Columna de columnas nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del lunes 09 de abril de 2018. Trump pudo salvar al PRI, Peña Nieto lo impidió: Lo que acaba de hacer el presidente, responder con dignidad y en nombre de los mexicanos al anuncio del envío de tropas a la frontera por parte de Estados Unidos, tendría que haberlo puesto en práctica desde hace tres años… Subordinación a prueba. Peña y Salinas: mensaje inquietante. AMLO: la clave es el mensaje. Política antidrogas ¿amnistía o guerra continua?

Rayuela

Urge que los candidatos escapen de los guiones clásicos. Aburren en cantidades industriales. ¡Más imaginación!

Trump pudo salvar al PRI, Peña Nieto lo impidió

Jorge Zepeda Patterson escribe, en SinEmbargo sobre el bono, Donald Trump, desperdiciado por Peña Nieto durante su gestión: “De haber sido otro, Enrique Peña Nieto habría utilizado al tsunami Donald Trump como una palanca para buscar la reelección de su partido. Lo que acaba de hacer el presidente, responder con dignidad y en nombre de los mexicanos al anuncio del envío de tropas a la frontera por parte de Estados Unidos, tendría que haberlo puesto en práctica desde hace tres años. Para fortuna de Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya, el presidente Peña Nieto no supo ver a tiempo la enorme oportunidad que le puso en bandeja la posibilidad de unir a todos los mexicanos: la resistencia ante un barbaján todopoderoso que nos ha convertido en su pluma de vomitar. Por menos que eso Putin convirtió “la amenaza” del Occidente en el discurso perfecto para legitimar su liderazgo y aglutinar los intereses nacionales en torno a su persona. Hoy ningún líder de las grandes potencias tiene los niveles de aprobación que presume el sátrapa ruso. En 2001 George Bush chapoteaba en los sótanos de la impopularidad tras una elección de “haiga sido como haiga sido” ante Al Gore y un inicio débil y trastabillante. Parecía condenado a ser uno de los escasos mandatarios estadounidenses que no logran conseguir la reelección al término de sus primeros cuatro años. La tragedia de las torres de Nueva York y la guerra de Irak que se inventó, no solo le permitieron vivir en la Casa Blanca ocho años sino también imponer condiciones y caprichos personales a lo largo de su administración. Una y otra vez los políticos avispados (o al menos sus asesores) han sabido detectar, o incluso inventar, a enemigos capaces de infundir odio, temor o ambas cosas para galvanizar un apoyo incondicional de los ciudadanos en torno a una causa o una bandera. Para bien o para mal Churchill, Hitler o Mandela lograron imposibles apoyándose en esa premisa. Nunca sabremos lo que habría pasado si en lugar del celestino Videgaray el presidente Peña Nieto hubiera tenido un asesor más astuto. Pero ciertamente pocas cosas pueden inflamar el resentimiento de los mexicano, y por tanto la unificación de sentimientos, como un penalti inexistente que elimine a la selección o un presidente gringo que satanice a la raza. (…) Algo que, obviamente Peña Nieto no entendió y, peor para él, fue incapaz de convertirlo a su vez en un recurso a su favor. Esta vez el mandatario mexicano por fin ha respondido al vecino buleador, tras años de abusos. Muy débil, muy tarde. Para nuestra vergüenza, pero también para nuestra fortuna”.

Subordinación a prueba

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero acerca del mensaje de Peña Nieto a Donald Trump: “La militarización de la frontera con México, emprendida desde el viernes pasado por el presidente Donald Trump, no es distinta a la que hicieron sus tres antecesores, Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama. Lo que cambió fue el tono belicoso, altanero y agresivo contra un país entero que provocó una respuesta de repudio casi unánime, en México y en Estados Unidos. Pero también, lleva a la reflexión si los muchos años de trabajo sucio realizado por gobiernos mexicanos para Estados Unidos en materia de migración y delincuencia organizada, siguiendo los designios de Washington deben, cuando menos, ponerse a revisión. En todos estos años, la variable del Tratado de Libre Comercio de América del Norte ha sido la rectora del alcance de la dependencia mantenida en secreto de los mexicanos. Como hoy, justamente. La última estampa de esa fotografía nos la regaló el sábado The Washington Post, al hacer una nueva revelación de esta colaboración. Desde 2014, con una ayuda de 75 millones de dólares acordada dentro de la Iniciativa Mérida –que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto había dicho al iniciar la administración que iba a revisar y modificar–, se instalaron escáneres biométricos en Iztapalapa, en la Ciudad de México, y Tapachula, para obtener información de centroamericanos detenidos sin documentos y darle un acceso sin precedente a las cárceles mexicanas a oficiales estadounidenses para que pudieran identificar a criminales, pandilleros y terroristas potenciales antes de que llegaran a la frontera común. Los escáneres son manejados por agentes del Departamento de Seguridad Interna, y en los 13 últimos meses, añadió el Post, recopilaron información de 30 mil centroamericanos. En este campo, la colaboración tiene casi 30 años de ser intensa y secreta. (…) Durante los últimos seis gobiernos del PRI y el PAN, los niveles de cooperación con Estados Unidos han tenido distintos grados, pero la subordinación a Washington ha tenido un quid pro quo económico y político, del cual se ha beneficiado sucesivamente Los Pinos. Esta racional de costo-beneficio está rota por la virulencia retórica de Trump, y la respuesta se ha tardado. Jorge G. Castañeda, exsecretario de Relaciones Exteriores, exigió desde el año pasado un cambio en la cooperación de México con Estados Unidos, pero pocos lo escucharon. En un nuevo contexto, lo reiteró la semana pasada en su artículo en El Financiero. (…) Peña Nieto tuvo una respuesta positiva, inmediata e inusitada –por su nivel de descrédito– cuando la semana pasada se plantó ante el jefe de la Casa Blanca, lo que mostró que, en este tema, la nación lo apoya. La demanda de un cambio debe atenderse. No tiene que ser pública, pero sí clara y contundente. Si el TLCAN no va a ser a cualquier precio, tiene que haber reciprocidad: las agresiones de Trump sí cuestan. Que lo sientan quienes se verán afectados por ello en Estados Unidos, y que lo amarren. Ya es tiempo de pasarles a ellos el manejo de su vitriólico presidente”.

Peña y Salinas: mensaje inquietante

Julio Hernández López, escribe en La Jornada, lo siguiente: “Al acompañar a Carlos Salinas de Gortari en su fiesta de cumpleaños, Enrique Peña Nieto no le hizo bien al PRI, ni al candidato presidencial José Antonio Meade, ni al de por sí rarificado ambiente electoral. La elite del poder priísta, reunida en una celebración por motivos de calendario, no aporta ingredientes de sosiego a un escenario político que parece irse ensombreciendo. Por el contrario, la reunión gozosa (por los 70 años de vida de Salinas) de dos grupos circunstancial y cíclicamente distantes (el de Peña y el del ex presidente), pero confluentes en los proyectos estratégicos, abona la percepción de que hay un seco cierre de filas en las alturas políticas y económicas para tratar de impedir que siga avanzando la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador y, específicamente, para crear las condiciones extremas que le nieguen definitivamente llegar a Palacio Nacional. La relación política de Peña y Salinas ha sido oscilante. Quien ocupó Los Pinos de 1988 a 1994 apoyó abiertamente en 2012 la candidatura de quien había dejado el gobierno del estado de México. Fue la oportunidad de Salinas de Gortari para reinsertarse plenamente en la política nacional y cerrar expedientes como el de su hermano Raúl, quien obtuvo la máxima benevolencia judicial en 2014, cuando fue declarado inocente del último de los cargos que le quedaban en su prolongado proceso. Durante el peñismo, ciertos cargos administrativos y políticos de primer nivel fueron adjudicados a miembros del grupo de Salinas de Gortari. De manera destacada, a su sobrina Claudia Ruiz Massieu, hija del asesinado José Francisco Ruiz Massieu. Otro personaje de moda sexenal ha sido el concuño de Carlos Salinas, José Antonio González Anaya, quien ha ocupado las suculentas direcciones generales del Instituto Mexicano del Seguro Social y de Petróleos Mexicanos, y a la fecha la estratégica Secretaría de Hacienda. Se han producido, desde luego, momentos envenenados en esta relación. Peña Nieto pareció sentirse necesitado de demostrar que sólo él ejerce el poder presidencial y ello provocó alejamiento y enojos en relación con el ex presidente de vocación injerencista. Versiones provenientes de priístas de renombre aseguran que un punto de encono ha sido el tratamiento dado al caso de Emiliano Salinas Occelli, involucrado desde años atrás en el delicado tema del grupo denominado NXIVM, del cual el citado Emiliano ha sido discípulo, promotor y representante en México. (…) Aun cuando no necesitan mostrarse en público ni en festejos cumpleañeros para tejer acuerdos políticos, el rencuentro grupal entre Peña y Salinas, publicado por el diario Reforma en su edición dominical, da cuerpo a la sensación extendida de que el sistema prepara una acometida feroz contra el delantero en la contienda por la Presidencia 2018-2024. Salinas fue, junto con Diego Fernández de Cevallos, el artífice del plan contra AMLO derivado de unos videos grabados por el argentino-mexicano Carlos Ahumada. Recientemente, el tabasqueño ha dicho que sólo si aconteciera algo muy grave podría suceder que él no ganara las elecciones presidenciales. Pero, agregó, toco madera, toco madera”.

AMLO: la clave es el mensaje

Al parecer, el único candidato que hasta el momento cuenta con un mensaje claro para dirigirse al electorado, es AMLO. En El Universal, León Krauze, escribe que: “nada hay más importante en una campaña electoral que el mensaje y la disciplina con la que se comunica […]. Un candidato debe saber cuál es el proyecto que ofrece, por qué lo ofrece y por qué es mejor que el de sus antagonistas. También debe saber transmitir por qué él o ella, y no su rival, merece ganar la elección en turno […]. Durante la semana seguí un par de debates entre los representantes de los candidatos a la Presidencia con Carlos Loret y Carmen Aristegui. Llegué a conclusiones similares: cuando faltan menos de 3 meses para la elección, solo Andrés Manuel López Obrador ha encontrado un mensaje de campaña y de contraste breve y contundente: ustedes son responsables de dos sexenios de inseguridad y otro de aberrante corrupción. Ya han gobernado: ahora es nuestro turno y las cosas serán distintas. Este es el mensaje […] que Tatiana Clouthier machacó una y otra vez […]. campaña de José Antonio Meade enfrenta una misión difícil. Aurelio Nuño intentó defender el único proyecto posible para un candidato del PRI: la continuidad de las reformas impulsadas por Enrique Peña Nieto […]. El problema es que, para defender las reformas […] primero hay que explicarlas. Y en estos tiempos, el que explica pierde […]. De los tres candidatos opositores, Anaya es el único que podría disputar, por su constante discurso de antagonismo frente al gobierno, la narrativa de cambio con López Obrador. Para hacerlo, sin embargo, necesita un mensaje atractivo y joven que resuma con claridad su proyecto de país. […]. La clave de la fuerza del mensaje de López Obrador […] es, digamos, su cercanía cronológica con la irritación del electorado […]. A veces se nos olvida que México ha pasado ya 12 años inmerso en la violencia y al menos seis en un gobierno corrupto. Tatiana Clouthier lo entiende: los grandes temas, lo que realmente indigna sobre todo a los 35 millones de votantes que nacieron después de 1985, son la corrupción y la violencia. […]. A los votantes hay que hablarles de lo que les importa y, más importante todavía, de lo que recuerdan”.

Política antidrogas ¿amnistía o guerra continua?

La propuesta de amnistía hecha por el político tabasqueño es una de las que más llama la atención de la opinión pública, y recientemente también la de un viejo capo del narco. En El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “en momentos en que la guerra contra las drogas y la migración provoca un choque entre Estados Unidos y México […] el debate sobre la ruta y los resultados de la guerra contra el narcotráfico en ambos países no sólo causa tensión entre Donald Trump y Enrique Peña Nieto, sino que también confronta a los candidatos presidenciales, con visiones diametralmente opuestas sobre cómo enfocar la política antidrogas y la fuerte violencia que genera en el territorio nacional. Los polos opuestos en estas visiones los representan Andrés Manuel López Obrador, de Morena, con su propuesta de ‘amnistía’ a miembros del narcotráfico […]  y en el otro extremo se ubica José Antonio Meade, del PRI, quien se pronuncia por ‘seguir la guerra contra el narco’ […]. Los planteamientos del puntero en las encuestas presidenciales dejan hasta ahora más dudas que certezas: si no habrá ‘mano dura’ contra el narco ¿qué habrá en lugar del uso de la fuerza? […] ¿Qué pedirá su gobierno a los narcos a cambio del ‘perdón legal’? Tampoco es claro cuando habla de ‘atender las causas que originaron la inseguridad y la violencia’ Porque ahí cabe desde la pobreza y falta de oportunidades a jóvenes, el crecimiento del consumo y del millonario mercado de drogas tanto en EU como en México, hasta la corrupción policiaca por bajos sueldos o la complicidad de narcopolíticos que protegen al crimen a cambio de sobornos o financiamientos ¿cuáles de esas causas combatiría y cómo? Del otro lado, la propuesta de Meade también deja dudas de si continuar la estrategia fallida de los últimos sexenios, con todo y el ‘follow the money’ que plantea el ex Secretario de Hacienda, no aumentará la ya intolerable violencia que en este gobierno ya cobró la vida de 102 mil personas en asesinatos violentos […]. Por lo pronto, ya uno de los capos más buscados, Rafael Caro Quintero, […] le guiñó el ojo a la propuesta lopezobradorista. ‘¿Por qué no lo intenta México? Colombia lo hizo, otros países a lo mejor lo han hecho, no estoy enterado, Colombia sí, porque yo estaba preso y miraba la televisión, que mucha gente se entregó. ¿Por qué no lo intenta México?’, dijo el capo que salió de prisión tras 28 años”.

AMLO en MILENIO. Autorretrato 1. Proyecto de gobierno

Desde el anuncio de sus aspiraciones presidenciales para este proceso electoral, las propuestas de Andrés Manuel López han causado polémica. De estos escribe Hector Aguilar Camín, en MILENIO: “cuando terminamos de grabar la entrevista colectiva con Andrés López Obrador en MILENIO Televisión, el 21 de marzo pasado, me preguntó Francisco González hijo qué me había parecido. Le dije que transcribiera la entrevista íntegra en el diario porque valía como un autorretrato. Oí con atención las cosas que dijo López Obrador, durante la hora y tres cuartos que duró la entrevista, y la leí después despacio. Confirmé mi impresión de estar frente a un autorretrato de por lo menos cinco dimensiones. Primera, su proyecto de gobierno. Segunda, sus instrumentos de gobierno. Tercera, su idea de la democracia. Cuarta, su idea de la Historia. Quinta, su idea de sí mismo. […]. El problema mayor del país, a su juicio, es la corrupción y lo resolverá con el ejemplo: no buscando castigos hacia atrás, para legitimarse (no perseguirá a Peña Nieto), sino buscando ‘hacia adelante cero corrupción, cero impunidad, un verdadero estado de derecho’. Echará atrás la reforma energética aunque le lleve ‘todo el sexenio’. ‘Cancelará’ la reforma educativa. Echará para atrás la construcción del nuevo aeropuerto de México. Se hará cargo personalmente de la seguridad nacional, coordinando todas las mañanas una junta al efecto. En esta materia, atacará el problema de fondo, dando escuela y empleo como aprendices, a los 2.6 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan, la actual carne de cañón del narco […]. Duplicará la inversión pública, de los 500 mil millones actuales a un billón. Decretará una “suspensión provisional”, para que “se queden como están” los polémicos derechos al aborto, los matrimonios igualitarios, la adopción de parejas del mismo sexo. Establecerá la figura de revocación de mandato, a la que se someterá cada dos años. Quizá la nota psicológica mayor de la entrevista es que este proyecto de cambios mayores, un horizonte de pugnas sin fin, fue transmitido con tranquilidad extraordinaria, en el tono de un hombre que está cómodo en su piel y en su cabeza, extraordinariamente suave y dueño de sí. El anuncio apacible de una tormenta”.

Elecciones libres

Contrario a las dos elecciones anteriores, este 2018 AMLO ha decidido confiar en el INE, pues en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “el candidato de Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, reiteró su confianza de que el Presidente de la República permanecerá al margen de los comicios y el INE, como árbitro electoral, cumplirá estrictamente con su deber en las votaciones, que la jornada se realice en un clima de paz y tranquilidad. AMLO está convencido de que la decisión de Enrique Peña Nieto de no intervenir en el proceso político y el compromiso del Instituto Nacional Electoral por hacer cumplir la ley son aval para unas elecciones limpias y libres. Será para bien de la democracia, pues en la voluntad popular radica la soberanía nacional, pendón de nuestra razón de ser. Dejó claro que el INE será la instancia facultada para anunciar al vencedor en las elecciones del 1 de julio”.

¿Gobernadores del PAN con Anaya?

Bajo Reserva de El Universal escribe lo siguiente: “antes de arrancar el evento en Huauchinango, Puebla, al candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, le hicieron una limpia contra las malas energías y los malos augurios. Sin embargo, a muchos kilómetros de distancia, en Yucatán, nos dicen que los gobernadores de Aguascalientes, Durango, Baja California Sur, Quintana Roo y Querétaro estuvieron con el candidato del PAN al gobierno de ese estado, Mauricio Vila Dosal. Nos hacen ver que varios leyeron esa reunión como una manera de hacer sentir a don Ricardo que son un grupo aparte, que no tienen por qué reportarle nada a su candidato presidencial. Incluso, en su discurso Vila Dosal en ningún momento se refirió a Anaya. Al parecer, la limpia en Puebla no funcionó muy bien. ¿Estarán todos los gobernadores del PAN con don Ricardo?”

Anaya: Cerrar filas para evitar traiciones

En tanto en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “quien andará en tierras regias esta semana será el candidato de la coalición Por México al Frente, el panista Ricardo Anaya. Según su agenda, llegará la noche de este lunes para una reunión exclusiva con líderes empresariales, gestionada por Santiago Creel. Además, en esta visita deberá reunirse con la militancia para ‘cerrar filas’, pues el tema de las traiciones está muy presente, sobre todo considerando la cantidad de militantes que han dejado su partido”.

De campaña

Los candidatos presidenciales, parecen comenzar a tomar acciones en apoyo a los candidatos por la jefatura de gobierno de la ciudad de México. En Reforma, su columna Templo Mayor, asegura que: “el descenso de Claudia Sheinbaum en las encuestas ya prendió focos rojos en Morena, por lo que Andrés Manuel López Obrador comenzará a hacer campaña los lunes en CDMX para apuntalarla. Del lado del PRI también su candidato presidencial, José Antonio Meade, se pondrá a hacer talacha capitalina al acompañar a Mikel Arriola en la presentación de su propuesta de pensión para amas de casa de la tercera edad. El que ya se dio su vuelta por la capital es Ricardo Anaya, quien la semana pasada estuvo haciendo campaña, codo a codo, con Alejandra Barrales”.

“¿Y ahora qué?” Propuestas para nuestras crisis

En aras de contribuir a la discusión y análisis sobre los problemas que aquejan a México, en Milenio, Carlos Puig, escribe que: “ayer arrancamos en MILENIO una serie de programas que, basados en el libro ¿Y ahora qué? México ante el 2018, convocarán a expertos, académicos y estudiosos para proponer hojas de ruta, propuestas concretas para intentar solucionar las crisis que nos agobian. Hablaremos de corrupción, estado de derecho, impunidad, prosperidad, igualdad, inseguridad, democracia, gobernabilidad y México frente al mundo […].  Hay esta ilusión, cada vez más lejana de la realidad en estos tiempos, que en las campañas se confrontan propuestas, ideas, políticas públicas… La verdad es que las campañas se ganan apelando a las emociones y por eso es que lo que escuchamos desde hace meses de todos los aspirantes son algo así como slogans, frases de mercadotecnia con muchas promesas y pocos contenidos. Pero gane quien gane en julio, enfrentará, por ejemplo, una severa crisis de seguridad y violencia. Tendrá que decidir qué hacer con asuntos que hoy están a medio camino de discusión y solución, como las fiscalías o el sistema anticorrupción. Ahí seguirá Donald Trump y, seamos realistas, la dignidad y la unidad tendrán que traducirse en acciones y hechos concretos frente al bully del norte. Se trata de contribuir a que la discusión en estos tres meses y después de las elecciones sea más rica en proyectos y no solo tenga que ver con personalidades”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print