El Banxico lo hizo, falta el gobierno

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del viernes 16 de agosto 2019. Banxico bajó tasas y el peso aguantó, pero no será suficiente: Es necesario mantener bajo la lupa por unos días más el desempeño de los mercados. Vivimos días enrarecidos, cualquier ventarrón puede traer nubes que provocan una tormenta. Adicionalmente, tendremos que ver cuál es el impacto de la baja de las tasas en otras variables… Una traición dolorosa y un robo de 2 millones a Rosario… ¿50% menos a los partidos?

 

Rayuela

“Netanyahu se comportó como vasallo de Trump, un magnate que ve al mundo como si fuera una de sus empresas”.

 

El trío opositor

Salvador Camarena, El Financiero: “En su columna del miércoles, Sergio Aguayo agrupa a PRI, PAN y PRD bajo la frase “el trío opositor”. Copio esa categoría para intentar unas líneas sobre la oposición. Y como ya se sabe que hay tríos de cuatro, pues sumo en la misma canasta a Movimiento Ciudadano. A estos partidos México les debe 25 años de estabilidad macroeconómica y, simultáneamente, enorme desigualdad. De políticos de esos partidos surgió un carísimo si bien medianamente confiable sistema electoral, políticas de transparencia y acceso a la información, algunos órganos de fiscalización y/o regulación, programas sociales ahora desapareciendo (incluido el seguro Popular) y un Tratado de Libre Comercio. Lo que en tres décadas esos partidos no pudieron darle a México, aparte de la erradicación de la pobreza y un sistema equitativo de competencia empresarial y oportunidades laborales, fue un sistema policiaco eficiente, una justicia efectiva y una cultura de la legalidad. No pocos de los que estaban en esos partidos ahora están en el gobierno federal. Sólo por si hiciera falta decirlo, el grupo que propone un cambio de régimen fue parte del sistema que desde el año pasado busca abolir. Quizá porque los del trío opositor conocían a los nuevos gobernantes no les creyeron cuando escucharon que habría un “cambio verdadero”. Quizá porque los del trío opositor habían gobernado y saben en carne propia de las enorme resistencias que se enfrentan, subestimaron a López Obrador y a su partido. El caso es que el trío opositor ha sido prácticamente borrado durante casi un año, si medimos este periodo en términos legislativos (desde el 1 de septiembre). Porque a la oposición le pasó un poco lo que a algunos integrantes de órganos autónomos. Creyeron que López Obrador se iba a sosegar, que la silla lo convertiría en un Presidente más convencional, que se contendría, que todo sería como antes. Dentro de quince días habrá Informe de Gobierno. El primero de Andrés Manuel López Obrador. Como ha ocurrido con otros rituales, ya veremos cómo cambia el mandatario la liturgia de ese día. De lo que no hay duda es que ese día AMLO correrá solo, sin sombra de eso que antes se llamaba oposición. Si bien desde hace tiempo el 1 de septiembre ya no era el día para interpelar al presidente, esta fecha marca también la segunda llamada para el trío opositor. (…) El 1 de julio de 2018 perdieron el norte. Ya pasó más de un año y su extravío sigue. López Obrador los vapulea cotidianamente mientras los del trío opositor no atinan a reconstituirse como alternativa creíble. Quizá creen que todo será como antes, que existe una puerta de retorno a antes. No la hay, pero ni de eso parecen darse cuenta los del trío opositor”.

 

Banxico bajó tasas y el peso aguantó, pero no será suficiente

Luis Miguel González, El Economista: “Mantener bajo la lupa desempeño de mercados, necesario. El Banco de México bajó tasas y no pasó nada: el peso aguantó el tipo e incluso ganó un poco de terreno frente al dólar. Esto importa porque había dudas sobre cómo reaccionarían los mercados ante una reducción del premio que paga México. El hecho es que, al final del día, el peso recuperó 12 centavos respecto a su nivel del cierre del miércoles. La reacción de los mercados ante la decisión del Banxico es una excelente noticia en una semana marcada por el nerviosismo y los malos augurios. Le da la razón, por el momento, al subgobernador Gerardo Esquivel que ha sido el principal promotor de la baja en las tasas en la Junta de Gobierno. ¿Por el momento, por qué regatear méritos a Esquivel? 24 horas no son suficientes para llegar a una conclusión definitiva. Es necesario mantener bajo la lupa por unos días más el desempeño de los mercados. Vivimos días enrarecidos, cualquier ventarrón puede traer nubes que provocan una tormenta. Adicionalmente, tendremos que ver cuál es el impacto de la baja de las tasas en otras variables: ¿se relajará la inflación?, ¿servirá para levantar el PIB, aunque sea un poco más? La verdad es que sabemos parcialmente la respuesta: una baja de 0.25% es apenas una cucharadita. No es suficiente para activar la inversión o el consumo, en primer lugar porque los movimientos de las tasas de interés no se manifiestan en la economía inmediatamente y dependen de las decisiones que tomen los bancos. Además, hay que tomar en cuenta que la tasa de referencia sigue siendo muy alta, comparada con la inflación que es de 3.78% y también puesta frente a la que ofrece la Reserva Federal de Estados Unidos, 2.00 por ciento. Entonces, ¿por qué echar las campanas al vuelo? La decisión del Banco de México rompe una racha de cinco años y dos meses sin bajar las tasas. La última vez que lo hizo fue en junio del 2014, cuando las colocó en 3.00. Desde finales del 2015, el costo del dinero se fue para arriba y llegó hasta 8.25. Las alzas sirvieron para domesticar una inflación que se salió de control con el gasolinazo de diciembre del 2016 y, después, para mantener la capacidad de atracción de capitales y así sostener el tipo de cambio. Incertidumbre. Todos estos factores contribuyen a mantener un escenario donde la incertidumbre está tan presente que casi se puede tocar con la mano. Se expresa en las cifras de confianza del consumidor que ya están en niveles “terrestres”, luego de haber dado un brinco hasta la luna, después del triunfo de López Obrador. Se manifiesta, además, en la caída de la inversión. La baja de tasas ayuda, pero no es suficiente”.

 

El Banxico lo hizo, falta el gobierno

Enrique Quintana, El Financiero: “Muchos, me incluyo, pensábamos que el Banxico no tomaría ayer la decisión de bajar sus tasas de interés. Por cuatro votos a uno lo hizo. La razón por la que creíamos que no bajaría es porque el entorno externo es desfavorable. Se pensó, de hecho, que no bajar la tasa podría haber implicado una depreciación adicional del peso mexicano frente al dólar. Uno de los promotores de la baja de la tasa fue el subgobernador Gerardo Esquivel. Las minutas muestran desde semanas atrás que él promovía la baja de tasas. Esquivel demostró en los últimos días que aun si hubiera existido un alza del tipo de cambio, que era lo que se temía por efecto de la reducción de los réditos, su efecto sobre la inflación hubiera sido marginal. El miércoles por la noche la cotización del peso frente al dólar se ubicó en 19.67 pesos. Ayer se ubicaba en 19.61 pesos. Es decir, el mercado actuó en contra de las opiniones de los analistas y había descontado ya la baja de la tasa. En ese sentido, los integrantes de la Junta actuaron correctamente. Valoraron adecuadamente el hecho de que no habría una depreciación del peso como consecuencia de la baja de la tasa. (…) Pero el Banco de México hizo lo que podía hacer. Si el panorama internacional se complica y el entorno doméstico se deteriora en cuanto a la posibilidad de crecimiento, no dude que el Banxico bajara este año otro cuarto o hasta medio punto la tasa. Pero, pese a ello, si prevaleciera la desconfianza, seguiríamos con una inversión detenida. (…) Si lo que prevalece es el temor, al margen de que haya baja de tasas o reactivación del gasto público, la inversión privada seguirá cayendo. Quienes tienen ascendencia sobre el presidente de la República deben dejar la cautela y jugársela. Quizás les vaya de por medio el cargo. Tal vez el presidente se enfade y los margine, o incluso los corra. (…) AMLO tiene un ángulo pragmático. No va a dejar que un desastre económico eche por tierra todo su proyecto. Pero debe entender que hay ese riesgo. Mientras piense que no existe, no va a tomar decisiones en consecuencia. El Banxico ya hizo lo que le toca. Veremos si el gobierno hace lo propio o sigue en la realidad paralela, en donde ya no puede permanecer más”.

 

Confirman complot contra AMLO

Julio Hernández López, La Jornada: “El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación confirmó y amplió las sanciones aplicables a quienes participaron en una conjura contra quien era en 2018 candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador (la segunda acepción del diccionario de la Real Academia Española establece que conjurar es conspirar, uniéndose muchas personas o cosas contra alguien, para hacerle daño o perderle). La maniobra realizada un año atrás fue parecida a la practicada en 2006, cuando élites empresariales financiaron una campaña de desacreditación contra quien entonces intentaba por primera vez llegar a la silla presidencial: López Obrador, un peligro para México, rezaba aquella consigna que inició el proceso de división social que se sostiene hasta ahora y que, en aquella ocasión, con el enorme apoyo de muchos medios de comunicación, sobre todo televisivos, sirvió para imponer el multifactorial fraude electoral que llevó a Los Pinos a Felipe Calderón Hinojosa. (…) Los sancionados son: Piña Digital S.A. de C.V., Javier García Mata, Grupo T.V. Promo, S.A. de C.V.; T.V. Promo, S.A. de C.V.; Virna Gómez Piña; Alejandro Quintero Íñiguez y Mónica Bolaños Cacho Albarrán. Quintero fue vicepresidente de Televisa, responsable de orquestar campañas de publicidad política en favor de políticos y gobernantes. A él se le atribuye la creación del producto Peña Nieto que desde el estado de México y con el apoyo de Televisa fue siendo impulsado a Los Pinos donde, ya con EPN con la banda presidencial, fue el responsable del cuidado y promoción de su imagen política. La confirmación jurídica de las conjuras políticas y mediáticas se ha dado en las mismas horas políticas en que se debate sobre la suerte judicial de Rosario Robles Berlanga y, en particular, sobre el parentesco del juez que decidió su encarcelamiento, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, sobrino de Dolores Padierna, la esposa de René Bejarano, a quien se videograbó en 2004 recibiendo fajos de billetes del empresario Carlos Ahumada, en una demostrada conjura de poderosos que pretendían frenar la carrera política de López Obrador. ¡Hasta el próximo lunes!”.

 

Una traición dolorosa y un robo de 2 millones

Raymundo Rivapalacio, El Financiero: “Rosario Robles mostraba enjundia al iniciar la semana. “Estoy aquí para demostrar mi inocencia y confío plenamente en la autonomía del Poder Judicial”, dijo el martes por la tarde, minutos antes de comparecer por segunda ocasión ante el juez. “Como siempre se los he dicho, con las faldas bien puestas, tomando al toro por los cuernos y dando la cara”. Sus abogados le habían dicho que con seguridad la iban a vincular a proceso, pero que no se preocupara porque estaba todo arreglado para que no fuera a la cárcel y se defendiera en libertad. Robles se los creyó, le entregó a una persona que estaba vinculada con la defensa dos millones de pesos y tomó un avión a Europa para irse de vacaciones con su hija. A su regreso descubriría cuántos la traicionaron. En la parte más sórdida de la semana donde Robles perdió su libertad, se encuentran dos episodios desconocidos cuyos detalles han comenzado a emerger del círculo cercano a la exsecretaria de Estado. Ella estaba preocupada por las acusaciones que estaba preparando la Fiscalía General por el caso popularmente conocido como La Estafa Maestra, aunque públicamente mostraba una imagen diferente. La ausencia de huellas en los documentos donde presuntamente se probaban triangulaciones con universidades y empresas fantasma, mediante las cuales se calculaba un daño al erario por más de cinco mil millones de pesos, le daba tranquilidad. No sabía en ese momento que dos exfuncionarios que trabajaban con ella, habían declarado en su contra, inculpándola del delito. Y uno más, de quien jamás hubiera imaginado una puñalada, sospecha Robles, probablemente también la entregó, Emilio Zebadúa, su oficial mayor y quien presuntamente armó el enjambre financiero del presunto delito. Tampoco que dentro de su equipo de abogados le hicieron creer que ya habían negociado con las autoridades. Cercanos a Robles revelaron que los abogados le dijeron que con dos millones de pesos podían comprar a los fiscales para que pudiera defenderse en libertad. La persona que le decían cooperaría con ella tenía un alto cargo en la Fiscalía General. Lo identificaron como Juan Ramos López, quien fue nombrado originalmente por el fiscal Alejandro Gertz Manero al frente de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, y que a la salida de Felipe Muñoz de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales, a fines de mayo, fue trasladado a ese cargo. (…) El engaño a Robles no ha alcanzado aún sus últimas consecuencias. Se combina con la decepción de sentirse abandonada. La exsecretaria, que se enfrentó con la parte tecnócrata del gabinete de Peña Nieto, buscó apoyo en el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Su relación se fortaleció y tejió amistad con su esposa y con la hoy senadora Nuvia Mayorga. Uno de sus abogados, Juan Antonio Hernández Barros, trabajó con Osorio Chong como titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, y dos de los testigos que declararon en su contra, también pertenecían a ese grupo político”.

 

El silencio que rodea a Rosario

Jorge G. Castañeda, El Financiero: “Pocos distinguidos miembros de la comentocracia o de la oposición han prestado atención a un hecho curioso, aunque previsible, de estos días. Creo que sólo Ciro Gómez Leyva, en su noticiero televisivo, lo advirtió: el legado de Peña Nieto se ha desvanecido, su equipo se encuentra bajo fuego, pero nadie defiende a Rosario Robles. Me centraré en éste último punto. Hasta hace menos de un año, Rosario Robles era integrante del gabinete legal presidencial. Si no me equivoco, tenía 17 colegas, una decena más de compañeros del gabinete ampliado, y otra docena de colaboradores cercanos del presidente Peña Nieto en Los Pinos. En Sedesol y Sedatu contaba también con un gran número de subalternos, amigos o cómplices, como se les quiera llamar. Hasta esta hora –la noche del jueves 15– no he visto una sola declaración de cualquiera de ellos, sin hablar del propio Peña Nieto, tomando su defensa, hablando de su inocencia o integridad, o manifestando algún tipo de solidaridad. En el caso de Emilio Lozoya, se entiende que nadie quiera defender a un prófugo. Proclamar su inocencia se riñe con su comportamiento, aunque tenga toda la razón Lozoya en afirmar que no hay condiciones para que se haga justicia en México, ni a él ni a nadie. Pero Robles no sólo no huyó, regresó a México para presentarse ante un juez que nunca debió aceptar fungir en este caso. Sus abogados o no sabían que era sobrino político de René Bejarano, o les dio lo mismo, como si el Señor de las Ligas no tuviera motivación alguna para ver a Robles tras las rejas. En realidad, no debiera sorprenderme esta actitud de los compañeros de Robles. Es la misma de los priistas de Echeverría, cuando López Portillo encarceló a varios; de los de López Portillo, cuando los persiguió De la Madrid; de los de éste último, cuando los mandó a apresar Salinas, y de los de Salinas, cuando acabaron en el Altiplano, sin hablar de los que apresó Peña Nieto. En algunos casos se trató de líderes sindicales; en otros, de secretarios de Estado; en varios, de hombres poderosos de un sexenio, con o sin cargo, sacrificados en el altar de la continuidad priista. (…) La han dejado sola. La pregunta más interesante no es por qué, siempre ha sucedido lo mismo. ¿Se trata de una mezquindad de los priistas que jamás le han sido leales a alguien en desgracia? ¿O más bien nos hallamos ante un comportamiento típico de la clase política nacional, del PRI, del PAN o de Morena, que simplemente no se juega nunca por nadie? Difícil de saber. El problema para el equipo de Peña es que si se acabó el pacto, o nunca hubo, o no los incluyó, la lista de prisiones preventivas oficiosas (votada por el PRI) puede ser larga. Y el silencio de los amigos de antaño, ensordecedor”.

 

¿50% menos?

Viridiana Ríos, Excélsior: “Si bien la idea de Morena de reducir el financiamiento de los partidos es necesaria, justa y loable, la forma en la que se está planteando la reducción es políticamente oportunista y poco democrática. De implementarse, la balanza tendería a favorecer a Morena y terminaría afectando la equidad de las contiendas electorales. El dinero de los partidos debe reducirse. Sin embargo, la reducción debe hacerse con una fórmula más justa. Hace unos días, Andrés Manuel López Obrador planteó que los partidos políticos deben reducir su gasto. Esto es absolutamente cierto. Actualmente, a nivel federal, los partidos nos cuestan 4.7 mil millones y 5 mil millones de pesos a nivel estatal. Tan sólo en 2018, mantener a los partidos y sus campañas (presidenciales y legislativas) nos costó cerca de 85 pesos por persona, es decir, 11 mil millones de pesos. Esta cantidad es muy elevada y, pero aún, se incrementa cada año para satisfacer los intereses de los partidos y la clase política. Lo gastado el año pasado fue equivalente a casi una cuarta parte del programa estrella del gobierno de AMLO (Jóvenes Construyendo el Futuro) y fue dos veces el presupuesto en materia de prevención y control de las enfermedades ¡Ello no les resulta suficiente y el próximo año estiman que se les den 274 millones de pesos más! Esto es un abuso. La cantidad de dinero público que reciben los partidos políticos es un abuso en un país con las necesidades y las desigualdades de México. Los partidos deben recibir menos dinero. Sin embargo, la propuesta que actualmente Morena abandera para reducir ese dinero no es justa por dos razones. Primero, porque plantea reducir al 50 por ciento los recursos de todos los partidos, sin considerar la cantidad de recursos que cada uno recibe. (…) Segundo, la propuesta de Morena me parece injusta porque no va al corazón del problema. El centro del problema de México no es el dinero que da el INE a los partidos, sino el que se da de forma ilegal por privados. (…) En general, celebro que AMLO plantee una reducción al dinero de los partidos, pero no considero que la propuesta actual sea la mejor forma. Reducir al 50 por ciento crea demasiadas ventajas para Morena. La alternativa no puede ser tampoco sólo dejar el financiamiento privado, pues ello crea una plutocracia y atenta directamente contra los intereses de los más pobres”.

 

Nocturno de la migración y el crimen

Héctor Aguilar Camín, Milenio: “El rasgo más visible de la debilidad de los gobiernos del Triángulo Norte centroamericano, El Salvador, Guatemala y Honduras, es el aumento de la violencia y la impunidad del crimen. Lo característico de ambos fenómenos en esos países es que hacen dramáticamente difícil la vida diaria y casi imposible el desarrollo de los pequeños y los medianos negocios que dan vida y opciones a la economía popular. La dificultad de la vida diaria es uno de los grandes motores de la migración en el Triángulo Norte. Según una encuesta de la Universidad Centroamericana, 63.8 por ciento de los salvadoreños quisiera dejar su país. Una encuesta equivalente de la Red Jesuita en Honduras arrojó la cifra de 42% de hondureños deseosos de migrar. PUBLICIDAD El efecto que el crimen tiene sobre la vida y la economía de las personas apenas puede exagerarse: destruye, roba o extorsiona todo lo que está fuera del circuito de grandes negocios, cuyas empresas cuentan con sus propias redes de seguridad privada y cuyos dueños viven amurallados en fraccionamientos de lujo, separados de la inseguridad de sus ciudades. Lo demás es tierra de nadie donde medra una delincuencia particularmente onerosa para la microeconomía. Escribe Joaquín Villalobos en el sobrecogedor ensayo que he venido glosando en este espacio: “Sólo en los años 2016 y 2017 en Tegucigalpa, Honduras, se cerraron mil 500 pequeñas tiendas que representan el 30% de estos negocios en la capital. Las pequeñas empresas en Honduras generan entre 60% y 70% del empleo y se estima que pagan 200 millones de dólares anuales en extorsiones. En El Salvador, 72% de las pequeñas empresas es víctima de extorsiones y éstas reportan pérdidas diarias de 20 millones de dólares; centenares de trabajadores del sector transporte público han sido asesinados, además de ser un sector que ha venido sufriendo de la extorsión por más de 15 años. En Guatemala las extorsiones han aumentado en un 72% en los últimos cuatro años y las pequeñas empresas representan 85% del empleo” (Los muros del Triángulo Norte”, https://www.nexos.com.mx/?p=43589). Vistas las condiciones del Triángulo Norte, solo podemos concluir que la migración centroamericana estará con nosotros mucho tiempo. En realidad, ya es parte de nosotros”.

 

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print