Columna de columnas nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del lunes 16 de abril de 2018. Violencia política como recurso: Hasta ahora, la delantera de López Obrador no ha podido ser frenada o reducida en grados notables mediante maniobras políticas o mediáticas; ante ello, el recurso de la violencia política pareciera estar al final de los anaqueles de quienes hoy ejercen el poder en sus diversas variantes. Ultimátum a Meade: Focos rojos en el PRI, las cúpulas de su partido y del gobierno le han fijado una especie de ‘ultimátum’ ante su nulo crecimiento y hasta un descenso en las encuestas conocidas de los últimos días

Rayuela

Desde el incidente provocado en el golfo de Tonkín hasta la declarada guerra a Irak, Washington siempre ha mentido para justificar sus crímenes.

Violencia política como recurso

Julio Hernández López, escribe en La Jornada que la violencia (no sólo verbal) va subiendo de tono: “Y polémicas organizaciones sociales han aparecido en escena: el movimiento antorchista (Antorcha Campesina, su ramal más conocido) y el movimiento oaxaqueño de profesores disidentes. A la primera agrupación, el ya virtualmente priísta José Antonio Meade la ha exhortado a frenar a Andrés Manuel López Obrador; éste, a su vez, ha sido acusado por Meade de ser el animador y alimentador de la intolerancia de ciertos grupos de trabajadores de la educación. Los escenarios de la evolución violenta también son preocupantes: el estado de México (con Alfredo del Mazo como actual gerente), con el antorchismo aliado al gobierno priísta dinástico, y Oaxaca, con el muratismo especializado en simulaciones y escalamiento de conflictos. El reciente giro en ascenso de esa violencia electoral apenas velada ha descompuesto los cuidados perfiles de los dos contendientes principales: Andrés Manuel López Obrador no ha querido dar una respuesta formal y precisa respecto de los graves señalamientos priístas en su contra por los sucesos violentos de Oaxaca (donde cetemistas y miembros de la sección 22 se enfrentaron y luego cruzaron acusaciones dando cada cual al otro como provocador) y, por el contrario, ha optado por el tono chabacano, forzando rimas al motejar al tecnócrata Meade como una ternurita a la cual instó a apurarse porque le va a ganar Margarita (Zavala). El pentasecretario, por su parte, tuiteó este domingo: Espero que ahora que pierdas por tercera vez, no pierdas el buen humor, Andrés. #AndrésPerderásOtraVez. Suele advertirse de la condición preparatoria de la violencia verbal hacia la física. México es un país altamente violento y, en ese encuadre, el proceso electoral ha ido mostrando las evidencias de esa realidad, en particular por cuanto al asesinato de funcionarios, políticos y candidatos. Ayer mismo fue ejecutado el presidente de un pequeño municipio jalisciense, quien pretendía buscar la continuidad en el cargo. Este año se han conocido, más que nunca, renuncias y denuncias de ciudadanos encaminados a buscar cargos políticos, los cuales fueron amenazados por grupos criminales para que desistieran de esos propósitos. Hasta ahora, la delantera de López Obrador no ha podido ser frenada o reducida en grados notables mediante maniobras políticas o mediáticas. Defectos, errores e incongruencias del tabasqueño y de Morena han resultado minucias absolutamente digeribles por el cuerpo social hastiado de los terribles excesos de los adversarios políticos del sedimento de cambio que, aun en el peor de los casos, ofrecería ese lopezobradorismo, cuyo blindaje parecería ponerlo a salvo de cuanta treta y suciedad política le pudiera ser lanzada a lo largo de los próximos dos meses y medio. El recurso de la violencia política pareciera estar al final de los anaqueles de quienes hoy ejercen el poder en sus diversas variantes. Una de las opciones de quienes ven un competidor con tal ventaja sería impedir que se cumpla el itinerario, provocar las condiciones adecuadas para que el concurso no pueda cumplirse y, en todo caso, propiciar su reorganización, con nuevas reglas y en distintas condiciones. Desde luego, existe y subsiste la tentación drástica de complicar todo de tal manera que pueda darse como ganador al rezagado, en un golpe electoral que vaya más allá de lo sucedido recientemente en Coahuila y en el Estado de México”.

Ultimátum a Meade

Desde que inició su precandidatura José Antonio Meade ha estado en el tercer lugar de las encuestas de preferencia electoral, y una vez arracadas formalmente las campañas no ha conseguido remontar. Este hecho ha encendido focos rojos en el PRI, que ya ha dado un ultimátum al ex secretario de hacienda. Al respecto en El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “al arrancar la tercera semana de las campañas presidenciales, al candidato del PRI, José Antonio Meade, las cúpulas de su partido y del gobierno le han fijado una especie de ‘ultimátum’ ante su nulo crecimiento y hasta un descenso en las encuestas conocidas de los últimos días: si Meade no sale del primer debate presidencial, del próximo domingo 22 de abril, con un triunfo claro que se refleje en un crecimiento y reposicionamiento inmediato en las encuestas, entonces los grupos de poder que lo apoyan y que impulsaron su candidatura comenzarían a revisar ‘escenarios alternos’. Y ya se escucha hablar, entre esas ‘alternativas’, desde una posible sustitución del candidato, por otro abanderado de su partido, hasta una negociación política[…] con el segundo lugar (Ricardo Anaya Cortés, candidato de Por México al Frente) como un último y desesperado recurso para enfrentar y tratar de alcanzar al puntero, hasta ahora imparable, Andrés Manuel López Obrador. La delicada versión surgió este fin de semana en las cúpulas del priísmo y llegó hasta la sede nacional del PRI, donde se afirma que tras los resultados negativos para el abanderado priísta en las últimas encuestas que midieron ya los primeros días de la campaña formal […]. Pero lo que prendió los ‘focos rojos’ en las oficinas políticas del actual régimen y los llevó a pensar en darle un ‘ultimátum’ al candidato oficial, es que los mismos sondeos internos […] no marcan una mejoría al cumplirse las dos primeras semanas de campaña […]. Así es que esta semana será clave y puede ser decisiva para José Antonio Meade Kuribreña y su candidatura. Un buen debate y sobre todo post-debate que lo haga ver como ganador de la primera confrontación verbal con sus contrincantes, podría ser su última oportunidad y el tanque de oxígeno que lo mantenga como abanderado del PRI-PVEM-Panal. Un desempeño gris o que no logre el impacto esperado en el primer debate oficial del INE, le daría los argumentos a quienes, desde adentro del grupo en el poder, han empezado a pedir la búsqueda de ‘alternativas urgentes’ para evitar no sólo la derrota sino la debacle que se puede venir para el partido gobernante”.

TUCAMLO

Leo Zuckermann escribe en Excélsior respecto de la ventaja de López Obrador y sus rivales: “Comencemos con los números. De acuerdo con el Modelo Poll of Polls de oraculus.mx, cuya última actualización se realizó con la más reciente encuesta publicada por El Universal, si las elecciones fueran el día de hoy, López Obrador tendría el 43% de las intenciones de voto efectivas (descontando la “no respuesta” a la pregunta electoral). En segundo lugar estaría Anaya, con el 29%; en tercero Meade, con 23%, y en cuarto Zavala, con el 6%. En el nuevo modelo de pronóstico de oraculus.mx, con base en el Poll of Poll, calibrándolo con datos de elecciones pasada, si las elecciones se llevaran a cabo hoy, AMLO tendría un 92% de ganarlas, Anaya un 7% y Meade un 1%. Conclusión: A 76 días de la jornada electoral, López Obrador está muy fuerte. Le lleva catorce puntos porcentuales a Anaya y 20 a Meade. En oraculus.mx gráficamente pueden observarse los dos momentos que ha tenido esta campaña. Entre noviembre y febrero, López Obrador iba arriba. El segundo lugar se lo disputaban Anaya y Meade; el primero iba ligeramente arriba del segundo. En enero, sin embargo, Anaya comenzó a despegarse y crecer. Tenía una clara tendencia al alza. Fue, entonces, que el gobierno de Peña y el PRI comenzaron a atacarlo con lo de la compra de un terreno que luego vendió como nave industrial, logrando un importante rendimiento. Apareció la noticia de que la PGR lo estaba investigando por un presunto delito de lavado de dinero. Amenazado, Anaya contraatacó prometiendo que, de ganar, metería a la cárcel a los miembros del gobierno actual que hubieran cometido actos de corrupción, incluyendo al presidente Peña. Comenzó, así, el segundo tiempo de lo que llevamos en esta contienda. El ataque en contra de Anaya funcionó para detener su crecimiento. No obstante, la ganancia no la capitalizó Meade, quien desde enero se mantuvo estancado. El beneficiario de la disputa por el segundo lugar fue López Obrador. A mediados de febrero tenía el 38% de las preferencias efectivas. Hoy tiene el 43%. Ganó cinco puntos porcentuales. Es tan grande la diferencia entre López Obrador y los demás, que ya dejaron de aplicar, me parece, argumentos como el del “voto útil”, la idea de que, hacia el final de la contienda, un candidato será percibido como el que pueda ganarle a López Obrador y habrá, por tanto, un cambio masivo de votos estratégicos. La brecha actual a favor de AMLO es tan amplia que ya no hay “voto útil” suficiente para alcanzarlo y rebasarlo. Haciendo un análisis frío de los números, creo que la única manera de ganarle a López Obrador es si sus adversarios se ponen de acuerdo y suman esfuerzos para bajarlo del Olimpo en el que actualmente se encuentra. Aunque suene tautológico, AMLO va ganando por la división de los otros tres candidatos (no incluyo a El Bronco porque no tenemos números de dónde se encuentra ahora que volvieron a encartarlo en la boleta). López Obrador tiene el 43% de las intenciones de voto. La suma de Anaya, Meade y Margarita es de 57%. Si se unieran los tres candidatos, le ganarían a AMLO. Mientras sigan peleándose entre ellos, no hay manera de hacerlo. Lo que aquí se requiere es un TUCAMLO —“Todos Unidos Contra AMLO”— para hacerle mella a la gran ventaja que trae el tabasqueño”.

Genaro rompe el silencio

Raymundo Rivapalacio escribe sobre las recientes declaraciones de Genaro García Luna: “Después de más de cinco años de silencio, Genaro García Luna finalmente habló públicamente. El controvertido secretario de Seguridad Pública federal en el gobierno de Felipe Calderón reapareció en una entrevista transmitida este domingo en El Financiero/Bloomberg, a propósito de un nuevo libro que será distribuido a partir de hoy a través de las diversas plataformas del diario. Salió de México fuertemente criticado por el alto costo de vidas en la lucha contra el crimen organizado, que en 2013, en el comparativo de aprobación presidencial, tenía a Calderón con 80% de rechazo, contra 20% del entrante Enrique Peña Nieto. Cincuenta meses después, los porcentajes se invirtieron por una razón objetiva: la tasa de homicidios dolosos en ese periodo superó en 23% la alcanzada en los 72 meses del sexenio de Calderón. En su libro, García Luna explica que fue resultado de la involución en la política de seguridad pública, eufemismo del desastre que se sigue viviendo en la administración peñista. García Luna detalla los porqués del colapso de la seguridad pública en el gobierno. “No se pueden entender las dimensiones, la naturaleza y el poder de fuego del crimen organizado en México, si no se examina el raquitismo de las instituciones del Estado”, escribió en el prólogo Tony Payán, director del Centro México del Instituto Baker de Política Pública de la Universidad de Rice. “Es la desnutrición institucional del Estado mexicano lo que justamente abre espacios al quebrantamiento de la ley, habilita a los delincuentes con impunidad, crea las condiciones para su crecimiento y alienta así la evolución del crimen organizado hasta alcanzar la potencia que tiene hoy. Los delincuentes olfatean la debilidad del Estado, como un tiburón percibe un tiño de sangre en el agua”. (…) Al llegar al poder en 2012 tiraron todo a la basura, a partir de un diagnóstico primitivo: hay un conflicto en el gabinete de Calderón que no permite la coordinación; la violencia es porque se combate al crimen organizado. Por tanto, la clave era la coordinación y dejar de combatir al narcotráfico durante ocho meses. (…) Se desmantelaron los sistemas de interconexión de telecomunicaciones de Plataforma México con todos sus bancos de datos e inteligencia para combatir criminales. Se dejó de invertir en mejorar las estructuras y capacidades de la Policía Federal y en tecnología –la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán es el mejor ejemplo del daño al Estado que provocó esa negligencia–, y de evaluar a las policías municipales y los controles de confianza se aplazaron durante dos años. “En el marco de esta involución de la seguridad y del abandono de la conducción institucional del gobierno en las tareas de seguridad pública”, argumenta García Luna, se institucionalizaron las autodefensas. “En un esquema sin precedentes, el gobierno mexicano renunció a su obligación constitucional de garantizar la seguridad a los mexicanos”, afirma. El colapso de la seguridad pública contribuyó de manera importante al colapso del gobierno peñista. (…) El diseño peñista provocó un rebote en 2015, que cada mes, en el acumulado de homicidios dolosos, alcanza máximos históricos que no se ve cómo puedan controlarse. Lo pomposo de la declaración de los responsables de la seguridad al principio de sexenio, de terminar la violencia en 90 días, se convirtió en la pesadilla que acompañará para siempre el recuerdo de Peña Nieto”.

El tribunal de las dudas

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación volvió a quedar mal parado ante la sociedad al aprobar la candidatura presidencial independiente de Jaime Rodríguez. En el Reforma, Juan E. Pardinas, escribe que: “para funcionar y subsistir, toda democracia necesita ciertos niveles mínimos de vergüenza. Estas dosis elementales de pudor son riendas y frenos que contienen las acciones de individuos e instituciones. […]. Una ley es una aproximación de las expectativas de conducta de los ciudadanos y las autoridades. ¿Qué sucede cuando el Tribunal encargado de interpretar la ley electoral se vuelve un motivo de vergüenza? […]. La sentencia que resucitó al Bronco ha validado las trampas como un método para obtener un espacio en la boleta presidencial. […]. El socavón de la desconfianza donde se encuentra el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación no se abrió súbitamente la semana pasada. Ese agujero es una contrahechura que se empezó a perforar desde hace dos años, con la activa contribución de los poderes de la Unión. En octubre de 2016, el Senado se abocó a la tarea de nombrar a los siete magistrados que integran al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Una vez designados, los senadores decidieron ampliarles el plazo de permanencia en el cargo a cuatro de ellos. A los dos magistrados que originalmente fueron aprobados por tres años se les dio una extensión a siete. El otro par de juzgadores pasó de seis a ocho años. […]. Si se quería dar un mayor horizonte de continuidad institucional al trabajo del Tribunal, lo más aseado y conveniente hubiera sido cambiar primero la Ley Orgánica y luego designar a los favorecidos con la extensión del periodo. El orden de los factores sí afecta la pulcritud de los procesos o el cochinero de las cosas. […]. Los magistrados electorales beneficiados por el enredo tuvieron que protestar dos veces, primero para asumir el cargo y después por el tiempo de compensación que les regalaron los partidos en el Congreso. Tres de los cuatro magistrados que recibieron la ampliación de su plazo, con beneplácito del Congreso y la Corte, se hicieron de la vista gorda frente a las trampas que usó El Bronco para obtener las firmas. Ya hay voces que piden juicio político en contra de los integrantes de este tribunal de suspicacias. La credibilidad de este órgano era uno de los asideros de la gobernabilidad el día de la elección y, sobre todo, en los días y semanas subsecuentes. El infierno de las instituciones no es un incendio remoto, enardecido por la retórica de un demagogo en campaña. En la Divina Comedia, el averno imaginado por Dante es una espiral con nueve círculos. Con decisiones como las que arriba se describen, algunas instituciones mexicanas ya van más abajo del primer sótano. […]”.

Cantinflas en Bucareli

Jorge G. Castañeda escribe en El Financiero que: “La semana pasada, la Secretaría de Gobernación emitió un boletín inusual. A varios amigos y colegas interesados en los asuntos internacionales nos pareció a tal grado inverosímil, que opté por revisar la página web de la Segob para cerciorarme que, en efecto, se trataba de un auténtico documento de Bucareli. No está en el sitio, pero sí en múltiples publicaciones. La nota de prensa dice así: “Cancillería analiza suspender cooperación migratoria con Estados Unidos: “El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, reveló que la Cancillería analiza la propuesta del Senado para suspender la cooperación migratoria y de seguridad con Estados Unidos, y que se llamó a consulta a la embajadora Roberta Jacobson. Además, recordó que con Estados Unidos hay acuerdos de seguridad fronteriza que incluyen evitar el tráfico de armas hacia México. El Senado nos ha hecho una propuesta concreta por unanimidad, que está analizando la Cancillería, y, desde luego, frente a otras expresiones, la Cancillería el día de ayer llamó a consulta a la embajadora, que es un mecanismo diplomático que se tiene, para que exprese casos concretos donde haya, supuestamente ha habido, violaciones a personas hondureñas, como es parte del discurso agresivo, y señalar con mucha claridad el rechazo”. En conferencia de prensa en Coahuila, Navarrete Prida aseguró que las “actitudes verbales” del presidente de ese país “no se han traducido por parte del gobierno norteamericano en un hecho concreto, como no sea el anuncio de la Guardia Nacional que ya ha ocurrido en otros años”. Digno de Cantinflas cuando hablaba bien. Para empezar –y no es lo más importante– a los embajadores los suele llamar a consulta su propio gobierno. Si se quería llamar a consulta a alguien, era más bien a Gerónimo Gutiérrez, nuestro excelente embajador en Washington. A Roberta Jacobson, embajadora de Estados Unidos en México hasta el 5 de mayo –y excelente emisaria también– se le entrega, en su caso, una nota formal de protesta –escrita o verbal, así se dice– o se le convoca a la Cancillería para pedirle explicaciones sobre la conducta de su gobierno. En segundo término, no entiendo qué hace Gobernación explicando a quien llama –o no llama– la Cancillería. Los diferendos entre la SRE y la Segob (o Hacienda) son seculares, desde luego, pero es incomprensible la lógica según la cual el canciller más poderoso en años informe de las actividades de sus colaboradores a través de Bucareli. Se trata de una explicación inexplicable. Pero, sobre todo, el contenido es incomprensible. ¿Cuáles son “las violaciones a personas hondureñas”? ¿Violaciones físicas a las mujeres, como dijo Trump? ¿Violaciones de los derechos humanos de los migrantes hondureños en México, como decimos muchos mexicanos? ¿Cómo es una “actitud verbal” del presidente de Estados Unidos? ¿Acaso no es un hecho concreto el envío de cuatro mil efectivos militares estadounidenses armados (sorry, Luis) a la frontera con México? (…) ¿En verdad los superperros de la PGR buscando cocaína en el aeropuerto, los decomisos de mariguana en la frontera norte, el fichaje de centroamericanos detenidos en México, el detectar posibles terroristas intentando entrar a Estados Unidos a través de nuestro país, es para beneficio nuestro? ¿Queremos seguir con la estupidez que perseguimos a los narcos para que la droga no llegue a tus hijos?”

Golpe de timón

Respecto a la campaña de Ricardo Anaya en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “nos comentan que el candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, dará un giro a su campaña una vez que se lleve a cabo el primer debate; esto, con la intención de repuntar en las encuestas, ya que si bien los ejercicios de medición que tiene la coordinación de estrategia que encabeza Jorge Castañeda y la política que lleva Santiago Creel colocan al panista en segundo lugar, les preocupa que sigue entre ocho y diez puntos por debajo del tabasqueño. Todo indica, nos dicen, que cuando Anaya sube dos o tres puntos, López Obrador también. Algo tienen que hacer”.

Contra AMLO

En tanto en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “Andrés Manuel López Obrador tiene más que claro que los otros candidatos se irán contra él en el debate presidencial del próximo domingo, pero en su círculo más cercano advierten que no esperen algo muy distinto al amor y paz que ha mencionado el tabasqueño durante la campaña. En Morena también tienen previsto que en vísperas del debate se intensificará la guerra sucia, y que en particular los ataques vendrán desde la plataforma PejeLeaks”.

“El Bronco” en Campaña

En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “por si andaban con el pendiente, el que arrancó ya su campaña presidencial fue Jaime Rodríguez. Y lo hizo presumiendo que tiene ‘el don de la palabra’… aunque con tanto rollo se vio que no tiene el don de la propuesta. Y es que, a lo mejor se le olvidó que la Presidencia es nacional, pues centró su discurso en promesas para Nuevo León, como ampliar el Metro y acabar con la escasez de agua. Para el resto de México ofreció oootra reforma educativa y ‘calmar al país’. Y si alguien busca saber más sobre sus propuestas, ¡adivinen!, tienen que hacerlo en su página de Facebook”.

¿Qué esperaba?

Frentes Políticos de Excélsior escribe respecto a El Bronco que: “El único que cree que goza de popularidad es él mismo. Por eso se va a llevar un doloroso frentazo. Jaime Rodríguez El Bronco, aspirante independiente a la Presidencia de México, primero debería de hacerse una autocrítica. Si los mexicanos ya están cansados de los políticos corruptos y tramposos, y la sociedad pretende un cambio, ¿cómo se le ocurre que puede ser él?, sobre todo después de que fue evidenciado con miles de firmas de apoyo falsas. El Bronco tuvo un flojo arranque de campaña en Nuevo León, entidad a la que abandonó para irse detrás del sueño de la silla presidencial. Sus “seguidores” lo abandonaron. El candidato del Tribunal Electoral mejor debería irse a casa. ¿O aún cree que va a levantar?”

Antihuachicoleros

El problema de robo de combustible ha exigido medidas extremas. En El Universal, Carlos Loret de Mola, escribe que: “de manera discreta, las áreas de seguridad e inteligencia de Pemex y otras instancias del gobierno federal están probando una nueva tecnología antihuachicoleros para transportar combustible. Están instalando diez kilómetros de ductos con megarreforzamiento de acero, hasta siete capas que cubren la manguera y hacen físicamente imposible chupar el hidrocarburo. Si funciona la técnica, remplazarán mil kilómetros de ductos de un total de 5 mil que tiene el suelo mexicano en sus entrañas, según me han revelado fuentes de primer nivel. ¿Es caro? Sí. Mucho. Pero pierde más Petróleos Mexicanos por el robo de combustible […]. El descubrimiento de esta técnica, que está implementando Pemex con el apoyo del Ejército y el Cisen, surgió de la protección que tienen las mangueras abastecedoras de combustible en el mar […]. Cómo estarán de graves las cosas que inicialmente, la empresa privada contratada para realizar la obra […] renunció al trabajo porque sus empleados fueron amenazados por el crimen organizado. Tuvo que entrar el Ejército a hacer la obra, militares a picar piedra literalmente. El asunto está más peligroso que nunca. Según fuentes de inteligencia, el cártel Jalisco Nueva Generación ha abierto una nueva subdivisión dedicada exclusivamente al robo de combustible. Ya lo controlan en Guanajuato, Querétaro e Hidalgo, y están ahora buscando quedarse también con el jugoso negocio de la región Puebla-Veracruz, que solía estar en manos de una organización dedicada exclusivamente al huachicol, que ha sido descabezada por la acción federal y se encuentra debilitada”.

Crisis de Violencia

Un caso que podría tener varias enseñanzas para el país, es el que se vive actualmente en Tijuana. En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “el viernes pasado, en Tijuana, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública de Baja California organizó el foro ‘La seguridad pública que a México le urge’. Una réplica local del que se realizó en Ciudad de México hace unas semanas. La convocatoria reunió a una decena de las mentes que más y de mejor manera se han dedicado a estudiar nuestra crisis de violencia y seguridad desde todos los ángulos, de la prevención al sistema penitenciario, pasando por los policías, la economía, los ministerios públicos o los tribunales. Cinco horas de presentaciones y discusiones de gran valor […]. El análisis es más rico y las propuestas más concretas. El viernes en la tarde, sin embargo, después de escucharlos a todos, y tal vez porque estaba en Tijuana, me quedé con una duda que me parece importante rumbo al futuro, me explico. Por muchos años Tijuana era el lugar de la violencia y el narco […]. Ahora, después de unos cuántos años, cambios en los gobiernos municipales y el estatal y modificaciones o abandono de lo que se estaba haciendo, tienen a la ciudad con cifras récord de delitos. Pensé el viernes en otros ejemplos similares como Ciudad Juárez o Nuevo León, que con algunas prácticas muy concretas comenzaban a solventar sus problemas y ahora están muy cerca de otra crisis. Pienso en algunas ciudades que hoy parecen estar funcionado como Morelia o Neza, ahora también en riesgo por las urnas. Me pregunto por qué es que nuestros candidatos a gubernaturas o a la Presidencia no mencionan que tal vez hay un modelo, o la combinación de modelos ya experimentados en estos años que podrían dar resultado, aunque hayan sido ideas creadas por una fuerza política diferente. Tal vez la discusión tendría que pasar por separar lo electoral de la seguridad y, por fin, tener una verdadera política de Estado. Lo otro es seguir teniendo muchos foros. Y muchos muertos”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print