¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del martes 26 de marzo 2019. El abucheo: Lo que es un hecho es que si algún mensaje manda este evento es que el presidente está equivocado cuando cree que todo el pueblo lo quiere y lo cuida… Más ‘fierros en la lumbre’: más allá de los sentidos discursos y las dolidas imágenes gráficas del momento no hay procesos verdaderos de reparación de las zonas de catástrofe de ese Estado mexicano. Mucho menos, los adecuados castigos a los culpables de algunos de esos actos seleccionados para fortalecer la política sexenal de la amnistía, el perdón, el olvido…

Rayuela

“A veces, la señora Prudencia aconseja que es mejor guardar un sabio silencio”.

El abucheo

Roy Campos, en El Economista, escribe que: “El sábado 23 de marzo, en la inauguración del estadio de beisbol Alfredo Harp Helú que será sede de los Diablos Rojos del México, se presentó un momento de abucheo al presidente López Obrador que inmediatamente se viralizó en redes sociales. Al respecto expongo algunos puntos que tienen que ver con popularidad y forma de manifestarse entre otras cosas: 1. Es evidente que no todos los mexicanos quieren a López Obrador. En el estadio había un grupo grande que no lo quería, así que quien piense que el presidente es querido en todos lados y por todos se equivoca. (…) 2. En mi opinión AMLO reacciona mal, porque nuevamente polariza al descalificar a los que abuchean con el epíteto de “fifís”. (…) 3. La “prueba del estadio” es un reto muy difícil para cualquier mandatario, casi imposible. Desde aquel 1986 en la inauguración del Mundial de Futbol, cuando le dieron tremendo abucheo a Miguel de la Madrid en el Estadio Azteca, es muy difícil que un mandatario “salga vivo” de uno. (…) 4. El abucheo en el estadio no se debió a ningún acto específico sino a posiciones ya tomadas respecto a López Obrador. Es decir, no es un abucheo por la reforma educativa o por la reforma energética o por el aeropuerto, es un abucheo de ciudadanos que tienen una opinión tomada previamente sobre López Obrador y no por recientes actos de gobierno. (…) 5. Definitivamente el abucheo le significó un muy mal día al presidente y uno muy bueno para quienes no lo quieren. Para ellos, el haberle mostrado el desacuerdo de esa manera les otorga un triunfo como si hubieran ganado una elección. (…) 6. ¿Afecta esto su popularidad? No sé, depende de reacciones del propio López Obrador y de otras variables muy alejadas del estadio (empleo, seguridad, programas sociales, inflación). Lo que es un hecho es que si algún mensaje manda este evento es que el presidente está equivocado cuando cree que todo el pueblo lo quiere y lo cuida. No es así”.

Cartas para 2021: Disculpas y reconciliación

Julio Hernández López, escribe en La Jornada, lo siguiente: “En México va corriendo la novedad de las disculpas oficiales. Ya son varios los acontecimientos que han merecido la postulación de palabras, a nombre del Estado mexicano, en solicitud de la benevolencia de familiares o afectados por actos criminales que no cometió el actual gobierno. El problema de fondo es, sin embargo, que más allá de los sentidos discursos y las dolidas imágenes gráficas del momento no hay procesos verdaderos de reparación de las zonas de catástrofe de ese Estado mexicano. Mucho menos, los adecuados castigos a los culpables de algunos de esos actos seleccionados para fortalecer la política sexenal de la amnistía, el perdón, el olvido. Diariamente se producen declaraciones de funcionarios de diversos niveles que relatan con detalle la manera en que fue saqueada la corrupción. La película de la corrupción nauseabunda es exhibida en colores vivos y descriptivos, pero sin castigo proporcional. Bueno, en realidad, casi siempre sin castigo. Baste recordar que se mantiene la impunidad de los militares que asesinaron y difamaron a dos estudiantes de excelencia del Tec de Monterrey a las puertas de la matriz regiomontana, acusándolos de ser narcotraficantes armados hasta los dientes. Pero, eso sí, el Estado mexicano ya ha ofrecido las más puntuales disculpas. Ahora, el tema ha llegado al rey de España y al Papa. Desde Tabasco, antes de iniciar la conmemoración de la batalla de Centla, conmemorativa de los 500 años de la batalla de los españoles contra la resistencia de los mayas-chontales, el presidente Andrés Manuel López Obrador precisó la exhortativa hecha para que se reconozcan los abusos cometidos por los españoles a partir de la conquista de lo que ahora es México. Y, desde luego, que ese reino hispano se disculpe, al igual que el Papa: la espada y la cruz como instrumentos de dominio. (…) Como era de suponerse, la solicitud andresina de disculpas regias y papales provocó rechazo en las instancias hispanas. El gobierno español se ha declarado tajantemente adverso a la exigencia mexicana. En el propio México, la postura de López Obrador ha caído en el cuenco de ácido de las opiniones polarizadas”.

Más ‘fierros en la lumbre’

Enrique Quintana, en El Financiero, escribe que: “Una expresión que se usa coloquialmente se refiere a que hay ‘fierros en la lumbre’ cuando se producen conflictos, cada fierro un conflicto. En septiembre de 2013, escribí esta columna precisamente con ese título: “Fierros en la lumbre”, aludiendo a la cantidad de frentes que el gobierno de Enrique Peña había abierto a los 10 meses de mandato. Se trataba del conflicto con la CNTE, de las protestas por la iniciativa de reforma energética, de los reclamos de clase media y empresarios por la reforma fiscal en ciernes, de los problemas con las empresas afectadas por la reforma de las telecomunicaciones y de competencia económica. Recordando aquel momento, en efecto, parecían muchos frentes abiertos. Bueno, pues a los 116 días de gobierno, López Obrador parece disfrutar de poner cada semana al menos un nuevo ‘fierro en la lumbre’. Ayer, se abrió un frente que parece innecesario: el conflicto con el gobierno español por el reclamo respecto a su demanda de que la Corona ofrezca una disculpa por la conquista y sus consecuencias. Se puede polemizar respecto a cómo debe verse la conquista desde la perspectiva del siglo XXI. Algunos pensamos que ese ente que hoy llamamos México tiene genes de los pueblos originarios de estas tierras y también de los españoles que invadieron el territorio. La conquista de territorios no fue algo privativo de los españoles. Antaño, el imperio azteca se expandió a través de la conquista y el avasallamiento de otros pueblos. Así que en la lógica esgrimida por el presidente López Obrador, bien podría exigirse a los herederos de los aztecas una disculpa por sus conquistas, tal vez tan mortíferas y crueles como las de los españoles. Pero, en fin, sin entrar a esa discusión, resulta sorprendente que en este contexto se abra un frente más de conflicto. Estamos en una coyuntura en la que sería mejor concentrar la energía en temas que tendrán un efecto mayor sobre la población, como el desempeño general de la economía, los problemas de Pemex, la seguridad pública, el combate a la corrupción, por citar sólo los más relevantes. En términos internacionales, no se entiende tampoco que el gobierno mexicano, que se ha quedado virtualmente aislado con una posición tolerante frente a Nicolás Maduro en Venezuela, guste de abrir un potencial conflicto con el gobierno español. Y peor aún, con la demanda de que el Vaticano también se disculpe, pareciera ignorar la disculpa pública que el Papa Francisco ya ofreció respecto a los abusos de la conquista durante su visita a Bolivia en julio de 2015. (…) Abrir demasiados e innecesarios frentes puede conducir a que al final se fracase en las tareas más importantes. Sería bueno que alguien le dijera que no puede poner –sin costo– más “fierros en la lumbre”.

Las incongruencias del presidente

Raymundo Rivapalacio, escribe en El Financiero, lo siguiente: “Una vez más, Andrés Manuel López Obrador ha engañado con la verdad. La primera señal de que traía una espina clavada contra España se dio durante los preparativos para la toma de posesión en San Lázaro. Alejandro Esquer, secretario particular del entonces Presidente electo, revisaba los lugares de los invitados especiales, y cuando llegó al de los reyes de España, dijo que no habría dos asientos para ellos, sino uno. La reina Letizia tendría que sentarse separada de su esposo. Todas las objeciones diplomáticas fueron rechazadas. Finalmente, la reina no viajó a México. La segunda fue en el discurso de los 100 días de gobierno, donde López Obrador anticipó todo en 40 palabras: “Inició el Programa de Rescate del Patrimonio Cultural y de la Memoria Histórica. Este año está dedicado a conmemorar el asesinato de Emiliano Zapata Salazar, así como los 500 años de la primera gran resistencia indígena frente al invasor español”. No habría que sorprenderse entonces que este lunes, 14 días después de cumplirse 500 años de la Batalla de Centla, donde los chontales –de su tierra Tabasco– se enfrentaron y perdieron ante las tropas del conquistador Hernán Cortés, diera a conocer el contenido de dos cartas, una dirigida al rey Felipe VI y la otra al papa Francisco, donde los exhorta a que ofrezcan perdón por los “agravios” cometidos contra los pueblos originarios, conocidos ahora como violaciones a los derechos humanos, durante la conquista española. Si alguien quiere burlarse, no lo haga. López Obrador sí cree lo que dice. Su problema no es la honestidad, sino la incongruencia. (…) El espejo estadounidense se coloca frente a la reciente visita de Jared Kushner, yerno del presidente Trump y asesor especial a cargo de las relaciones con Israel y con México, al presidente López Obrador. El encuentro fue intenso pero respetuoso, donde Kushner entregó –y lo dijo textualmente, explicaron funcionarios federales– el mensaje de Trump: está en total desacuerdo con la política migratoria de México, porque en lugar de contener a los inmigrantes, los deja pasar. Esa política está contaminando la discusión con los demócratas en Washington, explicó Kushner, y pone en riesgo la ratificación del acuerdo comercial norteamericano. Si el gobierno mantiene esa política, quedó claro, no habrá acuerdo y Trump repudiará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. López Obrador se dio cuenta que las relaciones con Estados Unidos están en problemas. Tras el cambio de gobierno, fueron degradadas en la Casa Blanca y la ventanilla se envió al Departamento de Estado. El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, no es recibido en la Casa Blanca y Kushner tiene un contacto mínimo con él. (…) Sin embargo, de acuerdo con los detalles de la conversación, esto se acabó. López Obrador instruyó a la Secretaría de Gobernación para que comenzara a contener a los migrantes en la frontera sur. En paralelo, Sánchez Cordero viajó a Washington, donde este martes se reunirá con la secretaria de Seguridad Territorial, Kirstjen Nielsen, para hablar sobre este tema. López Obrador no quiere tener problemas con Trump, pues sabe –ha dicho varias veces en privado– que el único que puede descarrillar a su gobierno y afectar su proyecto es el jefe de la Casa Blanca. España y El Vaticano no le importan. Pedir que ofrezcan disculpas no le afecta en nada, por ahora, aunque los analistas internacionales lo coloquen en la trinchera de los presidentes Nicolás Maduro, de Venezuela, y Evo Morales, de Bolivia. Felipe VI y Francisco pueden hacer sus reivindicaciones de los pueblos originarios y detonar un conflicto diplomático de la nada, pero con el norte, respeto y subordinación tácita, como nunca nadie se imaginó que lo haría”.

¿Ahora vamos a “coger gachupines”?

En Excélsior, Pascal Beltrán del Río, escribe que: como si no hubiera suficientes problemas en el país […], el Presidente Andrés Manuel López Obrador decidió que había que pedir a España que se disculpara por la ‘invasión’ y ‘arbitrariedades’ que Hernán Cortés y sus hombres cometieron hace 500 años. La petición se hizo llegar al rey Felipe VI mediante una carta que se canalizó vía el Ministerio de Exteriores de España, según reveló ayer el diario El País. Paralelamente, López Obrador subió un video a sus redes sociales quejándose de esos agravios contra la población indígena de lo que hoy es territorio mexicano […]. ¿Para qué meter una cuña entre México y España, si hoy hay una relación entrañable, sobre todo cuando el Presidente del gobierno español fue el primer mandatario extranjero en visitar México luego de la toma de posesión de López Obrador? La revelación de la carta por parte del Presidente mexicano ya tuvo una áspera respuesta de Madrid. ‘El Gobierno de España lamenta profundamente que se haya hecho pública la carta que el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos dirigió a S.M. el Rey el pasado 1 de marzo, cuyo contenido rechazamos con toda firmeza”, dice el comunicado […] La llegada, hace quinientos años, de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas. Nuestros pueblos hermanos han sabido siempre leer nuestro pasado compartido sin ira y con una perspectiva constructiva, como pueblos libres con una herencia común y una proyección extraordinaria’ […]. ¿A qué venía dicha carta? […]. Como simple apunte de cultura general, no debe dejar de decirse que México no existía en 1519. Lo que es actualmente el territorio nacional estaba dividido en varios señoríos indígenas, muchos de los cuales estaban sujetos a tributo por parte de los aztecas, quienes los habían vencido en sus guerras de expansión. ¿Acaso los chilangos tendríamos que pedir perdón por las vejaciones de los mexicas contra los ancestros de poblanos, tlaxcaltecas, veracruzanos y oaxaqueños? La historia es historia. Sirve para estudiarla y aprender de ella, no para emprender revanchas”.

Con revisionismo histórico, ¿AMLO va por nuevo nacionalismo?

En El Universal, Salvador García Soto, escribe que: “detrás de la acción unilateral de hacer pública una carta diplomática que envió el 1 de marzo a la Casa Real de España, donde pide al rey Felipe disculparse ‘por las matanzas e imposiciones de la conquista’, el Presidente Andrés Manuel López Obrador abrió una nueva ruta político-ideológica, que arranca con esa misiva y otra enviada al papa Francisco, y que culminará con nuevos festejos y efemérides, propios de la 4T, en el calendario cívico e histórico de los mexicanos […]. El revisionismo histórico de López Obrador, que no es sólo una ocurrencia y que retoma iniciativas similares impulsadas en Latinoamérica por Evo Morales, en Bolivia, y por Nicolás Maduro, en Venezuela, también se basa en el que impulsaron naciones de África, que fueron colonizadas y explotadas, para pedir disculpas y hasta reparaciones económicas naciones de países como Gran Bretaña, Francia, Italia y Alemania, que en su momento se disculparon, igual que lo hicieron Estados Unidos y Canadá con sus pueblos originales. En el caso de México, la iniciativa del Presidente es idea de dos de sus historiadores de cabecera: su esposa Beatriz Gutiérrez Müeller y Paco Ignacio Taibo II. Y más que buscar reparaciones, […] la iniciativa del presidente busca sentar las bases para reivindicar un ‘nuevo nacionalismo’, indigenista, reconciliador y hasta guadalupano, que reivindique una visión de la historia nacional propia del nuevo régimen y de la llamada Cuarta Transformación. Si el nuevo grupo gobernante quiere romper con viejos paradigmas y tabúes en la historia oficial de México, es porque también quiere instituir sus nuevas y propias fechas y rituales históricos que lo distingan del viejo régimen. Celebrar la Independencia de México, ya no sólo como lo hicieron los priistas y panistas (prianistas) la noche con el grito del 15 de septiembre y las festividades del 16, sino el 27 de septiembre cuando se firmó el acta de Independencia y el Ejército Trigarante marchó triunfal por la Ciudad de México, […] es un primer objetivo de la nueva visión histórica del lopezobradorismo que también, al lanzar la iniciativa de ‘disculpas y perdón’, pretende conmemorar la conquista española en el mismo año electoral, con un acto de ‘reconciliación histórica con nuestro pasado’ y la reivindicación de las etnias originales. Así es que detrás de la ‘ocurrencia’ que anoche desataba polémica y hasta memes y burlas en las redes sociales o airadas reacciones de personajes como el escritor español, Arturo Pérez Reverte, parece haber todo un plan ideológico para impulsar un revisionismo histórico y una nueva versión de la historia nacional en el nuevo régimen. Preparémonos, pues, para los nuevos rituales de la 4T”.

Colosio y el complot

En Reforma, Sergio Sarmiento, escribe que: “sigue obsesionando a nuestro país. El 25º aniversario, este pasado 23 de marzo, ha reanudado los alegatos y las declaraciones. El propio Presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que cenó con Colosio en casa de Clara Jusidman dos días antes del homicidio […]. La gente cercana a Colosio siempre estuvo convencida de que fue asesinado por una conspiración y no por un asesino solitario. Diana Laura Colosio, la viuda de 36 años que moriría de cáncer en noviembre de ese mismo 1994, estaba al parecer convencida de que Camacho había estado detrás del homicidio. Se negó así a firmar una carta que le envió el Presidente Carlos Salinas de Gortari en la que exoneraba al ex regente del Distrito Federal que había luchado por la candidatura presidencial del PRI contra Colosio. Escogió personalmente al entonces ministro de la Suprema Corte, Miguel Montes, para ser el primer fiscal especial del caso con la encomienda de que encontrara la conspiración. Montes impulsó originalmente la investigación por ese camino y habló de una ‘acción concertada’ que ilustró públicamente con un video en el que buscaba encontrar patrones en los movimientos de distintos personajes en los momentos previos al homicidio. Semanas después, sin embargo, se vio obligado a reconocer que no había podido comprobar esa acción concertada […]. Montes dejó el cargo para ser reemplazado por la doctora Olga Islas […]. Pablo Chapa Bezanilla fue nombrado tercer fiscal[…] y postuló la presencia de un segundo tirador. Detuvo a Othón Cortez, un personaje menor que gravitaba en torno a las oficinas del PRI en Tijuana, pero el caso se desplomó ante las pruebas periciales y al demostrarse que los testigos de cargo habían sido inducidos. Cortez fue exonerado por los tribunales. El último fiscal especial, Luis Raúl González Pérez […] hizo un trabajo sistemático sobre todas las líneas que surgían de las teorías de la conspiración, desde la existencia de dos Aburtos hasta la presunta responsabilidad de un agente del Cisen, Jorge Sánchez Ortega, que estaba en el lugar de los hechos. Todas las hipótesis de conspiración se cayeron ante el peso de las pruebas o los dictámenes de los peritos, como los fisonomistas que confirmaron que el Aburto de la cárcel era el mismo detenido en Lomas Taurinas el 23 de marzo de 1994. González Pérez no cerró el caso, porque hacerlo era una decisión política, pero declaró que no había pruebas que señalaran que alguien además de Aburto hubiera participado en el asesinato. La Fiscalía General de la República debería hoy publicar completa la investigación. Sin embargo, poco importan las pruebas. La convicción popular es que el entonces Presidente Carlos Salinas de Gortari mandó matar a su protegido y candidato. Esta es la versión que han promovido películas como Colosio de Carlos Bolado o la serie de Netflix Historia de un crimen: Colosio. Siempre se logra más éxito con una trama de conspiración que con la verdad”.

Colosio: Caso cerrado…

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación, dejó muy en claro la imposibilidad de reabrir el caso del magnicidio ocurrido hace 25 años. El caso del asesinato del excandidato presidencial Luis Donaldo Colosio ‘está prácticamente cerrado y sólo está en reserva en caso de que hubiera pruebas supervenientes’, señaló. Dio a conocer que se analizó la carta entregada por la familia de Mario Aburto, el homicida, la cual plantea que se reabran las indagatorias y se revise todo el proceso. Detalló que el actual presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, quien se desempeñó como el último fiscal del caso, le confió que la investigación está prácticamente cerrada. Si en un cuarto de siglo no han podido desentrañar este crimen, ¿creen poderlo hacer ahora? No perdamos la energía”.

Los fiscales del caso Colosio: Montes e Islas

Héctor Aguilar Camín, en Milenio, escribe que: “Nadie colaboró tanto a la incredulidad pública sobre el caso Colosio como dos de sus fiscales: Miguel Montes y Pablo Chapa Bezanilla. Montes fue nombrado fiscal el 28 de marzo de 1994. El 4 de abril dio una conferencia de prensa diciendo que había descubierto el complot que la gente esperaba. Sus autores, dijo, eran los miembros del grupo Tucán, una red de policías retirados a los que el PRI usaba como elementos de seguridad en la campaña. Analizando el video del atentado, Montes descubrió un siniestro ballet mediante el cual los Tucanes conducían a Colosio al lugar donde Aburto iba a dispararle. Expertos españoles en leer los labios dieron fe de que los Tucanes se hablaban entre ellos dándose instrucciones. La hipótesis del asesino solitario, concluyó Montes, era insostenible. La versión del fiscal se derrumbó en unos días ante los cuestionamientos de la prensa y las impugnaciones legales de los acusados. El fiscal Montes siguió con sus investigaciones. El 14 de julio difundió sus nuevos hallazgos. Esta vez su conclusión fue la contraria: se trataba evidentemente de un caso de asesino solitario. La hipótesis del complot era insostenible. Montes fue relevado de su cargo en un clima de repudio y descrédito que alcanzó por momentos las dimensiones de un linchamiento moral. En su lugar fue nombrada una alta funcionaria de la Procuraduría, Olga Islas de González Mariscal, una mujer serena y sensata que se dedicó, primero, a ordenar lo que para entonces era un desordenadísimo expediente; segundo, a establecer las líneas de investigación que el propio expediente sugería; tercero, a interrogar a Mario Aburto con el fin de formular debidamente la acusación de homicidio, para obtener una sentencia inobjetable. Islas ordenó el expediente, despejó 23 de las 37 líneas de investigación que se había fijado y consiguió una sentencia por homicidio para Aburto con cárcel por 45 años. En noviembre de 1994, Islas entregó el expediente y el caso a los responsables de la Procuraduría del nuevo gobierno. El nuevo presidente, Ernesto Zedillo, nombró procurador a un panista, Antonio Lozano Gracia, y este encargó el caso Colosio al subprocurador Pablo Chapa Bezanilla. Entonces, la tragicomedia empezó de nuevo”.

No castiga a corruptos del sexenio pasado, pero sí exige disculpas de España…

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “¡qué curioso es el Presidente! No se atreve a castigar a los corruptos del sexenio pasado, pero sí exige disculpas de España por lo que ocurrió hace 500 años. Bajo esa lógica, Andrés Manuel López Obrador debería enviar cartas a Francia, para que pida perdón por la Guerra de los Pasteles; a Estados Unidos por las invasiones de 1847 y 1914; a Alemania por el hundimiento en 1942 de los barcos ‘Potrero del llano’ y ‘Faja de oro’; a Holanda para que reconozca que no era penal; y ya encarrerados, a Panamá por la invención del reggaetón. Debe ser difícil para Marcelo Ebrard hacer malabarismo con la conciencia y la chamba, exigiéndole disculpas al rey Felipe al mismo tiempo que se le disculpan a Nicolás Maduro todos sus atropellos a la democracia venezolana. Hay quienes dicen que con esto López Obrador busca más el impacto hacia adentro que hacia afuera. Es decir, seguir alimentando la polarización, inflamando la idea de los oprimidos contra los opresores, sin importar que el discurso no sea congruente con la actual relación entre dos países”.

Batean a AMLO en España

En Excélsior, Francisco Garfías, escribe que: “nunca más vigente la frase del clásico Juan Gabriel: ‘¡Pero qué necesidad..!’ […]. Felipe VI ya lo bateó. Era obvio. Un comunicado del gobierno español rechazó, ‘con toda firmeza’, el contenido de la carta que le envió el Presidente mexicano con tan desfasada petición […]. Las relaciones entre los dos países, que parecían viento en popa, se tensionaron súbitamente. La diplomacia española expresó su ‘preocupación’ por la divulgación de la carta que dio a conocer el diario El País […]. El tema no es menor. España es el tercer inversionista en México y el primero entre los miembros de la UE, según datos de la cancillería mexicana. Más allá de las inversiones, los términos utilizados por el Presidente de la República, quien lleva apellidos españoles, son agresivos para la numerosa comunidad de origen hispano en México”.

Protección a periodistas

En El Universal, su Editorial, asegura que: “los asesinatos contra periodistas siguen ocurriendo, el gobierno en turno hace ahora una revisión del mecanismo de protección a comunicadores y la impunidad en estos casos continúa prácticamente sin cambio. En síntesis, el panorama para los trabajadores de la prensa es el mismo que en la última década […].  Hace tres días se cumplió un aniversario más del asesinato de Miroslava Breach, periodista chihuahuense que abordaba temas de derechos humanos. A dos años del crimen, la fiscalía estatal continúa en proceso de investigación. Práctica que ha caracterizado a los crímenes de periodistas: indagatorias que se eternizan y al final quedan congeladas. Desde 2012 el Estado promulgó la Ley para la Protección de Personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas, con la que se creó un esquema de protección para quienes arriesgan su vida durante el desempeño de su tarea diaria. Ayer se dio a conocer que viene un rediseño al mecanismo y una reforma a la ley. Uno de los temas que serán revisados es la protección personal con la que cuentan 790 beneficiarios del mecanismo, de los cuales 292 son periodistas y el resto, 498, defensores de derechos humanos. La Secretaría de Gobernación detectó fallas en la empresa que brinda protección; ahora serán elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Policía Federal los que desempeñarán funciones de escoltas. Como parte de la auditoría que se realizará al mecanismo, tendría que revisarse también si aún está vigente la situación de riesgo para aquellos comunicadores a los que se les proporcionó protección hace años. También sería pertinente evaluar la manera en que se determina la asignación de escoltas, así como garantizar la integridad de ellos. Hay periodistas que deberían contar con seguridad personal y por desconfianza al Estado renuncian a la protección […]. Mientras los gobiernos locales no se involucren de manera completa en la protección al eslabón más vulnerable (los periodistas que laboran en los estados) o en el avance de investigaciones de los asesinatos ocurridos, poco se modificará el clima para que los reporteros realicen su labor de manera segura. Es sencillo, si no se acaba con la impunidad, no habrá solución”.

Nuevo paradigma petrolero

Ricardo Monreal, en Milenio comenta lo siguiente: “Tengo cuatro décadas de seguir de cerca y de lejos los aniversarios de la expropiación petrolera. Al alimón, recuerdo tres: el de López Portillo donde anuncia la “administración de la abundancia”, gracias al boom energético que presumiblemente sacaría a México de la pobreza; el de Salinas de Gortari de 1989, cuando anuncia la “segunda expropiación” petrolera al quitar a “la Quina” y al sindicato petrolero su presencia omnipresente en la paraestatal; y el de 2014 de Peña Nieto al anunciar el regreso de México al escenario petrolero mundial, gracias a la reforma energética que traería miles de millones de dólares en inversiones y empleos. El boom terminó en un crack devaluatorio; la “segunda expropiación” en una nueva privatización; y la apertura reformadora en una nueva dependencia energética y caída de la producción. PUBLICIDAD Lo anunciado ayer por el presidente AMLO en Palacio Nacional y en la refinería de Tula en el 81 aniversario de la expropiación petrolera representa claramente un deslinde de estas tres experiencias históricas. Es una cuarta etapa, muy acorde con la 4T que impulsa el nuevo régimen. Si en algún punto el actual gobierno debía marcar una diferencia sustantiva era precisamente en la política energética, y ayer lo hizo de manera puntual. Fue un aniversario en “re” mayor: rescate, regeneración, renovación y relanzamiento de la industria petrolera nacional. ¿Cuáles fueron los anuncios, deslindes y precisiones sustanciales? 1) Se respetarán los contratos suscritos al amparo de la reforma energética; 2) se recupera la rectoría de Pemex en la producción de hidrocarburos (proveerá 80% de la producción de gasolinas, gas y diésel que demanda el país); 3) se anuncia la construcción de una nueva refinería, Dos Bocas, después de 40 años de no construirse una; 4) se rehabilitarán las seis refinerías existentes, con los mismos trabajadores de Pemex, para integrar un sistema de refinación nacional que permita en tres años sustituir la importación de gasolinas; 5) se mantendrá el precio de los energéticos en sus niveles actuales, sin mayores aumentos que la inflación; 6) después de años de no explorar nuevos yacimientos, Pemex invertirá de inmediato en 20 nuevos pozos, buena parte de ellos en aguas profundas; 7) con el combate al huachicol (arriba y abajo) y la eliminación de mordidas, “moches”, sobreprecios y piquetes de ojo, se generarán ahorros hasta de 30% en el presupuesto de la paraestatal; 8) las nueva inversión petrolera detonará el crecimiento regional, especialmente en el sureste; 9) Pemex será más eficiente que las petroleras privadas; 10) se reconoce el esfuerzo y la función de los trabajadores petroleros (aunque no estuvo presente la dirigencia sindical). Más que una nueva política energética (donde habría que incluir a la otra gran empresa pública que es CFE, para tener el cuadro completo), de lo que se habló con propiedad es de un nuevo “paradigma” petrolero, cuyas coordenadas son autosuficiencia energética; rectoría de Pemex; energía barata; y tolerancia cero a la corrupción. Frente al “pillaje, entreguismo, privatización y dispendio” de la época neoliberal, la 4T pone un barril de por medio”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print