La noche de Iguala cuatro años después…

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 26 de septiembre de 2018. Ayotzinapa: Peña y su equipo, con el siniestro fabulador Jesús Murillo Karam, y el operador de momentos clave del montaje, Tomás Zerón, siguen frente al fantasma de los 43 desaparecidos. Los reporteros en la noche de Iguala… Los dos Méxicos: ¿Por qué crece el Bajío? ¿Por qué Tamaulipas se estanca?… Vamos tarde a la ‘fiesta de la marihuana’.

Rayuela

Inevitable parafrasear al inolvidable compañero y amigo Eduardo Galeano: los 43 son las venas abiertas de México.

Peña, frente a Ayotzinapa

En La Jornada, Julio Hernández López, escribe que: “cuatro años atrás, también en un martes, Enrique Peña Nieto disfrutaba de Nueva York. Estaba, o parecía estar, en el punto más alto de su gestión, con el Pacto por México como muestra del supuesto futuro venturoso […] Ayer, Peña Nieto también estaba en Nueva York, en las horas más bajas de su gestión en picada desde aquel septiembre de 2014. Había pronunciado algunas frases absolutamente prescindibles en el foro estoico de las Naciones Unidas y había cumplido con algunas escaramuzas pretenciosamente diplomáticas, pensadas más para el registro mediático de consumo nacional. En Ciudad de México, en tanto, el propio recinto de la cámara de diputados veía instalarse, en el entorno de la tribuna, las pancartas con fotografías y dibujos de los rostros de los 43 jóvenes desaparecidos en Iguala cuatro años atrás, apenas a tres días del episodio de falso cesarismo triunfante del propio Peña en septiembre de 2014. El bien convenido arribo a San Lázaro de representantes y familiares de los estudiantes desaparecidos, y la pasajera colocación de esas pancartas en el principal escenario de esa cámara, constituyen una representación política del proceso de rehabilitación de un expediente que el peñismo pretendió sepultar. Peña y su equipo, con el siniestro fabulador Jesús Murillo Karam, y el operador de momentos clave del montaje, Tomás Zerón, siguen frente al fantasma de Ayotzinapa, nunca conjurado, más presente que nunca a pesar de verdades históricas y de una mafiosa maquinación desde el poder sexenal para escamotear la verdad verdadera.

Los reporteros en la noche de Iguala

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero acerca del papel de la prensa en relación al caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa: “Lenin Ocampo, conductor de XEUAG Radio Universidad y reportero gráfico del periódico El Sur, recibió la noche del 26 de septiembre de 2014 la primera alerta de lo que estaba pasando en Iguala, a 107 kilómetros de Chilpancingo. “Nos están atacando a balazos”, alertó un estudiante a la cabina de transmisiones. “La primera llamada la recibí a las 22:10 y hubo una más a las 22:40. Seguían solicitando la presencia policiaca, pues estaban solos y no había ninguna garantía para ellos”. Rogelio Agustín Esteban, quien en enero del año pasado reconstruyó en el semanario Interacción lo que sucedió aquella noche, agregó: “Ya se escuchaba la desesperación de los chavos”. A partir de la primera alerta, escribió Esteban, un grupo de reporteros decidió trasladarse hacia Iguala. Cerca de la medianoche, arrancó un pequeño convoy encabezado por la camioneta Cherokee de Sergio Ocampo Arista, corresponsal de La Jornada. Con él iban Natividad Ambrosio, del programa “Hora Cero” de ABC Radio; Jacobo Morant y Ocampo, reportero de El Sur; José Luis López Santana, de Televisa-Acapulco, que manejaba una Explorer; Carlos Navarrete, que trabajaba en ese entonces en El Sol de Acapulco; Bernardo Torres, de Uno TV; Ángel Misael Galeana, de Cadena 3, y Esteban mismo. Atrás de los dos vehículos iba un autobús con maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación, la CETEG. Poco antes de partir, escribió Esteban, llegó un mensaje de voz al grupo de WhatsApp de Ambrosio, decía: “¡Nos atacaron a balazos, hay muertos de parte de los estudiantes, corrimos para escondernos donde pudimos pero ya no estamos seguros. Por favor no vengan!”. Según Esteban, “se le escuchaba presa del miedo, casi en shock”. El mensaje pegó en el ánimo de los reporteros, “pero nadie tuvo el valor para quedarse en Chilpancingo”. Llovía fuerte y constante, cuando en la cañada de El Zopilote dijo con ese humor que sale a veces en situaciones donde hay miedo e incertidumbre: “Sonrían, nos está saludando el diablo”. Los reporteros llegaron a la zona del conflicto. En Huitzuco observaron un automóvil compacto con los vidrios polarizados estacionado, que parecía estar de guardia para monitorear quién iba hacia Iguala. Se movió para acercarse al primer vehículo y observar quiénes iban dentro. Entonces se fue en dirección de Iguala. Varias camionetas blancas los rebasaron a toda velocidad en ese trayecto y ya no volvieron a verlas después. Vieron el autobús en el que viajaba el equipo de futbol de Los Avispones de Chilpancingo, el primero en ser atacado esa noche, volcado sobre la carretera federal. Más adelante los detuvo la Policía Preventiva y les señalaron que estaban en “un operativo de prevención del delito”. (…) El trabajo de los periodistas guerrerenses aquella noche de Iguala ha sido fundamental para mostrar los huecos que la investigación oficial no ha cubierto. Gracias a sus despachos se supo desde el primer momento del papel de control de población ejecutado por los soldados del 27 Batallón de Infantería, con sede en Iguala, esa noche, y cómo los militares, junto con los policías federales, permanecieron como testigos sin intervenir para detener los crímenes en flagrancia que se estaban cometiendo. Sus descripciones han llevado a la duda permanente de si la no intervención fue, en efecto, una intervención mediante la complicidad. Los testimonios que registraron esa noche en Iguala han permitido también adentrarse en la tragedia que se vivió. La reconstrucción de Esteban, a partir de entrevistas con varios de sus compañeros de viaje aquella noche, también aportó más información sobre la red de protección institucional y la forma en cómo las fuerzas de seguridad trabajaron esa noche no para prevenir el delito, como les dijo un policía preventivo, sino para no estorbar, en los hechos, en la consumación de un crimen”.

Iguala, cuatro años

Cuatro años después de que tuviera lugar uno de los episodios más negros en la historia reciente de México, la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa supuestamente en complicidad con autoridades municipales, se han destapado una serie de declaraciones y nueva información que ha revelado la supuesta intención del Gobierno para detener al entonces alcalde de Iguala antes de que ocurrieran los fatídicos hechos. En el Reforma, el analista y periodista Sergio Sarmiento, escribe que: “es difícil pensar que un viernes en la noche hace cuatro años el presidente Enrique Peña Nieto decidió ordenar el secuestro de un grupo de normalistas de Ayotzinapa porque le estaban causando molestias a José Luis Abarca, presidente municipal perredista de Iguala. Al mandatario se le pueden cuestionar muchas cosas. Quizá su lentitud de reacción, con la idea de que la investigación correspondía a las autoridades de Guerrero, o la falta de explicaciones claras de sus portavoces. El problema de fondo es que el gobierno federal parece haber perdido el control de ciertas zonas del país ante el avance del crimen organizado. Entre los errores del Presidente, sin embargo, no parece estar el haber dado la orden de secuestrar a los estudiantes […] El movimiento de Ayotzinapa ha rechazado la investigación y sostiene que el responsable ‘fue el Estado’. Según su visión, el gobierno secuestró a los normalistas y quizá los mantienen privados de la libertad en algún cuartel militar o en otro lugar no identificado. Jesús Murillo Karam, procurador general en los primeros tiempos de la investigación, se refirió a las conclusiones de la Procuraduría General de la República como la ‘verdad histórica’ […] Esto no es aceptable para el movimiento y su intención de culpar al Estado. Por eso buscó el apoyo del llamado Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), nombrado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que llegó a México con la consigna de avalar la tesis de Ayotzinapa. José Torero, uno de los integrantes del GIEI, sostuvo que era imposible quemar los cuerpos en el basurero; cuando un estudio de seis especialistas determinó que sí era posible, Torero fue el único que votó en contra. La Procuraduría General de la República afirma haber encontrado una bolsa con cenizas y restos humanos en el río San Juan. Dos normalistas fueron identificados entre estos restos en estudios genéticos realizados en Austria. El movimiento argumenta que la bolsa y los restos fueron plantados por la Procuraduría General de la República. Reitero que no puede haber una verdad histórica. Si hay información contraria a una hipótesis, ya sea la que sostiene la Procuraduría General de la República o la de Ayotzinapa, debe ser modificada. Hasta este momento la visión de la Procuraduría General de la República parece tener más sustento que la de quienes buscan demostrar que el Estado mandó secuestrar a los normalistas y los mantiene presos en alguna mazmorra militar; pero como no es políticamente correcta, no prevalecerá.

Los dos Méxicos: ¿Por qué crece el Bajío? ¿Por qué Tamaulipas se estanca?

Luis Miguel González, en El Economista, escribe sobre las diferencias estructurales entre las entidades federativas y su contribución al PIB nacional: “Los promedios son como el bikini: muestran mucho pero tapan lo esencial. Decir que México crece en promedio 2% puede servir para explicar muchas cosas, pero no cuenta toda la película. Hay entidades que en este sexenio han tenido tasas de crecimiento asiáticas, como Baja California Sur (6.1%) y Aguascalientes (5.9 por ciento). En el otro extremo, hay estados que viven crisis del tipo “bolivariano”, como Campeche, que decreció 5.3% entre el 2013 y el 2018 y 5.6% en el sexenio anterior. La revisión del comportamiento del Producto Interno Bruto, tomando en cuenta la situación de los estados, nos permite también cuestionar la “narrativa” simple de los dos Méxicos. No es tan fácil como decir: el norte es rico y va en la ruta de la prosperidad, mientras que el sur es pobre y vive en el estancamiento. No son dos Méxicos, sino un mosaico que tiene más de dos ventanas para asomarse. La primera excepción a la regla está en la región del Bajío. Es la zona más dinámica de México desde hace tres lustros. El primero en destaparse fue Aguascalientes, con gobiernos del PRI, y luego Guanajuato con administraciones panistas. En los últimos años se han sumado Querétaro y San Luis Potosí, que han vivido la alternancia. No hay fórmulas mágicas en el Bajío, pero sí algunas lecciones: trabajo sostenido en el tiempo, con visión de largo plazo; atención al desarrollo de la infraestructura, y esfuerzo constante en la formación de capital humano. La segunda excepción está en el norte: Tamaulipas. Esta magnífica entidad lleva dos sexenios de crecimiento miserable, 0.7% en el sexenio de Calderón y 0.9% en los años de Enrique Peña Nieto. ¿Por qué Tamaulipas no crece? Es un estado que tiene todo: recursos naturales, población emprendedora, infraestructura e inmejorable posición geográfica, con costa y vecindad con Estados Unidos. Su desempeño económico es el más deficiente, entre los estados de la frontera norte, en buena medida porque es una entidad que no ha podido resolver la situación crónica de violencia y crimen. Tamaulipas es un ejemplo de que estar en el norte puede ser un hándicap: su posición geográfica lo ha vuelto muy atractivo para la operación de los grupos criminales. Es un estado que debería protagonizar grandes noticias económicas, pero gana más “primeras planas” con notas de crimen y violencia. Hablando de violencia, el caso de Colima es interesante. Hace 10 años, era uno de los estados más tranquilos y ahora encabeza los rankings de inseguridad, pero este deterioro no se ha visto reflejado tanto en el PIB. Crecía 3.9% en el sexenio de Calderón y ahora promedia 2.9 por ciento. Sigue estando por encima del promedio nacional. ¿Cuánto tarda la violencia en golpear al PIB? Ésa es la cuestión. La península de Yucatán es un microcosmos lleno de contrastes. El estado de Quintana Roo presenta una tasa de crecimiento superior a 4% en los últimos 12 años, esto es más que el doble del promedio nacional. Yucatán, por su parte, presenta un crecimiento de 3% en este sexenio y 2.5% en el anterior. Los dos sexenios de empobrecimiento de Campeche se explican principalmente por la caída de la actividad petrolera, pero es necesario hacer un análisis más fino: ¿Por qué ha sido mucho más afectado que el resto de las entidades petroleras?, ¿por qué no ha podido diversificarse y desarrollar otras actividades?, ¿por qué no ha podido contagiarse del “éxito” de sus vecinos?

Vamos tarde a la ‘fiesta de la marihuana’

En El Universal, Ana Paula Ordorica, escribe acerca de cómo en países de Norteamérica, la legalización de la mariguana ha abierto la posibilidad a un nuevo mercado en crecimiento, mismo del que México podría beneficiarse si se decidiera a modificar sus políticas respecto a las drogas: “mientras Canadá ha legalizado el uso recreativo de la marihuana a nivel nacional y mientras en Estados Unidos hay 31 estados y el Distrito de Columbia con marihuana legal con fines medicinales y otros nueve estados en donde ésta ya es legal con fines recreativos, en México seguimos tercos con la política prohibicionista. Nos va a pasar como con la reforma energética, que para cuando decidimos abrir nuestra economía a la inversión extranjera el mercado más grande y vecino nuestro, Estados Unidos, ya nos había rebasado por la derecha gracias al shale oil y gas […] Hoy hay dinero creciente en este mercado, tanto en Estados Unidos como en Canadá. Ya no estamos hablando de empresitas metiéndole poco dinero al tema […] Esta semana ha estado en México el doctor Ernesto Zedillo y, después de una década de estudiar el tema […] llegó a la conclusión de que se equivocó cuando fue presidente de México al seguir una política prohibicionista. La prohibición nos cuesta mucho dinero y muchas vidas. Todo a cambio de generar recursos para quienes comercian ilegalmente con las drogas. Tan solo el mercado de la marihuana está valuado entre 150 a 200 mil millones de dólares. Está bolsa de dinero la mueve el mercado ilícito en su mayoría. Lo que propone el doctor Zedillo no es claudicar a través de la despenalización. La propuesta es regular el mercado de tal forma que se impida que las drogas lleguen a menores de edad y asegurar que el dinero no fluya a operadores ilícitos en el mercado […] Canadá ya lo está haciendo y en octubre 17 entra en vigor formalmente. Estados Unidos sigue esta tendencia. Utah, el estado conocido por su población mormona, votará en noviembre por permitir el uso medicinal. ¿Y México? ¿Vamos a seguir solo mirando como nuestros vecinos se hacen ricos con este mercado y tienen sociedades que dejan atrás los costos de la prohibición, mientras nosotros seguimos empecinados en una política que a todas luces es equivocada? Regular no implica admitir una derrota ni condonar el uso de las drogas”.

Comisiones…

En Excélsior, Yuriria Sierra, escribe que: “la salud bajo concepciones morales y la cultura… ¿cómo doctrina? ¿O cuál es el panorama para los próximos años? […] La espora que hoy es el Partido Encuentro Social en nuestro país, únicamente vivo en el Congreso, parece tener la fuerza suficiente para provocarnos más de un dolor de cabeza. Aunque lo más preocupante es que ese dolor sea el primer paso rumbo a políticas públicas que lejos, muy lejos, nos llevarán de la vanguardia a la que, en esos y otros sentidos, tenemos que aspirar. Para nadie, ni para quien los hizo su aliado, Andrés Manuel López Obrador, es secreto que este casi extinto grupo político es ultraconservador. Están contra toda idea que vaya contra preceptos religiosos. Lo que de por sí ya es anticonstitucional, pues viola la laicidad del Estado […] Y bajo esta idea es que sus diputados presidirán tres comisiones: Salud, Cultura y Cinematografía y Jurisdiccional. Para ser una asociación política que en el Instituto Nacional Electoral está en proceso de finiquito, en la Cámara de Diputados quedó por encima del Partido de la Revolución Democrática y el Partido Verde Ecologista de México. Tres comisiones legislativas. Nada mal para ellos. Por si hace unos meses nos preguntábamos cuál sería el pago por unirse a la alianza Juntos Haremos Historia. El aborto, el matrimonio igualitario, la muerte digna. Tres pendientes que Olga Sánchez Cordero, próxima titular de Secretaría de Gobernación, ya anunció que serán temas de agenda en el próximo gobierno. Quieren volverlos una realidad nacional, ya no sean sólo una ley local en la capital […] Muchos son los temas que podrían pasar por estas comisiones, sobre todo en la de Salud: Educación sexual, planificación familiar, prevención de enfermedades, donación de órganos o atención a pacientes de VIH, por decir algunas […] Confiamos que desde los poderes de la Unión y con la comunidad cultural la impulsaremos…”, escribió en Twitter Alejandra Frausto, propuesta de López Obrador para la Secretaría de Cultura. También ellos perciben el peligro del Partido Encuentro Social. Más aún cuando históricamente la cultura es uno de los rubros más castigados si de presupuesto se trata. Cada año se le invierte menos. El riesgo en materia de cultura no sólo es la agenda que se quiera marcar desde el legislativo, sino que además ésta apunte a su desaparición. Sin dinero y con muros conservadores, ¿qué tanto se podrá proponer? En los próximos años podríamos ver políticas públicas que condenen la salud al clóset y la cultura al olvido”.

La extraña memoria de Osorio Chong y la noche de Iguala

En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “leo lo que dijo el ex secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong al referirse a la noche de Iguala y José Luis Abarca: ‘Lo que hizo este Gobierno, en 2012 o 2013, fue iniciar (la averiguación) por enriquecimiento ilícito y pensamos que por ahí íbamos a poderlo detener. Debíamos tener pruebas, entonces empezamos por enriquecimiento ilícito e íbamos muy adelantados y luego se dan los hechos trágicos de Iguala’ […] lo que él y el ex procurador Murillo sabían perfectamente, al menos un año antes, era que había un enorme cúmulo de evidencia contra Abarca por su presunta responsabilidad en el homicidio de Arturo Hernández Cardona […] René Bejarano, entonces líder de la corriente política en la que militaba el asesinado, ha dicho que él personalmente se reunió desde aquellos lejanos días con Murillo Karam y… sí… Osorio Chong, para que se atrajera el caso y se actuara contra Abarca. Nunca quisieron hacerlo. Hasta después de la noche de Iguala. En noviembre de 2014, la detención de Abarca se dio por aquel asesinato que la Procuraduría General de la República ignoró año y medio y reaccionó después de la desaparición de los normalistas. ‘Si Abarca era presidente municipal de Iguala el 26 de septiembre de 2014, no fue por falta de pruebas en su contra, sino por la omisión deliberada de las autoridades facultadas para investigarlo y consignarlo. Y la tragedia de aquella noche tal vez podría no haber sucedido’. No, senador Osorio, o le falla la memoria o cree que la transición da para todo. Y pues no”.

Elba Esther prepara su serie, al estilo “Luismi”

En El Universal, Carlos Loret de Mola, escribe que: Elba Esther Gordillo, la poderosa ex dirigente vitalicia del sindicato de maestros, ya dio luz verde para que se realice una serie biográfica autorizada sobre su vida […] juega un papel central el empresario, productor y publicista Hugo Scherer, cercanísimo al presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Y todo apunta a que la serie va a ser realizada por el famoso productor televisivo Pedro Torres. Así lo he podido corroborar con dos fuentes incontrovertibles. La inspiración es la bio-serie de Luis Miguel que ha tenido un éxito asombroso en Netflix. Sin embargo, hay todavía pugnas entre los creativos sobre cómo construir el personaje de La Maestra, la todopoderosa dirigente del sindicato de maestros durante varios sexenios: Unos quieren usar la serie para limpiar la imagen de Elba Esther, pintando a una Gordillo color de rosa […] otra corriente creativa involucrada empuja porque se retrate una Elba Esther con claroscuros […] Según me informan estas dos fuentes, ya se han realizado varias reuniones para ir delineando algunos de los hilos narrativos del posible guión: la captura, sus hijas y sus relaciones políticas y personales, los “cuatro grandes amores” de Gordillo, según ella (el futuro canciller Marcelo Ebrard, el próximo titular de la SEP, Esteban Moctezuma, el ex canciller Jorge Castañeda y el empresario Jorge Kahwagi padre); las relaciones con Carlos Salinas de Gortari que la creó, Ernesto Zedillo que la mantuvo, Vicente Fox que la elevó a los altares, Felipe Calderón que la dejó ahí, y el odio que profesa por Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray y Aurelio Nuño, a quienes ubica como los responsables de su encarcelamiento y colapso político […] Cuentan que hay detalles francamente jugosos de relaciones políticas, personales y de poder. De amores y odios, alianzas y rivalidades. La vida de Elba Esther Gordillo es, sin duda, un novelón”.

Revelaciones tardías sobre Ayotzinapa

Excélsior, a través de Francisco Garfías: “hoy hace cuatro años que el mundo nos colocó en el ‘cuadro de horror’. Normalistas de Ayotzinapa fueron perseguidos y atacados por policías municipales en Iguala, Guerrero. Ese día murieron nueve personas, hubo 17 heridos y 43 desaparecidos. Pero también fue el fin del Mexican Moment y el inicio del declive del régimen de Enrique Peña Nieto. Dos meses después, Carmen Aristegui y su equipo le dieron la puntilla con el escándalo inmobiliario de la Casa Blanca. A la fecha tenemos una ‘verdad histórica’ sobre la desaparición de los 43 de Ayotzinapa que no avalan ni los familiares de las víctimas ni los ‘expertos’ del famoso equipo del GIEI, que no aclaró nada, pero sí cobró un millón de dólares […] Tenemos también un ex Secretario de Gobernación, Miguel Osorio, que recién dice que Ángel Heladio Aguirre, entonces gobernador de Guerrero, no tuvo nada que ver en el terrible episodio. Un poco tarde reconoció que buscaron detener al famoso José Luis Abarca, señalado como responsable, antes del caso Iguala […] Lo más grave que ha dicho el extitular de la Segob es que cuatro de los presuntos implicados en la “desaparición” de los 43 podrían salir libres muy pronto. Los cuatro denuncian que los torturaron para confesar que son los autores de la desaparición de los normalistas y, por lo que sabemos, hay algo de cierto. Están confesos, pero como dice el New York Times: ‘Si las confesiones fueron obtenidas por medio de tortura, como lo han documentado organizaciones internacionales, toda la indagatoria y sus conclusiones quedan viciadas’”.

Equidad de género en el Senado

Milenio, en Trascendió, asegura que: “en la Junta de Coordinación Política del Senado cumplieron su palabra y acordaron que de las 45 comisiones, la mitad sea presidida por mujeres, con lo que se trata de la primera Cámara integrada con visión de género gracias al empeño de muchas legisladoras, entre ellas Patricia Mercado y Malú Mícher. A ver si los diputados Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo también cumplen y siguen este jueves el ejemplo de sus colegas senadores, aunque todo indica que en Morena más bien quieren recortarle comisiones al resto de los partidos antes que preocuparse por la equidad de género”.

El indiscreto celular del senador

El Universal, en Bajo Reserva, asegura que: “vaya balconeada que recibió el senador panista Ismael García Cabeza de Vaca cuando en plena sesión del Senado fue captado en una fotografía mientras enviaba desde su teléfono celular un mensaje con la foto de una mujer con comentarios misóginos. Más tarde, cuando la foto comenzó a ser difundida por medios y redes sociales, el senador intentó hacer un control de daños desde su cuenta de Twitter, aceptando que la conversación era misógina y que no debió haber participado en ella y que se trató de una “broma inapropiada”. Nos comentan que más allá de las disculpas de don Ismael, el hecho poco ayuda a la imagen que los ciudadanos tienen de los legisladores y del servicio que prestan al país, pues además de que los mensajes hablan mucho de la personalidad del político panista, hablan más de lo que decide hacer durante el tiempo por el que los contribuyentes le están pagando. ¿El presidente del Senado, Martí Batres, y el coordinador de la bancada del PAN, se quedarán solo con la disculpa en Twitter del senador Cabeza de Vaca?

Avances

En Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “el gobernador Héctor Astudillo está consciente de que el caso Ayotzinapa cimbró a Guerrero. Y por lo mismo, su gobierno no reparará en ayuda hasta saber qué pasó con los estudiantes normalistas hace cuatro años. ‘Guerrero es un estado que camina y que tiene muy buen movimiento económico, su único problema es la violencia’, aseguró. Ayer mismo, dos comandantes de la SSP de Acapulco fueron detenidos por la Marina, en la toma que, junto con el Ejército, hicieron de las instalaciones. Los trabajos de seguridad en el puerto quedarán a cargo de la Policía Estatal, con el apoyo de la Armada, la Sedena y la Policía Federal. Astudillo se pronunció a favor de impulsar una policía única. Por cierto, la ‘playa incluyente’, en Bahías de Papanoa, es otro gran logro del gobierno estatal del que todos hablarán. Ánimo, lo hay”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print