Columna de columnas nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del lunes 11 de junio de 2018. La resistencia de Anaya… ¿El fin de Anaya? La histórica alianza de intereses entre Partido Revolucionario Institucional y Partido Acción Nacional podría nombrar embajadores que negociaran un armisticio, para no seguir peleando entre hermanos distanciados… AMLO el alquimista: trasmutar rabia en esperanza…

Rayuela

Todavía hay políticos convencidos de que la mentira vende. Han de creer que este es país de tarados.

La resistencia de Anaya

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero acerca de las posibilidades reales de Anaya de llegar a la Presidencia: “Desde antes de comenzar su campaña presidencial, las posibilidades de Ricardo Anaya de ganar la elección, objetivamente hablando, eran nulas. Había dos razones fundamentales. La primera es la fractura estructural dentro del PAN por la forma como se hizo de la candidatura, que llevó a que los dos únicos presidentes panistas estuvieran en su contra, y las reticencias de casi la mitad de los gobernadores del PAN que llegaron al poder en contra de los deseos de Anaya. La segunda tiene que ver con el voto útil que ha venido pidiendo para derrotar al puntero en las preferencias electorales, donde la apelación central es a priistas, sin cuyo respaldo no le alcanzaría en las urnas, pero cuya mayoría de militantes no va a votar por él. Con un partido cojo –tampoco hay legiones perredistas reforzando al candidato de su coalición– y una campaña mediocre, lo sorprendente es que Anaya no haya colapsado. A esto hay que sumarle la cruzada desde el gobierno y la guerra sucia emprendida en su contra hace meses. Por una razón que aún nadie puede explicar, Anaya se mantiene todavía en el segundo lugar de las preferencias electorales, con lo cual la expectativa de votarlo como el segundo lugar, está viva. La elección está a menos de tres semanas y el tiempo se acaba para las estrategias. Si Anaya se mantiene arriba del 20 por ciento en tendencia de voto, la elección será entre tres, con lo cual él y el candidato oficial, José Antonio Meade, perderán irremediablemente debido a la canibalización del voto opositor a Andrés Manuel López Obrador, de Morena. La prisa la tiene la campaña de Meade para demostrar que son el segundo lugar con una tendencia al alza, mientras que Anaya tiene una caída sostenida que lo llevará al tercer lugar. El tiempo, una vez más, corre en su contra para tener una candidatura, al menos competitiva, contra López Obrador. Por eso, una vez más, una mano amiga de Meade en las estructuras de poder apareció el jueves pasado, al poner a circular en redes un video editado donde Juan Barreiro, hermano de un empresario queretano vinculado al candidato que investiga la PGR por lavado de dinero, habla cándidamente sobre negocios irregulares que presuntamente eran para financiar la campaña presidencial de Anaya. (…) El video revela una trampa contra Barreiro, a quien después de ganarse su confianza, lo inducen a hablar. (…) La imagen de un candidato sin creatividad ni control sobre su equipo iba creciendo. Hacia el interior de su campaña hay mucho desorden, sin mariscal de campo que controle al equipo y con muchos generales en constante conflicto. (…) La explicación de Anaya sobre la difusión del video es que se trata de un pacto entre el presidente Enrique Peña Nieto y López Obrador para evitar que gane y meta a la cárcel al inquilino de Los Pinos. El argumento es increíblemente reduccionista y falso. El objetivo no es ese, sino que le gane Meade a López Obrador, lo que se explicará mañana”.

AMLO el alquimista: trasmutar rabia en esperanza

Jorge Zepeda Patterson, en SinEmbargo escribe acerca de AMLOVE: “No sé si López Obrador, AMLOVE, vaya a ser efectivamente el presidente del amor, lo que está claro es que no está dispuesto a convertirse en el presidente del odio o el rencor. No es un dato menor. El candidato que se presenta a sí mismo como el reivindicador de los olvidados y los oprimidos perfectamente podría asumirse como el portador de la venganza. No obstante, López Obrador ha elegido concebirse como el candidato del perdón. Pueden cuestionarse las implicaciones morales de su postura, pero no su cálculo político: mirar hacia delante y no hacia atrás es la única manera de intentar que la rabia se transforme en esperanza. Se ha dicho, y con razón, que el inminente triunfo de Morena obedece al hecho de que muchos mexicanos tienen hoy más rabia que miedo. Andrés Manuel entiende que con la rabia se puede ganar una elección, pero es de poca ayuda para gobernar. Y allí están los ejemplos de Donald Trump o de Javier Corral para mostrarlo, toda proporción guardada. El primero abre frentes de batalla cada semana sin poder cerrar ninguno; el segundo se ha extenuado en el laberíntico proceso en el que se ha metido en su afán de llevar a la cárcel a su antecesor. No es deleznable la tesis de Javier Corral en Chihuahua; castigar a los corruptos del pasado es el primer paso para evitar la impunidad en el futuro. López Obrador, por el contrario, decidió ponerse práctico e invertir todo su tiempo y energía en lo que tiene por delante. No pocos entre sus seguidores se han sentido decepcionados o confundidos al escuchar al tabasqueño prometer perdón a la mafia del poder, el llamado al borrón y cuenta nueva para sus enemigos y adversarios. ¿Para qué sirve el poder si no es para desahogar los agravios de los que se ha sido víctima?, se preguntan los más indignados de los morenistas. (…) López Obrador no parecería tener tiempo para la soberbia, la rabia o el revanchismo. Algunos tomaron su actitud como una estrategia de campaña para sumar votos o incluso como una promesa implícita de negociación (una especie de “respétenme el triunfo en las urnas y a cambio no les haré nada”). A mí me parece, más bien, una agenda de trabajo, una consecuencia inevitable del país que López Obrador tiene en la cabeza y el papel histórico que quiere desempeñar en su transformación. Seis años es muy poco tiempo (y más aún para alguien que habla con tan largas pausas) y los retos son formidables. Llevar a la cárcel a Peña Nieto y a sus compinches es considerada por muchos miembros de la oposición una meta imperativa, una misión histórica, una mojonera a partir del cual edificar el futuro. A López Obrador le parece que eso equivale a desgastarse en infiernillos. Le resulta absurdo perder el tiempo con pillos mediocres cuando se tiene enfrente la posibilidad de cambiar la historia. No sé si López Obrador pueda cambiar algo realmente. Los problemas de inseguridad, corrupción y desigualdad en México son formidables. Pero sean muchas o pocas las posibilidades de hacer algo al respecto, es indudable que sus probabilidades aumentan al sumar voluntades y no restarlas. Por lo pronto me parece que ya ha conseguido algo. Hasta hace tres o cuatro meses entre sus simpatizantes predominaba casi exclusivamente la rabia y la irritación anticipada por los agravios pasados, presentes y futuros. Hoy observo que entre muchos de ellos comienza a colarse un sano sentimiento de orgullo y no poca alegría. Si logran contener la soberbia y hacer suyo el espíritu de su candidato habrán dado el primer y más importante paso: convertir a la esperanza en agenda de trabajo”.

¿El fin de Anaya?

En el Excélsior, Jorge Fernández Menéndez, escribe  sobre las razones por las que Ricardo Anaya, candidato del Partido Acción Nacional para la presidencia de México ha perdido fuerza en las últimas semanas, y la principal es que siguen las acusaciones de lavado de dinero, que reales o no, han impactado de manera negativa para Anaya: “comencemos por un punto: no sé si las denuncias que se han vertido contra el candidato del Frente, Ricardo Anaya, son verídicas o no, aunque debo reconocer que son verosímiles. […]. Pero no se trata sólo de las denuncias: ha habido un cúmulo de errores que jamás permitieron, incluso por causas estructurales, que la campaña de Ricardo levantara y fuera competitiva ante López Obrador. La denuncia de la semana pasada, con las grabaciones de Juan Barreiro le han hecho un doble daño que puede ser definitivo para sus aspiraciones. Por una parte, siguieron dándole verosimilitud a las denuncias de corrupción: la forma de expresarse del empresario, la candidez con que habla de negocios y recompensas es demoledora. Es casi demasiado. […], Anaya hizo lo que esperaban que hiciera. Responsabilizó al gobierno federal y al Presidente Peña de divulgar esos videos, sin prueba alguna por cierto, […]. En ese momento, Ricardo acabó con cualquier posibilidad de voto útil a su favor. Si antes de las nuevas denuncias y de sus reacciones, sólo el 10 por ciento de los priistas tenían como segunda opción de voto a Anaya […] luego de las mismas ese porcentaje tiene que ser dramáticamente menor, con el agregado de que, salvo algún personaje inferior, los calderonistas y simpatizantes de Margarita Zavala han rechazado su candidatura y más grave aún para su causa, la distancia con varios gobernadores panistas sigue ampliándose y algunos como Carlos Mendoza Davis ya lo expresan públicamente. No sería nada descabellado que en los próximos días se decantaran otros gobernadores panistas a favor de José Antonio Meade. Hay muchas razones para ello, primero la forma en que se decidieron tanto la candidatura presidencial como la conformación del Frente, sin la intervención de los gobernadores y otros personajes de poder dentro del Partido Acción Nacional. […]. No sé si le alcanzará para equilibrar los números, pero, en ese contexto, lo que pueda darse de voto útil será para Meade. ¿Por qué para Meade? Porque para la enorme mayoría de quienes apoyan a Anaya la segunda opción electoral es Meade, un hombre con muy buenas relaciones con panistas, luego de su paso por los gobiernos de Fox y Calderón. […]. ¿Es suficiente? Quién sabe. Las encuestas no alcanzan a mostrar un escenario real, con sus altísimos porcentajes de personas que no aceptan responder y lo pequeño de las muestras. […]. El resultado es que no tenemos un escenario realmente concluyente para el primero de julio, aunque parece ser evidente que, hoy, la ventaja es para López Obrador y que en estados como Tabasco o Chiapas esa ventaja es abrumadora, porque allí, incluso, el voto útil es también suyo. El debate de mañana será importante, aunque éstos tienen siempre un impacto relativo. La agenda propuesta es inabarcable y deberíamos esperar que los moderadores centren el debate en el tema económico y comercial y el modelo de desarrollo para el país. Y ahí se supone que Meade estará en su terreno más favorable para poder polarizar su visión con la de López Obrador. Y en ese espacio volverá a quedar descolocado Anaya”.

La hora del vulgar ladrón; Meade, aprieta contra panista

En La Jornada, Julio Hernández López, escribe sobre lo peligroso que puede llegar a ser si las acusaciones de José Antonio Meade realizó contra Ricardo Anaya, al señalarlo como ladrón, ya que si no se sustentan con una investigación por parte de la Procuraduría General de la República, Meade perdería la poca credibilidad que le queda ante el público en general: “siendo, como es, el candidato del gobierno federal en turno, José Antonio Meade Kuribreña quedaría exhibido como un fanfarrón sin poder, o sin conexión con el centro real de poder, si la muy fuerte subida de tono que ha dado contra su adversario por el segundo lugar de la contienda presidencial, Ricardo Anaya Cortés, no deviene en expresa acción de la Procuraduría General de la República contra el abanderado del frente Partido Acción Nacional-Partido de la Revolución Democrática-Movimiento Ciudadano. Ayer mismo, en una espiral avinagrada que arrancó en Tijuana en el segundo debate entre candidatos presidenciales, ya con la presencia del controlador ejecutivo de la imagen y los disparos propagandísticos de Meade, el publicista Carlos Alazraki […] el mencionado Meade tachó abiertamente a Anaya de ser un vulgar ladrón. Palabras duras, propicias para una querella judicial del queretano si no se da la mínima base de acción judicial contra Anaya, como lo está solicitando abiertamente quien fue cinco veces secretario de Estado. La evolución del choque entre antiguos aliados retomó un lugar preferente en la agenda política de estos días a partir de la difusión de imágenes y audio en que un hermano del empresario Manuel Barreiro apuntala la versión del lavado de dinero que involucraría a Anaya. Con ese material, el PRI-Gobierno sentó las bases para justificar la probabilidad de que el candidato panista sea involucrado oficialmente en la presunción de delitos en el caso de la nave industrial queretana. […]. Desde luego, todo podría quedar en fuego de artificio. La histórica alianza de intereses entre Partido Revolucionario Institucional y Partido Acción Nacional podría nombrar embajadores que negociaran un armisticio, para no seguir peleando entre hermanos distanciados mientras se les cuelan tan campantes los adversarios sustanciales del prianismo, que son López Obrador y Morena. […]”.

Puerta abierta

Cuando el caos parecía cerrado y olvidado, hay una nueva esperanza para los padres de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa en septiembre del 2014: En Reforma, la politóloga y catedrática, Denise Dresser, escribe que: “hace años el Estado mexicano nos cerró la puerta en las narices. Echó la llave y colocó el cerrojo. De golpe, de sopetón, sin miramientos, declaró concluido el caso de Ayotzinapa. Había una ‘verdad histórica’, algunos encarcelados, otros señalados pero exonerados, un Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes obligado a salir del país, unas líneas de investigación inconclusas pero archivadas. […]. Había que superarlo, olvidarlo. De pronto, sorpresivamente, una puerta se abrió. Un tribunal colegiado en Tamaulipas dictó una sentencia histórica que obliga a revisar, a investigar de nuevo. A componer lo que se hizo mal o no se hizo. A reconocer que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes y Tlachinollan y Serapaz y el Centro Prodh y los familiares de los desaparecidos y quienes han venido señalando, denunciando y acompañando tenían razón. La investigación ha sido una pantomima. En un acto extraordinario de independencia judicial los jueces afirman que las pesquisas llevadas a cabo por la Procuraduría peñanietista tuvieron sesgos cuestionables, omisiones inexplicables, irregularidades condenables. […]. Fue el Estado, tratando de protegerse, tratando de exonerarse. Fue la Procuraduría General de la República sometida a los designios y las instrucciones del gobierno de Enrique Peña Nieto. Fueron decenas de peritos y funcionarios y sembradores de pruebas y torturadores que, en lugar de investigar a fondo, se dedicaron a fabricar a modo. La sentencia del tribunal exhibe violaciones por doquier al debido proceso. Violaciones a los métodos más básicos de investigación y detención y procesamiento y resguardo de pruebas. Una larga lista de cómo el mismo Estado mexicano […] violó la ley. […]. Dada su culpabilidad, queda la encomienda de averiguar lo que realmente pasó esa noche y que abarca […] a la Policía Federal, a la Policía Estatal, a las Fuerzas Armadas, a todos los que estuvieron en comunicación a través de C4, informándose, interviniendo. Altos mandos, Tomás Zerón, el quinto autobús, el trasiego de drogas en Iguala, ahora bajo un escrutinio que debió haber guiado la investigación de la Procuraduría General de la República pero no fue así, porque el encargo era otro. Nunca fue descubrir la verdad, sino hacer todo lo posible para enterrarla en el basurero de Cocula. Ante tanto encubrimiento, bienvenido el destape. Ante tanta oscuridad, bienvenida la luz. Ante tantas puertas cerradas para las víctimas de la violencia, bienvenida una rendija por la cual se asoma un cintillo de esperanza. Una nueva etapa para los familiares de los 43, donde tendrán la oportunidad de acceder a la justicia y a la verdad y a la reparación. Una exigencia vía la sentencia, para instalar una Comisión de Investigación para la Verdad y la Justicia; algo extraordinario para la investigación penal y sin precedentes en el país. […]. Más profesionalización y menos politización. Más rutas para la rendición de cuentas y menos obstáculos para asegurarla. Más puertas abiertas para defender a la sociedad y menos muros infranqueables para proteger al gobierno”.

Una de cal

En temas mundialistas, y en especial de la selección mexicana de futbol, en días recientes se han hablado más temas extra cancha que deportivos. En Milenio, el periodista, novelista e historiador Héctor Aguilar Camín, hace un reconocimiento a la manera en que el Director Técnico del equipo, Juan Carlos Osorio, y el capitán Andrés Guardado, salieron a declarar y dar la cara para terminar con las especulaciones y dar por terminado ese tema, que a días de iniciar la participación de la selección de México en el mundial ha acaparado toda la atención, y de ello escribe que: “no sé quién fue el negociante, el mentiroso, el puritano, el intrigante o todas esas cosas juntas, que filtró a la prensa la existencia de la fiesta que se organizaron los miembros de la selección mexicana de futbol, luego de su partido de despedida en México con Escocia. […]. La secuela de prensa que siguió no merece otra cosa que el silencio. No así la declaración del técnico Juan Carlos Osorio, quien dijo a ese respecto la única cosa clara que le he oído decir, y la única en la que no solo estoy de acuerdo, sino totalmente de acuerdo. Dijo el señor Osorio, rehusando a la vez toda hipocresía y todo puritanismo: ‘Yo estuve de acuerdo con la reunión. Llevábamos 19 días de concentración y era importante… a solicitud de los jugadores, que tuviéramos ese tiempo entre ellos. Era su tiempo libre. Valoro que siempre hubo honestidad de parte de nuestros jugadores con nosotros, de decirnos lo que iba a pasar y estuviéramos de acuerdo’. Andrés Guardado habló también con celebrable claridad. Dijo: ‘Antes que jugadores de futbol somos personas y tenemos derecho a hacer con nuestra vida lo que queramos en nuestros tiempos libres… […]. Los jugadores cerraron filas con Herrera, cuya familia se incomodó de más con el chisme de la prensa. ‘Herrera tuvo que salir de la concentración para arreglar asuntos personales’, dijo Guardado. ‘Está de regreso, muy bien y eso es lo que nos interesa a nosotros y pensar en lo que viene, que es el Mundial’. ‘Aquí lo más importante es el ser humano’, remató Osorio. ‘Herrera se perdió un solo entrenamiento y vino con mucha predisposición, feliz, que es lo más importante, de haber estado con su familia y fue lo mejor para el grupo” (Cancha, 9 de junio 2018). Bien dicho, señor Osorio: una de cal por las que van de arena”.

¿Hay vida después del TLCAN?

En El Universal, Alberto Barranco, explica de manera breve cómo ha sido el funcionamiento del Tratado de Libre Comercio desde que se estableció, y también da un panorama sobre la posibilidad de que este tratado deje de existir por las constantes presiones de Estados Unidos: “en el caso de quesos, manzanas y arándanos, otras fracciones arancelarias castigadas en el ojo por ojo, el país tiene suficientes existencias para cubrir necesidades del mercado interno. La paradoja del caso es que empresas estadounidenses de varios ramos castigados están ofreciendo asumir parte de los impuestos de ingreso para no perder a su clientela mexicana. El escenario remite a la pregunta: ¿a quién le afecta más la cancelación del acuerdo mercantil, colocada otra vez en la mesa la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump? […]. Lejos de atenuarse, las desigualdades con los dos países se han incrementado. Aunque el global habla de la creación de 40 millones de empleos a lo largo y ancho de la vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, 25 millones corresponden a Estados Unidos. Y aunque el Producto Interno Bruto per cápita de nuestro país se multiplicó por 1.6 por ciento entre 1993 y el 2015, en el país del norte y Canadá ha crecido varias veces más. Si en México se ubicaba en ese último año en 9 mil dólares, en Canadá llega a 43 mil 300 y en Estados Unidos a 56 mil 118. Y aunque en el lapso las exportaciones de México a la nación de las barras y las estrellas se incrementaron siete veces y por lo menos tres hacia Canadá, el grueso de éstas apunta a bienes manufacturados y productos agrícolas. Canadá es el principal proveedor de energía de Estados Unidos. […]. Concentrado el 80 por ciento del comercio del país en Estados Unidos, marco que provoca sobresaltos en el mercado cambiario a cada puñetazo en la mesa de Trump, la dependencia no ha permitido saltar al siguiente escenario de país maquilador. Lanzadas las fanfarrias al vuelo por el pacto trilateral que inauguraba la gran era del libre comercio, los objetivos previstos de integración comercial y productiva no se han cumplido. La idea de producción compartida se quedó en el tintero, al igual que la meta de incrementar la productividad para captar mayores flujos de inversión. La ruta hablaba de empleos internos bien remunerados que alejaran la tentación del incierto de migrar a Estados Unidos por parte de nuestra mano de obra. ¿Realmente, se acaba el mundo sin la ventaja arancelaria del Tratado de Libre Comercio de cara al mercado de Estados Unidos? ¿Y qué tal si ahora el manotazo en la mesa lo da México? […]”.

Aranceles dirigidos

En el Excélsior, Pascal Beltrán del Río, escribe sobre los estados de la Unión Americana que se están viendo más afectados por los aranceles que se han puesto a diversos productos para la venta allá en EUA: “el próximo 6 de noviembre, se celebrarán las elecciones legislativas intermedias en Estados Unidos. Estarán en juego, los 435 escaños de la Cámara de Representantes y 35 de los cien en el Senado. El Partido Republicano tiene mayoría en ambos. En estos momentos, la Cámara baja se compone por 235 representantes del Partido Republicano 193 y del Partido Demócrata. Asimismo, hay siete diputaciones vacantes. […]. Para el Presidente estadunidense, Donald Trump, mantener en manos republicanas las dos Cámaras del Congreso es un tema de prestigio y quizá también de sobrevivencia política. Las intermedias serán vistas como un referéndum a su gobierno. Un buen resultado para su causa sería para él una reivindicación, pero, también un paso adelante en su intención de moldear al Partido Republicano a su gusto. En cambio, perder el control de la Cámara de Representantes y/o del Senado sería visto como un colapso del apoyo de los electores para Trump y, peor aún, la posibilidad de perder su puesto en caso de que las investigaciones sobre la presunta interferencia rusa en las elecciones de 2016 dieran lugar una acusación formal en su contra ante el Congreso. Esto, sin duda, estuvo en la mente del Presidente de Estados Unidos cuando ordenó imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio provenientes de la Unión Europea, México y Canadá. Con esa medida, Trump apostó por solidificar la base electoral que lo llevó a la Casa Blanca. […]. La decisión mexicana de aplicar aranceles a productos como carne de cerdo, queso, manzana y papa afectará la economía local en diferentes estados de Estados Unidos, particularmente en distritos electorales controlados por los republicanos. […]. En días recientes, asociaciones de productores de manzana han lanzado una voz de alarma por lo que podría producir el nuevo arancel de 20 por ciento. En el caso del estado de Washington […], la afectación sería sobre todo para los condados de Chelan y Douglas, que forman parte de los distritos 8 y 4, respectivamente. […]. Por ejemplo, la carne de cerdo, de la que México realizó importaciones por 514 millones de dólares el año pasado. Los distritos electorales a los que más afectará el nuevo arancel de 20 por ciento son todos republicanos: el 4 de Iowa (Steve King), el 7 y el 9 de Carolina del Norte (David Rouzer y Robert Pittenger), el 3 de Oklahoma (Frank Lucas), el 2 de Utah (Chris Stewart) y el 6 de Misuri (Sam Graves). En cuanto al queso, México hizo importaciones desde Estados Unidos por 390 millones de dólares el año pasado. El nuevo arancel afectará la economía de varios distritos con congresista republicano: el 6, 7 y 8 de Wisconsin (Glenn Grothman, Sean Duffy y Mike Gallagher) y el 2 de Idaho (Mike Simpson), entre otros. En ese último, también se produce parte importante de la papa que se exporta a México. He ahí 18 distritos de mayoría republicana cuyos resultados electorales podrían dar una voltereta el 6 de noviembre en caso de que los votantes culpen a Trump por los nuevos aranceles”.

Meade “el fiscal”

La campaña ha estado llena de acusaciones de unos contra otros, y ahora es el candidato José Antonio Meade quien se aventura a señalar a Ricardo Anaya como ladrón, sin necesariamente tener pruebas que lo incriminen. En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “José Antonio Meade parece tener mejor información que la Procuraduría General de la República sobre Ricardo Anaya porque, según dijo ayer, ‘evidentemente y sin ninguna duda, lo que estamos viendo es un vulgar ladrón que desde el poder se robó dinero, y que lo cacharon…’. […]. Chíngale! No es el único aspirante a la Presidencia que aventura graves aseveraciones contra Anaya. Quien más frecuentemente las venía haciendo, y contra sus tres adversarios, es Andrés Manuel López Obrador quien, quizá por ir en caballo de hacienda rumbo al 1 de julio, da a interpretar que se propuso contenerse. ¿La embestida de Meade se deberá a que Anaya trae ya de su puerquito a Enrique Peña Nieto? Lo que sorprende del Meade de ayer es lo categórico de sus acusaciones. Si lo que afirma es verdad, la Procuraduría General de la República no tiene capacidad para investigar lo que el candidato sabe […]. O después de la estupidez de balconear un video, ¿el MP federal se volvió lacayo y tapadera de Ricardo Anaya…? “.

A puñetazos

A pocos días de las elecciones, el segundo lugar de las encuestas no está del todo definido, por ello es que en últimos días se ha podido ver tanto a Ricardo Anaya como a José Antonio Meade atacarse mutuamente para tratar de quedarse con el segundo lugar. En el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “Se acerca el día de la elección y un gran número de mexicanos ya tiene decidido su voto. Pero otro número importante está a la espera de que en la carrera por el segundo lugar se vislumbre un ganador y así hacer uso del ya famoso voto útil que hasta ahora no tiene rostro. Los candidatos de Todos por México y Por México al Frente se han coqueteado mutuamente para tejer una alianza, pero ni en los planes de José Antonio Meade ni en los de Ricardo Anaya está desaparecer de la boleta electoral. Esto da pie a una batalla sin cuartel, tan es así que Meade golpeó primero al decir: ‘Anaya es un vulgar ladrón que se robó dinero’. ¿Segundo lugar ganado por nocaut?”.

¿Apoyos pagados?

En Milenio, Trascendió, se asegura que: “que en el medio boxístico dan por hecho que Erik ‘El Terrible’ Morales, candidato de Morena a diputado federal por el distrito 7 de Baja California, está detrás del mensaje por video que mandó Mike Tyson en favor de Andrés Manuel López Obrador. Resulta que el mexicano ingresó ayer al Salón de la Fama del Box en Nueva York, donde estuvo como invitado el ex campeón mundial de peso completo, muy conocido ahora por cobrar hasta por una selfie. Obvio, no faltan ya los malpensados que creen que hubo pago de por medio”.

¿Y Barreiro para cuándo ante la PGR?

Luego del nuevo video donde se observa detalladamente como operan Juan Carlos Barreiro y Manuel Barreiro, debe la Procuraduría General de la República tomar cartas en el asunto y comenzar a investigar. En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “tras la difusión del video en el que explica el tipo de operaciones que presumiblemente hace su hermano Manuel con Ricardo Anaya, la Procuraduría General de la República está obligada a llamar a declarar a Juan Carlos Barreiro, nos aseguran expertos en temas judiciales. Es claro que el testimonio de Juan Carlos puede ayudar a esclarecer detalles de la investigación abierta sobre el caso, por lo que la Procuraduría General de la República no debería perder tiempo para saber si lo que dice en la grabación es cierto o no. Los abogados piensan que, paralelamente, la fiscalía general de Querétaro también debiera tomar cartas en el asunto para investigar el posible tráfico de influencias en el que incurrió Anaya, quien según dice Juan Carlos en el video filtrado, dio información privilegiada a los Barreiro para que compraran, a bajo costo, tierras del gobierno estatal que después se convirtieron en parques industriales. Sería, además, un tema que podría dar certidumbre a la investigación, tratándose de un gobierno panista”.

Tercer debate

De cara al tercer debate presidencial, se espera que tanto Ricardo Anaya como José Antonio Meade se enfrasquen en una disputa para tratar de afianzarse de manera definitiva en segundo lugar. En Reforma, Templo Mayor, asegura que: “en el debate presidencial de mañana se esperan sorpresas y un ejercicio más movido que los dos anteriores. Pero no porque los cuatro candidatos vayan a debatir sus conceptos de la vida pública y a contrastar sus propuestas. Lo que se sabe es que en el cuartel de José Antonio Meade están preparando una ofensiva estilo desembarco en Normandía contra Ricardo Anaya. El priista se va a jugar su resto en este debate, bajo la premisa -¿o será ilusión?- de que todavía puede ubicarse en segundo lugar y convertirse en la opción del voto anti Andrés Manuel López Obrador, que sigue siendo muy amplio. Del frentista Ricardo Anaya se dice que irá preparado para leerle la cartilla a Enrique Peña Nieto y a todo su gobierno, luego del trancazo que le quisieron poner la semana pasada con las supuestas revelaciones en su contra. Y en cuanto a Andrés Manuel López Obrador, se tiene previsto que siga aplicando la famosa estrategia de defensa oriental: ‘nomás milando’, que se resume en no me engancho, no me enojo, no oigo, soy de palo”.

@loscabareteros

 

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print