GN: aritmética y negociación… Clave, de nuevo, el PRI(Mor)

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del martes 19 de febrero 2019. GN: aritmética y negociación… Clave, de nuevo, el PRI (Mor). Los gobernadores de este partido aprueban el proyecto de Guardia Nacional en los términos deseados por AMLO, pero los senadores del tricolor, con Miguel Ángel Osorio Chong como presunto gran disidente, se aferran a no aprobar el proyecto en los términos planteados por Palacio Nacional. El paquete del nuevo Consejo de Romo… López Mateos, AMLO y los enemigos del Estado

Rayuela

Hablar del penal Islas Marías es recordar a Revueltas y a otros presos que ahí sobrevivieron como pudieron.

GN: aritmética y negociación… Clave, de nuevo, el PRI (Mor)

Julio Hernández López, escribe en La Jornada, lo siguiente: Digamos que, de entrada, los números no le dan a Morena-Gobierno. Pero anoche se quiso instalar un punto de partida aparentemente de fuerza: el partido en el poder, con uno de sus aliados, el del Trabajo, aprobó en comisiones el dictamen favorable a la creación de la Guardia Nacional. Dicho dictamen será discutido y probablemente puesto a votación el próximo jueves, en una plenaria del Senado. Para aprobarlo en esa sesión se requerirá una mayoría calificada de votos (dos terceras partes de los sufragantes), que hoy no tienen Morena ni sus aliados recientes. Alcanzar esa cifra mágica requeriría que el partido obradorista sumara los votos de PRI, PAN, PRD y MC, en combinaciones numéricas que pueden alcanzarse de distintas maneras. Luego, la Cámara de Diputados debería aprobar las modificaciones hechas en el Senado (sustancialmente, la reposición del artículo cuarto transitorio, a expresa exigencia del presidente López Obrador). Y, posteriormente, que la mitad más uno de los congresos estatales autoricen tales modificaciones constitucionales (recuérdese que la mayoría de las gubernaturas están en poder de PRI y PAN). Y, sin embargo, en Palacio Nacional se estima que las negociaciones prosperarán. Ricardo Monreal, jefe político del Senado, mantiene en lo alto la invitación a los partidos opositores para llegar a acuerdos, a pesar de que PRI, PAN, PRD y MC formularon ayer una lista de ocho demandas irreductibles (es decir, que no se pueden reducir; inmodificables). El PRI(Mor) pareciera estar nuevamente en condiciones de auxiliar al obradorismo: los gobernadores de este partido aprueban el proyecto de Guardia Nacional en los términos deseados por AMLO, pero los senadores del tricolor, con Miguel Ángel Osorio Chong como presunto gran disidente, se aferran a no aprobar el proyecto en los términos planteados por Palacio Nacional”.

Morena y gobierno aprietan por Guardia; 9 votos la clave

Sobre los acuerdos políticos para la Guardia Nacional en El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “con una operación política de doble pinza, de un lado negociaciones privadas en Gobernación entre el gabinete de seguridad y los gobernadores del PRI, y del otro Ricardo Monreal en el Senado, tratando de convencer a los priistas que cedan en sus condiciones, ayer el gobierno federal y la bancada de Morena intensificaron la presión para votar y aprobar en próximos días la Guardia Nacional. El problema es que, sin los votos del PAN, que endureció su negativa, y sin ‘convencer’ a algunos priistas, Morena y sus aliados no alcanzan los votos para la mayoría calificada y necesitan al menos nueve votos de senadores de oposición para lograrla. ¿De dónde saldrían esos nueve votos? La apuesta de López Obrador es otra vez a la alianza PRI-Morena, ante la cerrazón de los panistas […]. 11 de 12 gobernadores priistas […] le dieron su apoyo ‘total e incondicional’ a la iniciativa del Presidente López Obrador para la Guardia Nacional. Dijeron ser los principales afectados por la inseguridad en sus estados y los que más necesitan el apoyo de un cuerpo nacional y se comprometieron con el gabinete de seguridad […]  a ‘hablar con los senadores de nuestros estados para que apoyen la iniciativa’ […].Por la tarde, en la reunión de las Comisiones Unidas de Seguridad y de Puntos Constitucionales, el bloque de senadores de PAN-PRI, PRD, MC y el independiente Alvárez Icaza se levantaron y abandonaron la reunión ante la insistencia de Morena de votar un dictamen que endurece la iniciativa original del presidente y es distinto al aprobado en Cámara de Diputados, pues recupera el famoso 4to. transitorio cuya eliminación molestó a López Obrador. El rompimiento se dio cuando Eduardo Ramírez, Presidente de la Comisión de Puntos […] dijo que el dictamen presentado no era el definitivo, que cambiaría y que podían seguir negociando en comisiones, pero tenía que votarse ayer mismo para cumplir el trámite. Sin la oposición y sólo con los votos de Morena, ese dictamen fue aprobado. Anoche se comentaba que Morena quiere meter a primera lectura el dictamen de la Guardia entre martes y jueves. Si eso ocurre, habría tres escenarios: que se vote y si no alcanzan mayoría, culpen a la oposición de obstaculizar la Guardia; que reabran la negociación y acepten cambios y consigan los votos opositores; y tercero que ya tengan algún ‘acuerdo político’ inconfesable para obtener los nueve votos de priistas y de otro partido, que pudieran ser incluso panistas. Al final, la clave está en los números. Morena y aliados tienen 76 votos, mientras el bloque PAN, PRI, MC, PRD e independiente reúnen 52. Pero en proyecciones hechas en las bancadas, se menciona que si asistieran los 128 senadores a la sesión donde se vote, la mayoría calificada serían 85 votos y Morena sólo necesitaría 9; pero si baja la asistencia también son menos votos para la mayoría; por ejemplo, con 124 presentes se requieren 83 votos, y con 7 el gobierno la saca, o con 112, 78 votos alcanzan y Morena sólo necesitaría 2. Y así, entre menos senadores, más fácil sería para la bancada morenista y para el gobierno aprobar la Guardia Nacional”.

El paquete del nuevo Consejo de Romo

Enrique Quintana, escribe en El Financiero: “Lo hemos dicho aquí muchas veces: la clave del crecimiento es la inversión, y en particular, por la dimensión que tiene, la inversión privada. Por eso, resulta positivo que el gobierno de AMLO, a través de Alfonso Romo, haya lanzado el Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento. No sé si vaya a funcionar o no, eso lo dirá el tiempo, pero la mera existencia de una instancia en la que el tema central sea la promoción de la inversión y el crecimiento y que se pueda medir su éxito con cifras, ya es un avance. Falta conocer con detalle la forma específica en la que operará este Consejo, pero lo que no puede dejar de subrayarse es la necesidad imperiosa de que exista. Si en éste se suman empresarios y demás integrantes del sector productivo, probablemente el Consejo se pueda convertir en un ente que coordine las demandas de los empresarios y que al mismo tiempo genere un espacio que permita construir confianza. El último dato disponible de la inversión fija bruta que se realiza en México reportó una caída de 2.1 por ciento en el mes de noviembre a tasa anual. Y si consideramos los 11 meses completos, el resultado es apenas un crecimiento de 1.3 por ciento en 2018. Le recuerdo que este es un problema crónico de nuestra economía. De acuerdo con las cifras del Inegi, la formación bruta de capital fijo creció apenas a una tasa promedio de 0.9 por ciento en el sexenio de Peña; a 1.8 por ciento en el de Calderón; a 2.6 por ciento en el de Fox; y a 1.3 por ciento en el de Zedillo. Si consideramos el lapso completo de estos cuatro sexenios, el crecimiento medio anual fue de apenas 1.8 por ciento. Cuando se observan estas cifras no puede dejar de considerarse que uno de los problemas crónicos de la economía mexicana en el último cuarto de siglo es la falta de inversión. Ya le hemos comentado que hubo una falla en el modelo que suponía que la ausencia de inversión pública iba a ser compensada por inversión privada. No fue así. Tampoco funcionaron suficientemente los esquemas en los que habría asociaciones del sector privado con el sector público. Y aunque muchos empresarios hablaron de confianza y vieron con entusiasmo las reformas estructurales, no se invirtió lo suficiente para crecer más. Al ver el tamaño del reto, podemos afirmar que no la tendrá nada fácil el nuevo Consejo para promover la inversión. Tendrá que atacar un problema crónico de la economía, que, además, recientemente se ha acentuado por la desconfianza causada por algunas decisiones del gobierno de AMLO. En las inversiones, como se sabe desde hace muchos años, los empresarios comprometen recursos apostando al futuro, esperando que haya rentabilidad años después. Como el futuro siempre es incierto, debe haber un ingrediente fundamental para que las inversiones se realicen: confianza. Más allá de los proyectos específicos que pueda propiciar inversiones, la tarea del nuevo Consejo será generar confianza. Sólo así se podrá resolver este padecimiento secular que tiene el país: la falta de inversión, que es lo que nos ha condenado a un bajo crecimiento por un largo periodo. ¿Podrá hacerlo?”

López Mateos, AMLO y los enemigos del Estado

Salvador Camarena, en El Financiero: “Desde Palacio Nacional, y en al menos dos ocasiones, Andrés Manuel López Obrador se ha referido a Adolfo López Mateos como un buen presidente. ¿Por qué será que el tabasqueño piensa así de su antecesor mexiquense? La respuesta más obvia es que el actual mandatario cree –lo ha dicho en estos días– que la nacionalización de la industria eléctrica constituye un hito patriótico, uno que pretende emular al fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad. Pero si damos por bueno que López Obrador es un asiduo lector de la historia de México, como que esa nacionalización e incluso el hecho mismo de crear los libros de texto gratuitos, palidecen ante la tónica de un sexenio en el que, nunca hay que olvidarlo, Gustavo Díaz Ordaz apretó con mano dura al país desde la Segob. O en palabras de José Manuel Villalpando: “López Mateos pudo librarse así de tenaces opositores, como Othón Salazar, Valentín Campa y Demetrio Vallejo, pero también logró deshacerse de críticos molestos como el famoso muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, a quien envió a la lúgubre prisión de Lecumberri por haber tenido el atrevimiento de hablar mal del primer mandatario de la nación. Durante su gobierno también fue asesinado el líder campesino Rubén Jaramillo junto con su esposa y sus dos hijos”. (Presidentes de México, Booket, 2010). Es decir, López Mateos fue el culmen del sistema priista: que la revista Siempre publica un reportaje sobre la crueldad del atentado contra Jaramillo y su familia, les quito la publicidad oficial; que si se quejan de que no hay oposición en el Congreso, dejamos entrar a algunos, pero a punta de pistola, literalmente, los mantenemos callados; que si movimientos cívicos ganan espacios –Salvador Nava, en San Luis Potosí–, les hacemos entender que o siguen los dictados presidenciales o acabarán perseguidos y en la cárcel. (Leer “Adolfo López Mateos, El Orador”, en La presidencia imperial, de Enrique Krauze). ¿López Obrador piensa que eso es lo que hace un buen presidente? Si la respuesta fuera negativa, qué feo que lo visto ayer parezca de otros tiempos, de los de López Mateos, en los que se perseguía con toda la fuerza del Estado a quien atrevía a disentir. Porque este lunes México atestiguó uno de los linchamientos mediáticos más grotescos de los que se tenga memoria. (…) Funesto antecedente sobre la manera en que el tabasqueño pretende imponer su voluntad antes que convencer sobre sus iniciativas. Ojo: ya no es contra los órganos autónomos, sino contra todos aquellos a quienes ellos califiquen como enemigos del Estado. (…) Por cierto, insisto, qué raro que el presidente López Obrador crea que su tocayo de apellido fue un buen mandatario. O no les parece raro que en su cierre de campaña en el estadio Azteca, y a unas horas de lo que era un triunfo cantado, el candidato de Morena declarara que “lo que vamos a consumar viene de lejos y se ha fraguado con el esfuerzo y la fatiga de muchos compañeros (…) dirigentes de oposición como Valentín Campa, Demetrio Vallejo, Rubén Jaramillo, Othon Salazar…” Esos mismitos que el “buen presidente” que fue López Mateos, encarnizadamente, persiguió”.

La purificación de Andrés Manuel

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero: “Las acusaciones fueron muy serias. A Guillermo García Alcocer, cabeza de la Comisión Reguladora de Energía, a quien señaló el viernes pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador de tener un conflicto de interés, le crecieron las imputaciones durante el fin de semana. Ayer, la secretaria de la Función Pública y el jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, dijeron que le habían abierto investigaciones por el presunto delito de conflicto de interés, por fraude, evasión fiscal, lavado de dinero y envío de recursos a paraísos fiscales por parte de algunos de sus familiares, vinculados al sector energético. Todo porque García Alcocer tuvo la osadía de haber dicho la semana pasada que el director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, lo había desinformado en los temas del sector. López Obrador dijo que no se trataba de una venganza. Lo que pretendía, dijo, era “purificar” a los órganos regulatorios del Estado mexicano, a los que quiere descabezar para poner a sus leales, porque está convencido de que lo único que han hecho hasta ahora es destruir a la nación y engañar a los mexicanos sobre su utilidad. Para ello, movió toda la maquinaria del gobierno en contra de una persona. La Función Pública, la Fiscalía y Hacienda está persiguiendo penal y administrativamente a García Alcocer y su familia. La destrucción de un nombre, de su fama pública, la de sus familiares, la estigmatización para que se mofen de sus hijos en la escuela y de su esposa en las calles. Había que acabarlo a él y a su descendencia. La muerte cívica, social, el ostracismo, el desprecio público. En una persona, lo que otros hicieron selectivamente en Ruanda, Bosnia y Alemania. (…) Para quienes no están alineados incondicionalmente, la persecución de García Alcocer y su familia, la destrucción de su fama pública y su estigmatización como corrupto, es un camino que hay que observar porque se va a repetir, mediante el uso, como denunció, de “instituciones del gobierno con fines políticos”. Toda la fuerza del gobierno contra un funcionario que se expresó libremente, tuviera o no razón, es algo que hacía muchas décadas no se veía en México. La inhibición, la hostilidad, los intentos, aunque sea inopinados, de previa censura, son síntomas de una enfermedad que está creciendo y que la mayoría aún no ve. García Alcocer es el negro, el judío, el cura y el comunista de Bertold Brecht. El cielo está lleno de nubarrones que anticipan que este sexenio, en materia de libertades, no será fácil.

Las “monserga” de las autonomías

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “difícil entender que las haga suyas, pero más complicado es dar con quienes fabrican las mentiras que Andrés Manuel López Obrador esgrime para justificar algunas de las más insensatas pero trascendentales decisiones de su gobierno […]. Algo de lo que el Presidente ha hecho suyo proviene de su secretaria de la Función Pública, Eréndira Sandoval, para el asalto a instituciones autónomas a las que se les trata como bandas del crimen organizado. La funcionaria verbalizó ayer las patrañas que se han montado contra el Presidente de la Comisión Reguladora de Energía, Guillermo García Alcocer: se le investiga por un posible conflicto de interés, a pesar de que él mismo desmanteló desde el viernes el infundio. La secretaria hincó la suerte: García Castellanos es ‘pariente por afinidad en cuarto grado del primo hermano de su cónyuge, director de Santa Fe Natural Gas, filial de una permisionaria de la Comisión Reguladora de Energía denominada Fermaca’, que ‘él ha reconocido como vinculada a su familia. En esta fecha, el servidor público ya era presidente de la institución’ y él mismo ¡pudo haber gestionado o auspiciado! Con razón López Obrador acusó a García Alcocer del imaginario ‘conflicto de interés’, y este lunes generalizó y descargó la ofensa de que es todo esto ‘una gran farsa: se engañó al pueblo de México haciendo creer que se necesitaban instancias autónomas de expertos independientes, porque el gobierno no podía atender los asuntos relacionados con la Comisión Federal de Electricidad y con Pemex…’. La injusta embestida contra las instituciones autónomas, a las que el Presidente relaciona con un maligno plan neoliberal para beneficiar a la ‘minoría rapaz’ y mantener en la miseria al ‘pueblo sabio y bueno’, es directamente proporcional a la concentración de facultades de las que López Obrador llegó a ufanarse: ‘Tengo las riendas del poder…’ . Con sobrados signos de que los abomina por su autonomía, también están bajo la mira el Banco de México, el Instituto Federal Electoral, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la Comisión Federal de Competencia Económica, el Instituto Federal de Telecomunicaciones, el Instituto Nacional de Evaluación Educativa y el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales. Y ojo: más de dos meses después de la omisión, en la iniciativa de contrarreforma educativa sigue sin restituirse el párrafo de la fracción VII que, ‘debido a un error en la captura mecanográfica’, se suprimió… la autonomía universitaria”.

AMLO vs Organismos Autónomos

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “sabido es que al Presidente no le gustan los organismos autónomos que le hagan contrapeso, pero nomás no se entiende la tirria que le tiene Andrés Manuel López Obrador a Guillermo García Alcocer. Sorprende la virulencia del ataque contra el presidente de la CRE, al que ya de plano le iniciaron investigaciones administrativas por parte de la Función Pública y hasta penales por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera. De parte de Irma Sandoval no sorprende nada, pero sí de Santiago Nieto quien ahora se presta a una persecución que mucho se parece a la que él mismo padeció en la Fiscalía de Delitos Electorales. Lo curioso es que el famoso borrón y cuenta nueva no se lo están aplicando a García Alcocer. Por lo visto es de contentillo… o enojadillo presidencial”.

Aplanadora

En Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “con el voto de Morena y el PT, y la ausencia de los senadores del PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano, las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos Segunda del Senado aprobaron el dictamen que crea la Guardia Nacional. Ante el rechazo de Morena y del PT para incluir las propuestas de la oposición, en bloque, éstos abandonaron la sesión, una práctica que suena más a patadas de ahogado que a una posición de dignidad. Se prevé que el dictamen que contiene diez modificaciones respecto a la minuta enviada en enero por la Cámara de Diputados sea llevado al pleno del Senado en la sesión de hoy martes. El panista Damián Zepeda afirmó que la Guardia Nacional no cuenta con un esquema para la defensa de los derechos humanos. Muchas quejas, pero la ley va”.

La salud de la salud

En Milenio, Héctor Aguilar Camín, escribe que: “el ex secretario de Salud, Julio Frenk, actual rector de la Universidad de Miami, y Octavio Gómez Dantés, un especialista del Instituto de la Salud, han hecho en la revista Nexos un alegato y una advertencia en torno a la crítica del Seguro Popular hecha por el nuevo gobierno, junto con el anuncio de su cancelación. Frenk y Gómez Dantés han hecho algo más que una defensa de esa política pública, sin omitir sus yerros; han hecho también la pequeña historia de un sector cuyos logros no pueden olvidarse a cuenta de sus carencias. Una cosa es que falte mucho por hacer y otra cosa es que nada se haya hecho. Bajo la mirada y las cifras de Frenk y Gómez Dantés, el sector salud aparece como una historia de éxito en carencias que parecían en su momento tan graves y complicadas como las de hoy, pero fueron vencidas por la tenacidad y la continuidad institucional […]. Entre 2000 y 2018, su presupuesto aumentó 210 por ciento en términos reales. En esos mismos años, el número de camas por cada mil habitantes se duplicó, el de médicos se triplicó, el de enfermeras creció siete veces. En ese mismo lapso la mortalidad infantil se redujo cuatro veces: de 49 a 12 por cada mil nacidos vivos: la mortalidad materna bajó de 49 a 12 por cada 100 mil nacidos vivos. Se eliminaron en esos años la poliomielitis, la difteria y el tétano prenatal. Fueron controladas la tos ferina, la rubéola y el sarampión. En esos años se consolidaron el Programa Nacional de Investigación, el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, y el Sistema Nacional de Información en Salud, todos de clase mundial […]. Sus cifras lo dicen todo: en 2004, a solo un año de fundado, el Seguro Popular tenía ya 4 millones de afiliados. En 2015, sus afiliados eran 57 millones”.

La réplica de la venganza

En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “dos casos: El Presidente mandó sus ternas para la Comisión Reguladora de Energía. Después, el Presidente de la Comisión hizo algunos comentarios en El Financiero: ‘Veo un desbalance en términos de hidrocarburos y electricidad, se ven muy cargados los perfiles hacia los hidrocarburos; prácticamente no identificamos expertos en electricidad y creo que eso es algo que se necesita mucho para las complejidades del mercado’. En otro momento celebró ‘que los candidatos poseen un perfil técnico’. Nada del otro mundo, pues. El viernes, desde ese púlpito inquisidor que se han vuelto las mañaneras, López Obrador advirtió: ‘Entonces, ayer que presento las ternas con técnicos sale a declarar el presidente de este organismo, de esta Comisión Reguladora de Energía, que estaban mal las ternas que yo proponía. Entonces, como tengo derecho de réplica por alusiones personales, voy a dar a conocer ahora que el señor tiene conflicto de intereses, y es el Presidente de la Comisión Reguladora de Energía. Y el lunes vamos a conocer toda la información’. Ese mismo día, el presidente de la CRE, Guillermo García Alcocer, hizo pública su declaración de intereses, y afirmó que no había incurrido en ningún conflicto de interés. El lunes, desde Palacio Nacional, la Secretaría de la Función Pública anunció el inicio de una investigación contra García Alcocer, dijo que lo mejor sería que se separara del cargo mientras termina esa investigación, insinuó también que el primo y el hermano de la esposa de García Alcocer podrían estar involucrados en asuntos de defraudación fiscal. El anuncio de la modificación de las estancias infantiles hizo que Clara Torres, quien había sido invitada a coordinar el programa, renunciara. Ayer, la subsecretaria de Bienestar dijo que en el fondo la renuncia había sido por una diferencia sobre el cambio de modelo pero que ‘también’ había sido por cierta relación de trabajo de Torres con un cura acusado hace unos días de agresión sexual a una niña. El arresto, por cierto, fue después de la renuncia. El ‘derecho de réplica’ de la 4T se parece bastante a la venganza”.

Quitar la puerta de atrás…

En Excélsior, Yuriria Sierra, escribe que: “es un primer gran paso, uno enorme, pero no tendrá que ser el único […]. El trabajo doméstico tomará su lugar dentro del espectro de políticas públicas de nuestro país, que por años fue ignorado y que en México ejercen más de 2.4 millones de personas, 95 por ciento mujeres, aunque de manera limitada: ‘En próximos días iniciará este programa, con el cual se garantizará el acceso de ese sector a servicios médicos y hospitalarios, atención obstétrica, medicamentos, incapacidades, guarderías, fondo para el retiro, pensión por invalidez o muerte y velatorios…’, dijo Germán Martínez Cázares, director del Instituto Mexicano del Seguro Social en un mensaje en redes sociales. Es una gran noticia. Sí. Porque esto es gracias al esfuerzo de trabajadoras y organizaciones que pelearon mucho porque eso se lograra. Un primer gran paso, decimos, porque es apenas un programa piloto con el que se evaluará el alcance y la operación […]. Fueron el Centro de Apoyo y Capacitación para la Empleadas de Hogar, Fondo Semillas y más colectivos que buscaron que esto se hiciera realidad, una realidad que les costó 18 años: ‘La Suprema Corte reconoce el derecho de los 2.4 millones de personas que trabajamos en el hogar. Es la primera vez que el Estado nos reconoce como lo que somos; trabajadoras con derechos (…) ha sido una lucha larga y cansada; muchas veces hemos sido discriminadas y casi siempre ignoradas; por eso, ésta es una gran noticia para nosotras y para México. Es un gran logro, pero sólo un primer paso para obtener igualdad en condiciones laborales… ‘, afirma Marcelina Bautista, fundadora del CACEH, junto a Alfonso Cuarón, director de Roma, la película que se ha convertido en estandarte de colectivos dentro y fuera el país que buscan este mismo objetivo: otorgar un derecho tan históricamente negado y que está tan anquilosado en la dinámica social, mucho más del ámbito laboral. De ahí que tengamos figuras, metáforas tan representativas de ello, como la puerta de servicio, ésa que siempre está atrás. Ahora, ¿qué sigue? México da un paso al frente, sí, pero sólo en materia de seguridad social, aún urgen otros pasos necesarios que apunten al exterior y para el resto del espectro de derechos a los que las trabajadoras del hogar deben tener acceso […]. El cambio de administración, su política de dar prioridad a los sectores más vulnerables, tendría que darle velocidad, debería obligarlos a adoptar este acuerdo internacional, no sólo porque sumaría a nuestro país en una dinámica internacional de la que hoy pareciera querer aislarse, sino que abriría la puerta para mejorar sus programas con experiencias en otros países, como tendría que hacerlo también con los subsidios que hoy quiere entregar sin intermediarios”.

No más Estado Mayor

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “ayer ya no hubo fiesta en el histórico complejo de Molino del Rey, nos dicen. Tampoco fuegos artificiales ni reconocimientos, menos ascensos para integrantes de las Fuerzas Armadas que sirvieron leales al Presidente de la República, ni la fiesta donde el personal militar cenaba y bailaba acompañado de familiares. Nos recuerdan que este lunes era el Día del Estado Mayor Presidencial, órgano técnico militar que desapareció el actual gobierno y cuyo personal se reintegró a las secretarías de la Defensa Nacional y de la Marina Armada de México. Ayer no hubo celebración ni recuerdo de los héroes que defendieron al presidente Madero al interior de su despacho —los capitanes Gustavo Garmendia y Federico Montes—, ni de su grito ‘al Presidente nadie lo toca’”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print