Columna de columnas nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del lunes 13 de agosto de 2018. ¿A quién escucha López Obrador?: No es cosa menor preguntarse quién o quiénes influyen en el mandatario de un país. Particularmente en uno en el que aún persisten fuertes rezagos presidencialistas. Odebrecht, el caso pendiente… Peña deja el país con “la mayor debilidad en finanzas públicas” en 4 sexenios, alerta el CEESP. Pacificación y Perdón…

Rayuela

Pese a estar en pésimas condiciones, la SCT autorizó un aumento en los peajes del circuito mexiquense. Además de OHL, ¿quiénes ganan con ese asalto en despoblado?

¿A quién escucha López Obrador?

Jorge Zepeda Patterson, en sin embargo, escribe acerca de la forma de tomar consejo y luego decisiones de López Obrador: “No es cosa menor preguntarse quién o quiénes influyen en el mandatario de un país. Particularmente en uno en el que aún persisten fuertes rezagos presidencialistas. ¿A quién escucha Andrés Manuel López Obrador? Si el propio presidente electo tuviera que responder a esa pregunta, él diría que solo escucha al pueblo. De allí su insistencia en hablar de la necesidad de un referéndum a través del cuál sea la propia gente la que decida los temas importantes. Sus adversarios han acusado de demagogo a AMLO por afirmar que el pueblo es el verdadero soberano del país. Un rasgo del dirigente populista, dicen sus detractores, es convertir sus propias tesis, juicios y prejuicios en lemas irrebatibles y sacrosantos por el simple hecho de afirmar que proceden de una entelequia abstracta como pueblo, patria o nación. “Es un hombre que no escucha a nadie” decían en corrillos políticos supuestamente informados; “otro mesías tropical en potencia”, afirmaban en ambientes intelectuales liberales. Sin embargo, no coincido con estas apreciaciones cuando observo la trayectoria de López Obrador. Me parece que tales acusaciones forman parte de una narrativa que resultó muy oportuna y funcional a las campañas de descalificación en contra del tabasqueño. En la práctica Andrés Manuel es alguien que recoge muchas opiniones de las personas que él respeta. Caso muy señalado, por ejemplo, el de José María Pérez Gay mientras estuvo vivo, quien influyó poderosamente en la visión del mundo del ahora presidente electo. O actualmente el empresario Alfonso Romo, quien ha matizado muchas de las preconcepciones que el dirigente tenía sobre la iniciativa privada o la economía de mercado. Es cierto que el líder de Morena es poco receptivo a los “tira líneas”, a los que pontifican o intentan hacerle ver algo en contra de lo que él considera las causas justas. Y también es cierto que cuando escucha puntos de vista que respeta no suele ser reactivo o engarzarse en diálogos apasionados. Más bien suele oír con atención y en silencio a alguien a quien otorga crédito o legitimidad, aunque a ratos incluso de la apariencia de estar distraído. Sus interlocutores suelen pensar que El Peje los ignoró olímpicamente. Pero pareciera que ciertas ideas incuban en su mente y más tarde se expresan en puntos de vista que recogen lo que antes había escuchado. Es por ello que con cierta frecuencia da la sensación de que ha cambiado de opinión o ha terminado por matizar drásticamente posiciones que antes sostenía de manera categórica. El caso del nuevo aeropuerto es un ejemplo de ello gracias a su interacción reciente con algunos empresarios a los que él califica de mexicanos patriotas. O el tema de la amnistía y sus vericuetos, en los que sin duda ha influido la ex ministra Olga Sánchez Cordero. ¿Qué ha sucedido en sexenios anteriores? ¿A quién escuchaban los presidentes? (…) Me queda claro que López Obrador no se parece a ninguno de los mandatarios anteriores ni en este ni en muchos otros sentidos. Tomará las decisiones importantes solo y con su conciencia, sin duda, pero estas habrán sido influidas por interlocutores inteligentes a los que él respete. Espero que el ejercicio del poder y sus avatares no aparte del camino a los compañeros de viaje valiosos o que estos sean remplazados por las voces de la adulación. A nadie sirve un soberano condenado a la soledad de sus propios demonios.

Odebrecht, el caso pendiente

Raymundo Rivapalacio escribe acerca del estatus del asunto de Odebrecht en México: “En vísperas de la Navidad de 2016, una Corte Federal en Nueva York reveló cómo el conglomerado brasileño Odebrecht y su filial Braskem sobornaron funcionarios, legisladores y políticos en México, Angola, Argentina, Colombia, Ecuador, Guatemala, Mozambique, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela, para “asegurar una ventaja indebida para obtener y mantener los negocios en esos países”. El 23 de diciembre de ese año, dos días después de la acción de la corte, se describió en este espacio la acusación que afectaba a los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Desde entonces, el jaloneo dentro y fuera del gobierno mexicano ha sido intenso, tramposo y con evidencias claras de encubrimiento. Al día siguiente que se dio a conocer la información de la Corte, la Función Pública inició una investigación en Pemex, la empresa señalada por actos de corrupción de funcionarios y exfuncionarios, y una auditoría transversal para identificar los contratos entre Odebrecht y las diferentes dependencias gubernamentales. La Función Pública, a cargo de Arely Gómez, entró en una dinámica de confrontación burocrática con la PGR, en ese entonces a cargo de Raúl Cervantes, miembro del grupo de abogados capitaneados por el exconsejero jurídico de la Presidencia, Humberto Castillejos, que desde las sombras de Los Pinos ejerció uno de los poderes más grandes y avasalladores en el sexenio de Peña Nieto, porque no fluía –como hasta ahora–, la información. En una reunión privada con senadores en octubre de 2017, Cervantes anunció que renunciaría y que había terminado las indagatorias de los sobornos de Odebrecht, por lo que la PGR estaba lista para consignar a los responsables. Después de eso, nada sucedió. La PGR no consignó a nadie, ni profundizó sus investigaciones. Dos razones ayudan a entender los porqués. Por un lado, las autoridades brasileñas y estadounidenses, no le dieron acceso libre a la PGR al expediente y le fueron dosificando la información. No hay una explicación objetiva de ello, pero una de las señales que a lo largo de todo este tiempo se ha enviado, es que no tienen confianza en la integridad jurídica del gobierno peñista. (…) Por el otro lado, funcionarios federales aseguran que Cervantes mintió ante los senadores, y que cuando dijo que todo estaba listo para consignar, no había absolutamente nada concluido. Pero con ello transfirió la carga de responsabilidad al procurador interino, Alberto Elías Beltrán, algunos de cuyos cercanos han sugerido que la declaración de Cervantes pretendió, más bien, descarrillar toda la investigación. Si bien las investigaciones mantuvieron su paso lento, las acciones contra exfuncionarios de Pemex y Odebrecht, no se interrumpieron. (…) La joya de la corona, ante la opinión pública, es Lozoya. Pero el exdirector de Pemex ha repetido que se siente tranquilo. Podría estarlo, relativamente hablando. El dinero que asegura Odebrecht le entregó, supuestamente terminó en la campaña de Peña Nieto, donde los responsables finales de los recursos eran el coordinador, Luis Videgaray, y el hombre de los dineros del presidente, Luis Vega, que será diputado en la próxima Legislatura. Lozoya ha dicho en privado que, en extrema circunstancia, él hablará lo que sabe. Y lo que sabe, no se acaba en Pemex, sino en Los Pinos. Esto tendrá que probarlo penalmente, si está dispuesto, el gobierno que viene”.

Peña deja el país con “la mayor debilidad en finanzas públicas” en 4 sexenios, alerta el CEESP

El Gobierno del Presidente mexicano Enrique Peña Nieto “concluirá con una mayor debilidad en las finanzas públicas respecto a los tres sexenios previos”, es decir, en cuatro sexenios contando el propio, aseguró hoy domingo el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP). El CEESP, organismo dependiente del Consejo Coordinador Empresarial, señaló que “es fundamental insistir en un fortalecimiento de las fuentes de recursos recurrentes y una revisión al ejercicio del gasto”. En su informe semanal, el CEESP apuntó que para impulsar la inversión privada de largo plazo debe haber un “fortalecido estado de derecho y reglas del juego claras que inhiban la corrupción e impunidad que ha propiciado que nuestro país se sitúe entre los peor calificados en materia de desvío de fondos públicos”.

Pacificación y Perdón

Los foros de pacificación prometidos por Andrés Manuel López Obrador desde su candidatura presidencial, tuvieron lugar la semana pasada en Ciudad Juárez, Chihuahua. El evento ha sido sumamente criticado, y la opinión pública se cuestiona si este realmente cumplirá con el objetivo de dar solución a los reclamos. En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “del libro Country of my Skull, de Antjie Krog: 1. Hace veinte años, el padre Mxolisi Mpambani contó esta historia durante una mesa redonda organizada conjuntamente por la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Sudáfrica y la Universidad de Capetown: Había una vez dos niños, Tom y Bernard. Tom vivía justo enfrente de Bernard. Un día Tom robó la bicicleta de Bernard y todos los días Bernard veía a Tom ir en la bicicleta a la escuela. Después de un año, Tom se acercó a Bernard, le tendió la mano y dijo: ‘Reconciliémonos y olvidemos el pasado’. Bernard miró la mano de Tom: ‘¿Y qué hay de la bicicleta? No —dijo Tom—, no estoy hablando de la bicicleta, estoy hablando de reconciliación’. 2. Sizwe Kondile era un joven militante del brazo armado del African National Congress cuando en 1981 desapareció. Muchos años después, la Comisión de la Verdad y la Reconciliación reveló que había sido torturado, drogado, balaceado y quemado por la policía secreta sudafricana y su asesinato había sido supervisado por el comandante en jefe, Dirk Coetzee. En una entrevista después de negarse a perdonar a Coetzee, la madre de Kondile dijo: ‘Para (Nelson) Mandela y (Desmond) Tutu es fácil perdonar… sus vidas han sido reivindicadas. En mi vida, nada, ni una sola cosa, ha cambiado desde que mi hijo fue quemado por los bárbaros… nada. Por lo tanto, no puedo perdonar’. 3. José Zalaquett, miembro de la Comisión de la Verdad y Reconciliación chilena: ‘Una política que quiere marcar la diferencia tiene que evitar una repetición de abusos del pasado y compensar lo que ha sucedido donde sea posible. A veces será necesario elegir entre la verdad y la justicia. Deberíamos elegir la verdad —dice Zalaquett. La verdad no trae de vuelta a los muertos, pero los libera del silencio. ‘Los perpetradores deben reconocer el error que cometieron. ¿Por qué? Crea un punto de partida común. Para hacer una ruptura limpia del pasado, se necesita establecer un faro moral entre el pasado y el futuro’. Arranco con estas tres estampas que plantean los temas de la reconciliación, el perdón, la verdad y la justicia en mis textos de esta semana frente al caos de los primeros dos ‘foros de escucha’ del gobierno electo para acordar ‘un pacto para la reconciliación nacional’. Anticipo: el perdón pedido tantas veces por los organizadores no puede existir sin antes hablar de verdad, justicia y reparación”.

“No toca al Estado perdonar”

Otra de las posturas respecto al plan de amnistía de AMLO, es que “no toca al Estado perdonar”. En el Excélsior, Pascal Beltrán del Río, escribe que: “con ese título se publicó en 2010, en el diario londinense The Guardian, un artículo del filósofo británico Julian Baggini, en el que argumentó que no es papel del sistema penal perdonar y que la rehabilitación de alguien que ha cometido un delito no tiene por qué significar una ausencia de castigo.’ Por ejemplo, debería ser obvio que la rehabilitación no necesariamente significa una ausencia de castigo. Alguien puede ser encerrado durante varios años e integrado de nuevo en la sociedad al final de la sentencia. Menos obvio es el papel del perdón, que puede complementar o suplantar a la justicia. En el primer caso, la justicia sigue su curso sin que el perdón desempeñe un papel. Si la víctima opta por perdonar o no, es un asunto aparte (…)’. En otras situaciones, el perdón limpia la pizarra. Otorga clemencia, diciendo que, aunque la justicia dice que el responsable debe pagar por su crimen, al perdonarlo, lo libera de esta carga. ‘Debido a que un sistema legal tiene que tratar a todos por igual, es difícil ver cómo el perdón podría jugar un papel importante en él. Es por eso que los perdones reales y presidenciales son tan excepcionales (…). Entonces, cuando preguntamos cuánto debemos tratar de rehabilitar a los asesinos de niños, por ejemplo, es incorrecto pensar que el perdón debe ser la motivación clave. No toca al sistema legal perdonar. Priorizar la rehabilitación de criminales violentos que sabían lo que habían hecho y representaba un peligro para el público sólo porque pensamos que sería bueno perdonarlos sería un error terrible. Más que eso: sería imperdonable’”.

Partidos derrotados: comienza la introspección

Jorge G. Castañeda escribe en El Financiero acerca del proceso de análisis al interior que cada partido hace después de los comicios del julio pasado, sobre todo, los perdedores: “Los partidos derrotados el 1 de julio arrancan ya con sus procesos de introspección, debate, en su caso autocrítica, y ajustes de cuentas. Quienes no pertenecimos nunca a ninguno de ellos nos interesa el proceso, pero no nos incumbe directamente. En el caso del PRI, no sólo no me afectan las deliberaciones del mismo, sino que me parecen hasta cierto punto ociosas. Mientras no puedan los priistas responsabilizar a Peña Nieto de su debacle, nada de lo que digan o piensen resultará pertinente. Tratándose del PAN, del PRD y de Movimiento Ciudadano, la situación es diferente. Entiendo que debe haber varias interrogantes que los tres partidos puedan formularse a propósito de su desempeño en esta sucesión presidencial, partiendo de que, detalles más, detalles menos, los resultados no fueron los esperados. En primer lugar, si la estrategia del Frente fue la adecuada. Todo indica que la respuesta se antoja afirmativa: ante el tsunami de López Obrador, ninguno de los tres por su cuenta, con la posible excepción de MC, hubiera alcanzado incluso los mediocres números del 1 de julio. Fue una idea original, audaz, responsable, que no funcionó. No por la idea, sino por la ejecución. Segunda pregunta: ¿qué pudo haber hecho cada integrante del Frente para que una buena idea prosperara? Las responsabilidades son proporcionales a las dimensiones de cada componente de la alianza. Aunque la discusión es pertinente para las tres fuerzas, la respuesta del PAN y del PRD rebasa en importancia a la de MC. Por lo que he leído de las reflexiones internas de ambas organizaciones, concluyo, por ahora, que se puede dividir la contestación en dos partes. La primera: haber actuado de otra manera durante el sexenio de EPN; la segunda: un enfoque distinto durante los meses finales de la campaña real. (…) Segunda reflexión: aunque parte del PAN considera que la organización se desdibujó durante la campaña, y fue demasiado “frentista”, otros desde fuera pensamos que no lo fue lo suficiente. Aun atendiendo a las sensibilidades panistas, y de la fuerza muy superior de Acción Nacional –terminó por superar a los otros dos grupos cuatro y cinco a uno– sin Frente, no había alternativa viable a Peña y al PRI. La ruptura con la idea –y en parte la realidad– del PRIAN, no residía en los supuestos valores trasnochados del PAN, si no en el Frente: una coalición de partidos, organizaciones y personalidades de la sociedad civil, con ideas diferentes a las de cada uno de sus integrantes, con propuestas de políticas y personas distintas. Por múltiples razones, que ya habrá tiempo de exponer y analizar, el Frente no se “desempanizó”; el PRD y MC no pudieron/supieron/quisieron imponerse como iguales; y el activismo de la sociedad civil, una vez más, prefirió la crítica –en ocasiones fundada– al apoyo y la incorporación –en ocasiones con las narices tapadas”.

El Papa y su participación en la pacificación…

También sobre el tema de la pacificación en Milenio, Trascendió, asegura que: “el equipo de López Obrador continúa a la espera de que el Vaticano responda la solicitud para que el papa Francisco participe, aunque sea por videoconferencia, en alguno de los foros por la pacificación del país y la reconciliación nacional”.

Trump: AMLO, un gentleman

La relación bilateral entra México y Estados Unidos continúa en un proceso de “estira y afloja”, pues la renegociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) continúa. En Excélsior, Jorge Fernández Menéndez, escribe que: “no deja de llamar profundamente la atención el tipo de relación que están tratando de construir Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump. El fin de semana, Trump envió uno de sus tuits en el que calificó al Presidente electo como un perfecto ‘gentleman’ y da a entender que existe una base de negociación con México mucho más establecida que con Canadá, un país al que criticó, en el mismo tuit, por tener tarifas y barreras comerciales muy altas[…]. México en la negociación del TLCAN, aparentemente, aceptó las reglas de origen que proponía el gobierno estadunidense, lo que Canadá aún no ha aceptado.[…]. Lo que sucede es que la administración Trump, lo que quiere es negociar el TLCAN con resultados que sean claramente favorables a su país, pero, en realidad, preferiría establecer tratados comerciales por separado con Canadá y México […]. Trascendiendo lo comercial, los principales temas de la relación pasan en estos momentos por el tema migratorio. Hay proyectos que está enarbolando López Obrador que deben resultar especialmente interesantes para el gobierno de Trump. Uno es clave en ese sentido: El ferrocarril y carretera transístmico entre Salina Cruz y Coatzacoalcos, que además de ser un gran proyecto de infraestructura, postergado durante décadas […], que además constituirá una suerte de frontera física en el sur del país. Ese proyecto se relaciona con lo que piensan implementar en Chiapas, con cambios productivos muy marcados y de infraestructura que abarcan desde las zonas económicas protegidas hasta la construcción del tren turístico entre Palenque y la Riviera Maya. Si esas políticas se implementan serán claves para frenar la migración hacia el norte, tanto por las barreras físicas como las sociales y económicas […]. El sur del país es estratégico para los programas de López Obrador, en términos políticos, económicos y sociales. Eso se refleja con los resultados electorales y las alianzas que han establecido en la zona, incluyendo el cambio que ha experimentado el Partido Verde, que es evidente que está confluyendo hacia acuerdos con el nuevo gobierno […]. La relación del futuro gobierno lopezobradorista con Trump pasará por esas dos variables: Los tratados comerciales que ambos quisieran un poco más cerrados, con reglas de origen más estrictas, y medidas de desarrollo y control en la frontera sur que le quiten presión migratoria a nuestra frontera norte y a Estados Unidos”.

Después del TLCAN, Trump seguirá ahí

También sobre la renegociación del TLCAN en El Universal, León Krauze, escribe que: “aunque con Donald Trump y su diplomacia de patio escolar nunca se sabe, es probable que la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte concluya en las próximas semanas […]. El escenario de negociación ha cambiado para bien, sobre todo por una razón: la parte interesada en cerrar un trato en los próximos meses es, ahora, Estados Unidos. En los primeros seis meses del año, el horizonte de la elección del primero de julio apuró al equipo de negociación mexicano. Ahora, la urgencia recae en los trumpistas, que necesitan algo que presumir frente a sus votantes antes de las elecciones legislativas de noviembre, en las que llevan las de perder […]. Esperemos que el equipo de negociación mexicano entienda a cabalidad las ventajas de este apremio y conceda solo aquello que mejore el tratado regional para México. Ojalá también evite, en la medida de lo posible, regalarle a Donald Trump una victoria política que no merece […]. La mala noticia es que, una vez que concluya la larga batalla por rescatar el TLCAN, el gobierno mexicano tendrá que hacerse cargo de una agenda que, de una u otra manera, ha estado rehuyendo […]. Para proteger el TLCAN, Enrique Peña Nieto evitó enfrentar con fuerza a Trump en el resto de la agenda bilateral, incluido el maltrato aberrante a la comunidad mexicana en Estados Unidos. Con el renovado acuerdo comercial ya en el archivo, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no podrá darse el mismo lujo y tendrá qué decidir cómo manejará las nuevas prioridades de la relación […]. El centro del discurso trumpista, sobre todo rumbo a la elección presidencial del 2020, estará en la seguridad fronteriza, el combate a la migración centroamericana y el fortalecimiento de la maquinaria de deportación que ha hundido a la comunidad mexicana en Estados Unidos en el más abyecto terror. El próximo gobierno no podrá rehuir la confrontación diplomática en ninguno de estos asuntos. No se trata de querer ‘pleito con Trump’, como sugirió López Obrador hace unos días después de que un coro de reporteros le preguntara por las últimas declaraciones del presidente de Estados Unidos. Se trata, eso sí, de exigir el respeto que el Presidente electo de México prometió en campaña. Respeto en la práctica, no en abstracto. Respeto que no confunda la prudencia con silencio apocado […]. Ni modo: cuando se trata de migración y seguridad, habrá que confrontarlo, dialogando sin miedo y con firmeza. Será un asunto de dignidad, palabra que le es tan familiar al Presidente electo de México”.

Seguridad presidencial

La seguridad del Presidente electo López Obrador, sigue siendo tema de discusión. En Reforma, Templo Mayor, asegura que: “luego de que Andrés Manuel López Obrador anunció que será protegido sólo por 20 personas -y desarmadas-, será interesante saber qué postura asumirán los cientos de funcionarios y ex funcionarios de todos los niveles para quienes se destinan miles de elementos de seguridad como escoltas personales. Porque en un país donde apenas hay un policía por cada 433 habitantes, eso de que los funcionarios tengan más escoltas que resultados, nomás no cuadra.”

El poder de los poderes

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “eso que el de López Obrador no será ‘el poder de los poderes’ no pasa de ser una frase pudorosa… carente de sustento. Tan fuerte es la institución presidencial que, respecto a salarios en el servicio público, su aplicación vuelve iguales a AMLO con su némesis Calderón, pionero de la insensatez de que los integrantes de los otros dos poderes (que ideal, constitucional e ilusoriamente debieran ser los contrapesos del Ejecutivo) ganen menos que un Presidente. Ni juntos los poderes Judicial y Legislativo encarnan la máxima autoridad y representación del país en la doble calidad de jefe del Estado y del Gobierno. Esto viene a cuento por el encuentro de AMLO con los ministros de la Suprema Corte y la calumnia contra éstos de que ganan más de 650 mil pesos mensuales. Perciben 260 mil y, como bien recordó la secretaria designada de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, sus ingresos y los de los magistrados, desde 1857, ‘están garantizados para no ser disminuidos’. Y ¡chin!: Juárez, el gran inspirador de AMLO, adoptó esa lógica cuando formó parte de la Corte…”.

 

La venganza de Elba Esther

La salida de la ex lideresa magisterial del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) la semana pasada, plateará nuevos cambios en las escena política nacional. En El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “el que anda de capa caída es Luis Castro, el Presidente del partido Nueva Alianza, por cierto, próximo a desaparecer por no lograr 3 por ciento de los votos en la elección del pasado 1 de julio. Nos explican que desde que la profesora Elba Esther Gordillo fue liberada, los elbistas ya lo tienen en la mira, pues se le señala por ser uno de los que apoyó al gobierno federal para llevar a la cárcel a la maestra y ex líder máxima del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Nos hacen ver que don Luis, por el momento, ni declaraciones a la prensa quiere hacer, y más bien anda ocupado para ver cómo minimiza una probable ofensiva por parte de los simpatizantes de Gordillo. Hay que recordar, nos dicen, que la propia familia de doña Elba Esther lo trajo de España y afirmaban que era uno de los perfiles de su generación que más prometía. Hoy, nos aseguran, lo ven como un personaje oscuro y desleal que jugó con los enemigos de la maestra. ¿Sus actuales aliados lo protegerán de una posible venganza de la profesora Gordillo?”.

A la mala

En tanto en el Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “el viernes, el Tribunal Estatal Electoral de Guerrero quitó diputaciones plurinominales a Morena y al Partido del Trabajo y se las reasignó al Acción Nacional, al Partido de la Revolución Democrática y a Movimiento Ciudadano. Revocó el acuerdo emitido por el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, quien repartió las diputaciones plurinominales, quitando a Morena dos diputados de representación proporcional y uno al PT. La resolución será impugnada. El casi perdedor con esta resolución, por quedar fuera de las diputaciones, es el dirigente estatal de Morena, quien era candidato a diputado pluri, Pablo Amílcar Sandoval, quien oficialmente será el delegado del gobierno federal en Guerrero”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print