Columna de columnas nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del viernes 04 de mayo de 2018. El otro Andrés: López Obrador tiene que convencer al electorado que lo repudia que no es el populista autoritario como lo han pintado, y cambiar su percepción para que le den el beneficio de la duda, que en dos elecciones presidenciales no se la han concedido… López Obrador en “Tercer Grado”. Empresarios al ataque…

Rayuela

¿Cuándo se pondrá a trabajar el gobernador Corral? ¿O cree que grillar es trabajo?

El otro Andrés

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero acerca de la entrevista de Andrés Manuel López Obrador en el programa Tercer Grado: “ya está pensando en el 2 de julio. No es una simple frase de campaña que apoye su arenga política. En su cabeza ya no está si gana o no la Presidencia dentro de 57 días, sino lo que viene después. Dice que tiene que meter 12 años –dos mandatos presidenciales–, en seis –un sexenio, como lo establece la Constitución– para lograr instalar su nueva República, que describe como “la cuarta transformación”. No hay más tiempo para su gobierno, concede, porque no hay, ni habrá, reelección. López Obrador tuvo una noche de revelaciones en una larga entrevista en una edición especial del programa “Tercer Grado”, en donde el candidato antisistémico por antonomasia, el rebelde indómito que quemó pozos petroleros en Tabasco como expresión de protesta y tomó las calles del centro de la Ciudad de México porque estaba convencido –hasta la fecha–, que la alianza PAN-PRI lo despojó de la silla presidencial en 2006, mostró una cara de político moderado, más en el hábitat de los socialdemócratas del mundo, que del populismo caudillista sudamericano. López Obrador se alejó completamente de los estereotipos en donde lo tienen encasillado, que le ha construido una imagen de radical y autoritario, que sueña en el pasado sin pensar en el futuro, sin tropezar con las inconsistencias y contradicciones que han poblado las últimas semanas a su campaña presidencial. Ese López Obrador del “Tercer Grado”, ¿realizó una de sus mejores actuaciones políticas? ¿Trata de ganar las voluntades que necesita para poder alcanzar la mayoría en el Congreso que acompañe a su Presidencia y le facilite los cambios que necesita para romper un nuevo paradigma histórico? Su ambición es que después de la Independencia, la Reforma y la Revolución, el lopezobradorismo sea el cuarto movimiento que cambió este país. Sus planteamientos en el programa de televisión lo pueden ayudar a que, cuando menos, sobre el 60% del electorado que piensa votar por otra opción, lo escuche sin que el ruido ensordecedor e intimidante de sus fieles en las redes sociales, que alteran su mensaje y contribuyen a la construcción en el imaginario colectivo de que López Obrador es un radical irredento que piensa todo el tiempo en Benito Juárez, Francisco I. Madero y Lázaro Cárdenas, pero actúa como León Trotsky, donde para renacer hay que dejar todo en cenizas. (…) Pero López Obrador tiene que convencer al electorado que lo repudia que no es el populista autoritario como lo han pintado, y cambiar su percepción para que le den el beneficio de la duda, que en dos elecciones presidenciales no se la han concedido”.

 

López Obrador en ‘Tercer Grado’

Ayer por la noche volvió la emisión del programa de televisión Tercer Grado, que contó con la presencia de Andrés Manuel López Obrador. Al respecto, en Milenio, Joaquín López Dóriga, escribe que: “Andrés Manuel López Obrador fue el primero de los cinco candidatos que participarán en esta segunda temporada de Tercer Grado, que conduce Leopoldo Gómez, vicepresidente de Noticieros Televisa, y que ayer durante hora y media atendió las preguntas del mismo Leopoldo, Denise Maerker, Carlos Loret, Leo Zuckermann, René Delgado, Raymundo Riva Palacio y el que esto escribe. En un primer apunte quiero recuperar lo más noticioso de sus respuestas, sin que su enumeración sea en orden de importancia, que ya lo decidirá usted, lector, y destaco lo que dijo que haría de ganar la Presidencia, que da por descontado: —Que no piensa reelegirse, que es la única debilidad que ve en su máximo héroe histórico, Benito Juárez. —Que no utilizará la consulta popular para darle la vuelta al Congreso, que eso es propaganda. […]. —Que contempla una Ley de Punto Final, que no habrá venganzas ni persecuciones y que la lucha contra la corrupción será a partir del uno de julio. —Que la consulta de revocación de mandato no será bianual, sino al tercer año de gobierno, dentro de las elecciones federales intermedias. —Que no le preocupa el desarrollo económico, que seguirá, ni la corrupción, que combatirá con su arribo a la Presidencia, sino la violencia. —Que los empresarios que integran el Consejo Mexicano de Negocios que firmaron ayer el desplegado donde lo condenan por recurrir a ataques personales y a descalificaciones infundadas son en su mayoría, dijo, una banda de malhechores que no quieren dejar de robar, ni perder privilegios ni negocios. —Que Carlos Slim salió a defender el aeropuerto por intereses personales o enviado de Carlos Salinas. —Que Elba Esther Gordillo es un chivo expiatorio. —Que una minoría rapaz está a cargo del gobierno. Ya la semana que viene detallaré, ampliaré y comentaré sus respuestas. Pero el programa como ejercicio periodístico no tiene desperdicio. Y la calificación dependerá de cómo lo vea cada quien, si está a su favor o en su contra. Ya no hay espacio para las razones”.

Empresarios al ataque

Cuando el empresario Carlos Slim salió a dar una conferencia de prensa defendiendo el proyecto y construcción del Nuevo Aeropuerto en la Ciudad de México, ya se vislumbraba un nuevo ataque de grupos empresariales en contra del candidato de Morena. En La Jornada, Julio Hernández López, escribe que: “en el contexto de una […] arremetida concertada contra Andrés Manuel López Obrador […], la cúpula empresarial se ha puesto al frente. El pasado 16 de abril, el máximo multimillonario, Carlos Slim Helú, dio el banderazo de salida al colocarse en una conferencia de prensa como opositor abierto a las políticas y declaraciones del candidato presidencial tabasqueño, específicamente en el tema de la construcción del nuevo aeropuerto internacional de la zona metropolitana, negocio en el cual tiene fuertes intereses el mencionado magnate. Ahora han sido los empresarios plus, agrupados en un Consejo Mexicano de Negocios (CMN), quienes han enfrentado al nacido en Tepetitán, municipio de Macuspana, Tabasco. No es un tema menor, pues se inscribe en la estrategia general de ir bajando al aspirante puntero mediante una serie de ataques desde flancos diversos, aprovechando declaraciones o actitudes de López Obrador que sean polémicas o abiertamente manipulables para fines de distorsión mediática. El punto central del litigio en curso radica en el señalamiento de Andrés Manuel López Obrador, sin aportar pruebas de sus dichos, de que hubo una reunión de cinco empresarios de primer nivel con el panista Ricardo Anaya para tratar de allanar una eventual candidatura única contraria a López Obrador. […]. Ese tipo de imputaciones a la palabra no es un sistema ortodoxo, pero en varias ocasiones ha resultado certero, como en el caso del compló de los videos dados a conocer en 2004 para tratar de frenar (desde entonces) a López Obrador: el propio Carlos Ahumada, el empresario de origen argentino que aportó tales grabaciones, aseguró en su libro Derecho de réplica que en la conjura contra el tabasqueño tuvieron un rol central el ex Presidente Carlos Salinas de Gortari y su adjunto panista, Diego Fernández de Cevallos. […]. En un sentido estricto de lo que es la política, los empresarios, no sólo los que manejan la más alta cuota porcentual de los negocios del país, tienen pleno derecho a defender sus intereses, a organizarse para este fin y a expresar públicamente sus preferencias y animadversiones. En realidad, las cúpulas del dinero siempre han sido un factor político determinante, pero refugiadas en las sombras, silenciosas, sinuosas, apostando a veces a dos y hasta tres cartas colocadas sobre la mesa, para asegurarse de ganar siempre, con el candidato que sea. […]”.

Qué sí y qué no

El debate sirvió para conocer un poco a los candidatos presidenciales y las propuestas que le presentan al electorado, muestra de ello es que después del encuentro de los candidatos sus ideas siguen debatiéndose. Al respecto, en Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, escribe que: “¿qué nos han dicho y qué pensamos de ello? Los candidatos han sido enfáticos en sus promesas. El primer debate sirvió para que reiteraran sus planes para el país en caso de ganar; a partir de esa fecha se han aferrado a ellas, casi siempre por un tema mediático: sus propuestas, por disparatadas que sean, los mantienen en la discusión, en las sobremesas. No sabemos si aquella de El Bronco de cortar la mano a los ladrones ya estaba considerada en el plan de gobierno de Jaime Rodríguez, pero después de que fue pública, se colocó de inmediato en la agenda nacional. ¿En verdad México pondría en práctica leyes tan del medioevo? ¿Qué tan eficiente sería para combatir el crimen? ¿Nuestro sistema penal es tan fuerte, como para proceder de tal forma sin margen de error? ¿O será una ley aplicada a casos específicos? […]. Un 26 por ciento es una muestra considerable; es una cuarta parte del país que cree en este escarmiento como castigo y prevención del delito. Aunque tiene lógica si lo contrastamos con el 73 por ciento que no cree, que no quiere la amnistía que tanto promete Andrés Manuel López Obrador, propuesta que sus voceros no cesan de aclarar ante la ambigüedad con la que su candidato se refiere a ella. Aunque 44 por ciento de los mexicanos no cree en la interpretación de esta propuesta que hacen fuera de Morena; pero un porcentaje similar, 42 por ciento, sí piensa que se trata de liberar a cualquier delincuente. El país quiere paz y justicia: 56 por ciento está a favor de la pena de muerte, tema en la mesa de la campaña de El Bronco. […]. ¿Y la revocación de mandato? Uy, pues seis de cada diez está de acuerdo que se consulte cada dos años, con todo y sus riesgos. En esta consulta también se incluyó el tema de la expropiación de empresas, expresada por Benito Taibo II –militante de Andrés Manuel López Obrador más no parte de su campaña– y para mala suerte del escritor, su idea sólo es respaldada por 3 de cada diez; aunque no debemos resaltar que también es un porcentaje considerable. El primer debate cumplió con su objetivo: darle al electorado herramientas para formarse una opinión respecto a quienes buscan su voto y sobre lo que proponen y declaran. La mitad de los encuestados piensa que Ricardo Anaya usó datos falsos para atacar a sus rivales, por ejemplo. Un 45 por ciento cree que Andrés Manuel López Obrador sí es dueño de los tres departamentos a los que se refirió Meade. Tres que ahora son dos, una investigación de El Universal reporta que los dos departamentos en Copilco ya son uno solo, pues fueron remodelados; también documentan, con testimonios de vecinos de Odontología 57, que uno de sus hijos vive ahí y es visitado regularmente por el tabasqueño. Y respecto al tema de los últimos días, y que ha confrontado al Frente con Andrés Manuel López Obrador y a éste con los empresarios: 33 por ciento cree que es cierto que Meade podría declinar en favor de Anaya. Un estudio revelador, porque mientras los candidatos se pelean el voto, poco reparan en analizar el alcance de sus propuestas. […]. Vale la pena analizarlo, porque es también una manera de garantizar un clima de gobernabilidad, no deben ser sólo estrategias de campaña”.

Espejo político

En días recientes se ha habló mucho sobre una serie sobre el populismo en algunos países de nuestro continente, siendo mostrando la historia de sus sociedades cuando tuvieron mandatos socialistas, y en México causó revuelo por tener contar con un capítulo de Andrés Manuel López Obrador, sin ser presidente. En el Reforma, el analista y periodista Sergio Sarmiento, escribe que: “si el cine es un espejo de la sociedad, es insensato distanciarlo de la política. Afortunadamente, esto no ocurre. El cine y otras formas de expresión audiovisual han buscado siempre manifestar puntos de vista políticos. […]. El cine político en México enfrentó en el pasado serios problemas de censura. La sombra del caudillo, de Julio Bracho, basada en la novela homónima de Martín Luis Guzmán, fue filmada en 1960, pero las autoridades impidieron su estreno hasta 1990. Rojo amanecer de Jorge Fons fue mutilada para permitir su estreno en 1990. El grito, México 1968, de Leobardo López Arretche, era un documental que narraba el movimiento estudiantil de 1968 y que circuló sólo en cineclubes. La ley de Herodes (1999) de Luis Estrada era una crítica mordaz al Partido Revolucionario Institucional y al sistema político, como también lo era La dictadura perfecta (2014) de Luis Estrada. Pero México vivía ya otros tiempos. Esta última, en lugar de ser censurada, fue seleccionada para representar a México en los Premios Goya de España. No todo el cine político en México ha sido crítico. Andrés Manuel López Obrador ha tenido no una sino tres películas de apoyo. Luis Mandoki presentó en 2006 ¿Quién es el señor López? e inmediatamente después Fraude: México 2006. Epigmenio Ibarra y Verónica Velasco estrenaron en 2017 Esto soy, otra película de promoción de López Obrador. Ninguna fue censurada. En estas últimas semanas se promocionó en autobuses una serie documental llamada Populismo en América Latina, cuyo último capítulo era ‘Andrés Manuel López Obrador: el redentor furioso’. Javier García Mata, el productor, dio una entrevista a Ciro Gómez Leyva en la que aseguró que López Obrador presionó a las televisoras para no exhibirla. Se anunció que la serie se transmitiría por el canal de National Geographic, pero la empresa lo negó. López Obrador declaró: ‘Tengo información de que este documental costó 100 millones de pesos’, y afirmó que la serie se sumaba a la guerra sucia y las mentiras del Partido Revolucionario Institucional y del Partido Acción Nacional en su contra. […]. Nadie que yo conozca ha visto la serie, sin embargo, nadie hasta este momento ha expresado la intención de difundirla. López Obrador ha declarado que ‘Si dicen quién les pagó yo la transmito en mi feis (Facebook)’. Yo no sé si la serie es buena o mala. Que sea política y crítica me parece natural. Lo que me preocupa es regresar a los tiempos de la censura. Si la serie existe, defenderé el derecho que tiene de ser exhibida, pero también el de criticarla. Espero que Estrada, Mandoki y Epigmenio se unan a este esfuerzo por la libertad”.

Peña, AMLO y Anaya se hacen “ojitos”

Han habido varios momentos durante el proceso electoral en que parece que la guerra entre los candidatos va en serio y otra en que los actores principales se hacen señas de “amor y paz”. En El Universal, Carlos Loret de Mola, escribe que: “su candidato presidencial está en tercer lugar en las intenciones de voto y a unas semanas de la elección, las posibilidades de que repunte se ven raquíticas. La lectura que hizo el Presidente Peña Nieto de la contienda fue equivocada. Desde enero las cifras indicaban que una inmensa mayoría de los electores tenía clara una cosa: quería que se fuera el Partido Revolucionario Institucional. […]. En Los Pinos y en el Partido Revolucionario Institucional se negaron a aceptarlo y se empeñaron en la creencia de que golpear a Anaya y quitarle el segundo lugar pondría a José Antonio Meade en la batalla por el triunfo. Usaron a la Procuraduría General de la República para lograrlo y se les revirtió. Golpearon duramente al frentista, que ciertamente tenía un flanco débil, y lo frenaron. […]. Voces de la campaña presidencial priísta y del entorno del Presidente, según se sabe, pidieron ir aún más lejos contra Anaya: meter a la cárcel al suegro del panista, implicado en la trama de la nave industrial, o incluso procesar penalmente al propio candidato para sacarlo de la boleta electoral. Peña Nieto rechazó cruzar esa línea. Y al no hacerlo, pareció colocarse en ‘neutral’. […]. Y eso mandó una señal. En lo que pareció un cruce de señales, el panista bajó el tono contra Peña Nieto. También hubo cruce de guiños con López Obrador. El tabasqueño mantuvo las señales que venía enviando al Presidente desde noviembre: no habrá persecución, cacería de brujas ni venganza. Y cuando Peña Nieto rechazó públicamente que esté negociando la declinación de Meade a favor de Anaya, López Obrador hasta se lo agradeció. Del Peña Nieto que saltó en modo-guerra a la sucesión presidencial, nos encontramos con un primer mandatario que lleva semanas en modo-neutral. Incluso aquella megaoperación electoral con uso indiscriminado de recursos públicos […] que todo mundo esperaba, no se ha visto en la contienda, no ha sido denunciada ni ha sido tema. ¿Cómo va a jugar el Presidente su sucesión, a dos meses de las elecciones? ¿Mantendrá su intento de que gane Meade? ¿Cederá ante una élite de empresarios que empuja con fuerza para que frene a Andrés Manuel López Obrador por la vía de Anaya? ¿Seguirá el consejo de los gobernadores priístas que se sienten más cómodos pactando con López Obrador? En los próximos días sabremos si usa alguna de sus cartas, si cede ante alguno de los bandos que lo presionan, si decide pelearla, si se contiene con dignidad al no intervenir en la contienda. Va a ser interesante medir su movimiento y saber qué tanto peso tiene a estas alturas”.

La verdad fluye como el agua

Sobre el caso de los estudiantes de Jalisco, en Milenio, Carlos Marín, defiende nuevamente la verdad presentada por las autoridades, ya que han insistido en que el ADN que se encontró en el lugar de los hechos es el mismo que de los jóvenes, por lo que se concluye que ellos fueron muertos en ese lugar, y sobre esto escribe que: “el Instituto forense de Jalisco no ha podido corroborar el ADN de los jóvenes cineastas que quisieron filmar un corto de terror en la finca de un malandro […], que les prestó la suegra de éste, propietaria de centros de prostitución con fachada de casas de masaje y tía de una de las víctimas. Por fortuna, el código genético de los muchachos no se diluyó en el ácido en que sus cuerpos fueron ‘hechos agua’ […], sino que se conserva en los rastros de sangre que la Fiscalía del estado recuperó en las escenas del crimen. De uno de los estudiantes hay ya plena coincidencia entre los analistas de Jalisco y los de la División Científica de la Policía Federal, quienes cuentan, unos y otros, con las muestras […] de los otros dos jóvenes, y los resultados y cruces se conocerán dentro de 10 a 15 días. Es previsible que se siga negando la veracidad de esta verdad histórica pero, como en el caso Iguala, queda abierta la posibilidad de que otra instancia no gubernamental, como la Universidad de Innsbruck, corrobore o no el estudio”.

Juárez

El relevo en la presidencia del Partido Revolucionario Institucional indica que dan por perdida la elección presidencial, aunque hayan declarado que es un refuerzo para la campaña de José Antonio Meade. En el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe que: “la llegada de René Juárez Cisneros como relevo en la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional me evoca la figura de un interventor que es llamado a administrar un organismo en bancarrota. En este caso no se trata de una quiebra financiera, sino de una debacle política y moral. Después de derrumbarse el modelo de gobierno en el que actuó como partido hegemónico durante siete décadas, el Partido Revolucionario Institucional demostró una capacidad de sobrevivencia que, prácticamente, ningún otro partido de Estado del mundo conoció. […]. Ante la inminente expulsión de la Presidencia que le espera de nueva cuenta, el Partido Revolucionario Institucional difícilmente podrá reeditar esa historia de sobrevivencia. ¿Por qué lo creo? Porque a diferencia del 2 de diciembre de 2000, cuando amaneció con 18 gubernaturas, el 2 de diciembre de 2018 el Partido Revolucionario Institucional podría tener tan pocas como doce. Entre las 18 gubernaturas que conservó luego del triunfo de Fox, tenía varias importantes de las que hoy carece, como Chihuahua, Michoacán, Puebla, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz. […]. Es cierto que muchas veces se ha cantado la muerte del Partido Revolucionario Institucional y ésta no ha sucedido, pero se ve muy difícil que el partido pueda subsistir ante una nueva expulsión de Los Pinos. Y es que, además de la disminución en el número de gubernaturas, está el hecho del retorno del centralismo político. El Presidente Enrique Peña Nieto y el Partido Revolucionario Institucional no quisieron cometer el error de Vicente Fox de empoderar a los gobernadores y promovieron la reducción legal de sus facultades, en rubros como la educación y la salud, entre otros. Eso dejará a los ejecutivos estatales con menos fuerza de la que tenían en el periodo 2000-2012. ¿Cuál es la perspectiva del Partido Revolucionario Institucional? Desde mi punto de vista, tratar de conservar el mayor poder que pueda, mantener la cabeza afuera del agua por el lapso más largo posible. Para eso llegó Juárez Cisneros, aunque se entiende que en su primer discurso como próximo ‘presidente sustituto’ del partido y en sus primeras entrevistas haya tenido que decir que viene a reforzar la campaña de José Antonio Meade. La carta que le queda al Partido Revolucionario Institucional es negociar su futuro. ¿Con quién? Con alguna de las dos coaliciones que tienen posibilidades reales de ganar la elección presidencial que tendrá lugar en 58 días: Morena-Partido del Trabajo-Partido Encuentro Social y Partido Acción Nacional-Partido de la Revolución Democrática-Movimiento Ciudadano. No hay de otra para el tricolor. […]. Si al relevo de Ochoa hubiera entrado otro, por ejemplo, Enrique de la Madrid […], hubiera tenido que sacar la conclusión contraria. Es decir, que el interlocutor en la negociación sería Ricardo Anaya. Pero, en estas circunstancias, al ser tan diferentes las formaciones de Juárez Cisneros y Meade, no me queda sino creer que la apuesta del Presidente Peña y el Partido Revolucionario Institucional es que López Obrador ganará la elección. En política los símbolos cuentan. El nuevo líder del tricolor se apellida como el personaje histórico más citado por López Obrador: Juárez”.

Problemas tricolores

Los problemas en el interior del PRI son más grandes de lo que parecen pues se dice que José Antonio Meade quería un personaje como presidente de su partido y no fue aceptado en los Pinos. En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “los problemas al interior del Partido Revolucionario Institucional están lejos de haber terminado. De hecho, el nombramiento de René Juárez como dirigente nacional, más que la solución, es el síntoma de la crisis. Priistas de diversos niveles reconocen que no se trata de simples desavenencias, sino de una auténtica guerra entre el equipo de campaña de José Antonio Meade, el entorno del Presidente Enrique Peña y la propia nomenklatura partidista. Que los reclamos y las acusaciones han llegado a niveles groseros, en que unos a otros se avientan la responsabilidad de lo que pinta para ser la debacle tricolor. Se sabe, por ejemplo, que Meade tenía otra opción, muy distinta, para encabezar al partido, pero que no lo dejaron llegar pues la decisión se tomó en Los Pinos. Para colmo, Meade no sólo tiene que lidiar con el problema interno, sino también tiene que andar espantando como si fueran zopilotes los llamados a que decline por Ricardo Anaya. Casualmente, quienes han visto a Miguel Osorio Chong cuentan que ya le volvió la sonrisa”.

AMLO, promesas grabadas en video

Es cierto que Andrés Manuel López Obrador generalmente hace declaraciones polémicas, pero también hay ocasiones en las que se tratar de ganar simpatizantes y declara lo que todos quieren escuchar. En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “luego de decir ante los asistentes a la Semana Nacional de la Radio y la Televisión que una minoría rapaz de empresarios tiene secuestrado al gobierno federal, el candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, dejó perplejo a más de un asistente. Nos hacen ver que lo que sí gustó a los integrantes de la radio y la tv es que se comprometió a respetar las concesiones y la libertad de prensa. Y, faltaba más, esas promesas quedaron grabadas en audio y video, por si se ofrece recordarlas más adelante”.

Despiertos

El INE demuestra a través de su presidente, Lorenzo Cordova, que sí están interesados en las elecciones de este año. Al respecto, en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “aunque usted lo dude, el Instituto Nacional Electoral sí está pendiente de lo que sucede en el proceso electoral. Ha avalado que los spots y las campañas se hayan convertido en una andanada de descalificaciones en vez de propuestas, pero, también ya se cansó. El Instituto Nacional Electoral sacó la primera tarjeta amarilla. A través de su cuenta de Twitter, Lorenzo Córdova, presidente del Instituto, hizo un llamado a empresarios, autoridades, gobiernos, partidos políticos para que respeten las reglas. En un video, Córdova asegura que ‘jugar al límite o incluso romper las reglas, con tal de procurar incidir en el resultado electoral, es la mejor manera de generarnos un futuro incierto para la democracia’. Buenos días, qué bueno que ya están por acá. ¿Y les harán caso?”.

Aceptado

Contrario a lo que afirman otras versiones, en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que José Antonio Meade estuvo de acuerdo con el nombramiento de René Juárez como nuevo dirigente nacional del su partido, e incluso se dice que tienen una amistad de años, y de ello escribe que: “que en el equipo de José Antonio Meade aseguran que René Juárez Cisneros llegó a la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional por decisión del candidato presidencial, con quien el guerrerense tiene una amistad de larga data, incluso con su padre, Dionisio. Se afirma que el aspirante valoró las capacidades de diálogo y operación política del nuevo mando del tricolor, así como su ascendencia entre los militantes, pues la idea es acercar más al partido de cara a la elección, por lo que se avecinan más relevos que, hasta anoche, empero, no incluían a Aurelio Nuño ni a Eruviel Ávila”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print