El estruendoso silencio de Zedillo: 1994

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del martes 21 de mayo 2019. El estruendoso silencio de Zedillo: 1994. Aquel año y el siguiente son fundamentales en la historia del país y lo que hemos vivido desde entonces, incluida esta 4T, es incomprensible si no entendemos aquellos días… Se necesitan demócratas, pero no estos. Menor creación de empleos, pero más salarios…

 

Rayuela

“Adiós a ese atraco navideño que perdonaba lo imperdonable a las grandes fortunas. Y falta más”.

 

Se necesitan demócratas, pero no estos

Jorge Zepeda Patterson, El País: “Muchas personas están molestas con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Si bien sus niveles de aprobación rondan un altísimo 70% de la población, está claro que en el otro tercio habitan las élites y los más acomodados, una gran porción de la iniciativa privada y buena parte de los segmentos ilustrados. Están molestos frente a lo que consideran una preocupante rusticidad del presidente, un populismo a ultranza, un nacionalismo trasnochado, el escaso respeto a las ONG y su rijosidad verbal. Por su parte el presidente está encantado con su “Gobierno para los pobres”, sus subsidios para aliviar la situación de los ancianos, los más desprotegidos y los jóvenes; sus medidas para impulsar la infraestructura y el sector energético paraestatal. Semana tras semana la polarización entre ambos segmentos ha crecido en cantidad e intensidad hasta alcanzar niveles tóxicos, al menos en redes sociales y en charlas de sobremesa en hogares y restaurantes. (…)  La pregunta de fondo es ¿qué sigue? Lo que sigue son cinco años y medio más de AMLO y está claro que las manifestaciones y la protesta en redes sociales le hace al Gobierno, como diría el presidente, “lo que el viento a Juárez”. Las masas no saldrán a las calles para echarlo de Palacio, entre otras razones porque las masas están con él; ni habrá boicots empresariales que lo pongan de rodillas porque ha sabido hacer alianzas claves y porque en el fondo nada se ha roto; ni el peso se ha desplomado ni la inflación se ha disparado, y los inversionistas extranjeros han tomado con más tranquilidad que los nacionales las excentricidades del nuevo régimen. Lo que está faltando es una nueva expresión política que ofrezca un cause productivo al descontento en contra de López Obrador; una fuerza que tenga la capacidad de representar ese tercio que se le opone y de vincular el haz de intereses afectados por las medidas del nuevo Gobierno. Algo que vaya más allá de artículos indignados y memes ingeniosos y sea un interlocutor responsable para contener los excesos y negociar aspectos decisivos para la construcción de un país más justo y democrático. Lo que no se puede hacer, en nombre de la democracia, es salir a exigir la renuncia de un presidente que fue elegido meses antes gracias al voto mayoritario de la población. (…) La pregunta es ¿cómo empezar esa oposición moderna y democrática desde otro lugar que no sea el odio, la descalificación y la defensa de intereses y privilegios del pasado? ¿Dónde encontrar demócratas que no se hagan de la vista gorda frente a la pobreza de las mayorías? Si no lo resolvemos estaremos condenados a vivir otros cinco años entre el insulto, la polarización enfermiza y las marchas de desahogo en pro y en contra de un señor”.

 

El estruendoso silencio de Zedillo

En Milenio, Carlos Puig: “supongo que es un asunto generacional, pero he visto más de una vez la joya que nos ha entregado Diego Enrique Osorno en Netflix: 1994. Estoy convencido de que aquel año y el siguiente son fundamentales en la historia del país y lo que hemos vivido desde entonces, incluida esta 4T, es incomprensible si no entendemos aquellos días. […] Diego Enrique lo cuenta todo junto, porque todo así sucedió. […] creo que es hora de exigir a quien ha callado. Es Ernesto Zedillo, nadie más, quien ha permitido que la narrativa de aquellos años fundamentales la haya hecho suya Carlos Salinas y su innegable elocuencia. Desde que se fue de Los Pinos, Ernesto Zedillo ha callado. Es como si quisiera borrar de su memoria, y de la nuestra, su sexenio. […] Viene siendo hora de que el Presidente Zedillo hable. Es parte de su responsabilidad histórica. Su silencio ha sido ocupado por su mayor adversario. La historia sigue estando incompleta. Es hora, Presidente Zedillo. […]”.

 

Menor creación de empleos, pero más salarios

Enrique Quintana, El Financiero: “El empleo en México tiene un cuadro complejo y está reflejando tanto la coyuntura económica como los cambios en la legislación y en la dinámica sindical. 1-El sábado pasado por la noche, inusualmente tarde en el mes, se dio a conocer la estadística de la creación de empleos formales en abril. La tasa anual de crecimiento del número total de trabajadores asegurados fue de 2.5 por ciento, la más baja desde 2009, y que es consistente con una economía que creció solo 0.2 por ciento, también la tasa más baja desde 2009. 2-Aunque bajó el ritmo de creación de empleos, en el conjunto del país, no hubo caída del empleo sino del ritmo de su generación. Se trató de 30 mil 419 puestos adicionales netos. Si consideramos los primeros cuatro meses del año, para quitar el efecto estacional de la Semana Santa, los nuevos empleos suman 299 mil 562, una cifra 34.2 por ciento inferior a la del mismo periodo de 2018. 3-Si no consideramos exclusivamente a los trabajadores asalariados afiliados al IMSS, sino a todos los ocupados, que suman 54.15 millones de personas, la cifra al mes de marzo es parecida a la del sector formal, pues la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo reporta un crecimiento de 2.4 por ciento anual en la población ocupada, pero 1.7 por ciento en el crecimiento del número de asalariados, trátese o no del sector formal. 4-La tasa de desocupación en México sigue en niveles relativamente bajos, apenas del 3.4 por ciento de la población económicamente activa. Sin embargo, la tasa de condiciones críticas de ocupación que reporta salarios bajos, jornadas, o muy largas o con menos horas que las deseadas, se disparó en el primer trimestre a 19 por ciento de la población ocupada, la cifra más alta desde que se calcula este indicador, lo que refleja precarización del empleo. 5-Sin embargo, los datos anteriores contrastan con la evolución del salario real de los trabajadores del sector formal. El dato más reciente corresponde a marzo y asciende a 372.83 pesos al día, un equivalente de 11 mil 184 pesos al mes. Esta cifra implica un crecimiento anual nominal de 6.7 por ciento, lo que representa un crecimiento de 2.6 por ciento en términos reales, una de las cifras más elevadas desde el sexenio de Fox. (…) En suma, aunque la menor actividad económica se refleja en una pérdida de dinamismo del empleo, tenemos un mercado laboral que también apunta a otras tendencias en ciertos segmentos. De hecho, la masa salarial real, hasta marzo, crecía a un ritmo de 5.5 por ciento anual, resultado del 2.8 por ciento del crecimiento del empleo formal y de 2.7 por ciento del poder adquisitivo”.

 

De la crisis a la acción

El Universal, Editorial: “en la última década el reto más importante para cualquier nivel de Gobierno (federal, estatal o municipal) ha sido disminuir los índices de violencia. Las cifras actuales marcan que las estrategias aplicadas no están siendo totalmente exitosas, que algo se frena a medio camino porque los esfuerzos iniciales en general tienen buenos resultados, pero al poco tiempo se revierten. ¿Se baja la guardia? ¿Se pierde constancia en las acciones? ¿Se relajan los controles? En este tema la autocrítica es escasa. Por el contrario, las autoridades usualmente se esfuerzan en presentar estadísticas a modo para mostrar cualquier leve mejoría. En la Ciudad de México la situación de inseguridad se acentuó desde hace algunos años, a pesar de que tiempo atrás se le consideraba ejemplo de tranquilidad. El Gobierno que tomó el poder en diciembre de 2018 es consciente de lo grave de la criminalidad y hasta ahora no ha esquivado el tema. Este lunes la Procuraduría capitalina reconoció la existencia de una crisis en materia de violencia, que se ve reflejada en el número de homicidios dolosos que se registran. Las cifras oficiales colocan al periodo enero-abril como uno de los más violentos en los últimos 10 años en la Ciudad de México, con un total de 380 víctimas por arma de fuego. Enero tiene la cifra más alta, con 108, seguido de marzo (107), abril (91) y febrero (74). A petición de este Gobierno, fiscales y peritos franceses realizaron durante los últimos dos meses un diagnóstico de la operación diaria en la Procuraduría General de Justicia de la CDMX. La conclusión muestra datos que la mayoría intuía o tenía conocimiento: carencias y deficiencias de los policías locales al momento de investigar un crimen de alto impacto. Se encontró que quienes deberían estar resolviendo los crímenes repartían documentación, se desempeñaban como choferes o realizaban tareas ajenas a su responsabilidad. Seguramente una investigación seria realizada por funcionarios del mismo Gobierno capitalino habría hechos hallazgos similares. La ciudadanía agradece que los gobernantes reconozcan los problemas sin tratar de esconderlos, evadirlos o de responsabilizar a gobiernos previos. Es una señal de honestidad. Para la administración de la Ciudad admitir la crisis en el tema de seguridad debe servir para ajustar lo que no está funcionando y de reforzar controles donde se requiera. Los resultados con seguridad tomarán más tiempo de lo estimado, pero es necesario que se sienten las bases de un nuevo modelo que deje de ser únicamente reactivo para avanzar en la impartición de justicia y en investigación policiaca”.

 

México, ¿al rescate de Centroamérica?

El Universal, Salvador García Soto: “la propuesta del Plan Marshall para Centroamérica, presentada ayer por el Gobierno mexicano y la Comisión Económica para América Latina (Cepal) representa la apuesta más ambiciosa y arriesgada que realiza la administración de Andrés Manuel López Obrador en materia de política internacional, en busca de un efecto que también pretende incidir en la política interna, para lograr el control de la desbordada y descontrolada migración ilegal por la frontera sur de nuestro país. En su intención de contribuir al desarrollo centroamericano, como una forma de apostar a lograr “el arraigo” de la gente de Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua en sus territorios y hacerlos abandonar la migración obligada, López Obrador, de la mano de su canciller Marcelo Ebrard, también realiza una doble apuesta para llevar recursos a la región sur-sureste de México, la que más parece importarle apoyar al presidente no sólo por ser su lugar de origen, sino porque también es la que mayores rezagos y desigualdades acumula en México, con una disparidad histórica y estructural en relación al norte del país. AMLO decide así, renunciar al millonario apoyo de Estados Unidos en materia de seguridad y armamento y canjea el Plan Mérida del que se beneficiaron económica y tecnológicamente sus antecesores Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto en su “Guerra contra las Drogas”, por una estrategia de colaboración y ayuda económica para la región centroamericana, comprendida no sólo desde el Suchiate, sino iniciando desde los límites de los estados mexicanos de Guerrero, Oaxaca y Tabasco hasta la Frontera con Costa Rica. […] otra de las deficiencias no menores del llamado Plan Marshall: que de los temas de inseguridad y violencia que azotan a toda la región centroamericana y que son parte directa del fenómeno de expulsión de migrantes, no dice absolutamente nada y se concreta a ser un plan completamente economicista, con sólo “buenas intenciones” en materia de pacificación y estabilidad de la seguridad y la violencia en la región. Para el crimen organizado este no dejará de ser un programa más y ellos seguirán con lo suyo y por tanto las miles de personas que están llegando a México y que pretenden llegar a Estados Unidos huyendo de la violencia en sus países, queda la duda de si los logrará arraigar la “ilusión del progreso” o los expulsará la violencia del crimen organizado. Por el momento ya está el plan de López Obrador, Ebrard y la Cepal para frenar la migración e impulsar el desarrollo del complicado sureste mexicano y de Centroamérica; sólo falta el dinero”.

 

Ley de Remuneraciones

En Milenio, Trascendió: “que vaya sorpresa la del ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá, quien llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación tras ser propuesto por el Presidente, pues fue quien emitió el voto decisivo para declarar inconstitucionales las porciones normativas de dos artículos de la Ley Federal de Remuneraciones de Servidores Públicos que fijan de manera discrecional el salario del titular del Ejecutivo. Propuso que el Congreso legisle de nuevo sobre el tema y fije los parámetros adecuados, ya que reconoció que existe molestia del sector burocrático”.

 

Juego de tronos

En Reforma, Sergio Sarmiento: “muchos de quienes buscan el poder afirman que quieren construir una utopía. El Presidente Andrés Manuel López Obrador nos dice todas las mañanas que él representa el bien, la honestidad y la eficiencia, mientras que todos los gobernantes del pasado y todos sus opositores son perversos, corruptos e ineficientes. No es el primer gobernante con esta idea de sí mismo. […] El poder aísla al gobernante y le impide escuchar puntos de vista diferentes. Por eso es importante que el Presidente tenga la oportunidad de oír posiciones contrarias a las suyas. López Obrador tiene una oportunidad maravillosa porque viaja en aviones comerciales y se acerca más a la gente, aunque al parecer la mayor parte de quienes se aproximan lo hacen solo para decirle lo que quiere escuchar. El Presidente tiene que obligarse a sí mismo a oír con respeto y atención las posiciones de que quienes no piensan como él para reducir la posibilidad de equivocarse. Las visiones utópicas del futuro, las que pretenden destruir el pasado para edificar un paraíso, suelen desembocar en regímenes dictatoriales que buscan imponer a todos su visión de la felicidad. Uno de los temores que ha generado la Cuarta Transformación es que pretenda convertirse en un sistema autoritario en que el gobernante decida por sí solo el sistema que lleve a todos a la felicidad y al bienestar, como el socialismo del siglo XXI de Venezuela.[…] Hoy tenemos a un Presidente que se precia de su sencillez y honradez, pero que quiere construir un paraíso de bienestar, una cuarta transformación, en la que él y nadie más defina el camino. Esperemos que entienda las lecciones de la historia. Un gobernante que escucha, que entiende la complejidad de los problemas, que logra acuerdos y no pretende imponer posiciones dogmáticas, es un mejor constructor del futuro que un soñador de utopías”.

 

Tontos útiles

En El Universal, Carlos Loret de Mola: “se aprobó la reforma del Presidente López Obrador a la reforma educativa del ex Presidente Peña Nieto. Cambios constitucionales que requirieron el concurso de la oposición en el Congreso. Pero todo mundo sabe que el destino de la educación en nuestro país no está plasmado en ese texto de reforma educativa, sino en las leyes secundarias que se estarán negociando los próximos cuatro meses. Será la madre de todas las batallas. Estarán en juego todos los postulados y habrá presiones de todos los intereses: juegan la CNTE, Elba Esther, el sindicato, el Gobierno, las ONG, Morena y sus aliados, la oposición, los gobernadores. […] Y muchos de los especialistas en educación y organizaciones no gubernamentales dedicadas a ello han abrazado la promesa presidencial de que no se devolverá el control de la educación en el país a los rufianes de sindicatos y coordinadoras. Pero ya quedó claro en la Constitución que aunque un maestro no dé una, no lo pueden correr del salón de clases. […] Pero ya quedó claro que la nueva “evaluación” es un examen diseñado para que el maestro apruebe siempre, aunque sea pésimo docente. […] Pero ya quedó claro que el secretario de Educación le apuesta a la “carrera magisterial”, un programa que creó él, de la mano de Elba Esther Gordillo, hace un cuarto de siglo. […] Por algo el SNTE saca desplegados de apoyo a la reforma y llena de elogios al Presidente, y la CNTE ya no bloquea el Congreso. Ojalá tanta gente que sabe de educación y confía en la palabra del Gobierno federal de la 4T tenga razón, y que sus esperanzas queden plasmadas en las leyes secundarias. Así nadie quedará como “tonto útil” de esta historia”.

 

Emiliano Salinas, ‘coconspirador’

La Jornada, Julio Hernández López: “en Estados Unidos ha avanzado la clasificación de Emiliano Salinas Occelli como corresponsable de conspiración (coconspirador, ha sido el término utilizado en la inmediatez informativa) en actos criminales cometidos por el grupo denominado Nxivm (pronúnciese néxium), del que se informó oportuna y detalladamente en las entregas de esta columna de siete años atrás, el 23 de abril de 2012, bit.ly/2JSh8pX, con una actualización en octubre de 2017 bit.ly/2YxQsz0. Salinas Occelli se asoció con el máximo líder del grupo Nxivm, Keith Raniere, para promover las tesis y las formas de adoctrinamiento en las que participaron hijos de relevantes políticos priístas y panistas y de empresarios, entre ellos, de un importante medio de comunicación con presencia fuerte en las tres principales ciudades del país. Raniere, buscado por las autoridades estadunidenses cuando estalló el escándalo de esclavitud sexual y marcaje de mujeres, se refugió en México, donde luego fue detenido”.

 

La realidad, el leve alivio de la breve distancia

En Milenio, Joaquín López Dóriga: “siempre he escuchado que las cosas de lejos se ven mejor, a lo que también siempre he respondido que no, que solo se ven más lejos. Con el tiempo he aprendido que de lejos, como me repiten, las cosas se ven a distancia y la distancia se convierte en sinónimo de indiferencia. […] estuve fuera de México domingo y lunes, pero, por esas desviaciones del oficio, no pude estar fuera de la información y la cosas se ven lejanas, a veces como ajenas, en su dimensión real. […] a la distancia se ven menores las dudas sobre las medidas extraordinarias contra la contaminación fuera de control y la misma polución que agarró al Gobierno fuera de base, lo que también se achica desde esa perspectiva. Y como estos problemas que allí nos agobian, los demás empequeñecen a la distancia, aunque al regreso uno enfrente su verdadera dimensión en el México real. Ya no sé si lo mejor es salir, para tomar distancia o quedarse para hundirse en el agobio de lo mismo. Pero de lo que no tengo duda es que siempre es mejor volver, regresar, calibrar la realidad y vivir con ella porque, por ahora, no hay de otra […]”.

 

¿Además de corrupto, inimputable?

En Milenio, Carlos Marín: “lo de que donde menos se piensa salta la liebre aplica con el presidente del Instituto Nacional de Acceso a la Información, Javier Acuña, quien la semana pasada se apresuró a plantear la posibilidad de que aquello de que los corruptos se sometan a terapia lo analice… ¡el Sistema Nacional Anticorrupción! […] al tomar en serio lo de la terapia, virtualmente negó lo que había dicho minutos antes en la inauguración del Segundo Seminario Nacional de Vinculación de los Sistemas Anticorrupción, Fiscalización y Transparencia: que éstos son la solución para recuperar la confianza de la ciudadanía en la función pública y erradicar de manera efectiva la corrupción. […] Y sanción a los corruptos, cabe añadir. Lo de que por voluntad propia esos gandallas se sometan a un tratamiento remite a grupos de apoyo como los que atienden problemas de alcoholismo y otras adicciones, pero también a las granjas psiquiátricas que en China […] Suponiendo sin conceder que, como sugirió López Obrador, la corrupción fuera reconocida como “enfermedad”, erradicarla se tornaría mucho más difícil, ya que los servidores públicos atrapados despachándose del erario pudieran alegar que su crimen es inimputable porque su conducta fue determinada por una patológica adicción al dinero. […] Y ahora que la corrupción ya se define como delito grave, solo hay que imaginar lo que sucedería en los tribunales cuando no sea un servidor público ni un ejecutivo privado quien alegue estar “enfermo”, sino a los extorsionadores y ladrones comunes arguyendo que su falta fue motivada por una “enfermedad” llamada corrupción. Lo más hilarante de todo es imaginar lo que debe estar disfrutando el Presidente con su ocurrente pero improcedente provocación…”.

 

Con la lana que se paga un domingo en las carreteras de cuota

En Excélsior, Pascal Beltrán del Río: “ayer, en su conferencia matutina en Palacio Nacional, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer un decreto con el que se acaban las condonaciones de impuestos. […] López Obrador dijo que las condonaciones de impuestos habían creado, en los dos sexenios anteriores, “un huachicol de cuello blanco” y que la decisión tenía el propósito de recuperar la progresividad en el pago de impuestos. “Que contribuyan más quienes más ingresos tienen”, afirmó el Presidente. Pocos mexicanos deben estar en contra de tal declaración de principios, que suena absolutamente justa. El problema es que parece estarse secando una laguna en la recaudación para abrir campo a otras. Una de ellas ha aparecido en el peaje que pagan los mexicanos en las carreteras de cuota. Se calcula que más de un millón de vehículos cruza diariamente por alguna caseta de cobro del país y que, en días en que arrancan o terminan las vacaciones, unos 400 mil usan las autopistas que conectan a la capital con otras ciudades del país. […] Se trata de un problema creciente, que usted quizá ya haya atestiguado: gente organizada que llega a las casetas de cobro y, con violencia o intimidación, desplaza al personal que recoge el peaje y obliga a los conductores a pagarle una extorsión, que eufemísticamente llama “cooperación”, mientras el personal de seguridad se queda mirando. Intente usted pasarse de listo con esos extorsionadores y casi seguro le pintarán en el vehículo las siglas de una supuesta organización social o alguna consigna política trillada, con pintura de aerosol. Al Gobierno federal ese tipo de huachicoleo quizá lo tiene sin cuidado. Igual que el de los clientes tabasqueños de la CFE, que se han pasado un cuarto de siglo sin pagar la luz”.

 

No más perdón de impuestos a los millonarios

En La Jornada, Enrique Galván Ochoa: “no se explica la concentración de riqueza en 100 familias mexicanas y sus ramificaciones, sin el apoyo que han recibido del Gobierno por la vía del perdón del pago de impuestos. Habría que incluir a grandes corporativos internacionales. El Presidente López Obrador firmó un decreto para eliminar la facultad del Ejecutivo para condonar impuestos y eximir de sus obligaciones, total o parcialmente, a los grandes contribuyentes. ‘En dos sexenios se condonaron a grandes contribuyentes alrededor de 400 mil millones de pesos, dijo. ‘Es como un huachicol de cuello blanco que se va a eliminar. Es acabar con privilegios fiscales’, agregó el Presidente. Desde luego que una acción de este tamaño provocará otra furiosa andanada de ataques de la chayocracia y políticos de sexenios anteriores. Margarita Ríos-Farjat, directora del SAT, dio cifras detalladas: de 2007 a 2012, con Felipe Calderón en la Presidencia, las condonaciones fiscales sumaron 161 mil millones de pesos a valor actual; de 2013 a 2018, con Peña Nieto, fueron por 238 mil millones de pesos, lo que da un total de más de 400 mil millones en favor de 153 mil 530 contribuyentes pero… 54 por ciento de las condonaciones se concentró en sólo 108 contribuyentes, a quienes les fueron perdonados 213 mil millones. De ese privilegiado grupo de 108 contribuyentes, 48 resultaron beneficiados por ambos ex presidentes y 58 cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores. Además, 45 obtuvieron un amparo para proteger sus datos personales. El decreto dejará de ser aplicable únicamente en caso de desastres naturales, cuando el Estado permite, por ejemplo, que se suspenda el pago del IVA o el cobro el ISR mientras pasa lo peor”.

 

Bandidos Revolutions Team

En El Universal, Héctor de Mauleón: “El 3 de marzo de 2019, en las ciudades de León y Tijuana, varios cajeros automáticos “enloquecieron” y arrojaron al piso una montaña de billetes de 500 pesos. […] La institución bancaria declaró que se había registrado una falla en el sistema. El servicio de cajeros quedó suspendido esa tarde en la ciudad de León. Diversos usuarios peregrinaban de aquí a allá en busca de efectivo. Pero todas las máquinas estaban inactivas. No se dijo nada entonces, pero se había tratado de un ataque cibernético. Varias personas tenían la instrucción de acudir a una hora determinada a cajeros ubicados en diversos puntos de ambas ciudades. Solo tenían que pararse frente a la pantalla y recoger el dinero que saldría a manos llenas: cantidades que iban de 30 a 75 mil pesos. Investigadores de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General de la República comprobaron más tarde que dos personas no acudieron a la cita o asistieron a la sucursal equivocada. Por eso la intensa lluvia de billetes. […] En abril de 2018, tres instituciones bancarias detectaron fallas en el software a través del cual se conectan con el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios del Banco de México, SPEI. […] Al paso de los días el número de bancos afectados creció: diez. Se descubrieron transferencias financieras no autorizadas. Lo que parecía una simple falla técnica terminó siendo un boquete por el que se esfumaron alrededor de 500 millones de pesos. […] La AIC descubrió que los titulares de las cuentas habían sido reclutados por un grupo de intermediarios que a su vez respondían “a un grupo de hackers sin rostro”. Los beneficiarios habían recibido una comisión por ir a retirar el dinero, y habían entregado el resto a los intermediarios: maletas repletas de efectivo. Nadie pensaba entonces que el suceso de los cajeros automáticos de León y Tijuana, y el fraude en el SPEI estuvieran conectados. Pero había una conexión. Y llevaba a la banda de hackers más exitosa de México: Bandidos Revolutions Team”.

 

Osos legales

En Reforma, Templo Mayor: “¿por qué, a ver, por qué nadie cuida al Presidente y lo dejan hacer esos osos legales delante de todo el mundo? Resulta bastante patito el fastuoso decreto que ayer firmó Andrés Manuel López Obrador para prohibir que el jefe del Ejecutivo condone impuestos. Para que quede claro: el mandatario está renunciando a una facultad… ¡que no tiene! De acuerdo con el Código Fiscal de la Federación, el Presidente puede condonar impuestos, sí, pero sólo en caso de desastres naturales, de plagas o epidemias; lo mismo que cuando se busque proteger a una región o a un sector económico en específico. ¿A poco va a renunciar a eso? Se ve difícil. En realidad las condonaciones ordinarias, que son las que tanto critica AMLO, son facultad tanto del SAT como de las secretarías de Finanzas de los estados, por ser auxiliares en la recaudación de impuestos federales. Y para cambiar esa situación habría que reformar el código fiscal y no simplemente andar firmando decretitos”.

 

Proyecto de nación

En Excélsior, Frentes Políticos: “la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, afirmó ante diputados que el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 “será apegado a nuestros intereses y necesidades, no a las del mercado, o a los de otros países”. Explicó que “apostamos por un cambio de mentalidad en la vida pública, en la política y, sobre todo, generar nuevas formas de vivir en México: con libertad, con posibilidades, garantías de vida digna, sin violencia, con trabajo y una economía fuerte”. Al inaugurar los foros y análisis de discusión del PND, dijo que éste se aleja de los textos grandes y presuntuosos que no reflejaban la realidad mexicana. Afirmó, además, que el documento es claro en donde se reafirma el compromiso de separar el poder político del económico. Lo único importante, señores, es que funcione”.

 

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print