Columna de columnas nacional (23 mar 18)

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del viernes 23 de marzo de 2018. Pesadillas de Peña, Meade y Ruiz Esparza: ayer, los tres coincidieron en la soltura de la nueva edición de la fórmula de descalificación electoral que postula a Andrés Manuel López Obrador como un peligro para México.  Meade, a la caza del sueño. La sorpresa de octubre, en mayo. Libertad y espontaneidad…

Rayuela

Carente de escrúpulos, Corral arremete contra el mensajero, siendo que se vende como adalid de la libertad de expresión. No tiene vergüenza.

http://www.jornada.unam.mx/2018/03/23/

Pesadillas de Peña, Meade y Ruiz Esparza

Julio Hernández López, en La Jornada, escribe sobre lo que parece es el nuevo capítulo del frente de ataque del PRI y de Peña Nieto centrado en López Obrador: “Ayer, Enrique Peña Nieto, José Antonio Meade Kuribreña y Gerardo Ruiz Esparza coincidieron en la soltura de la nueva edición de la fórmula de descalificación electoral que postula a Andrés Manuel López Obrador como un peligro para México. Los personajes primeramente citados tratan de aprovechar las precisiones forzadas que el tabasqueño ha hecho en días recientes respecto a la postura que asumirá respecto a las reformas centrales del peñismo, la energética y la educativa, y respecto a la construcción, en curso, del Nuevo Aeropuerto de Ciudad de México. La acometida sincronizada se produjo al día siguiente de una impetuosa entrevista colectiva que a López Obrador realizaron en Milenio Tv varios comentaristas y periodistas, con el director editorial de Milenio, Carlos Marín, como destemplada pieza que no logró sacar de sus casillas al candidato presidencial de Morena. Pero, en esencia, el programa televisivo nocturno permitió a los estrategas gubernamentales sustentar sus premisas de propaganda contra el candidato puntero, al reconocer éste, con diversos matices y fraseos, su voluntarismo como base técnica de futuros proyectos complicados y, sobre todo, su intención de revisar y eventualmente tirar algunos contratos en materia de energéticos y de impulsar un proyecto alternativo en cuanto al principal aeropuerto del país. Por otra parte, ayer mismo, mientras Peña, Meade y Ruiz Esparza centraban sus dardos retóricos contra algunas de las propuestas de AMLO, el diario El Financiero daba a conocer una encuesta realizada por Alejandro Moreno en la que se establece que la intención de voto por Andrés Manuel López Obrador subió cuatro puntos, de 38 a 42 por ciento, entre febrero y marzo, mientras que el apoyo a Ricardo Anaya bajó cuatro puntos, de 27 a 23 por ciento en ese mismo periodo, mientras José Antonio Meade obtiene 24 por ciento de las preferencias, dos puntos por arriba de lo registrado el mes pasado. En sentido distinto a esa enorme diferencia de casi 20 puntos a favor de AMLO, la muy controvertida empresa encuestadora GEA-ISA, que en 2012 tuvo un sonoro fracaso en cuanto a sus pronósticos, ha vuelto a las andadas y ha planteado que López Obrador tiene una intención de voto a su favor de 27 por ciento del electorado, Ricardo Anaya 23 por ciento y Meade 20 por ciento. (…) En ese contexto sumamente difícil para Los Pinos y su candidato ciudadano, ha saltado la pretensión propagandística de problematizar a López Obrador. Por ello, ante miembros de la Asociación Mexicana de Hidrocarburos, José Antonio Meade Kuribreña confesó sus recientes angustias oníricas: las propuestas de Andrés Manuel López Obrador, hechas ante Milenio Tv, “me dejaron sin dormir… por lo menos me dieron pesadillas”. Añadió: Me preocupa esta desubicación personal en términos de su visión, me preocupan todas y cada una de sus propuestas, la verdad es un tema que genuinamente me preocupa en términos del país. Enrique Peña Nieto fue más catastrófico en sus consideraciones. En un acto en el Instituto Mexicano del Petróleo dijo que dar marcha atrás a la reforma energética significaría perder unos 800 mil empleos y unos 200 mil millones de dólares de inversiones comprometidas”.

http://www.jornada.unam.mx/2018/03/23/opinion/010o1pol

Meade, a la caza del sueño

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero sobre la última encuesta realizada por Alejandro Moreno como cierre de “precampañas”: Al cierre de la precampaña presidencial, José Antonio Meade llegó a la meta buscada –si tomamos como referencia la encuesta de preferencias electorales publicada este jueves en El Financiero–, que era iniciar la campaña en segundo lugar. A una semana de arrancar formalmente la lucha por la Presidencia, aventaja por un punto a Ricardo Anaya, con una tendencia de ascenso ligera en la intención de voto, mientras que al candidato del Frente, que tuvo un inicio de año extraordinario, le rompieron el momentum con acusaciones del PRI de lavado de dinero y le provocaron una caída importante de tres puntos porcentuales. Esta es una gran noticia para Meade al entrar a disputar claramente el segundo sitio en la contienda, y anticipar que si no hay un control de daños en la campaña de Anaya, se irá separando cada vez más del candidato priista. La encuesta, sin embargo, también le trajo una mala noticia: el puntero, Andrés Manuel López Obrador, se le despegó 18 puntos. Los datos publicados por El Financiero registraron un envión de cuatro puntos para el candidato de Morena, quien llegó al máximo histórico de preferencia electoral en tres campañas presidenciales. Hasta este momento, López Obrador luce sólidamente blindado, con un núcleo electoral homogéneo y un creciente número de posibles votantes fuera de sus bases. López Obrador necesitaría sólo administrar la ventaja de 18 puntos –casi 10 millones de votantes– para ganar la Presidencia, pues, aún si Meade se consolidara en la segunda posición, su ritmo de crecimiento actual haría imposible que lo alcanzara. Si el metabolismo de la precampaña se mantiene en la campaña, el tabasqueño sólo tendría que cuidar el no caer en provocaciones –como lo ha dicho–, no enojarse –como señala–, ni cometer errores que cuesten puntos, como sucedió en 2006, cuando también arrancó con dos dígitos de diferencia sobre Felipe Calderón. Meade es quien tiene el desafío de convertir a su candidatura en una competitiva. Lo que ha hecho hasta ahora es insuficiente, aunque estratégicamente, por la fotografía del último mes, haya ganado la batalla de cruzar porcentajes con Anaya. La encuesta de El Financiero no es la definitiva, y habrá que ver las siguientes mediciones si confirman esta tendencia. En cualquier caso, la campaña del priista tiene que reajustar toda la maquinaria. En las últimas semanas se han estado buscando los mensajes y la narrativa, así como la producción de los spots en donde el presidente Enrique Peña Nieto incluyó, como colaborador externo a los cuatro cuartos de guerra que diseñan la campaña, a Alejandro Quintero, el principal estratega de imagen y mensaje que utilizó para alcanzar la gubernatura del Estado de México y la Presidencia. Los primeros spots de la campaña serán entregados al Instituto Nacional Electoral este viernes. El problema para el candidato del PRI no es sólo si puede o no contender por la Presidencia, sino qué sucederá con quienes aspiran al Senado y a la Cámara de Diputados. En la encuesta se incluyó la intención de voto para las cámaras, donde registró una preferencia de 23% de priistas para la Cámara de Diputados y de 22% para los senadores. Si esto se confirmara, sería la peor derrota del PRI en su historia”.

http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/raymundo-riva-palacio/meade-a-la-caza-del-sueno

La sorpresa de octubre, en mayo

Jorge G. Castañeda escribe en El Financiero acerca de lo que pueden tratar de inducir Estados Unidos y México respecto al TLCAN, la pregunta es si se trata de una táctica admisible en un país democrático, o si es parte de la elección de Estado: “La primera vez que escuché el término October surprise fue en 1980, durante la campaña presidencial norteamericana en la que se enfrentaron el presidente en funciones Jimmy Carter y Ronald Reagan. Estados Unidos vivía obsesionada por la llamada “crisis de los rehenes”, los funcionarios de la Embajada de EU en Irán detenidos por los partidarios del Ayatolah Khomeini. Reagan temía, con algo de razón, que Carter buscaría la manera de conseguir la liberación de los rehenes justo antes de las elecciones de noviembre, colgarse la medalla, y revertir las tendencias a último minuto. Lo intentó Carter, fracasó, y Reagan ganó. Los rumores que no cesan de circular a propósito de un gran acuerdo entre México y Estados Unidos sobre comercio, migración, drogas y seguridad me recuerdan la “sorpresa de octubre”. Incluso en su versión descafeinada: únicamente un acuerdo en principio sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte entre México y Estados Unidos (tal vez sin Canadá), anunciado en mayo o junio, justo antes de las elecciones presidenciales. Peña Nieto y Videgaray se colgarían la medalla, y procurarían transmitirle parte del aura del triunfo a Meade. Harían las concesiones necesarias para lograr un acuerdo, a cualquier costo, y ya luego se vería cómo acomodar a Canadá, y consumar los procesos de ratificación en las legislaturas mexicana y estadounidense. No se puede descartar que esto ocurra, y que la relación personal entre Videgaray y Jared Kushner, el yerno de Trump, baste para realizar esta hazaña. Pero no todo lo que promete o insinúa Kushner resulta ser cierto. El mejor ejemplo es el caso de los aranceles de su suegro sobre las importaciones a EU de aluminio y acero procedentes de México y Canadá. Se recordará que hace unas semanas, se anunció con bombo y platillo que gracias al gran trabajo de cabildeo del gobierno de Peña Nieto y a la relación de Videgaray con Kushner (plasmada en la visita “de Estado” del yerno a México), habíamos quedado exentos del impuesto. Además, con este privilegio excepcional, se evitó un desastre. México se habría visto obligado a ejercer represalias contra Estados Unidos, y ello hubiera envenenado el ambiente de las negociaciones del TLCAN. Ahora resulta que no fuimos tan, tan, tan privilegiados. Tal y como lo habían sugerido varios observadores en Washington y en la Ciudad de México, ayer Trump le impuso aranceles a China (por un valor de 60 mil millones de dólares), y dispuso la exención sobre los aranceles para aluminio y acero a los dos países anteriormente favorecidos y… a los 29 países de la Unión Europea, Brasil, Corea del Sur, Argentina y Australia. Se trata de algunos países amigos de Trump (Corea del Sur, Australia, Argentina), de otros más bien en su lista negra (la UE), y otros con quienes ha guardado cierta indiferencia (Brasil). En otras palabras, México ahora forma parte de un grupo de naciones favorecidas, sin duda, junto con muchas más, que no se vieron forzados a invitar al yerno a sus capitales, ni a ser su amigo, ni a poner en la mesa posibles concesiones inconfesables. Es difícil saber si habrá October surprise. Si la hay, es difícil prever en qué consistirá: TLCAN más “enchilada completa”, o sólo un acuerdo bilateral de principio, medio abstracto, en lo tocante al TLCAN. Más difícil será determinar si le servirá al candidato de Peña Nieto y del PRI, o sólo sucederá lo mismo que con otras ideas de esta naturaleza: nada. La pregunta es si se trata de una táctica admisible en un país democrático, o si es parte de la elección de Estado”.

http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/jorge-g-castaneda/la-sorpresa-de-octubre-en-mayo

Libertad y espontaneidad

La conversación que tuvieron los reporteros del grupo Milenio trajo repercusiones sobre algunos colaboradores, los ataques de todos aquellos simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador, expusieron su molestia por algunos cuestionamientos que se le hicieron al candidato presidencial. En Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “desde la noche de antier hubo quienes me supusieron indignado por los ocurrentes memes y animaciones a mis costillas, tomados del vecindario cibernético en que no estoy, a propósito de la charla que sostuvimos reporteros y colaboradores de MILENIO con Andrés Manuel López Obrador. Y comenté que más bien me divirtieron. Disfruté menos las roñosas líneas que llegaron a mi correo electrónico, escritas por pedestres que se sienten más lopezobradoristas que López Obrador, algunas de las cuales tuvieron puntual contestación. Ayer, gracias a Roberto López, recordé que hay un usurpador que con mi nombre y fotografía tuitea no sé qué y entabla diálogo con ingenuos seguidores (también esto me divierte). Hay también quienes interpretan mis intervenciones y gestos en la charla (que disparó el arranque anticipado de las campañas) como ‘enojo’, y que se me pasó la mano con nuestro invitado. Lo cierto es que soy un apasionado de la libertad, en particular la de expresión, y que prefiero la espontaneidad. Algo parecido viví ya, por ejemplo, con mi plática en Alaska con el presidente Peña Nieto…”. Continuando con esto, algunos más comentaron sobre las declaraciones del candidato de Morena, al no querer ser un Presidente más.

http://www.milenio.com/firmas/carlos_marin/libertad-espontaneidad-enojo-lopez_obrador-pena_nieto_18_1144265597.html

AMLO, sin ego: no hay movimiento en el mundo como el suyo

En Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe que: “seguí con detenimiento el programa en MILENIO conducido por Carlos Marín al que asistió Andrés Manuel López Obrador para contestar las preguntas de Azucena Uresti, Héctor Aguilar Camín, Jesús Silva-Herzog Márquez, Carlos Puig y Juan Pablo Becerra-Acosta y leí la transcripción que publicó ayer como nota principal y que el mismo diario cabeceó: Andrés Manuel López Obrador (AMLO): sin ego, seré como Juárez o Madero, encuentro en el que dijo que así como Hidalgo inició la Independencia, Benito Juárez la Reforma, Madero la Revolución con su sacrificio, las tres grandes transformaciones de México, anunció que él iniciará la cuarta y sostuvo que no hay un movimiento en el mundo como el que está impulsando. La entrada de la nota sobre esta entrevista fue así: Soy republicano, soy demócrata, soy legítimamente ambicioso, soy pacífico, soy libre, soy congruente, soy respetuoso, soy amplio, plural e incluyente; seré como Benito Juárez, Francisco I. Madero y Lázaro Cárdenas. Me pueden llamar Peje pero no soy lagarto. Sin ego, soy Andrés Manuel López Obrador, como un generoso autorretrato hablado. Son muchos los ángulos y muchas las notas de esta entrevista y quiero destacar su convicción de que va a echar para atrás las reformas energética y educativa, para empezar. Como dijo Taibo II, ¡Abajo todas las pinches reformas! contradiciendo la palabra de Alfonso Romo, lo que a él, como a los morenistas, les vale, no es de los suyos, pero sí de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien en la entrevista le dio la razón al escritor. Y cuando digo que las va a echar para atrás después de un análisis, es porque él ya lo hizo y lo tiene decidido, igual que con el nuevo aeropuerto, que dice que nadie va a perder porque va a construir dos pistas en la base aeromilitar de Santa Lucía. Parte de lo valioso de este encuentro periodístico es que dejó ver que si llega a la Presidencia, revertirá las reformas, es una decisión tomada. Para él es un asunto resuelto. Adiós reformas. Y no se trata de criticar, está en su derecho de decir, si no de entender lo que dice”.

http://www.milenio.com/firmas/joaquin_lopez-doriga/amlo-sin_ego-movimiento-mundo-reformas-energetica-educativa_18_1144265595.html

Gasto y pobreza

La pobreza en el país es un tema que con en el paso de los años se agudiza aún más, y pareciera curioso por todo lo que se gasta en programas sociales: “En el Reforma, el analista y periodista Sergio Sarmiento, escribe que: “no es por falta de dinero. En 2017 el gobierno federal gastó 875,477.2 millones de pesos en programas de desarrollo social. Es un aumento de 24.9 por ciento sobre los 700,945 millones de pesos del 2010. La cantidad de programas y acciones de desarrollo social es abrumadora. ‘Entre 2010 y 2017 señala el Coneval en su ‘Informe de evaluación de la política de desarrollo social 2018′ se identificaron 6,488 programas y acciones de desarrollo social en todo el país; de los cuales 149 eran federales, 2,528 estatales y 3,811 municipales’. […] El número de personas en pobreza extrema ha caído, de 13 millones en 2010 a 9.4 millones en 2016. Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Coneval, atribuye esta reducción a algunos de los programas sociales. La pobreza extrema, sin embargo, se sigue concentrando en las entidades que más recursos de programas de asistencia social han recibido: Chiapas, Oaxaca y Guerrero. Chiapas ha recibido más recursos federales para combatir la pobreza que cualquiera, por lo menos desde 1994 cuando el gobierno consideró que la forma de debilitar el movimiento zapatista era inyectarle dinero a la entidad. Sin embargo, la pobreza general en Chiapas, que alcanzaba a 78.5 por ciento de la población en 2010, había bajado apenas a 77.1 por ciento en 2016. […]. Si los 875,477.2 millones de pesos que se gastaron en programas sociales en 2017 simplemente se hubieran repartido entre los 9.4 millones de pobres extremos de 2016, cada uno habría recibido 93,135.87 pesos. Una familia de cinco obtendría, de hecho, 465,679.36 pesos. Cuando Ricardo Anaya, el candidato presidencial, promete un ingreso básico universal, lo que está diciendo es que si, en vez de tener 6,488 programas sociales tuviéramos uno solo en el que se entregara el dinero directamente a todos los mexicanos, podríamos ser más eficientes en la lucha contra la pobreza. Es difícil saber, sin embargo, si esto funcionaría. El país, de hecho, podría perder el incentivo de trabajar si todos recibiéramos una cantidad garantizada simplemente por nacer mexicanos. Al final, alguien tiene que trabajar para mantener a los demás. Lo que sí es claro es que la pobreza es el principal problema de nuestro país. El gobierno siempre ha justificado su gasto social con el argumento de que lo ejerce para combatir la pobreza. Algún avance se ha logrado en los últimos años al disminuir la pobreza extrema. Pero para realmente rescatar al país de la pobreza necesitamos algo más. En vez de combatir la pobreza, tendríamos que aprender a generar riqueza.

https://www.reforma.com/

Trascendió

Andrés Lopez Obrador, candidato de Morena se tomará unos días para planear lo que será el arranque de las campañas presidenciales, las cuales comenzará en los estados del norte, una de las zonas donde no es muy concurrida su presencia. En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “Andrés Manuel López Obrador bajará la cortina mañana y tras participar en el Congreso de la Industria en Guadalajara, se guardará unos días en su rancho en Palenque, Chiapas, para alistar su tercera campaña a la Presidencia de la República. Como se sabe, arrancará el 1 de abril en Ciudad Juárez, Chihuahua, y seguirá una gira por los estados del norte del país, donde históricamente el tabasqueño ha tenido menor presencia, pero ahora va confiado con su lugar en las encuestas y con la reacción del gobierno federal a cada una de sus propuestas, como si ya hubiera ganado la elección”.

http://www.milenio.com/firmas/trascendio_nacional/lopez_obrador-congreso-industria-guadalajara-descanso-rancho-palenque-chiapas_18_1144265591.html

Ciberseguridad y la elección de 2018

Después del escándalo en el que se ve expuesto Facebook sobre los datos de más de 50 millones de usuarios, se ha tomado la decisión de hacer un foro de análisis para ver el tema de Ciberseguridad en lo que tiene que ver en las elecciones y como pueden afectar o beneficiar a cierto sector de la población, así como el impacto que pueden tener. En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “con mucha oportunidad y en momentos en que se cuestiona el papel de Facebook por el uso indebido de las bases de datos con fines de propaganda política, EL UNIVERSAL, The Aspen Institute y la Fundación Miguel Alemán organizan el foro de análisis y discusión Ciberseguridad en las elecciones, que se llevará a cabo el 11 de abril en las instalaciones de la Fundación Miguel Alemán. La agenda del evento tiene un diálogo abierto con John F. Banghart, ex director de Ciberseguridad del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, y un panel con los especialistas Saiph Savage, Javier Murillo Acuña y Mario de la Cruz Sarabia, moderado por la analista Ana María Salazar. Los comentarios finales estarán a cargo del consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova. Será una muy buena oportunidad para poner en la mesa y en los oídos de los candidatos presidenciales un tema de actualidad, interés y preocupación, de cara a los comicios del primero de julio. ¡Enhorabuena!”.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/periodistas-el-universal/nacion/ciberseguridad-y-la-eleccion-de-2018

Anaya: administrar la inexperiencia

Una de las coaliciones que más sorprendió fue el de Ricardo Anaya quien decidió aliarse con los de izquierda: En el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, escribe que: “es la tercera entrega. La del panista que hoy también está abrazado por lo que quedó del perredismo, el peleado con Andrés Manuel López Obrador (AMLO); y ese otro partido liderado por Dante Delgado, que alguna vez respondió también al canto de sirenas del lopezobradorismo. Ricardo Anaya, artífice del Frente, de la alianza que parecía inconcebible. El que se construyó una carrera y patrimonio que hoy, a días del inicio oficial de la campaña, está en duda. Seguimos con estos otros escenarios hipotéticos que nos esperan, según el resultado de la próxima elección. Hipótesis 3: Ricardo Anaya gana la elección. Pasó el 1 de julio. Anaya no sólo alcanzó al puntero, logró rebasarlo. Las acusaciones de lavado de dinero lo hicieron mártir, aprovechó esta oportunidad para convencer a la mayor parte del electorado de que él no es el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y mucho menos Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que él es distinto, porque eso se volvió el blanco de los ataques. Capitalizó, pues, su papel de víctima, lo usó para acentuar las mañas de una estructura gubernamental utilizada en su contra. Pero arrancaría su sexenio bajo la sombra de la sospecha: quienes le otorgaron su voto, pragmático y útil, con tal de que no ganaran ni Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ni el Partido Revolucionario Institucional, no están del todo convencidos de la inocencia de Anaya, ni de su capacidad para gobernar (porque nunca antes lo ha hecho).[…] Un postelectoral complicado, en el que sus ya muchos enemigos ponen en duda no sólo su patrimonio y su probidad, sino su triunfo. Aunque diferente a lo ocurrido con el triunfo de Felipe Calderón, muchos lopezobradoristas no dudan en pregonar un supuesto fraude cometido por un gobierno priista para favorecer a un candidato panista. Es cuando Ricardo Anaya comienza a arrepentirse un poco de todas las enemistades que fue dejando en el camino: pocos (de los propios y los ajenos) son los que están después-tos a levantar su brazo para legitimar su triunfo. ¿Cómo superar ese áspero arranque, cómo legitimarse y posicionarse como cabeza del Estado mexicano si ésta sería su primera vez en un cargo de elección popular? Y vaya cargo: la Presidencia. Durante su precampaña se ocupó de retratarse junto a figuras de la política internacional, como Ángela Merkel, pero sólo como mero acto promocional. Ni un acuerdo, ni una posición compartida. […] .Anaya hizo de la fractura panista la oportunidad para abrir las puertas a una alianza que también era necesaria para los otros dos partidos firmantes, incluso sumó a personajes de la sociedad civil, como Emilio Álvarez Icaza, pero ¿cómo la sostendrá? ¿Cómo mantendrá a flote la unión de fuerzas que, al paso del tiempo, comenzarán a buscar luz propia o a revivir sus naturales diferencias programáticas? ¿Cómo podrá darle a su gestión las cualidades necesarias para construir un ambiente de gobernabilidad, si es conocido como un estratega donde él y sólo él puede ganar? Más allá de la imagen de perseguido que ha construido en estas semanas de precampaña, del proyecto de Anaya poco, casi nada, sabemos. A diferencia de sus oponentes, él decidió apostarle a su imagen: mientras Andrés Manuel López Obrador (AMLO), Meade o Margarita recorren el país, él anda en el extranjero para nutrir su currícula de líder. Encuentros con figuras internacionales que llenen los espacios de una experiencia en la función pública casi inexistente. Y de administrar esos vacíos se trataría su sexenio, a menos que el panista tuviera un as bajo la manga. Mañana le toca a Margarita Zavala y con ella cerramos esta primera serie”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/yuriria-sierra/2018/03/23/1228134

Sobre la violencia en febrero

La violencia se desató en febrero, a pesar de ser el mes con menos días del año. En El Universal, el analista Alejandro Hope, escribe que: Lo bueno: hubo menos víctimas de homicidio en febrero que en enero. Bastante menos. Ciento cincuenta y nueve menos, para ser preciso. Lo malo: febrero tiene menos días que enero. Tres menos, por si alguien no recordaba. Lo obvio y lo aritmético: el promedio diario de homicidios en febrero fue mayor que en enero. Pasamos de 82 víctimas por día en el primer mes del año a 85 en el segundo. Eso significa un asesinado cada 17 minutos. Y eso implica que, contra mi expectativa de hace un mes y contra el optimismo de algunos funcionarios, no se ha detenido aún la escalada de violencia homicida en el país. Sí, hay algunas señales alentadoras. Por ejemplo, la tasa de crecimiento del número de víctimas contra el mismo mes del año pasado fue 15.4%. A finales del año pasado, el ritmo de expansión se ubicaba en torno a 25%. También, en algunos estados que experimentaron un crecimiento muy acelerado de la violencia en 2017, se registraron algunos resultados positivos. Por ejemplo, en Baja California Sur, el número de víctimas de homicidio disminuyó 62% en febrero comparado con el mismo mes del año pasado. De hecho, para ese estado peninsular, fue el mejor mes desde julio de 2016. Igualmente, en Chihuahua, hubo una disminución importante, de 175 homicidios en febrero de 2017 a 140 en 2018. Tomando el promedio diario de homicidios como medida, fue el mejor mes para esa entidad federativa desde abril de 2017. Sin embargo, varios estados con peso demográfico tuvieron un muy mal mes. Destaco dos ejemplos. En primer lugar, Jalisco: como lo destacaba hace diez días, ese estado, particularmente la zona metropolitana, enfrenta una seria crisis de violencia. En febrero, 157 personas fueron asesinadas en Jalisco, 43% más que en el mismo mes de 2017. Para ponerlo en perspectiva, el número de víctimas fue dos veces superior al registrado en ese estado durante mayo de 2015, cuando los enfrentamientos entre el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y las autoridades acabaron con un helicóptero militar derribado con un lanzagranadas. La Ciudad de México también tuvo un mes excepcionalmente violento: 120 personas fueron víctimas de homicidio doloso en la capital del país. Eso equivale a un incremento de 60% con respecto a febrero de 2017. Se trató, además, del peor mes para la CDMX en al menos tres años. A esos casos habría que añadir el de Puebla, donde el número de víctimas de homicidio aumentó 75% a tasa anual. O el de Guanajuato, con un aumento de 71%. Y de ese estado viene un dato que realmente espanta: en los primeros dos meses del año, Guanajuato registró más homicidios dolosos en términos absolutos que el Estado de México (446 contra 411). En resumen, seguimos metidos en el túnel. La luz que medio se empieza a ver en el fondo es más de luciérnaga que de sol radiante. En la mayor parte de las entidades federativas, los homicidios siguen al alza. Sí, el crecimiento es menos rápido que a finales del año pasado, pero no es mucho consuelo saber que los homicidios se siguen expandiendo a un ritmo de 15 por ciento anual. Entonces habría que esperar antes de descorchar la champaña. La crisis sigue. La matazón no ha parado. Ni parará por un buen rato más. NOTA: en mi columna anterior, me referí a la probable tasa de homicidio en 2017 (24 por 100 mil habitantes). Ese número es una estimación mía, basada en cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). El dato oficial de Inegi será dado a conocer en julio, pero puedo casi asegurarles que no va a diferir mucho de ese número.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/alejandro-hope/nacion/sobre-la-violencia-en-febrero

Peligro.

No es de extrañarse que las noticias falsas abunden en las elecciones, esto que pasa no es algo nuevo, sin embargo el problema se agudiza gracias a los alcances que logran tener las redes sociales, es por eso que se instalará un Observatorio de Medios Digitales. En el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “las fake news o noticias falsas no son producto de la postmodernidad. Han existido siempre en otras formas como trascendidos, rumores o filtraciones. Pero rumbo a las elecciones más competidas en la historia de México son un problema mayúsculo. Por ello se instalará, del 30 de marzo al 1 de julio, un Observatorio de Medios Digitales para ayudar a que los ciudadanos las identifiquen. Uno de los objetivos es saber si las redes estimularán una democracia deliberativa, donde los usuarios puedan tener acceso a mayor información para tener un voto más razonado, manifestó José Luis López Aguirre, director del Observatorio. No entremos a este juego, podríamos terminar construyendo un país fake”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/frentes-politicos/2018/03/23/1228133

Templo Mayor

Para nadie es un secreto que Morena va arriba en las encuestas rumbo a la presidencia con Andrés Manuel López Obrador, sin embargo en lo que va de los candidatos en los diferentes estados de la república se le complica el poner y quitar a su personal. En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “en las filas de Morena andan inquietos y molestos porque la selección de sus candidatos a alcaldes, diputados y gobernadores se les ha complicado más de lo necesario… y a quien voltean a ver es a Yeidckol Polevnsky. La Presidenta del partido morenista ha estado poniendo y quitando aspirantes en prácticamente todos los estados, lo que ha provocado que los liderazgos locales se sientan desplazados y hasta ofendidos. Cuenta que, por ejemplo, en San Luis Potosí, Polevnsky operó para arrebatarle al Partido Encuentro Social las candidaturas que le habían sido asignadas en esa entidad, como su bastión Tamazunchale. Y, claro, los evangélicos del PES no iban a poner la otra mejilla, por lo que, según dicen, estuvo a punto de quebrarse la alianza con Morena”.

https://www.reforma.com/

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print