El desastre de la inversión en Pemex

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 14 de marzo 2019. Nahle vs Herrera: Dos visiones sobre la refinería… en el gobierno: En cualquier país con sistema abierto, una descalificación tan pública y dura como la que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador al subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, tendría que haber ido acompañada de su renuncia. ¿No debería ser lo razonable que cualquier peso disponible para Pemex se invirtiera este año (y quizás el siguiente) en aumentar la capacidad de producción y fortalecer su actividad exploratoria?…

Rayuela

“Ora sí Polevnsky se voló la barda. Lanzó descalificaciones a diestra y siniestra, pero olvidó lo importante: nombres”.

El desastre de la inversión en Pemex

Enrique Quintana desde El Financiero nos explica lo siguiente: “La inversión de Pemex se desplomó en el sexenio de Enrique Peña Nieto. Uno podrá tener diferencias respecto a la estrategia planteada por la administración de López Obrador, pero su diagnóstico es certero. La inversión física del gobierno en la industria de hidrocarburos cayó 51.8 por ciento en términos reales entre el último año del gobierno de Calderón y el último de Peña Nieto. Con una caída así no se puede esperar otra cosa que caída en la producción. Pasó todo lo opuesto durante el periodo 2006-2012: en este lapso se disparó la inversión de la petrolera. El comparativo entre el último año de Fox y el primero de Calderón reporta un crecimiento de 1 mil 203 por ciento en términos reales en la inversión de la empresa petrolera. Pero, claro, veníamos de muy abajo. En el sexenio de Fox la caída fue de 47.7 por ciento en términos reales y en el de Zedillo habíamos caído en 2.5 por ciento. Para resumir, entre el año de 1994 y el 2018, la inversión de Pemex creció a una tasa media anual de 5.2 por ciento, pero su crecimiento se concentró en el sexenio de Calderón. En todos los demás cayó. Es increíble que, en el sexenio de Fox, cuando tuvimos precios de los hidrocarburos como ya no los hemos visto y cuando se logró el récord histórico en la producción de petróleo, hayamos tenido una caída de la inversión prácticamente a la mitad. Este hecho refleja el estilo de comportamiento de las finanzas públicas, en el que la dependencia a los ingresos petroleros se hizo crónica. El fracaso de la reforma fiscal prevista originalmente y que al final se concentró en el ya olvidado IETU, así como la irresponsabilidad fiscal de los estados, ordeñaron a Pemex hasta donde ya no se pudo más. Ante la caída de la producción que comenzó a partir del 2004, el gobierno de Felipe Calderón reaccionó positivamente incrementando fuertemente la inversión de la petrolera. Sin embargo, hubo ineficiencias internas en Pemex, pues pese al extraordinario crecimiento de los recursos invertidos, no logró contenerse la caída en la extracción de crudo ni en las reservas. En el gobierno de Enrique Peña se recortó de nueva cuenta, severamente, la inversión ante el desplome de los precios de los hidrocarburos. Tiene todo el sentido invertir más en exploración y en producción en Pemex. Apenas para llegar al nivel que tenía en 2012, el último año de Calderón, su inversión debería duplicarse. El año pasado alcanzó los 187 mil 366 millones de pesos. Llegar al nivel real de 2012 implicaría invertir este año algo así como 189 mil millones más, para llegar a 377 mil millones de pesos. Ni lejanamente se va a alcanzar esta cifra. La meta es de 288 mil millones. Al menos en enero ya creció la inversión de Pemex en 36.8 por ciento en términos reales, lo que es una buena señal. Sin cuestionar las ventajas de aumentar nuestra capacidad de refinación; sin descalificar el proyecto de la refinería de Dos Bocas, surge simplemente el tema de la oportunidad. ¿No debería ser lo razonable que cualquier peso disponible para Pemex se invirtiera este año (y quizás el siguiente) en aumentar la capacidad de producción y fortalecer su actividad exploratoria? Es un tema de mera racionalidad en la lógica de fortalecer financiera y operativamente a la empresa y dejarla lista para la Cuarta Transformación. La otra opción es llevar a la empresa al desastre… pretendiendo fortalecerla. ¿Cuál habrá de elegirse?”.

Nahle vs Herrera: Dos visiones sobre la refinería… en el gobierno

Luis Miguel González, en El Economista escribe que: “Hay dudas en el gobierno federal sobre la pertinencia de continuar con la refinería de Dos Bocas en Tabasco, queda claro después de leer las declaraciones del subsecretario Arturo Herrera a Financial Times. Los recursos anunciados para esta obra, 8,000 millones de dólares, podrían ser más productivos en otros lados, por ejemplo el fortalecimiento de la capacidad de Pemex para exploración y producción. Esta actividad es 20 o 30 veces más rentable que la refinación. Otros, en el gobierno, piensan que poner en pausa el proyecto de la refinería podría mandar una señal que produciría confianza en los mercados y reduciría la fricción con las agencias calificadoras. En este grupo se encuentra Arturo Herrera. Él sabe que decir no a Dos Bocas tiene un beneficio tangible en el corto plazo para quienes llevan las finanzas públicas: reduce el riesgo de una baja de nota para Pemex y para la deuda soberana de México. Dicen los insiders que el propio presidente López Obrador ha estado valorando esta “solución” en los últimos días. Está consciente de que deberá ajustar algunos de sus planes a la realidad presupuestal. Sabe de los cuestionamientos a Dos Bocas y del costo que tendría para su gobierno y para el país una baja en la calificación de la deuda y la pérdida del grado de inversión. Si esto ocurriera, una parte significativa de los ahorros generados con la austeridad se debería dedicar a pagar el incremento en el costo financiero de la deuda. La respuesta pública a las declaraciones de Herrera deja claro que hay otra posición en el gobierno: Dos Bocas va, contra viento y marea, dice la secretaria de Energía, Rocío Nahle. Ella es la encargada del plan de resurrección de las refinerías. La funcionaria insiste en que el proyecto en Tabasco es viable y que podría realizarse en un plazo de tres años, con un costo que iría de 6 a 8,000 millones de dólares. El objetivo es reducir las importaciones de gasolina que son más de 70% del consumo nacional y cuestan miles de millones. La secretaria no se detiene en explicar cómo se hará para mejorar la baja productividad y altos costos que ha tenido la producción de combustibles en México. Tampoco toma en serio los cálculos independientes que advierten que Dos Bocas costará 12,000 millones, mínimo, y tardará más de cinco años en producir. (…) La película continuará porque las dudas siguen. Hay muchas preguntas que el gobierno de AMLO no ha podido responder con el nivel de profundidad y detalle requerido. ¿Por qué hacer una refinería nueva, tan grande, cuando hay seis refinerías que operan entre 20 y 30% de su capacidad?, ¿podría hacerse una versión más pequeña, menos costosa, de Dos Bocas?, ¿por qué apostar por refinar combustibles fósiles, en vez de usar esos recursos para energías renovables? Más allá de que el presidente es de Tabasco, ¿qué sentido tiene hacer la refinería en un terreno que no es apto y está tan lejos de los centros de consumo? ¿Qué se hará para mitigar el impacto ecológico de Dos Bocas… se habla de que será muy contaminante para las poblaciones cercanas?, ¿de dónde saldrán los recursos?, ¿cómo evitar que el financiamiento de la refinería hunda más a Pemex y arrastre el gobierno federal? ¿Quién ganará al final, Arturo Herrera o Rocío Nahle?”.

El estilo de gobernar

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero lo siguiente: “En cualquier país con sistema abierto, una descalificación tan pública y dura como la que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador al subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, tendría que haber ido acompañada de su renuncia. Herrera declaró al Financial Times que la refinería de Dos Bocas no se construiría –este año–, y que una parte del dinero presupuestado se invertiría en Pemex. No, dijo López Obrador, la refinería va y se trata de un malentendido. El caso está cerrado, pero el episodio arroja luz sobre la forma como funciona el gobierno. Si alguien pretende entender a López Obrador, tire los referentes que conoce y parta del hecho de que todo nace y muere entre 7 y 8 y media de la mañana, cuando comparece ante la nación y ofrece una conferencia de prensa. El Salón de la Tesorería, donde se hace el evento diario, es el escenario. En público o en privado, López Obrador ejerce de manera unipersonal. Ordena a su gabinete en función de ideas u ocurrencias surgidas del encuentro con periodistas, y los obliga a rendir cuentas. La ‘mañanera’, como se conoce al momento en el que se presenta ante el público, es el eje articulador de su administración, y su equipo, particularmente aquellos que no conocían su estilo de gobernar, lo ha ido aprendiendo para capitalizar del desorden que el propio presidente provoca. El gabinete carece de líneas de mando claras y establecidas. Por ejemplo, la política, que lleva la Secretaría de Gobernación, se maneja predominantemente desde otras oficinas en Palacio Nacional, como la Consejería Jurídica, la Coordinación de Delegados o la Dirección de Comunicación Social. En economía, orienta la Secretaría de Hacienda, la determina el presidente, y en función de sus temas y prioridades, asigna eventualmente poderes superiores a otras dependencias, como en el caso de Dos Bocas, donde la secretaria de Energía, Rocío Nahle, corrigió al subsecretario Herrera, que no habló sobre la refinería sin el conocimiento y aprobación del secretario Carlos Urzúa, por lo que a quien finalmente enmendó fue a él. Urzúa no siempre es escuchado, y comparte responsabilidad para hablar con inversionistas con el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, el primer gran lastimado del gabinete, antes incluso de iniciar el gobierno, cuando les garantizó que se concluiría el nuevo aeropuerto, al ser aplastado por el actual secretario de Comunicaciones, Javier Jiménez Espriú, y por el ministro sin cartera, el constructor José María Riobóo. Comparten lamentos con la secretaria de Economía, Graciela Márquez, a quien le quitaron la responsabilidad del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, para entregárselo al de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, que también se mete en el tema de los inversionistas. Cada quien actúa no dentro del ámbito de su responsabilidad, sino de las tareas que les encarga el presidente, para quien las líneas de mando son un estorbo y busca la funcionalidad sobre la organización. No necesariamente eso resulta, como se ha visto con discrepancias tan fuertes como la de este martes, o con aclaraciones que ha tenido que dar porque sus secretarios declararon algo que no iba en línea con su pensamiento. El problema que han visto varios de sus colaboradores es que la línea de su pensamiento es cambiante y contradictoria en cuestión de días. Por ejemplo en el aeropuerto, donde además de Romo otros secretarios estaban convencidos de que continuaría Texcoco, o Urzúa y Herrera, quienes probablemente escucharon las dudas que tenía López Obrador sobre Dos Bocas la semana pasada, pensando en la reacción de los mercados, y que el martes se despertaron con la sorpresa de la descalificación al subsecretario. (…) Frente a la opinión pública, eso le podrá seguir funcionando, pero estructuralmente irá aflojando los amarres de su andamiaje hasta que se colapse, entendido esto como contradicciones que no podrán ser resueltas sin impactos perniciosos para su gobierno, como es el caso de Dos Bocas, o que sus secretarios, ante la humillación continua y la imposibilidad de trabajar para dar resultados, abandonen el gobierno derrotados por este asfixiante estilo de gobernar”.

Doloroso trance

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “en los chats del sector financiero se comenta con pesar que Arturo Herrera podría […] renunciar a la Subsecretaría de Hacienda luego del ‘malentendido’ de 50 mil millones de pesos que tuvo con el Presidente. La presencia de Herrera en la SHCP resultaba tranquilizante para analistas e inversionistas, pues es uno de los pocos que sí le entienden a los números y a los riesgos para la estabilidad financiera. Sin embargo, Andrés Manuel López Obrador lo dejó muy mal parado con el tema de la refinería en Dos Bocas. En estos días los muchachos de Carlos Urzúa andan en Londres tratando de convencer a calificadoras y a inversionistas de que las cosas van bien. En ese contexto, Herrera le dijo al Financial Times que la construcción sería pospuesta y que esos recursos, mejor, serían usados para el rescate de Pemex. Fue cuestión de horas para que, desde Palacio Nacional, tanto AMLO como Rocío Nahle ratificaran que Dos Bocas va pese a todas las recomendaciones en contrario. Para López Obrador fue sólo un malentendido con el funcionario; pero para Herrera fue un doloroso trance frente a la comunidad de inversionistas globales”.

Yeidckol: sabandijas en Morena

Julio Hernández López, en La Jornada, escribe que: “Ha sido la propia presidenta formal de Morena, Yeidckol Polevnsky, quien ha hecho una cruda descripción de lo que está sucediendo dentro del joven partido, que es hegemónico como consecuencia del arrastre electoral de Andrés Manuel López Obrador pero, al mismo tiempo, es frágil y equívoco en su construcción institucional y, sobre todo, en sus procesos de postulación de candidatos a puestos de elección popular. En el mayor desahogo verbal que ha tenido respecto de lo que acontece en Morena, Polevnsky, quien ha sido la empresarial ejecutora de órdenes superiores en ese partido-movimiento, ha dictaminado que en el partido ahora gobernante hay sabandijas infiltradas, demonios sueltos, oportunismo, actitudes mezquinas y perversas, venta de candidaturas y militantes metiches, latosos, chapulines y traidores. Ah, y machines perversos que desean quedarse con el control del partido. Tal emisión verbal de YP se produjo en términos generales, sin especificar a sus destinatarios, aunque la realidad política los muestra sin margen de equivocación: la embestida de Yeidckol va dirigida a Ricardo Monreal, el actual coordinador de la bancada senatorial de Morena, y, en esa condición, jefe político de esa cámara, en la que ha tenido éxitos de concertación al mejor estilo del priísmo clásico (la aprobación, por unanimidad, de la Guardia Nacional, y la luz verde a Yasmín Esquivel para que sea ministra de la Corte, por dar dos ejemplos recientes), los cuales en lugar de abonarle puntos en la grilla palaciega provocan celos y enojos en miembros del círculo central obradorista. Monreal es un ejemplo depurado de trapecismo político: ha pasado de partido en partido y de cargo en cargo, siempre con capacidad para mantenerse en los escenarios centrales. Uno de sus momentos más difíciles se produjo justamente a causa de ese círculo central obradorista que le impidió ser candidato a la gubernatura de Ciudad de México, arguyendo que una encuesta de opinión (jamás probada ni exhibida) le daba la delantera a Claudia Sheinbaum. Monreal amagó con dejar Morena y aceptar una candidatura de varios partidos opuestos al andresino. Finalmente, negoció una candidatura al Senado y la coordinación de la bancada correspondiente. Polevnsky se ha topado ahora con una cerrada oposición de militantes de Morena tras los cuales ha estado la figura de Monreal y sus operadores. En Puebla, caso que citó Yeidckol, aunque sin mencionar expresamente a Alejandro Armenta Mier, la candidatura de este senador morenista ha sido apadrinada por el citado Monreal, mientras la presidenta del partido abiertamente se ha cargado en favor de la reincidencia electoral de Miguel Barbosa. En Tamaulipas, el delegado de Morena, Alejandro Rojas Díaz-Durán, ha acusado a Polevnsky de actuar de manera facciosa y provocar la división de los militantes de ese partido. Rojas Díaz-Durán es suplente del senador Monreal y ha sido asesor político de éste. Hay otro punto de inconformidad con el manejo político del comité de YP, pues el delegado en Baja California, Leonel Godoy, quien fue gobernador de Michoacán, no ha sido capaz de mostrar la supuesta encuesta de opinión que habría desbancado a Jaime Martínez Veloz del primer lugar en todas las encuestas de opinión, publicadas y disponibles, para ser candidato a la presidencia municipal de Tijuana. Frente a esas expresiones de inconformidad en estados donde habrá elecciones en este año, Polevnsky ha endurecido el lenguaje, en un símil con el foxismo que en 2000 proponía botar a víboras prietas y otras especies animales dañinas. Yeidckol, ahora, ha postulado que los morenistas deben atenerse a las reglas del partido, si no, que se vayan a otro partido, que se regresen adonde vinieron porque se la pasan acusando”.

Agenda pendiente

En Excélsior, Yuriria Sierra, escribe que: “se presentó en el Senado un acuerdo para ir por la despenalización de la mariguana, no importa el fin. El anuncio lo hicieron Morena, Acción Nacional y MC. De concretarse, el proceso sería gradual y estará basado en la jurisprudencia de la SCJN, que establece que no se debe criminalizar a quienes hagan uso de la planta de manera personal. Acaso sólo lo resuelto en la Corte resulta novedoso, lo demás ya se ha visto. Iniciativas van y vienen, nadie le entra en serio el debate. Hace unos días, en Nuevo León, dijeron que no a una ley similar, pero en materia de aborto. No hubo acuerdo y la interrupción del embarazo se queda como está, sólo permitida en ciertas causales, pero penalizada en el resto […]. En ese mismo estado […] se realizó el primer matrimonio entre personas del mismo sexo sin necesidad de un amparo. Aunque para que este enlace se concretara, la pareja tuvo que someterse a un proceso burocrático que duró seis horas […]. La semana pasada, Tatiana Clouthier propuso recortar en 50 por ciento el presupuesto de los partidos políticos. Ya saltó el PT, uno de los aliados de Andrés Manuel López Obrador en la campaña de 2018. Así como cuando Pedro Kumamoto presentó una iniciativa similar en el Congreso de Jalisco y que fue boicoteada por el PRI. No es un tema nuevo, de hecho, es un pendiente que siempre se anota en la agenda legislativa, pero que también, siempre, se queda a la espera de una discusión […]. El fuero es otro pendiente en cada legislatura y aunque nunca faltan ejemplos que justifiquen su eliminación, tampoco faltan quienes se oponen […]. Si el sexenio pasado los conflictos de interés fueron marca y centro de múltiples cuestionamientos, los últimos días no nos dicen que ahora esto es distinto […]. Un compromiso de dientes para afuera, que pocos parecen tomar en serio. México continúa con leyes locales desiguales en materia de crímenes por razón de género. A pesar de los tantos, tantísimos, que se cuentan todos los días, hay entidades que se resisten a declarar alerta por este tipo de violencia […]. Así como tampoco hay avances en materia educativa, seguimos rezagados […]. Y cuando el mundo le apuesta por la energía alternativa, aquí planeamos […] nuevas refinerías. Los mismos temas. Nos repetimos una y otra vez. Más que un país que aburre, somos un país que no avanza. Estancado, atorado, Conformista. Mediocre, si me apuran. Ahí está el verdadero reto para quienes presumen buscar […] una transformación. Y vaya que diario, también, nos lo repiten”.

La reforma ‘punitiva’

En Milenio, Héctor Aguilar Camín, escribe: “el fin un par de académicos, Rafael de Hoyos y Marco A. Fernández, han puesto en claro, al menos para mí, el verdadero tamaño del castigo que el sistema de evaluación de la reforma educativa infligió a los maestros. ‘La mal llamada reforma punitiva’. Asombra la facilidad con que se impuso sobre la reforma todo el calificativo de punitiva y la insalvable distancia que hay entre ese calificativo y la realidad. El castigo laboral infligido por la evaluación educativa, es decir, el número de maestros que perdieron su plaza por fallar en evaluaciones sucesivas es cercana a cero. De Hoyos y Fernández restituyen los números de dos circuitos de evaluación: el de los maestros de primer ingreso y el de los maestros que tenían ya una plaza. Hablamos en total de 360 mil 864 docentes evaluados, de los cuales solo 2 mil 935 resultaron agraviados, es decir, perdieron el empleo (los menos) o fueron asignados a tareas administrativas (los más). Hechas todas las cuentas, y muy bien hechas por De Hoyos y Fernández, la que llaman con algún humor ‘tasa de punitividad’ final es de solo 0.8 por ciento de los evaluados. Dicen los autores con toda razón: ‘Con una tasa de agravio de 0.8 por ciento, no hay evidencia para afirmar que la reforma tenía como objetivo el despido masivo de los docentes, como han dicho infinidad de ocasiones sus detractores’. Apuntan entonces a lo que su juicio fue y sigue siendo la verdadera carencia y en ese sentido el verdadero castigo de la reforma para los docentes: no un castigo laboral como se pregona, sino educativo. ‘El Estado no cumplió con su responsabilidad de ofrecer a los docentes una formación continua pertinente y a la medida de las necesidades identificadas por la evaluación. Y tampoco cumplió con su responsabilidad legal de asignar tutores calificados a los docentes noveles’. La política ha vuelto al mando de la educación en México y ha empezado por poner el estigma donde no estaba: en su carácter punitivo laboral. Vistos los números fríos, no encontrarán mucho que corregir en ese lado y sí en los otros de que apenas hablan”.

AMLO vs fifís

En Excélsior, Francisco Garfías, escribe que: “no pasa un día sin que AMLO descalifique a la prensa que lo critica. La bautizó hace tiempo como fifí. Está claro que lo tiene ‘hasta el copete’, para usar sus propias palabras. El tono que utiliza refleja irritación, intolerancia, rechazo hacia los que no pensamos como él, ni somos parte de esa mayoría aplastante de 30 millones de mexicanos que lo llevaron a Palacio Nacional. En la mañanera de ayer dijo que los periodistas fifís son ‘conservadores con apariencia de liberales’ […]. Es un rechazo muy al estilo Donald Trump, el Presidente que ubica a sus críticos como fabricantes de fake news. No hay duda de que AMLO los percibe también como sus enemigos. Las descalificaciones del Presidente de la República se dieron luego de que la revista Proceso […] diera a conocer los resultados del análisis de Signa Lab, laboratorio de investigación del ITESO, universidad jesuita de Guadalajara. Esa investigación habla de la estrategia de ataques y ridiculización en las redes sociales en contra de periodistas y medios que lo han cuestionado […]. López Obrador negó que haya una estructura dedicada a hostigar a sus críticos, o que se trate de una acción orquestada por el gobierno federal.  Pero el vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, ha sido parte de esta estrategia perversa. Aseguró en la UNAM que 15 columnistas se llevaron 15 mil millones de pesos en el régimen de EPN. ¡Mil millones de pesos por piocha! La cifra habla por sí misma. No necesita desmentido. En una entrevista, por separado, declaró que esos 15 columnistas […] cobraban, además, por mención o asesorías. Son mentiras. Lo digo por mí. Jamás vendí menciones, ni asesoré a nadie. Lo reto a que demuestre lo contrario. Una pregunta respetuosa al Presidente. Si su gobierno no es parte de esa estrategia para desacreditar criticas ¿Qué hace entonces el vocero diseminando falsedades?”.

Crisis Migratoria

En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, lo ha dicho hasta el cansancio. Hay una nueva política respecto a la migración centroamericana que pretende llegar a Estados Unidos. Es más, ha dicho que es muy probable que solo aumente […]. Dijo en enero: ‘Nuestra política consistirá en ordenar su estancia y movilidad con ciertos plazos para que, llegado el momento, retornen a sus países de origen en el caso de que no sea posible su acceso a Estados Unidos en condiciones aceptadas por las autoridades de aquel país’. Una política enfocada, dijo, en permitir la entrada ordenada, legal y segura. Los dos eventos recientes en Tamaulipas que resultaron en al menos 19 migrantes desaparecidos, tal vez secuestrados por los traficantes y la delincuencia organizada es muestra pues de que no, no basta con decir. Hay que hacer. Hace unas semanas, una serie de reportajes de The New York Times ya había demostrado que la situación es, perdón, señora Sánchez Cordero, una crisis humanitaria. Los secuestros en Tamaulipas demuestran que no hay nada de ordenado y seguro en el paso por México. Pero sobre todo demuestran que no hay una nueva idea para atacar el mayor de los problemas que sufren los centroamericanos en nuestro territorio: no importan. Son presa fácil de autoridades, criminales y sus cómplices. La confusión de hace unas mañanas entre el estado de Tamaulipas, el Presidente y después Alfonso Durazo es prueba fehaciente de que, en realidad, a nadie le importan a los que luego con cursilería llamamos ‘hermanos centroamericanos'[…]. La crisis sigue. Escribió Claudio Lomnitz ayer: ‘Los migrantes de Centroamérica pasan por México como fantasmas. Sus nombres poco nos importan. Sus derechos humanos son también ilusorios. Su martirio es irrelevante. A veces pareciera que, si no entran en la mitología de la nación, ni existen ni importan’. Así”.

El camino tricolor

En El Universal, Salvador García Soto, escribe que: “bajo el razonamiento de que ‘los gobernadores deben concluir su mandato porque si no le incumplen a su pueblo’, Claudia Pavlovich, la única mujer Gobernadora del país, declinó la posibilidad de ir a buscar la dirigencia nacional del PRI como Secretaria general en fórmula con el doctor José Narro Robles, y decidió quedarse a terminar su gestión al frente del Ejecutivo estatal de Sonora que concluye en 2021. Luego de que la mandataria sonorense fuera invitada por Narro Robles a ser su compañera de fórmula, con quien se dejó ver ayer en un café de la Ciudad de México, se desató en medios locales y nacionales la versión de que dejaría la gubernatura y hasta hubo especulaciones sobre quién podría ocupar el cargo de manera interina en Sonora […]. Pavlovich enfrenta una situación complicada en su estado, luego del enorme avance de Morena en las pasadas elecciones federales donde su partido, el PRI, perdió las 7 diputaciones federales y las dos senadurías de mayoría, además de perder también la mayoría del Congreso local […]. De hecho, la entidad sonorense está en la mira de varios políticos de Morena que ya han expresado sus aspiraciones para las elecciones de gobernador en 2021 […]. Sumado a lo político, la inseguridad en el estado se ha agravado. Hermosillo figura entre las 50 ciudades más inseguras del país, según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, y varias zonas del estado, como Ciudad Obregón, son escenario de una disputa entre cárteles del narcotráfico como el de los Salazar, célula del Cártel de Sinaloa, y el Jalisco Nueva Generación, por el control del tráfico de drogas en las principales plazas urbanas y en la amplia frontera sonorense con Estados Unidos. Así es que con todo eso, se entiende que Claudia Pavlovich se la haya pensado dos veces y no escuchara el canto de las sirenas que la invitaba a dejar el tiradero en Sonora y a buscar una posición partidista en una elección interna del PRI que aún genera más dudas que certezas”.

Fauna nociva

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “estalló la bomba. La dirigente nacional, Yeidckol Polevnsky, llamó a las mujeres del partido a cerrar filas porque, dijo, se les han infiltrado en el movimiento ‘muchas sabandijas’ que quieren sacar provecho del partido y están vendiendo candidaturas. Al participar en la presentación de la campaña nacional Mujeres y Paz del partido, arremetió contra el precandidato por Morena al gobierno de Puebla, Alejandro Armenta, y advirtió que si no le gustan los estatutos de Regeneración Nacional, puede regresarse por donde vino. ‘Son muchas las sabandijas que se nos han infiltrado’, expresó. Le están echando el ojo a Morena de manera perversa, dijo. Tras lo externado por Polevnsky, vale la pena preguntarse, ¿y qué espera para fumigar?”.

AMLO le gana batalla a Zapata

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “las consultas ciudadanas que el presidente Andrés Manuel López Obrador realiza para preguntar al pueblo sobre algunas decisiones ganaron una batalla legal. Ayer, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) se declaró incompetente para pronunciarse sobre su legalidad. Jorge Zapata, nieto del líder revolucionario Emiliano Zapata, impugnó la consulta sobre la operación de la Termoeléctrica de Huexca, en Morelos, y una ciudadana hizo lo mismo sobre el sondeo para la cancelación del Aeropuerto de Texcoco. El TEPJF resolvió que no fueron convocadas conforme al marco legal […], por lo que se declararon incompetentes para resolver y desecharon ambos recursos. Así, AMLO le ganó una batalla a Zapata. La consulta es de quien la trabaja, dicen hoy en el gobierno federal”.

Las jornadas de AMLO

Milenio, Trascendió, asegura que: “después de los primeros 100 días sin descanso, con actividades intensas y recorriendo el país hasta cinco días a la semana, Andrés Manuel López Obrador comenzó a bajar el ritmo de los primeros tres meses y hasta se ha dado el lujo de comer en casa con su familia. Esta semana no tiene contemplada gira fuera de Ciudad de México, mientras que las largas jornadas de trabajo, que comenzaban antes de las 6 de la mañana y terminaban al menos 13 horas después, se han ido ajustando”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print