Moody’s le pone serenidad… y el manto protector a EPN

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 01 de noviembre de 2018. Moody’s le pone serenidad: La cancelación de un proyecto de infraestructura importante, por más relevante que sea, no puede detonar una crisis. Manto protector a EPN: Eduardo Medina-Mora Icaza constituye el ejemplo más contundente y escandaloso de la distorsión facciosa de los sitiales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación… AMLO: aquí mando yo.

Rayuela

Ciudad de México es y será una Ciudad Refugio. Es una urbe tan enorme como solidaria. Será la casa de la migrante caravana.

Manto protector a EPN

En La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe que: “Eduardo Medina-Mora Icaza constituye el ejemplo más contundente y escandaloso de la distorsión facciosa de los sitiales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación […] Medina-Mora ha servido a los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto […] En particular resalta la relación de Eduardo Medina-Mora con quien está por dejar Los Pinos. Medina-Mora fue protector de Yéssica Lamadrid Téllez, con quien Peña Nieto, siendo mandatario mexiquense, tuvo un hijo, Luis Enrique, que murió siendo niño debido a una enfermedad terminal. A pesar de que es una versión ampliamente difundida, Medina-Mora ha negado ser compadre de Peña Nieto, en virtud de haber llevado a bautizar al pequeño Luis Enrique […] El amigo Medina-Mora ha tendido un manto de protección a Peña Nieto y funcionarios del gabinete federal para evitar que desde Chihuahua puedan ser tocados por esas investigaciones. Además, en lo que ya ha sido llamado un amparo buscador, la consejería jurídica de Los Pinos pretende saber si en las investigaciones y en la documentación del caso, realizadas en el estado norteño, se menciona o involucra al propio Peña Nieto o a algún otro servidor público del actual primer nivel. Desde el fuero común, que es el perteneciente a los estados, se tendría que informar a una agencia del Ministerio Público Federal si hubiera tal involucramiento, para solicitar que se giren órdenes de aprehensión. El agradecido ministro Medina-Mora, con una resolución sobre el tema, protege y ayuda a los probables implicados. Para eso son los amigos”.

Moody’s le pone serenidad

Enrique Quintana, en El Financiero, escribe acerca de la reacción de Moodys respecto a la decisión de López Obrador: “Cuando una de las principales agencias calificadoras del mundo, Moody’s, convoca a una conferencia, en el contexto que vivíamos ayer, muchos pensábamos que se trataba de la puntilla para nuestro peso. Se especulaba que quizás se iba a anunciar que la deuda mexicana sería puesta nuevamente en perspectiva negativa luego de que en abril se pasó de negativa a estable. El dólar interbancario ya había llegado a 20.47 y en los bancos estaba a 20.75 pesos, así que parecía que una acción de Moody’s podría llevarlo a 21 pesos fácilmente. Pero, las cosas fueron diferentes. En lugar de una degradación de la perspectiva de los bonos mexicanos, la calificadora ratificó la calificación y su percepción de mediano plazo. Desde luego, Jaime Reusche, quizás el experto más influyente de la calificadora respecto a México, señaló que la cancelación del proyecto del aeropuerto era una muy mala noticia para las inversiones, pues abre una etapa de incertidumbre. Sin embargo, un cambio en la calificación de riesgo, a su juicio, necesitaba más que ese hecho. La atención, en el futuro, estará puesta esencialmente en los temas fiscales. Ellos serán los realmente determinantes del riesgo de la deuda pública en México. Y luego de que se emitió ese juicio, se detuvo la depreciación de nuestra moneda frente al dólar, que al final regresó a niveles de 20.31 pesos la tarde de ayer, es decir, 16 centavos menos que el máximo de unas horas antes. Como le comentamos reiteradamente aquí, la cancelación de un proyecto de infraestructura importante, por más relevante que sea, no puede detonar una crisis. Lo que realmente movió a los mercados fue el temor de que venga un gobierno que tome decisiones ideológicas, que las legitime a través de consultas y que desestime el impacto económico que puedan tener. Esa es la razón por la que el dólar se encareció en casi 5 por ciento en lo que llevamos de esta semana. Pero, esos hechos definen también una ruta para remediar las cosas. Si AMLO y su equipo logran convencer a inversionistas y empresarios de que este no va a ser un patrón recurrente; si le creen a Carlos Urzúa en su señalamiento de que el Presupuesto de 2019 contendrá un superávit primario de 0.8 por ciento del PIB, entonces quizás veamos que las aguas realmente se calmen y que los ánimos se serenen… aunque dudo que el dólar baje de 20 pesos en el corto plazo. Moody’s dio una lección de madurez, porque en lugar de sumarse a las descalificaciones prefirió esperar. Mucho ayudaría al país que hubiera esta actitud serena y objetiva. Cuando se observan redes sociales, o las opiniones de actores económicos relevantes, se nota la carga de subjetividad que siempre provoca AMLO. Por un lado, están sus detractores que le van a cuestionar hasta la manera en la que viste o el tono de su voz; y del otro lado, están sus apologistas, que van a apoyarlo, con independencia de que pueda proponer medidas irracionales. Necesitamos partidarios críticos, que lo defiendan en función de la racionalidad de sus acciones y críticos que –como Moody’s– puedan ponderar sus juicios. Es difícil mantener la cordura en tiempos de encono, pero más nos vale que lo hagamos”.

Con AMLO puntero y su futuro en un hilo, el NAIM repartió a medios y contrató 22 mil millones más

Daniela Barragán, en SinEmbargo, escribe que el Grupo Aeroportuario de México no atendió al contexto en razón del manejo de los recursos de la obra en el NAIM: “En septiembre de 2017, las encuestas presidenciales comenzaron a mostrar la tendencia del resultado que se concretaría el 1 julio de 2018, 10 meses después. Aunque aún no estaba lista la terna final de candidatos, Andrés Manuel López Obrador ya era el puntero en las preferencias. Fue justo en septiembre cuando se colocó en la agenda el tema de la obra pública con motivo de la reconstrucción por los sismos y porque López Obrador insistió en que, de ganar la Presidencia, cancelaría la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. A partir de septiembre de 2017, y conforme se acercaba la fecha de la elección, el lugar de AMLO en las encuestas y su promesa de cancelar la obra de infraestructura más importante de Enrique Peña Nieto se fueron consolidando. A la par, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México continuó con sus actividades y reforzó la contratación de bienes y servicios para el NAIM así como sus campañas de propaganda en medios de comunicación”.

No hubo NAIM, pero sí hay pagos irregulares: andan perdidos 311 millones, advierte la Auditoría

Del mismo modo, en la Unidad de Datos de SinEmbargo, Daniela Barragán, expone los hallazgos de la Auditoría de la Federación respecto a pagos indebidos en el Aeropuerto: “De acuerdo con los resultados de la revisión de la Cuenta Pública de 2017 realizada por la Auditoría Superior de la Federación, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) tuvo inconsistencias en las erogaciones del Fondo Nacional de Infraestructura, en la construcción de la Barda Perimetral, en la limpieza, nivelación e instrumentación geotécnica de la Pista 6, en la conservación de caminos provisionales, en la carga, acarreo y descarga de tezontle y en los trabajos relativos a los Pilotes para la Torre de Control, Edificio Terminal y el Centro de Transporte Terrestre Intermodal. Hoy, la obra está cancelada. El nuevo gobierno, que aún no entra en funciones, organizó una consulta en la que se votó en contra del Nuevo Aeropuerto y lo confirmó Andrés Manuel López Obrador. El GACM por su parte dijo que las obras continuarán hasta el 30 de noviembre, que será el último día de funciones de la administración de Peña Nieto. Mientras, hay dinero que aún falta por sustentar”.

AMLO: aquí mando yo

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero sobre la forma en la que debemos analizar los mensajes y postura de López Obrador: “En el México de la democracia no se había vivido un enfrentamiento entre dos poderes, el constitucional, a cargo del Presidente de la República, y el fáctico de los empresarios. A principio de los 70 se enfrentó el Grupo Monterrey con el presidente Luis Echeverría, un choque ideológico entre dos visiones de país, y, en 1976, contra los agroindustriales de Sonora y Sinaloa. En 1982 fue el presidente José López Portillo quien incendió la pradera al expropiar la banca durante su último Informe de Gobierno, ante el azoro y la indignación de los empresarios. Desde entonces, sucesivos presidentes llevaron la fiesta en paz, hasta Enrique Peña Nieto, que pagó alto el desdén por el sector privado. El presidente Carlos Salinas renovó las élites empresariales mediante la apertura de la economía y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, y su sucesor, Ernesto Zedillo, recicló a la misma clase mediante rescates bancarios y carreteros. Los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón no alteraron aquella nueva clase empresarial, que pensó que seguiría haciendo las cosas como hasta entonces, en el gobierno de Peña Nieto. El Presidente, por diseño, cambió los términos de la relación con las cúpulas empresariales, cortó el acceso que tenían en Los Pinos y el derecho de picaporte gozado por cuatro sexenios consecutivos. Los empresarios reaccionaron contra Peña Nieto, agraviados además por la Reforma Fiscal. Como consecuencia del choque, financiaron ONG para medir la falta de eficiencia del gobierno y la corrupción. Cuando estalló el escándalo de la casa blanca, fueron ellos quienes amplificaron las críticas contra Peña Nieto y detonaron el apoyo de millones a Andrés Manuel López Obrador en la contienda presidencial, contra quienes, paradójicamente, varios se enfrentaron. Aunque hubo acercamientos posteriores a la elección para limar asperezas, la relación era frágil. La decisión sobre la cancelación de Texcoco como asiento del nuevo aeropuerto, mostró esa fragilidad al provocar un enfrentamiento como no se veía en décadas. López Obrador fue muy claro. El poder es indivisible; no se comparte. El poder económico es uno, pero en México, el mandato de las urnas lo tiene él; por tanto, quien manda es él y nadie más. El manotazo sobre la mesa es muy relevante. Si otros presidentes enfrentaron el desafío del poder económico, López Obrador no está dispuesto a entrar en esa disputa porque lo que está en juego es su proyecto de Nación. (…) Todo este sistema (el que conocemos) se encuentra en convulsión. La crisis, se apuntó en Buttonwood, provocó un giro decisivo de la globalización al nacionalismo económico. “Quizás no nos encaminemos a la pesadilla totalitaria dibujada por George Orwell en 1984, pero podemos estar moviéndonos hacia el modelo romano bajo el cual, en teoría, el sistema permitía la expresión popular, pero en la práctica se daba el control de los ricos. Las masas eran felices con el ‘pan y el circo’, cuyo equivalente moderno son la comida basura y los reality shows”, concluyó. ¿En qué fase se encuentra López Obrador? Como otros exponentes del nacionalismo económico emergente, en el cambio de paradigma, traducido por él como el cambio de régimen. Hay que escucharlo con atención. Sus palabras son claras y firmes. No veamos a México para entenderlo, sino a otras naciones como Hungría o Turquía, y trabajemos para construir una sociedad que camine hacia estadios más igualitarios sin que el camino se tenga que construir, como en esas naciones, con ladrillos autoritarios”.

Las señales de López Obrador

Las actitudes y señales que ha mostrado recientemente Andrés Manuel López Obrador hacen pensar a más de uno que durante su administración todos deberán someterse a su voluntad, o al menos así lo hace ver el próximo Presidente, especialmente luego de la reunión que sostuvo con os de los inversores del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Parece ser que López Obrador pretende dejar claro que él es quien manda y que todos deben someterse a sus designios. En El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe que: “a la decisión de cancelar el aeropuerto de Texcoco, el presidente electo López Obrador le dio enorme relevancia como mensaje político de lo que será su gobierno. No sólo está mandando señales de que el poder político estará por encima de los intereses económicos privados, está dejando sentir que todo se tiene que someter a la voluntad del presidente. Tres muy claras: 1.— La consulta, que hoy ya muchos consideran irrelevante, es la primera señal ominosa: no se trata de que ‘tuvo errores pero es perfectible’ ni de que ‘antes no preguntaban, es preferible así’. No, es clarísimo: no fue una consulta. Fue una maniobra política pensada, planeada y ejecutada para dar el resultado que quería el presidente electo […] 2.— Dice respetar la libertad de expresión, pero a quien la ejerza y lo critique, lo descalifica, lo acusa de ser corrupto, tener intereses, ser conservador o cualquier otra cosa que rinde su prolífica imaginación […] 3.— Tomada la decisión de cancelar Texcoco, también generaliza en sus acusaciones. Los que se oponen a la cancelación son corruptos. Y a los contratistas e inversionistas los acusa, de manera general, de tener intereses inmobiliarios en los terrenos del actual aeropuerto y dice que así se combate la corrupción. Pero al mismo tiempo, les nombra una comisión para tranquilizarlos y les ofrece continuar como contratistas del gobierno trasladados a Santa Lucía, o a otros. No se trata entonces de aplicar la ley si detecta casos de corrupción. El punto es claro: no es la ley ni la protección ecológica ni la economía ni nada. Es: se someten al presidente y les irá bien. No se someten y les irá mal. ¿Quién manda aquí? En la primeras señales todo apunta a que la ley, la democracia, la economía, las libertades, se someten al Presidente. Buscarle ángulos positivos a la consulta, al ideal de separación del poder político y el económico (con el contratista Riobóo en calidad de asesor estrella y el empresario Romo como mandamás de la Oficina), y a su derecho a ‘debatir’ con la prensa es consentir un arranque inequívocamente autoritario.

Vivir sin agua

En el Reforma, el analista y periodista Sergio Sarmiento, escribe acerca del actual corte de agua que afecta a la Ciudad de México y de como con las obras e inversión adecuada pudo haberse evitado el desabasto de vital líquido en la capital del país: “ayer se quedó sin agua una parte importante del Valle de México. La razón fue un corte total de la provisión del sistema Cutzamala. El corte se realiza para llevar a cabo un mantenimiento mayor en la planta número 5 de origen del Cutzamala […] Podríamos estar tranquilos con esta información y pensar que el recorte no es más que una simple pausa indispensable para mantener un buen servicio en el futuro, pero sería engañarnos. El simple hecho de que una planta de bombeo no haya tenido mantenimiento mayor en 30 años es señal de lo que está mal con la forma en que nos estamos preparando para un futuro de escasez. En todo el mundo hay constantes trabajos de mantenimiento en los sistemas de agua, pero no se deja sin líquido durante varios días a una ciudad. En los últimos años, los gobiernos federales y locales han desviado una parte creciente del gasto público a obras de relumbrón, como distribuidores viales y segundos pisos […] Se han abandonado, en cambio, los servicios públicos a los que no se les puede poner una placa del gobierno, como el bacheo, o la infraestructura subterránea, como la del agua, que no se puede ver […] No hay visos de que las cosas vayan a mejorar; por el contrario, todo parece indicar que empeorarán. El calentamiento global probablemente hará que sea más difícil obtener agua para la agricultura y para consumo humano, pero la falta de inversión hará que los equipos de bombeo, las redes de irrigación, las potabilizadoras, las tuberías y las plantas de tratamiento pierdan capacidad y se descompongan con mayor frecuencia. Ya las fugas desperdician el 40 por ciento del agua en la Ciudad de México. Las malas políticas públicas acelerarán el proceso. La nueva Constitución de la Ciudad de México ha prohibido la inversión privada en el manejo y mantenimiento de las redes de agua. El resultado ha sido la cancelación de obras de reparación, prevención y mejora que iban a ser realizadas por empresas privadas […] Parecería que la nueva clase política tiene un interés especial en aumentar el problema de la falta de agua en nuestro país”.

Todos seremos buenos (y rezaremos)

En Milenio, el periodista Carlos Puig, habla acerca del reciente anuncio de López Obrador para poner fin a las fiscalizaciones y a los inspectores federales, esto con la intención de terminar con la corrupción y esperando que los mexicanos se sometan voluntariamente a las normas por su propia voluntad: “vivo en un país donde todos seremos buenos, será en pocos días, cosa de un mes. Me cuesta creerlo, pero tal vez soy solo yo que hace mucho tiempo perdí la fe. Ayer el Presidente electo subió a las redes sociales un gran anuncio […] Se terminarán todas las inspecciones e inspectores federales. Cito a Andrés Manuel: ‘Ya no va a haber fiscalización a las tiendas, a las empresas, a los talleres, a los consultorios, a los restaurantes, ya no va a haber inspectores del gobierno federal, de todo el gobierno federal, inspectores de salud, de medio ambiente, de economía, etcétera, etcétera…’. Cuando la iniciativa sea ley, si usted tiene una empresa va a ir a una página de internet y va a firmar que conoce y se compromete a respetar todas les leyes, normas, reglas… Todas… Luego, cada seis meses se va a realizar un sorteo y quien salga sorteado sí será revisado. Y si usted cumple recibirá un reconocimiento. López Obrador confía en que todos seremos responsables, cumplidores, buenos. Y ahora sí se terminará la corrupción, porque no habrá inspectores sacándole lana cada rato en sus revisiones […] López Obrador ya hizo esto en Ciudad de México cuando, para acabar con la corrupción en las oficinas de licencias para conducir, terminó con cualquier requisito que indicara que uno sabe conducir. Ahora, usted lo sabe, los chilangos manejamos muy bien y de manera responsable. Por cierto, el Presidente electo quiere que todos los gobiernos locales adopten su idea. Intuyo que será cosa de unos años que tampoco necesitemos policías, aunque en ese caso me cuesta un poco pensar cómo serán los sorteos. A pesar de mi falta de fe y pesimismo, hay cosas de la 4T que me ilusionan. Nuestro futuro buen comportamiento es una de ellas”.

El Pistache, entre los lujos y la delincuencia

En el Excélsior, el periodista especializado en temas parlamentarios, Francisco Garfías, escribe que: “en medio de tenis y comida se escondía ‘El Pistache’, nos cuentan fuentes cercanas a la Agencia de Investigación Criminal (AIC) que en coordinación con La Marina, participó en la captura del hombre que heredó el mando de la Unión Tepito, tras la caída de El Betito. Golpe espectacular a esta organización criminal que distribuye cerca de la mitad de la droga en la Ciudad de México, chantajea y extorsiona a bares y restaurantes de zonas fifí. Pero que también padrotea mujeres. Al delincuente, de 32 años, lo agarraron pasadas las 11 de la noche del lunes, junto con su lugarteniente El Tiger, en el edificio B, piso 11, del complejo High Park, en Santa Fe. Fuentes de la AIC, que comanda Omar García Harfuch, narraron lo que vieron en ese departamento de no más de 70 metros, dos recámaras, renta de 32 mil pesos mensuales, donde ambos delincuentes se escondían: ‘Comida japonesa, una caja de cartón con restos de pizza y unas alas de pollo. Playeras de colores vibrantes de marcas europeas, pantalones brillantes que colgaban en el clóset de ganchos de terciopelo. El piso de la recámara pequeña estaba repleto. Más de cincuenta pares, entre ellos la factura de unos Louis Vuitton, con precio de más de 75 mil pesos’. El Pistache, o David García Ramírez, vivía allí, alejado del barrio de Tepito, camuflado como un joven más. ‘Un millennial de esos que les gusta ordenar comida por celular, disfrutar de los pequeños frigos llenos de Jägermeister, mientras observa series de moda en Netflix en compañía de su escudero’, aseveran. El Pistache y El Tiger fueron detenidos y trasladados a la SEIDO. Nos aseguran que pagarán culpas, crímenes y deudas con la justicia. Quisiera rematar diciendo que esos lujos ya no los tendrá en la cárcel, pero nomás no me atrevo”.

El capo millennial que lloró en su captura

En El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “entre tenis caros y comida rápida se escondía El Pistache. En el pequeño departamento de 70 metros de High Park, en Santa Fe, donde lo atraparon la madrugada del martes, los policías de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y de la Marina encontraron a un joven escuálido de 32 años. David García tenía en la mesa comida japonesa, una caja de pizza y alitas que pidió la noche anterior como cena a través de una app. En su recámara un vestidor atestado de playeras de moda de colores vibrantes, junto a cinturones y pantalones brillosos, muchos marca Gucci, su preferida. En el suelo había más de 50 pares de tenis, pero unos Louis Vouitton sin estrenar y aún con etiqueta llamaron la atención de los agentes. Al verse copado no opuso resistencia, y cuando oyó por las radios de los agentes que en ese mismo momento capturaban a sus lugartenientes en la Narvarte, se sentó esposado en una silla, se llevó las manos al rostro y, el capo millennial que controlaba la mayor organización de la Ciudad de México de venta de drogas, extorsión, trata de personas, y que ordenaba ejecutar a sangre fría a sus rivales, soltó el llanto. Junto al Pistache, en el departamento que rentaban en 32 mil pesos mensuales, estaba su brazo derecho y el ‘cerebro financiero’ de la Unión Tepito: otro joven de 28 años, Daniel Eduardo León, alías El Tiger. Sus conocimientos como licenciado titulado en Administración de Empresas por la UNAM lo hicieron llevar la contabilidad y planeación del grupo criminal más poderoso y sanguinario de la Ciudad de México. Ninguno de los dos parecían ya provenir del ‘barrio bravo’ […] Se sabía desde la caída de El Betito, que el liderazgo de la Unión Tepito fue ocupado por este joven delgado, David García Ramírez, y su operador financiero, Daniel Eduardo León Cifuentes. Aunque había otros con más experiencia delictiva y edad para sustituir a Roberto Mollado, ‘El Pistache’ se quedó con el control de la Unión Tepito por ser el más cercano y de mayor confianza de ‘El Betito’ […] Un dato que confirma lo ‘invisible’ que resultaba El Pistache para las autoridades de la ciudad era que, afuera de High Park, el complejo donde lo detuvieron en Santa Fe, había un retén policíaco que nunca vio pasar al líder de la Unión Tepito. Así que tuvieron que ser las autoridades federales nuevamente las que vinieran a ubicar y seguir durante varias semanas al ‘Pistache’, a su cerebro financiero y a sus principales operadores todos detenidos en un operativo simultáneo en cuatro domicilios la madrugada del martes, justo el día que contaban las ganancias del negocio de las drogas, la trata y la extorsión. El arsenal con que los agarraron, pistolas y armas de alto poder con silenciadores, confirmaba el poder y el nivel de violencia alcanzado por el joven ‘capo’ del narco capitalino. Y pensar que, antes de que irrumpieran los agentes federales y marinos ‘El Pistache’ y ‘El Tiger’ cenaban sushi y pizza con alitas, mientras bebían sus Jäggermeister y veían sus series favoritas de Netflix como cualquier joven millennial. Sólo que estos dos, a sus 28 y 32 años, ya debían varias muertes y controlaban el millonario negocio de las drogas en una de las ciudades más grandes del mundo”.

 

AMLO: ni adorno ni florero

En Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe que: “el martes, el presidente electo López Obrador subió un video de cuatro minutos en el que el fondo fue más fuerte que la forma, no obstante el mensaje que mandó sobre quién va a mandar en este país: él. Después de denunciar una campaña en su contra por quienes iban a hacer, dijo, el negocio de construir un Santa Fe en los terrenos del Benito Juárez y llamar a serenarse y tranquilizarse, reiteró: hay que informarles que yo no voy a ser el florero, que yo no voy a estar de adorno; que yo traigo un mandato de los mexicanos para que se acabe la corrupción y la impunidad y ¡me canso ganso que vamos a acabar con la corrupción! Y suscribo: no será florero ni adorno. Fue la señal que mandó al cancelar el NAIM en Texcoco. Eso en el fondo. En la forma, debo recuperar la sencilla pero significativa escenografía en la que habló. Los bustos, a su espalda, de Juárez, Morelos y Madero. A su izquierda, la Bandera Nacional con el águila juarista, a su derecha, un pequeño retrato de Lázaro Cárdenas y cinco libros de los cuales identifique tres, aunque con el primero fue suficiente para reforzar su mensaje de no ser florero ni estar de adorno. Encima, para que se viera, ¿Quién manda aquí?, de Felipe González. Debajo, Memorias de Adriano, de Marguerite Yourcenar […] Y luego Regeneración 1900-1918, de Flores Magón. Si uno suma y conecta los mensajes de forma, se convierten en el mensaje de fondo sobre quién y cómo va a gobernar los próximos seis años. Como gobierna ya”.

Símbolos

En el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe que: “el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha dado varias veces muestra de la importancia que otorga a lo simbólico. Esta semana, la bancada de Morena en la Cámara de Diputados presentó una iniciativa para modificar el orden de los colores de la banda presidencial. ¿Por qué lo hizo? Es muy probable que para revertir lo realizado en el sexenio de Felipe Calderón, cuando se dispuso que el color rojo ocupara la franja de arriba de la tira de tela que simboliza el poder presidencial y que el Ejecutivo porta, por disposición legal, sólo en algunas ceremonias oficiales, como la toma de posesión, la presentación del informe anual de gobierno y el Grito de Independencia […] Pero el uso de los símbolos por parte de López Obrador va más allá. Desde hace tiempo, el hoy mandatario electo ha mostrado su predilección por el escudo nacional que estuvo vigente desde la promulgación de la Constitución de 1857 y hasta 1881: un águila de frente, con las alas rectas y desplegadas […] El martes pasado, López Obrador apareció en un video comentando las reacciones a la decisión de cancelar las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco. En una mesita, a un lado de donde estaba sentado, había una pequeña bandera de México con el escudo que data de 1857, el lábaro patrio de la época de Juárez y la guerra contra la intervención francesa y el imperio de Maximiliano. La presencia de dicha bandera en el video desató la especulación en las redes sociales. ¿Se propondrá el presidente López Obrador modificar el escudo nacional y volver a hacer oficial la del águila de frente con las alas desplegadas? Por lo pronto, no hay nada que lo indique con certeza. Pero la reforma para cambiar el orden de los colores de la banda –que se ceñirá por primera ocasión dentro de un mes– y el uso de la bandera juarista en el video mencionado son datos de lo importante que es el simbolismo para el próximo Presidente”.

Renuevan a Salinas Pliego concesión de TV Azteca

En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “un nuevo sueño cumplió esta semana el empresario Ricardo Salinas Pliego: la ampliación por 20 años de la concesión de TV Azteca. Nos informan que en estos días el Instituto Federal de Telecomunicaciones tuvo una sesión privada en la que determinó que la televisora cumplió con todos los requisitos de ley, para que la prórroga comience a partir del 1 de enero de 2022. Los comisionados, nos comentan, consultaron con todos los organismos públicos, incluido el Instituto Nacional Electoral, para proceder al refrendo. Con este fallo del Instituto Federal de Telecomunicaciones nos explican que Salinas Pliego tendrá carta blanca para seguir operando además las redes nacionales de sus canales Azteca Uno, Azteca 7 y ADN40. El año 2018 termina bien para don Ricardo, nos hacen ver”.

Optimismo empresarial

En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “luego de reunirse con el Presidente electo, salieron muy optimistas los representantes de dos de las empresas -sólo dos, Hermes e ICA- de cientos que se quedaron colgadas de la brocha con la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Algo bueno les debe haber dicho Andrés Manuel López Obrador a Alberto Pérez Jácome y Guadalupe Phillips, pues dijeron sentirse tranquilos, pese a estar a punto de perder hasta la camisa. A lo mejor lo que les dijeron tiene que ver con la promesa de que les darán en automático más obras. De ser así, saldrán perdiendo las empresas extranjeras que habían invertido en México y ya les cerraron la puerta. Ojalá que esos ‘acuerdos’ con los que Andrés Manuel López Obrador está apaciguando a los contratistas sean no sólo legales, sino confesables y que no se queden en lo oscurito de la vieja casona de la colonia Roma”.

Clausura espontánea

En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, dejó sin palabras a los legisladores de todas las fuerzas políticas al clausurar súbitamente la sesión de ayer y citar hasta el próximo martes, no obstante que aún había puntos de acuerdo pendientes en el orden del día. Lo cierto es que, en vísperas del puente con motivo del Día de Muertos y en medio de la interrupción de suministro de agua, no hubo un solo diputado que reclamara continuar el show. Muy obedientes todos”.

Cicatriz

En el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “lo mataron hace 24 años y las heridas todavía duelen, por ello, la decisión que tomó el Instituto Nacional de Acceso a la Información en algo debe paliar el mal recuerdo del magnicidio de Luis Donaldo Colosio. Ayer, el instituto ordenó a la Procuraduría General de la República dar a conocer los videos que integran la averiguación previa del asesinato de Colosio, documentados el 23 de marzo de 1994, en Lomas Taurinas, Tijuana. ‘El asunto reviste una trascendencia social e histórica’, afirmó la comisionada Blanca Lilia Ibarra. ‘Sigue vivo el interés de la sociedad mexicana por conocer la investigación y los elementos de prueba de la autoridad de procuración de justicia a fin de valorarla en la lógica de la transparencia y apertura de la información pública y de la rendición de cuentas’. Urge justicia y cerrar la herida”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print