Lecciones desde la izquierda latinoamericana

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 28 de noviembre de 2018. Lecciones desde la izquierda latinoamericana: Como Lula, podría sacar de la pobreza a millones. ¿Pero, como Lula, si AMLO no logra hacer del combate a la corrupción una marca, podría terminar, crisis mediante, siendo repudiado por no haber hecho en ese campo también una diferencia?… Los manotazos de Andrés Manuel… Morena aplasta a partidos tradicionales en encuesta.

Rayuela

Ahora sí el Águila Azteca se quedó sin alas, sumida en la depresión. No es para menos.

Lecciones desde la izquierda latinoamericana

Salvador Camarena, en El Financiero, escribe lo siguiente: “La revista Nexos de diciembre lleva el sugerente título “Qué (no) hacer: lecciones de los gobiernos latinoamericanos de izquierda”. A propósito de ello, la semana pasada esa publicación y las fundaciones Ebert y Open Society convocaron a una reunión en la que varios de los autores de los textos que circularán a partir de este sábado, reflexionaron sobre los claroscuros de esas lecciones. Jorge Castañeda publicó el viernes un sucinto resumen de ese cónclave. De entre las distintas e interesantes participaciones, destacaría la del brasileño Tarso Genro, que se enlazó por videoconferencia. La experiencia narrada por Genro podría ser relevante para entender el peligro que acecha a un gobierno en caso de que no convenza a la población de que están librando un combate efectivo a la corrupción. Genro, exministro en el gobierno de Luiz Inácio da Silva y militante del PT, destacó y dio números para argumentar que ni el gobierno de Lula ni el de Dilma Rousseff fueron los más corruptos, pero que –resumo apretadamente– cuando llegó la crisis económica, el haber tenido militantes que aceptaron dinero ilegal y que se ligaron a empresarios corruptos, fue un punto que la derecha y los medios utilizaron para arrinconarlos. De hecho, en la revista, el texto de Genro dice al respecto: “Sumergido en el dogmatismo del sistema de poder tradicional, nuestro Partido fue incapaz de evaluar la dimensión corrosiva del tema de la corrupción, lo cual lo incapacitó para concebir una estrategia de movilización social y de disputa de valores. Lo que estaba en debate ya al principio del gobierno de Dilma no era quién hizo “más” o “menos” por los pobres, o quién creó “más” o “menos” empleos. Esa respuesta ya estaba clara en la vida cotidiana del pueblo, que había absorbido sus conquistas y transitaba hacia otras pautas ampliamente remachadas/amartilladas por el oligopolio de los medios desde la crisis del “Mensalao”: se trataba de saber quién era corrupto y había corrompido al Estado, y quién sería el moralizador de una nación que, aunque sólo existiera en el imaginario de la población, había sido permanentemente maculada por un Estado indiferente”. (…) En México, Andrés Manuel López Obrador ha prometido combatir la desigualdad, dar apoyos a los más pobres o desvalidos, generar proyectos de inversión para zonas deprimidas… Como Lula, podría sacar de la pobreza a millones. ¿Pero, como Lula, si no logra hacer del combate a la corrupción una marca, podría terminar, crisis mediante, siendo repudiado por no haber hecho en ese campo también una diferencia? Algunas pistas y lecciones, a partir de este sábado en Nexos”.

Los manotazos de Andrés Manuel

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero que: “Lejos del escrutinio público, la política económica de Andrés Manuel López Obrador, que este sábado asume la presidencia de la República, está hecha un caos. La destitución de quien iba a ser subsecretario de Egresos y que fue su principal asesor económico durante la campaña presidencial, Gerardo Esquivel, no ha sido suficientemente calibrada, pero se puede argumentar que refleja las tensiones internas en el equipo de transición. Esquivel fue removido en vísperas de entregar el Presupuesto –lo que es inaudito–, que esconde una serie de errores críticos que cometió el equipo económico en la elaboración del documento, que propició el dramático desenlace. La crisis comenzó en el viernes pasado. Personas dentro del equipo de transición narraron aspectos generales de una reunión de gabinete que tuvo López Obrador, a la que no fue convocado Esquivel, en donde hubo fuertes reclamos de un buen número de futuros secretarios de Estado en contra del equipo hacendario, porque, describieron, era un desastre la asignación de las partidas presupuestales. El área más afectada era la Secretaría de Agricultura, en donde el próximo presidente quiere impulsar para regresarle vigor al campo, que tuvo recortes estimados entre 40 y 50 mil millones de pesos. La segunda que mayor impacto tuvo fue Educación Pública, donde el recorte superó los 39 mil millones de pesos. López Obrador, según las personas que narraron el encuentro, se molestó con el equipo económico y regañó públicamente al próximo secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, ordenándole que “comenzara de cero” en materia presupuestal, y quien, con la cabeza gacha, apechugó la reprimenda. Las quejas que se han generado no sólo provienen de los futuros secretarios de Estado, sino también de las áreas económicas del Congreso, que han expresado al equipo de transición que los números que les han dado para el Presupuesto son incorrectos y que no había forma de poder acomodarlos manteniendo la disciplina fiscal. (…) A decir de los expertos, la designación de Esquivel muestra el desconocimiento de López Obrador y su equipo económico de la hipersensibilidad de los mercados, que reaccionan e interpretan instantáneamente ese tipo de decisiones, en particular con López Obrador, que les provocó una alta dosis de incertidumbre tras la cancelación del aeropuerto en Texcoco mediante una consulta ciudadana. A diferencia de la designación de un Jonathan Heath, con un perfil altamente autonómico, que reemplazará a Manuel Ramos Francia como vicegobernador del Banco de México, López Obrador compensó a Esquivel con otra vicegubernatura, quien será percibido invariablemente como subordinado del próximo presidente. Esa es una sola razón por la que lo verán negativamente. Esquivel es un economista bien preparado en términos académicos, pero heterodoxo. Esta característica se suma a que al ser una extensión de López Obrador en el Banco de México y apuntado a sustituir a Alejandro Díaz de León como el presidente de la institución, es altamente probable que la política monetaria sea más flexible y actúe en concordancia con la Secretaría de Hacienda, donde el jefe real será López Obrador. (…) Se anticipa un Banco de México más desordenado, que es lo que menos le interesaría a López Obrador en este momento, y un mar de incertidumbre por el bajo nivel, estimaron analistas, de la próxima subsecretaria de Egresos, Victoria Rodríguez. Esta crisis inconclusa en el equipo económico del presidente electo llegó en el peor momento y en las peores condiciones, cuando hay altas expectativas para que cumpla todas sus promesas de campaña, pero no hay dinero suficiente ni, por ahora, un Presupuesto claro y definitivo que entregar al Congreso”.

Morena aplasta a partidos tradicionales

Alejandro Moreno, en El Financiero, presenta una reciente encuesta en la que los mexicanos que se consideran panistas, priistas o perredistas suman hoy el 17 por ciento del electorado nacional, mientras que los de Morena representan el 22 por ciento: “Los tres partidos políticos que dominaron la arena electoral de los últimos veinte años, el PAN, el PRI y el PRD, han perdido una gran proporción de sus seguidores luego de los resultados negativos de las elecciones de julio y ante la llegada del nuevo gobierno morenista este 1 de diciembre. De acuerdo con la reciente encuesta nacional del El Financiero, los mexicanos que se consideran a sí mismos como panistas, priistas o perredistas suman hoy el 17 por ciento del electorado nacional. Hace casi tres años, en febrero de 2016, los ciudadanos que decían identificarse con esas tres agrupaciones políticas sumaban 46 por ciento. La caída en el sentido de identidad partidaria los ha dejado en un tercio de lo que eran en ese entonces. Los seguidores que han perdido los otrora grandes partidos mexicanos los han ganado tanto Morena como el creciente segmento de ciudadanos apartidistas. Según la encuesta, Morena cuenta hoy con una base dura de seguidores identificados que representan el 22 por ciento del electorado nacional. Con esta cifra, Morena supera lo que suman el PAN, el PRI y el PRD juntos”.

OHL ganó megaobra en Edomex en febrero 2003. Días después nació la empresa “dueña” de la mansión

Guadalupe Fuentes, en SinEmbargo, escribe acerca de OHL y su relación con el Estado de México: “El 2003 fue crucial para la expansión de la constructora OHL (hoy Aleatica) y también para la constitución de dos empresas vinculadas al priista Arturo Montiel Rojas: Avenstar Limited y Sotoestrella 2003. El lapso de 23 días incluye tres momentos: OHL recibió su primera concesión en el Estado de México (25 de febrero), se constituyó la empresa Avenstar Limited (6 de marzo) y más tarde se creó Sotoestrella 2003 (19 de marzo). En esos tres momentos de 2003 hay un común denominador: Arturo Montiel, quien en ese momento era Gobernador del Estado de México y habría recibido como pago de la concesión del Circuito Exterior Mexiquense una mansión en España, cuya propietaria era la empresa Sotoestrella 2003”.

A mí no me afecta

En Reforma, Sergio Sarmiento, escribe que: “en 1982, cuando el peso empezó a desplomarse al final del sexenio de José López Portillo, una persona me hizo el comentario que no tenía nada que perder: ‘A mí ni me perjudica ni me beneficia. Ni tengo dólares ni gasto en dólares. La devaluación no me afecta’. Esta actitud la comparten Ricardo Monreal y otros políticos de la alianza en el poder que menosprecian el desplome de los mercados. Para ellos, la Bolsa es una institución que manipulan unos cuantos y que realmente no afecta la vida de la mayoría de la gente. El mercado es, a su juicio, una representación del poder económico que no puede oponerse a los deseos del pueblo […] Los inversionistas no mostraron preocupación por las propuestas de Andrés Manuel López Obrador durante la campaña de este 2018. A la mayoría no le inquietan los triunfos de los candidatos de izquierda, porque saben muy bien que puede haber buenos y malos gobiernos de cualquier tendencia política. López Obrador prometió aumentar el gasto social y la inversión pública, pero sin subir los impuestos ni el déficit de gasto público. Los mercados se preocupaban mucho más por las amenazas de Donald Trump al Tratado de Libre Comercio que por las promesas del candidato de Morena. Las cosas cambiaron con el anuncio de la cancelación del aeropuerto de Texcoco, una decisión considerada irracional y enormemente costosa por muchos inversionistas. Las amenazas de los legisladores de Morena y del Partido del Trabajo de confiscar el dinero de las Afores o las reservas del Banco de México, o de expropiar o cancelar las concesiones de minas o de prohibir las comisiones bancarias, generaron los temores que las promesas de campaña no habían provocado […] Varios operadores de fondos y empresarios me dicen que la cancelación del aeropuerto y las destructivas propuestas de los legisladores de Morena y el PT han generado una enorme incertidumbre. Casi nadie está invirtiendo en bonos o acciones mexicanas. Pese a lo que sostienen nuestros políticos, esta inestabilidad en los mercados sí afecta a la gente común y corriente. Provoca aumentos en las tasas de interés, inhibe la inversión, reduce la creación de empleos y genera mayor pobreza. Todo por la estupidez de unos políticos que no entienden cómo funciona la economía”.

Videgaray y la burla

En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “decía ayer que era un triste final de un mal sexenio. Pues ayer mismo se hizo más triste y peor. De los mismos que nos trajeron a Trump candidato, llegó la nueva: el Águila Azteca para Jared Kushner, el yerno del habitante de la Casa Blanca. Dice así la Ley de Premios, Estímulos y Recompensas Civiles: “La Condecoración de la Orden Mexicana del Águila Azteca es la distinción que se otorga a extranjeros con el objeto de reconocer los servicios prominentes prestados a la Nación Mexicana o a la Humanidad”. ¿Jared Kushner? ¿Servicios prominentes? ¿A la Nación Mexicana? ¿A la humanidad? A sus 37 años, el empresario estadounidense es asesor de su suegro, el mismo que desde la campaña ha puesto todos los insultos en los mexicanos, el mismo que construyó una identidad política a partir de construir un muro, el mismo que con sus acciones ha hecho que se tengan que cancelar viajes del presidente Peña, el mismo que ahora le podrá la máxima condecoración a Kushner. Sí, Videgaray le consiguió un premio a su amigo. Según el anuncio, por su ayuda en la negociación del TLC, lo cual se entiende aún menos. ¿En qué lado de la mesa estaba Kushner y en cuál Videgaray? Van dos tuits, hay muchos más por supuesto, del suegro del condecorado de tiempos de campaña: “El gobierno totalmente corrupto de México se ve horrible con la fuga de El Chapo, totalmente corrupto. Los Estados Unidos les pagó $3 mil millones”. “Amo a la gente mexicana, pero México no es nuestro amigo. Nos están matando en la frontera y nos están matando en empleos y comercio”. En sus dos años en la Presidencia, el asesorado por el ahora condecorado, la ha emprendido contra los millones de mexicanos que viven en Estados Unidos, los ha hecho temer, los ha perseguido, los ha culpado una y otra vez, falsamente, de crímenes. Ha aumentado los arrestos y las deportaciones desde el interior. El silencio de Videgaray en el asunto de la caravana migrante y las agresiones verbales de Trump contra los centroamericanos; ahora la máxima condecoración para el yerno. La burla, pues”.

Días contados

En el Excélsior, Yuriria Sierra, escribe lo siguiente: “varios días de llevar la cuenta. Ya se quiere ir. Las redes, sus redes, nos lo dicen. Poco, siendo generosos, hemos visto del gobierno federal tras el 1 de julio. A pesar de las sugerencias, como la hecha ayer por Enrique Peña Nieto sobre los elementos que deberían usarse para evaluar su gestión, la historia es quien nos dice, siempre, cómo recordamos a nuestros presidentes. Porque ellos no permanecen en la memoria por las autopistas, hospitales o escuelas inauguradas. A los presidentes se les recuerda por el Estado que construyeron y que se deconstruyó en el imaginario colectivo a consecuencia de sus actos […] ¿Cómo cree Enrique Peña Nieto que será recordado? Al ver el manejo que ha hecho de sus redes sociales en los últimos días, al parecer, se despide de un país que no es el nuestro. Tan sólo hay que leer los últimos movimientos que se incluirán a esa larga, larguísima y vergonzosa lista de fallas, pero que son —¿quién dirá lo contrario?— el signo de su gestión: el caso Odebrecht no se abrirá sino hasta dentro de cinco años, la PGR (que pasó más de un año con encargado de despacho) pasará por alto la orden del INAI; argumenta que abrirlo ahora dañaría “el buen nombre” de los involucrados. México seguirá, hasta el 2023, como el único país sin castigo en el escándalo de corrupción que envolvió a varios países en el mundo. Impunidad, en resumen. Ayer, una investigación periodística reveló que dos periodistas, colegas de Javier Valdez, fueron atacados, días después del asesinato del periodista de Río Doce, con Pegasus, el software espía que otra investigación, publicada hace poco más de un año, vinculó al gobierno mexicano. Impunidad y, claro, abuso de poder […] Se van y dejan a un México enfrentado. Y porque tal vez esto sea mucho, horas antes de entregar la banda presidencial, EPN otorgará a Jared Kushner la Orden del Águila Azteca, el máximo reconocimiento que el gobierno mexicano hace a un ciudadano extranjero. Argumentan que por sus contribuciones en la renegociación de lo que hoy es el T-MEC; y aunque, efectivamente, pueda haber contribuido enormemente a que así fuera, es la historia y no el desatino político la que habrá de reconocerlo. Porque es el peor momento posible: con una crisis migratoria en Tijuana, como no se había visto ninguna antes. Será un cierre inolvidable, ni quien lo dude: por el tinte demencial de esa condecoración en el peor momento posible. El PRI sale de Los Pinos porque sus representantes se encargaron de pavimentar su propio camino empedrado de salida. Mientras en el escenario explotaban su espíritu reformista, ése prometido en campaña, tras bambalinas aceitaban ese camino de privilegios que en la campaña jugó en su contra, pues se convirtió en elemento del discurso de quien está a dos días de ser el Presidente. Hoy no hay ni un dejo de brillo de esos meses de luna de miel que disfrutaron por algunos meses. Para el final del sexenio ya no hubo portadas con gestos heroicos, tampoco editoriales en el extranjero que reconocieran lo alcanzado. Incluso ellos mismos se encargaron de desdibujarse. Pudieron hacer de esta campaña un proceso sumamente competitivo, tenían al candidato para lograrlo, pero optaron por inflar ese costal de omisiones que hoy tienen prisa por cargar en la mudanza. Los últimos han sido meses “de un expresidente en funciones”, dice más de un colega. Así de mucha es la prisa del gobierno, de ese gobierno que nos auguraba un futuro prometedor hace seis años. Mañana vendrá la foto en Instagram que nos recuerda que a Enrique Peña Nieto le queda un día en el poder. A partir del sábado, vendrá el momento de que ocupe su lugar en la historia, pero habrá que recordarle que éste se le atribuirá a partir de la deconstrucción colectiva que se alimentará por los hechos, más que a partir sólo del capricho o los deseos”.

¡Adiós Peña, adiós!

En El Universal, Ana Paula Ordorica, escribe que: “el regreso del PRI a Los Pinos hace seis años se dio con un político joven que llegó con popularidad, pero en medio de una fuerte decepción con la alternancia porque el PAN tenía también sus escándalos de corrupción. Que regresen los que saben, fue el tono de la elección del 2012 ante una ciudadanía que pareció resignarse a la corrupción. En febrero de 2012 pude platicar con el entonces candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, cuando tenía 14 puntos de ventaja sobre el segundo lugar. La elección ya se veía definida. Enrique Peña Nieto sería el próximo presidente. Le hice una entrevista para un libro que se llamó 2012: Los Punteros en la que le pregunté sus prioridades para cuando llegara a Los Pinos. Crecimiento; seguridad y educación, fueron sus tres prioridades. En ésta última, en educación, se concentró gran parte de la entrevista. Consideró en ese momento ser un político diferente al cual se le podía tener confianza porque como gobernador del Estado de México había sabido escuchar a la gente y por ello se había sensibilizado con sus problemas. Sobre seguridad, su énfasis fue componer el aparato de procuración y administración de justicia. Dijo no estar de acuerdo con la demanda en cortes internacionales que se abrió en contra de Felipe Calderón por violación a los Derechos Humanos. Demanda de la cual, por cierto, nada hemos vuelto a saber a lo largo del sexenio. Sobre corrupción, Peña habló de la creación de un zar anticorrupción. Zar que, sobra decir, brilla por su ausencia a tres días de concluir el sexenio. Más aún, concluye Peña con un encargado de despacho en la PGR. Alberto Elías Beltrán lleva ahí no un mes, ni dos, ni seis. Lleva trece meses de encargado de despacho de una de las carteras fundamentales para poder empezar a vislumbrar que en México existe Estado de Derecho. A la pregunta concreta sobre impunidad de los políticos que cometen actos de corrupción, con los ejemplos de René Bejarano, cuando AMLO era jefe de Gobierno; César Nava, en la presidencia de Felipe Calderón, o los PRIístas Humberto Moreira, Mario Marín (eran los corruptos de hace un sexenio), Peña respondió: “El compromiso que quiero hacer con los mexicanos en esta materia es emprender un combate eficaz a la corrupción. […] ni el partido ni yo estamos para solapar los actos fuera de la ley de nadie, sea del PRI o de cualquier otro partido. La ley debe aplicarse por igual a todos los mexicanos y lo que debe dejarse acreditado es no solo el postulado sino la acción eficaz en ese combate, que es la parte que no se ha visto. Yo estoy haciendo un compromiso para que, donde haya denuncia y se acredite una práctica de corrupción, se pueda sancionar y aplicar la ley a quien incurra en ese delito.” Seis años después, ya sabemos que esto simplemente ha quedado sin cumplirse. Economía, sería la nota aprobatoria del gobierno de Peña Nieto. Veamos si resiste los embates de la Cuarta Transformación que parece empecinada en retar a los mercados y al poder económico cuando ningún jefe de Estado de México o del mundo que lo ha intentado ha salido bien librado. Quedan tres días del actual sexenio, aunque para efectos prácticos, Enrique Peña Nieto está ausente desde el 1º de julio. Su reaparición esta semana ha sido para anunciar que la Orden del Águila Azteca, la más alta condecoración que entrega el gobierno mexicano a un extranjero, será para Jared Kushner, el yerno de Donald Trump. Ese que nos ha golpeado con todo lo que ha podido y que esta semana está amenazando con cerrarnos la frontera. Cierre de sexenio con broche de oro”.

Águila Azteca que decae

En La Jornada, Julio Hernández López, escribe que: “podría resultar que el receptor de la máxima condecoración del gobierno mexicano a un extranjero terminara sujeto a un proceso judicial en Estados Unidos. Jared Kushner, casado con Ivana (llamada Ivanka) Trump, la más conocida e influyente de las hijas de Donald Trump e Ivana Marie Zelníčková, ha sido colocado varias veces bajo sospecha de actos irregulares o ilícitos, tanto en el casi cinematográfico asunto de la presunta intervención rusa en las pasadas elecciones presidenciales estadunidenses como en el desarrollo de relaciones políticas y comerciales con chinos, rusos y saudíes con fuerte tufo a aprovechamiento del poder para beneficios económicos grupales y familiares. Empresario sin experiencia política, nacido en Nueva Jersey el 10 de enero de 1981, el yerno Kushner fue nombrado, sin temor a las acusaciones de nepotismo, asesor principal (senior advisor) de su suegro en la Casa Blanca. Pieza muy importante en la estrategia digital durante la campaña de Trump y depositario de una extraordinaria confianza de parte del rubio magnate, Kushner ha recibido encargos tan delicados como la atención del conflicto entre Israel y Palestina y las relaciones especiales con Canadá, China y México. Su inexperiencia diplomática y el riesgo de vincular decisiones políticas con intereses económicos particulares ha provocado críticas y solicitudes de investigación por parte de medios de comunicación, políticos y legisladores del vecino país norteño. En la relación particular con México, Kushner ha tenido un aliado fundamental: Luis Videgaray Caso, el cerebro sustituto de Los Pinos durante el sexenio que está por terminar. Convertido en una especie de vicepresidente ejecutivo, Videgaray diseñó con Kushner la visita del entonces candidato presidencial republicano a Los Pinos, en uno de los peores episodios de abyección de quien la noche de este viernes dejará de tener el mando nacional. Tan irritante visita electoral de Trump, con Peña y Videgaray convertidos en alfombra roja, se produjo mientras el candidato en campaña llenaba a México y a los mexicanos de insultos y amenazas. Ahora, ya de salida, la dupla Peña-Videgaray ha decidido entregar la condecoración de la Orden Mexicana del Águila Azteca al citado yerno, según ha hecho saber la cancillería. La entrega se hará en Argentina, donde Peña asistirá a la reunión del G-20 y será testigo de la firma del nuevo tratado económico con Estados Unidos y Canadá. Según la apreciación de Peña y Videgaray, el citado Kushner hizo tanto para cerrar ese trato que, en deferencia, se le entregará el alto reconocimiento, definido oficialmente como la distinción que se otorga a extranjeros con el objeto de reconocer los servicios prominentes prestados a la nación mexicana o a la humanidad. ¿Kushner, es decir, Trump, han prestado servicios prominentes a la nación mexicana o a la humanidad? Vaya desvergüenza”.

Debe preservarse la Policía Federal

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “por partir de supuestos equivocados, el diagnóstico del Presidente electo sobre la Policía Federal es injusto y por demás degradante. Le han hecho creer que la corporación hace un trabajo deficiente y que la mitad de sus casi 40 mil elementos es administrativa, pero su burocracia (imprescindible en todas las instituciones públicas) ocupa solo 17 por ciento: menos de siete mil. La visible en calles, carreteras o lugares de conflicto y donde se realizan detenciones ocupa como a 20 mil efectivos, pero la PF tiene siete divisiones: la Científica, por ejemplo, auxilia a las demás unidades y a distintas autoridades en la búsqueda, preservación, obtención de indicios y medios de prueba en investigación criminal, y vigila la red pública de internet para prevenir delitos. Por dar una idea, su personal especializado y equipos avanzados realizan estudios genéticos equiparables con los de la prestigiada Universidad de Innsbruck. Investigación tiene a su cargo sistemas de recopilación, clasificación, registro y explotación de información policial y participa en la captura de probables criminales y aseguramiento de bienes. Seguridad Regional actúa en carreteras federales, aeropuertos y cruces fronterizos; diseña y evalúa métodos de análisis e información para generar inteligencia estratégica en las coordinaciones estatales. La de Inteligencia garantiza: suministro, sistematización, consulta, análisis y actualización de información de seguridad pública para la toma de decisiones y es responsable de mantener vínculos con instancias de seguridad nacionales e internacionales. División Antidrogas combate la producción, tenencia y tráfico de estupefacientes y sustancias prohibidas; las operaciones con recursos de procedencia ilícita, falsificación o alteración de moneda, y colabora con organismos y grupos del mundo implicados en investigaciones de narcotráfico. La de Fuerzas Federales atiende solicitudes para mantener y restablecer el orden público; participa en operativos coordinados con otras instituciones y autoridades federales, estatales o municipales. Y la Gendarmería está para proteger fuentes de trabajo y actuar en regiones o zonas donde se requiere fortalecer las capacidades institucionales y la presencia territorial del Estado. A la PF se debe la captura de uno de cada tres de los 122 objetivos prioritarios del gobierno que agoniza. En el zedillato se concibió un cuerpo civil que agrupara gente de varias corporaciones para entrarle al toro ante delitos del ámbito federal y del fuero común, y para ello se involucró a policías militares y la desaparecida Policía de Caminos. Andrés Manuel López Obrador puede todavía reconsiderar y no diluir la PF en la Guardia Nacional, sino aprovechar parte de su calificado personal. Las instituciones que funcionan bien deben ser fortalecidas y nada justifica desaparecerlas”.

Truena el alcalde de Tijuana

En Excélsior, Francisco Garfías, escribe que: “el panista Juan Manuel Gastélum no sólo está enojado por la falta de compromiso de las autoridades federales con el tema de los migrantes centroamericanos estacionados en su ciudad, en espera de pasar al otro lado. El alcalde de Tijuana está angustiado ante la perspectiva de que se perpetúe el fenómeno de la caravana y se agraven las tensiones que ha provocado con los habitantes de la fronteriza ciudad. Le inquietan también las “bravuconadas”, legítimas o ilegítimas, de Donald Trump, que ya le pegaron a la economía de la fronteriza ciudad. El cierre por seis horas de la garita de San Ysidro, que ordenó el jefe de la Casa Blanca para evitar que los centroamericanos cruzaran la línea, tuvo un costo de alrededor de 130 millones de pesos. ¿Dónde están los alimentos que el gobierno federal nos prometió, los cobertores, las casas de campaña, el agua, los alimentos, las despensas, las medicinas?, pregunta el alcalde tijuanense sin encontrar respuesta. Y reconoce: “No podemos solos. Nosotros le entramos al toro. Llevamos desde el día 11, pero ya se nos acabaron los recursos”. El hombre cifra en cinco mil 700 los migrantes centroamericanos que están estacionados en Tijuana. “No sabemos quiénes son, cuáles son sus habilidades, no tenemos un perfil para poder decirles quédense. Por lo que entendemos, es gente menesterosa, sin habilidades”, dice. Y advierte: la violencia que se ha registrado en la línea fronteriza es de “ambas partes”. Migrantes que se quieren colar por la fuerza a Estados Unidos y agentes de ese país con permiso para disparar. Para acabarla de amolar, mister Trump amenaza con cerrar la frontera de forma permanente si México no regresa a los centroamericanos a sus países de origen “en camión, en avión o como sea…”. “¿Cómo es posible que el gobierno federal permita que unos poquitos extranjeros pongan en riesgo la estabilidad nacional, afecten la economía de la ciudad, en razón de decir ‘son los migrantes, hay que protegerlos’?”, vuelve a preguntarse el panista. Y citó al clásico Juan Gabriel: ¿Pero qué necesidad? “Tijuana es, ahora sí, como el jamón del sándwich, si se me permite la analogía”, sintetiza”.

Suicidio en el Inai, ¿premonición?

En El Universal, Salvador García Soto, escribe que: “la muerte del comisionado del Inai Carlos Bonnin Erales fue un suicidio, según los videos internos del instituto en donde se le observa saltar intencionalmente de la terraza del edificio ubicada en el quinto piso. El material grabado por las cámaras de seguridad del edificio, que ya se encuentra en posesión de la Procuraduría General de Justicia de la CDMX, confirma que Bonnin saltó al vacío luego de haber permanecido un rato en la terraza, donde encendió un cigarro y después de realizar una llamada telefónica a su esposa, lo cual apunta a la versión que se maneja internamente de que decidió quitarse la vida luego de un pleito familiar. “Se peleó con la esposa, según la versión de los choferes de ambos. Llegó muy molesto a la oficina. Subió a la terraza. Prendió un cigarro, le llamó a su esposa y saltó”, dice una fuente de alto nivel del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos que pidió el anonimato, pero que confirma que todo ocurrió poco después de las 8:30 de la mañana cuando las cámaras de seguridad registran el ingreso del comisionado Bonnin al edificio ubicado en avenida de los Insurgentes 3211. (…) Sobre la confusión y la primera versión que manejó el comisionado presidente del Inai, Francisco Acuña, el lunes en donde sólo habló del infarto y omitió de su declaración la caída de Bonnin desde el quinto piso, lo que señalan es que el resto de los comisionados no supieron en un principio lo que había pasado, porque a la hora en que ocurrieron los hechos ninguno había llegado a la oficina y había muy poco personal que hubiera visto lo que había pasado y nunca vieron los videos donde su compañero salta al vacío. (…) El problema fue que la ambulancia tardó más de 45 minutos en llegar al lugar a atender al comisionado Bonnin que estaba inmovilizado en el suelo donde cayó, a pesar de que personal del Inai llamó por lo menos a cinco hospitales cercanos para pedir auxilio y hasta mandaron a motociclistas al Hospital del Instituto Nacional de Pediatría que está justo enfrente del edificio donde ocurrieron los hechos. La ayuda se tardó 3 cuartos de hora en llegar y a pesar de que trataron de reanimarlo con un equipo interno del Inai y de que llegaron primero su esposa y un hermano de Bonnin, que es médico, cuando la ambulancia lo levantó para llevarlo al Hospital Ángeles del Pedregal, el funcionario sufrió un segundo infarto en el camino y llegó ya casi agonizante al hospital privado. En espera de las conclusiones que arroje la investigación abierta por la Procuraduría capitalina, colaboradores y comisionados del Inai se decían en shock por la noticia. “Cuando nos dijeron que había saltado nadie podíamos creer la idea de un suicidio. Era uno de los comisionados más activos, imparcial y comprometido con su trabajo. Iba a tener un segundo bebé y se le veía contento y muy preocupado por su esposa”, dijo otro de los integrantes del instituto. Y aunque de eso no se habla en estos momentos de dolor y consternación en los pasillos del Inai, la muerte lamentable del comisionado Carlos Bonnin ocurre justo cuando hay versiones cada vez más fuertes de que en la bancada de la mayoría de Morena en el Senado hay un proyecto de iniciativa que busca desaparecer al Instituto Nacional como órgano autónomo, liquidar a los actuales comisionados y crear dos nuevos organismos: un Instituto de Transparencia, con un solo comisionado titular designado por el presidente Andrés Manuel López Obrador y otro organismo de Protección de Datos que también tendría su titular designado por el jefe del Ejecutivo. Es decir que, en sentido dolorosamente literal y también en el sentido político, la muerte ronda al Inai”.

Condecoración sorpresa

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “a quienes volvieron a tomar fuera de base ahora que se hizo público que el gobierno de México le entregará la Orden del Águila Azteca al Primer Yerno de Estados Unidos, Jared Kushner, fue ¡a todo el gabinete! Cuentan que, tal y como ocurrió con la visita a la Ciudad de México del entonces candidato presidencial Donald Trump en el 2016, Luis Videgaray sólo le avisó al presidente Enrique Peña Nieto, y a nadie más. Y aunque ahora está al frente de la Secretaría de Relaciones Exteriores y no de Hacienda, varios secretarios andan molestos por el hecho, pues consideran que el reconocimiento al “amigou” Kushner tiene muy poco que ver con la agenda exterior del país… y muuucho con la agenda particular del titular de la Cancillería”.

Adiós de Cossío

Milenio, Trascendió, asegura que: “ayer José Ramón Cossío Díaz participó en su última sesión del pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y hoy hará lo propio en la Primera Sala, tras cumplir su periodo de 15 años como ministro. Entre las personas que suenan para sucederlo destacan Yazmín Esquivel Mossa, presidenta del Tribunal de lo Contencioso Administrativo de Ciudad de México, esposa del empresario José María Riobóo, y el magistrado local Juan Luis González Alcántara Carrancá”.

El Senado ¿la sastrería de Morena?

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “la Cuarta Transformación, tan echada para adelante con sus mayorías absolutas en el Congreso de la Unión, ha tenido que meter el freno en algunos casos, como ha ocurrido con el proyecto de decreto que reforma una ley para dejarla como un traje a la medida de uno de los más significativos lopezobradoristas. Francisco Ignacio Taibo Mahojo, designado director del Fondo de Cultura Económica (FCE), podría asumir el cargo sólo si se reforma el requisito de tener que ser mexicano por nacimiento. El senador Jorge Carlos Ramírez (PRI) dejó en claro que el tema debía llevar el ritmo legislativo regular y por ello los morenistas se quedaron con las ganas y tendrán que esperar al jueves para discutirlo y, en su caso, enviar el asunto a la Cámara de Diputados y, así, será hasta diciembre cuando se retire ese obstáculo. La oposición, consciente de que tiene enfrente una aplanadora, busca, nos dicen, que Morena no confunda al Congreso de la Unión con una sastrería, como ya les ha gustado utilizarla…”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print