El problema no es el método ni la «consulta»…

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 17 de octubre de 2018. El discurso del método (de AMLO, no de Descartes): no parece mala la idea de López Obrador de recurrir a una consulta y a una encuesta (aún no definida) para decidir qué hacer con el nuevo aeropuerto; el problema, es la decisión misma. Es una abdicación de responsabilidad en políticas públicas. Santa Lucía, ¿va?… Una consulta extraña. Rosario y sus manos limpias…

Rayuela

El fraude cibernético bancario es imparable. A pesar de eso, quieren convertir en delito el uso de efectivo. ¿Están locos?

El discurso del método (de AMLO, no de Descartes)

Jorge G. Castañeda, en El Financiero, escribe que a diferencia de muchos de mis colegas en la comentocracia, no me parece tan mala la idea de López Obrador de recurrir a una consulta (whatever that means) y a una encuesta (aún no definida) para decidir qué hacer con el nuevo aeropuerto: “Los detalles –quién las pagará; el peso respectivo de cada ejercicio; el carácter vinculante de la consulta en ausencia de todos los datos pertinentes– pierden peso ante la magnitud del tema. Sí se trata de una inversión gigantesca, probablemente muy superior a la prevista hoy y de cualquier obra pública de la historia de México. Sí compromete al país y a sus sucesivos gobiernos por un tiempo prolongado, de nuevo, en cualquiera de las opciones que se escoja. Sí será examinada con lupa la decisión por inversionistas y calificadoras como la primera señal no retórica de AMLO en materia económica, por los menos de manera indirecta. Y sí reviste una importancia simbólica para las bases radicales de Morena, desde los macheteros de Atenco hasta el Ingeniero Riobóo. El asunto no es menor. Por eso, contar con un par de instrumentos que permitan sondear el estado de la opinión tanto de los partidarios de López Obrador (en los hechos, la consulta) como de la sociedad en general (a través de la encuesta), puede resultar útil. Le sirve a AMLO ya sea para blindarse ante una determinación a favor de Texcoco, que será repudiada por sus bases, ya sea a favor de Santa Lucía, Benito Juárez y Toluca, que será fuertemente criticada por el empresariado, los llamados mercados, y buena parte de la intelectualidad. Incluso le permite lo que seguramente más le complacería: posponer las decisiones difíciles. Puede utilizar un resultado dividido –como en el box– para pedir más estudios, echar a andar los inevitables y enésimos parches de AICM y Toluca, y seguir buscando quien se haga cargo de Texcoco si no lo ha encontrado aún. (…) El problema de López Obrador ante el aeropuerto no reside entonces, en mi opinión, en el método que ha seleccionado para resolver el dilema que él mismo creó en su campaña. Estriba más bien en privilegiar el método sobre la sustancia, es decir, la decisión misma. Al no tomar partido, muestra su habilidad política si le sale bien la maniobra, pero también su desinterés o desprecio por el fondo de los asuntos de políticas públicas. Es una abdicación de responsabilidad. Ante quienes piden, con sensatez, que se suspenda la crítica hasta que empiece a gobernar, se les puede responder que junto con la designación de su gabinete, ésta es la primera decisión de gobierno del nuevo presidente. Se vuelve extraño, por no decir surrealista, que no sepamos entonces qué piensa el que tomará al final de cuentas esa decisión. (…) La pregunta salta a la vista: una vez que el pueblo decida ¿AMLO va a salir a explicar, defender y promover la decisión del pueblo, cualquiera que esta sea? ¿O también va dejar el asunto en manos de sus colaboradores –divididos– o del pueblo, nuevamente?”

Santa Lucía, ¿va?

Raymundo Rivapalacio, en El Financiero escribe que los dados están cargados para decidir que será Santa Lucía, no Texcoco, donde se edificará el nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México: “Nadie lo dice de esta manera, pero el folleto de 13 páginas para informar a la sociedad sobre las ventajas y desventajas de las alternativas, no deja lugar a dudas. El texto es sesgado, tramposo, sin balance y tendencioso. “La consulta es un ejercicio democrático para que la gente opine sobre lo que le conviene”, indica en su introducción. En efecto, eso se espera de la consulta. Pero la explicación a la sociedad no sólo es antidemocrática por la forma como induce al voto a través de la parcialidad en la presentación de las opciones, sino también es ideológica y recrea la polarización que ha caracterizado la carrera política del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. El folleto establece en su primera parte la necesidad indiscutible de que la capital federal tenga otro aeropuerto que satisfaga las necesidades de pasaje y carga que hoy en día están saturadas. No menciona en ninguna parte que la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México fue terminada en 2007 como una solución temporal, en espera de la construcción de un nuevo aeropuerto, porque el planteado por el presidente Vicente Fox se frustró por la oposición de las pueblos nucleados por San Salvador Atenco, que tuvieron el apoyo de la izquierda social que encabezaba López Obrador”.

Una consulta extraña

Es cuestión de días para que se instalen en el país las mesas de consulta para decidir el destino del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. A pesar de que muchos consideran que una decisión de tal magnitud como la continuación de un megaproyecto no puede dejarse en manos de ciudadanos inexpertos en el tema, el equipo del tabasqueño ha insistido en realizar la consulta. En el Reforma, Sergio Sarmiento, escribe que: “es una consulta popular, aunque no la que estableció el artículo 35 de la Constitución como un derecho de los ciudadanos. Se ha tomado la decisión política, quizá para definir de antemano el resultado, de que la consulta no alcance a toda la población y que no cuente con garantías de equidad. México tiene una población de 128 millones de habitantes, pero para esta consulta solo se imprimirán entre 500 mil y un millón de boletas. Habrá mesas de votación en solo 538 municipios de las 2,464 y 16 alcaldías del país. Las mesas de votación serán 1,073 en vez de las 156,899 casillas de la elección del 1o. de julio. Junto con la consulta se llevará a cabo una encuesta, sin que se sepa qué se hará si ofrecen resultados distintos. Andrés Manuel López Obrador y sus principales colaboradores […] están en contra del aeropuerto de Texcoco. Son conscientes, sin embargo, de las connotaciones negativas para los inversionistas de la cancelación. Por eso estamos viendo esta extraña consulta. No creo que este tipo de decisiones deban tomarse en consultas o por encuestas. Son decisiones que debe asumir un gobernante después de escuchar con atención a los especialistas. Eso piensa una parte importante de la población mexicana […] La oposición de López Obrador al proyecto queda de manifiesto en el hecho de que ninguna otra obra pública […] están siendo sometidas a un proceso similar. Quizá el Presidente electo sea un firme creyente en la sabiduría del pueblo, pero no está arriesgando en consultas ninguna otra decisión entre las muchas que tiene que hacer […] La cancelación del nuevo aeropuerto traería consigo una pérdida del dinero ya invertido y del comprometido en contratos firmados. El golpe presupuestario podría alcanzar los 120 mil millones de pesos, casi el costo del tren maya que se calcula en 150 mil millones, o incluso más si los contratistas exigen indemnizaciones en los tribunales […] El Presidente electo parece haber ya decidido cancelar el aeropuerto que le resultaba antipático desde que era jefe de Gobierno de la Ciudad de México. La extraña consulta que ha diseñado no busca más que justificar la decisión”.

Por qué no debemos participar en la consulta sobre el NAICM

En El Universal, Ana Paula Ordorica, asegura que los mexicanos no debemos participar en la consulta promovida por el equipo de López Obrador para decidir el destino del Nuevo Aeropuerto, especialmente al considerar que podría considerarse como una acción ilegal cometida por una administración que todavía no entra en funciones: “partiendo de bases estrictamente legales, la consulta que propone Andrés Manuel López Obrador es ilegal porque no se atiene al artículo 35 Constitucional […] Además de por ser ilegal, no debemos participar en la consulta de Andrés Manuel López Obrador porque ya se sabe de antemano la opción que prefiere el futuro secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú. Él prefiere Santa Lucía y ha estado haciendo todo para empujar esa alternativa […] La consulta que propone Andrés Manuel López Obrador para definir si seguir con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en Texcoco o cancelarla es una oportunidad que los ciudadanos tenemos para frenar acciones ilegales de la autoridad antes de que ni siquiera sea autoridad. No participar en la consulta no representa en ningún momento un aval ciego a cómo y a quiénes han obtenido licitaciones en el aeropuerto de Texcoco. Si eso se debe revisar ante la sospecha de corrupción, que se revise. Tampoco es un repudio a la figura de la consulta pública. Esa herramienta bien puede sernos útil en México, pero no de la forma como la está planteando Andrés Manuel López Obrador y su equipo”.

El aeropuerto es un escándalo. ¿A quién le importa?

En Milenio, Carlos Puig, escribe acerca de las afectaciones que el ruido generado por la operación de un aeropuerto puede provocar a los habitantes de las cercanías, algo que en los estudios recientes ha dejado de ser considerado por las partes involucradas como un tema importante que debe ser considerado dentro de la decisión de construir o no el Nuevo Aeropuerto: “en la reunión entre funcionarios federales, legisladores de Morena, los autores del proyecto alternativo al NAIM y los representantes de MITRE y la OACI, de noviembre de 2015, se tocó un tema que en la discusión de estas semanas está ausente. El ruido, el maldito ruido que inunda zonas de Ciudad de México con aviones de todo tipo y tamaño que pasan encima de ellas […] El ruido del AICM, ya en 2001, traspasó todo estándar internacional y desde entonces ha empeorado. Lisker explicó que desde hace muchos años el tema social de mayor impacto aeroportuario, salvo en aeropuertos en sitios deshabitados, es el ruido y el ruido; sin embargo, a diferencia de casi todos los otros temas ambientales es muy difícil de mitigar o eliminar. De ahí su importancia. En el mundo avanzado, y sobre todo socialmente responsable, no se construye una sola pista más ni se aumenta el tráfico aéreo sin analizar el tema, y es por eso por lo que el ruido es mucho más preocupante. El secretario de Medio Ambiente explicó que con Texcoco se reduciría el número de personas expuestas a decibeles más altos de los permitidos y recomendados de 208 mil a nueve mil. Aunque el ruido en el límite afecta a muchos más en la ciudad. Hoy, ¿a quién le importa?”.

El calvario de Rosario

En Excélsior, Francisco Garfías, escribe acerca de la comparecencia de la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles, ante el pleno de la Cámara de Diputados, la cual se convirtió en un juicio y lluvia de críticas y acusaciones, más allá de una comparecencia para informar los avances de su gestión al frente de la dependencia : “iba a ser la glosa del VI Informe de Gobierno en materia de la política de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, pero se convirtió en un juicio a Rosario Robles por la llamada Estafa maestra. Durante la larguísima comparecencia en San Lázaro —tres rondas de preguntas por cada uno de los ocho grupos parlamentarios— hubo de todo: desde la solicitud de renuncia a la titular de la Sedatu; la acusación de que es ‘la mayor cómplice del régimen de corrupción’; la afirmación de que es una ‘mentirosa’. Pero también el veredicto ‘culpable’ de la supuesta ‘estafa’ que le endilgaron los diputados de Morena y sus aliados. Al pie de la tribuna se colocaron mantas y pancartas que hablaban de la Sedesol, de la que también fue titular, como ‘la red de la estafa’; del desvío de 700 millones de pesos; y que Robles debía pedir perdón a los mexicanos ‘por el robo a la nación’”.

Rosario y sus manos limpias

En La Jornada, Julio Hernández López, escribe que: “ella, desde ahora definida para fines futuros como chiva expiatoria, de innecesario castigo. Entre el ruido camaral, se declara como funcionaria de manos limpias, dispuesta a ser investigada hasta por debajo de las piedras, sin necesidad de favores judiciales. Él, de cepa política mexiquense, perdonable enlace (pre)electoral con el morenismo, defensor de su jefe Enrique Peña Nieto y del elenco delictivo que le acompañó, como el ex gobernador de Chihuahua, César Duarte. Comparecencias ante el Congreso de nueva conformación, entre retórica en tribuna, uno que otro amago de confrontación física y alboroto mediático, todo con el telón de fondo del perdón político anunciado, la vista exculpatoriamente puesta en lo que vendrá a partir del uno de diciembre: la amnistía maestra. Dos secretarios, virtualmente del pasado, y el nuevo Congreso, ha de suponerse que de los nuevos tiempos verdaderos. Rosario Robles se defiende con cuanto le es posible: baraja explicaciones legales, explica circunstancias y acomodos, defiende sus decisiones y reta a que se le compruebe lo que tanto se le dice respecto a pillerías y estafas. Alfonso Navarrete Prida trata de mantenerse a flote ante los señalamientos de violencia, impunidad, descomposición e irresponsabilidad durante el sexenio peñista. Corona su condición de hombre del sistema al explicar que el saqueador del erario chihuahuense, César, el otro Duarte, sólo enfrenta cargos menores, que podría enfrentar sin alojo carcelario. El albazo de Carlos Romero Deschamps inició el pasado jueves 11, un día antes del puente extraoficial conmemorativo de que en América se descubriera en 1492 la existencia de un Viejo Mundo. Ese día, el emblema de la corrupción sindical en México instruyó a los secretarios generales de las 36 secciones del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana para que convocaran a elecciones de comités locales. El lunes 15, tales secretarios generales lanzaron las convocatorias, dando virtualmente un día, el martes, para el registro de planillas. Hoy, a temprana hora, se realizará la farsa electoral. Los votantes deberán sufragar anotando su nombre, apellidos, número de ficha laboral y firma, en la cédula electoral. Nada de democracia sindical ni de voto libre y secreto. Control absoluto de las mafias, nacional y seccionales, para atrincherarse ante la llegada del obradorismo. Las nuevas dirigencias seccionales pretenden transitar así la mitad del periodo presidencial morenista: entrarán en funciones el primero de enero de 2019 y dejarán los cargos el 31 de diciembre de 2021”.

Apuesta por la catarsis

En El Universal, Carlos Loret de Mola, escribe que: “el ejercicio republicano de rendición de cuentas ante el Congreso por parte de funcionarios federales nunca terminó de cuajar en nuestro país. Pronto se convirtió en una oportunidad para algunos legisladores de mostrarse duros, implacables, sólo para la tribuna. En ocasiones se volvió una feria de insultos o de acusaciones, a veces fundadas pero también con frecuencia sin sustento alguno. Se hizo un trámite en que los funcionarios que comparecen ante las Cámaras saben que van a enfrentar gritos y sombrerazos, los legisladores sacan su mejor repertorio de denuncias y ahí queda la cosa […] La de ayer en San Lázaro cumple con todo lo anterior. La secretaria de Desarrollo Urbano y Territorial, Rosario Robles, citada a comparecer como parte de la revisión del informe del gobierno de Enrique Peña Nieto. Los legisladores, listos para lucir sus mejores discursos con señalamientos estentóreos. Manotazos, voces alzadas, revires de la secretaria, con su consabido recurso de decirse víctima de misoginia. Es conocido el grueso expediente armado por la Auditoría Superior de la Federación sobre desvíos en Sedatu y en la secretaría que ocupó Robles antes, la Sedesol. El esquema es el mismo que se usó desde el sexenio de Felipe Calderón y se afinó en el de Peña Nieto. La nueva mayoría morenista se monta en esa información, que se conoce gracias a los medios de comunicación, para brillar en la escena. Pero por encima de ellos están las palabras de su líder, el presidente electo López Obrador, de que Robles es un chivo expiatorio, que no va a meter a la cárcel a políticos para legitimarse, que desconfía de la sociedad civil fifí que impulsa el Sistema Nacional Anticorrupción y una fiscalía general autónoma; que los medios de comunicación fifí protegen a los ‘verdaderos’ culpables, misteriosos personajes que habrían controlado a Robles y a todos los corruptos desde hace 30 años y que nunca identifica. Lo de ayer es simplemente una apuesta por la catarsis. El destino de las gruesas investigaciones de la Auditoría Superior de la Federación sobre desvíos de miles y miles de millones de pesos no depende ni de los medios ni de los diputados ni de la sociedad civil ni de los fiscales que elegirá el nuevo presidente con el aval de su mayoría legislativa. La justicia en el caso de los millonarios desvíos en secretarías encargadas de programas sociales para los más pobres depende de la voluntad de un solo hombre, el futuro presidente Andrés Manuel López Obrador. Lo demás es teatro”.

La encuesta será lo que quieran que sea

En Milenio, Joaquín López Dóriga, escribe que: “cuando hoy estamos a 44 días de que inicie la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, el tema central, más que el nuevo aeropuerto, o con éste, es el método de la consulta popular para que el Presidente electo diga si sigue la obra en Texcoco o ésta se cancela y se va por el eje Benito Juárez-Santa Lucía, ahora ampliado a Toluca […] Primero apuntar que está fuera del rango y parámetros constitucionales que señalan que tiene que ser convocada por el jefe del Ejecutivo, por una tercera parte de las cámaras de Diputados o Senadores o dos por ciento del total del padrón electoral, que estará a cargo del Instituto Nacional Electoral, que las preguntas las deberá aprobar la Suprema Corte de Justicia, que se realizará el mismo día que la elección federal y será obligatoria para el gobierno si participa 40 por ciento de la lista nominal de electores. Eso dice la Constitución en su artículo 35. Ahora está convocada y organizada por el gobierno de transición y Morena, que pagarán, vigilarán, revisarán y contarán, pero sin cumplir uno solo de los elementos constitucionales de la consulta popular, pero va adelante y, además, la han hecho vinculatoria porque sí. Y más. Del 25 al 28 se levantará dicha consulta en mil 73 mesas distribuidas en 538 municipios que, aseguraron, representan más de 70 por ciento del padrón, y serán atendidas por voluntarios. Y digo: mil 73 mesas entre un millón de boletas, dan 931 por casilla que, sin duda, se agotarán en la primera jornada y creará un nuevo problema: la falta de boletas. El punto es Andrés Manuel. Si quiere que vaya Texcoco, saldrán a votar temprano por Texcoco; si quiere Santa Lucía, saldrán a votar temprano por Santa Lucía. Y todavía me dicen que aún no gobiernan”.

Amenazas máximas

En Excélsior, Yuriria Sierra, escribe que: “tanques. Armas largas de uso militar. Vehículos blindados. Misiles. Autos bomba…. Y la sangre tan fría como para exhibir el alcance de su poder. Son algunas de las características de los cinco grupos criminales más peligrosos para Estados Unidos. Hezbolá, uno de ellos, lleva más de treinta años con presencia en una docena de países […] Es uno de los grupos terroristas más letales. Y, a la par de éstos, dos cárteles mexicanos: el Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa. Junto a Hezbolá, la MS-13 y El Clan del Golfo. Los cinco, el blanco de la justicia de Estados Unidos […] Violencia más narcotráfico. Narcotráfico más armas. Armas más dinero. Las cinco organizaciones envueltas en un círculo vicioso del que también Estados Unidos forma parte. Al menos, con respecto a los cárteles mexicanos, mucho tiene que ver su mercado de armas, que les funciona perfecto a los grupos criminales para abastecerse […] sí es necesario el combate por varios frentes que debiliten a los grupos criminales y terroristas. La Fuerza de Tarea contra el Crimen Organizado Transnacional tendrá como cabeza al subprocurador de Justicia, Rod Rosenstein, quien fuera responsable de la llegada de Robert Mueller como fiscal para investigación de la presunta injerencia de Rusia en la elección presidencial de 2016. Adicionalmente, este grupo anunciado por EU tendrá cinco subcomités, cada uno dedicado al análisis de cada grupo delictivo: para el Cártel Jalisco Nueva Generación será el abogado criminalista Brett Reynolds, miembro de la división criminal del Departamento de Justicia dedicada a narcóticos y drogas peligrosas. Ya ha estudiado antes la operación de este cártel. Para el de Sinaloa será Matthew Sutton, de la Oficina de la Fiscalía para el Distrito Sur de California, y quien ha estado a cargo de procesos judiciales contra miembros de este grupo criminal. Serán 90 días en los que este grupo de acción anunciado por el gobierno de Estados Unidos analice y busque la vía más factible para atacar a estos cinco grupos para sacarlos de las calles […] En 90 días lo sabremos, tiempo en el cual tal vez en México tendremos una nueva estrategia de combate. Tal vez”.

Transformación sindical

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “¿milagro o montaje? Bastó con que Andrés Manuel López Obrador dijera que iba a democratizar el sindicato petrolero para que, por arte de magia, Carlos Romero Deschamps se transformara y Roberto Campa se pusiera a chambear. Cuentan que el secretario del Trabajo, tras escuchar el divino verbo, se puso en contacto con el líder del STPRM para advertirles que, ahora sí, las elecciones seccionales deben hacerse conforme la norma constitucional que exige voto libre y secreto. ¡Y, oh, sorpresa! Romero Deschamps aceptó de inmediato eliminar las votaciones con cédula, que obligaban a los trabajadores a decir por quién votaban. Hasta ahí la historia suena muy bonita, falta ver que sea en serio. Resulta que el cuasi eterno líder petrolero -lleva 22 años en el cargo y se quedará otros seis- ya tiene las cosas más refinadas que la gasolina, pues adelantó las elecciones en las dirigencias de las 36 seccionales sindicales y sus respectivas comisiones de Vigilancia y de Honor y Justicia. Esta misma semana serán las primeras elecciones, ahí se verá si realmente hubo milagro sindical o fue puro montaje de complicidad”.

AMLO prepara las tarjetas con dinero

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “nos dicen que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador revisa varios modelos de la tarjeta para el bienestar con la que se repartirá el dinero de los programas sociales. Nos comentan que por ahora algunos de los plásticos tienen logotipos de empresas bancarias como Banco Azteca y VOID. Nos hacen ver que en los siguientes días, don Andrés dará a conocer el o los modelos de las tarjetas de bienestar que se utilizarán durante su gobierno para depositar el dinero que llegará a cada uno de los beneficiarios de los apoyos federales. Nos comentan que el mandatario electo hará la presentación al lado de Rabindranath Salazar, quien estará a cargo de ese proyecto”.

Sigue el plan

Milenio, Trascendió, asegura que: “el anuncio del líder de la mayoría del Senado estadounidense, Mitch McConnell, de que esa cámara no tendrá tiempo de revisar y aprobar el nuevo tratado de libre comercio de Norteamérica antes de 2019, no arruina los planes del gobierno en turno relativos a que Enrique Peña Nieto firme el documento. El plan de que el Presidente mexicano, Donald Trump y Justin Trudeau firmen en Argentina, durante el encuentro del G20, sigue en pie, lo que nos remite al primer Tratado de Libre Comercio, negociado por George Bush padre, Carlos Salinas de Gortari y Brian Mulroney, quienes lo signaron en 1992, aunque fue ratificado por los congresos de esos países dos años después, ya con Bill Clinton en la Casa Blanca”.

Sin piedad

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “en la Cámara de Diputados, al comparecer por la glosa, la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles, dijo ‘no necesito amnistía ni perdón de nadie’; envalentonada, aseguró que a quien quisiera, lo acompañaba para levantar cualquier acusación hacia su persona. La que debía ser una comparecencia por el trabajo realizado, se convirtió en una especie de juicio sumario contra la funcionaria, quien recibió duras críticas y ataques. El clímax lo protagonizaron el petista Gerardo Fernández Noroña y el priista Luis Miranda, quienes casi se lían a golpes. Siete horas, sí, siete horas en el pancracio… Ojalá más adelante se dedique igual o mayor tiempo a temas trascendentales”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print