Negocian cambios a la Guardia Nacional

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 13 de febrero 2019. Negocian cambios a la Guardia Nacional: No consigue Morena el número de votos en el Senado para llevar adelante la propuesta de Guardia Nacional en los términos deseados por el obradorismo. Peeero… al PRI le puede ganar la tentación de consolidar alianzas con el obradorismo… Guarderías: la otra ordeña… El presidente se enojó.

Rayuela

El nombramiento de una diseñadora de modas para ocupar una subdirección del Conacyt es un abierto desprecio a la ciencia.

Negocian cambios a la Guardia Nacional

Julio Hernández López, en La Jornada, escribe que: “No consigue Morena el número de votos en el Senado para llevar adelante la propuesta de Guardia Nacional en los términos deseados por el obradorismo. Se requiere mayoría calificada y, hasta ahora, PRI, PAN y MC negocian una redacción distinta a la impulsada por Palacio Nacional. De modificar el proyecto morenista, sería la primera victoria política importante de la hasta ahora deshilachada oposición, que consiguió alargar la discusión, al obligar a que se instalara un parlamento abierto, y ahora está aparentemente en vías de evitar aristas del planteamiento de Guardia Nacional que incluso en privado algunos morenistas impugnan. Pero, siempre el pero, todo ese tinglado puede caerse si al PRI le gana la tentación de consolidar alianzas con el obradorismo”.

Guarderías: la otra ordeña

Jorge Zepeda Patterson, escribe en SinEmbargo, lo siguiente: “Si los dueños de las guarderías dicen hablar en nombre de los padres de familia, ¿por qué entonces oponerse a que esos padres reciban el dinero directamente? Se comprende la molestia que las organizaciones experimentan ante la decisión del Gobierno de reducir a la mitad el subsidio de 4 mil millones de pesos dedicados a las guarderías particulares a lo largo del territorio nacional. Sin ese subsidio aumentará el costo, dicen ellos, para los padres de familia y se afectará la calidad de los servicios que actualmente prestan estas instalaciones. El Gobierno del cambio argumenta, por el contrario, que entregar el dinero directamente a los padres optimiza el beneficio a los usuarios, y evita el riesgo de corrupción e intermediación. La polémica ha dado lugar a un intenso tira a tira entre el Gobierno y la oposición y alguna parte de la prensa desafecta a la 4T. A mi juicio, el debate ha perdido proporción en aras de la descalificación política. La mayor parte de las guarderías, sin duda, desempeñan una labor fundamental para miles de familias mexicanas. Y desde luego también hay vergonzosas excepciones: particulares que montan un negocio para convertirse en receptores profesionales del subsidio y no necesariamente prestan un servicio de calidad. El tema de fondo es que el Gobierno no está cancelando el subsidio, como los detractores han querido “venderlo”, sino simplemente desea modificar la manera de hacerlo llegar a los beneficiarios, ampliándolo incluso. Lo que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador está haciendo es un cambio radical, una revolución en el concepto mismo de la transferencia para eliminar al intermediario. Más importante aún, la medida no es una decisión para castigar a un sector, sino que forma parte de una filosofía de gestión de recursos públicos mucho más vasta con la cual difícilmente podemos estar en desacuerdo. La misma decisión se ha tomado para las nefastas organizaciones campesinas, obreras y populares que durante décadas, y para beneficio de sus líderes, han vivido ordeñando los subsidios dedicados a los sectores populares. Es el primer paso para evitar el uso clientelar y faccioso de estas organizaciones, pero es sobretodo un acto de justicia para con los usuarios de estos programas de asistencia”.

El presidente se enojó

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero lo siguiente: “El presidente Andrés Manuel López Obrador está enojado. Lo hizo explícito en su comparecencia pública en Palacio Nacional, al realizar el alegato en contra del pasado más profundo, vehemente y desafiante que ha hecho en su naciente administración. López Obrador fustigó a gobiernos y exfuncionarios, a quienes acusó de corrupción, escalando sus imputaciones a órganos autónomos y organizaciones no gubernamentales. El mensaje es que todo el pasado apesta y hay que erradicarlo. Hay verdades en sus razonamientos, pero su belicosidad generalizada preocupa e intriga. ¿Qué tanto esa retórica es pura y qué tanto es distractor? El dilema no podrá resolverse en el corto plazo, pero la ruptura con todo el pasado comenzó. López Obrador se presentó en Palacio Nacional ante la expectativa de con qué iba a salir y contra quién se iba a ir. Pese a ello, sorprendió con su narrativa del presente y el futuro que representa él, como símbolo de honestidad, y todo lo que no es él ni responde a él, como íconos de lo oscuro y la corrupción. Reaccionó así a las réplicas que le hicieron exfuncionarios y empresas, a las que acusó de corrupción y conflicto de interés. Esta comparecencia marca un antes y un después, al haber cambiado López Obrador la rutina de presentar un programa o una idea de lo que quiere hacer su gobierno. En su intervención mañanera, atacó todos los frentes en 360 grados. (…) En las páginas de El Financiero, su director editorial y uno de los mejores analistas económicos del país, Enrique Quintana, ha ido detallando esta semana la desaceleración económica a partir de los indicadores. “El gobierno federal debe preparar muy pronto una nueva narrativa para explicar un conjunto de datos que van a ser muy desfavorables”, anticipó Quintana. ¿Es acaso esa nueva narrativa lanzarse contra todo el pasado y responsabilizarlo de todo? Sólo López Obrador sabe el fondo de sus motivaciones. De cualquier forma, cualquier camino, en estos momentos que necesita cohesión, es de muy alto riesgo. Si hay delitos que perseguir, que actúe; si no existen, que no estigmatice. La desunión nacional que tanto promueve no lleva a ningún lado y puede acabar con él mismo, incluso, tarde o temprano”.

Las mañaneras

Salvador Camarena, en El Financiero escribe lo siguiente: “Venimos de una tradición, por llamarla elegantemente, donde un poder omnímodo nos dispensaba claves. Nuestra opinión pública fue troquelada en una cultura (otra vez una palabra excesiva para un ritual manipulador) en la que los periodistas habían de meterse a una cascada de demagogia para cerner esas aguas en busca de pistas sobre lo que en realidad estaba ocurriendo en el país. El brujo mayor tiraba las cartas y los reporteros adivinaban significados. En términos generales, la era priista creó un deporte: periodistas que, no sin fascinación, competían por traducir al supremo, por interpretar el arcano presidencial para luego divulgar mejor que nadie las palabras del tlatoani. En eso consistía ganar una primicia. Siempre hubo excepciones, ya se sabe. Las crisis del modelo autoritario tricolor de los años ochenta y noventa, en paralelo al arribo de las nuevas tecnologías, abrieron la oportunidad para que las cosas cambiaran. ¿Cambiaron? La respuesta está frente a nuestros ojos y en nuestros oídos cada mañana. Con la llegada del nuevo gobierno vivimos en un reality show: en tiempo real, a través de múltiples plataformas, incluida la televisión pública, y con menos mediación periodística que nunca, tenemos en tres meses más comparecencias del Presidente ante la prensa que en tres sexenios. Exagero, pero muy poco. El Presidente de la República ha tendido la trampa y era imposible que no cayéramos en ella. Si Peña Nieto salía un par de minutos de su burbuja para regar la sequía informativa de su no gobierno, López Obrador es una lluvia torrencial que todo lo anega con similar resultado: la información se regatea”.

¿Cuál Zapata?

En Milenio, Héctor Aguilar Camín, quien escribe que Zapata fue “muerto en una emboscada, mediante una traición, en 1919. Es precisamente su muerte la que cumple 100 años, y es la que se celebra, muy a tono con el fondo fúnebre de nuestra historia patria, tan hospitalaria para los hechos violentos y los héroes derrotados. Me pregunto cuál es el Emiliano Zapata que el gobierno consagrará este año como su héroe, porque hay varios Zapatas, y algunos divergentes entre sí. Uno es Zapata el supuesto autor de la frase ‘La tierra es de quien la trabaja’. Otro es el firmante de un documento llamado Plan de Ayala, cuyo lema es: ‘Libertad, justicia y ley’. El Zapata de la primera frase es el profeta del agrarismo mexicano, de la expropiación y el reparto de tierras. El firmante del Plan de Ayala es un hombre del campo, pero su horizonte de demandas es liberal: ‘Libertad, justicia y ley’. Luego está el Zapata campesino, en el sentido mexicano del que ara la tierra, se beneficia del reparto agrario y acaba en la Central Nacional Campesina de la era del PRI. Hay también el Zapata no campesino, sino el caballerango medio chinaco, elegante y mujeriego, tratante de ganado. En la última edición de su Zapata, Womack corrigió un exitoso error de traducción de las primeras frases de su libro. La primera edición en español decía, memorablemente: ‘Esta es la historia de unos campesinos que no querían cambiar y por lo tanto hicieron una revolución’. Las palabras originales en inglés eran: ‘This is a book about country people who didn’t want to move and therefore got into a revolution’. El principio corregido de la nueva edición en español dice: ‘Este es un libro acerca de una gente del campo que no quería irse de donde era y que, por eso mismo, hizo una revolución’ (FCE, 2017). No es trivial saber si el Zapata oficial de este año será el ‘campesino’ o el ‘caballerango’. Hay, por último, el Zapata ‘indio’ que encabeza una ‘rebelión indígena’ y el Zapata no indio, que encabeza la rebelión más amplia socialmente de los pueblos morelenses”.

El fin de “El Chapo”

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “el mismo día en que Joaquín Guzmán Loera fue hallado culpable corrió la versión de que ‘al policía federal que lo atrapó’ se le retira la explicable protección que se le ha dado, pero lo que ocurrirá el 28 de febrero es que concluyen las agregadurías de la PF en Washington, Guatemala, Bogotá y Madrid, sin que algún involucrado en la captura corra peligro. Fue una nota mal reporteada la que generó ayer mi estupefacción […], basada en que la instrucción fue girada por el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, y el comisionado general de la Policía Federal, Arturo Jiménez Martínez, quienes a través de la comisaria Luz María García Rivas, directora de Asuntos Policiales Internacionales, solicitaron que a la brevedad posible le sean retirados los pasaportes diplomáticos a los elementos y sus familias. El oficio con fecha del pasado 7 de febrero está dirigido a Moisés Poblanno Silva, director general del Servicio Exterior y de Recursos Humanos de la Cancillería. Quien ha estado en Washington es el ex coordinador estatal de la PF en Sinaloa. Él hizo que el hombre más buscado del mundo […] fuera debidamente asegurado, tanto por sus efectivos como por los militares de la Marina y el Ejército. La nota referida recuerda que el 8 de enero de 2016, Joaquín Guzmán Loera fue capturado por tercera vez, después de huir por una alcantarilla de un operativo de la Marina, y despojar a un ciudadadano de su vehículo sobre la carretera Los Mochis-Navojoa, donde fue detenido al darse a conocer por la frecuencia de la Policía Federal el reporte sobre el robo del vehículo. En realidad, ‘El Chapo’ y uno de sus escoltas escaparon por el drenaje cuando los marinos irrumpieron en su última madriguera y, ya en la calle, despojaron a un automovilista de su Jetta blanco, al que a poco de rodar… se le agotó la gasolina. Robaron entonces un Focus Rojo, cuya doblemente sorprendida pasajera reportó al C-4 que dos individuos ‘en ropa interior’ acababan de asaltarla. Tal llamada y la coordinación institucional alertó a dos patrulleros de caminos de la PF que se avisparon, detectaron y detuvieron el vehículo. Guzmán les ofreció montarles unas empresas, darles dinero ‘aquí mismo’ y arreglarles la vida toda si lo escoltaban adonde les dijera, pero esos valerosos y honorables policías atajaron: ‘Ya informamos que lo tenemos detenido’ […]. Lo demás es lo de menos, y la codiciada presa de dos dignos servidores públicos purgará en la cárcel una cadena perpetua… cuando menos”.

Triunfos ajenos

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “hay felicidad compartida entre políticos por la condena impuesta a Joaquín El Chapo Guzmán, en una corte de Nueva York: enfrentaría cadena perpetua. Los diputados Mario Delgado y Juan Carlos Romero Hicks calificaron como positiva la sentencia, aunque lamentaron que ocurriera en Estados Unidos, ante la falta de condiciones en México. ‘Pues ojalá no se repita el caso donde un delincuente desafíe al Estado mexicano, donde el Estado no lo pueda retener en prisión para que cumpla sus condenas, como fue el caso de El Chapo, y tenga que ser extraditado”, comentó Delgado. Para Romero Hicks, la sentencia es un mensaje contra la violencia que se vive en México. ¿Por qué allá sí y acá no? Pena les debería de dar’”.

“Pues vean la serie”

Milenio, Trascendió, asegura que: “eso de preguntarle a los expertos no siempre trae los resultados imaginados: a la interrogante de qué opina sobre el veredicto de “culpable” que emitió una corte de Nueva York contra Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, por los 10 cargos que se le atribuyen, la procuradora capitalina, Ernestina Godoy, sonrió y dijo: “Pues vean la serie”. La duda se convirtió así en a qué serie televisiva es afecta la señora o a cuál le cree todo, porque el capo es un negociazo en la pantalla y hay por lo menos cinco programas distintos”.

Adiós al Chapo

En El Universal, Héctor de Mauleón, quien escribe que: “tras seis días de deliberaciones, el jurado de la Corte Federal de Brooklyn, Nueva York, acababa de encontrar al Chapo culpable de diez cargos. La defensa pidió que cada uno de los miembros del jurado […], reafirmaran su sentencia. Así fue. Uno a uno repitieron el ‘sí’ de manera contundente. El Chapo los miraba directamente a los ojos, ‘como si los retratara’. Los miembros del jurado, en cambio, bajaban la vista, no lo miraban a él. A lo largo de 13 semanas habían escuchado una relación de crímenes, secuestros y torturas verdaderamente espeluznante. Ejecuciones de jefes de cárteles rivales, de policías, de testigos, de traidores. Un relato de fugas, túneles, toneladas de droga transportadas en autos, camionetas, aviones y vagones de ferrocarril. Una historia de muerte y corrupción trazada en esas semanas por 56 testigos […]. Aunque no será dictada hasta el 25 de junio, se espera que lo pondrá tras las rejas por el resto de su vida, ‘sin derecho a libertad condicional’. Termina formalmente la era del Chapo […]. Comarcas, ciudades, pueblos ahogados por la sangre e incendiados por la metralla en lugares tan distintos como Chihuahua, Durango, Sinaloa, Baja California, Nayarit, Sonora, Jalisco, Guerrero, Tabasco, Chiapas, Quintana Roo… Eso era solo el fruto que El Chapo legó a México en apenas cuatro años. Su vida criminal se extendió, sin embargo, a lo largo de siete sexenios —de José López Portillo a Enrique Peña Nieto. No hay un delincuente en México con una historia criminal tan abultada, y probablemente no exista otro con una historia criminal tan salpicada de sangre. Desde que inició su guerra contra los Arellano Félix por el control de la frontera, desde que el asesinato del cardenal Posadas Ocampo lo hizo visible a nivel nacional, El Chapo estuvo detrás de los peores repuntes de violencia, de las mayores alzas en las tasas de homicidios. Es uno de los artífices de la tragedia mexicana: el responsable de que cientos de miles de vidas quedaran destrozadas. No volverá a ver la luz. Termina para siempre la era del Chapo. Y sin embargo, esto no será una victoria. No lo será para México mientras queden en la impunidad los políticos, los policías, los militares que durante todo este tiempo colaboraron con ese horror, porque ellos también lo hicieron posible”.

Pecados ocultos

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “dentro de la iglesia católica se está librando una dura batalla del bien contra el mal, en el tema de los casos de pederastia cometidos por sacerdotes. Dada la decisión de la Conferencia del Episcopado Mexicano de ya no tolerar esos delitos, han comenzado a surgir presiones internas para que dichos casos se mantengan ocultos bajo la alfombra. En respuesta, el cardenal Carlos Aguiar tuvo que salir a respaldar con toda la caballería celestial la apertura sobre el tema, así como las sanciones a los involucrados. Obviamente la pregunta es: ¿a quién le conviene que no se sepan estos pecados?”.

Proyectos parados

En Reforma, Sergio Sarmiento, quien cuestiona escribe “¿Por qué están detenidos los gasoductos? No ha sido falta de capacidad técnica o financiera de las empresas encargadas de construirlos. Los trabajos han sido frenados por grupos políticos que buscan extorsionar a los constructores o impulsar agendas conservadoras que se oponen al desarrollo económico. Está ahí el caso del gasoducto Ramal-Tula, al que faltan solamente 1.6 kilómetros. La construcción, a cargo de la empresa canadiense ATCO, está detenida desde 2015. Un político hidalguense, Julio César Ángeles Mendoza, ha sido el principal responsable; originalmente era miembro del Partido Encuentro Social y después pasó a Morena […]. ATCO ha acusado a Ángeles Mendoza de haberle pedido 60 millones de pesos a cambio de permitir que continuara la construcción del gasoducto, pero la empresa señaló que no podía entregar el cohecho porque la legislación canadiense castiga a los ejecutivos de su país cuando dan sobornos, incluso en el extranjero. López Obrador no tendrá muchas dificultades para localizar a Ángeles Mendoza si quiere conversar con él. Actualmente es legislador por Morena y Secretario de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados. La responsabilidad seguramente se le otorgó por su eficacia para detener el gasoducto. Este es uno de los siete gasoductos que no se han podido concluir debido a los bloqueos o amparos de grupos políticos. En ningún caso la responsabilidad recae sobre las empresas contratadas para hacer el trabajo. La mayoría de las veces la estrategia de quienes se oponen a los proyectos ha sido recurrir a amparos que permiten a grupos minoritarios detener inversiones aun cuando sea con un costo enorme para la sociedad […]. Preocupa la incertidumbre en que viven los proyectos productivos en nuestro país. El argumento que se ha utilizado para combatir el gasoducto y la termoeléctrica de Huexca es que generarán contaminación y afectarán la provisión de agua. Los estudios técnicos señalan que los miedos son infundados, pero eso no ha impedido que tribunales y grupos políticos bloqueen las inversiones. Si México sigue deteniendo proyectos productivos aunque tengan las certificaciones técnicas necesarias, simplemente estaremos hundiendo al país. Una economía sin gas y sin electricidad está condenada a la pobreza”.

Arde, Roma arde

En Excélsior, Yuriria Sierra, escribe que la película “arde cuando las críticas apuntan a lo incómodo más que al mensaje; pero también cuando se abren varias puertas camino a la inclusión y a la justicia. De esos varios incendios, los buenos y los malos, hablé con Alfonso Cuarón, quien gracias a esta cinta tiene ya casi todos los reconocimientos de cine más prestigiosos en su bolsa: ‘La verdad es que a todo el equipo de Roma nos da mucho gusto. (…) Creo que lo que es más emocionante es que un público internacional esté arropando la historia de una trabajadora doméstica, de una trabajadora del hogar, con bagaje indígena.’, expresó Cuarón […]. La historia de Cleo es la de miles de mujeres en México, pero también en el mundo y es ahí donde se encuentra el primer gran puente para abrazar esta historia: ‘Es un tema que a los mexicanos nos mueve, pero es un tema que trasciende fronteras. Lo mismo que los temas de paridad social, de paridad de género. Son temas que no nos pertenecen nada más a los mexicanos […].’. Roma se ha convertido en un vehículo para emitir un mensaje de organizaciones que buscan regular el trabajo doméstico como lo que es: una actividad que debe contar con derechos plenos […]. Fiel a su convicción, aprovechará su proyección para generar más eco y apoyo a la causa del trabajo doméstico, como una segunda temporada del #Romatón […]. Y no será la primera batalla que Cuarón alce junto a la plataforma de streaming: ‘Está película fue producida por Participant Media, ya que estuvo terminada hablamos, entablamos negociaciones con Netflix para su distribución. Es innegable que el universo de las plataformas llegó para quedarse. Es muy importante que los dos modelos económicos (…) lleguen a un acuerdo, a un balance’, me afirma luego de la polémica por la mínima exhibición en salas de cine: ‘Ése es el error que han tenido tanto las plataformas como los modelos de los exhibidores. Es la confrontación de los unos con los otros’, sentencia en la entrevista. En la víspera del Oscar, donde Roma tiene 10 nominaciones, comenta: ‘Acuérdate que el mejor juez de cualquier obra es el tiempo. Muchas obras, muchas películas tienen un gran éxito un año y al año siguiente son olvidadas’. Éste no será el caso”.

La estatua del ministro

En tanto en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “en el gobierno de Zacatecas hay a quien no le faltarían ganas de hacer una colecta de llaves para hacer un busto de bronce al ministro de la Corte, Alberto Pérez Dayán. No crea que don Alberto es un hijo pródigo de ese estado, en realidad es chilango, sino que nos explican que en la discusión del pasado lunes en la Corte salvó la más importante fuente de ingresos del estado: el impuesto ecológico. Pérez Dayán pidió y logró suprimir un párrafo del proyecto de sentencia que dejaba fuera del gravamen, precisamente, a las industrias más contaminantes: química, petróleo, petroquímica, asbesto y cementera. Una salvadota millonaria para los zacatecanos”.

 

¿El apoyo a Maduro complica aprobación del TLCAN 2.0?

Luis Miguel González, escribe en El Economista, lo siguiente: “El apoyo a Nicolás Maduro, por parte del gobierno mexicano, es absurdo por razones humanitarias, geopolíticas, pero también porque pone una piedra más en el camino de la aprobación del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Una piedra más, en un proceso que será complicado. Los demócratas han dejado claro que les interesa que haya garantías de cumplimiento en los temas laboral y de medioambiente. Enforcement es la palabra que utilizan los demócratas para explicar “lo que le falta al USMCA”. Tienen ganas de complicar a Trump y forma de hacerlo porque son mayoría en el Congreso. Nancy Pelosi es la persona más importante en el Legislativo de Estados Unidos. Su posición frente al T-MEC ha sido ambigua: reconoce que incorpora muchas de las preocupaciones de la bancada demócrata pero también deja claro que quieren hacer algunos cambios. No habrá paso fácil por una aduana legislativa que controlan los demócratas. Los republicanos están alineados con Trump, pero lamentan que el nuevo acuerdo quite recursos a las empresas para presentar demandas contra gobiernos extranjeros. Les preocupa también que sigan las tarifas compensatorias contra el aluminio y el acero de Canadá y México. La persistencia de esas tarifas implica sanciones de regreso, que perjudican a los estados productores de bienes agrícolas. En esos estados se vota republicano y están enojados porque las tarifas les cuestan dinero. Donald Trump ha dejado claro que la aprobación del acuerdo comercial es importante para él, pero no es fácil deducir qué lugar ocupa el USMCA en su lista de prioridades. Es obvio que en materia comercial el tema número uno es el conflicto con China. Es evidente, también, que el presidente estadounidense tiene una agenda proteccionista donde los acuerdos comerciales están subordinados a otro tipo de consideraciones: militares, geopolíticas… filias y fobias. Venezuela se ha convertido en un tema relevante para el presidente Trump, pero nadie sabe cuánto tiempo durará su interés por él, ni cuánto está dispuesto a poner en el asador para “resolver” la crisis venezolana. Hay sanciones comerciales y financieras, además de la amenaza de una intervención militar. (…) La postura de México en la crisis venezolana es como el elefante en el cuarto de la aprobación del T-MEC. No se habla explícitamente de ella, pero en cualquier momento irrumpirá como tema. (…) ¿Se podrán mantener los dos temas en agendas separadas? Mucho dependerá de cuánto dure la crisis venezolana y cómo evolucione el interés de Trump en ella. El elefante en el cuarto pregunta: ¿Cuánto afectará al TLC 2.0 el gesto de AMLO ante la dictadura bolivariana?”

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print