La Cuarta Transformación de los medios / Texcoco, la coerción a AMLO…

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 10 de octubre de 2018. La Cuarta Transformación de los medios: Se trata de una nueva reforma democrática necesaria, que corrija o supere los desaciertos y lagunas de la reforma estructural de telecomunicaciones. Otra Presidencia tripartita… Texcoco, la coerción a AMLO.

Rayuela

Vista y oída la opinión de Alfonso Romo sobre las Afore, cabe preguntar a quiénes defiende: ¿a sus cuates empresarios o a los pensionados?

La Cuarta Transformación de los medios

Gabriel Sosa Plata, escribe en SinEmbargo sobre el futuro de los medios de comunicación: “El futuro Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha prometido la Cuarta Transformación. La democracia, la justicia social y el combate a la corrupción son algunos de sus ejes fundamentales, pero será incompleta si no están incluidos los medios de comunicación. El conjunto de acciones de política pública para alcanzar ese objetivo depende en buena medida del Gobierno federal y del Congreso, donde tiene mayoría Morena, pero también del órgano regulador autónomo, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). Se trata de una nueva reforma democrática necesaria, tan trascendental como el cambio político que tuvimos en las elecciones de este año, que corrija o supere los desaciertos y lagunas de la reforma estructural de telecomunicaciones, y modificar así la relación que durante décadas se tuvo entre el poder político y los medios de comunicación, así como las “reglas escritas” y las “reglas no escritas” que tanto daño hicieron a los derechos de libertad de expresión e información, los derechos de las audiencias y los consumidores. Algunas de las líneas de acción que se detallan más adelante han sido propuestas recientemente por la Relatoría para la Libertad de Expresión (RELE) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), otras por la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) y por organizaciones como Artículo 19, Fundar y El Poder del Consumidor. Hasta ahora, parte de esas propuestas han sido recuperadas por legisladoras y legisladores, también por el equipo de transición, pero para materializarlas se requiere articulación y obviamente que López Obrador asuma las riendas del Poder Ejecutivo. Las acciones necesarias, al menos las más urgentes, para la Cuarta Transformación en los medios de comunicación son las siguientes: – Reducir el gasto de la publicidad gubernamental, respetar las prohibiciones constitucionales en esta materia y no modificar los presupuestos aprobados para estas partidas por la Cámara de Diputados. – Crear un órgano o instancia autónoma o independiente encargada de asignar los recursos de la publicidad gubernamental, bajo los principios de pluralidad, diversidad, equidad, transparencia y rendición de cuentas. – Dejar de presionar, chantajear o coludir a los medios de comunicación para modificar u orientar líneas editoriales. La libertad de expresión en la radio, la televisión, los medios impresos y digitales se respetará totalmente, aun cuando sus contenidos no sean del agrado de los funcionarios públicos. Ya no más acciones de censura por hacer preguntas sobre el estado de salud del Presidente, por citar un ejemplo. – Fortalecer el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas y asegurar la efectiva aplicación de sus decisiones y medidas, así como brindarle los recursos humanos y materiales necesarios para desempañar su mandato. Las agresiones y asesinatos de periodistas deben prevenirse y erradicarse. – Aumentar el financiamiento, investigadores y personal policial de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) de la PGR y asegurar su incorporación e independencia en la Fiscalía General. Las agresiones y asesinatos de periodistas no deben quedar impunes…”

Otra Presidencia tripartita

Raymundo Rivapalaco en El Financiero escribe sobre el diseño de la presidencia tripartita de López Obrador: “El estilo de Enrique Peña Nieto fue ceder el poder a Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, entonces secretarios de Hacienda y de Gobernación, y a Aurelio Nuño, el jefe de la Oficina de la Presidencia. A través de ellos gobernaba, mediante una delegación implícita del poder, y sólo ellos tenían acceso directo al presidente. El resto del gabinete tenía que pasar retenes burocráticos y enfrentar la furia de uno de ellos cuando al margen de esa tríada lograba un acuerdo con Peña Nieto. Ese férreo control encerró a Peña Nieto en Los Pinos y lo aisló. El modelo se desgastó y terminó con una implosión. Aun así, López Obrador piensa hacer lo mismo. López Obrador está preparando su propia presidencia tripartita, aunque el modelo difiere del que se implementó en el gobierno de Peña Nieto y es radicalmente distinto en el origen de su diseño. Lo más importante es que el presidente electo, a diferencia de quien será su antecesor, tendrá el control de esa tríada en Palacio Nacional, y no subordinado al poderoso trío de los primeros años del peñismo. Otra característica que lo hace diferente es que no habrá miembros del gabinete involucrados –con lo cual las legítimas ambiciones sucesorias que pudiera estimular, están acotadas–, sino serán parte del staff de la Presidencia. La presidencia tripartita de López Obrador estará integrada por tres personas que se encargarán de temas específicos. En al área jurídica –por donde pasarán todos los temas que establecerán las bases para la cuarta transformación– está el consejero jurídico designado, Julio Scherer, que ha sido su abogado por más de una década y quien en los últimos años también ha sido una de las personas a quien también encarga temas políticos específicos. Para llevarle la relación con el sector empresarial y con inversionistas, que será un área estratégica en el próximo gobierno, estará Alfonso Romo, próximo jefe de la Oficina del presidente. En la parte política, un cargo fundamental porque hará el trabajo que siempre había hecho predominantemente López Obrador, estará Manuel Velasco, el senador con licencia que está terminando su mandato como gobernador de Chiapas”.

Texcoco, la coerción a AMLO

En La Jornada, Julio Hernández López, escribe acerca de las implicaciones negativas en las inversiones que podría generar la cancelación de la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, misma que podría evitarse si un grupo de eminentes empresarios, encabezados por Carlos Slim, decidieran tomar el proyecto en sus manos: “el emplazamiento de los grandes capitales es concreto, público e insistente: cancelar la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco les resultaría decepcionante e inhibitorio de posteriores inversiones […] Este factor empresarial condicionante busca tener más peso en la consulta pública que durante cuatro días se instalará en medio millar de municipios para tomar una decisión sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México. De hecho, ese factor del gran capital pretende marcar desde ahora el destino de su relación con el obradorismo, ya en vías de tomar el poder presidencial: la ‘confianza’ y ‘colaboración’ dependerá de la manera como se resuelva este virtual duelo de fuerzas. Es político, mediático y propagandístico el empuje (casi chantajista) para que se mantenga el gran negocio de Texcoco […] son varias, válidas y activas las razones para oponerse a la construcción y el negocio con sede en Texcoco. Además de los históricos opositores a ese proyecto (los habitantes organizados de San Salvador Atenco y sus alrededores), hay especialistas y organizaciones civiles que han expresado su rechazo a la agresión al medio ambiente y a los cálculos técnicos de esa obra […] El debate entre lo ecológico, lo técnico, lo político y lo empresarial tiene ahora un ingrediente prefigurado desde aquel desayuno de ingenieros con López Obrador en el que hubo elogios y aplausos para el magnate Carlos Slim. Si este y un grupo de inversionistas decidieran encargarse con su dinero de darle continuidad al proyecto, éste podría quedarse en Texcoco. Si el multimillonario apovechara las posibilidades de hacerse de una oportunidad del estilo de la que recibió con Telmex, recibiría alguna forma de concesión del negocio aeroportuario y haría innecesaria una consulta pública sobre un asunto transferido ahora al ámbito cuasi privado”.

Consulta: apuesta de alto riesgo

Con la consulta para definir el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en puerta, especialistas y analistas consideran que más que ser un método para definir el destino del megaproyecto, dicha consulta será la primera prueba de fuego que la futura administración de López Obrador deberá enfrentar. En El Universal, Ricardo Rocha, escribe que: “la consulta sobre el nuevo aeropuerto será la primera prueba de fuego para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que en los hechos ya ha comenzado. Lo marcará como un hombre de Estado o como un populista. Así de decisorio el momento. Y es que más allá de si el NAICM se construye o no y en dónde, lo que está en juego es no solo el estilo personal de gobernar —que diría don Daniel— sino el sello que mostrará la gestión formal de AMLO hacia adentro y hacia afuera. A ver: en un escenario idílico para los morenos, la consulta, la encuesta y los expertos coinciden en que la mejor opción es Texcoco, lo que justificaría autorizarlo a pesar de sus detractores. En el fondo, el Presidente Electo y su equipo saben que es la mejor alternativa, sobre todo frente a una opción tan endeble, improvisada y descabellada como Santa Lucía […] Hay sin embargo otros escenarios tan preocupantes como riesgosos: —Si el señor Jiménez Espriú anuncia mañana que habrá un método doble de consulta y a la vez encuesta, y si éstas no coinciden en sus resultados, habrá un embrollo monumental […] —Si la elaboración del cuestionario, la metodología y la muestra no son absolutamente impecables, la confiabilidad de la consulta-encuesta será un rotundo fracaso […] —Imaginemos por un momento que la tan llevada y traída consulta dice que no a Texcoco, a pesar de que los expertos y los empresarios encabezados por Carlos Slim digan que ellos sí le entran. Qué va a hacer el nuevo gobierno. Visualicemos los noticieros internacionales mostrando el derrumbe de las torres ya construidas y anunciando que el limitado aeropuerto de Santa Lucía estará listo en ocho años. Lo dicho, ya no se trata nada más del nuevo aeropuerto. Se trata de Andrés Manuel López Obrador y el juicio de su propia historia”.

¿Alguien en la 4T tomó nota de lo que dijo Navarrete ayer?

En Milenio, Carlos Puig, reflexiona acerca de las declaraciones hechas por el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, quién reveló la cifra oficial de desaparecidos que hay en México: 37 mil 485. En su intervención, el Secretario de Gobernación detalló que apenas 340 de los casi 40 mil registros de personas desaparecidas cuentan con información completa que permita su localización, muestra evidente del fracaso del Estado en el combate al crimen: “la expresión más dura en los foros recientemente suspendidos por el gobierno electo vino de aquellos que buscan familiares de desaparecidos. No hay peor desesperación que no saber dónde está alguien cercano. Son admirables los grupos y colectivos que hacen el trabajo que el Estado no ha hecho. Hay un doble fracaso en esta tragedia: primero, por supuesto, la desaparición. La segunda es la inutilidad del Estado para buscar, localizar, explicar y hacer justicia. Ayer, a unas semanas de dejar el puesto, el secretario de Gobernación le puso número oficial al desastre. Provoca escalofrío: ¿Cuántas personas existen realmente registradas como desaparecidas en el país? Treinta y siete mil 485. Eso es una ciudad pequeña. El caos de nuestro sistema de justicia ha provocado lo siguiente: ‘De ellas, se pudieron desprender 26 mil registros completos —explicó Navarrete— […] Estoy hablando de este año; 16 mil de estos registros se tenían con huellas dactilares y fotos. El trabajo tenía que ser de unificación de plataformas, como tiene que seguir siéndolo; en materia de seguridad pública hay mucha información que está desvinculada[…]’ […] Dice Navarrete: ‘Hay hoy cuatro mil 500 coincidencias, con la certeza que tenemos 340 de esas cuatro mil 500 coincidencias en este momento con nombre y apellido’. Sí, leyó bien, 340 con certeza de 37 mil 485 […] Lo de ayer es una confesión del fracaso del Estado mexicano. Frente a esa dimensión de tragedia ¿Quién en la 4T se encarga? ¿Durazo, Sánchez Cordero, Loretta, fiscalía?”.

Los gobernadores no serán contrapeso de AMLO

En el Excélsior, Francisco Garfías, escribe acerca de cómo ha mejorado la relación entre el próximo Presidente, Andrés Manuel López Obrador, y los gobernadores, esto luego de que el tabasqueño realizó algunas aclaraciones pertinentes en el tema de los llamados “superdelegados” estatales, garantizando que el manejo de los recursos seguirá siendo una facultad exclusiva de los gobernantes: “si hay algo que camina en estos tiempos de la 4ª transformación es la relación entre Andrés Manuel López Obrador y los gobernadores del Partido Revolucionario Institucional y del Partido Acción Nacional. Quedó superado el malentendido que surgió del nombramiento de los supercoordinadores de Morena, en lugar de los delegados federales. Las facultades que supuestamente les atribuían a los delegados estatales de Morena, en cuanto al manejo de recursos, hizo que los llamaran ‘procónsules’. Los mandatarios estatales se alebrestaron con la versión. Temían que desde el centro les quisieran imponer ‘gobernadores alternos’. Pero en los acercamientos que ha tenido con los gobernadores del Partido Revolucionario Institucional y del Partido Acción Nacional, en el seno de la Conago, Andrés Manuel López Obrador ha dejado en claro que la distribución de los recursos se hará conforme mandata la Ley de Coordinación Fiscal, según el panista Francisco Domínguez, Gobernador de Querétaro. Es decir, que los mandatarios estatales decidirán sobre la aplicación de los recursos federales que les corresponden. De este modo, los coordinadores de Morena, algunos de los cuales ya se comportaban como candidatos a la gubernatura, no quedarán facultados para manejar los recursos federales. Ni siquiera podrán licitar. La aclaración de López Obrador sobre los superdelegados estatales ha logrado que los gobernadores se acerquen al Presidente electo y lo vean hasta con simpatía”.

Sembrar árboles

En el Reforma, Sergio Sarmiento, habla acerca de una de las principales propuestas de López Obrador para impulsar al campo mexicano: el programa “Sembrando Vida”, con el cual el tabasqueño pretende pagar a campesinos por sembrar y cuidar árboles maderables y frutales; una propuesta interesante y positiva, sin embargo, la gran inversión necesaria para este programa, que no ofrece ninguna garantía de resultados, pone en duda la utilidad y rentabilidad de este programa: “¿qué programa puede ser más noble que plantar árboles? Cuando un gobernante quiere generar una imagen positiva, siembra árboles frente a las cámaras […] Con el lema de que ‘el campo es la fábrica más importante del país’, el Presidente electo presentó el 8 de octubre Sembrando Vida, uno de ‘los 25 proyectos prioritarios nacionales’ de su próximo gobierno. El objetivo, dijo, es plantar un millón de hectáreas de árboles frutales en el sur y sureste del territorio nacional, mezclándolos con cultivos de ciclo corto, como frijol o calabaza […] Calderón lanzó ProÁrbol y en 2007 su gobierno sembró 251 millones de árboles. El presupuesto de la Comisión Nacional Forestal, la Comisión Nacional Forestal, pasó de dos mil millones de pesos en 2006 a cuatro mil 500 millones en 2007 y 2008. Una parte importante del recurso se dedicaba, como hoy propone López Obrador, a pagar a la gente del campo para cuidar los árboles […] El programa de Calderón fue cuestionado severamente por Greenpeace, que advirtió que un 90 por ciento de los árboles perecerían. La Conafor argumentaba que el porcentaje de sobrevivencia era de 54.9 por ciento, pero la verdad es que la información disponible no permite saber qué tan bueno fue ProÁrbol […] ProÁrbol no ha desaparecido, pero sí se le han recortado recursos. Ahora López Obrador busca redimensionarlo con un nombre diferente. El programa ha sido presentado por la futura secretaria de Bienestar […] Pero el tema de fondo sigue siendo el mismo: qué tan costoso y útil es el programa. En la presentación de Sembrando Vida se señaló que la inversión sería superior a los 12 mil millones de pesos, pero no hubo siquiera cuidado en cuadrar las cifras. Nos dijeron que se pagarán jornales de cinco mil pesos mensuales (casi dos veces el mínimo) a 500 mil campesinos, lo cual suma cuando menos 30 mil millones de pesos al año, sin considerar gastos administrativos. Es una cantidad enorme para un programa que no garantiza resultados. Nos han enseñado que sembrar árboles es bueno, por eso lo hacen los políticos. Sin embargo, hemos visto tantos esquemas que al final fallan que sería bueno evaluar primero los logros y fracasos de ProÁrbol, ya que Sembrando Vida no hace más que multiplicar sus gastos”.

AMLO quiere juntar el agua y el aceite

En El Universal, Ana Paula Ordorica, habla acerca de las complicaciones que podría presentar el plan de López Obrador para mezclar dos instituciones completamente diferentes como lo son el Ejército y el Estado Mayor: “la propuesta de Andrés Manuel López Obrador de integrar al Estado Mayor Presidencial (EMP) al Ejército es igual a proponer juntar el agua y el aceite. Se antoja inviable por varias razones. La primera es la propia tensión que existe entre ambas instituciones. Tensiones que arrancan desde la primera aparición de lo que hoy conocemos como el Estado Mayor Presidencial, cuando en 1824 el primer presidente de México, el general Guadalupe Victoria, creó una Ayudantía General. Desde entonces y hasta la fecha Estado Mayor Presidencial y ejército son agua y aceite […] El Estado Mayor Presidencial, en sus distintas acepciones, ha cuidado al presidente en turno, incluyendo a Benito Juárez, tan admirado por Andrés Manuel López Obrador. Fue en la presidencia de Juárez cuando la intervención francesa obligó a trasladar el gobierno hacia el norte y ahí las funciones del Estado Mayor Presidencial las asumió un pequeño grupo de militares, una ayudantía, que se encargaron de su seguridad. Así que hasta el más republicano de los presidentes tuvo al Estado Mayor Presidencial para su seguridad […] Pero el problema para Andrés Manuel López Obrador parece tener que ver menos con austeridad y más con desconfianza hacia este cuerpo, que ha formado parte de la historia de México. Desconfianza que parece provenir de un desconocimiento de su historia y su disciplina […] Andrés Manuel López Obrador dice muy fácil: que se integre el Estado Mayor Presidencial al Ejército. Valdría la pena que se acerque a esta institución para conocer su labor. No todos pertenecen al Ejército. Algunos son marinos, otros pertenecen a la Fuerza Aérea y otros incluso son civiles. Valgan además unas preguntas: teniendo el país tantos problemas, tantas instituciones que realmente no funcionan ¿vale la pena invertir tiempo, dinero y esfuerzo en cambiar lo que sí funciona? Y, ¿a cambio de qué? Por ni siquiera meternos en asuntos de seguridad del presidente, institución que trasciende más allá de la persona que ocupa esa silla”.

Le bajan cuando más debieran subirle

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, apechugó la orden de bajar la campaña en favor del Nuevo Aeropuerto Internacional de México que se construye en Texcoco porque el presidente Enrique Peña Nieto quiere hacer las cosas ‘civilizadamente y con tranquilidad…’. No es que se haya cancelado, quiso justificar. ‘La diferimos, porque no es un momento propicio para entrar a una confrontación de sí o no, y va a venir después’, declaró. ¿Ajá? Pues… ¡ah, chingá! Lo civilizado, en todo caso, es no sacarle la vuelta a la argumentación en un tema que el propio gobierno por concluir ha venido cacareando como trascendente y decisivo para resolver el congestionamiento del aeropuerto en funciones; que catapultará la economía nacional y en lo inmediato la de los pobladores de la deprimida zona oriente de la capital y los municipios aledaños del Estado de México. ¿Que no es ‘un momento propicio’? ¿Acaso ni Peña ni Ruiz Esparza saben lo inminente de la “consulta” popular en que un puñado de mexicanos optará entre sólidas razones técnicas y frágiles patrañas demagógicas?”.

El falso debate sobre la amapola

En el Excélsior, Pascal Beltrán del Río, escribe que: “si por mí fuera, todas las drogas serían legales. Que la producción, venta y consumo de todas ellas estuviesen regulados como sucede con el alcohol. Desde mi perspectiva, se trata de un asunto que compete al individuo y nada más. Y mientras el consumo de uno no afecte los derechos de otro, la discusión debe quedar ahí. Pero tampoco me hago tonto: en un mundo ideal, lo anterior funcionaría a la perfección. Pero no vivimos en él. No todos los individuos tienen la madurez o la educación o la información suficientes para que su libertad de decidir qué se meten en el cuerpo no tenga efectos perniciosos sobre su salud y la seguridad de los demás. O sobre el erario. Hay lugares del mundo muy tolerantes con el consumo de drogas donde el traslado al hospital de personas con sobredosis mina las finanzas públicas […] Cada vez que tiene que atender a una persona con sobredosis, la ciudad debe desembolsar unos mil 100 dólares. Haga la multiplicación. A veces me da la impresión de que la discusión sobre la despenalización de las drogas avanza sobre una gran autopista de corrección política que sólo toma en cuenta la libertad individual. Insisto: yo creo en ella. Pero es absurdo pensar que ése es el único elemento a considerar. Otro lugar común es que la despenalización resolvería automáticamente los problemas de violencia que vive nuestro país […] Es extraño que la discusión sobre la conveniencia de legalizar la amapola para usos médicos se intensifique ahora que la goma de opio está siendo desplazada por el fentanilo, cuya producción, a diferencia de la amapola, no depende ni del buen tiempo ni de la disponibilidad de agua y plaguicidas. Los campesinos están abandonando el cultivo de la amapola porque ya no es redituable. Y vea qué ha sucedido en Guerrero a raíz del desplome del precio de la goma de opio: […] es la entidad en la que más ha crecido el robo de vehículos y el asalto carretero este año […] El descenso en la producción y tráfico de goma de opio no ha traído la paz a Guerrero. La criminalidad simplemente se diversifica. Lo único que va a traer de vuelta la seguridad es el reforzamiento del Estado de derecho. Lo demás, me temo, es buscar atajos que terminan en callejones sin salida”.

Visita incómoda de AMLO a Del Mazo

En El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “este día el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, realizará una visita que muy seguramente no se le agradecerá. Nos adelantan que don Andrés llevará malas noticias al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo. Explican que el mandatario electo ha decidido que en el próximo gobierno se pospondrá el programa de ciudades marginadas. En principio las 15 ciudades en las que se iba a invertir para programas de desarrollo, incluía cinco mexiquenses. Nos comentan que ya no se apoyará en 2019 al Estado de México para incluir, en su lugar, a ciudades fronterizas. Hoy, nos dicen, López Obrador le anunciará en privado esa noticia a don Alfredo, quien difícilmente podrá estar de acuerdo con la decisión del próximo jefe del Ejecutivo federal”.

Retiro sospechoso

En Milenio, Trascendió, asegura que: “en la Secretaría de la Defensa Nacional causaron extrañeza las declaraciones del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, respecto a que Enrique Vallín Osuna, ex comandante de la Fuerza Aérea Mexicana, fue relevado de su cargo por haber entregado información sobre el aeropuerto militar de Santa Lucía a Javier Jiménez Espriú, nominado como secretario de Comunicaciones y Transportes del próximo gobierno. Mandos castrenses aseguran que la salida del oficial obedece simplemente a que el próximo 12 de octubre cumple 65 años y con ello llega a la edad de retiro, por lo que se trata de un movimiento planeado y no responde a ninguna situación de orden político, además de que estaba autorizado para entrevistarse con los integrantes del próximo gobierno”.

Pegamento

En el Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “el canciller Luis Videgaray lamentó que con el presidente Donald Trump haya ‘diferencias irreparables’, incluso hasta en foros internacionales. En su comparecencia de ayer ante el pleno del Senado, dijo que la relación con Estados Unidos hoy es, ‘sin duda, la más compleja’ que ha tenido México, pero aun así ha negociado con buenos resultados, entre ellos el nuevo tratado comercial de América del Norte. ‘México hoy tiene la certeza de que, actuando como país soberano, apegado a los principios que marca nuestra Constitución y con certeza sobre nuestros objetivos y límites, siempre el interés de México saldrá avante’, dijo. Rechazó una supuesta relación de ‘subordinación’, como lo aseveró la senadora panista Gina Andrea Cruz. Diálogo de sordos. Él les habló de soberanía; ellos le reclamaron corrupción y desmesura. Ya viene el pegamento diplomático transformador.

Rebelión tricolor

En el diario Reforma, Templo Mayor, asegura que: “con eso de que el Partido Revolucionario Institucional está a punto de volver a la orfandad, entre los diputados federales tricolores comienzan a sonar voces de rebelión. Tan es así que el propio René Juárez ya tomó nota de que le quieren quitar la coordinación. Quienes lo escucharon dicen que el guerrerense se vio bastante tranquilo cuando les dijo a sus compañeros que sabía de su intención de relevarlo y, prácticamente, les deseó suerte en la decisión. Dicen que uno de los que podría entrar al quite es Rubén Moreira, y todo indica que al coahuilense no le desagrada la idea”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print