¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del lunes 06 de mayo 2019. La marcha de la precariedad: Fueron mayores las consecuencias en las redes sociales que en las calles. Tuvo mejores resultados numéricos que en anterior esfuerzo, pero aún así resultó políticamente insuficiente, aritméticamente delator de que no ha prendido un ánimo crítico y de confrontación a ese obradorismo… Pemex y la enorme piedra en el zapato; viene un nuevo ciclo de recortes…

 

Rayuela

La prudencia siempre aconseja mesura, sobre todo a las personas del poder. Tan malo es sobredimensionar como despreciar.

 

La marcha de la precariedad

Julio Hernández López, en La Jornada: “Fueron mayores las consecuencias en las redes sociales que en las calles. El nuevo intento organizativo de los opositores a la presidencia de Andrés Manuel López Obrador tuvo mejores resultados numéricos que en anterior esfuerzo, pero aún así resultó políticamente insuficiente, aritméticamente delator de que no ha prendido un ánimo crítico y de confrontación a ese obradorismo. En cierto sentido podría decirse que las marchas organizadas en varias ciudades, la principal y más ilustrativa en la capital del país, resultaron contraproducentes y, en ese sentido, un fracaso para sus organizadores y promotores. El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, lo resumió en un tuit de humor dominical: Nunca pensé que todos los que están contra AMLO fueran a la marcha, pero sí… ¡Fueron todos! Una concurrencia de entre 12 y 15 mil personas, según diversas estimaciones (entre ellas, la de la policía capitalina) poco representa frente a la capacidad de convocatoria de un político, López Obrador, que no sólo ejerce el poder presidencial de una manera explícitamente controladora sino que diariamente practica una fórmula informativa tempranera que mantiene activas a sus bases políticas y electorales y que los fines de semana reúne a miles de personas para entregarles recursos asistenciales. Demandar, desde una precariedad numérica tan evidente, la renuncia del Presidente de la República más popular y mejor votado desde los tiempos de Francisco I. Madero, proviene de una prisa política que vuelve tales marchas y exigencias en una desproporción que se diluye, se anula por sí misma. Al irse tan rápidamente al extremo, sin buscar una espiral progresiva de la protesta, esta oposición en vías de aprendizaje polariza y se limita”.

 

La marcha

En Milenio, Trascendió: “Vicente Fox es el primer ex mandatario en la historia moderna de México que sale a marchar con un contingente que se opone a las políticas de una Presidencia en turno, luego de que se sumó a la manifestación en la simbólica calzada Madero en León, Guanajuato. Los inconformes, se calcula unos mil, dieron cobijo al ex presidente en la caminata pacífica y hasta portó una pequeña manta que decía: ‘Mejor criterio en la toma de decisiones’, además de que posteó un video de protesta de productores de la Laguna”.

 

Poco tacto y respeto

Reforma, Templo Mayor: “de ayer para protestar contra el presidente Andrés Manuel López Obrador tuvo una presencia simbólica, pero eso no quiere decir que sea insignificante. Y eso, si en serio les interesa la reconciliación, deberían entenderlo en Palacio Nacional. Porque la estrategia desplegada por el gobierno federal, minimizando la movilización y burlándose de los participantes, en nada abona a tender puentes. Más bien los incendia. Hay que ver, por ejemplo, el tuit que alguien subió en la cuenta de Javier Jiménez Espriú -está difícil creer que de verdad el ingeniero tenga tan poco tacto- diciendo que tooodos los críticos de AMLO estuvieron en la marcha, asumiendo que el resto del país lo apoya. Alguien debería explicarle al Presidente que puede hacer campaña para los suyos, pero se gobierna para todos. Y eso es lo que le está faltando”.

 

Outsourcing

El Universal, Editorial: “cumplir la ley en México es un tema complicado. Encuestas, estudios e investigaciones nacionales e internacionales dan cuenta de que en el país el Estado de Derecho –desde sexenios atrás– es pocas veces acatado sin que la situación se modifique […]. El outsourcing o subcontratación se incluyó hace unos años en la ley laboral mexicana pensando en compañías que no tienen experiencia en temas fiscales, laborales o de seguridad social. La normatividad les permite contratar servicios de firmas reclutadoras que les proveen de recursos humanos y que al mismo atienden las obligaciones que fija la ley laboral en la relación empresa-empleado. La débil supervisión oficial ha propiciado el surgimiento de firmas que fingen cumplir con la ley […]. La práctica más extendida consiste en no dar de alta ante autoridades el salario real de los trabajadores. Siempre declaran que el trabajador percibe un salario menor para cubrir las cuotas de IMSS e Infonavit con base en un ingreso más bajo […]. Hasta ahora solo existe la opción de que las empresas que contraten a una tercera puedan verificar si ésta cumple con las obligaciones para el personal; firmas de outsourcing ven deficiencias en el mecanismo, pues solo se informa si la empresa subcontratista paga las cuotas, pero no si reporta adecuadamente el ingreso salarial. El Gobierno Federal tendría también que invitar a los trabajadores a verificar si ante IMSS e Infonavit se reporta correctamente el sueldo que reciben. (…) Otro flagrante caso de violación al Estado de Derecho”.

 

Viene un nuevo ciclo de recortes

Enrique Quintana, en El Financiero: “Si usted creía que los recortes al gasto público ya habían acabado, pues se equivocó. El viernes pasado se anunció un nuevo ciclo de ajustes con objeto de generar ahorros, no sabemos en qué monto, pero lo que resulte será reasignado a Pemex. La administración de López Obrador recibió un aplauso generalizado de la población cuando tomó la decisión de ajustar los salarios de la alta burocracia, así como al reducir el Presupuesto y las estructuras de la administración pública. Por años, el sector privado se había quejado de los excesos en el gasto público. Sin embargo, igualmente, muchos advertimos respecto al riesgo de que estos ajustes podrían producir un deterioro de la calidad del servicio público y contribuir al freno económico. Y creo que ambas cosas ya son notorias. Hasta marzo, el gasto programable del sector público cayó en 5 por ciento real respecto al primer trimestre del año pasado. Si se ven los totales, la reducción está lejos de ser una catástrofe. Con todo y el ajuste realizado, el gobierno de López Obrador gastó 13.4 por ciento más en términos reales que en el primer trimestre del gobierno de Peña. El problema no es el monto general, sino rubros específicos. Por ejemplo, la inversión pública realizada en el primer trimestre está 7.8 por ciento por abajo en términos reales respecto a la realizada en el primer trimestre del gobierno de Peña. Hay otros rubros sensibles cuyo gasto cayó de manera notable en los primeros tres meses de este año: el asignado a la Secretaría de Salud descendió en -12.2 por ciento a tasa anual y el destinado a la SEP en -30 por ciento en términos reales. No se trata solo de caídas respecto a lo ejercido el año pasado, sino de reducciones en gastos que ya estaban autorizados y calendarizados. (…) Entiendo el esfuerzo que está realizando el gobierno para reducir el gasto corriente, pero la realidad es que también se ha recortado la inversión y en algunos rubros críticos del gasto corriente, ya ‘se les pasó la mano’. (…) Esperemos que no sea como tirarlo”.

 

Pemex y la enorme piedra en el zapato

En Milenio, Carlos Puig: “a finales de marzo, el último día de la Convención Bancaria en Acapulco, conversé con el Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa. Más allá de otros anuncios en la Convención, lo que estaba en la mente de banqueros, personal de Hacienda y el Banco de México en todas las conversaciones privadas era Pemex. El problema financiero del país tenía que ver con Pemex. De eso hablé con él y lo confirmó. Para el secretario de Hacienda, el talón de Aquiles de México en este momento era Pemex. En este momento, dijo, la empresa no tiene flujo, tiene un problema de deuda muy fuerte —de más de dos billones de pesos— y necesita refinanciar. ‘Si no tuviéramos esta piedrita en el zapato, la verdad es que las cosas están muy bien, ahorita el tipo de cambio está muy bien, la inflación está muy bien. Como país emergente, a los ojos de todos los inversionistas del mundo, estamos muy bien’. ‘Nosotros desgravamos un poquito a Pemex y de ese proceso lo que va a resultar a favor de Pemex es que no va a necesitar endeudarse más este año, pero sí va a tener que refinanciar la deuda que vence este año’. Por esos días, el subsecretario Arturo Herrera había dicho que una opción podría ser cambiar las reglas del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios para que se permitiera utilizar parte de ese dinero para Pemex. Urzúa lo confirmó con una condición ‘(El de Pemex) Tiene que ser un plan de negocios muy creíble para todos, no solamente para todos los mexicanos, sino para los inversionistas extranjeros también que tienen instrumentos de Pemex en sus portafolios’. El plan, dijo, estaría listo en mayo. Ahí se tomarían decisiones. Dijeron: ‘Hemos decidido destinar todo lo ahorrado con estas medidas a incrementar los beneficios fiscales adicionales que se otorgarán a Pemex con el objeto de fortalecer esta gran empresa estratégica de la nación’. No aclararon cuánto piensan ahorrar y, por lo tanto, en cuánto ayudará a quitar la ‘piedra en el zapato’. Algunas de las nuevas medidas tendrán consecuencias en la eficiencia gubernamental. Del plan de negocios ‘muy creíble’, aún no sabemos nada”.

 

Pecado presidencial

En Reforma, Denise Dresser: “hay dos clases de personas; aquellos que no saben y aquellos que no saben pero creen que saben. El Presidente es de los segundos. Alguien que todos los días se burla de los técnicos, llama a la economía un ‘oficio’, desprecia el conocimiento, desdeña la ciencia, trivializa la experiencia y cree que siempre tiene la razón […]. López Obrador demuestra el talón de Aquiles del proyecto que quiere impulsar: su analfabetismo económico. El mayor peligro de la 4T y quien la lidera no es su ‘populismo’; es su ignorancia. Ignorancia sobre cómo funciona el Estado y cómo funcionan los mercados. Ignorancia sobre cómo se arma un presupuesto y las variables que intervienen en su elaboración y ejercicio. Ignorancia sobre el vínculo entre crecimiento y recaudación, certidumbre e inversión, regulación y competencia, competencia y productividad, política social e informalidad, monopolios y extracción de rentas, capitalismo de cuates y subdesempeño económico […]. La ignorancia económica del Presidente sería menos grave si se dejara educar, si tuviera voluntad de aprender, si reconociera sus limitaciones en este tema y permitiera que otros lo asesoraran […]. Que no hay manera de rescatar a Pemex al estilo 4T sin hacer cada vez más grande el boquete en las finanzas públicas. Que no hay forma de financiar proyectos inviables como el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía con más recortes y más despidos y más adelgazamiento gubernamental. Que no hay forma de forma de atraer y mantener la inversión si consuetudinariamente se cambian las reglas de juego. Que los programas sociales no están garantizados porque al gobierno le faltan millones de pesos que no tiene. Pero AMLO calla a los economistas que lo quieren asesorar; ignora a miembros de su equipo que le sugieren rectificar; insulta de mala manera a expertos con buenas intenciones. Y evidencia así cuán terrible es la ignorancia en acción; cuán peligrosa es la ignorancia sincera; cuán contraproducente es no saber, pensando que se sabe. Ignorancia presidencial […] producto del orgullo o la obcecación o la prisa o la visión ideologizada de la economía […]. Pasar de la austeridad republicana a la pobreza franciscana para salvar a Pemex acabará desmantelando al Estado y su posibilidad de actuar, de subsidiar, de apoyar. Porque le quitarán recursos al IMSS, al ISSSTE y los servicios básicos que proveen. Porque mermarán aun más la operatividad institucional. Porque si el Presidente sigue abrazando la ignorancia voluntaria, en lugar de desarrollo nacional habrá una pauperización general. Y como lo escribió Robert Browning: ‘la ignorancia no es inocencia, es pecado’. Pecado presidencial”.

 

México: rutas de riesgo

En Milenio, Héctor Aguilar Camín, escribe que: “en su número de diciembre de 2018, coincidiendo con la inauguración del nuevo gobierno, la revista Nexos publicó un grupo de ensayos dedicados a revisar la experiencia de los gobiernos de izquierda latinoamericana, en la estela de lo que se conoce como la ‘marea rosa’. No eran las reflexiones de intelectuales o académicos ajenos al quehacer político o contrarios ideológicamente a esos gobiernos. Eran reflexiones de gente que había estado ahí, había participado o visto de muy cerca la evolución de esos gobiernos, había simpatizado con ellos y podía hacer un balance no adversario, sino simplemente reflexivo y crítico. Había en esos ensayos una mirada clara hacia los logros, habitualmente borrados por el análisis adverso, pero su verdadera riqueza para el momento inaugural de México era el análisis de los errores, la experiencia vivida en materia de malas decisiones de todo orden: ideológicas y políticas, económicas y morales […]. La falla común a prácticamente todos los gobiernos de la marea rosa es que, habiendo llegado al poder en gran medida por la corrupción de los gobiernos previos, perdieron su turno en la historia también, en gran medida, por escándalos de corrupción. La corrupción los encumbró, la corrupción los derrotó. Tello repasa país por país las demás lecciones, los errores claves de la marea rosa, cuyo escrutinio es pertinente frente al momento político de México. Con buen sentido, Tello excluye de su revisión el caso de Venezuela, porque la deriva catastrófica y dictatorial del socialismo bolivariano realmente escapa, como la de Cuba, a la noción de errores cometidos por gobiernos en el marco de una lógica democrática donde se pierden y se ganan elecciones. Venezuela y Cuba son fracasos históricos que se cuecen aparte. También se cuecen aparte el éxito y las virtudes de la izquierda uruguaya en el gobierno”.

 

La ira de AMLO

En Reforma, Sergio Sarmiento: “el Presidente López Obrador no cuestionó a José Ángel Gurría, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, cuando se convirtió en una de las pocas voces que dijo públicamente que la economía nacional sí puede crecer 4 por ciento al año en promedio y 6 por ciento al fin del sexenio. Pero cuando la OCDE dio a conocer sus pronósticos de crecimiento de México, reduciendo de 2 a 1.6 por ciento la previsión de 2019 y de 2.3 a 2 por ciento la de 2020, montó en cólera. En la mañanera del 3 de mayo declaró: ‘Sí, es que los tecnócratas corruptos, conservadores están muy molestos y han agarrado esa cantaleta de que se va a caer el crecimiento, como si ellos hubiesen garantizado mucho crecimiento en 36 años’ […]. ¿Quiénes son los tecnócratas corruptos y conservadores que están tan molestos con el impoluto Presidente que ‘han agarrado esa cantaleta de que va a caer el crecimiento’? Son muchos. Están no solo los economistas del FMI y de la OCDE, y los de los bancos privados, sino también los del Banco de México y los de la propia Secretaría de Hacienda de la Cuarta Transformación. Efectivamente, la SHCP bajó su previsión de crecimiento económico de 2 a 1.6 por ciento el pasado 1o. de abril. Incluso el INEGI, con sus primeras cifras del Producto Interno Bruto de este año, que ya no son previsiones sino mediciones preliminares, se ha unido a la cantaleta […]. Coincido con Gurría en que las cifras disponibles hasta este momento no descartan la posibilidad de alcanzar el 4 por ciento en promedio durante el sexenio ni el 6 por ciento en 2024. Pero el crecimiento no está bajando por una conspiración de los corruptos tecnócratas conservadores/neoliberales/neoporfiristas/fifís sino por una serie de complejas circunstancias nacionales e internacionales entre las que se cuentan algunas medidas del actual gobierno, como la cancelación del aeropuerto de Texcoco, de las nuevas licitaciones de petróleo y de las nuevas plantas de generación de electricidad. El Presidente tiene razón cuando dice que este no es el primer sexenio que empieza mal, pero sí es el peor primer trimestre de un gobierno desde 1995, cuando comenzaba su mandato Ernesto Zedillo. Un trimestre, sin embargo, es demasiado poco tiempo para juzgar un sexenio. Sí es suficiente para lamentar la furia con la que el mandatario arremete contra quienquiera que ofrezca una opinión o cifra que no cuadre con su visión sesgada del mundo o del país. En este caso la cantaleta de descalificaciones e insultos no solo está dirigida a uno de los funcionarios mexicanos más respetados en el exterior, sino contra su propio equipo de economistas”.

 

Preparan la “quiebra” del PRI

En El Universal, Bajo Reserva: “aunque a los ojos de los ciudadanos pasa inadvertida, la batalla por la dirigencia nacional del PRI está tomando dimensiones de guerra sin cuartel. Priistas que apoyan la idea de que los nuevos dirigentes del partido sean electos mediante una consulta directa a la base aseguran que la actual cúpula partidista, acompañada de priistas peñanietistas y algunos exdirigentes, preparan en conjunto con la Secretaría de Finanzas del partido, un informe sobre el supuesto estado financiero del PRI en el que pretenden señalar que están en números rojos, y por tanto, no es posible llevar a cabo un proceso de consulta abierta. Con base en este argumento de presunta incapacidad financiera, propondrán que la elección sea por Consejo Político o por delegados, que aseguran, serán impuestos por la dirigencia nacional para favorecer al ex secretario de Salud y exrector de la UNAM, José Narro. Nos explican que, según el INE, es posible realizar un proceso de consulta abierta que tendría un costo para el PRI de 230 millones de pesos. Ante este escenario es que se construye el reporte con números rojos, que se espera sea presentado hoy en el Consejo Político Nacional. Sin embargo, dicen que esa situación de precariedad es difícil de creer, pues hace no mucho el PRI a través de la gestión de su presidenta, Claudia Ruiz Massieu, solicitó un crédito bancario que se autorizó en Consejo Político, para la construcción de la ‘Nueva Biblioteca del PRI’, con un monto de 280 millones de pesos. Los priistas a favor de la consulta se preguntan qué es mejor en estos momentos críticos para el partido: ¿construir una biblioteca o escuchar a la militancia?”.

 

Degradación social

Raymundo Rivapalacio, en El Financiero: “La violencia contra políticos ha aumentado de manera dramática: 46 por ciento subió en el primer trimestre de 2019. El dato ha dejado de ser relevante. Hay tanta violencia y asesinatos todos los días que no importa uno más. Ya no son nombres, son números o, en el peor de los casos, apodos. Sólo cuando hay menores entre las víctimas se asoma la indignación y se reacciona. Lo paradójico de estos datos, compilados y analizados por la consultoría Etellekt, es que a diferencia del proceso electoral del año pasado, donde la variable del crimen organizado aparecía detrás de la mayoría de los asesinatos de los políticos, en el primer trimestre este no es el factor, sino la lucha entre partidos y por los recursos presupuestales en los municipios más pobres. Es decir, estamos peor. La degradación de la vida pública es lo que refleja el último estudio de Etellekt, cuyos datos fríos de sí hablan de un país rumbo a la anomia. Los homicidios dolosos, que han sido indebidamente tomados como referente del éxito o fracaso de la estrategia de seguridad del gobierno, bajaron en el caso de los políticos 14 por ciento en relación con el primer trimestre de 2018, de 38 por ciento a 24 por ciento, pero la privación ilegal de la libertad o el secuestro (que no son lo mismo; por el segundo se pide rescate, por el primero no) subió 450 por ciento, y las intimidaciones y las amenazas, 192 por ciento. Dato importante también, el incremento en la violencia este año se focalizó en las mujeres, de 21 agresiones en el primer trimestre del año pasado, a 79 en este, que significa un crecimiento de 276 por ciento. No hay un diagnóstico claro y concluyente sobre el cambio de fenómeno de violencia contra los políticos entre el proceso electoral del año pasado, donde no sólo el primero sino el segundo semestre tuvieron un crecimiento espiral en los indicadores de muertes, y lo que está sucediendo en este primer trimestre. (…) La radiografía que proporciona la consultora, que se ha especializado en la medición de la violencia política, muestra un cuerpo enfermo y en algunos casos comenzando a apestar por la putrefacción. El 82 por ciento de los políticos asesinados en el primer trimestre eran opositores a los gobiernos estatales, y el 85 por ciento de las amenazas e intimidaciones fueron contra autoridades electas, particularmente y en orden de número de agresiones, alcaldes, regidores y diputados locales. Una vez más se demuestra que la parte más vulnerable para la contención y el combate a la inseguridad, está a nivel municipal. Si no hay una estrategia que refuerce ese tercer nivel de autoridad, la anomia se va a convertir en una realidad extendida en el país. La otra variable, que no es nueva pero persiste de manera indómita, es la impunidad, que como ha sido en otros años, sigue siendo el puente comunicante con todo tipo de violencia, acentuado hoy por ambición de poder y de dinero. Pero sobre todo, por la falta de un sistema de procuración y administración de justicia. En síntesis, por la ausencia de un país de leyes”.

 

Las masacres, de vuelta

Eduardo Guerrero Gutiérrez, en El Financiero: “Las masacres han regresado con furia a diversos estados del país. (…) El promedio mensual de estos sanguinarios eventos durante el primer trimestre del nuevo gobierno fue de 32.3 (parecido al 32.7 que promediaron las masacres al mes durante la segunda mitad de la administración de Felipe Calderón). Durante diciembre, enero y febrero, las entidades más afectadas por las masacres fueron Guanajuato, con 18; Jalisco y Tamaulipas, con 14; Chihuahua, con nueve; Michoacán, con ocho, y Veracruz, con cinco. En Guanajuato los municipios con más masacres fueron Valle de Santiago, Salamanca y Pénjamo; en Jalisco, Guadalajara y Tlajomulco; en Tamaulipas, Miguel Alemán y Reynosa; y en Chihuahua, Ciudad Juárez. En Juárez, por cierto, se registraron ni más ni menos que 183 masacres durante el sexenio de Calderón (recordemos que fue la ciudad más violenta del mundo en 2011); después las masacres disminuyeron en Ciudad Juárez y “sólo” se registraron 30 en el sexenio de Peña Nieto. (…) Dado su carácter indiscriminado y espectacularmente violento, las masacres buscan cimentar la reputación de un nuevo grupo criminal o reafirmar la autoridad de uno que se siente vulnerable. Las masacres también son ordenadas por líderes criminales que buscan imprimir mayor credibilidad a sus amenazas, ya sea contra “clientes” u otros grupos delictivos que “no pagan mercancía” o “no pagan piso”. Habría que agregar que la producción de esta violencia contundente por parte de algunas organizaciones juega a favor de su cohesión, pues desincentiva rebeliones internas o deserciones. Las masacres son altamente dañinas para la imagen de las autoridades, y para la inversión foránea y el emprendimiento de nuevos negocios. Su ocurrencia genera la percepción pública de que el Presidente de la República, el gobernador o el alcalde no tienen un mínimo control sobre lo que sucede en una región, un estado o un municipio. Y si después de la masacre no hay arrestados peor aún, pues se expande rápidamente la sensación de indefensión y caos entre la población. (…) Bien haría la administración de AMLO de armarse, tan pronto como sea posible, de un buen sistema de alertas tempranas que le permitan detectar focos de atención y actuar oportunamente en aquellos lugares donde empiece a observarse un aumento sostenido de masacres (u otros eventos delictivos de alto impacto)”.

 

El 70% del mundo se desacelera; México también

Luis Miguel González, en El Economista: “Hablando de desaceleración, no estamos solos. Eso, quizá sirva de consuelo para algunos en México: 70% de los países del mundo vive un periodo de enfriamiento económico. En el 2019, siete de cada 10 países vivirán en decrecimiento, de acuerdo con el FMI. ¿Para qué preocuparse por 0.2% o por una nueva ronda de ajustes a la baja al pronóstico del PIB mexicano? Todo depende del color del cristal con el que se mire. Si nos comparamos con Argentina o Venezuela, vamos bien, requetebién. Los argentinos tuvieron un decrecimiento de 5.4% en el primer bimestre del año, con una inflación superior a 50%, Venezuela tendrá un rotundo menos 25% del PIB al final del año, con una inflación de 2 millones 986,295% anualizada. Es líder mundial absoluto en retroceso macroeconómico. (…) En el continente, hay historias mucho más felices que las de Argentina y Venezuela. Por ejemplo, las de nuestros socios de la Alianza del Pacífico, que destacan por la consistencia de su marcha económica. Perú lleva 115 meses de crecimiento económico ininterrumpido. Es un caso de éxito económico reciente, a pesar de (o gracias a) tener a todos sus expresidentes acusados por corrupción. (…) Números parecidos a los que se anticipan para Chile y Colombia. Alrededor de 3.5%, para cada uno de ellos. Colombia destaca por la diversificación de su economía. Chile está al pendiente de lo que pasa con China, determinante en el precio del cobre, su principal producto de exportación. Por lo pronto, el dragón está creciendo 6.4% en el primer trimestre. México tiene una tasa de crecimiento que se parece a la de la zona euro. Allá el promedio está en 0.4%, entre una Italia que entra y sale de la recesión y España que ha crecido casi 3% en promedio desde el 2015. ¿Podemos echar la culpa de la desaceleración mexicana a Estados Unidos? La verdad es que no, a menos que pongamos la agresividad “diplomática” del presidente Trump en la ecuación”.

 

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print