Columna de columnas nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 09 de agosto de 2018. Larga caminata de AMLO: En 18 años, desde que asumió la jefatura del gobierno del Distrito Federal, ha avanzado tanto que en cuatro años dio forma a un partido propio, Morena, y lo ha llevado a la más amplia victoria electoral de la historia política del país. Elba Esther derrotó a Peña. Cómo no te voy a querer… AMLO y Peña: segundo encuentro.

Rayuela

Más que suerte, le hará falta una orquesta sinfónica muy afinada para cumplir con las expectativas creadas.

Larga caminata de AMLO

En La Jornada, el periodista Julio Hernández López, recuerda el largo camino que tuvo que recorrer el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para llegar finalmente ante el Tribunal electoral para recibir la constancia que lo avala como el próximo gobernante de México: “el tribunal electoral federal formalizó la irreversible realidad política del triunfo de López Obrador. La constancia de presidente electo es la síntesis de una larga caminata política, desde Tabasco hasta cubrir la totalidad del país […] En dos ocasiones le fue arrebatado el triunfo a López Obrador. En 2006, mediante fraude descarado por parte de Felipe Calderón Hinojosa y en 2012, a través de ríos de dinero utilizados para adjudicar el título a Peña Nieto; en ambos casos, con la complicidad de los órganos electorales correspondientes. En su tercer intento, ha logrado cambiar el mapa partidista y electoral del país, alcanzando la Presidencia de la República con una diferencia de votos apabullante […] No sólo ha sido Andrés Manuel López Obrador un viajero de proselitismo incansable, en permanente campaña, sino un organizador exitoso. En 18 años, desde que asumió la jefatura del gobierno del Distrito Federal, ha avanzado tanto que en cuatro años dio forma a un partido propio, Morena, y lo ha llevado a la más amplia victoria electoral de la historia política del país. Su llegada a la Presidencia de la República ha generado, incluso, la restauración de una confianza ciudadana que había sido abatida por tanto gobierno de corrupción e injusticia […] Habrá, desde luego, resistencia a ese proyecto encabezado por López Obrador”.

Elba Esther derrotó a Peña

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero sobre la victoria que obtuvo la maestra, Elba Esther Gordillo, frente a Peña Nieto y el aparato judicial de este sexenio que fenece: “La maestra nunca perdió su agilidad mental, y al llegar a su prisión domiciliaria encontró en el ejercicio diario e intenso una forma de distraerse y cuidarse. Hace años ansiaba ser puesta en libertad y hace escaso un mes estaba segura que esa cita estaba por concretarse. Pero aquél viernes de julio pasó sin que recuperara su libertad. La pregunta seguía siendo la misma: ¿dejaría el presidente Enrique Peña Nieto de pelear en tribunales para que, mediante argucias legales, se siguiera manteniéndola en la cárcel? Las últimas 48 horas antes de su exoneración, la expectativa de su liberación estaba dentro de una olla de presión e incertidumbre. Su caso nunca fue sólido y, desde el principio, la PGR se valió de mentiras para ir armando un expediente lleno de hoyos por todos lados, con un ejercicio de propaganda para anidar la idea de culpabilidad. Elba Esther Gordillo era una presa política del presidente Enrique Peña Nieto. El 19 de enero de 2015, en este mismo espacio, se hizo esa argumentación. “Una revisión del expediente muestra un alto número de fallas, omisiones y errores tan grandes, que son grotescos”, se apuntó en aquella columna. “La maestra… debía estar en libertad. Pero su caso parece obedecer más razones políticas que jurídicas”. Pronto se empezaron a ver las debilidades del caso. Por ejemplo, el pliego de consignación para ejercer la acción penal en contra de Gordillo, suscrito por el ministerio público el 20 de febrero de 2013, sustentado en los dictámenes de los peritos del Sistema de Administración Tributaria (SAT), y de la PGR. Los dictámenes, sin embargo, fueron emitidos el 21 y 22 de febrero, respectivamente. Es decir, un día después del pliego de consignación… “El principal delito imputado a Gordillo, operaciones con recursos de procedencia ilícita, sobre el cual se montó el de delincuencia organizada, no (tenía) sustento legal. Los recursos, que según SAT y la PGR movió Gordillo en diferentes operaciones financieras cuando presidía el Sindicato Nacional de Maestros, no tienen una procedente ilícita. Provienen de los maestros, que, a su vez, recibieron sus dineros del gobierno federal. El sindicato, que en dado caso pudo acusarla de abuso, fraude o malversación de fondos, por ser en todo caso el afectado, no (presentó) ninguna denuncia contra la maestra…” Aquella columna concluía que “si la libertad de Gordillo dependiera de la ley, seguramente estaría libre”. Eran demasiadas las evidencias de las irregularidades que hizo el gobierno federal para llevarla y mantenerla en la cárcel. Pero eso no importaba. Era un caso político, donde finalmente Peña Nieto admitió la derrota, como un acto pragmático, no magnánimo, para ser él quien facilitara su libertad y asumir los costos de este fracaso, al ordenar a la PGR que dejara de utilizar triquiñuelas en tribunales. La alternativa era que el próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, con apego a la ley, se desistiera de la acusación. Mejor corregir él uno de los grandes absurdos de su administración, a que le corrigieran la acción a su gobierno, desaseada de principio a fin. La maestra guardará silencio hasta el 20 de agosto. Pero, por lo pronto, empacó, salió de México y empezó a recuperar su vida”.

Maestra absuelta

Mientras que llueven los cuestionamientos hacia la Procuraduría General de la República por no poder armar un caso sólido en contra de Gordillo. En el Reforma, Sergio Sarmiento, escribe que: “el 16 de noviembre de 2016 escribí en este espacio: ‘Como van las cosas es probable que la maestra Elba Esther sea declarada inocente por los tribunales a fines de este sexenio o principios del siguiente’. La confirmación se dio este 7 de agosto, cerca de la medianoche, cuando el abogado Marco Antonio del Toro anunció que Gordillo había sido absuelta de los delitos que le quedaban. La absolución no significa que la maestra no haya recibido ingentes cantidades de dinero del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. La Procuraduría General de la República […] A la maestra se le acusó de haber realizado ‘operaciones con recursos de procedencia ilícita’, lo que popularmente se denomina lavado de dinero. El problema es que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación nunca presentó denuncia en contra de la maestra por desvío de los recursos […] Otra de las acusaciones que se le presentaron a Elba Esther era la de ‘delincuencia organizada’. Pero esto no significa más que varias personas se unieron para realizar el delito principal. Si la acusación de lavado de dinero se cae, la de delincuencia organizada no se puede sostener […] No se requería de mucha ciencia hace años para entender que Elba Esther sería exonerada. Sorprende que haya permanecido encarcelada casi cinco años y medio, sin presunción de inocencia, ante acusaciones que sabíamos se iban a caer. Parecería que sí fue una presa política. Pero lo que realmente aterra es saber que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación le entregó mil 978 millones de pesos para gastos personales sin que haya tenido al final que pagar impuestos por ellos. Una vez más está claro que en México los sindicatos son simples maquinarias para despojar de dinero a los trabajadores, en este caso a los maestros, y que los poderosos no tienen que pagar impuestos como hacemos los demás. Ésta es la moraleja del caso”.

Cómo no te voy a querer

Jorge Zepeda Patterson, escribe en El País, acerca de lo que provocó la imagen de Andrés Manuel López Obrador arrastrando con una mano una maleta de viaje con un portafolio encaramado en precaria columna mientras sostiene con cierta dificultad un teléfono celular en el oído: “…arrasó en redes sociales. En un país en el que la figura presidencial es aun percibida con ánimos monárquicos, resulta inusitado ver a un presidente electo cargar su propio equipaje y sin el impensable séquito de ayudantes y cortesanos. Más aún cuando en las mismas horas la opinión pública se escandalizó con los problemas por los que pasó Francisco Cobos en París cuando al tomar fotos de Angélica Rivera, la primera dama, mientras esta comía con sus hijas en un famoso y caro restaurante. Guardias al servicio de la esposa de Enrique Peña Nieto intimidaron al improvisado fotógrafo hasta obligarle a borrar las imágenes (una hija de Cobos logró captar a cierta distancia a La Gaviota y el acoso que sufrió su padre). El contraste entre los hábitos de viaje en ambos casos no hace sino ampliar las buenas sensaciones que ha provocado López Obrador en la opinión pública desde que venció en los comicios presidenciales hace cinco semanas. Obtuvo alrededor del 53 por ciento de la votación, pero a partir de ese momento se ha dedicado a sumar voluntades y entusiasmos, hasta conseguir una aprobación claramente masiva. El mejor indicador sigue siendo el peso mexicano que, lejos de desplomarse como se había presagiado, ha ganado alrededor de un 12 por ciento a partir del triunfo del candidato de la izquierda. Algo que ni siquiera sus más apasionados seguidores habían anticipado. El entusiasmo que ha generado López Obrador tiene que ver desde luego, con la “cargada” natural a favor de los ganadores que suele darse en los primeros meses de una nueva administración. Tomará posesión a partir del 1 de diciembre, pero el continuo anuncio de las nuevas políticas y designaciones, y el vacío de poder de un Peña Nieto ausente para efectos prácticos, provocan la sensación de que el nuevo régimen ha comenzado ya en más de un sentido. Andrés Manuel se ha beneficiado de la fascinación que despiertan los recién llegados al poder. Pero su creciente popularidad también es resultado de una cuidadosa estrategia de alianzas tranquilizadoras. El presidente electo se ha reunido con empresarios de toda índole (incluyendo a Carlos Slim con quien polemizó públicamente en la campaña a propósito de la construcción del nuevo aeropuerto), con obispos y líderes sociales, con rivales políticos, incluido José Antonio Meade ex candidato priista. Ha hecho las paces con enemigos del pasado y prometido que la suya será una administración incluyente y sin ánimos revanchistas. En suma, en pocas semanas López Obrador ha conseguido que las amenazas de inestabilidad tras su triunfo se conviertan en aceptación resignada pero también aliviada entre los sectores conservadores. El tan temido lobo que habían profetizado los radicales de derecha no apareció por ningún lado. Y el entusiasmos entre los seguidores de Andrés Manuel tampoco ha menguado pese los gestos conciliadores para con las élites de parte del presidente electo. Y esto en buena medida gracias a las imágenes de su líder arrastrando una maleta por el aeropuerto. (…) Desde luego la popularidad inicial de la que goza AMLO no es una patente de corso. Aunque nunca alcanzó este rating, Enrique Peña Nieto también disfrutó del beneficio de la duda tras presentar su célebre Pacto por México al arranque de su sexenio. Alcanzó su cúspide cuando la revista Time lo declaró el modernizador del país gracias a sus reformas; era el Peña Nieto Momentum. Ya sabemos lo que duró. Por lo pronto, López Obrador vive su luna de miel con el pueblo mexicano. Y nunca mejor expresado que el tuit espontáneo y anónimo que acompañaba a la imagen del hombre arrastrando una maleta: “cómo no te voy a querer”.

Caso Elba en día de AMLO

En el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, habla acerca de la extraña coincidencia que se suscitó este miércoles, cuando el mismo día que estaba planeado que López Obrador recibiera la constancia que lo avala como Presidente electo, un tribunal decidió absolver a la ex lideresa sindical, Elba Esther Gordillo, de los dos cargos que la mantenían en prisión domiciliaria: “es simple: la Procuraduría General de la República no armó un caso sólido, por eso el juez desechó las acusaciones. Eso pasó con Elba Esther Gordillo. No es la primera vez. La procuración de justicia en nuestro país es un tema tan ausente que nos asombramos cuando ésta tiene un correcto final. A Maquiaelba se le acusaba de los delitos de crimen organizado, lavado de dinero, operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal […] La evidencia era casi del dominio público: el derroche, los excesos. Sólo había que documentar y tener registro de las operaciones con las que Elba Esther se aseguró lujos y propiedades. Pero salió mal. Otra vez, todo salió mal. Una a una, las acusaciones se fueron cayendo […] Los responsables de esta nueva pifia de la justicia mexicana ahí están […] No es por asustar, pero Javier Duarte o Guillermo Padrés, por ejemplo, más allá del juicio mediático, no han tenido sentencia, por el contrario, han encontrado amparos y absoluciones de algunos de sus cargos. Así de mal armados los expedientes […] La libertad de Elba Esther Gordillo no debería sorprendernos. No es la primera vez que se cae un caso. No a este gobierno, al menos. Lo que vale la pena preguntarse es la razón por la que ésta se dio el mismo día en que Andrés Manuel recibió su constancia como presidente electo […] El 20 de agosto sabremos lo que tiene que decir; Elba Esther, además de maestra, es maestra en política a la mexicana. Pero ahora, libre está”.

La foto secreta de Elba Esther “enamorada”

Hace casi seis años la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo, fue aprehendida por agentes de la Procuraduría General de la República, cuando aterrizaba en el aeropuerto de Toluca. En El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, recuerda el momento de la detención de la maestra aquel 26 de febrero de 2013: “sin arreglarse, ropa holgada, recostada cómodamente sobre el asiento de piel tipo primera clase del avión privado en que estaba aterrizando en Toluca, Elba Esther recibió la noticia: era el 26 de febrero de 2013 y un grupo de marinos y agentes de la Procuraduría General de la República irrumpieron en su aeronave para detenerla […] Como entraron al avión grabándola, la poderosísima Maestra, entonces dirigente vitalicia del sindicato de maestros, se cubrió la cara con un antifaz de dormir. Se veía devastada por lo que le esperaba. Ese día despegó de San Diego y para ir a gusto en el vuelo, escogió una sudadera azul que decía con letras grandes: Love Struck. He encontrado dos traducciones de esa expresión: ‘Golpe de amor’ o ‘Enamorada’. Las dos encajan: recibía un golpe desde adentro, desde el sistema priista al que perteneció y amó, desde el gobierno del presidente al que apoyó tácitamente cuando candidato, recibía el golpe una mujer enamorada del poder, del dinero… que como toda persona enamorada, perdió el piso. El piso se abrió bajo sus pies para dejarla caer al calabozo de la política […] a partir de ese 26 de febrero de 2013, la Maestra fue conquistando paulatina pero sistemáticamente privilegios: estuvo solo cuatro días en una celda, luego la trasladaron al hospital de la cárcel de Tepepan, de ahí a una clínica privada y finalmente a su lujoso departamento de Polanco en una cómoda prisión domiciliaria… hasta ayer, que su abogado anunció casi a las dos de la madrugada que estaba totalmente liberada de procesos en su contra, en el mismo día en que su nuevo aliado político, Andrés Manuel López Obrador, fue declarado presidente electo. Yo sí creo en que a veces hay coincidencias. Creo que esta lo fue. El destino empató un proceso penal y un proceso político. Pero el simbolismo es inmejorable: Elba Esther está de regreso. Y el gobierno de López Obrador la recibe de brazos abiertos […] López Obrador siempre ha sostenido que la gente no es tonta. Tiene toda la razón. Frente a la liberación de Elba Esther, la gente sabe lo que ella hizo y sabe también por qué está libre”.

Ni olvidos ni perdones llevan a la paz

El pasado martes se llevó a cabo el primero de los foros para la pacificación de México organizados por el equipo de Andrés Manuel López Obrador. En el evento, López Obrador reiteró su propuesta de amnistía a personas relacionadas con el crimen, ante lo que familiares de víctimas presentes en el evento expresaron su desacuerdo con el tabasqueño. En Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “quienes integrarán el próximo gobierno y el propio Presidente electo se enredan con los términos amnistía, olvido, perdón, impunidad y justicia. Antier, en el primero de 17 foros de pacificación que se realizarán, Andrés Manuel López Obrador enfatizó que olvido no pero perdón sí, pese a que la amnistía que ha pregonado viene de amnesia: olvido. ¿Perdonar sin justicia? ¿Cómo olvidar, si los deudos de más de 110 mil asesinados y 30 mil desaparecidos exigen la captura y el castigo de los homicidas? ¿Estarán dispuestos a perdonar? ‘Ni perdón ni olvido’, le replicaron en Ciudad Juárez padres, madres, hijos y hermanos que vienen reclamando justicia, y Andrés Manuel López Obrador les prometió que no habrá impunidad… pero esto excluye olvidos y perdones. Si se amnistiara a los sembradores de drogas, carteristas y otros criminales menores, puede que nadie se opusiera, porque no se trata de homicidas. ¿Pero qué con los que violaron, asesinaron, descuartizaron o torturaron y desaparecieron a las víctimas de la escalofriante estadística? Son los autores de la matazón en 12 años. ¿Por qué suponer, creer o soñar que se pacificarán?”.

AMLO y Peña: segundo encuentro

En El Universal, el periodista Salvador García Soto, habla acerca del segundo encuentro que sostendrán el todavía Presidente, enrique Peña Nieto, y su sucesor ya nombrado oficialmente, López Obrador; el cual, a diferencia del primero, servirá para comenzar a planear la transición entre la administración saliente y el equipo del tabasqueño: “esta tarde, a las 18:00 horas, en Palacio Nacional, se reúnen en privado Andrés Manuel López Obrador, ya como presidente electo, y el presidente Enrique Peña Nieto. Será el segundo encuentro entre el mandatario entrante y el saliente y esta vez, a diferencia de la reunión que sostuvieron el pasado 3 de julio, será una reunión de trabajo y no sólo de cortesía. Se prevé que en el encuentro entre los dos presidentes se comience a definir la ruta y el calendario de las reuniones entre sus respectivos equipos de trabajo para la transición de la administración pública, además de que Andrés Manuel le hará dos peticiones concretas a Peña: que presente la iniciativa de reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal que crea de nuevo la Secretaría de Seguridad Pública a partir del 1 de diciembre, y que mande al Senado, a partir del próximo 1 de septiembre, en el inicio de la próxima Legislatura, una terna para la designación del primer fiscal general de la República […] La propuesta de López Obrador para aprobar ya al fiscal general de la República, esbozada desde el pasado 5 de julio, es que la designación se haga con la redacción actual del artículo 102 Constitucional, que establece que el Senado propondrá una lista de hasta 10 candidatos al cargo votada por las dos terceras partes de la Cámara Alta y se la enviará al Presidente de la República para que éste seleccione una terna y la regrese a los senadores para su aprobación […] Veremos cómo transcurre este segundo encuentro entre Peña Nieto y López Obrador y si el actual presidente acepta y presenta las propuestas del mandatario electo con lo que se confirmaría la tersa transición en la que el presidente saliente ya le ha cedido no sólo el espacio público y los reflectores al electo, sino también buena parte del poder”.

No veo un acuerdo cerca

La posibilidad de que pronto se llegue a un acuerdo en las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte se ven cada vez más lejanas, especialmente debido a las agendas legislativas de cada una de las naciones involucradas y las diferencias que existen en ciertas cláusulas del tratado. En Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe que: “la firma de un acuerdo de principio para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte está mucho más lejos, hoy en el terreno de lo inalcanzable, y complicada de lo que escuchamos en las declaraciones oficiales que a veces son más deseos y esperanzas, que análisis reales. En primer lugar están los tiempos. Se ha dicho que el plazo es el próximo día 25 para que, el actual Congreso de Estados Unidos empiece a discutirlo y, en su caso, aprobarlo. De otro modo se irá al año que viene con otra formación legislativa allá. En realidad, ese plazo fatal, no es el 25, es el 15, el próximo miércoles […] Pero aún con esas consideraciones, hay temas que siguen siendo intransitables para los tres gobiernos. Hablemos de nuestro caso. 1. Está la cláusula sunset, cláusula Trump, que quiere terminar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte cada cinco años, lo que México rechaza por anular un factor central del tratado: la certidumbre en las inversiones y planes de expansión; 2. El capítulo 20, controversias comerciales, en la que Trump quiere meter una cláusula que faculta a un jefe de Estado, léase él mismo, para resolver a su favor; 3. El capítulo 11 que se refiere a las garantías a los inversionistas, que busca ahuyentar esa inversión extranjera a México; 4. El tema de la propiedad intelectual que limita las patentes farmacéuticas y la innovación médica; y 5. La integración de la industria automotriz […] a este listado hay que agregar otros cinco capítulos, entre los que están telecomunicaciones y, uno que tiene un nuevo componente: el energético, que debe ir de acuerdo con la política del próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que supongo ya habrá fijado su postura pues tiene a un representante sentado en la mesa de las negociaciones: Jesús Seade. Por eso digo que no veo cómo se vaya a firmar este acuerdo en principio en una semana, por más que uno y muchos, quisiéramos que sí”.

Sospechosismo

En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que las sospechas en torno a la liberación de la ex lideresa sindical, Elba Esther Gordillo, se han disparado a causa de la coincidencia de su liberación con la entrega de constancia como Presidente electo a López Obrador: “tras la liberación de Elba Esther Gordillo, dedos acusadores apuntan a la Procuraduría General de la República, pero nadie cuestiona ni con el pétalo de una duda al Poder Judicial. Quienes han seguido este y otros procesos contra políticos ven con preocupación cómo algunos jueces usan el ‘debido proceso’ como un switch que operan a voluntad para liberar a quien sea y cuando sea. Abona al sospechosismo que, después de pasar casi todo el sexenio de Enrique Peña en reclusión y prisión domiciliaria, el día que se declara a un nuevo Presidente electo, la profesora recupere su libertad. ¿Será que algunos integrantes del Poder Judicial sirven a intereses que no son precisamente los de la justicia? Es pregunta legal”.

Histórico

En el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, habla acerca de la multitud de personas que se dieron cita en los alrededores de Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para acompañar a Andrés Manuel López Obrador cuando recibiera la constancia que lo avala como el Presidente electo: “hubo quienes acudieron a los alrededores del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para ser testigos cercanos de la entrega de la constancia de validez que acredita a Andrés Manuel López Obrador, desde ayer, como presidente electo de México. Parte de la sociedad vive una gran satisfacción por el momento que muchos pensaron no llegaría. Habrá un cambio, eso se presiente, aún no se sabe de qué magnitud, pero será para bien de los mexicanos. Un punto relevante de su discurso fue que aseguró que no someterá a otros poderes y que cada uno actuará en el ámbito de su competencia. Ese rostro de orgullo cuando sabe que ganó la elección presidencial legítimamente derribó obstáculos, durante, antes y después de la campaña, y obtuvo el respaldo de 30 millones de mexicanos, no tiene precio”.

Los preparativos para AMLO

En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que desde días antes de la entrega de la constancia como Presidente electo a Andrés Manuel López Obrador, los responsables del acto trabajaron para realizar un acto a la altura de la histórica elección: “una semana tomó a los representantes del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que preside la magistrada Janine Otálora, y al equipo del presidente ahora electo Andrés Manuel López Obrador, afinar los detalles para la sesión solemne para la entrega de la constancia de mayoría al político tabasqueño. Durante los días previos, nos informan, fueron pavimentando el camino para que la ceremonia se desarrollara de acuerdo con las expectativas que generaron los resultados de la elección del pasado 1 de julio. Los magistrados, nos explican, quedaron complacidos con lo que consideraron una jornada con carácter histórico, con una nutrida presencia de invitados y medios de comunicación, evento que salió a pedir de boca y con un carácter republicano. Con la entrega de la constancia quedaron cerrados los comicios presidenciales, nos hacen notar. ¡Enhorabuena también a los consejeros y magistrados electorales!”.

Ausencias

En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, habla acerca de los personajes ausentes en la entrega de constancia como Presidente electo a Andrés Manuel López Obrador: “fueron muchos los ausentes en la entrega de la constancia de presidente electo a Andrés Manuel López Obrador, empezando por su esposa, Beatriz Gutiérrez, así como Cuauhtémoc Blanco, próximo gobernador de Morelos; Adán Augusto López, de Tabasco, y hasta Claudia Sheinbaum, de la capital, quienes argumentaron estar “fuera de la ciudad”. Sí llegaron los electos Rutilio Escandón, de Chiapas, y Cuitláhuac García, de Veracruz, a diferencia del líder del PAN, Damián Zepeda, quien sin embargo emitió un comunicado en el que expresó su reconocimiento a la validación de los comicios y deseó suerte al tabasqueño”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print