El hombre y la agenda

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 27 de marzo 2019. El hombre y la agenda: Andrés Manuel tiene una agenda. Por décadas la ha cultivado en su cabeza. Pero tener muchas ideas no significa tener un plan. Sucede que AMLO no sólo es el vocero cuasi único del proyecto de cambio de régimen… Pobreza franciscana: más recortes… Carta de AMLO: ¿alerta para empresas españolas?…

Rayuela

“Mujeres valientes en la foto de al lado. Hombres cobardes amparados en una legislación débil. Hay que cortar de raíz esos crímenes”.

El hombre y la agenda

Salvador Camarena, escribe sobre el ritmo de trabajo de López Obrador: “México tiene capacidad para atender más de un asunto a la vez. De hecho, siempre hay varios Méxicos en más de un tema a la vez. Por eso tiene poco o nada de cuestionable que el Presidente proponga cada semana reinventar una agenda distinta. El problema está en otra parte. Andrés Manuel López Obrador ha sido en la Presidencia el mismo trompo frenético que fue como candidato. Salvo en las noches, que no se le dan en público, su mandato está marcado por una hiperactividad y un empuje de quien sabe que un sexenio no dura, y menos alcanza, para todo lo que un gobernante se propone. En su equipo lo han dicho más o menos con estas palabras: El licenciado exige y presiona porque sabe que no hay tiempo que perder, pero hay gente en el equipo que no entiende esa demanda. Ocurre, sin embargo, que el licenciado está prácticamente solo. En cuatro meses ha propuesto a México una agenda de cambios que generan olas propias de un maremoto, al tiempo que la tripulación que le debería ayudar a domar esas tormentas es todo menos experimentada, e incapaz de mandar señales de confianza. Hay excepciones, como siempre, pero son eso, excepciones y ni siquiera nos ponemos de acuerdo en cuáles son. (…) Andrés Manuel tiene una agenda. Por décadas la ha cultivado en su cabeza. De ahí lo ridículos que suenan esos críticos que escriben que el abucheo beisbolero provocó una carta a Felipe de Borbón. Pero tener muchas ideas no significa tener un plan. Sucede que AMLO no sólo es el vocero cuasi único del proyecto de cambio de régimen. Es, preocupantemente, más que el líder y vocero: prácticamente es el único que empuja e instrumenta tan complejos cambios. No tiene un jefe de oficina que se sepa qué hace, ni un jefe de la política social que rinda cuentas por los padrones y los apoyos retrasados, ni un canciller que explique las incongruencias de reclamar a España y doblarse ante EU, ni una secretaria de Energía que entienda su responsabilidad… El Presidente tiene una agenda, una fuerza inagotable y poco más. Muy poco más”.

Pobreza franciscana: más recortes

Julio Hernández López, escribe en La Jornada: “Mientras la discusión pública se centraba en los temas del abucheo finsemanero en un estadio de beisbol y en la solicitud andresina de disculpas sobre todo hispanas (el papa Francisco hizo saber que él ya dijo en su momento lo que tenía que decir sobre el asunto), el cuasi arcángel Poncho Romo (mensajero divino) hizo saber a empresarios estadunidenses asentados en México que vamos a pasar de una austeridad republicana a una pobreza franciscana. Heraldo de la intimidad obradorista en materia de empresas e inversiones, Romo le dijo a su audiencia representativa de capitales extranjeros, en un tono ligeramente conminatorio: Créanle al Presidente, porque lo que dice lo hace (…) No duden. Y extendió ante los presentes la tabla de los nuevos mandamientos en materia de austeridad y restricciones: Las últimas dos semanas (el Presidente) nos ha pedido más recortes. El problema de recortar tanto es que veo a las secretarías agobiadas, porque les quitaron una gran parte del presupuesto y de la gente. Pero, aseguró el virtual vocero presidencial para asuntos empresariales, hay determinación de no incurrir en déficit fiscal. No tengan duda. Primero hace otras cosas (López Obrador) que no cumplir ese mandato; para bien o para mal; ya veremos después cómo corregimos. El sacrosanto dogma del no al déficit fiscal, reivindicado en su pedestal prioritario a unos días de que el propio Presidente de la República había dado por abolida la política neoliberal y su modelo económico de rapacidad, chantaje y entreguismo. Ya ante reporteros, la sinceridad del arcángel del recorte se volvió relativa prudencia: No nos dijeron de cuánto (será el recorte), porque queremos ser muy responsables fiscalmente. El Presidente nos lo pidió en el Salón Tesorería y estamos todos analizando si algo sucede. Si no ocurre, no pasa nada. Es como de previsión, exactamente, porque queremos cumplir 100 por ciento lo que hemos dicho. Será en todas las secretarías”.

Carta de AMLO: ¿alerta para empresas españolas?

Luis Miguel González, en El Economista, escribe lo siguiente: “¿Es verdad que hay la intención de revisar con lupa las inversiones españolas en México?, preguntaban algunos de los empresarios que acompañaron al presidente Pedro Sánchez en su gira a México, a fines de enero. La preocupación se nutría de rumores sobre una supuesta lista negra de empresas que habrían estado muy cerca de los gobiernos pasados (Fox, Calderón o Peña). No está claro de dónde salió el rumor, pero éste también fue parte de la conversación entre empresarios mexicanos y españoles, en el contexto de la Feria Internacional de Turismo, en Madrid, en la tercera semana de enero. Han pasado dos meses desde la gira de Sánchez y vienen las dos cartas de AMLO. En primera instancia no tienen nada que ver con la relación económica binacional, pero proyectan sombras. ¿Qué tal si pasamos de la revisión de la conquista de hace 500 años al juicio sumario de las inversiones españolas de los últimos años?, me comentaba, preocupado, el representante de una empresa española. Los empresarios peninsulares deberán aprender a lidiar con el factor AMLO y esto significa incertidumbre. Podemos dar por hecho que no existe una lista negra como tal y que el gobierno sabe que necesita inversión extranjera para alcanzar las metas de crecimiento y empleo, pero… hay que tomar en cuenta algunas cosas: A AMLO no le gusta que BBVA Bancomer domine el mercado de servicios bancarios de México. Es una de las razones por las que simpatiza con la propuesta de crear una regulación diferenciada, que permitiría a los bancos mexicanos quitar una tajada al gigante español. Éste controla una cuarta parte del mercado mexicano. En 2018, tuvo utilidades de 52,638 millones de pesos en México (44% de las ganancias globales de BBVA). Al presidente tampoco le gusta que las empresas españolas sean protagonistas en la construcción y operación de infraestructura en México. Es un asunto que le molesta, además, por los escándalos de corrupción que protagonizó OHL. Esta empresa dañó la reputación de sus compatriotas y dejó una huella en el imaginario de la corrupción en México, gracias a unos audios donde sus ejecutivos se jactaban de cómo hacían trampas, a costa del erario y los consumidores mexicanos. Esta compañía sirvió a los gobernantes del Estado de México y se sirvió de ellos durante tres administraciones, incluyendo la de Peña Nieto como gobernador. Un tercer foco de tensión está en el sector eléctrico. López Obrador ha criticado que las empresas privadas fueran beneficiadas de una apertura que perjudicó a la Comisión Federal de Electricidad. No menciona a las españolas, pero la número uno de las eléctricas privadas en México es Iberdrola. Nadie puede prever dónde parará el asunto de la carta, ni tampoco anticipar el impacto que tendrá en la relación económica bilateral. (…) Es claro que México necesita la inversión española, pero también es obvio que las empresas españolas necesitan el mercado mexicano. ¿Cómo hacer compatible el nacionalismo con la promoción de inversión extranjera?”.

Culpas y disculpas

En Reforma, Sergio Sarmiento, escribe que: “lo relevante no es saber si habrá disculpas sobre la conquista de México, sino quién las pedirá y quién las ofrecerá. Los españoles que se quedaron en España ninguna responsabilidad tienen sobre lo sucedido aquí hace 500 años. Fueron españoles que vinieron a México y permanecieron entre nosotros los que realizaron la conquista y, en todo caso, los que cometieron atrocidades […]. Los conquistadores, con muy pocas excepciones, aunque Cortés fue una de ellas, no regresaron a España sino que permanecieron en estas tierras y aquí fundaron familias que se multiplicaron […]. No olvidemos, por otra parte, que la mayor parte del ejército comandado por Hernán Cortés estaba compuesto de indígenas, muchos de ellos tlaxcaltecas, cansados del yugo sangriento de los mexicas. ¿Deberá hoy la jefa de Gobierno de la Ciudad de México exigir una disculpa al actual gobernador de Tlaxcala por el apoyo a los conquistadores? […]. El juego de las culpas y las disculpas puede volverse incómodo para todos. López Obrador exige disculpas al Vaticano, pero no por las labores que realizaron en México los evangelizadores o los religiosos como fray Bartolomé de Las Casas […]. Pero ¿habrá que pedir disculpas a los descendientes de Hidalgo por las matanzas de peninsulares y criollos civiles en la Alhóndiga de Granaditas o en Guadalajara? La historia hay que entenderla más que juzgarla. Cuando Hernán Cortés llega a tierras mexicanas en 1519, lo común en cada encuentro de naciones o civilizaciones era la conquista. Así lo hicieron los griegos y los romanos con sus vecinos, pero también los árabes en España, hasta que la reconquista los expulsó de una tierra que después de ocho siglos ya era suya. Lo mismo hicieron los mexicas que desde su capital, Tenochtitlan, avasallaron a todos los pueblos vecinos. Los españoles conquistaron Mesoamérica, pero al contrario de los ingleses y los escoceses en las colonias de Norteamérica no aniquilaron a la población local, sino que se asentaron en su seno y construyeron una nueva nación a través del mestizaje. La unión de Cortés y Malintzin es el símbolo del surgimiento de la verdadera nación mexicana, la cual no es ni indígena ni española sino mestiza. Tiene razón el gobierno de España cuando señala: ‘Nuestros pueblos hermanos han sabido siempre leer nuestro pasado compartido sin ira y con una perspectiva constructiva, como pueblos libres con una herencia común y una proyección extraordinaria’. Es la comprensión de esta historia, y no la búsqueda de disculpas donde no hay culpas, lo que debemos buscar en estos momentos”.

¿Quién manda aquí?

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero que: “El presidente Andrés Manuel López Obrador se volvió a meter en un pantano al exhortar a la monarquía española y al Vaticano a ofrecer disculpas por los atropellos y el avasallamiento durante la Conquista. Levantó una polvareda en España, donde este martes todos los partidos, salvo Podemos, cuestionaron o se burlaron de la petición de López Obrador, que corrió la misma suerte en México, donde las redes sociales que tanto ha bendecido, se voltearon furiosamente contra él desde el lunes. El gobierno español rechazó que La Zarzuela vaya a ofrecer esas disculpas y lamentó que se haya dado a conocer extractos de la carta que envió hace 15 días a Madrid. Al preguntarle la prensa al Presidente sobre la filtración de la carta, negó que él o alguien en su gobierno lo hubieran hecho, aunque horas después difundió un video grabado en la zona arqueológica en Comalcalco, Tabasco. En el video, donde socializa la petición a los dos Estados europeos, aparece con su esposa, la historiadora Beatriz Gutiérrez Müller, quien, tras subrayar la primera defensa contra las tropas de Hernán Cortés hace 500 años, en la cercana Centla, dijo que “recordar es imprescindible para comprender el pasado y prever para el futuro”. La presencia de Gutiérrez Müller era lo que voceros oficiosos de López Obrador hacían notar como lo más importante del evento, que debió de haber sido mucho más que eso, pues el Presidente dejó plantados a los más altos mandos de la Marina en Acapulco, donde iba a otorgar reconocimientos a varios de ellos, incluido el secretario, el almirante José Rafael Ojeda. El protagonismo de la esposa del Presidente sólo se explica por su papel como la verdadera impulsora de la iniciativa reivindicatoria. La señora Gutiérrez Müller fue nombrada en noviembre pasado como la cabeza del Consejo Asesor Honorario de la Coordinación Nacional de Memoria, que no tiene funciones ejecutivas, pero ayudaría con sus recomendaciones a formular y diseñar políticas. En las funciones que mencionó López Obrador se incluía recuperación de acervos culturales y transparencia de documentación, pero no se hablaba en ninguna parte de iniciativas reivindicatorias. Sin embargo, sus atribuciones parecerían exceder las propias de ese Consejo. En el sector diplomático la señalan como la autora intelectual detrás del exhorto que lanzó el Presidente. (…) Las esposas de los presidentes no están sujetas a controles ni a mecanismos de rendición de cuentas. Tampoco representan la voluntad popular de nadie. Su papel puede ser decorativo, o puede contribuir con trabajo voluntario a la gestión del Presidente. Los excesos no han sido buenos, como sucedió con Angélica Rivera, esposa de Enrique Peña Nieto, quien, al cederle tantos espacios de gestión, protagonismo y frivolidad, lo llevó a situaciones de presunta corrupción –que tendrán que investigarse en la familia de la señora– y de escándalo que arrastra pesadamente. Margarita Zavala fue discreta en público, sin usurpar funciones de gobierno, pero no dejó de hacer política partidista mientras su esposo, Felipe Calderón, gobernaba. Gutiérrez Müller no tiene la personalidad de ninguna de ellas, pero va más rápido a jugar el papel de influencia de Sahagún, entrometiéndose en temas sensibles, como el caso del exhorto, que lo había ido posponiendo el Presidente hasta que cedió. López Obrador asumió su posición de Jefe de Estado para cumplir los deseos, se puede argumentar, de la doctora Gutiérrez Müller. En el fondo él lo cree importante, pero los tiempos políticos, por las consecuencias, no eran los mismos que los de su esposa. Al final, el costo político y el desgaste público no se los llevó ella, sino el Presidente, cuya acción desconcertó a muchos y le causó desde burlas e insultos, hasta descalificaciones y críticas. Son muchos los frentes que está abriendo, algunos de trascendencia para los mexicanos y su gobierno que requieren inteligencia y dirección. Introducir un tema que generaría conflicto, que ni es urgente ni cambiará la vida de los mexicanos para satisfacer a su esposa, no es propio de un Jefe de Estado. Menos de él, que hace mucho tiempo deja claro que quien manda es él, y que el poder no lo divide, al menos, hasta este episodio”.

Oso diplomático

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “por andar tomando decisiones de Estado como si fueran personales, el Presidente Andrés Manuel López Obrador anda haciendo el oso diplomático con su exigencia de que el rey de España se disculpe por la Conquista. Y es que México y España zanjaron ese asunto ¡desde 1836! A lo mejor el mandatario no lo conoce, pero en los archivos de la Cancillería se encuentra el acuerdo ‘definitivo’ de paz y amistad conocido como Tratado Santa María-Calatrava. En ese documento se establece, entre otras cosas, que ‘habrá total olvido de lo pasado, y una amnistía general y completa para todos los mexicanos y españoles’. A lo mejor el Presidente podría haber sido asesorado… si no hubiera hecho a un lado al Canciller Marcelo Ebrard. Según se dice, López Obrador introdujo el tema del perdón saltándose los canales diplomáticos cuando recibió al Presidente español, Pedro Sánchez, que fue el primer mandatario en visitarlo y que ahora debe estar arrepentido de ese espaldarazo”.

¿Cuándo y por qué caería la popularidad de AMLO?

Guillermo Valdés Castellanos, escribe en Milenio que: “De las encuestas publicadas con motivo de los 100 días de gobierno, el dato sobresaliente fue el crecimiento de la aprobación de la labor del presidente Andrés Manuel López Obrador. La cifra más baja era la de Mitofski (67 por ciento) mientras que la de El Financiero y Reforma la ubicaban en alrededor de 80 por ciento. Por razones obvias, éstas tuvieron más difusión con la finalidad de generar la percepción de un apoyo no solo abrumador, sino para efectos prácticos, unánime. En la encuesta que GEA-ISA da a conocer hoy, la aprobación o popularidad presidencial es de 64%, contra 57% que tenía en diciembre pasado. Se repite la tendencia de un incremento, en este caso de siete puntos, en los primeros meses de la gestión, pero la desaprobación también crece de 20 a 25%. A dos de cada tres mexicanos les gusta lo que ha hecho AMLO y a uno de cada cuatro le disgusta. Creo que el dato relevante de GEA-ISA es que, pese a una mayor popularidad, estamos lejos de la unanimidad. Sin embargo, interrogados sobre qué tanto éxito tendrá López Obrador en diversas materias, los porcentajes de quienes responden mucho éxito, son sorprendentemente bajos. Por ejemplo, 21% de los ciudadanos cree que el Presidente será muy exitoso en reducir la corrupción; no importa que AMLO asegure un día sí y otro también, “me canso ganso” que se acabará la corrupción, solo uno de cada cinco mexicanos cree que lo logrará. Éxito en combatir la pobreza, crecer económicamente y mejorar la seguridad: 21%; disminuir la inflación únicamente 16%; reducir el desempleo, 25%; mejorar la educación es el rubro con la mejor respuesta: 31%. ¿Cómo compatibilizamos la elevada aprobación del presidente y este franco escepticismo de que al final del sexenio el paraíso habrá llegado a México? La respuesta, nada extraordinaria, dada a otra pregunta parece ser la clave. ¿Usted o su familia son ya o saben que serán beneficiarios de alguno de los programas del gobierno de López Obrador? 33% respondió que ya son beneficiarios y 31% afirmó que lo será; es decir, dos terceras partes de los mexicanos se dice beneficiado real o potencial del reparto de dinero, vía los diferentes programas anunciados y que ya están comenzando a operar. En otras palabras, el razonamiento de muchos mexicanos parece ser así: el país podrá no mejorar, no acabarse la corrupción, la inseguridad empeorar, la economía ser igual de mediocre, pero yo voy a recibir dinero gratis todos los meses; además, este presidente no solo es buena gente (70% tiene muy buena opinión de él como persona) y sencilla –viaja en aviones comerciales (67% de aprobación)–, sino que ha hecho cosas contra los políticos corruptos: les bajó el sueldo a los funcionarios (84% de aprobación), le quitó las pensiones a los ex presidentes (93% de aprobación). La fórmula es simple: reparte dinero a manos llenas en tu propio nombre (no de nombre del Estado y sin intermediarios) y perjudica a los políticos repudiados con acciones simbólicas para que la gente piense que ellos se vengaron (aunque no los lleves ante la justicia). ¿Cuándo bajará la popularidad del Presidente y por qué razones? 68% de los ciudadanos le da dos o más años de plazo para que cumpla y la razón para que se desplome sería, hipótesis mía, que no hubiera lana para repartir, antes que malos resultados en lo que sea. Más de la encuesta, la próxima semana. No se la pierda.

¿El laberinto de humo?

En Excélsior, Yuriria Sierra, escribe: “nosotros tan distraídos […] en que si España esto, que si España lo otro […], que chécate este meme, mejor este otro. Y total que, mientras tanto, quienes defienden la solicitud de disculpas por hechos de hace 500 años hacían también todo para votar, publicar y decretar lo que aquí será históricamente controvertido y para muchos, inadmisible. La opinión pública toda se volcó en atención a la respuesta del Rey Felipe VI, al rechazo a la petición de disculpas que Andrés Manuel López Obrador le hizo a su país, al igual que al Vaticano, por los abusos cometidos durante la Conquista. Sin embargo, al mismo tiempo, Alfonso Romo se reunía con empresarios estadunidenses a quienes reveló que las secretarías dejarán la austeridad republicana y pasarán a la siguiente estación, la pobreza franciscana. Esto como parte del plan del Gobierno de México para prevenir déficit fiscal presupuestario […]. Más despidos, menos recursos a programas operativos. Esto se declaraba, mientras en redes nombraban a Hernán Cortés el primer integrante de la ‘Mafia en el Poder’. Mientras Arturo Pérez Reverte recibía apoyos o mentadas por responder a López Obrador ante la carta enviada a la Casa Real de España. Y su incredulidad […] y pedía que fuera entonces el Presidente de México quien se disculpara por semejante petición; aquí en México se preparaba la publicación de un nuevo decreto, en el Diario Oficial de la Federación, en materia de Guardia Nacional, con el que se nos permitirá a los mexicanos poseer armas en nuestros domicilio para seguridad y legítima defensa. En su casa. Sí. Todos. Podremos armarnos. Mientras en las redes no paraban los memes: que si mejor nos pidan disculpas por ocasionar el llanto a Cortés aquella noche junto a un árbol en Popotla […]; hubo silencio luego de que el Pentágono anunció una partida de su presupuesto de mil millones de dólares para acondicionar 92 kilómetros de muro en la frontera con México […]. Así, mientras nosotros nos adentramos en aquel, nuestro ‘laberinto de la soledad’ […], la realidad nos rebasaba con varios temas que apenas lograron verse entre la noche triste, la Malinche, y las quemadas ‘patas’ de Cuauhtémoc”.

El efecto distractor de AMLO

En El Universal, el periodista Raúl Rodríguez Cortés, quien escribe que: “la habilidad política mostrada por el Presidente en su camino hacia el poder, hace impensable que sea ciego y sordo […]. Y quizás sea en esa señal de alarma donde debe empezar a analizarse por qué del sorpresivo mensaje que publicó el lunes pasado para informar de cartas enviadas al rey Felipe VI de España y al Papa Francisco, en las que solicita se pida perdón a los pueblos originarios por las atrocidades cometidas durante la Conquista. No se trata […] de la innecesaria locura de traer a cuento hechos acontecidos hace 500 años, ni de una ociosa ocurrencia que pone en riesgo sólidas relaciones con España […]. Se trataría, más bien, de una estrategia política cuidadosamente calculada. Los servicios de seguridad del Estado suelen llamarla ‘desconcentración de operaciones en el tiempo y en el espacio’. En este caso, distraer de los efectos de una polarización creciente, al enfocar un enemigo común a las partes confrontadas. Aunque para muchos es una reclamación extemporánea, para López Obrador es un asunto que está en el terreno de sus convicciones. Él no cree que abrió viejas heridas y está convencido que, de tan profundas, no han cicatrizado del todo. Y la razón parecen dársela dos hechos: 1. La histérica reacción de numerosos mexicanos que se asumen mestizos y que aparentemente no desean, ni pueden, renegar de esa mezcla de sangre indígena y española, pero que abjuran y se apenan de esa parte originaria de su identidad y aspiran a ser como el padre que los dominó, tal como lo advierte la teoría de psicoanálisis; y 2. La refriega política que la solicitud de disculpas para nuestras etnias ha desatado en España, donde los sectores más conservadores […] se escandalizan tan solo de pensar la humillación que sería para su rey y su reino, disculparse de las atrocidades cometidas con los indios no solo durante ese hecho histórico sino durante tres siglos de explotación colonial y que ya con criollos y mestizos en el poder, se ha perpetuado a lo largo de nuestra historia. Acaso en los términos de la relación con los inversores españoles de hoy, esté otro objetivo estratégico de la carta de López Obrador. Ya se verá si el error de mostrarse intolerante ante la crítica se quiso reparar con otro error, el de la carta del perdón. O bien, que los detractores de AMLO siguen sin entender que no lo entienden y que, por eso, les ha metido tantos goles”.

CNTE puso en jaque la Reforma Educativa

En El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “diputados federales de las bancadas de oposición no veían hasta anoche cómo resolver el plantón que montó la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en los ocho accesos a la Cámara de Diputados. Por la tarde, nos dicen, manejaban un escenario de catástrofe legislativa: sin sesiones en comisiones para sacar adelante el dictamen de reforma educativa ni sesión el jueves en el pleno. Todo esto generó un choque entre Morena y la oposición, pues Mario Delgado, coordinador de Morena, responsabilizaba a los legisladores que no llegaron temprano a San Lázaro para lograr el quórum y avalar la reforma en comisiones. Al final del día, se logró un acuerdo entre los grupos parlamentarios y la CNTE para liberar algunos accesos a San Lázaro. Nos informan que en el PAN, PRI, MC y PRD tienen la disposición de acudir a las convocatorias y sacar adelante el proyecto negociado entre los grupos parlamentarios. ¿Qué dulce le darán a la CNTE para que no ponga en jaque el trabajo legislativo?”

Destructivos

En Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “Un fin de semana fue la tregua que dio la CNTE a los diputados federales, a quienes al parecer tiene sometidos. Hasta el lunes por la noche, los legisladores estaban seguros de que podrían dictaminar la Reforma Educativa del Presidente López Obrador, pero la realidad llegó con los bloqueos. Juan Carlos Romero Hicks, coordinador del PAN en San Lázaro, afirma: ‘Vivimos una situación muy lamentable, estamos en el límite de un Estado fallido, de un Estado de excepción, el secuestro de la Cámara de Diputados. Creemos que el chantaje al Presidente y el chantaje al Congreso no es una conducta válida. Se puede debatir con orden, con civilidad y con respeto’. Lo malo es que tratándose de la CNTE ni la civilidad ni el respeto valen, sólo el dinero que se llevan en estas cátedras de chantaje”.

La CNTE se repliega; la reforma educativa va

En El Universal, Salvador García Soto, escribe que: “con la presión de haber bloqueado por segunda ocasión en una semana el trabajo de la Cámara de Diputados, la CNTE volvió a doblar al gobierno federal que, anoche, en la Secretaría de Educación Pública les firmaba acuerdos relativos a la reforma educativa, con lo cual los líderes magisteriales aceptaron replegarse y retirar el sitio y los bloqueos que mantenían en el Palacio Legislativo de San Lázaro, para permitir que hoy, a las 10 de la mañana, se reúnan en sesión ordinaria los legisladores federales para votar las reformas constitucionales en materia de educación […]. Morena y su coordinador Mario Delgado acordaron mantener el artículo 16 transitorio de la reforma educativa […] tal y como está en el dictamen original y sin hacerle cambios. Y Delgado también acordó con el PRI que se reservará ese transitorio para ser modificado antes de llevarlo al pleno, y si no se logra esa modificación, los priistas votarían en contra de la nueva redacción que propuso la CNTE. También se estableció anoche, entre los coordinadores parlamentarios, una ruta para elaborar las Leyes Secundarias de la Reforma Educativa, para lo cual se propondrá un flujograma, y que antes de que se presenten las iniciativas de esas leyes secundarias, se contará con el impacto presupuestal que tendrán las reformas para que lo conozcan a detalle los diputados antes de emitir su voto. Con estos acuerdos alcanzados anoche entre las distintas fracciones, se pretende normalizar hoy las actividades en la Cámara de Diputados, luego de las afectaciones provocadas por los bloqueos de la CNTE […]. Anoche mismo, luego de su reunión de casi todo el día con funcionarios de la SEP, los líderes de la CNTE, en su mayoría pertenecientes a la aguerrida sección 22 de Oaxaca, ordenaron a los maestros replegarse hacia la avenida Zapata y liberar los accesos y salidas de San Lázaro. Hoy se verá si se mantiene esa posición y se permite la sesión y la votación de la reforma en el pleno y también, a cambio de que, el magisterio disidente acordó permitir que los diputados pudieran finalmente sesionar y procesar esta reforma. Porque como decía anoche uno de los líderes de la oposición, que alguna vez le tocó negociar como funcionario de Gobernación y como gobernador con la coordinadora: ‘Estos de la CNTE son como un barril sin fondo, entre más les dan, más quieren’. ¿Qué les dio el gobierno de López Obrador para liberar su Reforma educativa del secuestro en que la tuvieron por una semana?”.

Revocación

En Excélsior, Pascal Beltrán del Río, escribe que: “hace dos semanas, las reformas al artículo 35 de la Constitución –para introducir la figura de revocación del mandato y modificar la mecánica de la consulta popular– pasaron por la aduana de San Lázaro […]. Estamos a tiempo de evitar una grave regresión en materia democrática. Los senadores tienen en sus manos evitarla y, como Cámara revisora, serán responsables de sus efectos si es aprobada. No me preocupa la revocación por ser la puerta de entrada de la reelección del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, como aseguran algunos. Porque existe un compromiso público del tabasqueño de no buscar la reelección […]. Lo que hoy debiera preocuparnos es otra cosa: la revocación significaría, por un lado, meter un alto grado de incertidumbre en que un Presidente elegido para seis años no termine su periodo, lo cual llevaría a la oposición a no colaborar con él en nada; y, por otro, que gobierne no para el bien del país, sino para asegurarse que concluir su periodo. Se dice en defensa de la iniciativa […] que la revocación del mandato existe en otros países. Eso no significa que pueda o deba adoptarse en México. Porque si a esas vamos, la reelección también existe en otros lados […]. Es verdad que se pueden encontrar antecedentes de la revocación del mandato incluso en la democracia ateniense. Pero el que la iniciativa provenga del propio Presidente y que él pudiese tener la facultad de convocarla es un contrasentido […] ¿Se imagina si la oposición tuviera mayoría en el Congreso y decidiera legislar para imponer una votación de revocación del mandato en 2021? Aquello se vería como un intento de golpe de Estado […]. Parece un simple pretexto para que el Ejecutivo pueda recurrir a los medios y hacer campaña para sacar brillo a su propia imagen y apoyar a su partido, lo cual quedó prohibido por una reforma constitucional en 2007, y que, irónicamente, fue aprobada por presión del propio López Obrador, luego de lo sucedido en la elección de 2006”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print