Nuevos paradigmas… ¿mismos métodos?

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 15 de noviembre de 2018. Paz y seguridad: nuevos paradigmas… ¿mismos métodos?: En términos jurídicos, en la SCJN está a punto de frenarse la militarización del país que implicaría la Ley de Seguridad Interior, la cual probablemente será declarada inconstitucional; en términos políticos, el Plan de Paz y Seguridad está en camino de dar continuidad a la militarización de facto, mediante el mantenimiento del Ejército y la Marina en las calles… ¿Restauración autoritaria? ¿Quién manda aquí?…

Rayuela

‘‘Me da pena aprender los nombres de los pueblos mexicanos que nunca aprendí en la escuela, y que hoy me sé sólo cuando en ellos ocurre una tremenda injusticia’’. Fernando del Paso

Plan de paz, militarizado

En La Jornada, el periodista Julio Hernández López, habla acerca de la estrategia de pacificación presentada por el Presidente electo y su equipo l víspera, mismo con el que el tabasqueño pretende devolver la tranquilidad a los mexicanos: “en términos jurídicos, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación está a punto de frenarse la militarización del país que implicaría la Ley de Seguridad Interior, la cual probablemente será declarada inconstitucional; en términos políticos, el Plan de Paz y Seguridad está en camino de dar continuidad a la militarización de facto, mediante el mantenimiento del Ejército y la Marina en las calles para ejecutar funciones correspondientes a las fallidas policías y, en especial, mediante la Guardia Nacional que agregará fuerza y control a los mandos castrenses […] la mayoría morenista está decidida a hacer los cambios legales y constitucionales que sean necesarios, según anunció en discurso oficial el ebrardista Mario Delgado, coordinador de los diputados federales de Morena. Estuvo presente Ricardo Monreal, coordinador de los senadores morenistas, pero no le tocó usar la tribuna, como tampoco lo hizo el próximo secretario de la Marina, almirante José Rafael Ojeda Durán, aunque sí el de la Defensa Nacional, general Luis Sandoval […] Andrés Manuel López Obrador propició aplausos a varios de sus colaboradores. En especial, al general Sandoval, al mencionar que se busca generar un cambio en la operación del Ejército (darle un giro) para, entre otras cosas, enfocarlo a la seguridad interior y no sólo a la defensa nacional. Antes, Alfonso Durazo, futuro secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, había leído una amplia explicación de los propósitos del citado Plan de Paz y Seguridad. Reconoció la realidad difícil que se vive en el país, sin ahorrar precisiones y adjetivos, pero luego enumeró las acciones que se tomarán durante el sexenio obradorista, a cuyo fin, o antes, si fuera posible, se tendrá un panorama radicalmente distinto del actual pues, aseguró, los niños podrán jugar de nuevo en las calles, las mujeres podrán vivir sin que las molesten y los hombres podrán trabajar en paz y honradamente”.

Paz y seguridad: nuevos paradigmas, ¿mismos métodos?

En El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “Andrés Manuel López Obrador se propuso ayer, con la presentación del Plan Nacional de Paz y Seguridad para los próximos seis años, la meta más grande y ambiciosa que enfrentará su gobierno: devolver la paz y la tranquilidad a los mexicanos. Para lograrlo, su estrategia parte de un cambio de paradigma que modifica el concepto de ‘la guerra contra las drogas’, política belicista y policial seguida y fracasada por los dos últimos gobiernos, para enfocarse en la ‘lucha por la paz’, que modifica prioridades: en vez de detener capos y delincuentes de cárteles […] todos esos enunciados escuchados ayer en los discursos del presidente electo, de su equipo de seguridad y líderes de las mayorías en el Congreso, y que proponen un nuevo enfoque y nuevos objetivos en las políticas de seguridad federal, se ejecutarán con el mismo método también utilizado en los últimos doce años: apoyo de las fuerzas militares como pilar de la estrategia contra la violencia y la inseguridad. Y ahí es donde el cambio de paradigma no necesariamente corresponde a un cambio de método, porque nuevamente el Ejército y la Secretaría de Marina aparecen como los pilares iniciales del plan para recuperar la paz y la seguridad perdidas, que plantea incluso modificar la Constitución para legitimar la participación castrense en las labores de seguridad con la creación de una nueva corporación de policía cívico-militar: la Guardia Nacional que se plantea como el nuevo cuerpo de élite con 50 mil integrantes que provendrán del Ejército (Policía Militar), de la Marina (Policía Naval) y de la Policía Federal. Justo cuando hoy la Suprema Corte de Justicia de la Nación podría anular, por inconstitucional, la nueva Ley de Seguridad Interior impulsada por el presidente Peña Nieto y que buscaba regularizar la participación de las fuerzas castrenses en la seguridad pública federal, el próximo gobierno plantea lo que sería una Reforma Constitucional para validar y regularizar esa participación de los militares en las labores de seguridad civil […] El uso de las fuerzas militares en su nueva estrategia de seguridad y paz, fue explicado ayer por el presidente electo con el argumento de que en las policías civiles ‘hay mucha descomposición y falta de profesionalismo’ […] Entonces, nuevos paradigmas, nuevo enfoque, pero el mismo método de militarización de la seguridad federal con controles y capacitación civiles. ¿Dará un resultado distinto a partir del 1 de diciembre? Ese es el reto más difícil que tiene frente a sí López Obrador, que antes fuera un crítico férreo de la participación castrense en la seguridad pública”.

¿Restauración autoritaria?

Leo Zuckermann escribe en Excélsior lo siguiente: “hace seis años, en vísperas de la elección presidencial de 2012, di un par de conferencias con mi colega Macario Schettino. A pesar de compartir muchos puntos de vista con él, en aquella ocasión tuvimos una diferencia. Macario estaba preocupado por el posible regreso del PRI a Los Pinos con la posibilidad de una mayoría en ambas cámaras del Congreso. Pensaba que, de darse ese escenario, habría una restauración del régimen autoritario. Yo no lo creía y cruzamos una apuesta, apuesta que nunca le pagué por una razón: sí ganó Enrique Peña Nieto, pero el PRI no obtuvo mayoría en el Congreso. Seis años después he regresado a revisar los términos de aquella apuesta y me he encontrado que, cambiando los nombres de Peña por Andrés Manuel López Obrador y del PRI por Morena, estamos frente al mismo fantasma, es decir, el de una posible restauración autoritaria. Schettino pensaba que, de ganar Peña (pongo entre paréntesis AMLO para comparar las similitudes) con mayoría en el Congreso, los priistas (morenistas) procederían a hacer lo que habían hecho en los gobiernos de los estados, es decir, abusar del poder para acumular fortunas y perpetuarse en el gobierno. Decía que utilizarían los programas de combate a la pobreza con fines electorales. El nuevo Presidente priista (morenista) regresaría a la opacidad en estos programas para así utilizarlos a su antojo. Macario argumentaba que los priistas (morenistas) le restarían independencia a instituciones como la Suprema Corte de Justicia. Afirmaba que al próximo Presidente le tocaría nombrar a seis ministros y que trataría de hacerlo con aliados suyos. Esto sería posible por la regla existente: el Ejecutivo decide quién ocupa la vacante en la Corte si el Senado no aprueba, con una votación de dos terceras partes, la terna de candidatos presentada por el Presidente en dos ocasiones. Todo dependería, entonces, de la oposición, ya que el PRI (Morena) no contaría con las dos terceras partes de los votos. Digamos que la oposición siempre le rechazara las ternas al Presidente. Pues acabaríamos con una mayoría de ministros —seis a cinco— nombrados exclusivamente por el Ejecutivo. Otro de los argumentos de Macario era que los priistas (morenistas) cambiarían el mandato del Banco de México para incluir el objetivo del crecimiento económico aparte de la estabilidad de los precios. De esta forma se perdería el foco de la política monetaria que podría ser más afín a objetivos electoreros promovidos desde la Presidencia. Para ello, sin embargo, se necesitaría una reforma constitucional. Schettino pensaba que el PRI (Morena) podría conseguir este cambio con el apoyo de algunos partidos de oposición. Lo mismo con la posibilidad de eliminar cien diputados plurinominales y desaparecer los senadores de representación proporcional. Esto, como bien apuntaba Macario, fortalecería la presencia del PRI (Morena) en ambas cámaras. Pero, para ello, se necesitaría, otra vez, de una reforma constitucional. Schettino creía que, en esta reforma particular, el PRI (Morena) podría contar con votos de partidos opositores. Hay muchos temas más de cómo podría darse una regresión democrática con un Presidente priista (morenista) con mayoría en el Congreso. Sin embargo, el que más me preocupó entonces, porque involucraba mi actividad profesional y la de Macario, fue el de la libertad de expresión”.

¿Quién manda aquí?

En Reforma, Sergio Sarmiento, considera que el próximo Presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha debilitado instituciones con el fin de llegar a la silla presidencial sin encontrar contrapesos u oposición a su proyecto de nación: “Andrés Manuel López Obrador afirmó este 12 de noviembre, en vísperas de su cumpleaños, que esperaba vivir seis años más porque es el tiempo que piensa permanecer en el poder. La declaración es significativa porque, aun antes de rendir protesta, se ha advertido en redes sociales que el Presidente electo podría modificar la Constitución para reelegirse como Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia o Daniel Ortega en Nicaragua. Supongo que López Obrador tiene el suficiente conocimiento de nuestra historia como para no pretender reelegirse, pero es evidente que está dando a la Presidencia poderes que ésta no tenía desde los tiempos del viejo Partido Revolucionario Institucional […] Cada vez parece más empeñado en acabar con el diálogo que la democracia impuso sobre los grupos políticos del país para volver a los monólogos sucesivos. La nueva Ley de Administración Pública es un paso en esa dirección […] El trato entre el nuevo Presidente y los empresarios ya quedó delineado con la cancelación unilateral del aeropuerto de Texcoco y su oferta de compensar a los contratistas con nuevas obras. La Ley de Obras Públicas prohíbe al Ejecutivo entregar proyectos sin licitarlos, pero cuando el Presidente controla el Congreso puede modificar cualquier ley que le estorbe. El Presidente electo está también tratando de debilitar al Instituto Nacional Electoral, la institución que desde sus tiempos como Instituto Federal Electoral permitió a México tener una verdadera democracia e hizo posible acabar con la hegemonía del Partido Revolucionario Institucional […] López Obrador no quiere ser florero ni gobernar como los presidentes acotados de los últimos tiempos. Está buscando construir un sistema sin contrapesos en el que nadie pueda preguntarle: ¿Quién manda aquí?”.

Calderón y Peña: ¿socios de El Chapo?

Los primeros dos días en el juicio de Joaquín “El Chapo” Guzmán han estado llenos de sorpresas por parte de la defensa del narcotraficante, la cual inició la defensa de su cliente asegurando que ex Presidentes mexicanos recibieron pagos por parte de la organización criminal comandada por Guzmán Loera a cambio de protección, además de que pretende exculpar al capo señalando como el verdadero líder del Cartel de Sinaloa a Ismael ‘El Mayo’ Zambada, y a su familia. En El Universal, Ricardo Raphael, escribe que: “antes que narcotraficante, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán es un formidable maestro de la propaganda. Por eso ocupa un lugar tan destacado en el almanaque de la historia criminal, porque posee un instinto hollywoodense para crecer su personaje en proporciones que ya son míticas […] Fiel a sí mismo y a su talento para producir una fuerte impresión entre sus espectadores, Guzmán Loera volvió escandalosa la primera jornada del largo juicio que acaba de comenzar en Nueva York. De tal dimensión fueron los fuegos de artificio que el juez decidió regañar al abogado defensor por su demagogia y la falta de pruebas que sustentaran sus dichos. Bastó con que el defensor Jeffrey Lichtman señalara como beneficiarios del Cártel de Sinaloa a dos presidentes mexicanos, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, para que el ambiente se volviera explosivo. El juez Brian Cogan reconvino al abogado recordándole que está prohibido mentir en su tribunal. Es decir que esas graves afirmaciones solo serían toleradas en caso de que hubiera evidencia contundente para respaldarlas […] ’El Chapo’ y sus abogados intentaron inocular la mente del jurado, y también los oídos de la opinión pública, con el argumento de que este mítico criminal podría no ser la cabeza de su organización, sino el engranaje medio de una maquinaria mucho más grande, que le trasciende y supera. Con este mismo propósito el abogado Lichtman señaló a Ismael ‘El Mayo’ Zambada, y a su familia, como los verdaderos gerentes de la empresa criminal. Desde el punto de vista jurídico fue genial haber comenzado el proceso con este discurso […] La narrativa según Lichtman sería como sigue: el narcotráfico en México tiene fuero otorgado desde la Presidencia de México y por tanto es injusto otorgarle tanta importancia y culpa a un peón menor de la partida. Para echar a andar esta fábula jurídica, y también mediática, es que el martes habrían sido mencionados Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto en el parlamento del abogado defensor. Fue un acto de propaganda típico de ese prestidigitador que siempre ha sido El Chapo Guzmán”.

El juicio a ‘El Chapo’

Raymundo Rivapalacio en El Financiero escribe lo siguiente: “El juicio de Joaquín El Chapo Guzmán arrancó en la Corte Federal de Brooklyn, de forma estridente. Jeffrey Lichtman, su abogado defensor, reconoció que su cliente sí era narcotraficante –siempre dijo en México que era agricultor– pero de baja ralea, bajo las órdenes de Ismael El Mayo Zambada, quien paga sobornos a dos presidentes mexicanos, a jefes militares y policiales, y a agentes de la DEA, para que no sea capturado, mientras que el fiscal Adam Fels sacó de la nada una revelación extraordinaria: el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo en Guadalajara, en 1993, fue cometido por el gobierno de Carlos Salinas. En la presentación de sus argumentos iniciales, quedó claro que en el banquillo de los acusados también están los gobiernos de México. El escándalo en México está reducido a posiciones políticas, donde el discurso y la retórica a favor y en contra de las viejas imputaciones de vinculación de los cárteles de la droga con los gobiernos mexicanos, se han desgastado. Pero las imputaciones que mostraron las declaraciones de los abogados en Brooklyn, donde se anticipa la presentación de más de 300 mil documentos de evidencias, cientos de grabaciones telefónicas y testigos protegidos, que aportarán los fiscales –simultáneamente al de Brooklyn participan de Miami y del Departamento de Justicia– y la defensa de El Chapo, abrirán una puerta muy grande en la relación del crimen organizado con funcionarios mexicanos a lo largo de los años, y deberá obligar al próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador, a investigarlos para determinar si hay sustento o no en las acusaciones. No es solamente la defensa del narcotraficante sinaloense la que abrirá esa Caja de Pandora en tribunales donde no tiene influencia ni capacidad para obstruir el gobierno federal, sino que los fiscales, en una Corte abierta, ventilarán las miserias institucionales de México. El juicio de Guzmán no es el final de una carrera criminal, sino el principio que por años hemos esperado muchos mexicanos para saber el grado de protección que tuvo del gobierno. (…) La relación de altos funcionarios de diversos gobiernos con el crimen organizado ha emergido de manera fragmentada y particular. Nunca como un fenómeno sistémico. El juicio de El Chapo nos permitirá asomarnos a esa realidad mexicana que, como afirmó Lichtman, “pondrá los pelos de punta”.

Que no me da para todo de golpe

En Milenio, Joaquín López Dóriga, reflexiona acerca de todo el cúmulo de acontecimientos suceden al mismo tiempo en el País: “son tantas las cosas que suceden simultáneamente en todos los frentes, social, económico, político, que más que analizar, apenas me da tiempo de leer, investigar y tratar de entender. Uno no da para más. Y ante el alud que nos arrolla, solo me queda la enumeración, que retrata el momento, cuando el escenario está lleno de actores, el lunetario de público y las calles de pueblo. Y voy a la respuesta de Andrés Manuel López Obrador a la marcha ciudadana del domingo contra la cancelación del aeropuerto y su consulta popular para confirmar una decisión tomada de antemano en la que a nadie engañó, lo anunció desde que era candidato. A esa salida a la calle de gente que no acostumbra a hacerlo, respondió con otra consulta, ésta múltiple, que abarca 12 temas: el Tren Maya, la refinería de Tabasco y 10 programas sociales, todos ya decididos por él y apuntados en el Presupuesto de Egresos 2019. Anoto en esta enumeración, la iniciativa de Morena en el Senado para prohibir las comisiones bancarias, que el jueves tiró el valor de capitalización de los bancos en 103 mil millones de pesos, lo que a su vez arrastró a la Bolsa Mexicana de Valores a su peor pérdida, 5.81 por ciento, desde mayo de 2011, el anuncio de Andrés Manuel López Obrador, al día siguiente, de que en tres años no haría modificaciones legales a la banca y la reiteración de Ricardo de Monreal de ir tras esos usureros. Y agrego: la Bolsa Mexicana de Valores ha perdido en cinco días 10 por ciento de su valor. Destaco, también, el encarecimiento de la deuda externa por la depreciación del peso, de 18.40 a 20.40, en 525 mil millones de pesos y el del bono soberano a 10 años de 7.93 por ciento a 8.86, nivel que no se veía desde la crisis de 2008, y más, que no sé si se lo estén explicando todo al Presidente electo. Yo ya seguiré con la enumeración. Les digo que no me da para todo de golpe”.

Tacleados

En Excélsior, Yuriria Sierra, escribe acerca de la decisión de la Liga de Futbol profesional de Estados Unidos (NFL por sus siglas en inglés) debido a las pésimas condiciones en las que se encuentra el césped del Estadio Azteca, recinto en dónde se jugaría este lunes por la noche el juego Rams vs. Chiefs: “nuestro jugador tenía el balón y recibió un tacleo en nuestra propia zona de anotación. No pudimos hacer nada. Ni patear el balón. Nada. Perdimos. Casi por default. Nos metimos a la cancha, pero no dimos el ancho ni para el primer cuarto. Y éste, más que un partido, nos costará 500 millones de pesos en ingresos por el turístico, otros 67 millones del presupuesto del gobierno federal y 923 millones más en la Ciudad de México. De ese tamaño las pérdidas, por la cancelación del Monday Night en el Estadio Azteca que se realizaría este lunes. Las razones fueron materia de memes, todos merecidísimos. Fue un oso, un ridículo internacional, otro con la NFL (¿o ya nos olvidamos del jersey robado?), pero ahora por el juego Rams vs. Chiefs […] En los últimos cinco meses, en el Azteca se realizaron de 37 eventos masivos. Lo mismo el cierre de campaña de Andrés Manuel López Obrador que El Dorado World Tour de Shakira o los conciertos de Los 40 principales, la Ke Buena y el aniversario de Telehit. Una sobrecarga de visitantes, pues además de esto, desde el 10 de junio se han jugado 31 partidos de Liga y Copa MX. Un estadio enorme y multiusos al que debieron asegurarle cuidados para sus compromisos, más aún los que significan una gran inversión para varios frentes. Que hayan sido necesarias nueve pruebas para verificar la plantación del pasto y nueve más para revisar que éste cubra todo el campo, valida la decisión de la NFL, y deja a México en entredicho a nivel internacional, pues al parecer nunca notaron señal alguna de que algo andaba mal con el césped. ¿O el Estadio Azteca no informó a tiempo de las condiciones de su cancha? El gobierno federal ha invertido 14.5 millones de dólares en cada uno de los partidos registrados en México, en los últimos dos años. La liga de futbol americano está obligada a reembolsar lo invertido, pero sólo si los factores se consideran ‘eventos de fuerza mayor’, según el contrato firmado entre el Consejo de Promoción Turística y la NFL, pero eso está por determinarse. De no ser así, podrían aplicarse sanciones de hasta 10 por ciento de la inversión. Como si no tuviéramos ya pendientes otras multas por contratos cancelados […] Y éste tipo de sustos, ya tienen bastante. México, como miembro de la OCDE, no puede permitirse tropiezos, menos cuando el sector turístico es una de sus fortalezas, tan fuerte, que la inseguridad no ha mermado como pensaríamos. Qué torpeza ser quienes nos boicoteemos. El *Monday Night se ha realizado con éxito en años anteriores, ¿qué podría salir mal, pensamos? Respondimos que lo mismo de siempre: nuestra planeación. Eso que siempre nos falla y que hace la diferencia en cuestiones de competitividad”.

Hasta Félix apoyó a Josefina

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “no abundan legisladores que conozcan tanto a las Fuerzas Armadas como Josefina Vázquez Mota quien, siendo diputada en la segunda mitad del calderonato, paró en seco el abominable proyecto de Ley de Seguridad Nacional aprobado por el Senado que, turnado para su aprobación, fue sepultado en San Lázaro y por fortuna jamás resucitará. A la hoy senadora le indigna que su presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz Ledo, haya invitado y luego desinvitado a la ceremonia de cambio de titular del Poder Ejecutivo a los más altos mandos en activo de las fuerzas armadas. ‘Deben cesar definitivamente las agresiones, descalificaciones y faltas de respeto en contra de nuestro Ejército Nacional y nuestra Marina Armada’, dice, y se pregunta si ‘estará enterado el Presidente electo de este agravio’. El coordinador de la bancada senatorial del Partido Revolucionario Institucional […] Arropada por sus camaradas del PAN, Vázquez Mota anticipó que su fracción presentaría este jueves un exhorto para que se extienda una disculpa. Consideró que ‘Morena ha tenido un nuevo desplante ofensivo en contra de un numeroso grupo de oficiales y mandos del Ejército y la Marina Armada de México’ […] De Morena finalmente, el presidente de la Comisión de Defensa, Félix Salgado Macedonio, el martes no tenía la menor idea: ‘Yo no sé, porque ellos (Porfirio) son diputados, yo soy senador. Pero no conozco el tema, no sé, no estoy enterado. Voy llegando de Acapulco en mi moto’. Pero ayer, al enterarse, apoyó a Vázquez Mota”.

Autonomía, contra el abuso de poder

En Excélsior, Pascal Beltrán del Río, escribe que: “las instituciones oficiales autónomas surgieron de las luchas de la sociedad civil organizada para asegurar que algunas funciones específicas del Estado mexicano no obedecieran a decisiones unipersonales y se realizaran sin presiones políticas o presupuestales del gobierno en turno […] Una parte de la batalla por la democratización del país se centró en arrebatar al gobierno el control de los comicios y ponerla en manos de los ciudadanos. Fue una demanda que tardó muchos años en cumplirse […]Todas las instituciones autónomas en México han pasado por procesos similares, en los que el papel de la sociedad civil organizada ha sido primordial. Así se creó, por ejemplo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, a partir del asesinato de la luchadora social sinaloense Norma Corona, en 1990.Fue la arbitrariedad y el abuso del poder el que llevó a la autonomía del Banco de México, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía y la Auditoría Superior de la Federación, entre otros […] La creación de instituciones autónomas en México ha sido esencialmente resultado de una batalla cívica contra las decisiones unipersonales; para poner en manos de la sociedad diferentes facultades del Estado, a fin de que no dependan de intereses políticos y vaivenes electorales. Es verdad que, una vez creadas dichas instituciones, los partidos han encontrado la manera de poner al frente de ellas a personas que los representan, mediante el voto de sus legisladores […] Son muy preocupantes las declaraciones que, desde los tiempos de la campaña electoral, ha hecho el hoy Presidente electo contra distintos órganos autónomos, como el INE, el Inegi, el INEE y el Banco de México, entre otros. Más preocupante es el intento de someter a las comisiones Reguladora de Energía y Nacional de Hidrocarburos mediante, primero, una iniciativa de ley que pretendía anular su autonomía y, luego, la exigencia de que sus comisionados renuncien para ser reemplazados por personajes cercanos a Morena. Ayer, se logró lo segundo con la salida de Juan Carlos Zepeda, comisionado presidente de la CNH, quien dejó su encargo cinco meses antes de su conclusión. Construir instituciones autónomas ha costado muchos años de lucha a la sociedad civil. Defenderlas es defender la democracia y prevenir que el poder vuelva a ejercerse de forma arbitraria y abusiva”.

Un ex guerrillero baja del caballo a un general

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “el general de brigada José Luis Sánchez León, quien tuvo una posición jerárquica cuando ocurrieron los hechos de Tlatlaya, Estado de México, en 2014, no alcanzó la ratificación de su ascenso a general de división, debido a la intervención de un ex guerrillero. El secretario técnico de la Comisión de Defensa Nacional del Senado, Saúl López Sollano, ex integrante de una guerrilla en los años 70, no dejó pasar al militar de Caballería, y propuso un proyecto de dictamen que excluyó a don José Luis de los ascensos concedidos por el Presidente de la República a 187 militares. Hay que recordar que López Sollano fue designado secretario técnico por el senador Félix Salgado Macedonio, presidente de dicha comisión. Así, hoy el Senado ratificará solo 186 ascensos y no habrá forma para que el presidente Enrique Peña Nieto le imponga las insignias del más alto rango en las Fuerzas Armadas al brigadier Sánchez León. El poder de la firma presidencial y la del secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, en este caso, no sirvió”.

Balanceando el presupuesto

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “aunque parece que legisladores morenistas y petistas desistieron de usar las reservas del Banco de México para reactivar la economía, cuentan por ahí que en el nuevo gobierno ya le echaron el ojo a otra fuente de recursos. Según esto, el plan es tomar algo así como 250 mil millones de pesos de los fondos de estabilización creados con ingresos petroleros -y que están reservados para contingencias- y usarlos para balancear el presupuesto 2019 que nomás no cuadra. ¿Será?”

Nueva estrategia

Milenio, Trascendió, asegura que: la víspera de la discusión de la Ley de Seguridad Interior en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que con dos votos más quedará sepultada, el próximo secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, y el propuesto fiscal General de la República, Bernardo Bátiz, rechazaron la versión de que el próximo gobierno pueda recurrir a ella, al aclarar que “ni la necesitamos”. A la presentación de la nueva estrategia de seguridad asistieron, entre otros, el constitucionalista Diego Valadés Ríos, quien apoya 100 por ciento el plan delineado; el líder de las autodefensas de Michoacán, José Manuel Mireles, quien incluso llegó y salió escoltado por sus subordinados, así como el embajador de México ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente”.

Agradecido

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “casi un año después, Mikel Arriola volvió a las oficinas centrales del IMSS, que fueron su segunda casa, para develar, emocionado, junto con su sucesor Tuffic Miguel, su retrato al óleo. En el salón de la fama que almacena la galería de los exdirectores generales en los 75 años de vida del Seguro Social, admitió que ‘para mí es un día de dar las gracias. Primero al presidente Peña Nieto, quien siempre apoyó al instituto’. Luego dio las gracias a sus colaboradores. No dejó duda de su eficacia. Fue el director que dio al IMSS su primer superávit financiero, como lo subrayó Tuffic, y eso lo hace grande. El pleno del Consejo Técnico reconoció sus avances. A Mikel lo acompañó en el estrado su hijo Santi, a quien inculca el amor al instituto. Cuiden al IMSS, pidió Mikel. Buen trabajo”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print