Huachicol y escasez: batallas múltiples…

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 09 de enero 2019. Huachicol y escasez: batallas múltiples… El fondo de la batalla contra el robo de gasolinas no merece regateos: la riqueza nacional ha sido sustraída de manera sistemática por criminales disfrazados de líderes sindicales, directivos de Petróleos Mexicanos y sus filiales, y políticos investidos de presidentes municipales, legisladores, gobernadores y seudopresidentes de la República… Cómo vi a AMLO.

Rayuela

No hay vacuna contra el pánico, pero tal vez una explicación detallada a la nación hubiera paliado el problema.

Cómo vi a AMLO

Enrique Quintana, en El Financiero, escribe: “Ayer por la tarde recibimos en El Financiero al presidente López Obrador. Cumplió con una promesa hecha en diciembre del año pasado en la que ofreció acudir a una entrevista en La Silla Roja, en los estudios del canal de televisión El Financiero Bloomberg. El lunes por la tarde, se comunicó para proponer que la entrevista se hiciera ayer martes y acudió puntual. Llegó en su Jetta blanco acompañado de su coordinador de comunicación social, Jesús Ramírez sin más comitiva ni acompañamiento. Yo he hablado con todos los presidentes de México, desde Salinas de Gortari, y no deja de asombrar el contraste que existe entre la ausencia de parafernalia de AMLO frente a lo que había sido la figura presidencial, en donde el Estado Mayor tomaba las instalaciones desde un día antes y varias decenas de personas formaban el séquito presidencial. El presidente mantiene el humor que lo caracterizó en la campaña y del que –por cierto– carecen muchos de sus colaboradores. Cuando fue advertido respecto al tiempo previsto para la entrevista, AMLO bromeó respecto al hablar pausado que lo caracteriza. En el diálogo con López Obrador no hubo revelaciones extraordinarias. El ritmo intenso con el que ha informado en sus conferencias mañaneras deja poco por averiguar en una charla como la de ayer. La conversación muestra a un presidente convencido de su proyecto, pero dispuesto a escuchar puntos de vista diferentes. Expresa explícitamente que se siente cómodo en la polémica, que le gusta ser cuestionado pero también responder. Supone que hay circularidad, que la investidura presidencial no da a su palabra una fuerza que crea una asimetría natural en la controversia pública. También señala, aunque no se crea, es alguien que propicia el debate entre sus colaboradores y que escucha cuando le objetan y dice que cambia sus puntos de vista si lo convencen. Sin precisar nombres, dice, por ejemplo, que entre sus colaboradores hubo quienes difirieron respecto a la cancelación del proyecto del Nuevo Aeropuerto, pero que optó por lo que la consulta señaló. AMLO asume que las decisiones, como el combate del robo de combustible, pueden tener costos, pero los asume, y supone que serán pasajeros. Dice no temer al desgaste que implica el tomar decisiones y afectar intereses. No se aprecia a un individuo que esté angustiado por las críticas que se le hacen. Sigue convencido de que está haciendo lo correcto y que el resultado será favorable. El humor y la ironía, de las que le hablaba, que –por cierto, disgustan a muchos– los usa como instrumento de comunicación. Se trata de la que denomina “pedagogía política”, como una manera de explicar, convencer y de ser posible conmover. No le espanta que el país esté polarizado, ni parece preocuparle, porque considera que, a lo largo de la historia, han existido los polos del conservadurismo y liberalismo, ubicándose él claramente en el segundo. Sigue siendo un personaje, que, como cuando era candidato, no ahorra tiempo ni pone ningún reparo para saludar a quien se le acerca, independientemente de quien sea. La búsqueda del saludo, de la ‘selfie’, por parte de todo tipo de personas, pareciera dejar claro que más allá del círculo rojo, sigue siendo un político que tiene amplio respaldo. Si le ayuda a tranquilizarse, quizás el ámbito en el que AMLO esté más optimista es el económico”.

El robo a Pemex financia grupos políticos y empresarios, no sólo criminales: analistas del sector

Shaila Rosagel, en SinEmbargo escribe lo siguiente: “El huachicol no sólo paga al crimen organizado y a las policías, sino es una fuente de financiamiento para grupos políticos, para el sindicato de Carlos Romero Deschamps y para autoridades municipales, estatales y federales, coinciden especialistas en el sector energético mexicano entrevistados por SinEmbargo. Los 60 mil millones de pesos anuales que se generaban por el robo de combustible a Pemex generarán una resistencia en los grupos políticos beneficiados, por lo que se requiere que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador investigue la ruta del dinero y entregue “caras, cuerpos y malhechores” involucrados en el mayor saqueo a la Nación”.

Huachicol y escasez: batallas múltiples

En La Jornada, Julio Hernández López, escribe que: “en pocas horas, una parte de la zona metropolitana de la capital del país fue tomada por los acechantes ejércitos de resistencia poselectoral y por las súbitas filas automotoras de miedo inducido ante el plan obradorista contra el huachicoleo […] Cierto es que López Obrador ha declarado la guerra al huachicol con un fervor de sanación institucional: colocó a uno de sus alfiles de toda la vida, Octavio Romero, en la dirección de Petróleos Mexicanos y desde ahí cierra y abre válvulas y ductos y contrata empresas privadas para el traslado por tierra del cargamento combustible, tardío en llegar mediante ese método de las pipas […] El fondo de la batalla contra el robo de gasolinas no merece regateos: la riqueza nacional ha sido sustraída de manera sistemática por criminales disfrazados de líderes sindicales, directivos de Petróleos Mexicanos y sus filiales, y políticos investidos de presidentes municipales, legisladores, gobernadores y seudopresidentes de la República […] López Obrador, sin necesidad de legitimar su elección, ha ido abriendo frentes de batalla con mucha rapidez y en varios campos […] En ese entorno de batallas múltiples ha llegado la hora del huachicol. López Obrador ha enviado al Ejército a tomar el control de las principales instalaciones petroleras y asegura que en pocos días se ha reducido el robo a la nación y se han ahorrado importantes cantidades de dinero. Pero sus adversarios están aprovechando las circunstancias para generar alarma y enojo en segmentos sociales que de manera genuina se han preocupado por el desabasto de combustible y en otros que de manera intencionada pretenden encontrar en este tema otra oportunidad de confeccionar y enarbolar alguna bandera opositora viable ante un obradorismo cuyo bono democrático aún se mantiene en niveles altos”.

Gasolina

En Reforma, Sergio Sarmiento, escribe que: “el Presidente Andrés Manuel López Obrador insistió ayer en su conferencia de prensa matutina que no hay razón para preocuparse. Agradeció a la gente el respaldo a su decisión de cerrar las llaves de los poliductos de Pemex, aunque reconoció que ‘han habido [sic] molestias’. Se congratuló, por otra parte, del éxito en su plan contra el robo de gasolina; se han ahorrado, dijo, dos mil 500 millones de pesos. Mientras tanto, el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez, me comentó ayer que la situación en su estado es crítica […] Las afectaciones en la Ciudad de México han sido hasta ahora menores. El desabasto de gasolina no ha generado un mayor impacto en la opinión pública nacional porque la capital, donde se concentran los políticos y los medios, casi no lo ha sufrido. Hay quienes atribuyen la falta de gasolina en Guanajuato, Jalisco y el Estado de México al hecho de que esos estados están gobernados por partidos de oposición, mientras que la capital, menos afectada, es regida por Morena. No hay pruebas, en realidad, pero el hecho es que mientras la Ciudad de México tiene gasolina, por lo menos hasta ahora, el vecino valle de Lerma, a unos 20 minutos, no cuenta ya con ella. Curiosamente en Puebla, donde supuestamente se concentraba el robo de combustible, sí hay abasto […] La falta de gasolina es consecuencia de la decisión del gobierno de López Obrador de cerrar las llaves de los ductos. Quizá las razones de la decisión sean loables; pero la restricción de la oferta, sin una disminución de la demanda, ha producido lo que cualquier estudiante de primero de economía habría previsto: una escasez artificial. El presidente López Obrador y quienes apoyaron la decisión sin duda sabían lo que iban a provocar. Combatir el robo de combustible es una acción positiva, pero el cierre de los ductos no parece la mejor estrategia para lograr el objetivo […] Quizá lo peor es que no sabemos cuánto tiempo pueda durar esta situación. El propio Presidente ha señalado que habrá que ver quién se cansa primero, si él o los huachicoleros. Los que ya están cansados, por supuesto, son los consumidores de Guanajuato, el Estado de México o Jalisco. ¿Qué pasará cuando el desabasto se generalice en la capital, cuyos problemas se magnifican en los medios y en la política?”.

El gasolinazo del huachicolazo

En El Universal, Carlos Loret de Mola, escribe acerca de algunos de los factores que han intervenido en la nueva y controversial estrategia del Gobierno federal para combatir el huachicoleo cerrando las válvulas de paso, misma que ha provocado desabasto de combustible: “la estrategia polarizante del Presidente Andrés Manuel López Obrador —que tan bien le ha funcionado política y electoralmente— puede conducir a que se hagan juicios prematuros —a favor y en contra— sobre algunas de sus acciones de gobierno. Me parece que está sucediendo frente a su plan para combatir el robo de combustible. La pasión está desatada en medios de comunicación y redes sociales, y se exacerba por la molestia de tanta gente que se frustra con la escasez y las filas. Pero vayamos punto por punto. 1.- El problema del robo de combustible ha existido desde hace tres sexenios […] 2.- Hoy por hoy no podemos evaluar definitivamente si el plan antihuachicol del presidente Andrés Manuel López Obrador tuvo éxito. Lleva apenas unos días implementándose y el asunto a combatir es monumental. Si fuera fácil ya lo hubieran resuelto hace años […] 3.- Si los días de escasez de gasolina se prolongan y el territorio afectado se extiende, el problema podría tener un impacto económico y político-social […] Estos escenarios pueden incidir gravemente sobre la evaluación del presidente López Obrador. De nuevo, hasta ahora nada de eso ha sucedido y el gobierno está a tiempo de contener la bronca y salir victorioso de esta. 4.- Sin duda ha habido una mala estrategia de reacción frente al daño colateral que ha significado el desabasto de gasolina en un tercio del país […] El tiempo dirá. Mientras, no adelantar conclusiones”.

Cómo generar pánico en unos días

En Milenio, Carlos Puig, analiza algunas de las características de la actual “crisis” que se vive en el país debido al desabasto de combustible provocado por la estrategia de combate al huachiicoleo: “la primera crisis del nuevo gobierno refleja, creo, algunas características de lo que hemos visto desde el 2 de julio en aquella larga e inédita transición y el primer mes y días de gobierno. Van algunas. 1. La decisión. El robo de combustible se había convertido, dicen los que saben, en el segundo delito más lucrativo para las organizaciones criminales del país después del tráfico de drogas […] La administración pasada fue ineficaz en frenar el delito. No es momento para saber por qué, pero por lo menos dudó o no quiso entrarle al problema. Este gobierno lo ha hecho. Decidió una manera de combatir el delito y la ejecutó. No es poco. 2. La desconfianza. El gobierno trata a los otros como adversario, como enemigos. Los gobernadores, la industria, buena parte de Pemex, fueron sorprendidos. No es raro, desde sus primeras explicaciones el Presidente de alguna manera involucró a todos esos actores en el ‘saqueo’. Y así los trató. Hoy no tiene aliados sino exigencias y quejas. 3. Los militares. La participación del Ejército y la Marina en el operativo confirma la absoluta confianza del Presidente en ambas instituciones en detrimento de otras. Descuenta que el Ejército haya estado metido en el asunto a pesar de que en el sexenio pasado fue protagonista de los operativos para, presuntamente, detener el delito. 4. El comunicador. La única estrategia de comunicación del gobierno —y no solo en esta tema— es el Presidente. Más allá de sus virtudes, no puede hacerlo todo solo. Menos para un asunto de esta complicación y magnitud. No basta con pedir paciencia […] 5. La justicia. A pesar de insinuar culpabilidades de muchos y enormes, y de ayer hablar de investigaciones, la PGR ha brillado por su ausencia en el operativo. Una vez más, la justicia ausente. Ahora toca limpiar el tiradero”.

Sin gasolina y sin respuestas

En el Excélsior, Yuriria Sierra, escribe que: “es la condición que se vive en al menos seis estados del país: no hay combustible, tampoco explicaciones. Es la norma de los últimos días y que, poco a poco, se ha expandido incluso hasta la Ciudad de México. Pero no es desabasto, sino descuido en la distribución, nos aseguran, como si los tecnicismos resolvieran ya no digamos el problema, sino, al menos, las dudas, y como si ésta muy simplista explicación garantizara el suministro de pipas y llenara los tanques de familias, comerciantes, transportistas. Y que si se critica la estrategia del gobierno contra la ordeña de ductos es porque casi se está defendiendo a los huachicoleros […] Que si preferimos la pasividad ante los más de 60 mil millones de pesos que, según Andrés Manuel López Obrador, costó el robo de combustible durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. Brillante habrá sido su operativo que, según el Presidente, en estos varios días de desabasto se han ahorrado cantidades significativas de recursos […] Legitimidad bajo palabra, como parece ser el sello de este gobierno. Aun siendo exactas: ¿por qué no meter a los huachicoleros a la cárcel? ¿Por qué optar por un sistema de distribución de principios del siglo pasado en lugar de hacer valer el Estado de derecho? […] nadie sale a explicar por qué la estrategia de combate al huachicol (muy loable, nadie lo negará) no contempla castigo para los criminales, como tampoco nos dan claridad de cuándo estará restablecido el abasto en todas las entidades afectadas. Acaso lo único que hemos obtenido, además de aquel tecnicismo que no permite llamarle desabasto, es la declaración de Rocío Nahle, secretaria de Energía: ‘Posiblemente, a la hora del cálculo no tuvimos la logística suficiente (…) Le pedimos disculpas a la gente de antemano. No fue nuestra intención ocasionarle malestar a alguien…’, aseguró […] Hay promesas de Pemex ¡para enviar miles de barriles de gasolina a los estados afectados!, habrá que dar seguimiento. Hay pronósticos de regularización en el abastecimiento, con fecha no más cercana al viernes. Pero seguimos sin una respuesta clara y contundente desde el gobierno. Sólo escuchamos la negación de una emergencia que se les fue de las manos. Para la tarde-noche de ayer, Pemex reiteraba que no hay desabasto en la CDMX. Los hechos de ayer martes nos dicen lo contrario. Será que le apuestan a que el reabastecimiento llegue antes que sus ganas de dar alguna explicación. Lo malo es que ninguna de las opciones parece tener fecha clara. Ojalá el Presidente y su equipo se den cuenta de que esto ya amenaza con volverse un asunto de seguridad nacional”.

Contra el huachicol, AMLO presenta falsa disyuntiva

En El Universal, Ana Paula Ordorica, escribe que: “el diagnóstico de Andrés Manuel López Obrador vuelve a ser certero: hay que luchar en contra del robo de combustible, del huachicoleo, que ha crecido exponencial e impunemente […] Dice Andrés Manuel López Obrador que ha disminuido el robo de combustible en dos mil 500 millones de pesos tan solo desde que inició su plan en contra del huachicoleo a finales de diciembre. Pues claro que han bajado las tomas clandestinas si no hay nada en los ductos, pero la disyuntiva no puede ser o cerrar el ducto o hay robo de gasolinas. Éxito es que no haya robo aun con los ductos abiertos […] En una medida urgente que es luchar en contra del robo de combustible, Andrés Manuel López Obrador está presentando una falsa disyuntiva: está generando carencia de gasolina en las gasolineras (nótese que no se está utilizando la palabra desabasto, que tanto se empeña en negar el gobierno), y además surgen dudas sobre contratos para atender una emergencia autoinfligida. Por si esto fuera poco, en la conferencia matutina de ayer, Andrés Manuel López Obrador informó que el general Eduardo León Trauwitz, quien fuera el encargado de luchar en contra del huachicol en Pemex, está siendo investigado por su posible colusión en el robo. Tanto se repudió los escándalos de corrupción en el pasado, en donde no hubo sentencias firmes contra ningún responsable de alto nivel, como para que ahora sigamos con señalamientos sin procesos judiciales formales. Si hay pruebas en contra del general León Trauwitz, que se denuncie. Si no, que no sea utilizado como cortina de humo ante una ciudadanía que empieza a apanicarse por la dificultad para obtener combustible”.

Graves afirmaciones de AMLO

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “el Presidente Andrés Manuel López Obrador hizo ayer tres afirmaciones que escandalizan: a) Se investiga sobre el robo de combustible a un general brigadier, que cuando era coronel tuvo a su cargo la protección del entonces gobernador Enrique Peña Nieto y luego gerente de Servicios de Seguridad Física de Pemex. b) Antes de la estrategia que ha motivado el desabasto de combustibles se robaban en promedio 787 pipas diarias, ahora solo 177 […] c) Que ve a ‘los analistas adversarios diciendo: ‘Ahora sale más caro trasladar gasolina con pipas’. Pues sí, pero es muchísimo más caro que se la roben, o sea, de sentido común’ […] El supuesto “robo de pipas” parece una desafortunada ‘explicación’ de lo que equivale el saqueo en los ductos, pues en los tres años anteriores a éste solo fueron hurtadas… 25 unidades […] que el Presidente de la República diga que son ‘analistas adversarios’ los que aseguran que ‘sale más caro trasladar gasolina con pipas’ y él reconozca: ‘Pues sí’, pero admita que el transporte por carretera es más barato, y que considere la obvia deducción como de ‘sentido común’, me deja estupefacto: ¿los opinadores a quienes ha ofendido tachándolos de “conservadores” y “fifís” los considera “adversarios”? ¿No es consciente de que sus satanizaciones azuzan a muchos de sus seguidores para agredir (hasta físicamente, me consta en carne propia) a quienes osamos criticarlo, tocarlo con pétalos de una rosa? En mi texto de ayer en favor de la Guardia Nacional no fui su adversario, ¿sino uno más de sus devotos, correligionarios, barberos o lacayos? Quizá peor: si ante el desastre del inaudito desabasto de combustibles los ‘analistas’ aplican la lógica elemental, ¿el Presidente considera que hasta el sentido común es otro de sus ‘adversarios…’?”

Día 39 de la 4ª Transformación

En Excélsior, Francisco Garfías, escribe que: “es plausible el combate frontal al huachicol. Eso no está a discusión. Ya era hora de poner un hasta aquí a ese delito que nos cuesta a los mexicanos 60 mil millones de pesos anuales, según el presidente López Obrador. La bronca es que cerrar las válvulas de los ductos para evitar el robo de combustible no es la forma más eficiente de atacar el complejo problema. Está claro que en la 4ª T no tienen una estrategia que evite el desabasto, sin dañar al consumidor. Se fueron por la fácil. Cerrar sin medir las consecuencias. La lógica es: sin combustible, no hay robo. No calcularon el desabasto, que ya alcanzó a la Ciudad de México —aunque Pemex lo niegue— y a ocho entidades más. Es público, además, que a los gobernadores no se les informó que iban a cerrar las válvulas […] Al cerrar las válvulas se produjo el explosivo fenómeno: poca gasolina, mucha demanda. Una bola de nieve que se combina con las compras de pánico, las filas interminables, el enojo de los ciudadanos, la ralentización general de actividades. El descontento con el gobierno de AMLO crece vertiginosamente, a pesar de que el Presidente asegura que su plan contra el huachicol ya generó dos mil 500 millones de pesos en ahorro. No ha dicho a cuánto ascienden las pérdidas por el desabasto de combustibles ni el costo de que el combustible sea transportado por pipas. Datos duros: los ductos que han sido cerrados suministran 492 mil barriles diarios de gasolinas. Eso es más o menos 72 millones 228 mil litros. Son trasladados en pipas con capacidad para 20 mil litros. Hay cuatro mil pipas en activo, no todas disponibles el mismo tiempo. Mientras unas cargan, otras descargan. Los expertos calculan que serían necesarias 12 mil pipas para igualar el abastecimiento de los ductos […] Lo arriba expuesto nos lleva a la conclusión de que para aliviar el desabasto tendrán que reabrir los ductos a la brevedad. Tenemos informes, sin embargo, acerca de que el gobierno federal sigue cerrado a la posibilidad de reabrirlos […] Ayer se acabó el producto en el Valle de México por estar suspendido el ducto Tuxpan-Azcapotzalco (para gasolinas) y el CPI Azcapotzalco (para turbosina). La crisis amenaza a los aeropuertos. El panorama en los alrededores de las gasolinerías, cerradas o saturadas, seguramente lo vio. No necesito hacerle un dibujo. Ese tema marcó el día 39 del presidente Andrés Manuel López Obrador”.

4T sin gasolina

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “¡que no panda el cúnico! El gobierno federal ya logró resolver la crisis del desabasto de gasolinas… al menos en las benditas redes sociales. Llama la atención el empeño que le ponen desde Palacio Nacional para tratar de dominar la conversación digital, a fin de que en ellas la realidad se adapte al discurso presidencial. De ahí que ayer ya habían posicionado como trending topic ‘No más huachicoleo’, que es la excusa con la que el gobierno pretende explicar el desabasto. El problema es que Andrés Manuel López Obrador empezó diciendo que era culpa de los medios, la secretaria Rocío Nahle luego reconoció que estuvo mal planeado el asunto y en Pemex se hacen bolas con las explicaciones. La realidad es que en una decena de estados no hay gasolinas (eso se llama desabasto) y, además, tardará en regularizarse el suministro, lo cual ya provocó las compras de pánico que se vieron ayer en la Ciudad de México y el consiguiente relajo que éstas trajeron. ¿A poco a la Cuarta Transformación ya se le está acabando la gasolina? Es pregunta de alto octanaje”.

Embajadores de AMLO ya no se sorprenden

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “no muy animados en su reunión anual han estado embajadores y cónsules, quienes en conversaciones entre ellos cuestionan las exposiciones que les han hecho integrantes del gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador. Muchos de estos ‘viejos lobos’ de la diplomacia aseguran que no les han dicho nada nuevo, al menos nada que les hayan expresado en otras ediciones de esta cumbre que realizan año con año en la Ciudad de México: el gobierno cambió y que ahora los diplomáticos deben promocionar el comercio, la cultura e inversión. Lo que señalan hoy embajadores y cónsules es que esa tarea de promoción no es nueva porque la han hecho siempre apoyados por distintos sectores. Los más críticos dicen que la única diferencia es que ahora tendrán que hacer su trabajo, pero con menos recursos, esa sí que es la novedad del 2019”.

Aviones sin gas

Milenio, Trascendió, asegura que: “otro desencuentro derivado de la crisis del huachicol, que ayer explotó en Ciudad de México, fue el de las aerolíneas y el gobierno federal, pues la cámara que agrupa a los primeros, dirigida por Rodrigo Pérez-Alonso, se quejó de falta de turbosina en tres terminales aéreas, mientras que Aeropuertos y Servicios Auxiliares negó el desabasto. De hecho, ASA precisó que solo hubo un pequeño problema en León el domingo, solucionado en las primeras horas del lunes pasado”.

Decidido

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “la presencia del ministro Arturo Zaldívar como presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya se hizo notar. Logró que los ministros acordaran reducir su salario un 25%, es decir, 69 mil pesos, para quedar en 201 mil 911 pesos mensuales; sin embargo, las percepciones de los mismos rebasan todavía el tope salarial en la Ley de Remuneraciones, que fija que nadie puede ganar más que el Presidente de México. Ante esta decisión, Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, celebró que los ministros acordaran disminuir su salario, pero apuntó que “es insuficiente”. Claro que es insuficiente: falta que los políticos, todos, hagan lo mismo. Y entonces sí, nada que reclamar”.

Andrés Manuel y Trump

Raymundo Rivapalacio , en El Financiero, escribe lo siguiente: “La claridad sobre la política de no intervención que el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene sobre el papel que debe jugar en Venezuela, es antagónica a la subordinación política que desde que ganó las elecciones ha mostrado frente al presidente Donald Trump. Su promesa de campaña, de que las cosas serían diferentes entre él y Trump a como habían sido con el presidente Enrique Peña Nieto, porque lo convencería que era mejor tener una buena relación con México que de conflicto permanente, se quedó en un discurso maniqueo. No lo confronta, cierto, pero tampoco lo persuade de nada. Le extiende un tapete para que haga con México lo que quiera”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print