Columna de columnas nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del lunes 04 de junio de 2018. ¿Esta es la democracia?: En estos momentos en los que la indignación social se vuelve exponencial en las redes sociales que hacen el terreno fértil para que líderes carismáticos de todo el mundo ganen votos y adeptos es hora de repensar la democracia… Los ricos también lloran… por Amlove: ¿De qué magnitud es el temor que inspira López Obrador para que estos barones del capital se atrevan a violar sus propios códigos?… Los primeros cañonazos.

Rayuela

Peor no podía comenzar su gestión David Colmenares Páramo. Al despedir sin razón a Muna Dora Buchahin muestra el cobre de la opacidad. Patético.

¿Esta es la democracia?

Samuel Aguilar Solís escribe en El Financiero acerca del estado actual de la democracia liberal: “aquella que fue puesta en jaque desde la crisis financiera mundial de 2008 y que desde entonces no ha dado luz ni respuesta a los retos y complejidades de las sociedades contemporáneas se agota y convalece. Es en la incapacidad de la democracia liberal y sus capitanes que nuevos movimientos y neopopulistas emergen, sin tinte ideológico ni destino fijo como respuesta a este capitalismo de amigos, a este hastío social, a los escándalos cotidianos y mundiales de corrupción y en México además de lo anterior, un grave y profundo problema de inseguridad y de impunidad, pero también de pobreza y desigualdad. En ese contexto la democracia llega a su límite y no encuentra el camino en donde pueda convertirse en una forma de gobierno de mínimos entregables, evidencia de ello es que en Europa el 52 por ciento está desencantado en cuanto a la calidad de la democracia, y en lo que respecta a Latinoamérica cae por quinto año a un nivel de satisfacción del 53 por ciento, concluyendo: “el declive de la democracia es lento e invisible como la diabetes. Hay países que no son enfermos terminales, pero padecen una diabetes democrática generalizada. No ves el mal, no hay síntomas que llamen la atención, pero si no la tratas termina matándote”. Y sin embargo a pesar de los síntomas y de la gravedad del paciente, los gobiernos se vuelven parte del problema y se supeditan aferrándose al poder, a poderes supranacionales. No sólo a modelos impuestos como hemos venido viendo por parte del Fondo Monetario Internacional, El Banco Mundial, la OCDE etc, utilizando los rescates a países a través de préstamos, sino a imposiciones como es el caso “Bruselas”, en la Unión Europea, que buscó intervenir en la voluntad popular de Italia en la elección de Primer Ministro e incluso del Gabinete por resultar adverso a los planes europeistas. Así, el paciente enfermo busca el suicidio y no tratamiento con mayor democracia que imponga límites al autoritarismo y a los poderes supranacionales. Sigo pensando que los problemas de la democracia se resuelven con mayor democracia. En México, más allá de la coyuntura del proceso electoral o de la discusión simplista que se reduce a populismo vs status quo, es necesario repetir la pregunta: ¿Por qué el populismo? ¿Por qué la indignación? ¿Por qué las mismas recetas que mantienen al enfermo en estado de gravedad? Resulta urgente vislumbrar el evidente cambio del sistema político por el agotamiento del sistema de partidos, la quiebra del Estado de Derecho, la falta de crecimiento económico , entre otros, y pugnar por mantener los derechos y las libertades adquiridas, porque prevalezcan los valores de la democracia buscando caminos para resolver los problemas que nos aquejan. En estos momentos en los que la indignación social se vuelve exponencial en las redes sociales que hacen el terreno fértil para que líderes carismáticos de todo el mundo ganen votos y adeptos es hora de repensar la democracia que nos merecemos y de tomar la responsabilidad ciudadana independientemente del resultado de la elección de 2018”.

http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/samuel-aguilar-solis/esta-es-la-democracia

Los ricos también lloran… por Amlove

Jorge Zepeda Patterson escribe en sin embargo acerca de las declaraciones de los empresarios contra López Obrador: “Solamente los seres que amamos están en condiciones de provocarnos un verdadero pesar, dice un viejo aforismo. Una paradoja tan cierta como dolorosa. Pero también funciona al revés en esos extraños giros que tiene la vida: el odio que alguien nos profesa puede ocasionar beneficios tan inesperados como satisfactorios. Por ejemplo, los votos adicionales que algunos multimillonarios están ofreciendo a Andrés Manuel López Obrador. En su desesperación por impedir el triunfo del líder de Morena en las próximas elecciones presidenciales, media docena de dueños del dinero han salido a la palestra para exhortar al público en general y a sus empleados en particular a votar en contra de la opción “populista”. Alberto Bailleres el segundo mexicano más rico (Peñoles, Palacio de Hierro, Grupo GNP), Héctor Hernández de Grupo Herdez, José Ramón Elizondo de Vasconia, José Antonio “El Diablo” Fernández Carvajal presidente de FEMSA, Sergio Argüelles González de FINSA, entre otros, salieron del clóset político para dar cuenta de su fobia en contra de AMLO. Un hecho inédito en la cultura empresarial del país, la cual se caracteriza por participar intensamente en política por debajo de la mesa, procurando no comprometer el nombre de las empresas o, incluso, el propio. Millonarios acostumbrados a acomodarse a los gobiernos en turno, cualquiera sea el matiz o la fracción política en la que milite el presidente. Cabría preguntarse ¿de qué magnitud es el temor que inspira López Obrador para que estos barones del capital se atrevan a violar sus propios códigos? Lo extraño es que se trata de un riesgo tan inesperado como inútil. Primero, porque no va a cambiar el resultado. Segundo, porque exponen a sus empresas de manera innecesaria. Y tercero, porque a mi juicio provocarán justamente lo contrario: otorgar un incentivo adicional para que los empleados voten por Andrés Manuel. (…) Han comenzado a circular en redes sociales las primeras reacciones entre los empleados de estos emporios. ¿Cómo?, ¿por el sueldo que nos pagan también quieren decirnos qué hacer con nuestro voto? Y en efecto, hay algo en la actitud de los capitanes del dinero que recuerda a los grandes hacendados del pasado, amos de vida y hacienda de todo lo que habitaba en sus dominios. Como cualquier otra persona, un empresario está en todo su derecho de externar su opinión política y declarar la intención de su voto, pero es moralmente cuestionable que por remunerar a un empleado se sientan con la facultad de orientar su preferencia política. ¿Y qué, también quiere el derecho de pernada?, diría alguno de sus trabajadores más exaltados. En suma, una actitud contraproducente: seguramente el círculo más alto de funcionarios en cada una de esas empresas seguirá el consejo del patrón, pero puedo imaginarme que para el personal más modesto, la irritación provocará justamente lo contrario. Por lo demás, los dueños de Herdez o de Peñoles están confundidos sobre su supuesto liderazgo en la comunidad. Sienten que el país les debe algo y tiene la obligación de escucharlos porque son creadores de empleos. Es cierto, pero cuesta trabajo verlos como un dechado de sacrificio cuando advertimos los yates, aviones privados y campos de golf desde los que nos hablan. Y, como dirían muchos de sus trabajadores, los sueldos que pagan bien podrían ser mejores. Sin duda gozan de influencia en círculos empresariales, pero a mar abierto su exhorto simplemente confirma al hombre de la calle que López Obrador es el candidato que representa a los de abajo. Y los de abajo son mayoría. En buena lid, Andrés Manuel tendría que concluir: “Gracias, con estos enemigos, no necesito amigos”.

Los primeros cañonazos

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero acerca de la disputa entre Ricardo Monreal y el Gobernador de Tamaulipas: “Andrés Manuel López Obrador olió la sangre de la victoria en Tamaulipas. La semana pasada instruyó a su coordinador electoral en esa región, Ricardo Monreal, comenzar la batalla contra el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, quien en junio de 2015, con una votación arrolladora, le arrebató al PRI el poder estatal, que siempre habían tenido, con lo que demostró recursos políticos, económicos y capacidad de movilización, que tienen preocupado al puntero en las preferencias presidenciales. La motivación de López Obrador debe ser preventiva, ya que avanza –según las encuestas– a conquistar el estado, y debe querer que nadie se lo impida. El problema es el patrón nacional donde se han roto las normas de convivencia y se está arrastrando a los ciudadanos al estado primario en el que se encuentran combatiendo los actores políticos. La semana pasada Monreal ofreció una conferencia de prensa en Ciudad Madero, que nadie imaginaba dónde terminaría. “Le hago un llamado al gobernador para que no meta las manos, ni él ni su gente”, comenzó Monreal sin mostrar evidencia que apoyara su denuncia sobre injerencia ilegal en el proceso electoral. “Hemos tenido una actitud de respeto para él. No queremos que esa actitud se pierda. Andrés le manda decir al gobernador que no se meta. Por mi conducto, le manda decir que no actúe de manera ilegal”. La prensa tamaulipeca buscó al gobernador García Cabeza de Vaca para conocer lo que pensaba de las imputaciones de Monreal, y conforme avanzaba su respuesta, el lenguaje fue subiendo de tono, semántico y acusatorio. “Hemos sido muy respetuosos del proceso electoral, pero en particular hemos sido muy respetuosos con las leyes electorales en Tamaulipas”, comenzó. “Si existe algún elemento que tenga él conocimiento o alguien de algún partido político de irregularidades en el proceso electoral, que meta las denuncias correspondientes. Nosotros nos vamos a mantener firmes en nuestras convicciones de apoyar y respaldar todas las acciones que sean encaminadas a desarrollar un proceso democrático”. Entonces, se dispararon los cañonazos. “Yo le recordaría a él -dijo García Cabeza de Vaca de Monreal- que lo corrieron de la Ciudad de México por corrupto. Por eso no fue candidato a (la jefatura de Gobierno de) la Ciudad de México. Esa no es una presunción, es una realidad. Que no venga a descargar su ira e impotencia con esa actitud amenazante que no ayuda en nada a este proceso electoral”. La respuesta de Monreal llegó cargada de ira: “Llamé de manera respetuosa a que el gobernador sacara las manos y los pies (eso no lo dijo en un principio) del proceso. Era un llamado respetuoso pero reaccionó de manera violenta el gobernador del estado de Tamaulipas. Yo le recuerdo que una de las características que debes asumir como gobernante es la prudencia, la serenidad, la sensatez; no el hígado, porque siempre pierdes. Hice señalamientos puntuales en un afán de buena fe. Reaccionó violentamente e hizo una acusación. Le exijo que lo demuestre. Dijo que había salido de la Ciudad de México por corrupción. Tengo 40 años en el servicio público; he sido tres veces diputado; dos veces senador; gobernador y delegado de la Cuauhtémoc. (…) Monreal fue más allá en el reto al gobernador. “Estoy acostumbrado a enfrentarme a sátrapas, a tiranos, a este tipo de personajes autoritarios”, dijo. “No les tengo temor. No soy tu lacayo ni tu bufón. No te estás enfrentando con uno de tus lambiscones. Te voy a enfrentar con la ley en la mano”. A la velocidad de una declaración y una respuesta, el conflicto electoral se volvió en uno judicial, pendenciero, amenazante y totalmente alejado del proceso democrático en el que todos pregonan se encuentra México. (…) El 1 de julio no será el mejor o el peor día de unos y otros tras el resultado electoral. El día 2, si las cosas siguen por este derrotero, empezaremos a ver el fruto de nuestra furia”.

¿Trump versus López Obrador?

Es evidente que el Presidente Donald Trump esta decidido a cumplir todas sus promesas de campaña, entre las que destaca el muro fronterizo y un nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte. En el Excélsior, el analista y catedrático, Leo Zuckermann, escribe que: “espero que los que creían que Donald Trump, una vez instalado en la Casa Blanca, incumpliría sus promesas de campaña con respecto a México reconozcan su error. El Presidente de Estados Unidos se ha lanzado duro en contra de los inmigrantes indocumentados, la mayoría de ellos mexicanos. No ceja en su empeño de construir un muro en la frontera sur insistiendo que, de alguna manera u otra, México lo pagará. La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) está atorada debido a cláusulas inaceptables que está poniendo el gobierno estadounidense sobre la mesa: ‘Píldoras venenosas’ que en realidad establecerían un proteccionismo a favor de Estados Unidos. […]. Y, no nos hagamos bolas, así seguirá mientras Trump continúe en la Casa Blanca. A ese Presidente, en el mejor de los casos, le vale un sorbete México. En el peor, quiere hacerle daño. Quizá, como sospechan algunos, hay un elemento personal en su determinación de atacar a México: Una venganza por lo mal que le fue cuando trató de hacer negocios en nuestro país. Lo cierto es que el maltrato a México es un asunto que gusta a su base electoral. […]. No descartemos que Trump siga escalando el conflicto con nuestro país. Que en cualquier momento retire a Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte e imponga más aranceles aduciendo la ridícula justificación de ‘seguridad nación al’. México tendrá que reaccionar estableciendo más represalias para que los empresarios estadunidenses afectados presionen y Trump recule. […]. Trump es un animal de la televisión. Como pocos, entiende que la popularidad de un protagonista está en función de la relación con su antagonista. Hasta hoy, hay que reconocerlo, el gobierno del presidente Peña ha sido muy disciplinado para no convertirse en el antagonista que busca Trump. No se ha enganchado con las múltiples provocaciones lanzadas. Eso podría cambiar si López Obrador gana las elecciones presidenciales. Hoy, de acuerdo con el pronóstico de oraculus.mx, existe un 8 por ciento de probabilidad de que las pierda. […]. Llaman la atención las declaraciones que Andrés Manuel López Obrador hizo la semana pasada apoyando al Presidente Peña en la difícil coyuntura de lidiar con un personaje tan conflictivo y caótico como es Trump. Es una señal positiva que el puntero en las encuestas esté evitando el conflicto interno, propio de un proceso electoral, lo cual podría debilitar al gobierno mexicano frente a un Presidente estadunidense que quiere hacernos daño. Ojalá que López Obrador, tal como ha hecho Peña, tenga la disciplina de no engancharse con Trump para convertirse en su antagonista. No es ni fácil ni popular. Lo fácil y popular, de hecho, es lo contrario. […]. Trump encontraría a un perfecto antagonista para ser el popular protagonista que su base electoral demanda. Y lo mismo tendría Andrés Manuel López Obrador: Un fantástico antagonista para consolidar su popularidad con un discurso nacionalista. Maravillosos el uno para el otro. […]”.

Negociar… y de todos modos perder

Desde que tomó cargo como Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump se ha dejado ver como una persona que no negocia sino que obliga a que todos hagan lo que más le convenga a él. En Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “el viernes aventuré aquí que los aranceles al aluminio y el acero no tenían dedicatoria única a México (también a Canadá y los 28 países de la Unión Europea), y que lo procedente será, como con Brasil, negociar para alcanzar acuerdos bilaterales. Nada fácil, sobre todo ante la pendenciera multipolaridad de Trump que tendrán que capotear, ojalá superar, todas las naciones afectadas. Contra el dicho de Washington de que con Brasil alcanzó ya un acuerdo, el jefe de la asociación de productores de aluminio del país sudamericano, Milton Rego, dijo que las tácticas gringas son ‘similares a las de Al Capone’, que buscan obtener ‘mejores resultados apuntando un arma a la cabeza’. A finales de abril, Estados Unidos suspendió unilateralmente las pláticas, luego de plantear la disyuntiva de aceptar los aranceles […] o fijar cuotas […]. El problema de la siderurgia mexicana con su principal importador es ligeramente menor que la de Brasil pero, con aranceles o cuotas, no le quedará de otra que disminuirle las exportaciones…”.

Añorada paz comercial

Ante los aranceles impuestos por el Presidente Donald Trump a importaciones de acero y aluminio, los empresarios mexicanos reconocen que quieren y buscan un nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que sea moderno y más justo para todas las partes. En el Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “pelearse por dinero es lo peor que puede suceder entre países. Los empresarios mexicanos están a favor de tener un Tratado de Libre Comercio de América del Norte moderno y más productivo, pero ‘no a cualquier costo’, por lo que la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga hizo un llamado para mantener la unidad y exteriorizó su apoyo a las medidas adoptadas por el gobierno mexicano frente a la determinación de Estados Unidos de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio. No se vale que el Presidente Trump viole los acuerdos comerciales que han prevalecido en la región por tantos años, manifestó Enrique González Muñoz, presidente de la Canacar”.

Las olvidables encuestas

En procesos pasados las encuestas que se ofrecían a lo largo del tiempo que duraban las campañas eran punto de referencia para todos, principalmente para los que hacían dichas encuestas, a tal grado que podrían asegurar que lo reflejado en las encuestas seguramente sería el resultado de las elecciones, pero ahora, como las encuestas muestran que el candidato mejor colocado es incómodo para muchos sectores empresariales, los mismos que tenían a las encuestas como referencia absoluta, en la actualidad buscan a toda costa desestimar lo que en ellas se refleja. En La Jornada, Julio Hernández López, escribe que: “discutían sobre encuestas de opinión. Les preocupaba especialmente la percepción popular que hubiesen labrado dichos ejercicios de demoscopía en el ánimo votante. El riesgo de que usaran negativamente y culparan a tales encuestas si es que los resultados oficiales de la próxima elección no coincidían con los datos que hasta ahora han colocado de manera sostenida a Andrés Manuel López Obrador como delantero muy distante de sus adversarios. Fue el pasado 30 de mayo, en un foro organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE), bajo la moderación de Gabriela Warkentin. Ahí, el más mediático de los encuestadores de élite, Roy Campos, dijo: Y, para el primero de julio, no nos hagamos bolas: el bueno es el conteo del Instituto Nacional Electoral al final; o sea, no nos hagamos bolas. Añadió: si el conteo del Instituto Nacional Electoral al final no coincide con las encuestas, las encuestas están mal. Así simplemente es. […]. En otra parte de su intervención, Roy aseguró que las encuestas ‘sirven para todo menos para pronosticar: sirven para contar una crónica, sirven para apostar, sirven para invertir, sirven para entender a México, sirven para diseñar una estrategia; para todo, menos para pronosticar […] la encuesta se evalúa porque está bien hecha, el método es el que hace buena una encuesta, no el resultado’. Y recomendó a los usuarios de datos que, si tienen duda de lo que a las 8 (pm) empieza la encuestadora a salir, y si los encuestadores difieren, o algo así, pues a las 10.30 u 11 (pm) el Instituto Nacional Electoral va a dar datos y ahí está. Y ahí se acaba la elección para mí. O sea, esa es mi opinión, así de cómo va a estar. El presidente de Consulta Mitofsky en México, (@roycampos, en Twitter, con más de un millón 150 mil seguidores) felicitó a los organizadores del foro y así cerró su participación. En la misma mesa, denominada Las encuestas de opinión, ¿informan o desinforman?, Marcelo Ortega, presidente del Colegio de Especialistas en Demoscopía y Encuestas, precisó: No hacemos predicciones. Las encuestas no sustituyen a las elecciones, las encuestas no votan: son los ciudadanos los que deciden. […]. La autoexculpación de connotados encuestadores […] ha coincidido con la detonación de una campaña mediática […], que busca convencer a los ciudadanos mexicanos de lo prescindible que son a estas alturas las encuestas de opinión que durante meses han mantenido a López Obrador como muy aventajado competidor. Lo que importan son los votos: la verdadera encuesta es el primero de julio, es la consigna de desmemoria demoscópica que promueve el conjunto de desesperados factores de poder que se oponen al eventual arribo de López Obrador a Palacio Nacional. En 2006 y en 2012, las encuestas fueron el instrumento de construcción de percepciones: en la primera fecha, de que Felipe Calderón crecía hasta empatar y luego superar a AMLO y, hace seis años, de que el triunfo de Enrique Peña Nieto […] era inevitable, apabullante. A partir de esos datos científicos, varios conductores de programas a través de medios electrónicos, y opinantes de toda índole, trabajaron en apuntalar las versiones antipejistas. […]”.

¿Pacto AMLO-Peña Nieto?

Después de la serie de acusaciones entre Enrique Peña Nieto y Ricardo Anaya se antoja sumamente difícil que exista un acercamiento entre ambos para hacer cualquier tipo de pacto que los beneficie a ambos. En El Universal, el columnista José Antonio Crespo, escribe que: “flota nuevamente en el ambiente la especulación sobre si el gobierno de Peña Nieto ya pactó con López Obrador (o está en ello). Conviene recordar el contexto, pues de ocurrir eso tendría mucho que ver el pleito entre Peña Nieto y Ricardo Anaya a raíz de los comicios del Estado de México y Coahuila, donde cada parte consideró que la otra le jugó sucio […]. Difícilmente podría darse un entendimiento Partido Revolucionario Institucional–Partido Acción Nacional como el que suponemos existió en las elecciones de 1994, 2006 y 2012. […]. Y hace tres meses, decía en este espacio: ‘Muchos se preguntan qué va a hacer Peña Nieto si su candidato… no logra remontar el tercer lugar… (Y) consideran que Peña buscaría pactar con Ricardo Anaya para detener a Andrés Manuel López Obrador… Pero la guerra frontal que hoy viven esos partidos… lo hace improbable… A Peña seguramente lo que más le interesa es preservar su impunidad… En tal caso, sería mucho mayor la probabilidad de que Peña (pacte) con López Obrador. Son muchos los agravios que ha recibido Anaya por parte del gobierno, por lo cual no le conviene ahora a Peña que el panista llegue a la presidencia… Maquiavelo recomendaba que si has de agraviar a algún rival, lo hagas de tal manera que no le dejes en pie, pues siempre buscará vengarse. […]. Así, a Peña le resultaría más confiable la palabra de López Obrador’ […]. Diversas columnas y trascendidos han apuntado en estas semanas que Peña no está dispuesto a ir con Anaya ‘ni a la esquina’. Y si algunos priístas del equipo de campaña parecen mantener la fantasía de que Meade logrará remontar y ganar, es probable que en Los Pinos tengan ya claro el escenario de la derrota. En tal caso, no sorprendería que hubieran ya pláticas con el equipo de Andrés Manuel López Obrador. Algunos han interpretado así las declaraciones que la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, ha hecho en estos días, seguramente no a título personal […]. Son declaraciones que alguien debe hacer en aras del acuerdo, pero jamás López Obrador […]. Recuérdese que a principios de año, cuando Javier Corral iniciara su marcha desde Chihuahua a propósito de Alejandro Gutiérrez […], Polevnsky salió a descalificar al gobernador […] y asumir una apología de Manlio Fabio Beltrones, ex jefe de Gutiérrez. Y quien fue secretario de Beltrones, Canek Vázquez, está ya con Morena. Ahora Polevnsky ha destacado las virtudes profesionales de Raúl Cervantes. Y la presidenta de Morena calificó a Gutiérrez de preso político, lo que implica que habría sido detenido por sus ideas políticas y no por actos de corrupción. Sabemos que es de gran importancia para el Gobierno federal “rescatar” a Gutiérrez de las manos de Corral. ¿Todo ello es parte del pacto? Puede ser. Habrá que ver qué viene, pero estas versiones no suenan hoy por hoy del todo descabelladas”.

Bajo la mesa

El dinero ilegal en las campañas políticas en nuestro país sigue siendo uno de los principales problemas con los que se enfrenta la democracia mexicana, pues aunque los partidos fingen reportar todos sus gastos y egresos, las cuentas al final no cuadran. En el Reforma, Denise Dresser, escribe que: “de mano en mano, de fajo en fajo, de maletín en maletín. El dinero ilegal que fluye por el sistema electoral mexicano, corroyéndolo. Recursos que recorren múltiples rutas y llegan a múltiples destinos, pero siempre con la misma intención: obtener un beneficio, conseguir un contrato, comprar impunidad, obtener reglas favorables. Como los que destinó Roberto Madrazo para comprar la gubernatura en Tabasco, como los que utilizó Vicente Fox vía sus amigos para influenciar la elección que ganó, como los que el Partido Revolucionario Institucional desvió a Chihuahua y ha triangulado a otras partes del país. Escándalos exhibidos pero no perseguidos, denunciados pero no consignados. […]. Uno de los grandes problemas de la democracia mexicana hoy se llama dinero. Antes era la equidad, ahora es su alteración. Antes era la falta de pluralismo, ahora es que todos los partidos […] violan las reglas. Un modus operandi construido sobre desvíos y dinero ilegal que trasciende siglas, ideologías, candidatos, opciones. Tan sólo entre 2012 y 2016, en la revisión de la Cuenta Pública hay 243 mil millones de pesos sin comprobar. Dinero que nadie sabe a qué campaña fue a parar, cuántos votos compró, qué cantidad de elecciones alteró. […]. Dinero ilegal utilizado para el clientelismo electoral, para la compra de voto, para la movilización de electores, para la operación en tierra con representantes de casilla y otros operadores, para comprar cobertura mediática favorable o golpear al adversario. Pero no se trata sólo de ganar; las elecciones también son un negocio. ‘Campaña que no da para rancho no es campaña’, dicen quienes lo usan como pretexto para conseguir y redistribuir recursos. Y es posible por las reglas absurdas que regulan las contiendas. […]. 2018 será un año con las elecciones más caras y las más corruptas. Los partidos hacen trampa, el Instituto Nacional Electoral no logra fiscalizar exhaustivamente, las multas no son un disuasivo suficiente, y en cada elección el círculo vicioso se repite. La brecha cada vez más grande entre el gasto reportado por los candidatos y lo que verdaderamente erogan. En las 15 elecciones para gobernador en 2016 y 2017, los candidatos reportaron un gasto de mil 017 millones de pesos y la fiscalización del Instituto Nacional Electoral logró detectar 241 millones no reportados. 19 por ciento que trató de esconderse. […]. En los últimos dos años, el partido más multado ha sido el Partido Revolucionario Institucional (20.83 por ciento), seguido por Morena (19.42 por ciento) y el Partido Acción Nacional (18.36 por ciento). Todos compiten entre sí para gastar y para ocultar. Con empresas fantasma. Con el uso político de programas sociales. Con los descuentos de nómina. Con el otorgamiento de permisos, como construcción o ambulantaje. Con sobrecostos en adjudicación, servicios y obra pública. Esos mecanismos gubernamentales para desviar recursos públicos, reconvertirlos, reciclarlos para que no sean contables. […]. Operaciones ocultas que sólo cesarán si hacemos efectivo el principio constitucional del voto obligatorio. Si no, las maniobras debajo de la mesa endeble de la democracia acabarán tumbándola”.

El crimen vota y se instala

El presente proceso electoral ha estado marcado por la violencia que se vive contra todos los aspirantes a algún cargo, violencia que va de candidatos contra candidatos hasta las que terminan con aspirantes muertos durante sus recorridos por el país. En Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “‘matan en 12 horas a otros 4 políticos y ya van 105’, fue nuestra nota de portada ayer domingo. ‘La violencia contra políticos continuó el sábado y en 12 horas dejó cuatro asesinatos en Puebla, Oaxaca y Quintana Roo, con lo que en este proceso electoral ya van 105 políticos ultimados, entre ellos 40 precandidatos o candidatos’, decía el primer párrafo de la nota. […]. En un lúcido ensayo publicado en la revista Nexos de este junio, sobre la situación del país a un mes de las elecciones, Jesús Silva-Herzog Márquez escribe: ‘La campaña habría sido un paseo, si no estuviera salpicada de sangre. Antes de que acudamos a las urnas el crimen ha votado ya, con balas. Cada semana de la campaña se conoce el asesinato de un candidato a algún puesto de elección popular. […]. La eliminación física es, por supuesto, sólo el extremo de la intervención criminal en la política mexicana. Si conocemos el nombre de los candidatos eliminados, […] ¿Cuántos ciudadanos habrán dejado de participar en el proceso tras haber la amenaza? ¿Cuántos lograrán el triunfo para ponerse al servicio de los delincuentes? La muerte se convirtió en el clima de la política mexicana. Aquí llueve, sale el sol y se mata’. El fin de semana, al menos cinco personas fueron ejecutadas y sus cuerpos descuartizados para ser esparcidos, junto con narcomensajes, en Apaseo El Alto, Guanajuato, lugar destrozado por la disputa del combustible robado, donde un candidato ya fue asesinado. Tiene razón Jesús, el registro cotidiano, las evasivas de las campañas, opacan una crisis que solo será peor en la transición. El fracaso de la estrategia de seguridad, el debilitamiento de policías e instituciones locales, las nuevas características del crimen organizado han abierto la puerta a esto. ¿Quién y cómo la cierra?”.

Rosario Robles se asoma de nuevo

Luego de semanas de estar “desaparecida”, Rosario Robles vuelve a verse envuelta en la polémica por el despido de Muna Dora Buchain, quien dice fue despedida de manera injustificada. En El Universal, Carlos Loret de Mola, escribe que: “parece como si la hubieran tenido escondida. Pero hay algo que la va a poner de nuevo en el reflector, y en la polémica. En los últimos meses poco se ha sabido de Rosario Robles Berlanga. Fue como si en Los Pinos y en el equipo de campaña de su candidato presidencial José Antonio Meade hubieran determinado que había que quitarle todos los reflectores a la titular de Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano, porque estaba tan cuestionada que les restaba votos y les aniquilaba el discurso del nuevo Partido Revolucionario Institucional limpio. […]. Me parece que sucedió después de que en febrero la Auditoría Superior de la Federación divulgó múltiples cuestionamientos a sus gestiones al frente de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y de la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu). Esos cuestionamientos, que rechazó públicamente Rosario Robles, estaban complicando la narrativa priista de que con Meade como abanderado la corrupción había quedado atrás. Además, marchitaban las acusaciones contra el candidato del Frente, Ricardo Anaya, quien rápido aprovechó para señalar que mientras a él se le venía el Estado mexicano encima por unas bodegas de 54 millones de pesos, a Rosario no le hacían nada cuando sus supuestos desvíos alcanzaban los miles de millones. Esos días parecen haber terminado. Un escándalo, una polémica, apunta para poner de nuevo bajo el reflector a Rosario Robles. Y tiene que ver con los conflictos internos en la Auditoría Superior de la Federación: La directora general de Auditoría Forense de la Auditoría Superior de la Federación, Muna Dora Buchain, una de las piezas clave en las investigaciones que salpicaron a la secretaria Robles, denunció públicamente que la despidieron sin fundamento y en su reclamo […] dejó en entrelíneas el sabor de que la echaron a consecuencia de lo que ella había descubierto y seguía escarbando sobre la gestión de Rosario Robles y su también cuestionadísimo número dos, Emilio Zebadúa, actual oficial mayor de Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano. Ella fue una de las más relevantes investigadoras del caso conocido como La Estafa Maestra, por ejemplo. […]. El asunto va a escalar. Se espera que también la ex directora general de Auditoría Forense revire. Y ya sabremos qué tan fuerte es su revire, qué tan lejos se anima a ir, si va a dar nombres y si delineará algunas de las investigaciones que dejó inconclusas y hacia dónde apuntaban. A menos de un mes de las elecciones, otra vez Rosario Robles en el reflector y en medio de la polémica”.

Día clave para AMLO

Durante todo el proceso electoral tanto Andrés Manuel López Obrador como un grupo de empresarios han hecho todo tipo de declaraciones entre unos y otros, muchas veces en todo de descalificación. En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “que este martes Andrés Manuel López Obrador tendrá uno de los días más complicados de su campaña, pues se reunirá con el Consejo Mexicano de Negocios, cuyos integrantes son, entre otros, Alberto Baillères, Alejandro Ramírez, Claudio X. González y Germán Larrea. El tabasqueño los ha tachado de traficantes de influencias y, por supuesto, los vincula con ‘la mafia en el poder’, por lo que se prevé un encuentro ríspido. Ayer, sin embargo, el candidato reiteró su llamado a la unidad y hasta reconoció que sin empresarios es imposible el desarrollo del país”.

AMLO lima asperezas con organizaciones

A poco tiempo de que acaben las campañas políticas, tanto candidatos como organizaciones civiles quieren quedar lo mejor parados que se puedan con todos los frentes de la sociedad. En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “ayer la presidenta de la asociación civil Causa en Común, María Elena Morera, asistió a un mitin de Andrés Manuel López Obrador en la delegación Gustavo A. Madero de la capital mexicana. Al final del acto de campaña doña María Elena se fue en el vehículo del candidato de la coalición que encabeza Morena para platicar con él acerca de las propuestas de su organización en materia de seguridad y justicia. Morera, nos comentan, hará lo mismo con los candidatos del Partido Revolucionario Institucional, José Antonio Meade, y del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya. Andrés Manuel López Obrador ha criticado el trabajo de algunas organizaciones de la sociedad civil, por lo que esta reunión, nos dicen, es percibida como una manera de limar asperezas”.

Cambio de estrategia

Uno de los cambios visibles en la campaña de José Antonio Meade es que se le ve en más actos públicos, lo que lo acerca a la gente y a la fuerza priista, además de que se le ha visto mucho más con los colores representativos del partido tricolor. En Reforma, Templo Mayor, asegura que: “de unos días para acá, se ha notado un replanteamiento en la campaña de José Antonio Meade, que pasa por vestirlo de rojo y, al mismo tiempo, desvestirlo de su traje de ‘ciudadano’. Con la llegada de René Juárez a la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional, se percibe una intención de darle a Meade esa pátina tricolor de la que tanto había renegado. […]. El problema con esta estrategia es que, si bien ha aumentado su contacto con las bases del Partido Revolucionario Institucional, también ha resucitado el papel de los gobernadores operadores, que al grito de ‘fuera máscaras’ están moviendo a sus tropas para arropar a Meade. Así fue ayer en Hidalgo, donde el Gobernador Omar Fayad estuvo presente y fue de los más entusiastas porristas en los tres actos que tuvo su candidato en Pachuca. Y por lo visto el mandatario se la pasó bomba, pues le dio rienda suelta a su florido lenguaje, tanto que habría hecho sonrojar a la mismísima Carmen Salinas. Por cierto que también apareció Miguel Ángel Osorio Chong, y fue de los más ovacionados en el mitin que se llevó a cabo en su terruño”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print