El contrapoder de las mañaneras

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del viernes 15 de marzo 2019. El contrapoder de las mañaneras: Otros estamentos de la sociedad podrían aprovechar las mañaneras para dilucidar sus dudas y objeciones… Las mañaneras pueden convertirse en un espacio políticamente decisivo en el diálogo entre la sociedad y el gobierno, a condición de que sepamos aprovecharlo… No entienden la 4T.

Rayuela

“Están los intelectuales que viven para aportar ideas. Luego están los que sólo piensan en el dinero”.

No entienden la 4T

Enrique Quintana, en El Financiero, escribe lo siguiente: “Cuando se observa el debate público en México, diera la impresión de que continuamos con las campañas electorales federales. Nos guste o no, no es así. Hubo un hecho que redefinió al país: el arrollador triunfo de López Obrador en la elección presidencial, así como la obtención de mayorías absolutas en las cámaras, por parte de Morena y sus aliados, así como el control de la mayoría de los Congresos locales por las mismas fuerzas. Este hecho fue expresión del rechazo de la mayoría de los electores a un conjunto de políticas, específicamente las asociadas a lo que genéricamente se denomina el modelo neoliberal. Todavía hay quien se sorprende de que el gobierno esté tomando… ¡las medidas que propuso en la campaña!, y con las cuales obtuvo el respaldo para ganar la elección, que van en contra de las que se tomaron en los últimos años. No debería haber sorpresas. Ese fue el mandato de las urnas. Lo que tendría que haber entre los que no coinciden con las decisiones que se están tomando no es sorpresa sino la construcción de una nueva narrativa, si es que quieren revertir esas medidas algún día. Si lo que se plantea es meramente la defensa del ‘modelo neoliberal’ o la crítica de las medidas tomadas por el gobierno, esos planteamientos están condenados al fracaso. Les guste o no. Es probable que haya la percepción de que ‘lo único’ que ocurrió es una derrota electoral y que se trata de un fenómeno acotado al momento y al país. A mi parecer, no es así. Estamos frente a un cambio de paradigma que ha corrido por todo el mundo, tal vez sólo equiparable a lo que sucedió en la década de los 80 del siglo pasado, cuando vivimos la ‘revolución liberal’ que propició una oleada de apertura y liberalización en todo el orbe y que dio el tiro de gracia a las economías centralmente planificadas y al sistema político soviético. Estamos frente a un fenómeno equiparable al derrumbe del muro, pero en el otro sentido. Sin embargo, muchos de los que simpatizan con el modelo liberal no lo quieren ver así. Lo visualizan sólo como un ‘desafortunado’ paréntesis que habrá de cerrarse pronto. La crisis del modelo económico debiera conducir a la creación de una nueva narrativa que parta de un entendimiento diferente del funcionamiento de los mercados, así como del rol del Estado. Evidentemente no puede ser un mero regreso al intervencionismo estatal de viejo cuño o al proteccionismo comercial. Hay que desaprender y aprender de nuevo. La visión de que el libre mercado conducirá a la optimización del bienestar y al uso más eficiente de los recursos, archívela en la historia de las teorías económicas. El tema de fondo es la vieja –muy vieja– consideración de que los mercados necesitan ser regulados y gobernados por el Estado. Ni se puede perder el efecto benéfico de la ley de la oferta y la demanda, pero tampoco permitir que ésta se convierta en la ley fundamental. Es un tema de civilización. Finalmente, desde 1776, con el triunfo de la Revolución Americana encabezada por Washington, Jefferson y demás… quedó claro, que es el Estado el que debe imponer las reglas de la convivencia económica. Es decir, hay que olvidarnos de la doctrina y aprender de la historia. En ningún caso se obtuvo éxito económico siguiendo a ultranza el liberalismo de libro de texto, sino el liberalismo que entendió su realidad. Mientras no comprendamos eso, ni los partidarios ni los detractores de la cuarta transformación, van a tener un mapa de ruta. Y seguiremos a ciegas por muchos años”.

El contrapoder de las mañaneras

Jorge Zepeda Patterson, escribe en El País, lo siguiente: “En las conferencias matutinas, el presidente de México tiene un interés personal para invertir tanto tiempo y energía: busca explicar sus razones, persuadir y vencer resistencias. El presidente de México responde a una pregunta sobre su esposa, otra sobre las contradicciones de un secretario de Estado, una más sobre la inconsistencia de una medida de su Administración. Andrés Manuel López Obrador contesta a medias y hace referencia al hecho de que su Gobierno es diferente. El reportero le interrumpe y pide respuesta puntual a su pregunta. Con frecuencia el presidente afirma no tener el dato preciso, pero promete tratarlo al siguiente día. Cuando no lo hace un reportero se lo reclama 24 horas más tarde. No hay restricciones sobre el tipo de preguntas ni preselección de los periodistas que asisten a la reunión. Todo esto sucede cada día durante casi una hora en señal abierta para todo el que quiera verla. Algo importante está sucediendo en ese espacio; si no por otra cosa porque el presidente invierte en él algo así como el 7% del tiempo dedicado a gobernar, todos los días de lunes a viernes. A razón de 15 a 20 preguntas por sesión, prácticamente allí se han ventilado todos los temas que tienen que ver con la vida pública y el Gobierno: abusos y contradicciones, dudas y reclamos, halagos y exigencias. En los poco menos de tres meses que llevamos de sexenio, se le han planteado cerca de 1.500 preguntas buenas, malas y regulares. Unas dan lugar a respuestas retóricas que cada vez se parecen más a las del día anterior y comienzan a sonar a disco rayado, pero otras transparentan en tiempo real las decisiones que está tomando el Gobierno. Algunas incluso, han provocado rectificaciones de parte del presidente: despido de funcionarios exhibidos por un pasado cuestionable o por incongruencia en sus responsabilidades, ajuste de programas y supresión de alguna medida controvertida. Hace unas semanas, en este espacio, comenté que estas reuniones estaban modificando el paradigma que había caracterizado el flujo de la información política. El contenido de la mañanera define la agenda noticiosa del día y hace poco menos que anacrónica la información del día anterior publicada en los periódicos de la mañana. Si bien está claro que ha trastocado los tiempos informativos, me parece que todavía no aquilatamos la trascendencia política de la mañanera. En un país donde existen pocos contrapesos frente al presidente y en la práctica ninguna fórmula real de rendición de cuentas, no es poca cosa que el soberano se someta todos los días a 45 minutos a todo lo que los ciudadanos deseen preguntar mediante sus periodistas. No es muy orgánico ni institucional, ni ello significa que debamos renunciar a la construcción de espacios democráticos para el equilibrio de poderes. Pero es un hecho que, por lo pronto, ofrece una vía rápida y expedita para exigir, contrastar, ventilar abusos, inconsistencias, omisiones. Hasta donde recuerdo, Enrique Peña Nieto se pasó seis años sin responder a una pregunta abierta en una rueda de prensa (y la última habría sido la de la Feria del libro de Guadalajara, aún como candidato, cuando a pregunta de un periodista de EL PAÍS, no pudo recordar el título de un libro que le resultara significativo). (…) Me parece que otros estamentos de la sociedad podrían aprovechar las mañaneras para dilucidar sus dudas y objeciones. En la reunión se acepta la presencia de revistas mensuales y de sitios digitales, tanto nacionales como extranjeros. Eso abre la puerta para que cualquier actor político o social pueda participar en este espacio. López Obrador es sin duda un político sui géneris y sus propuestas, muchas de ellas a contrapelo de usos y costumbres, parecen plagadas de claroscuros. Bien podríamos responder ampliando esos claros. Las mañaneras pueden convertirse en un espacio políticamente decisivo en el diálogo entre la sociedad y el gobierno, a condición de que sepamos aprovecharlo”.

Guerra sucia contra AMLO

Julio Hernández López, escribe en La Jornada, lo siguiente: “La Mañanera detonó ayer una discusión necesaria: el papel de empresarios y hombres de dinero en las maniobras propagandísticas sucias que impidieron en 2006 y 2012 el arribo de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República y que intentaron repetir ese bloqueo en 2018. Santiago Nieto Castillo, quien fue fiscal de asuntos electorales en un tramo del sexenio de Enrique Peña Nieto, y fue botado de ahí para impedir que siguiera indagando el caso Odebrecht y las relaciones corruptas de esa firma brasileña con la campaña presidencial del mexiquense, dio a conocer datos que, según el planteamiento presentado en la conferencia matutina de prensa, mostrarían un financiamiento irregular de empresas privadas para golpeteo mediático y político contra un candidato presidencial, en este caso el ahora presidente López Obrador. El señalamiento directo alcanza a Televisa, a Enrique Peña Nieto, a Gabinete de Comunicación Estratégica y a otras empresas, en diverso grado y con la advertencia de que las sanciones legales alcanzables son menores, ínfimas. Alejandro Quintero fue un personaje central en el tejido de relaciones entre tesorerías de gobiernos estatales y federales y la programación de Televisa. A través de dos de sus firmas, Grupo Tv Promo SA de CV y Tv Promo SA de CV, logró triangulaciones y maniobró para dar salida legal y financiera a ciertos compromisos políticos, entre ellos la promoción de quien era gobernador del estado de México, para que llegara a Los Pinos. Publicista de la pasada administración del propio Peña Nieto, Quintero apareció en las redes que propiciaron la elaboración y difusión de un documental que pretendía afectar el crecimiento electoral del tabasqueño. Otro señalamiento ha alcanzado a empresas cuyos accionistas principales son dos hermanos Berrueto, uno de ellos, Federico, partícipe destacado en la actividad de Gabinete de Comunicación Estratégica, dirigido por Liébano Sáenz, quien fue poderoso secretario particular del entonces presidente Ernesto Zedillo (en la acusación contra Berrueto se mencionó dinero proveniente de otra de las cumbres de la corrupción en el sexenio recién pasado: OHL México). Nieto Castillo, quien ahora dirige la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (unidad de importancia clave en los procesos contra la delincuencia de tipo económico y financiero), ese aprovisionamiento de dinero a empresas particulares terminó sirviendo para impulsar un documental que sería utilizado contra la tercera candidatura presidencial de López Obrador: El populismo en América Latina, promovido de tal manera (incluyendo exteriores de autobuses del transporte público urbano) que parecía que lo importante era asociar gráficamente al político tabasqueño con figuras del populismo como Hugo Chávez y Luiz Inácio da Silva, Lula”.

¿Tú también, Federico…?

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “además de tribuna presidencial, las mañaneras son inadmisibles foros para denostar, perseguir, acusar, juzgar y sentenciar a cuanta institución pública o privada y persona física o moral caiga en la lista de ‘adversarios’ del gobierno en funciones. En esas sui géneris ‘ruedas de prensa’, el machuchón de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, ha tenido tres intervenciones públicas, dos para atentar contra la presunción de inocencia y salvaguarda de datos personales: una, para intentar acreditar un imaginario ‘conflicto de interés’ del titular de la Comisión Reguladora de Energía, y la de ayer sobre el financiamiento de un documental sobre Populismo, visto como ilegal ‘campaña negra’ contra López Obrador. Y no únicamente presentó información, sino interpretó supuestos con alevosa valoración delictiva, dañando a los aludidos en sus garantías constitucionales y revelando datos que está impedido a divulgar, dejando a sus indiciados expuestos a la vergüenza pública. Afirmó que Bufete de Proyectos, Información y Análisis financió esa producción a partir de su relación comercial con Tv Promo por servicios que fueron pagados en 2017. Lo cierto es que la última transacción ocurrió en septiembre de aquel año, cuando no empezaban aún las campañas electorales. El bufete niega de forma categórica haber financiado algo relacionado con la elección de 2018. Nieto aludió al director general Federico Berrueto, querido compañero de páginas […]. Difamado que ha sido por el responsable de la Unidad de Inteligencia Financiera, no dudo que se trata de un poderoso pero vulgar ataque a la libertad de expresión, ya que Federico puso en duda la honradez intelectual de Nieto: el 22 de octubre de 2017 lo criticó por el hecho de que, como fiscal electoral, se comportó de manera parcial en el caso Odebrecht. ‘Lo que sí es cierto es la falta de probidad del fiscal Santiago Nieto. Su remoción es un acto de autoridad necesario. Quien conspira contra el fiscal es él mismo y su incontenible inclinación a mentir públicamente. La oposición necesita un fiscal confiable, Santiago Nieto no lo es…’ […]. Las instituciones del Estado mexicano contra la delincuencia organizada no deben ser utilizadas para amedrentar a servidores públicos de órganos autónomos ni empresarios y periodistas independientes del gobierno. Es momento de que el Presidente haga una pausa en una lucha que parece dirigida contra las libertades y los derechos individuales. Ayer fueron Guillermo García Alcocer y su familia, hoy Federico Berrueto, mañana ojalá nadie más, porque ni la purificadora 4T merece estar por encima de la dignidad de las personas”.

El sicario financiero del gobierno federal

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “todo indica que no deja de sorprender que de ser un reconocido académico y un aguerrido fiscal, se ha convertido en el sicario financiero del gobierno federal. En lugar de seguir la pista del dinero de los verdaderos criminales, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera está utilizando todos sus recursos legales para perseguir a los enemigos imaginarios del régimen. Primero fue el comisionado Presidente de la CRE y ahora, los supuestos financiadores del famoso documental sobre populismo que tanto molestó a Andrés Manuel López Obrador. Resulta medio extraño que la UIF salga a señalar “culpables”, cuando la Fiscalía General de la República ni siquiera ha iniciado una carpeta de investigación. Y en caso de que se llegara a emprender un proceso penal, éste estaría en riesgo dadas las violaciones de Nieto al debido proceso y a la presunción de inocencia. A menos, claro, que lo único importante sea hacer un show mediático con los presuntos y no realmente castigar a los culpables”.

Santiago, el inquisidor

En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “no deja de sorprenderme que un hombre sobre el que cayó el peso de los intereses oscuros del Estado cuando era fiscal de delitos electorales haya hecho el par de apariciones que le hemos visto en las mañaneras. Es más, creo que los dos ‘mañanazos’ más duros lo han tenido a él como protagonista. El de los familiares de Guillermo García Alcocer, de la CRE, y ayer el de la serie televisiva del populismo, Alejandro Quintero, Federico Berrueto y muchos otros. Me parecería un error de principio argumentar desde los ayer acusados. Eso es lo que pretende el espectáculo de ayer, ese es el debate que se quiere, que el juicio y la sentencia se den en le tribunal de la opinión pública. No. Se trata del aplastamiento de los principios contenidos en nuestras leyes: de la presunción de inocencia, de protección de datos personales, de la evaluación que de las acusaciones haga un ministerio público y decida qué presentar ante un juez, que después evaluará las evidencias y con base en la ley comenzará o no un proceso judicial donde los acusados tendrán oportunidad de defenderse[…]. Es más, uno podría sospechar que el espectáculo mañanero está casi diseñado para fracasar en el proceso judicial al entregar tantos elementos a los abogados de los mencionados en la conferencia y en los documentos presentados, para armar la defensa. Que el aviso de ‘mañana en la mañana’ presentamos una denuncia parece diseñado para que los nombrados, si tuvieran algo que esconder, lo escondieran rápidamente. Pocos trabajos en el mundo de la investigación criminal requieren la discreción y cuidado que requiere la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento de organizaciones criminales. La Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda tiene inmenso poder. Su titular ha decidido anunciar y detallar su investigación antes de presentarla al ministerio público. De un asunto de particular interés político para el Presidente de la República, además. Sé lo mal que Santiago Nieto la pasó cuando las fuerzas oscuras del Estado se voltearon contra él. Que conoce esa injusticia. ¿Es ésta la respuesta? Sí da un poco de miedo, la verdad”.

Coordinadora, el conflicto que viene

En Milenio, Joaquín López Dóriga, escribe que: “así lo dijo marcadamente en Oaxaca, donde ante militantes de la sección 22 de la Coordinadora reiteró su compromiso en ese sentido, a cambio del de ellos, les dijo, de no suspender clases para no afectar a más de un millón de niños de esa entidad que tiene el menor número de días cumplidos del calendario escolar y el segundo lugar más bajo en escolaridad del país. Con ese acuerdo en la plaza, la militancia se fortaleció y empezó a endurecer su propio proyecto de reforma en el que reasume su papel rector en la educación con la recuperación de posiciones clave y el manejo de plazas, premios, estímulos, sanciones y, sobre todo, el presupuesto. La iniciativa del acuerdo educativo se presentó en noviembre y pasa por una serie de reformas constitucionales, para lo que se ha desarrollado un parlamento abierto donde se han escuchado especialistas y en el que el coordinador de los diputados del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, ha tenido un rol muy importante, logrando entendimientos con el Secretario Esteban Moctezuma. El punto es que la Coordinadora, que quiere todo, en particular el control del dinero, no lo va a tener por la decisión del Presidente de la República de eliminar intermediarios en el destino de los fondos públicos, el presupuesto de Educación incluido. Entonces va a ser cuando vuelva a salir a la calle a hacer lo que ha hecho desde su fundación en Chiapas, en 1979, y será una prueba de fuego para el Presidente López Obrador, quien ha dicho que no lo van a doblar con manifestaciones ni sombrerazos, aunque sea de la Coordinadora. Lo vamos a ver muy pronto”.

Tienen prisa para la nueva reforma educativa

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “muchísima prisa entró a los diputados por aprobar el decreto para abrogar la reforma educativa de 2013. Nos cuentan que el proceso tiene que quedar listo antes del 29 de abril pero con todo el paquete: la aprobación en San Lázaro, en la Cámara de Senadores y en los congresos de los estados. El objetivo es que no sea necesario convocar a periodo extraordinario de sesiones. ¿Por qué?, se preguntará usted. Porque en agosto inicia el ciclo escolar 2019-2020, en septiembre comenzará el tejido fino para la confección del presupuesto para 2020 y en octubre se tiene que presentar el programa sectorial para Educación. Si la contrarreforma no está lista para esas fechas, el plan se tendría que aprobar de acuerdo con las leyes vigentes, es decir ¡con las de Enrique Peña Nieto! Tienen prisa, mucha prisa, nos cuentan”.

Ayotzinapa desde cero

En Excélsior, Jorge Fernández Menéndez, escribe que: “dice Alejandro Encinas, el experimentado Subsecretario de Gobernación, que en el caso Ayotzinapa se comenzará de cero. Es un sinsentido que se alinea perfectamente bien con la lógica de un grupo que quiere aniquilar lo que ya se ha investigado durante todos estos años, porque no concuerda con el resultado que ellos quieren obtener de esas investigaciones. Son los que creen […] que los jóvenes fueron secuestrados y desaparecidos por el Estado y que dentro del Estado los responsables son los militares. Esta insistencia de comenzar de cero y de volver a responsabilizar al Ejército cuando está plenamente comprobado que no tuvieron responsabilidad alguna en los hechos, parece ser más parte de la grilla interna […] que una decisión de Estado […]. No se puede empezar de cero porque no se pueden ignorar los hechos, los datos duros, de la investigación. Se pueden tener diferentes opiniones sobre los hechos, pero no se pueden tener hechos diferentes […]. Sabemos que en Cocula se incineraron por lo menos 19 cuerpos y que dos de ellos han sido identificados en los laboratorios de Innsbruck, uno totalmente y el otro parcialmente. Sabemos quiénes participaron y por qué, incluso de la confusión fatal que movió al grupo criminal de Guerreros Unidos y a las autoridades de Iguala. Sabemos de la complicidad de las autoridades locales con los criminales, y también de la relación de líderes de los estudiantes con otro grupo criminal Los Rojos. Tenemos las conversaciones interceptadas en Estados Unidos entre los líderes de Guerreros Unidos con sus sicarios esa noche. En el epílogo de aquel libro escribimos que: […] ‘No existe una sola prueba en contrario que niegue esta sucesión de hechos. Las versiones de que el responsable del crimen fue ‘el Estado’ no tienen fundamento alguno. Las razones esgrimidas para responsabilizar a los grupos criminales que controlan el comercio de heroína en la entidad y que se disputan el territorio no sólo son verosímiles, sino verídicas. Los asesinos materiales e intelectuales han reconocido su crimen, la forma y las circunstancias en que se cometió. Las acusaciones de que pudo ejercerse la tortura sobre alguno de los detenidos no invalida la declaración de los propios sicarios, que en las grabaciones e imágenes que hemos divulgado no muestran signo alguno de tortura. Los testimonios de todos los sicarios involucrados coinciden casi plenamente […]. Alegar que fue ‘el Estado’ el responsable de esos crímenes injustificables es una forma de asumirse como cómplice de los criminales, otorgarles una coartada para quedar impunes y alejar, cada día más, la posibilidad de hacer justicia. Una justicia que esos jóvenes sacrificados por el crimen merecen y que no se les puede negar’. No se comienza de cero”.

La fragilidad del Migrante

El Universal, su Editorial, asegura que: “una de las mayores fuentes de historias de todo tipo y color se encuentra en los migrantes y en las vivencias que encaran desde que abandonan su hogar y su país hasta que logran establecerse en la tierra deseada, aquella que les ofrece oportunidades de trabajo y vida digna. México fue expulsor de migrantes durante varias décadas. Miles de mexicanos abandonaban sus localidades en Zacatecas, Puebla o Michoacán para llegar de manera indocumentada a Estados Unidos. Muchos perdieron la vida en el desierto, otros tantos tuvieron éxito después de varios intentos. Hoy los índices de emigración no se comparan con los que se alcanzaron a finales del siglo pasado. El país se ha vuelto territorio de paso para migrantes de diversas nacionalidades, especialmente centroamericanos […]. Su paso por México es uno de los de mayor riesgo. La corrupción de un sistema migratorio deficiente y la violencia de grupos criminales los convierte en un blanco apetitoso. En Tapachula, migrantes cubanos denuncian que ‘abogados’ les piden de 300 a 900 dólares por ‘agilizar’ la entrega del salvoconducto del Instituto Nacional de Migración, que les permita continuar su viaje a Estados Unidos. El trámite es gratuito, pero la dependencia tarda hasta 20 días para entregar el documento y sólo recibe 20 solicitudes diarias. Los propios migrantes creen que hay colusión entre los ‘gestores’ y personal del INM para hacer lento el trámite y obligarlos a pagar por él. Sus temores no están lejos de la realidad. Ayer la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció que el instituto es una de las oficinas más penetradas por la corrupción, por lo que se realiza una renovación de los agentes migratorios. Pero si no es la corrupción la que interrumpe su paso, es el crimen […]. En casi una década la situación del migrante se mantiene casi sin cambio. En un país ajeno se vuelven presas fáciles de devorar, a la vista de todos y con la tolerancia social y oficial”.

La economía

Alejandro Moreno, en El Financiero, escribe que: “La alta popularidad de Andrés Manuel López Obrador representa una clara señal de confianza al gobierno, pero ésta no borra las aflicciones y sentimientos de malestar de la gente en torno a diversas problemáticas. Una de ellas es la economía. De acuerdo con la reciente encuesta nacional de El Financiero, realizada para conocer las opiniones hacia el gobierno en sus primeros 100 días, el 31 por ciento de los entrevistados califica “bien” o “muy bien” la situación económica actual del país, el 44 por ciento la califica “mal” o “muy mal y el 24 por ciento, ni bien ni mal. Según estos datos, el balance de opiniones negativas sobrepasa a las positivas con un margen de 13 puntos. En las percepciones ciudadanas, la economía está en números rojos; predomina el sentimiento de malestar. Planteando la pregunta con referencia a la situación económica en su hogar, los resultados son muy parecidos: 31 por ciento la describe favorablemente, 42 por ciento, desfavorablemente y 26 por ciento, en un tono neutral, sin celebración ni queja. Esto significa que las percepciones acerca de la economía familiar están alineadas actualmente con las percepciones sobre la economía nacional, algo que no siempre sucede. Durante los últimos tres años del sexenio anterior, por ejemplo, la economía nacional se describía con mayor pesimismo que la economía familiar. Según las encuestas nacionales realizadas por este diario, las opiniones favorables sobre la economía nacional promediaron 10 por ciento entre 2016 y 2018, mientras que las opiniones desfavorables promediaron 78 por ciento. El pesimismo económico se observaba en razón de 8 a 1 sobre el optimismo. En el caso de la economía familiar, las opiniones favorables promediaron 23 por ciento en ese mismo periodo, mientras que las desfavorables arrojaron un promedio de 51 por ciento. En este caso la razón era de casi 2 a 1, con el pesimismo también dominante. Mirando esos datos de los últimos años y comparando con lo que hoy arrojan las encuestas, es evidente que el cambio de gobierno y la expectativa respecto a lo que haga el Presidente han provocado un cambio en las percepciones acerca de la economía. Aunque predomina el pesimismo, hoy la población se siente más optimista que al final del sexenio anterior. Basta ver el salto de las opiniones favorables de 10 a 31 por ciento en el caso de la economía nacional, y de 23 a 31 por ciento, en el caso de la economía familiar. Según se ha reportado, el comportamiento del índice de confianza del consumidor que realiza el INEGI confirma la tendencia del optimismo al alza”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print