Columna de columnas nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del viernes 17 de agosto de 2018. El jaleo por la cobija presupuestal: Cuando la cobija no alcanza para todos, cada quien la jala para tratar de no quedar descubierto. En pocas semanas veremos que esto es lo que va a pasar con los responsables de las áreas de la nueva administración que ya han sido designados por López Obrador. ¿Triunfó el amor entre AMLO y los hombres del dinero?… TLCAN: el 25 de agosto es un plazo fatal, ¿por qué?… Ovalle y el asistencialismo electoral.

Rayuela

Más allá de la frase cursi de Romo, cabe preguntarse si el tal matrimonio es bueno, malo o todo lo contrario.

¿Triunfó el amor entre AMLO y los hombres del dinero?

En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, habla acerca del estado que mantiene la relación entre el próximo Presidente, Andrés Manuel López Obrador, y el sector empresarial mexicano: “todo parece indicar que quedaron atrás las diferencias entre el presidente electo Andrés Manuel López Obrador y el Consejo Mexicano de Negocios. Incluso, después de la reunión de ayer, nos cuentan que el empresario Claudio X. González salió del encuentro con un libro del tabasqueño en mano. Nos hacen notar el hecho de que el empresario haya resaltado que quedó impresionado por los 30 millones de votos que obtuvo López Obrador el 1 de julio. Así que aquellos dimes y diretes entre ambos al parecer han quedado sepultados. ¿Será que triunfó el amor y la paz o que el dinero no tiene corazón?”.

El jaleo por la cobija presupuestal

Enrique Quintana escribe en El Financiero sobre la formulación del próximo presupuesto del Gobierno federal: “Cuando la cobija no alcanza para todos, cada quien la jala para tratar de no quedar descubierto. En pocas semanas veremos que esto es lo que va a pasar con los responsables de las áreas de la nueva administración que ya han sido designados por López Obrador. Se espera que el próximo lunes se realice un encuentro entre el gabinete actual y el gabinete designado del Presidente Electo, con objeto de organizar la transición. Uno de los trabajos que derivarán de esa reunión es la participación de los nuevos responsables en la confección del Presupuesto 2019. Éste debe presentarse al Congreso, a más tardar, el 15 de diciembre. Pero, como no es factible que el nuevo gobierno lo elabore en un par de semanas, es la actual administración la que lo confecciona en lo básico, en coordinación con el equipo del próximo gobierno, para dejar sólo el punto fino para definirse en el mes de diciembre. Y, justamente en ese proceso es en donde van a empezar los jaleos. Si se mantiene el objetivo de generar un superávit primario, habrá un techo presupuestal que no será muy diferente al que hubo en 2018, de alrededor de 5.3 billones de pesos. Quizás haya un ajuste equiparable a la inflación y sea de 5.5 billones. Se pretende que las eficiencias de gasto y la austeridad, bajen el gasto indispensable en poco más de 400 mil millones de pesos. Con ello, habría recursos -se espera- para pagar los nuevos programas sociales, como el de apoyo a los jóvenes o la duplicación del programa para adultos mayores. Pero, también se requiere dinero para financiar las nuevas inversiones en el sector energético, en particular la reconfiguración de las refinerías y la construcción de al menos una más. Y si se quiere producir más petróleo, habría que ponerle más dinero a Pemex… o quitarle menos. Y varios programas más. (…) La cobija no es holgada. Más bien es estrecha. Y hay muchos que quieren que les alcance. Hay quienes se tomaron a pecho la promesa del milagro de aparecer de la nada 500 mil millones con sólo poner a AMLO en el Palacio Nacional. La lucha por la cobija se va a desatar en pocos días y durará hasta finales de diciembre de este año. ¿Le apuesta?”

TLCAN: el 25 de agosto es un plazo fatal, ¿por qué?

Luis Miguel González escribe en El Economista, sobre el estado actual del TLCAN con Estados Unidos: “Estados Unidos y México tienen prisa por llegar a un acuerdo en el TLC 2.0, aunque Donald Trump diga lo contrario y salga con un problema para cada solución que encuentran los equipos negociadores. México es el que tiene más prisa. Eso ni duda cabe. Esta prisa tiene que ver con el cambio de gobierno y con la necesidad de mantener en calma los mercados. Desde que Trump ganó la Presidencia, el tipo de cambio se mueve al ritmo que marca el mandatario estadounidense con sus opiniones sobre el TLC. El equipo mexicano trabaja para lograr que el acuerdo esté listo para que Enrique Peña Nieto ponga su firma en él. Es un asunto simbólico, pero también práctico. Implicaría lograr que la negociación sea concluida por el mismo equipo que la ha llevado durante un año, encabezado por Ildefonso Guajardo y Juan Carlos Baker. Si así fuera, no habría riesgos por la entrega de estafeta al equipo del próximo gobierno, liderado por Jesús Seade. Para el equipo de AMLO, asumir la Presidencia con las negociaciones concluidas tiene muchas ventajas. La principal es que tendrían un asunto complicado menos que atender, cuando se hagan cargo del gobierno. Una negociación cerrada reduciría la presión en el tipo de cambio y permitiría trabajar otros temas de la relación bilateral con EU, por ejemplo, migración, seguridad y administración compartida de la frontera. En lo interno, pasar la página del TLCAN, permitiría enfocar la relación con los empresarios a asuntos tan relevantes como el desarrollo compartido de los proyectos de infraestructura y el lanzamiento del programa de becas-trabajo para los jóvenes. En el caso de Trump, una conclusión exitosa de las negociaciones le daría la oportunidad de reducir la tensión interna que ha generado su pugna con China. Esto reviste mucha importancia en su relación con las grandes corporaciones y con los productores agropecuarios estadounidenses. Hacia ellos se dirigen gran parte de las sanciones que imponen China y otros países, como represalia por los incrementos de tarifas decretados por la administración Trump. (…) Si no se logra el acuerdo para la próxima semana, las negociaciones entrarán en otro territorio. Veremos más peso de Jesús Seade, el representante de AMLO, y una nueva ola de politización del acuerdo en Estados Unidos. La cosa está complicada… y además falta Canadá”.

Ovalle y el asistencialismo electoral

En La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe acerca de los antecedentes de Ignacio Ovalle Fernández, recientemente nombrado por López Obrador como director de un organismo que se creará a partir del próximo uno de diciembre: Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex): “Andrés Manuel López Obrador designó a Ignacio Ovalle Fernández como director de un organismo que se creará a partir del próximo uno de diciembre: Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), que fusionará los encargos que actualmente cumplen Liconsa y Diconsa, remanentes del sistema asistencial-electoral tan utilizado por el presidencialismo priísta […] En noviembre de 1990, Ovalle Fernández fue removido de la dirección general de Compañía Nacional de Subsistencias Populares, en medio del escándalo relacionado con los tortivales y las tarjetas de pobre. Un mes antes de su renuncia, había puesto en marcha el reparto de vales para que 32 millones de familias recibieran un kilogramo de tortillas gratis al día durante un periodo que iría del 26 de noviembre de 1990 hasta el 28 de febrero de 1991. Las familias beneficiadas deberían demostrar que tenían ingresos totales de hasta dos salarios mínimos. Luego de ese periodo de arranque, se pretendía que entraran en función tarjetas con identificación personalizada del usuario, mediante tiras magnéticas, a las que se comenzó a llamar tarjetas de pobre, con las cuales el beneficio alcanzaría a unos 40 millones de personas, antes de las elecciones federales intermedias en las que el salinismo buscaría consolidar su legitimación de facto. En un reportaje de aquel año en la revista Proceso, Guillermo Correa incluyó las declaraciones de Genaro Domínguez, de la Coordinadora Nacional de Pueblos Indios: Lo que hizo Ovalle fue excederse en la manipulación política del hambre para comprar el voto con los tortivales. Él es experto en eso, pero no entiende que tal forma de ser ya no es efectiva en estos momentos. Ya no opera el dar, el pueblo exige cambios, no más paternalismo. Para la Coordinadora de Trabajadores al Servicio del Estado (Cotrase), los tortivales a domicilio son una vacilada. Ovalle se negó a comprender que no hay más salida que un salario digno y que ahora es más difícil mantenerse en el poder, aprovechándose de las necesidades. Ahora, con López Obrador rumbo a la silla presidencial, Ovalle vuelve a escena”.

El odio contra Beatriz

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero sobre la polarización que aún no termina en nuestro país: “El odio no tiene ideología. Lacera, divide, enfrenta, polariza y finalmente rompe. Hubo un momento en que quien esto escribe apuntó: “El discurso del odio se ha vuelto tan recurrente en nuestra vida cotidiana y es parte tan natural del paisaje nacional, que no nos detenemos a pensar hacia dónde vamos. Es abusivo, insultante, intimidador y hostiga. Discursos de odio siempre han puesto su marca sobre las sociedades, y suelen subir de intensidad cuando van acompañados por tensiones políticas o asuntos públicos que de sí polarizan. En México, el discurso de odio se desató con la combinación de dos disparadores que coincidieron en tiempo y espacio”. Fue la lucha política cuando el entonces presidente Vicente Fox se empeñó en meter a la cárcel al entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador. “Esa lucha se inscribía en los prolegómenos de la sucesión presidencial –se precisó entonces–, que se tradujo en una polarización social y política, donde inclusive muchos mexicanos que no compartían las ideas de López Obrador, se sumaron a sus legiones de defensores ante lo que veían como un abuso de poder. Al hecho político se le sumó en ese momento el despegue de la comunicación horizontal entre los ciudadanos y los medios de comunicación, donde se empezó a desmantelar la estructura vertical y filtrada que durante generaciones caracterizó a la prensa, que se vio forzada a dejar de hablar sólo con los gobernantes y empezar a dialogar con los gobernados. “La polarización que mostraron los medios en la lucha política se trasladó a la sociedad. Desde entonces desaparecieron los grises y todo se enmarcó en el blanco y el negro. No había adversarios sino enemigos; quien no era incondicional era un rival. La belicosidad con la que trataban los periodistas a los actores políticos tuvo un reflejo en la belicosidad con la que grupos sociales trataban a los periodistas…”. (…) El odio cruza por el mundo virtual que cada vez camina con mayor facilidad al real. Las olas golpean a todos. Una persona relevante por el papel público que va a jugar, incluso contra su voluntad expresa, Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente electo López Obrador, fue agredida en Twitter. “Qué mundo tan agresivo el de #Twitter”, describió en la red. “Por eso no escribo por aquí tan a menudo como yo querría. El lenguaje cargado de ira y la agresividad, no me gustan”. A nadie en sano juicio, se podría añadir. (…) no puede existir la democracia sin libertad de expresión, ni progreso social sin confrontación de opiniones y argumentaciones diferentes. Cuando se detiene la libertad de expresión, también para la democracia. Sin embargo (…) “El libre pensamiento y la libertad de expresión sólo son posibles bajo ciertas condiciones, como la seguridad, la estabilidad social y la tolerancia. En ausencia de esas condiciones, la sociedad difícilmente puede vivir en una atmósfera de discusiones violentas y desacuerdos, así como también cancela la posibilidad de evitar las consecuencias a las que puedan conducir ese tipo de discusiones”. Nosotros, ya estamos ahí”.

El RIP del PRI

En Milenio, Carlos Puig, habla respecto al complicado panorama que enfrenta el Partido Revolucionario Institucional tras entregar el poder el próximo 1 de diciembre: “renunció el secretario general del Partido Revolucionario Institucional a unos días de haber sido puesto en el cargo. Sin explicación alguna —nomás faltaba. La líder del tricolor se queda sola aunque ellos argumentarán que no, pondrán pronto otro y hablarán de institucionalidad y la fuerza del partido y esas cosas que les encantan. Las bancadas legislativas andan en las mismas, son la nueva chiquillada, nomás no renuncian algunos todavía porque ni posesión han tomado pero ya veremos las licencias. O veremos la unión de una bancada, por ejemplo en el Senado, entre Miguel Ángel Osorio Chong y Vanessa Rubio, adversarios feroces hace años. Y en diputados las cosas no andan mejor. Los únicos que están peleando por quedarse con el Partido Revolucionario Institucional son Ulises Ruiz y César Augusto Santiago. Pues así. La única incógnita es lo largo de la agonía […] Valdría hacer la cuenta de la pérdida en seis años en población gobernada. Un desastre. Llegan además después de una lucha brutal al interior del gabinete y el priismo por la candidatura presidencial y las de los estados que se jugaron en la elección del 1 de julio. Peor aún, el partido hegemónico ahora tiene muchas cosas que al priista de hueso tricolor le encantan. Muchos tardarán poco en acomodarse si no es que ya se acomodaron. Sin líder, sin posiciones, sin dinero. Tal vez se conserven las siglas, emblemas de un cascarón vacío”.

“Carnal” o “que sirva”, resolverá muy poco

En el Excélsior, Pascal Beltrán del Río, escribe acerca del proceso que ha seguido la administración federal para la creación de la Fiscalía General de la República: “el proceso para transformar la Procuraduría General de la República en Fiscalía General de la República ha seguido caminos tortuosos […] El abrumador triunfo de Andrés Manuel López Obrador y Morena en los comicios cambió por completo las reglas del juego. Al tabasqueño no parece importarle lo negociado por los partidos del Pacto por México. Si por él fuera, la Procuraduría General de la República no dejaría de existir. Lo demostró, entregando su propuesta de tres para hacerse cargo del órgano de procuración de justicia federal, como dispone el modelo anterior, sin esperar que se apruebe el nuevo, que contempla un proceso de designación distinto. Si el cambio de Procuraduría General de la República a Fiscalía sigue adelante, será sólo por el impulso de las organizaciones civiles. Sin embargo, éstas también parecen tan pasmadas por la magnitud del triunfo del lopezobradorismo como los tres partidos tradicionales. Pese a todo el tiempo y esfuerzo que se ha dedicado a la transformación de la Procuraduría General de la República en Fiscalía, es de dudarse que ésta pueda ser la panacea contra la impunidad que buscan los mexicanos. Apenas ocho por ciento de los delitos que se persiguen son federales. Actos graves de violencia como el homicidio, el secuestro y las desapariciones seguirán siendo asuntos del fuero común, es decir, estarán en manos de las procuradurías y fiscalías estatales. Así que ya sea que el primer fiscal sea ‘carnal’ de López Obrador o un funcionario independiente ‘que sirva’, muy poco podrá hacer por castigar los delitos que realmente duelen a los mexicanos”.

Los riesgos de atacar la prensa

En El Universal, su Editorial, habla acerca de la iniciativa de medios de comunicación estadounidenses que decidieron unirse para hacer frente a las descalificaciones del Presidente Donald Trump: “no es raro conocer casos de mandatarios que les incomode leer o escuchar críticas a su gestión. En Estados Unidos tal ‘incomodidad’ ha llegado a niveles extremos con las persistentes descalificaciones del presidente Donald Trump a la prensa que realiza señalamientos a su administración. Son frecuentes las acusaciones de que los diarios incurren en la publicación de noticias falsas y de que son ‘enemigos del pueblo’. Los reproches del mandatario han alcanzado a The Washington Post y a la cadena de noticias CNN. En respuesta, este jueves, más de 350 diarios y medios noticiosos unieron sus voces para protestar contra lo que consideran un clima hostil impulsado por el presidente; todos distintos en cuanto a tamaño y línea informativa […] Los editoriales que cada medio publicó hacen énfasis en el peligro que representa llamar ‘el enemigo del pueblo’ a la prensa […] Medios que respaldaron a Trump en su campaña también se unieron a la iniciativa. […] Cuando un presidente no comprende el papel de la prensa, y condena la libre expresión en lugar de defenderla, está contribuyendo a debilitar uno de los elementos fundamentales que ayudan a construir sociedades democráticas. Tratar de uniformar las opiniones genera en la sociedad una visión parcial de su entorno, además de ser una característica de gobiernos autoritarios. La prensa de calidad en Estados Unidos —esa que alzó la voz ayer— se apega estrictamente a lo que es su tarea básica: investigar, documentar y contrastar afirmaciones para que los lectores formen opiniones. Es un grave riesgo que desde el poder se enfrente a la sociedad contra los medios de comunicación. Tener una sola visión de la realidad cancela la oportunidad de corregir errores y de mejorar. El disenso, cuando se basa en argumentaciones inteligentes, lógicas y respetuosas, enriquece. Nadie debería estar en contra”.

Trata y pornografía

En Reforma, Sergio Sarmiento, reflexiona acerca de un fallo reciente de la Suprema Corte respecto a un caso de supuesta trata de personas; tras la resolución muchos consideran que la ley contra la trata tiene ciertas deficiencias: “una serie de artículos periodísticos advirtieron a principios de agosto que la Suprema Corte de Justicia había declarado la pornografía como una forma de trata […] La información no era, en realidad, exacta. Lo que hizo la Primera Sala fue ratificar, en una votación de tres a dos, una sentencia en un juicio de amparo contra un grupo de trabajadores del Cadillac, un centro de baile erótico de la Ciudad de México, sentenciados a varios años de cárcel por trata de personas […] Los quejosos, empleados del local, señalaban que no presionaban a las mujeres a realizar bailes, y mucho menos a tener relaciones sexuales, por lo que su trabajo ‘nunca constituyó el delito de trata de personas’ […] Los ministros examinaron la constitucionalidad de algunos artículos de la ley. El ponente, José Ramón Cossío, argumentó que la legislación no viola derechos constitucionales. Si bien las mujeres que realizaban bailes eróticos no estaban sometidas a presión, y realizaban su trabajo ‘por su propia voluntad y conveniencia’, el artículo 40 de la ley ‘es categórico en señalar que el consentimiento de las víctimas no excluye la responsabilidad -como causa de justificación- de los quejosos en la comisión del delito’. Los ministros determinaron que ‘los derechos humanos son irrenunciables’ por lo que el Estado puede proteger a una persona de ‘trata’ aun cuando no quiera ser protegida. Yo no comparto el fallo, pero el problema no está en los ministros que juzgaron la constitucionalidad de la ley, sino en una redacción legal que en vez de combatir la trata, esto es, la esclavización de seres humanos para que lleven a cabo actos que no desean realizar […] La Corte no tipificó la pornografía como un crimen, pero la Ley de Trata es una pésima legislación que atenta contra la libertad de cada persona para tomar sus decisiones morales. Si una persona no quiere ver pornografía o asistir a un espectáculo erótico, que no lo haga. Pero no podemos tener una ley que castiga a personas por trabajar en un lugar de espectáculo erótico o en un estudio de filmación de películas pornográficas. Las decisiones morales deben ser personales y no impuestas por la ley”.

Un escollo llamado Damián

En el Excélsior, Francisco Garfías, escribe acerca de la contienda interna en el Partido Acción Nacional por la dirigencia del partido, pero especialmente para frenar las aspiraciones de Damián Zepeda: “sigue atorado el Partido Acción Nacional en cuanto a la figura idónea para ocupar la jefatura nacional del partido durante el primer trienio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Garganta azul nos dice que ya sólo queda un escollo por superar para que se destrabe la negociación y se llegue a un consenso. Se llama Damián Zepeda […] El sonorense será senador pluri del azul por obra y gracia de Ricardo Anaya. Él lo puso en la lista. La bronca es que también lo dejó como presidente del Partido Acción Nacional para irse a la candidatura presidencial. Y desde ese privilegiado lugar, muy al estilo de su benefactor queretano, Zepeda trabaja para convertirse en coordinador de la bancada del partido en la Cámara alta. El gran problema es que tiene el veto de la Asamblea de Gobernadores de Acción Nacional, a la que pertenecen siete de los doce mandatarios estatales que aún conserva el partido. Los siete andan muy activos para evitar la designación de Damián a la cabeza del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional en el Senado. Ellos son Pancho Domínguez, Querétaro; Carlos Mendoza Davis, Baja California Sur; José Rosas Aispuro, Durango; Tony Gali Fayad, Puebla; Francisco Javier Cabeza de Vaca, Tamaulipas, Carlos Joaquín, Quintana Roo […] Zepeda, sin embargo, tiene los estatutos de su parte. El polémico sonorense está obligado a renunciar a la presidencia del Partido Acción Nacional para integrarse al grupo parlamentario. Prela en el cargo el secretario general, Marcelo Torres Cofiño. Los estatutos dicen que el jefe nacional del partido tiene la facultad de designar a los coordinadores en las cámaras, previa consulta de los respectivos grupos parlamentarios. Todos saben que el dedo de Marcelo apuntará hacia Damián. Otros aspirantes a la coordinación son Rafael Moreno Valle y Gustavo Madero”.

Cabildeos tempraneros

En Reforma, Templo Mayor, asegura que aún sin ser nombrado líder de la bancada morenista en el Senado, Ricardo Monreal ya ha comenzado a cabildear y a reunirse con los demás líderes parlamentarios: “el que anda muuuy activo tomando los trastos del Senado es Ricardo Monreal. Con todo y que falta que se concrete el trámite de que lo nombren coordinador parlamentario, ya empezó a ver la austeridad que viene con el resto de los partidos. Dicen que para plantearles su plan de recortes ya se reunió con Miguel Osorio Chong y Dante Delgado; hoy lo hará con Miguel Ángel Mancera y ya nomás quedará sentarse con el pastor panista”.

Los rostros del magisterio

En el Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “todo indica que de la Reforma Educativa, como la conocemos hasta ahora, poco quedará después del 2 de diciembre. En la revisión de la Reforma se espera la participación de los involucrados en la educación y a la cabeza los sindicatos. Seremos testigos de cómo se comporta el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, liderado por Juan Díaz de la Torre, y la reacción de sus profesores tras la libertad de la exdirigente Elba Esther Gordillo. ¿Seguirá al mando después de cinco años y medio en la cárcel? Veremos a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación luchando por echar abajo la Reforma y la postura del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, de Carlos Jonguitud, a cuyo sindicato le otorgaron de nuevo la toma de nota. Muy bien representados los docentes en esta reforma de la Reforma. La pregunta es: ¿con quién estarán, con el país o con el chantaje?”.

Los funerales de López Obrador

Jorge Zepeda Patterson escribe en El País acerca de la visión de López Obrador respecto a su papel como gobernante: “Para obligarnos a reflexionar sobre el significado de la vida, Epicuro sugería pensarnos a nosotros mismos en el momento de la muerte o, mejor aún, después de ella. De allí concluía que en realidad daba lo mismo: el universo podía continuar perfectamente sin nosotros, de la misma manera en que había existido antes de que llegásemos. El epitafio del filósofo griego lo dice todo: «no era, he sido, no soy, no me importa». (…) La reflexión es válida para el común de los mortales. (…) A muchos asusta este mesianismo histórico. El saldo que dejan los dirigentes que se conciben a sí mismos goznes de la vida de sus pueblos es de claroscuros. Incluye a un Gandhi pero también a un Hitler, a Napoleón o Ataturk. No sé si Andrés Manuel lo consiga, pero francamente agradezco el propósito. Los problemas en los que se ha metido el país en materia de corrupción e inseguridad obligan a repensar a la sociedad mexicana desde sus cimientos. En muchas regiones el tejido social simple y sencillamente se ha descosido. No solo porque los poderes salvajes han tomado el control de esos territorios sino también porque han terminado por penetrar en las estructuras institucionales de la vida nacional. El problema no solo reside en la pujanza imparable de los huachicoleros (perforadores clandestinos de ductos), en la propagación de las extorsiones a negocios o la omnipresencia de la piratería; es también, y sobre todo, que se trata de industrias ilícitas que operan en contubernio con las estructuras formales en una simbiosis que a ratos resulta imposible de imaginar disociada. Como hermanos siameses que han comenzado a compartir órganos vitales indivisibles. El sistema de justicia, las policías, no son entidades que hayan sido desalojadas por el crimen organizado; son parte constitutiva, orgánica, del fenómeno. (…) López Obrador quiere trascender a fuerza de pensar por fuera de la caja. Una pretensión que entraña riesgos, desde luego, pero también oportunidades de encarar los problemas desde otra perspectiva. Y resulta obvio que la atalaya desde la que se ha mirado la corrupción, la desigualdad o la inseguridad no ha rendido frutos. Habrá decepciones, ocurrencias impracticables, soluciones fallidas; pero también propuestas novedosas, entusiasmos refrescantes, aciertos inesperados. Sobre todo, hay esperanza. El nuevo presidente imagina su futuro en el panteón de bronce en el que yacen Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Francisco I. Madero o Lázaro Cárdenas. Ojalá lo consiga y no se convierta en un retrato más en la galería de presidentes insulsos que le darían la razón a Epicuro: no eran, fueron, no son, no importan”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print