Columna de Columnas Nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

25 de abril de 2018

Desánimo y decepción en las filas priístas

Tras el debate presidencial se registró un sentimiento de desánimo en las áreas de decisión de la campaña presidencial –y en sus equipos de tierra-, al estar perdiendo oportunidades por no deslindarse del presidente Enrique Peña Nieto, que como se apreció en el debate, es el ancla que tiene a Pepe Meade en el sótano de las preferencias.

Y el trilema es: ¿Declinar, fingir o «arrebatar»?

Pepe Meade es un candidato que no emociona ni conecta. Le pesa un mundo el desprestigio de Peña Nieto, la corrupción del PRI y el hartazgo ciudadano hacia el gobierno peñista. Ni vibra ni hace vibrar. Para posteridad su presentación en el debate: ¡No soy priísta! ¡No soy priísta! ¡No soy priísta!…

El Cantinero

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print