¿Los extranjeros confían más en México?

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 20 de noviembre 2019. ¿Los extranjeros confían más en México que los inversionistas nacionales? La información estadística disponible nos permite afirmarlo. Entre enero y agosto la Inversión Fija Bruta registra una caída de 4.6 por ciento.

Rayuela

“Bolivia pueblo, Bolivia Evo. Las batallas se dan adentro. La lejanía es matadora”.

¿Desconfían los inversionistas extranjeros de AMLO?

Luis Miguel González, El Economista: “¿De verdad los inversionistas extranjeros desconfían de López Obrador? Entre enero y septiembre ingresaron 26,055 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa. Esta cifra es una de las más altas de la última década, para un periodo similar. Sólo superado por el dato del 2013, cuando se registró la venta de Grupo Modelo a AB InBev. La cifra constituye una sorpresa mayúscula. Implica un voto de confianza de los inversionistas extranjeros en México y en la 4T. Predomina la reinversión de empresas que ya operaban en territorio mexicano. Éstas suman 8,000 millones de dólares, cifra que no tiene precedente en las estadísticas de reinversiones. Para ponerlas en perspectiva, el promedio de reinversiones en la última década ronda los 12,000 millones de dólares. En el 2018 fue 12,508 millones de dólares. ¿Los extranjeros confían más en México que los inversionistas nacionales? La información estadística disponible nos permite afirmarlo. Entre enero y agosto la Inversión Fija Bruta registra una caída de 4.6 por ciento. Este dato incluye inversión extranjera, inversión privada nacional e inversión pública. Si la inversión extranjera ha crecido en ese periodo, la caída en el agregado se explica por la baja en la inversión nacional, privada y pública. En el caso del gobierno, el descenso se explica por el subejercicio. En la inversión privada nacional, imposible no mencionar la desconfianza de los capitanes de industria nacionales. (…) Los 5,000 millones de inversión en automotriz denotan confianza en la solidez de la relación comercial con Estados Unidos, independientemente de lo que pase con el T-MEC, pero podrían ser parte de la última ola de grandes inversiones automotrices en México. Viene un cambio estructural y México deberá adaptarse al mismo. Finalmente, los 580 millones de inversión extranjera en energía son muy poco, considerando el potencial que tiene México. El monto debería ser entre 10 y 20 veces mayor, si vemos lo que pasó en Brasil. 580 millones son mejores que nada, pero México tiene derecho a pensar en grande: 10,000 millones de dólares mínimo, sólo en sector energético. ¿Cuánto habría sin contrarreforma energética?”

Presupuesto, moches, protestas

Julio Astillero, La Jornada: “A la hora de cerrar la presente columna no había arreglo entre la directiva de la Cámara de Diputados y los grupos campesinos, cuyos líderes organizaron un cerco al Palacio Legislativo de San Lázaro para impedir que en una sesión plenaria se apruebe el presupuesto federal de egresos de 2020, sin las modificaciones demandadas para satisfacer las demandas de esas organizaciones agraristas, a cuyos dirigentes ha acusado el Presidente de la República de especializarse en moches, es decir, en formas de corrupción que se aprovechan de las necesidades populares y del dinero público destinado a tratar de paliarlas. La batalla política se ha enconado porque los líderes campesinos pretenden mantener el curso natural de décadas, con apoyos económicos que benefician a sus clientelas (y también a los líderes), y la nueva administración federal pretende entregar directamente los apoyos a los beneficiados, sin intermediarios o, visto de otra manera, con el gobierno en turno convertido en el suministrador de fondos para otras fórmulas clientelares. El propio presidente de la República ha insistido en el rechazo a los moches, es decir, el método sostenido por priístas y panistas, que ha implicado la rasura de recursos federales para dejar ganancias a legisladores conseguidores de presupuestos destinados a obras o para dirigentes sociales que fungen como intermediarios. En un escenario accidentado, anoche se sostenía la convocatoria de uno de esos grupos, la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, para irrumpir en el desfile revolucionario de hoy. Por lo pronto, la cúpula de San Lázaro anunció que se pasa para el viernes la sesión de los comisionados de presupuesto y cuenta pública y, por tanto, la sesión plenaria no podrá ser hoy, como se había anunciado. Las negociaciones parecían entrampadas, pero la directiva encabezada por Mario Delgado suponía que se llegará a arreglos para sesionar el viernes sin grandes contratiempos”.

Abstinencia de diez años

Enrique Quintana, El Financiero: “Si usted está hoy trabajando en algún puesto de mando del sector público, si no renunció ayer, y resulta que deja su trabajo hoy, tendrá un impedimento legal para trabajar en los siguientes 10 años en empresas que hayan sido reguladas por usted o de las que eventualmente tenga información que no sea pública. (…) La Ley de Austeridad Republicana fue publicada ayer en el Diario Oficial de la Federación. En el artículo 24 de la Ley que hoy entra en vigor se señala lo siguiente: “Los servidores públicos comprendidos en los grupos jerárquicos de mando superior a que se refiere el manual de percepciones previsto en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria del Gobierno Federal, que por cualquier motivo se separen de su cargo, no podrán ocupar puestos en empresas que hayan supervisado, regulado o respecto de las cuales hayan tenido información privilegiada en el ejercicio de su cargo público, salvo que hubiesen transcurrido al menos diez años”. En este grupo están incluidos todos los directores generales, jefes de Unidad, subsecretarios y desde luego la totalidad de los secretarios y puestos equiparables, independientemente de la denominación. Se trata de varios cientos de personas en las máximas responsabilidades del sector público. Es probable que el equipo de AMLO haya diagnosticado correctamente un problema. Diversos servidores públicos de alto nivel obtenían –en el mejor de los casos– información privilegiada respecto a múltiples aspectos de la economía, las finanzas, o la regulación de todo tipo. En el peor, desde sus puestos favorecían empresas con las que luego se contrataban. La restricción de un año que estaba ya en Ley podría ser limitada. Podría haber parecido razonable ampliarla a dos o tres años. Pero, hacerlo a diez años implica una invitación a que solo incursionen en el sector público quienes no van a salir de él. Un problema muy serio que existe en diversos ámbitos del gobierno hoy es que la calidad del servicio público se vino para abajo. (…) la Ley que hoy entra en vigencia, con su ‘cuarentena’ de 10 años, va a liquidar a los servidores públicos de calidad, o va a propiciar que al paso de los años, nadie haga caso a esta legislación pues no hay ninguna sanción específica a quien no la cumpla”.

Otra batalla contra narcos

Raymundo Rivapalacio, El Financiero: “Un mes después del culiacanazo, otra ciudad importante está probando que la experiencia en la capital de Sinaloa no ha sido bien procesada por el gobierno federal, y que la política de impunidad al crimen organizado atenta contra la salud pública nacional. Nuevo Laredo, siguiente en la lista de las batallas contra el crimen organizado por control territorial y poder, se convirtió en la segunda ciudad de envergadura donde una organización criminal está tratando de expulsar a las fuerzas federales para hacerse de ella. Ahora no fue el Cártel de Sinaloa, sino el Cártel del Noreste, que está ejerciendo intensa presión para lograr el retiro del Ejército. El Cártel del Noreste, encabezado por Juan Gerardo Treviño, nieto de Miguel Ángel Treviño, el Z-40, exlíder de Los Zetas, que surgió como resultado de una escisión, mantiene el control de Nuevo Laredo, empleando escuadrones de la muerte que se identifican como la 2, para causar terror y presión social que pueda llamar la atención del presidente Andrés Manuel López Obrador y ordene el retiro del Ejército. Eso sucedió hace pocos meses, cuando la Marina, que por años había estado a cargo del combate al narcotráfico en esa región fronteriza, fue retirada de Nuevo Laredo y de la protección del puente internacional Colombia, por acusaciones y recomendaciones por supuestas desapariciones forzadas. (…) Desde hace cuatro meses, el Cártel del Noreste ha venido desafiando y le ha ido tomando la medida al gobierno federal, cuyas fuerzas de seguridad están contenidas por el presidente López Obrador, que no deja de repetir que continuará con su estrategia de dar impunidad a los cárteles de la droga al no confrontarlos. La experiencia del culiacanazo le ha quitado credibilidad y generado sospechas sobre el porqué de su actitud laxa con criminales. Nuevo Laredo camina en la misma dirección”.

La provocación al Zócalo

Joaquín López Dóriga, Milenio: “Desde hace meses, el presidente Andrés Manuel López Obrador empezó a preparar la celebración del aniversario del inicio de la Revolución mexicana, con un evento sin antecedentes para revalorar y resignificar la conmemoración del 20 de noviembre. En el pasado, era un desfile deportivo sin deportistas que había perdido su sentido. El presidente Ernesto Zedillo lo canceló, recuperándolo Enrique Peña Nieto, con el que volvieron los esforzados burócratas a marchar disfrazados de deportistas, con tablas gimnásticas elementales, destacando únicamente la disciplina y atletismo de los elementos de las fuerzas armadas. Para este aniversario, el presidente López Obrador planeó personalmente la representación de la gran épica de México: prehispánico, Conquista, Colonia, las tres transformaciones, Independencia, Reforma y Revolución, hasta la presidencia del general Lázaro Cárdenas, en una crónica histórica, cultural, inédita, innovadora, didáctica, dinámica, artística, educativa y participativa. Lo preocupante, como derivado de la crisis legislativa que tiene paralizada a la Cámara de Diputados desde el pasado día 6, es que grupos de organizaciones campesinas que tienen sitiado San Lázaro desde hace 10 días amenazaron con irrumpir hoy en el Zócalo. No quiero ni pensar en las consecuencias de esta provocación anunciada por el dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, Álvaro López Ríos. A ese punto ha llegado la provocación que ha pasado del Ángel a Ciudad Universitaria y ahora quieren llevar al Zócalo ante el Presidente de la República y en una conmemoración a cargo de las fuerzas armadas. (…) Cuidado. Hay quienes quieren traer lo que hemos visto en las calles de Ecuador, Chile, Venezuela, Nicaragua y ahora Bolivia, lo que se tiene que impedir, porque México no es Ecuador, Chile, Venezuela, Nicaragua ni Bolivia. Ni de lejos ni todos juntos”.

Revolución, Ángeles y caballos

Salvador Camarena, El Financiero: “…Adolfo Gilly acaba de sacar El Estratega, un nuevo libro suyo sobre el general Felipe Ángeles (Editorial Era). Gilly entrega un tacho de 784 páginas donde aborda de nueva cuenta la figura del hidalguense. Ya habrá tiempo de darle el golpe a tan amplio volumen, por lo pronto, si quieren saber de caballos y la Revolución, más que escuchar corridos lean a Gilly, revisen por ejemplo Felipe Ángeles en la Revolución (Era, 2008), donde habla de los cuacos de mi general y el particular estilo de este soldado –el más romántico, el más preparado, el de más mala fortuna en la Revolución– para nombrar a sus cabalgaduras. “El general Felipe Ángeles” (…) “tenía un especial afecto por sus caballos a los cuales solía poner nombres de mariscales de Francia. Turena, como el mariscal general de los ejércitos franceses bajo Luis XIII y Luis XIV, se llamaba su caballo en la batalla de Zacatecas: ‘sobre mi Turena, que saltaba deliciosamente los muros y las anchas zanjas, fui a rogar a mi general Villa que me diera cuatro brigadas de caballería para ir a tomar Aguascalientes’”, recuerda en su relato de aquella batalla. “Sobre Turena, dejado en herencia por Ángeles cuando partió hacia Estados Unidos, cabalgaba Pancho Villa por la sierra de Chihuahua en enero de 1916, después de disuelta por él mismo, la División del Norte el 19 de diciembre de 1915. Sobre Turena seguía cabalgando a mediados de marzo de ese año por la región de Galeana, después del ataque a Columbus, eludiendo la persecución de la Expedición Punitiva. “De sus caballos habla Felipe Ángeles en sus relatos de guerra: Ney, mariscal de Napoleón, fusilado en diciembre de 1815, y Curély, general de la caballería ligera de Napoleón en Rusia, eran los nombres de sus otros caballos en Zacatecas”. Ángeles tuvo un caballo más, al que nombró “John Brown”. Es 20 de noviembre, en la espera de saber si el desfile de hoy es un éxito (ojalá) o una cosa de pena, lean a Ángeles por Gilly para saber sobre la evocación de John Brown. Ya con eso habrá valido la pena que el presidente López Obrador nos haya provocado a hablar de caballos y la Revolución. Se los prometo”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print