fbpx

La defensa coja del sector salud

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del martes 21 de enero 2020. La defensa coja del sector salud: Mientras no se castigue a todos los que durante años corrompieron al Seguro Popular, la defensa de ese sistema estará coja. ¿Cuántos de los críticos de hoy fueron omisos con la corrupción de ayer?

 

Rayuela

“Las imágenes de la frontera sur valen más que mil palabras”.

 

Trump-AMLO: frenar a migrantes

Julio Hernández López, La Jornada: “El 18 de enero de 2019, a poco más de un mes y medio de la toma de posesión del presidente Andrés Manuel López Obrador, unos 2 mil migrantes provenientes de Centroamérica entraron a México por Tapachula, Chiapas, sin que militar, policía o burócrata alguno les pidiera que realizaran trámite alguno, sino hasta muchas horas después. Pasamos por el puente. No hubo ningún problema, pues no había vigilancia y nada nos dijeron. No se miraba a nadie en las oficinas y las puertas estaban abiertas, dijo uno de esos migrantes a Elio Henríquez, corresponsal de La Jornada en aquella entidad federativa (https://bit.ly/36cllwb). Tonatiuh Guillén, quien era director del Instituto Nacional de Migración (INM), explicó a reporteros que los recién llegados deberían registrarse para obtener beneficios como visitantes regionales o trabajadores fronterizos. El funcionario aseguró que se estaba frente a un nuevo paradigma de México con la población que llega por el sur del país; es una nueva política migratoria que no tiene que ver con caravanas, es una decisión soberana de México con el sur. El propio López Obrador, aún como presidente electo, había dicho el 18 de octubre de 2018: Vamos a ofrecer empleo, trabajo a migrantes centroamericanos; ese es un plan que tenemos, el que quiera trabajar en nuestro país va a tener apoyo, una visa de trabajo. La presunta recepción gubernamental con brazos abiertos a los migrantes y las vivas a México que en aquellos meses lanzaban dichos viajeros, cambiaron de manera abrupta a partir de que el gobierno de Donald Trump se empecinó en convertir a México en un tercer país seguro (para depositar acá a solicitantes de asilo en el país imperial mientras sus casos son resueltos en las propias cortes estadunidenses) y, sobre todo, cuando amagó con imponer aranceles a productos mexicanos si el gobierno obradorista no frenaba de manera contundente la migración centroamericana deseosa de ingresar por vías irregulares a Estados Unidos. (…) La administración obradorista está entrampada: debe cumplir los acuerdos con Trump, a riesgo de que éste reanude sus amenazas de imposición de aranceles u otras venganzas de tipo comercial o financiero. Además, el aspirante a un segundo periodo en la Casa Blanca está sumamente atento a cualquier posibilidad de restablecer a México y los mexicanos como villanos de incentivo electoral ante sus sufragantes. Podría decirse que buena parte de la viabilidad y mantenimiento de los logros y proyectos de la llamada Cuarta Transformación dependen de que no se abran flancos de combate con la belicosa administración Trump. De ese tamaño es el reto que se libra en la frontera sur de México, pero se procesa políticamente en la Oficina Oval de Washington. ¡Hasta mañana!”

 

Davos 2020: la cita de Donald y Greta

Luis Miguel González, El Economista: “Más de 3,000 líderes globales asisten a Davos en el 2020, pero los reflectores serán para dos de ellos: Donald Trump y Greta Thunberg. La razón es que el cambio climático se ha convertido en el gran tema de la cumbre, por encima de otros asuntos, como el capitalismo de stakeholders, que es el subtítulo propuesto por los organizadores del WEF y el debate sobre la Cuarta Revolución Industrial, que Davos puso en la mesa hace un lustro. Donald Trump y Greta Thunberg representan los dos polos en el debate del cambio climático: la negación y el llamado a la acción inaplazable. Es un asunto ideológico, pero también generacional. Donald Trump tiene 73 años y Greta Thunberg, 16. El presidente y la activista no compartirán escenario en las montañas suizas, pero sus presentaciones darán la nota en la cumbre. ¿Habrá un guiño de Donald Trump a los medioambientalistas? ¿Podrá Greta Thunberg lograr en Davos lo que no consiguió en la ONU? El WEF no es neutral en este debate. El 15 de enero dio a conocer su lista de los principales riesgos globales y coloca en los cinco primeros lugares asuntos medioambientales. “El escenario político está polarizado, los niveles del agua suben y hay incendios como no habíamos visto”, advirtió Borge Brende, presidente del foro económico: “Tenemos una pequeña ventana de oportunidad y si no actuamos en los próximos 10 años, nos estaremos moviendo en la cubierta del Titanic”. Greta Thunberg llegará a Davos caminando a través de los Alpes Suizos y en calidad de rockstar. El WEF le abre las puertas como una manera simbólica de pintarse de verde, pero también para acercarse a los jóvenes. “Estamos muy cerca de vivir una crisis intergeneracional”, reconoce el profesor Klaus Schwab, fundador del foro. Lo expresa con claridad: “Los jóvenes tienen derecho de estar muy preocupados y enojados. Hemos creado un sistema que pone en riesgo el futuro del planeta. Un sistema que no garantiza los recursos para el funcionamiento de la seguridad social y la infraestructura”. El foro económico de Davos ha abierto las puertas a los menores de 20 años. Habrá 12 de ellos en las sesiones de Global Shapers, donde participan otros 38 menores de 30 años. “Debemos actuar para reparar la inequidad intergeneracional, porque el ciclo de injusticia entre generaciones no se corregirá por sí mismo”, afirma el profesor Schwab. ¿Podrá Davos abrirse a los jóvenes e ir más allá del maquillaje verde? Ésa es una de las grandes cuestiones en su 50 aniversario”.

 

El lema de Buenrostro en el SAT

Enrique Quintana, El Financiero: “Cuando se aprobó el Paquete Económico 2020, uno de los aspectos que más preocupación causó fue el hecho de que se estaban estimando niveles de recaudación en 2020 que serían compatibles con un crecimiento cercano al 2 por ciento calculado por Hacienda y no al 1 por ciento del consenso de los expertos. ¿Cuál fue la respuesta del presidente López Obrador ante este hecho? Poner a Raquel Buenrostro a cargo del Servicio de Administración Tributaria (SAT), la cual fue ratificada el miércoles pasado por la Comisión Permanente del Congreso. El presidente observó el trabajo de Buenrostro en la Oficialía Mayor de Hacienda y quedó convencido de que era la funcionaria idónea para hacerle frente al reto que representa la recaudación. ¿Cuál es el punto de partida para el proyecto que va a desarrollar Buenrostro? Caídas en la captación de los principales impuestos. Hasta noviembre, hay una caída de 1.6 por ciento en la captación del ISR, respecto a las cifras del mismo periodo de 2018, y un descenso de 3.7 por ciento en el caso del IVA. Los ingresos tributarios totales, sin embargo, crecen en 0.9 por ciento, por un alza de 57 por ciento en el IEPS a las gasolinas. Esa circunstancia, sin embargo, no necesariamente se va a mantener este año. Para 2020, se tiene presupuestado un crecimiento de 3.0 por ciento real en el ISR y de 3.6 por ciento en IVA. Esto implica obtener 90 mil millones de pesos más respecto a lo estimado en 2019. ¿Qué va a hacer la nueva administración del SAT para conseguir esas metas? Buenrostro tiene un lema: que los contribuyentes “cumplan bien”. (…) Buenrostro considera que en regímenes anteriores se careció de la voluntad política para hacer los ajustes que permitan incrementar de manera importante la recaudación, lo que va desde la persecución efectiva de la evasión abierta como la búsqueda de cerrar los huecos que permiten la elusión. En el caso de las personas físicas, también hay indicios de elusión generalizada. Del total del ISR recaudado, 44.6 por ciento corresponde a las retenciones a los salarios; 49.4 por ciento a las empresas y solo 2.6 por ciento a personas físicas, como profesionistas que cobran por honorarios, arrendamientos y otros esquemas. Buenrostro es una funcionaria que deja huella en las instituciones que le encomiendan. Y sabe que para el gobierno federal es crítico contar con recursos. Ella lo palpó directamente en la Oficialía Mayor de Hacienda. Así que, si piensa que por el hecho de que no vaya a darse una reforma fiscal en este año, la situación tributaria estará estable, desengáñese y póngase en orden, además de poner a trabajar en serio al área fiscal de su empresa”.

 

La avalancha judicial que se cierne en México, 2

Héctor Aguilar Camín, Milenio: “Trataré de listar en mi columna de mañana los focos rojos de la reforma judicial en marcha, cuya primer defecto de origen es que falta en ella el punto de vista de la Suprema Corte y de la Judicatura misma. Creo que los focos rojos de que hablo deben leerse en sintonía con lo legislado previamente. Desde el punto de vista de las libertades públicas y de las garantías constitucionales, en 2019 se hizo ya una preocupante reconfiguración de los delitos y las penas. Llamo la atención sobre el triángulo legal que incluye: 1. Ampliación de los delitos que ameritan prisión preventiva forzosa; 2. Equiparación de delitos fiscales con delincuencia organizada, 3. Extinción de dominio sobre bienes que se supongan de procedencia ilícita. Cada una de estas leyes tiene una lógica de combate a la impunidad. Tiene también sus restricciones garantistas. Pero la combinación de estas leyes, aplicadas simultáneamente a un individuo o a una sociedad de individuos, puede suspender de facto y de jure garantías individuales consignadas en la Constitución. Combinando esas tres leyes, el gobierno podría acusar a alguien de defraudación fiscal, elevar el delito a la condición de delincuencia organizada, decretar la prisión preventiva del acusado y extender una orden de extinción de dominio sobre los bienes y recursos económicos del preso. Antes de tener un juicio y una sentencia, el gobierno podría tener en prisión a quien acusa, despojado de su libertad y de sus bienes. Ningún gobierno, ningún gobernante puede ser titular de estos poderes sin amenazar las garantías de sus ciudadanos. No importa cuán bien intencionadas sean esas leyes ni cuán honrados y rectos el gobierno y los gobernantes. Si la Corte no revisa, niega o ajusta estas leyes, que han sido aprobadas ya por el Congreso, quedará instalada en nuestra democracia el huevo de la serpiente de una tiranía legal. O, si se prefiere, de una discrecionalidad legal para privar a los acusados de su libertad y de su patrimonio, antes de que haya tenido lugar un juicio o una sentencia contra ellos. Muchos de los focos rojos de la reforma judicial anunciada van en este camino”.

 

La defensa coja del sector salud

Salvador Camarena, El Financiero: “El Seguro Popular incluía la posibilidad de que hospitales privados dieran tratamientos que el sector salud no podía, dado que la demanda de los mismos podía rebasar la capacidad de las instalaciones gubernamentales. Por ejemplo, en cáncer de mama. En Jalisco, gente involucrada en la atención de ese mal calculaba que durante el sexenio anterior llegó a 3 mil el número de mujeres en lista de espera para ser tratadas por esa enfermedad. Por ende, claro que era una buena opción que nosocomios privados solicitaran su incorporación al Seguro Popular para atender mujeres con cáncer de seno. Sin embargo, el Seguro Popular no funcionaba en Jalisco como hoy tantos defensores de ese sistema sostienen. El siguiente testimonio es de primera mano. Omito detalles específicos para no exponer a mis fuentes. Uno de los hospitales privados que estaba dado de alta en Jalisco para recibir mujeres con cáncer de mama, de repente vio que la Secretaría de Salud de esa entidad dejó de remitirle pacientes. De la decena de enfermas que incorporaban al mes, de pronto el número pasó, sin mediar explicación o clausura alguna, a cero. Los directivos de esa clínica buscaron una cita con Antonio Cruces Mada, en ese tiempo secretario de Salud de Jalisco. Luego de semanas de intentarlo, por fin pudieron estar frente a frente con el funcionario. A Cruces Mada, médico de profesión, se le hizo el extrañamiento de que se cancelara la remisión de pacientes. El funcionario informó que ya no enviarían más mujeres a tratarse a esa clínica, argumentando que el sector salud se quedaría con esos tratamientos. Se le hizo ver que las instalaciones oficiales estaban rebasadas, pues la lista de espera, como ya se dijo líneas arriba, era de 3 mil mujeres. Cruces Mada desestimó la gravedad de tal situación. (…) El nuevo modelo de cobertura médica que propone el presidente López Obrador es toda una incógnita. ¿Tendrá un buen destino el ambicioso y noble propósito de dar cobertura médica a los más posibles o naufragará por errores de instrumentación o falta de recursos? Ni idea. Qué bueno que a AMLO se le exija que logre, y pronto, la cobertura y la atención como la que en teoría se buscaba con el Seguro Popular. Ojalá que esos que hoy vigilarán al máximo a la criatura de Andrés Manuel –el Insabi– hubieran hecho un esfuerzo similar para controlar a gente como Cruces Mada, tolerado y solapado desde la Federación y el anterior Ejecutivo jalisciense, mientras 3 mil mujeres de ese estado con cáncer de mama esperaban años por un tratamiento que el Seguro Popular pudo haber pagado, fácilmente, en una clínica privada. Así NO funcionaba el Seguro Popular. Mientras no se castigue a todos los que durante años corrompieron al Seguro Popular, la defensa de ese sistema estará coja. ¿Cuántos de los críticos de hoy fueron omisos con la corrupción de ayer?”

 

@loscabareteros

 

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print