México en la Doctrina Estrada

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 24 de enero 2019. Venezuela: hora de definiciones; México en la Doctrina Estrada: La postura de México y su gobierno, en un conflicto que escala a cada momento en Venezuela, aunque lo distancia de sus principales socios, Estados Unidos y Canadá, y del resto de las potencias latinoamericanas, es una apuesta por la vía del diálogo y la solución política… La ruta de Villamil y la “clase media jodida”… Publicidad oficial: las reglas de AMLO.

Rayuela

Ahora resulta que defender la soberanía de Venezuela es estar del lado equivocado, pero defender a Trump y Bolsonaro es lo contrario.

Venezuela: hora de definiciones; México en la Doctrina Estrada

En El Universal, Salvador García Soto, escribe que: “la situación en Venezuela ha entrado en una etapa decisiva. Anoche se ahondaba la división y el conflicto interno, con el fortalecimiento de la oposición al régimen de Nicolás Maduro, que no sólo ganaban ayer las calles sino el reconocimiento de Estados Unidos, la Unión Europea y de la mayoría de países de Latinoamérica a la presidencia interina de Juan Guaidó. En respaldo abierto de Maduro y su presidencia se expresaban Rusia, China, Turquía, además de Bolivia y Cuba en Latinoamérica, mientras Uruguay y México se negaban a desconocer a Maduro y junto con la ONU, España y Portugal, apelaban ‘al diálogo y a buscar una solución política’ al conflicto venezolano […] Con opiniones divididas en las redes sociales y la opinión pública mexicana, la administración de Andrés Manuel López Obrador mantenía la misma posición que en el Grupo de Lima, y se desmarcaba de Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Guatemala, Perú, Ecuador, Paraguay, Costa Rica y Canadá que respaldaron de inmediato la posición de Estados Unidos y su presidente, Donald Trump […] La postura de México y su gobierno, en un conflicto que escala a cada momento en Venezuela, aunque lo distancia de sus principales socios, Estados Unidos y Canadá, y del resto de las potencias latinoamericanas, es una apuesta por la vía del diálogo y la solución política, en un escenario que hoy se ve casi imposible: que Nicolás Maduro y los opositores venezolanos quisieran sentarse a negociar una salida a una confrontación que puede desatar un conflicto civil violento, ante lo cual la diplomacia mexicana podría incluso ofrecerse para una mediación que se antoja lejana. Dependiendo del curso que tome la situación en Venezuela en las próximas horas y días, se verá si la ‘nueva política exterior’ del gobierno de López Obrador resiste su primera gran prueba […] Lo que queda claro es que Venezuela vive horas decisivas para su cuestionada democracia y el futuro inmediato de los venezolanos. Y que la situación podría alejarse cada vez más de una “salida política” y ahondar más la división y la confrontación entre los seguidores de Maduro y sus opositores, con el apoyo del bloque encabezado por Estados Unidos ¿Hasta dónde resistirá la política exterior de la 4T?”.

México y Venezuela ante el golpismo

En La Jornada, Julio Hernández López, escribe que: “Donald Trump ha marcado el ritmo y la línea. Los innegables problemas internos de Venezuela han sido potenciados para crear una desestabilización cuyo episodio con pretensiones de finiquito ha sido la creación de un encargado de la presidencia de aquella república (el autoproclamado Juan Guaidó) en sintonía con los planes de Washington, secundados con ánimo lubricante por el Grupo de Lima y, en su momento, por el peñismo ahora relevado por la administración obradorista que honrosamente se ha negado a cumplir el libreto establecido por el gobierno estadunidense. A Washington no le satisface que haya ínsulas de neutralidad que en el fondo constituyen una resistencia al avasallamiento deseado por la Casa Blanca. Dentro del espectro de regresiones que postula la administración obradorista (la restitución de los precios de garantía y de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares, Conasupo, entre otras) está la Doctrina Estrada, que el neoliberalismo político abandonó y ahora se reivindica a partir de su premisa esencial del no intervencionismo. La acometida de Trump y sus aliados contra Nicolás Maduro es un mensaje extremo de intolerancia ante los procesos internos de países latinoamericanos. El gobierno de Nicolás Maduro ha cometido errores y excesos, carente de la habilidad política y el carisma de Hugo Chávez, pero resulta indefendible que el garrote estadunidense pretenda reactivar sus históricas políticas de intervencionismo y golpismo. En esa suerte, aunque hoy la histeria promovida por los grandes medios de comunicación convenza acríticamente a muchos respecto de la maldad del gobierno de Maduro, corre también la suerte del proceso mexicano encabezado por Andrés Manuel López Obrador: todo aquel que se opone a las líneas generales de la política de Washington y los grandes capitales, termina por ser llevado a escenarios de conflicto inducido. Por ello, el actual gobierno federal se mantiene en su posición original: respeto al gobierno de Nicolás Maduro”.

La ruta de Villamil y la “clase media jodida”

En El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “con un trato rudo, e incluso intimidatorio, el presidente del Sistema Público de Radiodifusión (SPR), Armando Carrillo Lavat, fue prácticamente obligado a renunciar al cargo que debía ocupar hasta el mes de octubre, nos comentan. Don Armando, nos relatan, fue convocado a Palacio Nacional y luego de darse cuenta de que iban por su puesto a cualquier costo, acabó por decir que él no opondría resistencia y firmó su renuncia. Ayer mismo se anunció la designación al frente del SPR del periodista y analista en materia de medios de comunicación Jenaro Villamil, quien a solo unos minutos de ser designado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, se convirtió en tendencia en redes y medios tradicionales al asegurar que su gestión en el SPR tiene el objetivo de lograr una coordinación plena… que le apueste a la inteligencia de las audiencias. Ya no más una televisión para una clase media jodida, que no va a salir de jodida, “como dijo un clásico”. ¿Es decir que la apuesta anterior era por audiencias no inteligentes y que la televisión pública se hacía para una clase media jodida? Vaya raspón que el nuevo funcionario público le dio a los medios públicos anteriores a la Cuarta Transformación”.

Publicidad oficial: las reglas de AMLO

Salvador Camarena, en El Financiero, escribe que: “Hace tiempo que el Estado mexicano carece de reglas claras y justas para la asignación de la pauta publicitaria de los gobiernos y otros organismos públicos. En estos momentos vivimos en un limbo, creado luego de que el Congreso de Unión que despedimos en agosto pasado incurrió en una farsa, al hacer como que cumplía con un mandato de la Corte, que a su vez exhibió al Legislativo porque desde 2014 estaba en falta de su obligación de expedir una ley que regulara el gasto en publicidad oficial. Ante la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de fecha de noviembre de 2017, los integrantes de la pasada Legislatura entonaron a la perfección aquello de acátese pero no se cumpla: en la primavera pasada expidieron una nueva ley, sí, pero que dejaba intacta la discrecionalidad del gobierno para decidir a quién sí y a quién no le da publicidad. Y tras ello, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha recurrido a la SCJN para que exija al Congreso que legisle de manera que sí se garantice el derecho a la información y a la libertad de expresión. En paralelo a todo lo anterior, Andrés Manuel López Obrador ganó la elección de julio y con ello se abrió la posibilidad de que el gobierno que ha prometido un cambio de régimen fuera más allá de las vaguedades de la ley vigente y presentara a los mexicanos unos criterios claros sobre cómo ha de gastar ese presupuesto, que para este año de austeridad alcanza los 4,200 millones de pesos. Ayer el Presidente de la República dio en la conferencia matutina un esbozo de cómo entiende su responsabilidad de generar condiciones para el ejercicio de la libertad de prensa y qué criterios aplicará para asignar el presupuesto publicitario. Vale la pena la trascripción de lo que dijo el Presidente este miércoles. Los subrayados son míos: -Se termina la subvención, ya no va a haber el llamado ‘chayote’, se acaba el soborno a medios y a periodistas. -Vamos a transparentar lo que tiene que ver con la publicidad del gobierno. -Ese dinero se va a utilizar para la publicidad del gobierno y se va a transparentar para que todos sepan cómo se está distribuyendo ese recurso. Con qué criterios: -Tiene que ver, desde luego, el alcance que tengan los medios. -La independencia de los medios, que sean medios autónomos, independientes, no sólo del gobierno, sino también de grupos de intereses creados. -Tendrá que ver con la dimensión social de los medios. -Tendrá que ver, también, si son medios de empresas o de profesionales del periodismo. En fin. Una serie de factores que se tendrán que tomar en consideración. -Decirles que lo de la publicidad de gobierno no es un favor a los medios, es que los medios, sean públicos o sean privados, tienen una función social; son entidades de interés público, porque informan. Entonces, tenemos también nosotros, en el Estado, la obligación de apoyar que no se cierren los medios, ayudar. (…) De lo que dijo ayer AMLO es importante destacar que refrenda un compromiso de transparencia, su entendimiento del rol que juega la prensa en una democracia, y de lo importante de crear condiciones para que subsistan medios diversos. Pero hay cosas menos claras: qué entender cuando el presidente dice que para asignar ese presupuesto se tendrá en cuenta la independencia de un medio de “grupos de intereses creados”, o cómo va a medir el gobierno la “dimensión social” de un medio, o quién va a definir si un medio es de “profesionales” o de “de empresas”. Va a estar medio canijo. Pero sin duda las reglas esbozadas por AMLO son un excelente punto de partida para retomar la discusión sobre qué hacer con la publicidad oficial. Veremos qué tanto la voluntad presidencial se traduce en avance democrático. O no”.

¿Estamos en guerra?

Raymundo Rivapalacio, escribe en El Financiero, lo siguiente: “El formato de una conferencia de prensa donde diariamente habla con su tono monótono y largas pausas, acompañadas de su discurso descontextualizado y con medias abstracciones, impidió dar total dimensión a lo que dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, el martes pasado. El gobierno, como lo describió, está en guerra contra el crimen organizado. Lo dejó ver al revelar que el lunes hubo sabotajes a la mayoría de los ductos de Pemex, que lograron ser neutralizados por la rápida acción de los trabajadores de Pemex. ¿Qué significa esto? En primer lugar, si existió un ataque a todos los ductos en el país, plantear que hubo una acción coordinada de los cárteles mexicanos, que están involucrados en el robo de combustible, es más que una conjetura. Es cierto que pudo haberse tratado de una coincidencia, pero dada la escala del ataque que se sufrió, en el contexto en el que suman días de sabotajes salteados en el centro del país, la hipótesis de una embestida concertada habría que revisarla. En segundo lugar, si los trabajadores de Pemex actuaron rápidamente para neutralizar los sabotajes, significa que se encuentran en estado de alerta máxima, pues, de otra forma, no podrían haber reaccionado con la prontitud suficiente para impedir el sabotaje. Los trabajadores de Pemex no están actuando solos, cuentan con el respaldo y la protección permanente del Ejército y la Policía Federal. La falta de información tras lo que dice el Presidente no permite tener en cierto nada, salvo trazar las líneas generales de lo que está sucediendo en este país, donde la cruzada contra el huachicol, que afecta un negocio que el año pasado generó siete millones de dólares por hora –seis veces más que el intercambio comercial fronterizo entre México y Estados Unidos–, ha generado reacciones. Pero precisamente en este punto es donde se necesitan clarificaciones, porque hay contradicciones entre lo que dice el Presidente y la dialéctica de los cárteles de la droga, que tienen en el huachicol un redituable negocio alterno. (…) La guerra contra el crimen organizado lanzada por el presidente López Obrador es muy opaca en este momento y necesita clarificaciones. El punto de partida es el desdoblamiento de lo que dijo el martes en Palacio Nacional. Necesitamos saberlo para entender el tipo de guerra que enfrentaremos los mexicanos, si es frontal contra las bandas criminales, o si es aquella indispensable para construir consenso para gobernar”.

Bolsonaro, de campaña en Davos

Luis Miguel González, escribe en El Economista lo siguiente: “En las calles de Davos, la temperatura era menos 6 grados a mediodía. En el Congress Center todo estaba climatizado pero Jair Bolsonaro no se quitó el abrigo. Estaba tenso. El presidente brasileño quería generar una buena impresión en su primer comparecencia ante la élite global de Davos. El reto era doble: borrar la mala percepción que dejaron los mensajes más extremos de su campaña y convencer a los hombres de negocios de que tiene un plan económico para regresar a Brasil a la senda del crecimiento. “Recibí un país en crisis y debo hacer grandes cambios”, fue una de las primeras frases de su conferencia. La oración está escrita para producir un efecto, pero Bolsonaro no es un gran orador. Su lenguaje corporal es rígido, como el de un soldado. Su voz es fuerte, pero monótona. “Heredé un problema de corrupción tremendo. Estoy comprometido a erradicarla. Por eso he nombrado a Sergio Moro como ministro de Justicia”. Moro es el juez que condujo al expresidente Lula a la prisión. Está en el Foro Económico Mundial, como parte de una numerosa delegación brasileña, junto con otros ministros, empresarios y periodistas. El número dos de la delegación brasileña es Paulo Roberto Nunes Guedes, el superministro de Hacienda y Economía. Un economista de la Universidad de Chicago que también tuvo una agenda muy activa en el Foro de Davos. Brasil mejorará dramáticamente su posición en el ranking de Doing Business, prometió Paulo Nunes en un desayuno con inversionistas, en un hotel cerca del Centro de Congresos. El ministro fue muy vehemente: “no será fácil mejorar porque estamos casi en la posición 150, más o menos como si fuéramos Sudán… recibimos un desastre”, dijo Guedes, a puerta cerrada. ¿Cómo le hará, cuáles son sus primeras medidas de política económica? Le pregunta al presidente el profesor Klaus Schwab, presidente del WEF 2019. Bolsonaro reitera su compromiso de hacer privatizaciones y promete una apertura económica sin precedentes. Brasil es un país caracterizado por el proteccionismo, más enfocado a proteger un gigantesco mercado interno que a impulsar las exportaciones. El mandatario habla de entrar a la OCDE y reforzar la Organización Mundial de Comercio. El auditorio principal del Centro de Congresos está lleno, porque hay un interés enorme por ver de cerca a Jair Bolsonaro y palpar si es cierto lo que se dice de él. Él no se sale del guión, que es otra forma de no quitarse el abrigo. No improvisa. Consulta sus tarjetas permanentemente. Un par de veces irrumpe en el escenario su asistente, un militar que le ayuda a localizar una tarjeta y a colocar el micrófono. Habla de sus planes por relanzar la agricultura y argumenta que en Brasil un tercio del territorio está protegido, pero sólo 9% tiene uso agrícola. No dice una palabra de la tasa de deforestación reciente, ni de sus planes de abrir la explotación en una parte mayor de la selva amazónica. Es uno de los peores momentos de su intervención, porque confirma los temores de la audiencia de su actitud antiecológica. Bolsonaro estaba muy preparado, pero nadie le explicó que el WEF se ha convertido en un activista del medio ambiente. Nadie le dijo que, una hora antes de él, en el mismo auditorio, estuvo el príncipe William de Inglaterra conversando con el maravilloso David Attenborough sobre el impacto que la humanidad tiene sobre el medio ambiente”.

Mañana será ya tarde, Presidente

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “las decisiones importantes me remiten al Metro, donde no sirve gritar ‘¡suben…!’ o ‘¡bajan!’ cuando el convoy arrancó. Hoy, Andrés Manuel López Obrador tiene aún la magnífica oportunidad, no de ‘reconocer’ al gobierno de Juan Guaidó, sino de al menos desconocer el que detenta Nicolás Maduro. Esgrimir la Doctrina Estrada implica violar los compromisos internos e internacionales que México tiene con la defensa de los derechos humanos. Aferrarse a la no intervención, la autodeterminación de los pueblos y la solución pacífica de las controversias parece bien, pero solo lo parece, porque en distintas ocasiones se ha intervenido directa o indirectamente […] De Nicolás Maduro se sabe bien de su corrosivo desequilibrio; que el golpista Hugo Chávez lo designó sucesor; que habla con pajaritos; que afirma que viajó al futuro (¡y regresó!); que su ejército mantiene sometidos a los venezolanos, quienes viven su peor crisis humanitaria; que su régimen ha perseguido, encarcelado y asesinado a centenares de disidentes; que desconoció a la asamblea nacional constitucional por haber en ella una mayoría opositora y montó una a modo para intentar legitimarse, y que viola de manera consuetudinaria las garantías de los ciudadanos. Es un pobre diablo, pero también un golpista ‘civil’. A principios de 2000, en plática con algunos periodistas, Vicente Fox comentó que no veía problema en permitir que los Monos Blancos de Italia marcharan a la capital con los zapatistas de Marcos. Carmen Aristegui le recordó que los extranjeros no pueden participar en asuntos mexicanos y él replicó: “Ese es un cuento”. Yo le dije que el “cuento” estaba en la Constitución, pero no se amilanó. Respondió que en la Carta Magna “hay muchas cosas”, entre éstas la de las garantías individuales y sociales y que, puesto a elegir, optaba por la libertad, hasta de que los extranjeros se manifestaran en aquella caravana. Maduro es un pobre, pero peligroso tirano. Entre la Doctrina Estrada y los derechos humanos de los venezolanos México debe optar. Es mejor hacerlo ya que esperar a que en esa nación haya un baño más de sangre”.

Lo insostenible

En Excélsior, Yuriria Sierra, escribe que: “’en cumplimiento de mis funciones, que juré frente al pueblo, de respetar y hacer respetar la independencia, la soberanía y la paz de la República, he decidido romper relaciones diplomáticas con el gobierno imperialista de Estados Unidos. ¡Se van de Venezuela!…’, así fue como Nicolás Maduro rompió relaciones con EU. Aunque esto lo dijo momentos después de que tanto éste y más de una decena de países desconocieran su gobierno y tendieran la mano a Juan Guaidó, jurado como interino. Decenas de países que se le adelantaron. Tal como lo hicieron millones de venezolanos que salieron a las calles […] Ciudadanos que defendieron a su país de Maduro, quien acaba de iniciar un segundo mandato tras una elección a modo, que incluso instauró su propia Asamblea, que ha sido capaz de detener a opositores, de violar los derechos humanos más elementales […] Ese que ha nacionalizado medios para que los medios le aplaudan. Ese que convirtió a una de las naciones más ricas de la región, en la pedigüeña, en la rota por dentro y en todas sus esquinas […] ese que enloda y ensangrenta el nombre del pobre Simón Bolívar. Y hoy casi un continente entero en su contra. Canadá, Brasil, Colombia, Guatemala, Perú, Costa Rica, Argentina, Paraguay, Chile. Casi, porque hubo quienes se expresaron a su favor, como Cuba y Bolivia. Ambos países respaldaron a su ‘hermano revolucionario’. Tal como lo hicieron Turquía y Rusia, dos países donde, al igual que en Venezuela, hay amplia documentación de las constantes violaciones a los derechos humanos. Por eso importa la postura de México, por eso era necesario que nuestro país decidiera cuál era el camino, cuando nuestros vecinos continentales anunciaban su rechazo a un régimen como el venezolano, ¿de qué lado se colocaría México? […] México tiene que lanzar ya su proyecto de mediación, porque de otra forma quedará como un gobierno alcahuete de uno de los mandatarios que quedará con peor registro en la historia reciente de la humanidad […] La gran amenaza hoy es la respuesta de Maduro, no sólo por el rompimiento de relaciones con EU, sino porque el gobierno de Trump reiteró que todas las alternativas están puestas sobre la mesa, para ayudar a Venezuela a terminar con el régimen de Maduro. Desde el diálogo, hoy ya prácticamente descartado, hasta ¿la intervención? Por eso importa que México fije una postura que vaya mucho más allá de la sutileza. La Doctrina Estrada no tiene cabida en una coyuntura en que los derechos humanos de millones de personas han sido constantemente violentados. Así lo decía su spot de campaña: hoy, la realidad le exige al gobierno si quiere o no estar del ‘lado correcto de la Historia’”.

Roma e innovación

En Reforma, Sergio Sarmiento, escribe acerca de cómo las nominaciones de la cinta mexicana Roma, de Alfonso Cuarón, podría sentar un precedente en la entrega de los Óscares, especialmente al ser la primera cinta producida por una plataforma de streaming en competir por la categoría de mejor película: “Sir David Attenborough, un científico […] presentó en una sesión plenaria del Foro Económico Mundial unos fragmentos de la serie de documentales Our Planet que se divulgará al público por Netflix […] El documental tendría garantizado el Óscar para mejor documental en 2020 de no ser porque, al parecer, solo se exhibirá en Netflix y las reglas del Óscar exigen una exhibición previa en salas cinematográficas. Roma, la película de Alfonso Cuarón, hoy multinominada al Óscar, se encontraba en una situación similar. La cinta fue producida por Netflix, pero para lograr que calificara para el Óscar fue exhibida primero en unas cuantas salas cinematográficas. Debido a que estaría en Netflix semanas después, las cadenas comerciales más importantes, entre ellas Cinemex y Cinépolis en México, no la presentaron; pero las exhibiciones en salas independientes permitieron que Roma pudiera calificar para los premios. Las reglas para los Óscar son un intento de las empresas que tradicionalmente han dominado el mercado cinematográfico por mantener un monopolio […] Las nominaciones para Roma son importantes, no solo porque esta es una película de un realizador mexicano, y los mexicanos han dominado los premios en los últimos años, sino porque representa un ingreso formal de una película producida por Netflix a los premios, aunque sea por la puerta trasera de una exhibición limitada en salas cinematográficas […] El éxito de Roma en nominaciones y premios es importante porque revela que Netflix puede producir películas y documentales de gran calidad. Los esfuerzos de las productoras y distribuidoras tradicionales por cerrarle el paso están condenados al fracaso. Son como los intentos de los taxistas tradicionales por impedir el ingreso de empresas como Uber y Cabify. Recuerdan los esfuerzos de los conductores de carruajes de caballos por prohibir los automóviles de motor”.

El programa social de AMLO que es kryptonita para el PRI

En El Universal, Carlos Loret de Mola, escribe lo siguiente: “el colmo del PRI es que puede todavía reducirse más. Y uno de los más recientes anuncios del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador significa un misil que impacta en uno de los cimientos de este partido político. ¿Por qué? Ahí va la explicación: Desde la campaña, se desató una fuerte polémica cuando el entonces candidato de Morena anunció que echaría a andar un programa de apoyo a agricultores consistente en revivir los “precios de garantía”, es decir, que el gobierno garantice a los productores del campo un precio mínimo para sus cosechas; un gran subsidio, pues. De inmediato, le recordaron que ese programa, que estuvo vigente por décadas el siglo pasado, terminó en fracaso, desabasto, un boquete en las finanzas públicas y corrupción. La promesa de campaña generó también desconfianza en los mercados financieros y el candidato puntero pareció matizar, incluso rectificar, pero como con el aeropuerto, nomás pasó un poquito de tiempo y tras la victoria electoral, regresó al mismo discurso: los precios de garantía van […] al interior del gabinete económico hubo fricciones cuando sus funcionarios explicaron al primer mandatario que un programa generalizado de precios de garantía desfondaría el presupuesto del gobierno y casi no quedaría dinero para nada. No pocos roces después, se anunció el programa: quedó con una partida de 6 mil millones de pesos, monto muy chiquito, nada dañino para el presupuesto. No se garantizarán los precios de todos los cultivos, sino solo cuatro. Así planteado, no generará ningún impacto económico relevante. Pero sí será un misil político que debilitará aún más al PRI porque seducirá a una población que nutre uno de sus tradicionales ‘sectores’: la Confederación Nacional Campesina, la CNC […] Mientras vemos los efectos políticos, habrá que observar también cómo reaccionan otros productores del campo a quienes no les beneficia el programa. ¿Qué van a decir los campesinos de otros cultivos no incluidos en la lista de cuatro, o los que tienen un poquito más de esas hectáreas? ¿Qué pasará si se empiezan a manifestar, a bloquear carreteras, a exigir que se les considere? ¿Se ensanchará más y más el presupuesto de este programa al grado de ya no ser chiquito y sí tener un efecto disruptivo de graves consecuencias en la economía, como en el pasado? Veremos”.

AMLO vs. Alfaro y Aureoles

En Milenio, Carlos Puig, escribe que: “ayer, el Presidente se refirió a dos gobernadores de partidos diferentes al suyo que han exigido, desde hace semanas, otro trato desde la Federación: Enrique Alfaro y Silvano Aureoles. En la mañanera se refirió a ambos mandatarios estatales. Un día antes, Enrique Alfaro había acusado a Pemex de incumplir compromisos y de tener a Jalisco en una crisis seria. El Presidente dijo ayer: “Sí, ya lo dije, o sea, lo expliqué, lo vengo explicando. Ayer creo que les dije que nos sacaron cuatro veces el ducto de Salamanca a Guadalajara, cuatro veces. Entonces a pesar de eso ha ido mejorando el abasto a Jalisco. Pero el ciudadano gobernador está dando entrevistas diciendo lo contrario. Está en todo su derecho, pero yo también tengo el derecho a no caer en ninguna provocación”. Silvano Aureoles había dicho que el bloqueo de las vías de tren de Lázaro Cárdenas por parte de la CNTE por falta de pago, que ha causado pérdidas millonarias, según todas las cámaras empresariales, era responsabilidad del gobierno. El Presidente ofreció un préstamo […] Alfaro contestó inmediatamente en una serie de tuits: ‘Mientras el presidente dice que el desabasto de combustible en Jalisco es pura publicidad, este es el tamaño de la crisis que se vive en el estado. Sin polémica, con mucha seriedad, con datos y de frente’. Después de listar varios municipios y sus afectaciones pidió: ‘Por favor, lean esto. ¿Debemos quedarnos callados? ¿Tenemos que aceptar que Pemex no diga una sola palabra? ¿En serio creen que el gobernador de Jalisco no debe decir nada?’. Aureoles también le contestó al Presidente, pero en unas horas anunció que ya había aceptado el adelanto. Le duró poco el coraje. El arreglo federal en la 4T”.

La “arriesgada apuesta” de AMLO

Excélsior, Francisco Garfías, escribe que: “muy crítico fue el ombudsman Nacional, Luis Raúl González Pérez, al referirse a distintos anuncios del presidente López Obrador, relacionados con las Fuerzas Armadas. El defensor nacional de los derechos humanos sostiene que es una ‘apuesta arriesgada’ convertir a los militares en desarrolladores de departamentos de lujo en terrenos del Ejército en Santa Fe, y constructores de obra pública, en Santa Lucía. Ve arriesgado también que se les otorgue el monopolio del uso legítimo de la fuerza, una vez que se encarguen, oficialmente, de mantener la seguridad pública del país […] Al presentar su informe de actividades 2018 ante la Comisión Permanente del Congreso, en el Salón Verde del Palacio Legislativo de San Lázaro, el ombudsman alertó sobre potenciales riesgos que nos acechan. Y no habló, precisamente, para complacer al jefe del Ejecutivo […] González Pérez no bajó, tono al referirse a la Guardia Nacional que, evidentemente, no le gusta, ni con un mando administrativo civil. Dice que es una respuesta ‘imparcial, incompleta, sesgada’ a la violencia e inseguridad […] Los legisladores de la mayoría presidencial no le aplaudieron a González Pérez. No con esa crítica visión de los anuncios de AMLO. Los aplausos se oyeron en las curules de la oposición. El reconocimiento a su labor se hizo, principalmente, en los discursos de priistas, perredistas, verdes y emecistas. En la Cámara de Diputados andaba Yeidckol Polevnsky, presidenta de Morena. Le preguntamos sobre las advertencias del ombudsman. ‘No me parece una apuesta arriesgada. Todo lo contrario. Menos si lo manejan profesionales, gente capacitada, preparada para resolver’”.

Protestas venezolanas

Milenio, Trascendió, asegura que: “el videomensaje del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, llamando a los venezolanos a protestar contra Nicolás Maduro, y la autoproclamación ayer del líder cameral, Juan Guaidó, como ‘presidente interino’, revivieron una toma de posiciones propia de la guerra fría. Con excepción de México, Bolivia, Cuba y Uruguay, los líderes de América y el de la OEA cerraron filas contra el gobernante chavista, quien tuvo el respaldo inequívoco del ruso Vladímir Putin y el turco Tayyip Erdoğan, mientras que la Unión Europea se mantuvo neutral. Anoche, por lo pronto, ya había 13 muertos y como en aquellos años, es previsible que los militares definan para dónde se inclinará la balanza”.

Se bajan del barco

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “con Janine Otálora van cuatro (y podrían ser cinco) altos funcionarios que deciden dejar sus cargos, casualmente, después de que se concretó el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial. La renuncia de la magistrada como presidenta del Tribunal Electoral se suma a las de Juan Carlos Zepeda, de la Comisión Nacional de Hidrocarburos; y de los integrantes de la Comisión Reguladora de Energía: Marcelino Madrigal y Neus Peniche; se dice que también se iría Montserrat Ramiro, aunque ella misma ha negado tal versión. Por si fuera poco, como subgobernador del Banxico fue nombrado un incondicional de AMLO: Gerardo Esquivel, esposo de la actual secretaria de Economía. Uno de los aspectos más preocupantes de la renuncia de Otálora es que, hasta donde se sabe, se da a raíz de las presiones que sufrió luego de que el Trife le otorgó el triunfo a Martha Érika Alonso en los comicios poblanos. El propio López Obrador, ya siendo presidente constitucional, se lanzó durísimo contra los magistrados, al calificar de “antidemocrática” su decisión. A partir de ahí vino un incesante golpeteo interno encabezado por el magistrado José Luis Vargas Valdez, quien sin mucho recato exigió la dimisión de la presidenta y anunció denuncias en su contra. Finalmente ayer Otálora se hizo a un lado, lo que confirma que desde el Ejecutivo hay una fuerte presión hacia los organismos autónomos, a fin de eliminar los contrapesos al señor presidente”.

Apoyo

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, y Luisa María Alcalde Luján, secretaria del Trabajo y Previsión Social, suscribieron un convenio de colaboración que permitirá integrar a la institución a más de mil becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro. Durazo expresó que “si no atendemos los problemas de violencia desde sus causas nunca podremos resolverlos”, destacó la importancia de sumarse a este gran esfuerzo en favor de los jóvenes. El objetivo es integrar a los jóvenes al mercado laboral, por medio de los programas de capacitación. De acuerdo con información publicada por el Observatorio Laboral, el ingreso promedio mensual de las personas del sector agricultura es de tres mil 670 pesos, la beca será de tres mil 600 pesos al mes. Bien”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print