La Corte tiene un gesto con el Presidente

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 03 de enero 2019. Zaldívar y las dos justicias: el nombramiento por cuatro años del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, como Presidente de la Suprema Corte de Justicia, trasciende la mera sucesión dentro del Poder Judicial. Su triunfo significa la victoria que privilegia los derechos fundamentales de la persona sobre los intereses del poder y los poderosos. La trayectoria de Zaldívar durante nueve años dentro de la Corte puede juzgarse a partir de las sentencias en las que su voz ha sido fundamental…

Rayuela

Sin soltarse de la mano del que lo condujo al supremo puesto, demandó independencia. Así sucedió.

Zaldívar y las dos justicias

En El Universal, Ricardo Raphael, escribe que: “el nombramiento por cuatro años del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, como Presidente de la Suprema Corte de Justicia, trasciende la mera sucesión dentro del Poder Judicial. Su triunfo significa la victoria que privilegia los derechos fundamentales de la persona sobre los intereses del poder y los poderosos. La trayectoria de Zaldívar durante nueve años dentro de la Corte puede juzgarse a partir de las sentencias en las que su voz ha sido fundamental. Con un arrojo poco visto en la tradición judicial mexicana, los argumentos de este ministro han modelado varios de los casos cruciales del debate constitucional contemporáneo. Destacan entre ellos los expedientes de Lydia Cacho, la Guardería ABC, Florence Cassez, la legalización en el consumo de la marihuana, la no discriminación y la protección de los derechos de las mujeres […].  Sus argumentos enfurecieron al Presidente Felipe Calderón Hinojosa, quien lo había promovido como ministro un año antes, y es que su proyecto quería señalar, con nombre y apellido, a los funcionarios más encumbrados responsables de aquella tragedia. Una mayoría de ministros difirió argumentando que la Corte no podía erigirse en ‘autoridad moral.’ Entonces se perdió una oportunidad dorada para combatir de frente los actos de mayor corrupción. Aquella batalla la perdió Zaldívar y también la Corte, que después de ese episodio renunció a defender la facultad que esa institución tenía para investigar violaciones graves de derechos humanos. Tres años después, el ahora presidente de la Corte volvió a mostrar de qué estaba hecho cuando redactó el proyecto de sentencia de amparo que liberó a Florence Cassez[…]. Tan llamativo como los dos casos anteriores fue el razonamiento que Zaldívar ofreció en 2014 para despenalizar el consumo de marihuana. Ahí decidió atacar el corazón mismo de la política prohibicionista porque, según su entendimiento, ésta ‘limita indebidamente los derechos fundamentales a la identidad …, la propia imagen, el libre desarrollo de la personalidad y la autodeterminación.’ […] De haberse retirado el día de ayer de la Corte, el legado de Zaldívar en la historia constitucional mexicana habría sido ya invaluable; pero muy probablemente durante los próximos cuatro años dejará sus mejores aportes. Al tomar posesión, en un breve discurso resumió los criterios de su actuación por venir: declaró que, tal como lo ha hecho durante los últimos nueve años, conduciría su presidencia defendiendo el principio de la independencia judicial; sin embargo, advirtió que esa independencia no le impediría dialogar y colaborar dignamente con otros poderes. Reconoció también que el Judicial atraviesa por una crisis de credibilidad, porque sus instituciones se perciben distantes de la gente. Remató abrazando con solidaridad a los jueces federales, en quienes reconoció la principal fortaleza de la Justicia”.

La Corte tiene un gesto con el presidente AMLO

La elección de Arturo Zaldívar Lelo de Larrea como ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación representa una muestra más del poder e influencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero a la vez constituye una señal a la que el primer mandatario deberá responder con inteligencia. El ministro Zaldívar era el favorito del presidente AMLO para ocupar ese cargo. Uno de sus principales operadores políticos, el consejero Jurídico Julio Scherer Ibarra, operó a favor de él, y en ocasiones durante el proceso parecía que lo hacía en contra de los impulsos de la ex ministra Olga Sánchez Cordero, secretaría de Gobernación. Sin embargo, no debemos necesariamente esperar que el nuevo ministro presidente Zaldívar sencillamente se dedique a seguir las órdenes de su vecino de Palacio Nacional. Tiene un nombre propio y una trayectoria profesional que defender. Basta revisar su historial de proyectos ante el pleno de la SCJN para descubrir que si el entonces presidente Felipe Calderón imaginó que sería un ministro sumiso cuando lo propuso, lo que se encontró fue casi un duro opositor. El ministro presidente Zaldívar, en tanto cara representativa del Poder Judicial, está obligado a mostrar autonomía e independencia frente a un presidente AMLO que ataca con soltura y no valora ni respeta mucho los contrapesos, que no se cansa de repetir que el Ejecutivo no es el poder de los poderes, pero manda, pesa y actúa como si lo fuera. Al mismo tiempo, la elección de Zaldívar es una señal del pleno de la Suprema Corte al presidente AMLO, que debe responder: no eligieron a alguien que fuera un dique para su naciente sexenio, sino alguien con quien se siente cómodo; ahora toca al presidente responder al gesto respetando la autonomía de la SCJN. Se lee fácil. Con el temperamento del presidente López Obrador y su larga agenda de agravios con el máximo tribunal del país, no es poca cosa. Al ministro presidente toca empatar al Poder Judicial con los reclamos de no corrupción y sí austeridad que si bien enarbola el presidente AMLO, son de la sociedad entera. Al presidente AMLO toca no usar esos temas frívolamente como para en el fondo buscar someter a quien no esté de acuerdo con él. Ya nos lo dirán los tiempos por venir. Mientras tanto, podemos contabilizar otra elección histórica, pues el ministro Zaldívar es el primero en presidir la Suprema Corte siendo un “externo“, es decir, no emanado de las del Poder Judicial”.

Zaldívar, ministro presidente

En el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, escribe que: “’el Presidente de la Corte no es la cabeza del Poder Judicial de la Federación (…) solamente es su representante (…) de tal suerte que todas aquellas decisiones importantes que habremos de tomar de política pública en esta coyuntura —por demás delicada— las tomaremos en consenso…’, con esa claridad, con esta sentencia de apertura inició la gestión del nuevo Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Siete de once votos reconocieron la trayectoria de uno de los abogados que mejor entienden las directrices legales […]. De igual forma, el Ministro Presidente ha impulsado proyectos a favor del libre desarrollo de la personalidad, que abrió las puertas para hacer del uso lúdico de la mariguana una posibilidad. Un personaje de corte liberal, cuya apertura permite el ejercicio del diálogo y la discusión sin restricciones, pero capaz de garantizar la independencia que le otorga la Constitución […]. Zaldívar es la figura necesaria en tiempos convulsos que necesitan certidumbre y distensión. Desde hace nueve años ha sido ministro, pero desde ayer es la cabeza de éste, el último eslabón de la cadena de impartición de justicia en nuestro país; y esto también lo hace la primera y muy importante pieza para una proyección más nítida de la imagen que el Poder Judicial ofrece a los ciudadanos. Y quién mejor para ello, que alguien capaz de correr riesgos y asumir costos que permitan el cambio de ruta en la comunicación y el ejercicio judicial […]. Sobre todo, Zaldívar es de los pocos que entienden y actúan en favor del Estado de derecho. El Poder Judicial no pudo quedar en mejores manos […]. Me permito agregar que, en realidad, los méritos que a partir de ya salgan de la Corte, serán en beneficio de todos, pues es un país entero el que está bajo un conjunto de leyes que, sobre todo, necesitan ser siempre interpretadas por quien las entienda y garantice su correcto desglose a fin de que cumplan los objetivos para los que fueron redactadas. Y lo reconocen tirios y troyanos: Arturo Zaldívar es uno de los mejores juristas con que cuenta nuestra República; nadie más apropiado que él para cuidarla y entender las transformaciones que sí necesita”.

Equilibrio de poderes

Excélsior, Frentes Políticos: “los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación eligieron, en la primera ronda de votaciones, a Arturo Zaldívar Lelo de Larrea como nuevo Presidente del máximo tribunal del país. La mejor noticia de inicio de año. En su primer discurso ofreció defender la independencia del Poder Judicial y convocó a sus colegas a “dar vuelta a la página”. De vital importancia fue Julio Scherer Ibarra, consejero jurídico de la Presidencia, quien en este proceso formó parte de un diálogo institucional para garantizar la autonomía y respeto pleno al poder judicial. Zaldívar significa el triunfo del ala progresista y más liberal en la Corte, muestra de que el Poder Judicial busca transformarse en la institución que necesita el país. Preludio de una etapa de grandes realizaciones para la justicia en México. Los astros se alinean”.

Caso Alonso-Moreno Valle

El accidente aéreo que le quitó la vida a la Gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso, sigue dando de qué hablar, tanto por lo que concierne a la investigación del siniestro, como por lo que implica en el panorama político del estado. Por ello en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “el gobierno federal […] tiene un avance fuerte de la investigación del siniestro aéreo en el que murieron la Gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso, y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle. Nos dicen que la indagatoria, en la que participan peritos de Estados Unidos, Canadá y Europa, fue agilizada y en las próximas horas se tendrá un avance de lo que ocasionó el desplome del helicóptero, ocurrido el 24 de diciembre. De hecho, nos aseguran que el presidente Andrés Manuel López Obrador ofrecerá detalles del caso y de los resultados de los peritajes en la conferencia mañanera en Palacio Nacional. Así que habrá que estar muy atentos a las posibles conclusiones y a la respuesta que den los dirigentes del Partido Acción Nacional, quienes han exigido el esclarecimiento del trágico suceso”.

Miguel Barbosa, en Puebla…

En tanto en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “senadores de AN creen que lo mejor es que Morena no postule a Miguel Barbosa como candidato en Puebla, porque si la elección no le favorece, se repetirá la crisis poselectoral que ya se vivió. Y también porque opinan que postular de nuevo al ex senador, tras la muerte de la Gobernadora Martha Érika Alonso y su esposo, Rafael Moreno Valle, equivale a lucro político con la tragedia”.

Casas angelicales

En Milenio, Maite Azuela, escribe: “la última vez que vi en acción a Angélica Rivera, quien fuera la primera dama el sexenio pasado, fue en un evento público en el que Enrique Peña Nieto, todavía Presidente, otorgaba un premio a algunas actrices o actores compañeros de su cónyuge a nombre del gobierno federal […]. La pareja lleva en su insignia el evento de la casa blanca como un hito de lo que en México es posible intercambiar una vez que el poder abre oportunidades de negocio. Recordaremos a la señora Angélica en primer cuadro explicando que la adquisición del inmueble era producto de años de trabajo, luego al ex Presidente ofreciendo disculpas por haber sometido a la señora a responder públicamente sobre el origen del inmueble. Arrancamos 2019 con […] el reportaje de una revista de telenovelas […]. Ahí se anuncia que, en la ciudad de Los Ángeles, California, la ex primera dama ha adquirido una mansión con un costo de 63 millones de pesos. Fue la corrupción uno de los parámetros más recurrentes de la indignación social a partir de la que se intentaron contrastar las ofertas políticas de la pasada elección presidencial. En la contienda sobraron muestras de desacuerdo sobre la desaseada adquisición de aquella casa en las Lomas. Días antes de que la foto de la nueva mansión de la ex primera dama fuera tendencia en Twitter, Andrés Manuel López Obrador anunciaba que sometería a consulta si los ex presidentes debían ser investigados por corrupción. ¿Tiene alguna duda sobre el resultado de esa futura consulta? […]. Hasta hoy su compromiso es ‘someter a consulta la investigación a ex presidentes’. No más. A menos que en los hechos ya haya empezado a investigarlos y nos sorprenda pronto con alguno procesado. Ya ve Usted que, con la Guardia Nacional, el propio Presidente anunció que daba inicio el proceso de reclutamiento de jóvenes, sin que se haya llevado a cabo la consulta anunciada y sin contar con marco jurídico que avale su operación por la vía militarizada. Al parecer en la llamada Cuarta Transformación hay temas en los que no consideran que el orden de los factores altere el producto. No habremos de sorprendernos si el guion da nuevamente un giro y por un gesto de misericordia, no histriónico sino angelical, deciden otorgarles indulgencia”.

¿Podrá AMLO abatir el huachicol?

Luis Miguel Gonzalez, en El Economista, escribe que: “¿Por qué creció tanto el robo de combustibles en México? En el año 2012 valía 7,400 millones de pesos, de acuerdo con las cifras oficiales. Seis años después la cifra se había multiplicado por ocho, a pesar de la implementación de tres programas diseñados para “abatirlo”. En el 2018, las mermas de Pemex por robo fueron 60,000 millones de pesos, dice AMLO. La cantidad es tan grande que serviría para pagar en menos de tres años la macrorefinería de Tabasco… o destinarse a una mejor causa, dentro de Pemex. Por ejemplo reducir su gigantesca deuda. No nos adelantemos haciendo cuentas alegres. Los recursos del robo de combustible siguen en manos de los malandros. Lo más urgente es detener la hemorragia. El presidente tiene una hipótesis y un plan de acción. La ordeña representa apenas 20% de los hurtos, afirma. La mayor parte del robo se opera desde dentro de Pemex. La estrategia anunciada ayer es consecuente con esta hipótesis. Elementos del Ejército y la Marina reforzarán los controles de las seis refinerías y 39 terminales de almacenamiento. Adicionalmente se harán cargo de los cuartos de control y monitoreo. Las medidas ya comenzaron a dar resultados. Hay tres detenidos de Pemex Logística y, en menos de un mes, se ha logrado una reducción de 25% en lo robado, asegura el director de Pemex, Octavio Romero. Que el combate a los huachicoles empiece con medidas extraordinarias dentro de Pemex es una excelente noticia. ¿Por qué no se hizo en el sexenio pasado? ¿Habrá denuncias contra altos funcionarios de la anterior administración? El huachicol es el gran escándalo de nuestro sector petrolero. Mucho más que Odebrecht. (…) ¿Cuál es la estrategia de AMLO para combatir el huachicol, fuera de Pemex? Ayer apenas se refirió a los gasolineros, a los lavadores de dinero y a las comunidades huachicoleras. Lástima. Es bueno que empiecen por Pemex, porque ahí está la “mera mata”, pero cuidado con dejar los cabos sueltos. Los volúmenes sustraídos son tan grandes que requieren una sofisticada red de distribución. Los funcionarios de Pemex y Hacienda del sexenio pasado varias veces hicieron referencia a que estaban poniendo la lupa en las gasolineras para localizar a las estaciones involucradas en la venta de combustible robado. José Antonio González Anaya habló de una estrategia para seguir la pista del dinero. Se refirió también a un plan de acción donde participarían diferentes instituciones en el combate al huachicol, entre ellas el Ejército y la Marina. ¿Dónde está la evaluación de lo realizado? Si no se hizo nada, estamos ante un caso de negligencia muy grave. Si el trabajo está hecho, sería un crimen no aprovechar lo avanzado. ¿Dónde está el diagnóstico de lo realizado en el sexenio pasado? Es importante conocerlo, para no cometer los mismos errores. Un cambio significativo es que ahora el presidente asume el liderazgo visible. Este cambio tiene implicaciones simbólicas y operativas. Podemos apostar a que la “colaboración” interinstitucional funcionará de otro modo que cuando se coordinaban con Meade y González Anaya. Son las mismas instituciones, pero el contexto es muy diferente. Sin embargo, la pregunta es la misma: ¿Podrá el gobierno abatir el huachicol?”

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print