Columna de columnas nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del martes 21 de agosto de 2018. Federalismo en la nueva alternancia: ¿México es y seguirá siendo una república federal? Y aquella instancia que surge desde 2002 llamada Conferencia Nacional de Gobernadores, la CONAGO ¿tendrá algo que decirle al nuevo gobierno?… La transición de “ciertopelo” y el respetado Enrique Peña. Los enemigos de la maestra…

Rayuela

“Habrá que darle el beneficio de la duda al papa Francisco, pero si las canalladas se repiten, las iglesias terminarán vaciándose”.

Federalismo en la nueva alternancia

Samuel Aguilar Solís, escribe en El Sol de Durango, sobre el nuevo pacto federal que se avecina: “¿México es y seguirá siendo una república federal? (…) Después de la elección del 1º de julio de 2018, las alarmas se prenden no solo en cambio en el sistema político, sino en el Pacto Federal. En lo que respecta al sistema político, el Presidente electo que entrará en funciones a partir del 1º de diciembre ha alcanzado una victoria histórica, con un margen de cerca del 31 por ciento con respecto a su principal competidor, pero además, cuenta con la mayoría en el Congreso Federal y también en más de 19 Congresos Locales, y los partidos de oposición se encuentran divididos, disminuidos en cuanto a número pero también en cuanto a apoyo ciudadano y digamos “reputación”. Ante ello, los gobernadores, aquellos que desde el sexenio de Miguel de la Madrid encontraron mayores responsabilidades pero también mayores recursos presupuestales con potestades tributarias para los municipios, se encuentran también sumidos en el descrédito, en deudas públicas impagables, en escándalos de corrupción y sin la “autoridad” para hacer frente a la ofensiva que ha lanzado el nuevo gobierno de la alternancia. Las alarmas se prenden no solo por el poder que Andrés Manuel López Obrador ha obtenido en números en la pasada elección, sino en la creación de un poder paralelo a los gobernadores en las entidades llamados Coordinadores Estatales, quienes, de acuerdo a las declaraciones, habrán de sustituir a los Delegados Federales de las distintas dependencias y habrán de coordinar los programas de desarrollo, generando un intermediario entre la federación y los estados. Sobra decir que el perfil partidista de los coordinadores estatales preocupa además de atentar en contra del funcionamiento de la administración pública, de la gobernanza y también en cuanto a la rendición de cuentas de estas estructuras espejo que no reportarán más que a su jefe político, la pregunta que surge es ¿serán los coordinadores estatales operadores políticos? dado que no son 32, éstos son los estatales, pero casi 300 delegados serán desplegados en las regiones, que “casualmente” ese territorio es un distrito federal. Aunado a lo anterior, el anuncio de las compras consolidadas a nivel federal mermará la economía regional aunque si bien ganando en cuanto a ahorros y buscando evitar actos de corrupción hace suponer también un “federalismo” disminuido, y una depresión en las economías locales por este motivo. Y por último, las declaraciones de legisladores electos de Morena que aseguran la creación de una Comisión Bicameral en la cual se prohíba el endeudamiento de los Estados, siendo esto facultad de los Congresos Locales de aprobar, pero desde ahora buscando minar las facultades de la soberanía estatal. La tentación de centralizar las facultades, tributarias, políticas, administrativas, etc. ha estado desde la época de nuestro nacimiento como nación independiente, y los poderes subnacionales desde entonces han luchado por mantener su soberanía, lo que ha forjado el actual federalismo ¿pero estamos ahora de nueva cuenta ante la búsqueda centralista y del poder unipersonal? Y aquella instancia que surge desde 2002 llamada Conferencia Nacional de Gobernadores, la CONAGO ¿tendrá algo que decirle al nuevo gobierno?”.

El respetado Enrique Peña

Julio Hernández López, en La Jornada, escribe sobre el encuentro AMLO-Peña en Palacio Nacional: “Fue un ejercicio de diplomacia de ambas partes. Andrés Manuel López Obrador no se quedó sin decir lo que le era necesario, pero no aceró el verbo ni se excedió en ese encuentro, de evidente asimetría política, entre el crecido presidente electo y un Enrique Peña Nieto cada vez más disminuido. El mexiquense, por su parte, aguantó vara, defendió sus políticas y reformas, pero sin vehemencia ni ánimo litigioso, aceptador ya de los nuevos tiempos, que no son de él. Contraste gráfico sin atenuantes: de un lado, el gabinete de Peña Nieto, caracterizada la actual administración como una de las más corruptas e ineficaces (de ahí la aplastante votación contra el PRI el pasado primero de julio), con personajes absolutamente impresentables, como el secretario de Comunicaciones y Transportes (Gerardo Ruiz Esparza) o el encargado de la Procuraduría General de la República (Alberto Elías Beltrán), por citar sólo dos botones de muestra. A un lado, el gabinete que entrará en funciones el próximo primero de diciembre, pero que ya está inmerso en un proceso de transferencia de poderes que parece sumamente terso, acaramelado en ocasiones”.

Los enemigos de la maestra

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero sobre la reaparición de la maestra en la escena pública: “Elba Esther Gordillo reapareció este lunes en público por primera vez desde febrero de 2013, cuando fue capturada por un comando especial de la Marina en el aeropuerto de Toluca, y se declaró, con su exoneración judicial en la mano, inocente y víctima de acusaciones falsas. La maestra estaba aquél febrero en San Diego y viajaría a Guadalajara para una reunión con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, pero hizo escala en Toluca a petición del entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien le dijo que quería cenar con ella para platicar. Cuando los comandos de la Marina la encañonaron, cayó en la cuenta de la trampa. Videgaray, con quien no tenía una relación fácil, es uno de los enemigos con quien tiene facturas por cobrar. Pero aquella celada no es la razón central de su animadversión con Videgaray, sino su papel central en la reforma educativa, al considerarlo su arquitecto, aunque sin restarle responsabilidad a Aurelio Nuño, a quien el entonces presidente electo, Enrique Peña Nieto, le encargó la elaboración del anteproyecto de la reforma educativa. Según allegados de la maestra, Nuño no tenía vida propia, sino era dependiente del exsecretario de Hacienda. (…) la posición que siempre mantuvo (…) era que no se oponía a la reforma educativa, sino a cómo la pensaban implementar. La evaluación de los maestros no debía ser el punto de partida, sino el destino, y una verdadera reforma no debía circunscribirse a la parte administrativa, como inicialmente se enfatizó. (…) Gordillo todavía está muy lastimada por Peña Nieto, pero no se encuentra en la primera parte de la lista de sus desafectos. Videgaray y Nuño la encabezan, pero muy cerca se encuentra Osorio Chong… (…) Hay cosas que no perdona Gordillo, como las traiciones. Bajo ese tamiz, Osorio Chong la traicionó, al igual que Videgaray, que le tendió la trampa, y Peña Nieto, para quien trabajó en la campaña y con quien desarrolló una cercana relación personal, pero luego la encarceló. En el cajón de los traidores, la maestra ubica también a Juan Díaz, quien la sustituyó en la presidencia del sindicato y que era la persona en la que había pensado como su relevo, y a Luis Castro, el presidente de Nueva Alianza, el partido que fundó, que tuvo fuertes choques con su hija Mónica. Con Nuño y con Enrique Ochoa, el exlíder del PRI que fue quien redactó buena parte de la reforma educativa, incluido el punto donde se le quita el control de las plazas magisteriales al sindicato, los agravios son políticos por la forma como se comportaron en las negociaciones con su yerno González. Por esto último sonaron más fuerte sus afirmaciones este lunes, cuando reapareció ante la opinión pública en un salón atiborrado de prensa y simpatizantes. “Recuperé la libertad y la reforma educativa se ha derrumbado”, exclamó. En ese sentido, es justicia poética para ella, después de lo que describió como “una persecución con mentiras”. Los jueces le dieron la razón jurídica. La rebelión contra la reforma educativa le dio la razón política. La vida continúa, dijo la maestra en su mensaje del lunes. Pero esa vida no será igual para todos. Sus enemigos lo saben”.

Elba

Carlos Puig, en Milenio hace un balance de los mensajes de Elba Esther: “Recuperé la libertad y la reforma educativa se ha derrumbado”. Ah, la vanidad. Ah, la manera de hacer buenas frases. Elba está de vuelta, nadie lo puede dudar. ¿Para qué? ¿Adónde? ¿Cómo? ¿Qué habrá aprendido Elba Esther en estos años? ¿Qué habrá aprendido el gobierno? Sus primeras frases de ayer parecen indicar que aprendió que no debe andar el camino que la llevó a la cárcel. Les habló ayer sobre todo a los maestros: “Hoy esta guerrera está en paz, y a las maestras y los maestros de México a ellos les ofrezco una disculpa. Lamento que hayan sido sometidos a una persecución política y mediática que tenía por objeto atomizar su organización y destruir sus conquistas laborales”. “Deseo que este momento marque el futuro de mi vida, el de mis anhelos y mis esperanzas. Esta etapa de encierro fue también de un duro y profundo aprendizaje. Sin duda cambié, cambiamos todos, cambió el país. La dura prueba a la que fui sometida golpeó también a mi familia. Sin embargo, no sufrí sola. También sufrieron las maestras y los maestros de México”. El destino de Elba lo marcó cuando quiso pasar de líder sindical a política electoral haciendo política pública. En el PRI se dieron cuenta y la defenestraron pronto. El panismo en el poder se casó con ella por razones que poco tenían con la educación y ella se avorazó. El peñanietismo la castigó con fiereza. Dijo ayer: “Lamento que fuéramos un blanco fácil, un chivo expiatorio al que se le culpó de todo”, pero si alguien convirtió al sindicato en un blanco fácil, fue la maestra, no solo por sus excesos y frivolidades, sino sobre todo por su ambición política. Ella se puso ahí y ahí puso al sindicato. Y es por el sindicato que parece quiere regresar: “El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación ha vivido una larga y compleja historia, pero nunca, nunca antes se había enfrentado a la autodestrucción como resultado de la abyección”. Eso, será decisión de los maestros sindicalizados. Allá ellos, es su derecho tener de líder a quien quieran tener, darle el dinero que quiera tener. El dato más importante de todo el juicio de Elba Esther es que el sindicato nunca la denunció. Por algo sería”.

Costos preliminares de la Cuarta Transformación

Héctor Aguilar Camín escribe en Milenio sobre los compromisos y promesas que hasta ahora suma el gobierno entrante: “Es difícil medir en dinero el tamaño de los compromisos hechos hasta ahora por el gobierno de la Cuarta Transformación. Cifras de inversión y de ingresos se traslapan, el Presidente electo suma en cada discurso nuevos compromisos, que implican nuevos gastos, pero la cifra de los ingresos se mantiene fundamentalmente igual: Todo vendrá de los mismos 500 mil millones ahorrados en el presupuesto federal, mediante la austeridad burocrática, la anticorrupción y el descuento de ingresos para los gobiernos estatales. Pedí a un editor de Nexos, ducho en cuestiones financieras y en el seguimiento de los ascendentes compromisos del nuevo gobierno, que hiciera un cruce de promesas contra ingresos requeridos para cumplirlas. Su informe preliminar, muy aproximado pues no hay cifras precisas, es que el total de compromisos de gasto del nuevo gobierno no es el de los 500 mil millones originales, sino de 1 billón 197 mil millones. Dos veces y media más. Cada declaración del presidente electo dispara la cuenta. Solo por vía de ejemplo cito algunas de las cosas añadidas en los días que corren. La descentralización del gobierno federal podría costar, a lo largo del sexenio, 127 mil millones de pesos: 12 mil millones por año. La condonación de pagos que el Presidente electo hizo a un grupo de resistentes a pagar las tarifas de la Comisión Federal de Electricidad, podría costar 43 mil millones de pesos a la compañía. Las becas de 10 mil pesos anuales a jóvenes que están en el nivel medio superior para que puedan seguir estudiando y entren a las universidades podrían costar 35 mil millones al año. La construcción del Tren Maya en el Sureste puede costar 150 mil millones. La Cuarta Transformación está desbordada en promesas de inversión y corta en dinero para cumplir. El nuevo gobierno quiere gastar mucho y tiene poco. La contradicción solo puede resolverse de dos modos: o el nuevo gobierno baja promesas o sube sus ingresos. No hay cómo hacer esto último sin incurrir en déficit o endeudarse, las dos cosas que el nuevo gobierno ha prometido no hacer.

Elba Esther regresa… hasta con prompter presidencial

En El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe sobre la maestra lo siguiente: “la Maestra Elba Esther Gordillo hizo retroceder el tiempo: Después de casi cinco años y medio tras las rejas dijo que ella había cambiado, pero su retórica fue la misma de los últimos treinta años. Dijo que el país había cambiado, pero siguió comportándose como la añeja política que todo mundo conoce. Dijo que ya no tiene obsesiones, odios ni rencores, pero sus doce minutos de discurso fueron un rosario de obsesiones, odios y rencores: contra el gobierno federal, contra quienes impulsaron la reforma educativa, contra quienes la traicionaron, contra los dirigentes del sindicato de maestros que quedaron en su lugar, contra los medios de comunicación que reportaron su estilo de vida. No me parece casual que Elba Esther Gordillo haya escogido el lunes 20 de agosto para su reaparición pública. Es el regreso a clases y ella lo quiso dejar claro: está de regreso. No sólo eso: jugó con el próximo Presidente de México y ganó, está libre y la reforma educativa está por aterrizar en el basurero”.

Transmisión de Elba se “cae” de facebook

En el diario Reforma, Templo Mayor, asegura que: algo muy extraño pasó en la conferencia de Elba Esther Gordillo y no fue sólo su sorprendente lozanía y buena apariencia tras cinco años de encierro y una supuesta enfermedad. Resulta que el mensaje era transmitido vía Facebook y ya había alcanzado a más de 150 mil personas cuando, misteriosamente, fue suspendido por la propia red social. Los cercanos a la maestra se preguntan qué poderosa mano le dio “no me gusta” a la transmisión y la sacó del aire”.

Comportamiento de lujo

El día de ayer inició oficialmente el proceso de transmisión de poderes en México con una reunión entre los gabinetes del actual Presidente Enrique Peña Nieto y el del Presidente electo Andrés Manuel López Obrador. En Milenio, Carlos Marín, escribe que: luego de medio año de incertidumbre económica y turbulencias políticas, la insólita conferencia que ofrecieron ayer los Presidentes en funciones y electo es quizás el más confiable signo de los tiempos venideros, pero no únicamente para imaginar que la transición continuará siendo tersa, sino para intuir que en el futuro gobierno privará la sensatez frente a los arrebatos. De cara a la nación, Peña Nieto y López Obrador hablaron con evidente franqueza, y ninguno cayó en la tentación de ensuciar el acto desbordando sus profundas, excluyentes e irreconciliables diferencias. Ni siquiera las alusiones que tuvieron que hacer a temas que los contraponen radicalmente los hicieron tropezar. De tarea se queda el interlineado de uno de los puntos que abordaron, el de la reforma educativa, que para Peña Nieto es la principal de su sexenio pero que tanto ha descalificado el próximo Presidente, y la penosa coincidencia en combatirla de un par de viejos adversarios que solían pelearse a muerte: la impresentable facción magisterial de la CNTE y la rediviva profesora Elba Esther Gordillo… “.

Ejemplar

Sobre la reunión en el Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “es digno para las vitrinas de la democracia lo que sucede en México. Enrique Peña Nieto, primer mandatario, y Andrés Manuel López Obrador, Presidente electo, pusieron en marcha la transición de gobierno al encabezar la primera reunión de los gabinetes, entrante y saliente, en Palacio Nacional. Un encuentro inédito, pues nunca antes, “a estas alturas de la transición, se tuvieron ya definidos a quienes serán los titulares de las dependencias gubernamentales de la Administración Pública Federal”, comentó el Presidente. Y sí, a todos sorprende la velocidad con la que se han dado los acontecimientos en las semanas recientes. López Obrador destacó que el proceso de transición surge de un proceso electoral democrático. Y de ahí el respeto de la transición. El país cambia ante nuestros ojos. No hay duda”.

De lo prometido a lo posible

Sobre las promesas de AMLO en lo referente a la recaudación de impuestos, en el Excélsior, Pascal Beltrán del Río, escribe que: “de mantenerse la promesa del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de no aumentar los impuestos y no adquirir nuevos empréstitos, la implementación de los proyectos que él y su equipo han anunciado no sólo deberá constreñirse a la proyección de los ingresos fiscales para 2019, sino también al creciente gasto público en tres rubros: deuda, salud y pensiones. No hacerlo podría exponer al país a fuertes sacudidas dado el entorno económico mundial. No lo digo yo, sino los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México, quienes, en su reunión del pasado 1 de agosto[…]. De acuerdo con la minuta del encuentro, algunos de los asistentes ‘señalaron que en los próximos meses un elemento crucial para la preservación de una política macroeconómica sólida serán las acciones en materia de finanzas públicas que anuncie y lleve a cabo la próxima administración federal’, como ‘disipar posibles dudas sobre la congruencia entre algunas de las iniciativas contempladas y el fortalecimiento de la posición fiscal’. La razón de estos planteamientos –agrega la minuta de la reunión en Banxico– son ‘las posibles presiones derivadas del gasto público en distintos rubros como los pagos de pensiones, el gasto en salud y el costo financiero de la deuda’ […]. Entre 2013 y 2018, el gasto en salud pasó de 443 mil 729 millones a 564 mil 313 millones de pesos. Por su parte, el gasto en pensiones se ha incrementado en el mismo lapso de 408 mil millones de pesos a alrededor de 800 mil millones este año […]. No está claro si López Obrador y sus colaboradores sabían de las implicaciones de esa y otras promesas cuando las presentaron en campaña. Lo cierto es que el encogimiento de la cobija presupuestal no era tema de sus discursos como tampoco lo era de los de los demás candidatos. Hoy, al margen de promesas, debe hablarse con claridad de lo que es posible y lo que no, como han pedido los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México. Insistir en propuestas de campaña irrealizables financieramente podría, como dicen ellos, mandar una señal a los mercados de que no se pretende cumplir con la preservación de fundamentos macroeconómicos sólidos. La Federación quizá tendrá que aplicar medidas como las de los gobiernos de los estados, que ya gastan más del doble en el pago de la deuda que en inversión productiva, como revela la información publicada ayer en Excélsior”.

Morena aconseja al PRI

En El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “ayer se vio desayunando muy amenamente a quien se perfila como el próximo líder del Senado, el morenista Ricardo Monreal, y al ex candidato del PRI a la Presidencia de la República, José Antonio Meade. Pero más allá del encuentro lo que llamó la atención de algunos comensales que estuvieron cerca fue que, entre otras cosas, hablaron del proceso de renovación de la dirigencia del PRI, que hoy se llevará a cabo. Nos dicen quienes alcanzaron a escuchar la conversación que don Ricardo le pedía a Meade que se involucrara en ese proceso del tricolor, en el que él podría ser una pieza fundamental. Don Ricardo, por lo que se ve, está sacando a relucir su largo colmillo político y tal parece que ya busca incidir en otros partidos ahora que Morena es la primera fuerza política en el país”.

El futuro de Morena

Arturo Rodríguez Garcia, en la revista Proceso, escribe sobre lo que viene para Morena como fuerza política: “Es claro que el partido Morena fue creado como una plataforma que permitiera a Andrés Manuel López Obrador mantenerse vigente en la vida pública y tener una vía para buscar, por tercera ocasión, la Presidencia de la República. (…) El arribo de políticos profesionales con formas y fondos de otras tradiciones de participación, frente a los entusiastas ciudadanos amlistas, platea la mayor interrogante sobre el tipo de partido en que se convertirá Morena: si dejará de ser la plataforma que llevaría a López Obrador a la Presidencia para ser competitivo por sí mismo en otras elecciones, o si dio de sí cuando cumplió su objetivo. Un anticipo de eso, está en el perfil político de los llamados “superdelegados” o coordinadores en entidades federativas y regiones, pues entre ellos son muchos los ahora exdirigentes de Morena y los que aspiran a gobernar una entidad, por lo que se hace irremediable concluir que se tratará de una nueva estructura corporativa con objeto electoral, bajo control presidencial”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print