¿Nuevas estrategias fiscales?

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del martes 09 de abril 2019. Nuevas estrategias fiscales: La discusión que ayer se detonó en la Cámara de Diputados, surgió como preocupación el convencer al presidente López Obrador que no puede seguir el camino hacia la “pobreza franciscana”, con más recortes, sino que será necesario hacer una revisión de diversos aspectos fiscales desde este mismo año, sin esperar hasta el 2021… AMLO frente a la larga calma chicha.

 

Rayuela

“En Palacio hay una mano que mece cunas. No se sabe bien a bien si todo lo hace siguiendo órdenes. Pero ahí está”.

 

Nuevas estrategias fiscales

Enrique Quintana, escribe, en El Financiero: “El presidente López Obrador señaló que durante los primeros tres años de su mandato no habría alzas en las tasas impositivas ni se crearían nuevos impuestos. Ante ese ofrecimiento, diversas corrientes dentro del Congreso o incluso al interior del gobierno están buscando opciones para buscar una mayor generación de recursos, pues han percibido que la llamada “pobreza franciscana” que ha planteado AMLO más que aplicarse al Estado, se traduciría en un aumento de esa condición… pero para el grueso de la población. Las reducciones del gasto en áreas como la salud ya están creando problemas severos en hospitales y clínicas. Durante los primeros dos meses del año, el gasto en salud del sector público federal cayó en 13.6 por ciento en términos reales, lo que significa que se dejaron de desembolsar aproximadamente 4 mil millones de pesos cada mes. Pero los ajustes se han dado en otros temas sensibles. Por ejemplo, en asuntos de orden y seguridad interior, la caída real fue de 31 por ciento en los primeros dos meses del año y en educación de 12 por ciento. Es la percepción del deterioro de la capacidad financiera del Estado lo que está llevando a buscar opciones, incluso sin modificar las tasas federales. Ayer, el subsecretario Arturo Herrera señaló que se está trabajando en el tema de los impuestos a las transacciones virtuales o a toda la economía digital, lo cual podría generar una cantidad nada despreciable de recursos adicionales, debido a la relevancia que ha adquirido esta economía en todas sus facetas, sin modificar tasas ni crear nuevos impuestos, sino solamente aplicando los que existen. Pero, en su participación en el Foro sobre la Reforma de las Haciendas Públicas que organizó la Cámara de Diputados, también se refirió al necesario incremento de la recaudación local. Por ejemplo, uno de los temas que necesariamente estará en la agenda es el de la tenencia. Incluso, no se desecha la posibilidad de regresar al esquema que en algún momento fue un impuesto federal, pero cien por ciento participable. Por razones electorales, diversas entidades fueron eliminando la tenencia y por lo mismo, demandando más recursos del gobierno federal. Por cierto, Herrera aclaró que es un mito el que dice que la tenencia fue un impuesto diseñado para apoyar la organización de los Juegos Olímpicos, pues existía desde antes de que a México le fuera concedida la sede. El otro de los temas relevantes entre posibles modificaciones fiscales es el relativo al impuesto predial, en donde México capta 0.3 por ciento del PIB, cuando otras naciones recuperan seis veces más. Una de las posibilidades a explorar es la posibilidad de establecer esquemas en los cuales los municipios tengan la posibilidad de “contratar” al estado para administrar la recaudación del predial, pagando una comisión. Al final de cuentas, en la discusión que ayer se detonó en la Cámara de Diputados, surgió como preocupación el convencer al presidente López Obrador que no puede seguir el camino hacia la “pobreza franciscana”, con más recortes, sino que será necesario hacer una revisión de diversos aspectos fiscales desde este mismo año, sin esperar hasta el 2021. ¿Podrán persuadirlo?”.

 

Si ya saben cómo es, para qué la resucitan

En El Universal, Carlos Loret de Mola, escribe que: “estaba arrinconada, desarticulada, sin capacidad de operación. Secaron su poder político y los golpes a su poder económico fueron relevantes. No se podía decir que “ya no existía” porque su historia recuerda que no es de las que se rinden, pero claramente no se encontraba ni cerca del clímax de su influencia. Habían quedado atrás aquellos tiempos en que tenía sometidos a varios gobernadores y chantajeado al presidente […] Se supone que estaba enferma de muerte, pero hoy goza de cabal salud. Y desde esa posición empieza a recorrer el camino que conoce: ir por la suya, se le ponga quien se le ponga enfrente; privilegiar sus intereses, no los de la educación de los niños, y si hace falta, volverse rival del mismísimo hombre que la resucitó, aunque ese hombre hoy despache en Palacio Nacional. El párrafo anterior aplica lo mismo para Elba Esther Gordillo que para la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Reléalo. Se parecen más de lo que quisieran. Se critican y dicen odiarse, pero son idénticas, se mimetizan y buscan el mismo jugoso botín: la Educación. Recuperar lo que alguna vez tuvieron: el control total. En los últimos días se ha mostrado una disputa entre la CNTE y el presidente López Obrador. Él les prometió en campaña derogar la reforma educativa. Y no les ha cumplido […] Pero no puede quejarse el presidente López Obrador. Él es responsable del resurgimiento de la CNTE. Si bien en la recta final del sexenio del presidente Peña Nieto le dieron oxígeno (dinero, pues), la Coordinadora ya no era ni cercanamente lo que solía ser […] Y ahora, está de vuelta, lanzada contra el presidente que le tendió la mano y le dio respiración de boca a boca. Igual Elba Esther Gordillo. Detenida, exhibida en acusaciones de corrupción y dispendio, desprestigiada (bueno, eso ya estaba, pero más), su partido en otras manos, su sindicato también, mermada en sus capacidades políticas y en alguna medida económica, supuestamente enferma, arrinconada. El que las resucitó que pague la factura. Ya lo está haciendo”.

 

AMLO frente a la larga calma chicha

En Milenio, Carlos Puig, habla sobre el aparente tiempo de calma que vive la administración de Andrés Manuel López Obrador mientras logra recabar y mostrar las cifras de resultados de sus programas sociales: “han pasado cuatro meses del arranque del nuevo Gobierno. Hiperactivo, ha echado a andar sus programas y proyectos, enfatizados cada mañana y en cada evento. Los nuevos programas sociales, las obras de infraestructura, el nuevo modelo de seguridad. Todo sobre la mesa. En el Congreso están aún pendientes algunas reformas importantes pero los tiempos del Legislativo no son los del Ejecutivo, menos los de éste, sigue atorada la reforma de la reforma educativa […] y la laboral, la más urgente por ser indispensable para la aprobación y entrada en vigor del nuevo tratado comercial entre México y Estados Unidos. Las palabras del Presidente, el gran y único comunicador de todo lo que pasa en este gobierno, se repiten cada vez más. Si uno revisa las últimas semanas de las estenográficas de mañaneras y eventos, ahí están los becarios y los ninis y los adultos mayores y todo lo que sabemos desde hace meses, desde la transición. Son tiempos de ejecutar, administrar y esperar resultados, cuando los haya […] Estos vacíos en información real sobre los efectos de cada programa de la 4T irremediablemente se habrán de llenar. Hasta ahora el Presidente ha optado por llevar este vacío con batallas: que si los fifís, que si el neoliberalismo, que si los conservadores… pero hasta eso, pronto, se agotará. Gobernar también es administrar los tiempos. Vivir la calma chicha hasta que llegue una tormenta. Y llegará”.

 

Puebla y Baja California, ¿qué está en juego?

Luis Carlos Ugalde, en El Financiero, escribe que: “La semana pasada iniciaron las campañas a gobernador en esas dos entidades. En ambos casos se juega algo más que los puestos en disputa: si la ola morenista de 2018 sigue vigente y si se expande al resto del país. En 2018, Morena no sólo ganó la Presidencia de la República, sino además ambas cámaras del Congreso de la Unión, cinco gubernaturas, 19 congresos locales y cientos de ayuntamientos. Morena es el partido más apreciado por la población. Según encuesta de El Financiero, tiene el 44 por ciento de las preferencias electorales rumbo a las elecciones de 2021. Su líder moral y real, Andrés Manuel López Obrador, cuenta con un nivel de aprobación que ronda el 80 por ciento (en algunas encuestas alcanzó el 86 el mes pasado). En las encuestas de intención de voto en Puebla y Baja California, los candidatos de Morena también llevan la delantera. En Puebla, Miguel Barbosa alcanza el 51 por ciento en la encuesta de Beap Estadística y Opinión Pública, aunque en una telefónica de Massive Caller la diferencia frente a Enrique Cárdenas, candidato del PAN-PRD-MC, es más estrecha: 36.2 vs. 20 por ciento. En Baja California, Jaime Bonilla, candidato de Morena, cuenta con cerca del 60 por ciento de las preferencias (Buendía y Laredo). La pregunta es si esta ola morenista se mantendrá hasta el día de la jornada electoral del 2 de junio. El segundo asunto en juego es si la hegemonía de Morena afectará la equidad de las contiendas electorales. AMLO cuestionó durante años que las elecciones eran fraudulentas cuando el PRI y el PAN estaban en el gobierno; ahora estará a prueba si Morena usará algún recurso ilegal o indebido para obtener ventaja en las elecciones locales de este año. Es buena señal que el presidente López Obrador haya dicho que no visitaría ninguna de las entidades durante las campañas, pero está por verse si otros líderes de Morena se aprovechan del acceso a los recursos públicos que tiene el partido. ¿Qué más está en juego? En Baja California, además de la elección de gobernador, se eligen 25 diputados locales y cinco ayuntamientos. En Puebla, se llevarán a cabo también elecciones en cinco municipios debido a que el Tribunal Electoral anuló las elecciones pasadas debido a diversas irregularidades. (…) El triunfo del PAN en Puebla en 2010 no fue una transición democrática, sólo un cambio de grupo en el poder. Tanto deterioro y degradación política se respira en el ambiente, que el triunfo de Morena –hoy lo más probable– puede ser simplemente la continuación de un modelo de clientelismo y corrupción con una cara nueva. Enrique Cárdenas, candidato de la coalición del PAN-PRD-MC, quien había sido precandidato de Morena al gobierno estatal en 2018 –y luego aspirante a candidato independiente cuando Barbosa fue el seleccionado– luce como el verdadero outsider. Su mayor fortaleza y debilidad es que no viene de la política profesional, sino de la vida académica –fue rector de la Universidad de las Américas– y de los organismos de la sociedad civil. Es fortaleza porque es una persona con amplio conocimiento de políticas públicas y con una reputación de integridad personal a prueba de bala; es debilidad porque las elecciones requieren popularidad y el ejercicio del gobierno de experiencia”.

 

Juez de EU nos salva

En La Jornada, Julio Hernández López, escribe acerca del revés que sufrió el Presidente de Estados Unidos Donald Trump por parte de un juez estadounidense al impedirle devolver a todos los migrantes detenidos en territorio de EU a México sin importar su nacionalidad: “un juez estadounidense libra a México, al menos temporalmente, de ser usado como patio de depósito de migrantes centroamericanos que están en espera de que el vecino país resuelva si les concede asilo. Por medio de diversas presiones económicas y diplomáticas, el gobierno estadounidense ha obligado hasta ahora a México a aceptar la decisión unilateral de devolver a los migrantes que hubieran cruzado la frontera y solicitan el mencionado asilo […] La ilegalidad de ese trumpismo migratorio fue confirmada ayer por el juez de distrito Richard Seeborg, con sede en San Francisco, California. Ha de decirse que la estrategia de resistencia legal estaba prevista por la Secretaría de Relaciones Exteriores, a cargo de Marcelo Ebrard, desde un inicio. Unos dos meses atrás, una fuente de la cancillería mexicana relató a una columna astillada que se prefería eludir el golpe trumpista y, sin presentarle frente político directo, se alentaría o coordinaría a organizaciones defensoras de derechos humanos, asentadas en esa nación, para que impugnaran judicialmente la imposición de Donald. Por lo pronto, y a reserva de venideros movimientos judiciales, la decisión del juez Seeborg tendrá efectos en todo el territorio estadounidense y obligará a que los solicitantes de asilo esperen su desenlace en el propio país en el que lo gestionaron […] México se ha convertido en la policía migratoria de la Casa Blanca en el sur del país, donde se han registrado marcas históricas en cuanto a detenciones de quienes desde allá buscan alcanzar la frontera norte para intentar el paso irregular a territorio gringo. Por otra parte, como una especie de contraprestación histórica, migrantes virtualmente encapsulados en el sur mexicano gestionan también amparos por medio de la justicia federal contra el gobierno lopezobradorista […] En ese contexto faltaría que México, por sí mismo, deje de servir como garrote de contención del Istmo de Tehuantepec hacia el sur y deje de estirar la mano en espera de inversiones estadunidenses para proyectos desarrollistas de debatible conveniencia y muy probable daño al interés nacional y social”.

 

Ebrard presenta su renuncia a AMLO

Fausto Pretelin, en El Economista, escribe: “Después de los primeros 100 días del gobierno del presidente López Obrador no era difícil identificar la incomodidad que desbordaba la imagen oculta del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón: pocos viajes y pocos mensajes, bajo perfil. No es común que un secretario de Relaciones Exteriores se acuartele en su oficina durante demasiado tiempo, sobre todo sabiendo que el presidente mexicano no es ni será un viajero frecuente (al exterior). No es casualidad que entre sus promesas de campaña reluciera la venta del avión presidencial. Existe, en la oficina del secretario Ebrard, quien sostiene lo contrario, que la correlación debe ser positiva: frente la ausencia del presidente en el mundo, menor número de viajes del secretario Ebrard hacia el mundo. Pienso lo contrario. El pasado martes 2 de abril Ebrard le presentó su renuncia a López Obrador. El presidente no se la aceptó. Ebrard llegó el 1 de diciembre a Relaciones Exteriores sin la existencia de una segunda opción. Es decir, López Obrador no tenía entre su cartera de secretarías alguna opción para Ebrard que no fuera la de Relaciones Exteriores. Durante los primeros 100 días Ebrard comprobó que el sexenio de Obrador no está hecho para lucir en el exterior. La conclusión: un presidente sin brillo internacional mantiene a su secretario de Relaciones Exteriores como una pieza ornamental. (…) Ebrard sabe que su objetivo transexenal no lo podrá cumplir desde el blanco favorito de Trump, y nada favorito del presidente López”.

 

La víctima de López Obrador

Raymundo Rivapalacio escribe en El Financiero: “Kirstjen Nielsen renunció a la Secretaría de Seguridad Territorial, y el impacto por su salida del gabinete del presidente Donald Trump no tardaremos en verlo. Perdió la parte moderada del gobierno de Estados Unidos en materia de seguridad y perdió México. Apenas la semana pasada, funcionarios mexicanos mencionaban que los problemas migratorios de Trump no eran sólo con México, sino que se encontraban sobre todo dentro de su gabinete, donde el choque más fuerte era con Nielsen. Les preocupaba su salida, que finalmente se dio, ante la eventual llegada de halcones y radicales en políticas de migración. Paradójicamente, quien parece haberle dado inadvertidamente la puntilla a Nielsen fue el presidente Andrés Manuel López Obrador. Es cierto que Nielsen llevaba una relación tortuosa con Trump prácticamente desde que relevó hace casi año y medio a su mentor, John Kelly, que fue nombrado jefe de Gabinete de la Casa Blanca –y tiempo después removido. Fue la responsable de la política migratoria de tolerancia cero, que afectó a árabes, mexicanos y centroamericanos. Sobrevivió en medio de aguas turbulentas hasta la crisis de migrantes centroamericanos que inició en octubre de 2018, pero ya no pudo neutralizar los cambios en las políticas migratorias del nuevo gobierno. La clave sobre el papel que jugó el presidente López Obrador en el desenlace final de la secretaria, la dio Kevin McAleenan, quien será su sustituto a partir del miércoles, quien el pasado 7 de marzo compareció en el Comité Judicial del Senado, como jefe de la Patrulla Fronteriza. En esa comparecencia, McAleenan afirmó que las organizaciones criminales trasnacionales estaban “ganando tremendamente” gracias a los problemas de los migrantes centroamericanos, que estaban buscando llegar a Estados Unidos a través de México en números atípicamente crecientes. Los datos de Washington para este año eran utilidades en los dos primeros meses del año de 5 mil millones de dólares, con un crecimiento de aprehensiones de 360 mil personas, superior al total de capturas que se dieron durante todo 2017. (…) El temor en las áreas más sensibles del gobierno mexicano es quién moverá realmente los hilos de la política migratoria. Las noticias son ominosas. Quien ganó la batalla en la Casa Blanca fue Miller, que expandió su influencia en la casa Blanca y se convirtió, de facto, en el zar migratorio. En un correo electrónico al portal conservador Daily Caller, hace una semana, Miller adelantó que habría “un agresivo esfuerzo para utilizar a cada autoridad para reducir la migración indocumentada”. Ya revisó y la purga comenzó. También el endurecimiento de la política migratoria de Trump, resultado no deseado de la política migratoria romántica y de visión estrecha del gobierno mexicano, causantes colaterales de esta radicalización”.

 

Hasta Obama lo tiene

En el Reforma, Sergio Sarmiento, escribe que: “¿qué hacer con los ex gobernantes? Esta es una pregunta incómoda que siempre se han hecho quienes gobiernan en sistemas democráticos y saben que tarde o temprano ellos también estarán fuera del poder. En México pasamos del Maximato, en que el expresidente Plutarco Elías Calles ejercía el poder tras bambalinas, hasta los tiempos del silencio, cuando los ex mandatarios debían guardar silencio en una regla no escrita del sistema. Muchos presidentes, es cierto, salían de su gestión con fortunas acumuladas, por lo que no necesitaban más ingresos; pero otros no, y esto obligó a crear una pensión para los ex presidentes. López Obrador prometió en campaña que eliminaría las pensiones a los ex presidentes, la cual afirmó era de 5 millones de pesos mensuales. La información era falsa. La pensión equivalía al sueldo de un subsecretario, 205 mil pesos al mes, pero los ex presidentes sí tenían asignado personal de seguridad y administrativo que en conjunto podían tener un costo de cinco millones de pesos mensuales. Aun antes de que López Obrador tomara posesión, el Congreso eliminó las pensiones de los ex presidentes y su personal de protección y apoyo. Ahora resulta, sin embargo, que Felipe Calderón y Vicente Fox tendrán a ocho elementos militares de protección cada uno […] No es inusitado que un gobierno otorgue pensiones especiales y seguridad a los ex gobernantes. En Estados Unidos se paga una pensión de 207 mil 800 dólares al año a los ex presidentes; sí, incluso a Barack Obama […] Es razonable que un Estado otorgue una protección especial a quienes han ocupado el máximo cargo de gobierno. Una persona honesta no cambiará sus decisiones como gobernante porque no tenga una pensión, pero es justo que los ex mandatarios tengan la posibilidad de vivir con dignidad y seguridad después de su encargo. No tendrían los ex presidentes que solicitar la protección o la pensión como un favor del Presidente en funciones. Tengamos una ley razonable, que otorgue una pensión digna y personal de apoyo y seguridad suficientes a quienes han gobernado. Así lo hacen los países democráticos. Y con razón”.

 

Sororidad de los hombres

En Excélsior, Yuriria Sierra, escribe que: “el piso se movió. La conversación fue generada. Y se nombró. El ruido no ha parado: ‘MeToo es un llamado a escuchar a las personas sobrevivientes, a poner fin a la cultura del silencio y a que nuestra respuesta tenga como centro de atención las personas sobrevivientes. Se debe dejar de cuestionar la credibilidad de la víctima y en su lugar hay que centrarse en la rendición de cuentas del agresor…’, afirmó Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de ONU Mujeres. Lo afirmó en 2018, hoy sus palabras son retomadas por la organización en nuestro país, porque la coyuntura lo pide: la discusión sobre la violencia de género no puede desvirtuarse o nos condenaremos a que todo siga igual. En ese mismo sentido, el grupo —ya extinto— Botellita de Jerez se dirigió a los mexicanos que participaron en el diálogo y la controversia tras la muerte de su compañero Armando Vega-Gil, acusado de acoso sexual a una menor: “Ni la causa feminista ni el movimiento Me Too son culpables de su suicidio. Como lo dejó en claro en su carta de despedida, misma que escribió con total responsabilidad y conciencia: “No se culpe a nadie de mi muerte”. Esta expresión no debe ser soslayada, sino asumida como un deseo genuino y patente de Armando (…) Nos oponemos resueltamente a la violencia contra las mujeres […] Ahora han salido, tras un ejercicio de reflexión, a intentar la contención, a buscar el redireccionamiento de lo que ha ocurrido en los últimos días. Lo dicen en lo que expresan sobre el suicidio de su compañero; sobre la violencia de género; sobre la urgencia de protocolos de denuncia; sobre la necesidad de empatía. ¿Habremos de quedarnos cada quien en nuestra esquina o estamos dispuestos a buscar una vía para la reconciliación? El pretexto para hablar de ello lo trajo el #MeToo, pero va más allá. Y es que los hombres más evolucionados no pueden si no ejercer una “sororidad” con todas las mujeres, particularmente en su país, en donde nueve mujeres son asesinadas cada día”.

 

El fiscal que vos matáis, goza de buena salud

En El Universal, Salvador García Soto, escribe acerca de los rumores que circularon en medios los últimos días acerca de que el Fiscal General Alejandro Gertz Manero podría abandonar su cargo debido a problemas de salud: “ante la ola de rumores que se desató ayer sobre una ‘inminente’ renuncia de Alejandro Gertz Manero a la Fiscalía General de la República, ante un diagnóstico de salud que le impediría seguir en el cargo, rápidamente, desde las oficinas de la Fiscalía General de la República, voceros y colaboradores del fiscal salieron a desmentir la especie y aseguraron que ambas cosas son falsas: ‘Ni el licenciado Gertz renunciará, ni su salud está afectada’. Por la noche, luego de que el tema circulara en columnas y llegara a las redes sociales, en el equipo de la FGR se hacían la pregunta: ‘¿quién quiere enfermar al fiscal y con qué objetivo’. Un integrante de la Fiscalía, consultado al respecto, comentó a condición del anonimato, que Gertz Manero “anda muy activo y nunca se ausenta y que siempre está al pendiente de todos los temas”, luego apuntó hacia un funcionario de la Secretaría de Hacienda como la posible fuente de origen de las versiones que difunden la supuesta incapacidad del fiscal por motivos de salud. ‘Hay en unidades de Hacienda quien quiere enfermar al fiscal porque le interesa el cargo y desde hace rato presiona y se ve como candidato potencial a llegar a la Fiscalía’, dijo el funcionario de la FGR. Otras versiones publicadas, que lo ubicaban incluso como un ‘tema que preocupa al presidente López Obrador’, era atribuidas a fuentes de Palacio Nacional, donde habrían comentado que el doctor Gertz Manero se ha estado tratando en un hospital privado de un diagnóstico delicado y que eso explicaba por qué no había aparecido en público en las últimas semanas […] el vocero de la Fiscalía General de la República, Raúl Tovar, respondió negando la veracidad de los trascendidos tanto en columnas políticas como en redes […] Así, el fiscal de la República que, según sus colaboradores, ni va a renunciar para ser la primera baja en el gobierno de López Obrador, y goza ‘de cabal salud’. La pregunta es quién es ese funcionario de Hacienda que anda en pos del cargo de fiscal y por qué en Palacio Nacional le dieron fe a los rumores. ¿Será que alguien le quiere mandar mensajes a don Alejandro?”.

 

La Corte: ¿Monreal va por la libre…?

En Milenio, Joaquín López Dóriga, escribe acerca de la reciente iniciativa planteada por el Senador Ricardo Monreal para ampliar el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de 11 a 16 ministros: “el viernes le contaba aquí sobre El Abordaje de la 4T a la Corte y recuperé la forma en la que el presidente Ernesto Zedillo, en diciembre de 1994, desapareció el máximo tribunal de ¡26 ministros! y, vía reforma constitucional, el Senado integró la actual alineación de once. Y que hoy, a 24 años de distancia, no hay duda que la Suprema Corte es un Poder autónomo que no depende del Ejecutivo y así se ha sostenido a través de gobiernos priistas, panistas y ahora con la 4T de López Obrador. Con ese punto recuperé la iniciativa del coordinador de la bancada de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, para crear una tercera sala, de delitos de corrupción, que no le corresponde a un tribunal constitucional, y aumentar el pleno de once a 16 ministros. Apuntaba que el punto central es si la oposición en el Senado le entregaría al Presidente el último bastión, el último contrapeso institucional, la Suprema Corte, aprobando esta reforma. Desde el viernes le dije que López Obrador no estaba en ese proyecto, de aumentar el número de ministros, aunque eso le diese una especie de veto de bolsillo en la Corte, pues alcanzaría siete ministros, suficientes para bloquear la invalidación de todo tipo de leyes, decretos y normas generales, que necesitaría una mayoría de once. Luego se publicó la foto del Presidente desayunando chilaquiles en su oficina de Palacio con Monreal, después otra con el presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, y ayer una tercera del mismo ministro presidente con Monreal y los consejeros jurídicos de la Presidencia y de la Judicatura, más las entrevistas que ha dado el zacatecano promoviendo su iniciativa, y el caso del abordaje de la 4T a la Corte volvió a tomar fuerza. Yo, con la información que tengo, de un poder y del otro, le puedo reiterar que no existe el ánimo en el Presidente de la República, ni en el de la Corte, que esa iniciativa transite. Y sigo creyendo a mis fuentes: López Obrador no va por la Corte y Monreal va por la libre”.

 

 

El PRI no tiene remedio

En el Excélsior, Pascal Beltrán del Río, escribe que: “el nonagenario Partido Revolucionario Institucional ha puesto en marcha su proceso de renovación, con el que busca salir de la peor crisis de su historia. Urgidos de legitimidad, los priistas han aceptado que el próximo líder nacional de la organización salga de un proceso de consulta a la base. Poco deben recordar su propia historia, pues cada vez que han intentado practicar la democracia interna, aquello ha terminado en desastre. A juzgar por los primeros escarceos para elegir a quienes serán sus nuevos dirigentes en los estados –un proceso previo al recambio de su estructura nacional–, las cosas no pintan nada bien […] A principios de los años 90, el PRI buscó recuperar de forma similar la credibilidad perdida durante la sucesión presidencial de 1988. Personalmente, me tocó atestiguar la elección interna que se realizó para definir la candidatura a gobernador de Colima en 1991. Los dos aspirantes, el vencedor, Carlos de la Madrid, y la vencida, Socorro Díaz, protagonizaron un pleito tal que pocas ganas le quedaron al PRI de seguir con la faramalla y volvió al dedazo, aunque disfrazado de ‘candidatura de unidad’. El Partido Revolucionario Institucional nunca ha sido un partido democrático, no está en su naturaleza. Si el tricolor quiere recuperar influencia en el escenario político tendrá que apostar por otros atributos, si es que los halla. Pero más parece bien que, hoy por hoy, no tiene remedio”.

 

Regreso en el tiempo

En Milenio, Trascendió, asegura que: “en la 4T muchos están seguros de que gran parte del conflicto en curso con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación está comandado por José Murat, ex mandatario de Oaxaca, quien opera contra el gobierno federal a marchas forzadas en conjunto con los creadores de la reforma de Enrique Peña Nieto, con el fin de no derogarla. El Presidente advirtió ayer que de no haber acuerdo con los maestros, se volverá no al esquema peñista, sino al que le antecedió, al vigente con Felipe Calderón, cuando la ama y señora era Elba Esther Gordillo, quien con irreprochable timing ha vuelto al ruedo. Eso sí, dijo el mandatario, sin ceder el control de la nómina”

 

 

Ni pitcha ni cacha ni deja batear

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “da la impresión de que cuando juega beisbol a Andrés Manuel López Obrador le gusta ser el catcher, el pitcher, el jardinero izquierdo y hasta el que vende los tacos de cochinita. Y es que el Presidente decidió usurpar las funciones de la Comisión Federal de Competencia, de la Secretaría de la Función Pública y hasta de la Fiscalía General de la República con su pretendido veto a las empresas que acaparan las ventas de medicinas al Gobierno. Quienes sí saben de administración pública advierten que el oficio enviado a la Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda, Raquel Buenrostro, no sólo carece de todo fundamento legal sino que, por lo mismo, podría ser motivo hasta de sanción para los funcionarios que lo acaten. La ley es clara: sólo la Función Pública puede inhabilitar empresas para obtener contratos públicos, peeero tiene que ser tras un procedimiento administrativo en el que se les acredite alguna irregularidad. Y declarar que hay un monopolio se decide en la Cofece, no en Palacio Nacional. A ver cómo le hace Irma Eréndira Sandoval para darle forma legal a los deseos de su jefecito.”

 

Entero y trabajando

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “el fin de semana surgió información sobre la supuesta renuncia de Alejandro Gertz Manero a la Fiscalía General de la República, “por motivos de salud”. Incluso, el rumor penetró en algunas columnas políticas y varios comunicadores hicieron eco de la que a la postre resultó ser una fake news. Fuentes bien informadas nos confiaron haberse comunicado con él, quien confirmó que no es cierto que haya renunciado o que vaya a hacerlo, y menos que esté enfermo. Se mantiene firme en el cargo, informaron con determinación. Entre otras cosas, Gertz Manero comentó que su nombramiento es por nueve años y que, en relación con su salud, se encuentra bastante bien. Apenas va comenzando, no lo bajen a la mala”.

 

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print