amlo-margarita_zavala-jaime_rodriguez-lista_nominal-ine-candidatos_18_1104069589.html

Independientes, ¿iguales a políticos?

Los candidatos independientes también deben considerar que el tema de la transparencia, pues en El Universal, su Editorial, asegura que: “uno de los avances en materia político-electoral que vivió este país en años recientes fue la posibilidad de que cualquier ciudadano pueda aspirar a un cargo de elección popular sin tener que contar con el respaldo de un partido político […]. En su primera aparición numerosa en un proceso electoral, en 2015, los candidatos independientes obtuvieron triunfos importantes: una gubernatura, alcaldías y asientos en legislaturas locales y en el Congreso de la Unión. En este 2018, por primera vez podrán aparecer en las boletas de la elección presidencial, en la de los comicios para elegir jefe de gobierno en la Ciudad de México y en la de senadores, entre otros cargos, aunque antes tendrán que reunir firmas que reflejen el apoyo de 1% del listado nominal de electores de la demarcación en la que desean participar. Como participantes de un proceso electoral, se rigen bajo la normatividad que aplica para todos los aspirantes a cargos de elección popular… pero la mayoría la incumple […]. La poca transparencia no es el único problema de los independientes. El jueves pasado el INE dio a conocer también que investigará irregularidades en la obtención de firmas de los aspirantes independientes y un posible tráfico de datos del Listado Nominal de Electores o de credenciales de elector. La mayoría de los aspirantes a candidaturas independientes perteneció a partidos, pero salió de ellos con el discurso de que ofrecería nuevas formas de hacer política. Por lo que se conoce hasta ahora, la sombra de la opacidad y de actos fraudulentos se cierne sobre una buena parte. Es una lástima que con apenas unos años de vigencia, estén dañando el valor de esa importante figura en la vida del país”.

http://www.eluniversal.com.mx/articulo/el-universal/nacion/independientes-iguales-politicos

Meade, no dejó claro si JJ Rendón es parte de su equipo

En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “el abanderado presidencial de PRI-Verde-Panal, José Antonio Meade, no dejó claro si el publicista Juan José Rendón es parte de su equipo de precampaña; a pregunta expresa sobre su contratación solo dijo: ‘No que yo sepa. Habrá que preguntarle a López Obrador’. Sin un categórico ¡no! dejó abierta la posibilidad. Por cierto, el equipo de precampaña de Meade dejará hasta el último minuto de este lunes el registro del nuevo nombre de la coalición. Se espera que al filo de la media noche presenten ante el INE el nombre que sustituirá a ‘Meade, Ciudadano por México’”.

http://www.milenio.com/firmas/trascendio_nacional/Trascendio_18_1104069590.html

Sólo tres de los 12 gobernadores panistas y aliancistas

Por su parte en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “muy enojado, nos dicen, anduvo el pasado sábado el precandidato de la alianza PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya, con la inasistencia de la gran mayoría de los gobernadores panistas a la reunión del Consejo Nacional que se convirtió en un acto de apoyo del panismo al Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, quien acusa a la Secretaría de Hacienda de retener recursos económicos por presuntas represalias. El caso es que sólo tres de los 12 gobernadores panistas y aliancistas atendieron a la invitación para estar presentes en los trabajos del Consejo Nacional. Miguel Ángel Yunes, de Veracruz; Antonio Echevarría, de Nayarit, y el propio Corral fueron los únicos en atender al llamado. ¿Y los demás gobernadores?

http://www.eluniversal.com.mx/columna/periodistas-el-universal/nacion/ese-apoyo-no-se-ve

¿Hasta ahorita?

En tanto en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “que los partidos no tienen voluntad de ayudar a los damnificados por los sismos. La Iglesia católica en México considera que no se ha dado una verdadera voluntad política para renunciar, efectivamente y en un porcentaje suficiente, a recursos públicos a fin de coadyuvar a la reconstrucción. Los partidos aseguraron que renunciarían a los montos asignados para el último trimestre de 2017, sin embargo, de acuerdo con el INE, sólo cinco entregaron los recursos económicos. En el semanario Desde la Fe enfatizaron la falta de voluntad política. ¿Apenas se dan cuenta? La agenda partidista no contempla derrumbes”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/frentes-politicos/2018/01/15/1213680

No soy racista

En tanto, sobre las recientes declaraciones de en las que el Presidente estadounidense llamó “países de mierda” a naciones como Haití y de África, en el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “por suerte Donald Trump salió a aclarar ayer que no es racista. Ante reporteros en Florida dijo: ‘Soy la persona menos racista que han entrevistado’. Menos mal que lo aclaró pues cualquiera que viera sus tuits, escuchara sus declaraciones o padeciera sus decisiones de gobierno, podría confundirse”.

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=127354&po=3&urlredirect=http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=127354&po=3

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print