Las asperezas de la transición…

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del viernes 05 de octubre de 2018. Las asperezas de la transición: En términos generales las relaciones fluyen bien. Pero mientras más se llega a los detalles, empiezan a notarse más las diferencias de criterio y de visión. La transición puede sacar más chispas de lo que se cree al aproximarse el mes de diciembre… Frivolidad en la 4a Transformación… ¿Quién le cree a Roberto Madrazo?…

Rayuela

Cierto. No nos demandarán las petroleras siempre y cuando nos portemos bien.

Las asperezas de la transición

Enrique Quintana, en El Financiero destaca que la historia oficial cuenta que la transición entre el gobierno saliente y el entrante es ‘de terciopelo’; sin embargo: “Las declaraciones, tras las reuniones del presidente electo con el presidente constitucional, así lo parecen indicar. Los mercados así lo han asumido y la mayor parte de los analistas tienen esa visión. Pero… poco a poco han aparecido fisuras en esta idílica imagen. Y más nos vale que estemos conscientes de ellas, antes de que nos tomen por sorpresa las diferencias que hay. Le pongo sólo algunos ejemplos. 1.- La reunión de los próximos titulares de la SCT, Semarnat, Sedesol y el vocero de la Presidencia, con los grupos opositores al proyecto del aeropuerto en Texcoco el miércoles. 2.- El impacto de la reducción del IVA e ISR en la frontera. 3.- El emblemático caso del Conacyt (o como se vaya a llamar). 4.- El éxodo de cuadros. No puede ser una transición de terciopelo cuando decenas y decenas de servidores públicos de alto nivel están buscando emigrar al sector privado… (…) Hay más temas de toda índole en los que hay ya diferencias marcadas entre los funcionarios que van a llegar y los que están por irse. Estos señalamientos no quieren decir que haya crisis. En términos generales las relaciones fluyen bien. Pero mientras más se llega a los detalles, empiezan a notarse más las diferencias de criterio y de visión. No todos los nuevos funcionarios se llaman Jesús Seade o Graciela Márquez. La transición puede sacar más chispas de lo que se cree al aproximarse el mes de diciembre”.

Frivolidad en la 4a Transformación

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero que el cambio de régimen por el que votaron más de 30 millones de mexicanos el 1 de julio, está resultando lampedusiano: “Es decir, cambiar para no cambiar. O, ¿cómo se puede explicar la última portada de la revista de la plutocracia? En la edición de ¡Hola!, que comenzó a circular este jueves, aparece en su portada la fotografía de los novios César Yáñez, el incondicional colaborador de décadas de Andrés Manuel López Obrador, y Dulce Silva, que se casaron el sábado pasado en Puebla. “Entramos en la celebración de la que todo el mundo habla”, presume con razón la revista, que colocó también la fotografía del presidente electo junto a su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller. La lucha de clases impulsada por López Obrador desde los 90 en Tabasco, resuelta en la unión de las clases ante la venia metafísica de Dios. (…) El reportaje no tiene desperdicio. Son 19 páginas –bastantes más de las apariciones de la señora Rivera y su familia–, donde el color rosa es el asiento escogido por los diseñadores para subrayar lo cursi en este happening político de la cuarta transformación. La crónica a través de las fotografías muestra la selección de los vestidos de la novia, posando para la revista, el arreglo de la pajarita del frac de Yáñez, posando él frente al espejo para la publicación. La ceremonia religiosa ofrecida por el arzobispo de Puebla, monseñor Víctor Sánchez. El coro de la Normal para acompañar a los novios. Monos de calenda, decenas de globos con las iniciales de los recién casados. Un Turibús para que los asistentes a la misa llegaran sin problemas al Centro de Convenciones, a la fiesta de 600 invitados. Y una suite en el exclusivo hotel Rosewood para César y Dulce. “Triunfó el amor”, proclamó Yáñez al terminar la ceremonia. Es cierto, como se vanaglorió ¡Hola!, es el evento del que todo mundo habla, pero no por la misa y la fiesta en sí mismo, sino por lo que representa –todo lo contrario al discurso de López Obrador sobre humildad, contra los excesos y los privilegios, demolidos el sábado– y significa –para quienes buscaron en él un cambio–. El cambio no está. Uno esperaría la autocrítica de López Obrador que muestre que él sí es real, no producto, como tantos otros, de la hipocresía”.

Televisa y Amazon, el otro 2 de octubre

Jorge Zepeda Patterson, escribe en El País, sobre la serie de Televisa y Amazon sobre 1968: “Se ha convertido en leyenda urbana la frase que Jacobo Zabludovsky pronunció la noche del 2 de octubre de 1968, horas después de la matanza de Tlatelolco para abrir su noticiero: “hoy fue un día soleado”. Todo indica que se trata de una atribución incorrecta al conductor estrella de la televisora que, sin embargo, ilustra muy bien la política de ocultamiento y minimización que los medios cercanos al poder desplegaron en aquél entonces. Este martes, a través de Prime Video, Amazon estrenó los primeros cuatro capítulos de Un extraño enemigo, un thriller político producido por Televisa sobre el 2 de octubre y sus orígenes. En teoría un documento de ficción que pretende desvelar las razones que provocaron el movimiento estudiantil del 68 en México: una intriga del jefe de la Dirección Nacional de Seguridad (DNS), Fernando Gutiérrez Barrios (Fernando Barrientos en la serie de televisión), en su afán de convertir en presidente a Luis Echeverría. La trama propuesta es infantil, simplista y sobre todo históricamente injusta para un movimiento social complejo y legítimo. Alfonso Corona del Rosal, regente de la Ciudad de México y en la práctica responsable de la celebración de los Juegos Olímpicos que tendrían lugar en octubre, se ha convertido en el delfín para suceder a Díaz Ordaz en la presidencia. Corona del Rosal es enemigo personal de Gutiérrez Barrios y amenaza con desaparecer a la siniestra DNS. Gutiérrez contraataca proponiendo a Echeverría un plan para convertirlo en presidente: desestabilizar a la ciudad de México y ridiculizar a Corona del Rosal, poner al régimen contra la pared y convertir a Echeverría, secretario de Gobernación, en oportuno salvador de la Patria. La idea de fabricar un movimiento estudiantil surgió en Barrientos cuando su amante recuerda el viaje que hicieron juntos Francia en mayo anterior y observaron la manera en que las protestas juveniles trastocaron la vida parisina. Al escucharla, la imagen se congela en el rostro de Barrientos (Daniel Giménez Cacho) mientras experimenta una epifanía. Acto seguido comienza a activar a sus infiltrados para provocar marchas y huelgas estudiantiles y sus respectivos agitadores para reventarlas. (…) En suma, una ambiciosa puesta en escena de Televisa en términos técnicos (los productores ejecutivos son Emilio Azcárraga y Leopoldo Gómez), con un Giménez Cacho siempre eficaz y solvente. Una campaña de lanzamiento pocas veces vista para un programa de televisión. Pero también una interpretación que vacía de todo contenido social al movimiento estudiantil y lo convierte en poco más que un vehículo de la obsesión malsana de Gutiérrez Barrios por conservar su chamba. En ese sentido, prefería a la Televisa que ocultaba u opacaba las verdades incómodas a esta que las caricaturiza y las traiciona.

Tantita madre, por favor

El ex candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional, Roberto Madrazo, desató gran polémica tras sus declaraciones acerca de la elección 2006. En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “unos cuantos años después Roberto Madrazo, sí, ese señor, se acordó de cosas que había olvidado decir sobre la elección de 2006. ‘Si el Instituto Federal Electoral hubiera tomado la decisión de hacer recuento como exigía una parte de la oposición que contendía, casilla por casilla y voto por voto, yo sabía que podía ser un recuento favorable para López Obrador. Pero esa no era mi lucha”. Eso dijo el señor Madrazo en entrevista para el programa de Telereportaje de Emmanuel Sibilla.

—¿Ganó Andrés Manuel?

—En mis actas, estaba arriba Andrés Manuel.

—¿Por qué no se las diste a Andrés Manuel?

—Porque no me las pidieron.

—¡No sabía Andrés Manuel que tú tenías ese resultado!

—Era una elección sumamente cerrada. Yo no sabía ni tenía la capacidad, porque la votación era muy pequeña, qué iba a hacer el Instituto Federal Electoral. ¿Iba a haber recuento? Yo le apostaba a que hubiera recuento. Si el IFE hubiera tomado la decisión de hacer recuento, como exigía una parte de la oposición que contendía, casilla por casilla y voto por voto, yo sabía que podía ser un recuento favorable para López Obrador. Pero esa no era mi lucha. No era mi lucha entrar a ese debate porque…

—¡Pudo haber cambiado la historia!

—¿Cuál era el costo? —dijo Madrazo—. Era dinamitar la vida democrática del instituto, del sistema político. Yo no sé… (…) Por cierto, también en esta entrevista que pasará a la historia del cinismo dice que la culpa es de los periodistas, que nunca le habían preguntado. Tan babosos nosotros, de verdad. Ruego ahora que nadie vaya a aprovechar esta súbita revelación del señor Madrazo para hacer algún extraño argumento sobre la historia y como debió haber sido y etcétera. Estos nuevos tiempos me traen jodido. ¿Dónde está el Tucom (Todos Unidos Contra Madrazo) cuando uno lo necesita?”.

¿Quién le cree a Roberto Madrazo?

En Excélsior, Pascal Beltrán del Río, escribe acerca de las recientes declaraciones de Roberto Madrazo y de lo increíbles que resultan: “ha sido tan avasallador el movimiento que llevó a Andrés Manuel López Obrador a convertirse en el presidente electo de México, que políticos de todos los rumbos ideológicos no han podido resistirse a la fuerza de atracción que ejerce. Entrar en la órbita del tabasqueño tiene el extraño efecto de blanquear la imagen pública de los nuevos adeptos. No parece haber pecado suficientemente grande que no quede olvidado una vez que alguien rinde pleitesía al próximo Ejecutivo […] Luego de 12 años en los que prácticamente desapareció de la escena pública, Madrazo dice recordar supuestos hechos de la contienda por la Presidencia de la República en 2006 –cuando participó como contrincante de López Obrador y Felipe Calderón–, como que sus actas de casilla daban cuenta de que el ganador de la elección había sido su paisano y no Calderón […] Madrazo acusó a Calderón de haberlo exhibido como un competidor tramposo en la Maratón de Berlín 2007, en venganza por negarse a reconocer su triunfo en los comicios de 2006. El expresidente del Partido Revolucionario Institucional dijo que no lo hizo porque en sus propias actas de casilla –distintas de las del tricolor–, López Obrador tenía ventaja sobre Calderón. Cuando Sibilla cuestionó a Madrazo sobre por qué en su momento no lo dijo públicamente, se justificó afirmando que no había querido ‘dinamitar la vida democrática del país’ […] Hace unos días, el hoy Presidente electo mostró que aún no supera ese episodio, pues atribuyó al ‘fraude’ ocurrido ese año el hecho de que México se encuentre sumido en la violencia. Madrazo quizá busca subirse tardíamente al carro de la victoria. Si lo logra, ahí se encontrará con su vieja conocida Elba Esther Gordillo, autora de un recordado lema de 2005: ‘¿Tú le crees a Madrazo?’”.

¿La austeridad puede esperar?

El Universal, su Editorial, asegura que: “en el Congreso de la Unión los legisladores pueden hablar y prometer que las cosas se harán de manera distinta a las legislaturas pasadas, pueden comprometerse con la austeridad y el ahorro de recursos, pero lo importante siempre serán los hechos. EL UNIVERSAL publica un documento al que tuvo acceso, el cual detalla los recursos que recibirán las bancadas partidistas en la Cámara de Diputados durante los últimos cuatro meses de 2018, por concepto de ‘subvención ordinaria fija y variable’, además de otros rubros. En total, en las cuentas de los grupos legislativos se abonarán 342 millones de pesos por acuerdo tomado en el Comité de Administración, el pasado 25 de septiembre […] Los legisladores también avalaron el depósito mensual de un millón de pesos a cada grupo parlamentario por el rubro Subvención Ordinaria Fija. La anterior legislatura recibió en 2016 –su primer año completo de actividades– mil 166 millones de pesos por las llamadas subvenciones. Los 342 millones que recibirán los actuales diputados en un cuatrimestre no se alejan en nada de lo que de manera normal han recibido las fracciones parlamentarias los últimos años. Todo indica que la austeridad puede esperar, pues integrantes del Comité de Administración de la Cámara explicaron que las asignaciones se mantuvieron de manera normal debido a que el presupuesto ya está asignado para todo 2018; la disminución en todo caso podría ocurrir en 2019 cuando se ha planteado recortar 25% esos recursos. El mensaje que se envía a la ciudadanía es que poco o nada se puede hacer cuando los recursos fueron aprobados en administraciones anteriores. ¿Acaso están impedidos de hacer devoluciones? Algunas bancadas y legisladores independientes han llegado a devolver partidas extraordinarias […] En los hechos, nada ha variado de una legislatura a otra en cuanto a la asignación de millonarias partidas de uso discrecional. La sociedad aún está a la espera de una austeridad real, no de saliva”.

Madrazo y el 2006

En Reforma, Sergio Sarmiento, habla acerca de las declaraciones de Roberto Madrazo acerca de la elección de 2006, dónde aseguró que López Obrador pudo haber ganado. Estas declaraciones parecen ser un intento por el ex candidato priista para congraciarse con el próximo Presidente: “doce años después, el candidato que quedó en tercer lugar en la elección presidencial de 2006 ha tratado de pegar un madrazo. ‘En mis actas, Andrés Manuel [López Obrador] estaba arriba de Calderón, en mis actas, en las del Partido Revolucionario Institucional no sé -declaró Roberto Madrazo a un programa radiofónico en Tabasco-. Si el Instituto Federal Electoral hubiera tomado la decisión de hacer recuento, como exigía una parte de la oposición que contendía, casilla por casilla y voto por voto, yo sabía que podía ser un recuento favorable a López Obrador, pero ésa no era mi lucha, no era mi lucha entrar a ese debate porque yo tampoco tenía todas las actas’. El ex presidente Felipe Calderón me dijo ayer: ‘En ningún conjunto de actas [López Obrador] iba arriba, ni siquiera en las del Partido de la Revolución Democrática. Andrés Manuel nunca fue arriba’ […] Hoy Madrazo afirma que sus actas, no las del Partido Revolucionario Institucional, ponían adelante a Andrés Manuel. ¿Tendría él actas distintas a las de su partido? Dice que no le dio sus actas a López Obrador porque éste no se las pidió. No ha dicho, sin embargo, qué pasó con ellas. Si las tiene todavía, y supongo que uno no destruiría documentos tan importantes, hoy tendría que mostrarlas. Madrazo afirma que como se negó a avalar el triunfo de Calderón, éste se vengó inventando la mentira de que había hecho trampa en el maratón de Berlín de 2007. Solo que Calderón no participó en la publicación de la historia […] Doce años después de la elección de 2006, en un momento en que Andrés Manuel es Presidente electo, Madrazo quiere al parecer acercarse al otro tabasqueño. En la elección de 1994, sin embargo, López Obrador acusó a Madrazo de hacerle trampa y de haber gastado 241 millones de pesos en una campaña cuyo tope era de tres millones. ¿Logrará incluso así el perdón de su paisano?”.

AMLO, “arriba en 2006”

En La Jornada, Julio Hernández López, escribe que: “Doce años después, y con una distinta correlación de fuerzas políticas, Roberto Madrazo Pintado cortó camino en el maratón de la historia electoral del presente siglo y soltó algunas frases que han vuelto a cimbrar al (todavía) panista Felipe Calderón Hinojosa (FCH) a causa del fraude electoral que en 2006 le permitió colocarse en el pecho una banda presidencial de tres colores a la que luego, a lo largo de un sexenio funerario, remarcó en especial el rojo sangre. En realidad, Madrazo Pintado dijo y no dijo, aunque fueron siete las palabras más notables de su intento de resurrección o, cuando menos, de reacomodo: En mis actas estaba López Obrador arriba. No precisó en qué momento de aquel día electoral se produjo dicho estar arriba ni qué porcentaje del total de las actas había tenido a la vista. Desde luego, no presentó ninguna prueba. Todo con cargo a su palabra. ¿Tú le crees a Madrazo? Yo no, rezaba una propaganda del grupo de Elba Esther Gordillo contra el entonces presidente del Partido Revolucionario Institucional, cuando se peleó con la profesora que había sido la secretaria general del comité priísta y saldría del tricolor para construir su partido personal, Nueva Alianza, el Panal. El propio Madrazo Pintado matizó y casi contradijo al mismo Madrazo Pintado en la entrevista radiofónica realizada en Villahermosa: ¿por qué no avisó o puso a disposición de su paisano, López Obrador, esos resultados electorales que le ponían arriba? Bueno, explicó quién era candidato presidencial priísta en aquella ocasión, porque nadie le pidió los datos (que nadie sabía que existían sino hasta ahora que los revela, a puro golpe prosódico) pero, sobre todo, porque habría significado dinamitar la vida democrática. Podía haber impactado, pero no cambiaba el resultado. Me faltaban casillas en zonas muy panistas, pero la tendencia le favorecía (…) Si yo hubiera tenido certeza de que en mis actas ganaba López Obrador, no dudaba en dárselas, pero me faltaban datos. Aunque, en ese trote usuario de atajos para fingir finales, también se dijo convencido de que un recuento de votos en 2006 habría dado el triunfo a Andrés Manuel López Obrador. Haiga sido como haiga sido, la soltura declarativa del ex gobernador de Tabasco impactó el frágil posicionamiento del maltrecho Calderón, quien hubo de salir a medios de comunicación: Las declaraciones de Roberto Madrazo son delicadas. Yo gané la elección presidencial de 2006 limpiamente, muy cerrada, muy controversial. Una campaña muy cerrada, pero la gané en las urnas limpiamente”.

Calderón, aquel intento golpista en 2006

En Milenio, Joaquín López Dóriga, escribe que: “Roberto Madrazo tuvo un ataque de memoria y 12 años después se vino a acordar que en las elecciones presidenciales de 2006, cuando fue candidato del Partido Revolucionario Institucional, Andrés Manuel López Obrador, según sus actas, ganó la Presidencia a Felipe Calderón […] Calderón descalificó rotundamente como un acto de oportunismo y falso: ni en las actas de Madrazo, que eran las del Partido Revolucionario Institucional, ni en las de ningún otro partido o candidato, Andrés Manuel estuvo arriba, además que él en lo personal no tenía acta alguna […] Se intentó de impedir que tomara posesión como presidente de la República, que protestara el cargo para que ellos, por la vía violenta, designaran un presidente interino. Si eso no es un golpe constitucional, que algún constitucionalista llame y lo diga claramente, Era de ese tamaño: violentar, romper la voluntad de los mexicanos expresada en las urnas y llamar a un presidente interino en mi lugar. Se trataba de impedir por la violencia que protestara el cargo y crear una crisis constitucional. Si eso no era un golpe constitucional, ¿qué sería…? Es la primera vez que Calderón lanza una acusación así: que en 2006 el Partido de la Revolución Democrática intentó un golpe constitucional para impedir que asumiera la Presidencia y designaran a un presidente provisional, lo que no prosperó por una escalera secreta por la que llegó a tribuna a protestar el cargo. Y por el Partido Revolucionario Institucional que hizo el quórum”.

Malgastar el bono

En Excélsior, Yuriria Sierra, escribe que: “Muy distinta es la transición que hoy está a poco más de 60 por ciento de trayecto. Las diferencias entre la elección de 2012 y la del pasado 1 de julio son varias, pero justo éstas tendrían que servir para ser garantía de que, la siguiente, será una administración no sólo más cuidadosa en sus formas, sino también más sensata y segura de sus qué y sus cómo. Lo tiene todo para ello […] ¿Cuál es entonces la necesidad de avanzar a toda velocidad? ¿Qué motiva al próximo presidente a volver su transición, que tendría que ser un terreno fértil, en un camino empedrado, áspero? Faltan tres semanas para la consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Aún no sabemos quiénes la harán, qué preguntarán, cuál será el procedimiento de participación. Margo Glantz declinó dirigir el Fondo de Cultura Económica, razones personales, dijo. Aunque en la conmemoración del 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas, reporteros captaron el momento en que Andrés Manuel López Obrador ofrece el puesto a Paco Ignacio Taibo II, un día antes de la renuncia de Glantz. Mismo día, María Elena Álvarez- Buylla Roces, próxima directora del Conacyt, debió aclarar que no se suspenderán ni cancelarán becas, tras la filtración de un documento en el que se informaba que revisarían becas y procedimientos […] López Obrador y su equipo tienen todo para arrancar con fuerza. No necesitan un Pacto por México para aprobar las iniciativas que preparen. Pero parecen estar más preocupados por demostrar la diferencia con el resto de la clase política. Y en ese intento, se les van mensajes tan poderosos y contrarios a su propio discurso […] Ellos mismos parecen atrapados en sus palabras dichas en campaña en las primeras semanas tras la elección. Aún tienen tiempo de poner freno y analizar qué vale la pena anunciar con tanta premura y qué necesita detalle antes de convertirse en materia de ocho columnas. Están en transición, el momento en que se toma aire y se planea la ruta. Qué despropósito gastar todo su bono democrático ahora cuando aún faltan casi dos meses para que inicie su gobierno. Un bono que le puede, todavía, alcanzar para administrar todos los imponderables que, inevitablemente, enfrentará su administración, como los han enfrentado todas antes de la suya”.

Fuego amigo

Milenio, Trascendió, asegura que: “en el equipo del gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, aseguran que los abucheos de ayer en el acto público de Andrés Manuel López Obrador en Cuernavaca no fueron espontáneos, sino fuego amigo. Señalan a Rabindranath Salazar como el responsable de mandar a sus huestes como desquite contra el ex americanista por haberle hecho el feo como delegado estatal del próximo gobierno federal. ¡Zas!”.

Basura tecnológica

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “las 66 iPads que se colocaron en el Congreso de la Ciudad de México en las curules de los diputados y que costaron 462 mil pesos no funcionaron cuando intentaron usarlas para emitir su voto. Fue la Comisión de Gobierno de la pasada Asamblea Legislativa del DF la que realizó la adquisición. ‘No es posible que si nos dijeron que iban a hacer pruebas durante un mes, no funcionen las iPads, los de servicios parlamentarios ¿están trabajando o no?’, dijo muy molesta desde su curul la diputada local de Morena, Guadalupe Aguilar Solache. El objetivo es que los legisladores las usen para votar, para pasar lista y leer el orden del día. No se preocupen, lo verdaderamente grave será ver si funciona su legislatura. Esta vez, la tecnología los rebasó”.

El Madrazo a Calderón

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “tremendo alboroto ocasionó Roberto Madrazo, ex candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional, con aquello de que en sus actas iba triunfando Andrés Manuel López Obrador en la elección de 2006. Y, nos comentan, si buscaba congraciarse con Andrés Manuel López Obrador, pudo armar mejor su historia. El dicho, 12 años más tarde, echaría por tierra nada menos que la ‘verdad histórica’ de la próxima nueva clase política. ¿Por qué? Bueno, porque actas y votos no son lo mismo. Nos recuerdan que las actas no daban arriba al tabasqueño y de ahí la exigencia de contar voto por voto. Ciertamente, nos mencionan, Partido de la Revolución Democrática, Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano, que postularon entonces a López Obrador, no lograron tener representantes en todas las casillas y no tuvieron todas las actas, pero éstas no eran lo importante para el entonces aspirante presidencial, quien quería el conteo total de los votos. Si hubieran abierto todas las urnas para el voto por voto en 2006, la verdad se abriría paso para don Andrés Manuel. Lo cierto en este momento es que don Roberto le puso un duro Madrazo a Felipe Calderón”.

Moreira se blinda

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “cuentan que si el diputado priista Rubén Moreira quedó como presidente de la Comisión de Asuntos de la Frontera Norte no fue por ser de Coahuila… sino por ser Moreira. Según esto, cuando fue gobernador evitó ir a Estados Unidos por temor a que, nomás cruzando, le fueran a caer encima con requerimientos judiciales, tanto por su posible participación en casos de lavado relacionados con el moreirazo, como por graves violaciones a los derechos humanos, como la impunidad en la masacre en Allende. De ahí que ahora, con la presidencia de esa comisión legislativa, prácticamente tendrá un ‘manto protector’, pues tendrá derecho a un pasaporte consular, con lo que no habrá manera de que sea molestado por las autoridades policiacas. Por eso dicen que la designación del hermano de Humberto Moreira en dicha Comisión fue tratada como un asunto de ‘la más alta prioridad’ para el gobierno saliente”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print