Cuitas de una novia desencantada

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 06 de diciembre 2018. Cuitas de una novia desencantada: Los mexicanos polemizan sobre López Obrador como lo haría una novia frente al tipo que la corteja: ¿Me hará feliz o provocará mi desgracia?… Los tecnócratas de AMLO: nos conviene a todos que el equipo hacendario tenga un desempeño exitoso en esta compleja gestión, ya que al mismo tiempo tiene que negociar el Presupuesto y en general el Paquete Económico del próximo año. La Guardia Nacional, sí

Rayuela

Fantástico avance de la ciencia. La foto de esta contraportada lo dice todo. ¡Qué maravilla!

Cuitas de una novia desencantada

Jorge Zepeda Patterson, en El País, escribe lo siguiente: “Los habitantes de este país observan al nuevo soberano con una mezcla de curiosidad, fascinación y repulsa, y debaten con vehemencia a su favor y en su contra: ¿Es López Obrador una esperanza o una amenaza para México? Las charlas de sobremesa suben de tono, las amistades se ponen a prueba y más de una incipiente relación amorosa se ha interrumpido por diferencias irreconciliables sobre la Cuarta Transformación. Los mexicanos polemizan sobre López Obrador como lo haría una novia frente al tipo que la corteja: ¿Me hará feliz o provocará mi desgracia? ¿Hacemos bien al creer que este hombre puede sacarnos del atolladero en el que está metido el país o estamos cometiendo un suicidio colectivo al confiar los mandos del timón a un mesías desaforado? El problema es que en este escenario maniqueo en el que nos instalamos dejamos de lado un aspecto decisivo. ¿Cuánto de la felicidad de la novia depende de ella misma? Los empresarios, los actores políticos y económicos, las organizaciones sociales hablan del nuevo mandatario como si este fuese el cantante en la sala de conciertos y ellos un público neutro que está a la espera de ser fascinado o decepcionado. Un planteamiento absurdo, desde luego, porque en el fondo sabemos que la alegoría más realista no es la del concierto sino la de la novia. Cuando Claudio X. González asegura, tras oír el discurso inaugural del presidente, que a este país le va a ir mal, está expresando algo más que el deseo de convertir en realidad su profecía. El augurio pesimista del influyente empresario no es una predicción neutra, sino una pulsión que pone en movimiento fuerzas que favorecen su mal augurio. La resistencia, la desinversión y eventualmente la desestabilización que pueden provocar las palabras de los líderes empresariales están a la vista. Si la novia ha decidido que será infeliz bien podrá el novio bajar el cielo y las estrellas que no arrancará una sonrisa a su pretendida. Según las últimas encuestas el apoyo a López Obrador ronda un 80% de la población (ganó con 53% de los votos pero, como suele suceder, el triunfo otorga una luna de miel por el beneficio adicional que le extiende otro gran sector del electorado). Para desgracia del presidente en ese 80% no entra el famoso 1%, la élite más poderosa del país ni los amplios círculos que la rodea. Pueden ser minoría pero poseen un peso decisivo entre medios de comunicación y protagonistas de los escenarios financieros, políticos y sociales del país. (…) El presidente que podemos esperar no es aquél que proyectan sus declaraciones como candidato o líder opositor, que ahora asustan a los que quieren ser asustados, sino los seis años de ejercicio como alcalde de la Ciudad de México. Esa es la experiencia más próxima a la responsabilidad que ahora enfrenta. Allí están las claves. Que se convierta en un solista o en un aceptable director de orquesta depende de él, tanto como del resto de los músicos. Y, en ese sentido, todos nosotros lo somos”.

Los tecnócratas de AMLO

Enrique Quintana, en El Financiero explica lo siguiente: “Hace ya algunos años, cuando Andrés Manuel López Obrador era Jefe de Gobierno, conversaba con alguien que entonces era funcionario de la Secretaría de Hacienda. A unos pasos estaba su secretario de Finanzas, que a la sazón era Arturo Herrera, el tercero y último que ocupó esa posición. El hoy presidente de la República le dijo al funcionario hacendario, señalando a Herrera: “¿Cómo ves? Nosotros también tenemos a nuestros tecnócratas. Pero los nuestros sí son buenos”. López Obrador tiene esa convicción, no sólo de Herrera, sino desde luego de Carlos Urzúa, quien, en el gobierno de la capital, fue por un tiempo jefe de Herrera, como ahora lo es. En ellos ha delegado una de las tareas más complejas del arranque de la administración: evitar que la cancelación del proyecto del aeropuerto en Texcoco fuera a producir una tormenta financiera. El desafío no es nada sencillo. Hay un antes y un después de la cancelación de Texcoco. El último día hábil antes de conocerse los resultados de la consulta sobre el aeropuerto, el dólar se cotizaba en 19 pesos con 36 centavos. Ayer por la tarde, estaba en 20 pesos con 54 centavos. No es el único factor, pero sí el más importante en la desconfianza que se produjo después de la consulta y sus resultados. De hecho, en los tiempos de la luna de miel del entonces presidente electo con los inversionistas, por allí de la primera semana de agosto, la cotización de la divisa norteamericana se ubicó en 18.45 pesos. Es decir, la desconfianza ya costó poco más de 2 pesos en el precio del dólar. Urzúa, y en particular Herrera, como el operador de la estrategia relativa a los bonos del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, está hoy en un pulso con los inversionistas. Como él mismo lo comentó en entrevistas, la estrategia de recompra de los bonos no fue improvisada ni ocurrencia. Está calculada y fue medida. Seguramente sabía que algunos de los tenedores más importantes de títulos la iban a rechazar. Hubiera sido sorpresivo que la celebraran y que acudieran en masa a perder varios centavos por cada dólar invertido. Así no actúan los inversionistas. Tienen que poner la pierna dura y reclamar. Saben que el gobierno de AMLO tiene más que perder en este proceso y ellos van a buscar minimizar sus pérdidas. Herrera sabe igualmente que el gobierno requiere jugar con frialdad y no caer en el pánico, pero tampoco ser suicida. El desenlace de este proceso modulará una parte importante de la relación que existirá entre el gobierno y los inversionistas, por lo menos en la primera etapa del gobierno de López Obrador. El acertijo no es sencillo y es de riesgo elevado. (…) nos conviene a todos que el equipo hacendario tenga un desempeño exitoso en esta compleja gestión, ya que al mismo tiempo tiene que negociar el Presupuesto y en general el Paquete Económico del próximo año… por si fueran pocas las tareas”.

La Guardia Nacional, sí

Raymundo Rivapalacio escribe sobre la Guardia Nacional: “El sexenio arrancó como se esperaba, pintado de rojo. La violencia no se detuvo a partir de sábado, donde le dieron la bienvenida a Andrés Manuel López Obrador en Guadalajara como presidente. Mientras reconocía en San Lázaro a los enviados del presidente Donald Trump a su toma de posesión, dos bombas fueron lanzadas contra el consulado de Estados Unidos en esa capital, y hubo asesinatos de civiles y policías, además de la ejecución del primer periodista de su sexenio. Cincuenta crímenes entre el sábado y el domingo, más decenas el lunes y martes. Pero no hay que equivocarse. La violencia no iba a detenerse sólo por un cambio de gobierno. Una estrategia bien llevada tardará más de tres años en empezar a dar resultados, siempre y cuando sea eficaz. Hasta ahora, no ha sido posible echarla andar en estos primeros días de nueva administración. Hay factores objetivos, como la implementación de la ley que crea la Secretaría de Seguridad Pública, a la que se agregaron funciones de la Secretaría de Gobernación, que requiere de modificaciones constitucionales para que, como lo establece el plan del gobierno, se cree una Guardia Nacional al mando de militares, a los que los policías y ministerios públicos tendrán que subordinarse. Hay subjetivos, como los cambios de último momento que le impusieron al secretario de Seguridad, Alfonso Durazo. El más importante fue el de Alejandro Gertz Manero, quien el miércoles estaba en la víspera de ser anunciado como subsecretario de Seguridad y comisionado de la Policía Federal, y que terminó en la fase de arranque del sexenio como procurador interino. Lo más complejo, sin embargo, es la Guardia Nacional, al carecer de una ley para que empiece a funcionar. La Guardia Nacional está operando de facto con un despliegue tímido y limitado, con tres brigadas de infantería de la Policía Militar. La Primera Brigada se desplazó a seis municipios mexiquenses: Atizapán, Chalco, Chimalhuacán, Metepec, Naucalpan y Tehuacán. La Segunda está concentrada en otros siete municipios de esa entidad: Cuautitlán, Cuautitlán Izcalli, Ecatepec, Nicolás Romero, Texcoco, Tenancingo y Zumpango. La Tercera se encuentra en otros seis: Ixtapaluca, Jilotepec, La Paz, San Felipe del Progreso, Tlalnepantla y Zinacantepec. En total hay mil 235 soldados desplegados en la entidad, que no es la más violenta, pero que por la cercanía con la Ciudad de México, donde se concentra el poder económico, el político y los medios de comunicación nacionales, su impacto se multiplica. (…) Desde que era precandidato presidencial, López Obrador y Morena, su partido, habían expresado su oposición a esa ley. Sin embargo, tras la elección presidencial, López Obrador comenzó a rectificar su posición. En agosto cambió su postura de manera abierta de regresar a los militares a sus cuarteles, por mantenerlos en las calles combatiendo a los delincuentes. La explicación del presidente para ese giro radical es que no existe ni la capacidad ni la confianza en las policías federal, estatal y municipal, para hacer esas tareas. El retiro de las Fuerzas Armadas para esa responsabilidad vendrá después. Pero el presidente se encuentra en una encrucijada de la cual puede fácilmente salir. ¿Por qué insistir en crear la Guardia Nacional dentro de la Secretaría de la Defensa Nacional? ¿Por qué no al revés, y convierte a soldados en policías? El antecedente es enero de 1999, cuando el presidente Ernesto Zedillo expidió el decreto mediante el cual se creaba la Policía Federal Preventiva, dependiente de la Secretaría de Gobernación. Zedillo trasladó toda la Tercera Brigada de la Policía Militar de la Zona Militar 37 en San Miguel de los Jagüeyes, en el Estado de México, al ámbito civil, y más de 5 mil elementos quedaron bajo el mando de Genaro García Luna, quien salió del Cisen con la encomienda de formarla. Se le sumaron la Policía Federal de Caminos y la Policía Fiscal, y pasaron a ser parte de la Secretaría de Seguridad Pública, creada por el presidente Vicente Fox. (…) Lo que necesita es seguir el ejemplo de Zedillo: que los militares pasen a retiro en el Ejército y asuman el control de la nueva institución, con su doctrina, tácticas y entrenamiento, pero dentro del ámbito civil, desde donde construirían con las policías que sobrevivan el modelo y los nuevos reclutas, una Guardia Nacional a la medida de lo que necesita el presidente López Obrador, urgido de enfrentar el fenómeno de la violencia, su prioridad número uno en este momento”.

‘Chachas’ nunca más

En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “nada más revelador que el lenguaje: les hemos llamado, les llamamos ‘gata’, ‘chacha’, ‘sirvienta’ o ‘criada’, palabras que se han convertido en insultos para otros que no ejercen el mismo trabajo. La criada bien criada se llamó una telenovela de éxito porque, claro, la mayoría no lo estaba. ‘Son como de la familia y así las tratamos’, nos acostumbramos a decirnos a nosotros mismos. Pero es una mentira. Duermen en las peores habitaciones de la casa, nuestra arquitectura tiene, en no pocas ocasiones, ‘entradas de servicio’ para que los patrones no se mezclen con quienes los cuidan. Comen a otra hora, en otra mesa, a veces, otros alimentos o las sobras de los jefes y, esto es cierto, hasta con otros cubiertos y vajillas. Marcelina Bautista, la más conocida líder del movimiento de dignificación, contaba la historia de aquella patrona que le argumentaba cuánto quería a su trabajadora que cuando murió puso las cenizas junto a las de su patrón. Nunca pensó que ella tenía una familia que las hubiera querido con ellos. En 2011, la Organización Internacional del Trabajo, de la que México es parte, consagró los derechos para las trabajadoras del hogar. El gobierno anterior se comprometió con organizaciones y trabajadoras a ratificar ese artículo, nunca lo hizo. También se enfrascó en múltiples negociaciones para dar derechos a las trabajadoras del hogar y nunca lo concretó. De repente, así pasa a veces, todo se junta. El martes, un grupo pluripartidista en el Senado presentó una iniciativa para reformar la Ley Federal de Trabajo y dar plenos derechos laborales a las trabajadoras. Ayer, la Suprema Corte de Justicia de la Nación no solo declaró inconstitucional el régimen voluntario de seguridad social para las trabajadoras, sino que ordenó al IMSS hacer un programa piloto de un año y en 18 meses hacer propuestas de cambio de marco normativo que hagan permanente el goce de plenos derechos para las trabajadoras del hogar. Ayer por la tarde Germán Martínez, director del IMSS, anunció que se comenzaría a trabajar en ambas cosas. Será un camino largo, pero el primer paso, firme, se ha dado. Lo más complicado será cambiar nosotros y tratar a las trabajadoras del hogar como lo que son: personas que trabajan y que tienen todos los derechos. Nunca menos”.

Científica Sheinbaum contra ruda realidad

En La Jornada, Julio Hernández López, habla acerca del pésimo estado en el que el nuevo Gobierno de Claudia Sheinbaum recibió la administración capitalina, problemas que principalmente se centran en inseguridad y corrupción: “el principal reto de Claudia Sheinbaum consistirá en hacer un buen gobierno sin que se note demasiado. O, dicho de otra manera, que un eventual buen paso como jefa del gobierno capitalino no levante demasiadas tolvaneras internas en un partido y en un liderazgo presidencial que no aceptan más que una figura fuerte. De entrada, la científica metida a la política tiene bastantes fichas a su favor: es la primera mujer en llegar a la máxima responsabilidad ejecutiva en la capital del país, goza del aprecio y la confianza plenas del jefe político, Andrés Manuel López Obrador, y del círculo más cercano a este (incluso en planos familiares); cuenta con mayoría en el Congreso local y podrá aplicar y potenciar algunos postulados de avanzada contenidos en la primera Constitución de Ciudad de México […] Pero, ahora, la científica Sheinbaum recibe una administración y una realidad degradadas. Por una decisión cupular de López Obrador y Ebrard, en 2012 fue designado Miguel Ángel Mancera como candidato de la izquierda a la sucesión. Con un comportamiento social esperanzado y con mínima crítica izquierdista, igual que sucede actualmente con algunas decisiones de esa misma izquierda partidista llegada al poder presidencial, Mancera fue instalado como gobernante. La administración de MAM fue pésima. Se mantuvo en constante coqueteo y entrega con Enrique Peña Nieto […] Ante el cúmulo de problemas graves que hereda de la administración de Mancera y del tramo final ejercido por José Ramón Amieva, y de la insuficiencia presupuestal para resolverlos de fondo, Sheinbaum tendrá que desplegar artes políticas de las que no ha dado una magistral muestra hasta ahora, caminante exitosa porque una mano superior la ha ido guiando. No es carismática y algunos de sus cercanos la describen un tanto ansiosa por desentenderse de las grillas, deseosa más bien de navegar con asepsia técnica entre planes y programas. Medidas como la supresión del cuerpo de granaderos y de las fotomultas generan una primera impresión positiva para la nueva gobernadora. Pero el cambio de fondo habrá de demostrarse, por dar dos ejemplos, en terrenos como la honestidad en la relación con las inmobiliarias y el castigo a corruptos”.

Aeroproa: AMLO rescata el aeropuerto al estilo Fobaproa

En El Universal, Carlos Loret de Mola, escribe que: “es un político que lleva veinte años haciendo campaña fustigando el rescate bancario. Ha llamado al Fobaproa un fraude, un saqueo a la nación. Es un hombre que dedicó su primera media hora como Presidente de México a descuartizar el modelo neoliberal que ha conducido al país a un estado de quiebra. Pues para ser tan crítico del Fobaproa y tan enemigo del neoliberalismo, la primera medida económica que tomó como presidente Andrés Manuel López Obrador fue un superneoliberal rescate financiero a los tenedores de bonos del aeropuerto de Texcoco, obra que él mismo canceló. No ha de estar resultando nada sencillo para el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, ni para su subsecretario Arturo Herrera, la difícil tarea de esconder las malas señales económicas que lanzan con soltura el presidente Andrés Manuel López Obrador y los lopezobradoristas en el Congreso […] El secretario Urzúa con su equipo logró diseñar cuidadosamente un plan para intentar recomprar un tercio de la deuda emitida para construir el aeropuerto de Texcoco, con objeto de no minar más la imagen de México en los mercados y para que no saliera todavía más cara la cancelación de la obra. Para ello, usará el dinero que está en el Fideicomiso del nuevo aeropuerto. Este dinero lo obtuvo el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (que es del gobierno) pidiendo prestado (emitiendo deuda) […] Así, el presidente López Obrador, que tanto fustigó al neoliberal Fobaproa, se estrenó en el gobierno con un Aeroproa, si se me permite estirar la figura. Fobaproa y Aeroproa no son comparables en monto, pero sí en esquema y esencia. Y así como el Fobaproa se escudó en que era una manera de proteger a los ahorradores, el Aeroproa puede decir que está protegiendo las Afores de los trabajadores mexicanos. El problema es que la pérdida de confianza es más profunda de lo que calculaba la administración López Obrador: un nutrido grupo de tenedores de esos bonos ha rechazado este primer plan oficial, pero se dicen dispuestos a seguir platicando. Están negociando. Su rechazo sólo significa una cosa: la cancelación del aeropuerto puede salir todavía más cara de lo que ya se había calculado”.

Dogma o ciencia

En el Reforma, Sergio Sarmiento, escribe que: “el Presidente López Obrador declaró desde su campaña que quiere construir un país autosuficiente. Es una mala idea en el mundo actual, pero es su convicción […] En distintos momentos Andrés Manuel ha hablado de la necesidad de aumentar la producción de petróleo y de maíz; pero en su discurso inaugural frente al Congreso, tras apuntar que su gobierno evitará “afectaciones al medio ambiente”, añadió: ‘Aprovecho para reiterar que no se permitirá el fracking ni transgénicos’ […] Es muy importante que un Presidente tome decisiones sobre bases técnicas y científicas y no por dogmas y prejuicios. Prohibir el fracking y los transgénicos no protegerá el ambiente, sino que lo pondrá en riesgo. Colocará además a los productores mexicanos de gas, petróleo y bienes agrícolas en una enorme desventaja frente a sus rivales extranjeros”.

Poderes en colisión por tope salarial

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “’opten por el sector privado…’, fue la frase con que el presidente de la República respondió a los funcionarios públicos inconformados con la baja salarial dispuesta en la nueva Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, que afecta directamente a decenas de miles de empleados (casi 300 mil) del Poder Ejecutivo, pero también de los poderes Judicial y Legislativo. Al censurar imaginarios pagos de 600 mil pesos que considera una forma de corrupción, pareció aludir a los ministros de la Suprema Corte, sobre quienes pesa la recurrente insidia de que eso ganan, cuando lo cierto es que cobran 269 mil pesos mensuales. Servidores en diversas dependencias de gobierno han resuelto ampararse contra esa norma; a su demanda se han adherido trabajadores y juzgadores del Poder Judicial, y el caso se resolverá en el pleno del máximo tribunal constitucional […] Los calambres provocados por la decisión de que ningún servidor público gane más de los 108 mil pesos que Andrés Manuel López Obrador decidió se le pague y sea el salario tope, llevó asimismo a jueces y magistrados a ejercer su derecho de recurrir al amparo, con el argumento de que, aun con la división de poderes, ellos también deben y pueden resolver sobre su paga. Ante la admisión en estos recursos y el hecho de que los juzgadores otorguen las suspensiones provisionales de ley, existe el dilema de que los jueces de amparo caigan en un obvio conflicto de interés, por lo cual se buscará llegar a un criterio judicial que determine la competencia para conocer de este peliagudo asunto que, por lo pronto, ha sido detenido. En lo que son peras o manzanas, se advierte que las intenciones del Presidente de la República no tendrán un camino terso. Mientras tanto, alrededor de 40 mil trabajadores sindicalizados del Poder Judicial de la Federación están en pie de guerra en un tema que puede desbordar los ánimos de los interesados”.

Adiós a las “incubadoras” de candidatos a gobernador

En el Excélsior, Francisco Garfías, escribe que: “ya era hora de que alguien protestara por ese bodrio —aprobado por Morena y sus aliados— que es la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos. Un total de 55 senadores del Partido Acción Nacional, Partido Revolucionario Institucional, Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano presentaron ayer ante la Suprema Corte de Justicia una acción de inconstitucionalidad en contra de ese decreto que, dicen, pone en riesgo la autonomía del Poder Judicial. La citada ley gira alrededor de la popular premisa de que nadie puede ganar más que los 108 mil pesos que Andrés Manuel López Obrador se fijó unilateralmente como salario […] Es cierto que responde a un insistente reclamo de la sociedad mexicana, que en las urnas pidió acabar con excesos, privilegios y abusos en el uso de los recursos públicos. Hasta allí todo bien. La bronca está en que es falso que únicamente afecte a la ‘burocracia dorada’. Le ha pegado a los derechos laborales de los trabajadores; acabó de golpe con la ‘meritocracia’ en el sector público, precipitó jubilaciones adelantadas; obligó a los mejores a buscar trabajo en la iniciativa privada. Pero también dejó a muchos embarcados con hipotecas, créditos, colegiaturas que contrataron con un salario determinado. Jamás imaginaron que llegaría la “austeridad republicana” a sus bolsillos”.

El Bronco y Cantú: la otra “Operación Monterrey”

En El Universal, Salvador García Soto, escribe que: “un nuevo personaje aparece con todas sus huellas en la encarnizada disputa por la codiciada alcaldía de Monterrey: Jaime Rodríguez ‘El Bronco’, gobernador independiente de Nuevo León se asoma ahora en la enredada trama de una elección que ya tuvo que ser anulada por el Tribunal Electoral federal ante el “cochinero” y desaseo tanto esos comicios como la post elección, pero que tendrá ahora una segunda edición con las nuevas votaciones programadas para el próximo 23 de diciembre. La mano del Bronco aparece metida en una inconfesada alianza política con el dos veces candidato del PAN, Felipe de Jesús Cantú, a quien el gobernador parece apoyar con su estructura electoral y con recursos estatales para hacer con el panista ‘un gobierno juntos’ […] A tan sólo 17 días de que se lleve a cabo la segunda elección por la alcaldía de Monterrey, con Felipe de Jesús Cantú otra vez en la boleta, igual que su contrincante acérrimo del PRI, Adrián de la Garza, y con la decisión de Morena de salirse de la contienda al no poder cambiar a su candidato y negarse a postular nuevamente a Patricio Zambrano, todo apunta a otra batalla cerrada por la codiciada capital de Nuevo León. La pregunta es si la alianza entre el Bronco y Cantú también operará en esta segunda vuelta o lo que es lo mismo ¿meterá las manos en los nuevos comicios el gobernador que justamente proponía mocharle las manos a los corruptos en su fallida campaña presidencial o se las automutilará don Jaime para ser congruente con su propuesta?”.

Reducción salarial

Milenio, Trascendió, asegura que: “en los próximos días el ministro Alberto Pérez Dayán tendrá la gran responsabilidad de definir si proceden las reducciones de salarios del presidente Andrés Manuel López Obrador y de todos los servidores públicos, ya que de suspender esa medida, continuarán los topes actuales. Hablando de la Suprema Corte, se encendieron las alarmas en organizaciones de la sociedad civil por la designación del relevo de José Ramón Cossío por el temor de que se procese sin atender la paridad de género, toda vez que la alineación actual es de ocho hombres y dos mujeres, pero una de ellas se va en febrero. Andrés Manuel López Obrador enviará una terna mixta, por lo que si no sale elegida una mujer, considerando además que las grillas internas parecen haber bajado ya a Leticia Bonifaz, la balanza puede dejar a ellos con 10 asientos por uno de ellas a partir solo de un hecho: qué corriente jala más fuerte dentro de la cuarta transformación”.

Nueva ética

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “se nota el cambio. A unas horas de la llegada de Claudia Sheinbaum a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, lo primero que desechará son las ventanas blindadas que encontró al ingresar a su oficina. ‘La jefa de Gobierno no tiene miedo’, confesó. Además, terminó con el cuerpo de granaderos; se abrió al público el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, con una exposición fotográfica, y por si fuera poco, firmó un convenio con las fundaciones Carlos Slim y Proviva para la edificación y rehabilitación de viviendas en Iztapalapa. Anunció que todos los afectados por el sismo del año pasado tendrán una casa digna y los recursos que para ello se eroguen, se irán a fondo perdido. Hasta el Zócalo estrenó look. Y apenas lleva horas al frente de la oficina”.

El dilema de seguridad de AMLO

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “todo parece indicar que las sugerencias de muchos de sus cercanos han hecho mella en el presidente Andrés Manuel López Obrador y ayer, por vez primera aceptó que su seguridad es un asunto de Estado. En su conferencia de prensa se incrementaron las medidas de seguridad en Palacio Nacional, pero para cualquier persona sigue siendo muy sencillo ingresar al salón Tesorería, donde tienen lugar las ruedas de prensa mañaneras. Sin embargo, el presidente no solo aceptó el argumento de su seguridad como asunto de Estado, sino que analiza seriamente reforzar su esquema de protección, pero eso sí, dejó en claro que no dejará que lo ‘cerquen’, ni perderá el contacto con la gente. Vaya paquete y dilema que tiene su ayudantía”.

En busca de contrapesos

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “en estos días en que todo es ‘lo que usted diga, señorpresidente’, en la Iniciativa Privada se está formando una pinza para hacerle contrapeso a una posible Presidencia Imperial. En la Coparmex, ayer fue reelecto por unanimidad Gustavo de Hoyos con una encomienda clara: ser un interlocutor, no un aplaudidor, del gobierno. La idea, dicen, es señalar con claridad cuando haya desacuerdo con las decisiones tomadas en Palacio Nacional y apoyar cuando consideren que el rumbo sea el correcto. Y en el Consejo Coordinador Empresarial, todo está planchado para que el sucesor de Juan Pablo Castañón sea Carlos Salazar, un perfil interesante pues fue director general de Femsa, lo que significa que no viene de la grilla de los organismos empresariales sino de la vida diaria de la IP. Ya se verá si el tándem formado por De Hoyos y Salazar logra realmente ser un contrapeso a un Presidente con un poder como hace mucho no se veía… y al que no le gusta que le lleven la contraria”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print