Columna de columnas nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del sábado 14 de julio de 2018. Superdelegados y secretarías a estados: ¿buen plan u ocurrencia?  Los empeños de una casa… AMLO, la sociedad civil y la Fiscalía. AMLO y Trump: ¿cuánto durará la luna de miel?… AMLO, Trump y la amapola

Rayuela

Los vecinos lo advirtieron, lo gritaron, pero no tuvieron en cuenta que el constructor es Sordo.

Superdelegados y secretarías a estados: ¿buen plan u ocurrencia?

Luis Miguel González, escribe en El Economista sobre los cambios estructurales que se plantean en las delegaciones con López Obrador: “¿Estás harto de los virreinatos que consolidaron los gobernadores? Entonces, seguramente estarás de acuerdo con que se les ponga un contrapeso a esos señores, en forma de superdelegados. Y usted, ¿está cansado del centralismo, de tener que venir a la Ciudad de México para las gestiones que sólo el secretario del ramo y su equipo pueden resolver? Si es así, le parecerá una buena idea el sacar algunas secretarías de Estado de la capital. Agricultura a Ciudad Obregón; Economía a Monterrey, Educación a Puebla o Turismo a Chetumal. Andrés Manuel López Obrador no ha dado muchos detalles de cómo se harían estos cambios, pero ya agitó el avispero. Con toda razón, porque se trata de la mayor reforma administrativa de las últimas décadas. Implicaría un cambio radical de la relación entre los estados y la Federación; entre los gobernadores y el presidente. Es una bomba. Será también una reforma política. La creación de los superdelegados quitará poder a los gobernadores, en favor del presidente y su equipo. No será difícil “vender” la decisión porque la población está cansada de los abusos de los gobernadores y de la falta de contrapesos locales. También de la indiferencia o complicidad de quienes mandan desde la capital. AMLO tampoco tendrá problema por la vía política: cuenta con la fuerza que le dieron las urnas el 1 de julio. La duda radica en el impacto que esta decisión tendrá en la vida de la población que vive fuera de la Ciudad de México, alrededor de 110 millones de personas. ¿Qué va a pasar con los trámites que ahora se hacen en las delegaciones federales en los estados? Son de muy diversa naturaleza: pasaportes en la SRE, denuncias ante la Profeco, permisos de uso de agua en Conagua, financiamiento en Nafin o Bancomext, conservación de edificios en el INBA y un larguísimo etcétera. ¿Cuánto costará y cómo se medirán los beneficios? Cerrar las delegaciones traerá ahorros interesantes, pero puede provocar una pérdida en la calidad de los servicios que ofrecen. Los superdelegados no son superhéroes y, además, estarán saturados de instrucciones políticas. Su principal tarea será cuidar al gobernador y representar a AMLO. No podrán hacer las tareas de atención a los ciudadanos que antes hacían 25, 30 o 35 delegados en cada estado. Ellos tenían subdelegados y personal para hacer la chamba. Aclaro: no pretendo defender el estado actual de las cosas. El esquema de las delegaciones es caro e ineficiente, debe reestructurarse, pero para poner en primer lugar la calidad del servicio a los ciudadanos que no viven en la capital. La desconcentración de algunas secretarías me gusta. Nací en provincia y creo que este país tiene una enorme deuda con las regiones. Me preocupan los detalles de la implementación: ¿Cómo será el traslado/mudanza de los trabajadores actuales y sus familias? ¿Cuántos se mudarán y en qué condiciones? ¿Qué medidas se tomarán para fomentar conectividad aérea y la oferta de vivienda y servicios en algunas ciudades pequeñas que albergarán secretarías? ¿Cómo se evitará que pase lo del Inegi, porque su traslado a Aguascalientes significó duplicar costos, ya que se mantuvo la operación en el DF? Habrá desconcentración y contrapesos a los gobernadores. Nadie puede estar en contra de esto. La clave estará en los detalles. El tiempo dirá si esto es una gran idea o fue una ocurrencia”.

Los empeños de una casa

Juan Villoro, por su parte, escribe en Reforma, sobre las altas expectativas sobre AMLO: “Un misterioso efecto del cambio es que al proponer un futuro renueva el pasado. El próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha instalado su equipo de transición en una casa de la colonia Roma que antes sirvió a un propósito digno de recuerdo. En agosto de 1965 ahí abrió sus puertas el Centro de Teatro Infantil. La directora era mi madre, Estela Ruiz Milán, psicóloga dispuesta a convertir emociones y arrebatos infantiles en puestas en escena. (…) López Obrador recibió más de treinta millones de votos, el doble que hace seis años. Y no sólo eso: sus adversarios se le han acercado. Horas antes de que el Instituto Nacional Electoral ofreciera datos provisionales, el PRI reconoció su derrota. En términos de dramaturgia electoral, fue un gesto de civilidad. Pero las cosas importantes de nuestra política ocurren en la tramoya, conocida como «lo oscurito». Incapaz de ganar, el PRI capitalizó su derrota. En aras de un «interés superior», se hizo a un lado como quien sella un pacto para no ser perseguido. Afines a esta actitud, comentaristas que habían repudiado a López Obrador como candidato le descubrieron virtudes como triunfador. Durante la campaña, Alejandro Moreno Cárdenas, que gobierna Campeche bajo la enseña del PRI, ofreció dar a López Obrador la educación que no recibió en casa. Al saber que su partido reconocía la derrota, se apresuró a felicitar al licenciado ganador. Este teatro de los aplausos recuerda el momento en que el emperador de Andersen recibe una prenda imaginaria que todo mundo celebra. Está en calzoncillos, pero el fervor popular le hace creer que lleva ropas magníficas. El engaño prospera con el contagioso efecto de las fake news hasta que un niño grita: «¡El emperador está desnudo!». Seguramente, López Obrador es más refractario al consenso súbito que el personaje de Andersen; sin embargo, como al destino le gustan las advertencias, ha situado al político que tendrá mayoría en el Congreso en el escenario donde se representó una fábula sobre las perniciosas consecuencias del poder absoluto. (…) Hace más de medio siglo, la casa donde hoy se planea un país fue un semillero artístico. El tiempo encuentra maneras de volverse extraño. ¿Qué podemos decirle a quien arrolló en los comicios? Las opiniones de la vida adulta pueden parecerse al fantasioso traje del emperador. Más verdadero es lo que dijimos de niños en las habitaciones donde ahora despacha el futuro presidente de México. (…) Como los poetas se adelantan en todo, ya en 1683 sor Juana Inés de la Cruz había abordado el asunto en su comedia Los empeños de una casa: «Era de mi patria toda/ el objeto venerado/ de aquellas adoraciones/ que forma el común aplauso;/ y como lo que decía,/ fuese bueno o fuese malo,/ ni el rostro lo deslucía/ ni lo desairaba el garbo,/ llegó la superstición/ popular a empeño tanto,/ que ya adoraban deidad/ el ídolo que formaron».

AMLO, la sociedad civil y la Fiscalía

Hernán Gómez, en El Universal, escribe sobra #FiscalíaQueSirva: “Una distorsión común —que resulta de nuestra inmadurez democrática y grandes dosis de ingenuidad— consiste en creer que todo lo que viene de la sociedad civil es bueno, puro e impoluto, y todo lo relativo al Estado y a los partidos es opaco, oscuro, malévolo. Las organizaciones de la sociedad civil y sus dirigentes —con todo lo importantes que son— no solo defienden causas. También son actores políticos, ambicionan espacios de poder, tienen intereses materiales, no siempre esclarecen sus verdaderos propósitos y a veces promueven agendas político-partidistas. Pero no caricaturicemos: la sociedad civil es plural y diversa. Algunos hemos sido injustos e imprecisos al generalizar opiniones sobre las organizaciones que promueven una fiscalía autónoma, por lo que es necesario hacer un matiz: Estos planteamientos no son exclusivos del sector empresarial y sus organizaciones. Fiscalía que Sirva se formó en 2016, fundamentalmente a partir del trabajo de diversas organizaciones de derechos humanos, como Cencos, Serapaz, Centro PRO, Tlachinolan e incluso Fundar. Sus propuestas para crear una fiscalía autónoma del poder político, que sirva a la sociedad, constituyen un aporte valioso. La agenda no se limita únicamente al polémico mecanismo para nombrar al próximo fiscal, aunque ese sea el asunto más difundido por los medios. Contempla también una serie de propuestas para fortalecer a la institución y evitar que simplemente se le transfiera la decadente estructura de la PGR. Integrantes de ese colectivo señalan que la inclusión de las organizaciones vinculadas al mundo empresarial fue posterior a la conformación de esta agenda. Al trabajo de Fiscalía que Sirva se sumó más tarde Vamos por Más, el cual aglutina fundamentalmente a organizaciones ligadas al mundo empresarial, como el Imco, Transparencia Mexicana, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad y Coparmex, más interesadas en una agenda de combate a la corrupción desde las preocupaciones del sector. Aunque Fiscalía que Sirva y Vamos por Más han caminado juntas en el tema de la Fiscalía, la distancia entre ellas se ha venido acentuando a partir del proceso electoral y probablemente tenga sus días contados. La brecha se hizo evidente cuando parte de la sociedad civil empresarial tomó partido abiertamente a favor de Anaya. Esa postura generó gran incomodidad entre las organizaciones de derechos humanos que, además, no necesariamente se ven jugando un papel de oposición a AMLO. El debate en torno a la fiscalía no solo tiene que ver con su diseño institucional, es también una discusión política. En el contexto actual, una parte de la élite empresarial, que actúa a través de las organizaciones de la sociedad civil, podría apostar a encontrar allí un espacio institucional de incidencia y presión desde el cual operar un polo de oposición al próximo gobierno. Un espacio así, sin embargo, debe conquistarse en las urnas. No está de más decir que la responsabilidad política y electoral de la procuración e impartición de justicia ante los ciudadanos es de un presidente electo por el 53% de los votos. Es a él a quien vamos a cobrarle mejorías concretas. No veo una gran diferencia entre una fiscalía autónoma del poder político, que no lo sea del poder económico. El elefante en el cuarto es la experiencia de Lula da Silva, donde la élite económica utilizó instituciones de procuración e impartición de justicia supuestamente autónomas para perseguir, sin pruebas, a un candidato a la presidencia, e incluso destituir a una presidenta en funciones (https://goo.gl/CdUpjW)”.

AMLO y Trump: ¿cuánto durará la luna de miel?

La histórica reunión entre el virtual Presidente electo Andrés Manuel López Obrador y miembros del gabinete de Donald Trump marca el inicio de una nueva relación de paz entre México y Estados Unidos; sin embargo, debido al carácter explosivo de ambos, aún queda la posibilidad de un enfrentamiento. En El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “con la inédita reunión ayer de una delegación del más alto nivel del gobierno de Estados Unidos con un virtual presidente electo de México, inicia una nueva etapa de la complicada relación entre los dos países […] Pareciera que, contra las groserías, exhibiciones y ataques reiterados a la administración peñista, Trump intenta un cambio de tono. La contundencia y la fuerza con la que llega el futuro presidente de México pueden explicar ese cambio […] Para decirlo claro, no hay ninguna similitud entre Trump y López Obrador, como artificiosamente quisieron analizar algunos medios estadounidenses y como también utilizaron los detractores del tabasqueño […] si acaso hay parecidos en el discurso de protección a los mercados y las economías de sus respectivos países y en el nacionalismo retórico que ambos manejan. Tal vez eso los acerca y los hace respetarse por el momento, junto con el interés de un diálogo para explorar si pueden avanzar en temas de interés común como la migración, el Tratado de Libre Comercio y la seguridad en las fronteras. Pero en algo que también coinciden el inquilino de la Casa Blanca y el futuro inquilino del Palacio Nacional es en su carácter fuerte y explosivo. Y si bien Andrés Manuel ha logrado moderarse desde la campaña y ahora en su fase de ganador absoluto, quién sabe qué tanto se controle ante el primer exabrupto o grosería de Donald Trump. Por eso vale la pregunta que es a la vez deseo de que esta fase de diálogo y entendimiento se aproveche al máximo: ¿Cuánto durará la luna de miel con Washington?”.

AMLO, Trump y la amapola

El tema de seguridad y combate al narcotráfico se encuentra en la agenda tanto de México como de Estados Unidos; sin embargo, aún falta saber la reacción estadounidense tras el anuncio de la próxima Secretaria de Gobernación respecto a la intención del gobierno entrante para legalizar la mariguana y los opioides. En el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, escribe que: “la comitiva de Estados Unidos llegó la Ciudad de México. Primero con Enrique Peña Nieto, todavía presidente. Después con Andrés Manuel López Obrador, virtual Presidente electo y con parte de su futuro gabinete […] Encuentro sin precedentes que muestra la voluntad del gobierno estadunidense para reconstruir una relación con México que, en los últimos años, no logró los acuerdos que se esperaban en materia migratoria, económica y de seguridad […] posiblemente los hayan tomado por sorpresa las declaraciones de los últimos días de Olga Sánchez Cordero, próxima secretaria de Gobernación. La legalización de la mariguana medicinal (cannabinoides) y recreativa y la amapola medicinal (opioides) están anotados en la lista de agenda de gobierno para la nueva administración. Un paso gigantesco que, de concretarse, quitaría a nuestro país del lugar de sumisión que ha ocupado frente a Estados Unidos durante años. El combate al narcotráfico se atacaría desde un nuevo flanco que dependería únicamente de nuestro país, pero que iría en beneficio bilateral […] Marcelo Ebrard informó que la reunión de este viernes tuvo por objetivo, además de un primer acercamiento, el envió de proyecto de Andrés Manuel López Obrador para la relación con Estados Unidos. No sabremos su contenido hasta que se tenga el acuse de recibo de Trump”.

Estados (Des) unidos de Trump

La sociedad norteamericana se ha polarizado durante el gobierno de Donald Trump, creando una lucha interna al interior de la nación impulsada por las políticas de odio del magnate. Al respecto, en Reforma, el periodista Jorge Ramos, escribe que: “Estados Unidos, bajo el presidente Donald Trump, me recuerda tanto ese juego infantil en que dos equipos jalan los extremos de una cuerda […] Casi nunca hay empate y el propósito del juego es que el equipo contrario ceda o se cruce a tu lado. El problema es que en Estados Unidos esto no es un juego y hay muchas vidas de por medio. Está claro que Trump no gobierna para todos. Solo lo hace para un grupito: los casi 63 millones que votaron por él. Pero más de 65 millones votaron en su contra y no hay ninguna indicación de que esos votantes estén cambiando de bando. Al contrario. Las diferencias son cada vez más patentes y dolorosas […] Y así hemos llegado a este increíble momento en que muchos padres están educando a sus hijos para NO ser como el presidente de Estados Unidos. Bajo el radar, están surgiendo nuevos líderes y figuras de oposición […] Al final de cuentas, un Presidente que insulta, que hace comentarios racistas, que se burla de personas con discapacidad, que miente, que separa a bebés de sus mamás y que enjaula a familias no puede unir a un país. Al contrario, él es el principal motivo de desunión y conflicto. Los extremos jalan para su lado y no parece haber ninguna posibilidad de consenso. Estamos viviendo en los Estados (Des)unidos de Trump”.

El “molesto tema” de EU

Tras la reunión de una comitiva de altos funcionarios estadounidenses con el Presidente Peña Nieto y con López Obrador, el Secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo agradeció que ambos tomaran tan en serio el “molesto tema” de la renegociación del Tratado de Libre Comercio; al respecto, en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “la prolongación del desacuerdo en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte ya es un ‘tema molesto’ para Estados Unidos en la relación bilateral, por lo que su secretario de Estado, Mike Pompeo, saludó que el asunto sea prioritario para los presidentes en funciones, Enrique Peña Nieto, y virtualmente electo, Andrés Manuel López Obrador, con quienes se reunió por separado. Además de que pondrá fin al ‘tema molesto’, el funcionario estadunidense confía en que con el nuevo tratado se fijarán las condiciones para el crecimiento económico en ambos lados de la frontera”.

Entendimiento

La visita de la comitiva de funcionarios estadounidenses a López Obrador es sin duda una muestra de que la relación entre México y el vecino del norte podría volverse más tersa. Al respecto, en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “con la visita ráfaga a la Ciudad de México de Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, y una pequeña comitiva, queda entendido que la relación está cambiando de nivel tensión a modo terso. El funcionario estadunidense, tras su visita a la Residencia Oficial de Los Pinos, se desplazó a la oficina de Andrés Manuel López Obrador, con quien conversó sobre temas de la agenda bilateral. ‘Fue una reunión cordial, optimismo razonable es lo que cabría sostener hoy en día. Espléndido que el virtual Presidente electo haya entregado una propuesta de entendimiento’ a Estados Unidos, comentó Marcelo Ebrard, futuro canciller. Se juntan los tiempos, los planos se cruzan; unos se van, otros llegan. Pero hoy, todos trabajan por un bien común. Habrase visto”.

Austeridad

Al parecer los legisladores morenistas de la Ciudad de México quieren empezar con la “austeridad” impulsada por Andrés Manuel López Obrador antes de que termine su periodo en el congreso local, para lo que planean reducir el gasto del legislativo a la mitad. Al respecto, en el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “vaya trompo se quieren echar a la uña los morenistas de la CDMX. Los diputados locales que van de salida, encabezados por César Cravioto, y los que entran en septiembre, con Alejandro Encinas al frente, quieren recortar casi a la mitad el gasto del Legislativo. La idea es mocharle mil millones de pesos al presupuesto 2018, que fue de dos mil 366 millones, reduciendo de 64 a 40 las comisiones, recortando el dinero que se la da esos grupos, eliminando las partidas de 100 mil pesos por diputado para regalos del Día de Reyes y el Día de la Madre…, entre otras medidas. Quién sabe si logren el objetivo pero, con acercarse a esa meta, vaya que marcarían un cambio con respecto a la actual legislatura local que seguramente será recordada por derrochadora, ineficiente y opaca.

Guiño de Banorte a López Obrador

Tras el anuncio de la fusión entre Banorte e Interacciones, es posible que el mensaje de la empresa haya sido dirigido con especial intención al nuevo gobierno; al respecto, En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “ayer se concretó la fusión de Banorte con Interacciones. Pero lo que la empresa quiso destacar del anuncio, más allá del trámite, es un mensaje para el gobierno entrante: ‘México necesita más escuelas, hospitales, caminos, plantas de tratamiento de agua y plantas de energía. El modelo único de especialización de Interacciones y la escala de Banorte permitirán al grupo convertirse en un motor para la infraestructura y desarrollo regional que tanto requiere el país`. ¿Encontrará oídos abiertos en la administración entrante? Lo cierto es que con Andrés Manuel López Obrador nadie quiere dejar pasar el tren de la oportunidad”.

¿De veras ganó la izquierda?

Muchos consideraron la victoria de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales como una revancha por el fraude del que fue víctima la izquierda mexicana en 1988; sin embargo, es necesario analizar si el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) realmente representa a la izquierda. Al respecto en Milenio, el periodista Hugo García Michel, escribe que: “la victoria electoral de Andrés Manuel López Obrador y su partido ha hecho que muchos festejen el triunfo de la izquierda mexicana, un triunfo que se buscaba desde 1988 […] A simple vista parecería que, en efecto, lo de este 1 de julio fue una aplastante conquista de la izquierda nacional. Sin embargo, habría que ahondar más y preguntarse si la que ganó fue en realidad nuestra peculiar e inefable gauche. Porque, ¿existe realmente una izquierda partidista en el país? Yo hace mucho que no la veo […] Por supuesto que también hay dirigentes y militantes progresistas, honestos y con buenas intenciones, pero de toda esa ensalada no se traduce un partido de izquierda. Morena ganó las elecciones y lo hizo de manera aplastante. Eso no se discute. Pero decir que con ello triunfó la izquierda parece un tanto falaz. Se dirá también que la vieja geometría política ya no existe y que proclamarse de izquierda hoy no tiene sentido. Puede ser. Aunque eso no haría sino confirmar que ganó Morena, pero no la izquierda”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print