¿Pence elogia a México?…

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 19 de junio 2019. ¿Pence elogia a México?… Mike Pence lanzó un presunto elogio que en realidad es una ofensa: México ha hecho más en 10 días que en 10 años en cuanto a control migratorio. Peña Nieto, el objetivo… Gobernadores: humillados y ofendidos…

Rayuela

“Malas noticias para México, para el mundo. Trump va en caballo de hacienda. Es un depredador. Vienen años más sombríos”.

Riquelme está tan enojado con AMLO por el Metrobús, que quizás ya no lo acompañe en actos públicos

Redacción, SinEmbargo: “Miguel Riquelme dijo que si el Presidente Andrés Manuel López Obrador regresa a Coahuila para algún evento de entrega de apoyos sociales, es probable que no lo acompañe. La cancelación del Metrobús en Durango —con la zona metropolitana de La Laguna— es lamentable, explicó el Gobernador Miguel Riquelme, quien dijo apoyará a su homólogo José Rosas Aispuro en reactivar el proyecto, e incluso dijo que si el Presidente Andrés Manuel López Obrador regresa a Coahuila para algún evento de entrega de apoyos sociales, es probable que no lo acompañe. Miguel Riquelme dejó claro que el Metrobús en Coahuila tiene fondos y está al 95 por ciento del proyecto. “No tenemos riesgo de que lo puedan cancelar. No existen otros proyectos para Coahuila, porque todos fueron cancelados en el Presupuesto de Egresos de la Federación, el más importante era la carretera de Mazatlán a La Laguna, Piedras Negras, Acuña, y ese fue cancelado”. Reconoció que sí existe incertidumbre, sobre todo con los inversionistas extranjeros, porque la cancelación de proyectos de esa magnitud pueden trae consecuencias. El Metrobús le iba a permitir a La Laguna subir 11 lugares en competitividad por parte del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO). “Lo que se acaba de cancelar en Gómez Palacio, Durango, es la gran oportunidad de que la Comarca Lagunera pudieran tener el mejor de los sistemas de transporte del norte del país. Eso es lo que canceló”, dijo.

¿Pence elogia a México?

Julio Hernández López, La Jornada: “Los significados políticos de lo numeral: en el contexto trumpiano de búsqueda de cuatro años más en la Casa Blanca, el vicepresidente Mike Pence lanzó un presunto elogio que en realidad es una ofensa: México ha hecho más en 10 días que en 10 años en cuanto a control migratorio. Es decir, la administración de Andrés Manuel López Obrador se ha plegado más a los planes del imperioso vecino que sus inmediatos antecesores, Enrique Peña Nieto (ayer sacado de su zona de confort merced a una publicación en la que se le menciona como cómplice o beneficiario de la transa de Fertinal-Lozoya) y Felipe Calderón Hinojosa. Un 10 en la boleta de calificaciones han puesto los preceptores gringos a los escolapios mexicanos que están en turno ante el timón migratorio. Los 10 días que conmovieron al sur mexicano, podría ser el título (con la disculpa desde ultratumba de John Reed) de esta obra escrita en Washington. En tanto, Trump cabalgaba políticamente a gusto, en el espectáculo montado en Orlando, Florida, con el garrote listo para cambiar de jugada ante México cuando vuelva a ser electoralmente necesario o cuando se cumplan los plazos 45-90 convenidos por Marcelo Ebrard (una especie de Videgaray en versión morenizada), lo que suceda primero. En casa, López Obrador se sacaba de la manga electoral otra carta difícilmente digerible por sus opositores. Dado que no se aprobará que la consulta sobre revocación de mandato presidencial se realice el mismo día de las elecciones generales intermedias de 2021, el tabasqueño propone que se efectúe el juarista 21 de marzo, justamente en el contexto inicial de las campañas partidistas de ese año: el 21 en el 21, lindo rejuego numérico-electoral que el antiobradorismo de inmediato ha rechazado”.

Peña Nieto, el objetivo

Raymundo Rivapalacio, El Financiero: “La Comisión Nacional Bancaria y de Valores de Estados Unidos, la Securities and Exchange Commission, tiene un Programa de Informantes que ha sido redituable. Mediante este programa para combatir la corrupción, aquellos informantes cuyos datos lleven al éxito una investigación, reciben entre el 10 y el 30 por ciento de las sanciones impuestas, siempre y cuando superen el millón de dólares. Son incentivos muy fuertes para los llamados whistleblowers, y, desde 2011, la Comisión, conocida por sus siglas SEC, ha pagado más de 276 millones de dólares a quienes les han soplado secretos. Uno de estos informantes señaló al expresidente Enrique Peña Nieto de haber recibido sobornos de un empresario italiano por la operación de venta de Fertinal a Pemex, en 2015, adquirida con sobreprecio. Una copia de la declaración del informante a la SEC fue entregada a Noé Cruz, un veterano reportero en temas energéticos, y que publicó en El Universal. Peña Nieto, que se ha caracterizado por ser muy lento en responder, actuó con prontitud. A las 11 de la mañana con 38 minutos escribió en Twitter: “Rechazo categóricamente las falsas imputaciones en mi contra, publicadas esta mañana en distintos medios y atribuidas a un supuesto informante. No es la primera vez que se pretende inculparme de mala fe y sin fundamento alguno. Por supuesto, mienten”. El presidente Andrés Manuel López Obrador también se vio obligado a tomar una posición durante su conferencia de prensa mañanera en Palacio Nacional. Dijo no tener información de una investigación sobre Peña Nieto, pero señaló que “es muy difícil que un presidente de la República no se entere de un negocio de esa magnitud”. López Obrador no mintió. En la investigación que se abrió en México no figura el nombre de Peña Nieto, lo que de ninguna manera excluye el presunto involucramiento revelado por el susodicho informante de la SEC. (…) La pregunta que queda no es sólo quién aportó los detalles de la operación, sino para dónde va. El abogado de Lozoya, Javier Coello Trejo, ha puesto sobre la mesa los nombres del expresidente y del entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y, en la víspera de la publicación de El Universal, adelantó su deseo de llamar a declarar a Peña Nieto. En una entrevista en Foro TV, el martes, Coello Trejo reveló que la operación de compra-venta de Fertinal no fue con dinero de Pemex, sino que salió de Nafin, que en ese entonces dirigía Jacques Rogozinski, y Bancomext, que encabezaba en el momento que se concretó la venta Alejandro Díaz de León, actual gobernador del Banco de México. La autorización de quién pagaba, debió salir de Hacienda. ¿Es Videgaray el objetivo de Lozoya? Los dos terminaron muy mal su relación, pero responder esa pregunta sería asumir que el exdirector de Pemex es el informante. ¿Es Peña Nieto a quien pretende inculpar el informante? Para que pudiera comprobarse, tendría que haber documentos del Fideicomiso 470 que lo vincularan directamente, lo que hay que esperar y ver. Lozoya es prófugo de la justicia, pero la acusación de lavado de dinero no tiene nada que ver con Fertinal. Esta revelación eleva la presión sobre López Obrador para actuar en contra de su antecesor”.

Drogas, la carta que guarda Trump

Jorge Fernández Menéndez, Excélsior: “Donald Trump inició en Orlando, Florida, su campaña para permanecer en la Casa Blanca cuatro años más y no soltará ni por un segundo el tema que le ha generado un enorme beneficio en los últimos días, el de la amenaza a México con aranceles para así detener la creciente migración ilegal. Pero debemos recordar que la migración no es la única carta que tiene Trump en contra de México. Estados Unidos insiste, con datos duros, que cada vez ingresan más drogas desde México a su país, lo que se combina con la dramática caída de los decomisos de droga en el nuestro. En otras palabras, según la administración Trump, mientras estuvimos dejando pasar migrantes, también dejamos pasar drogas. En una serie de tuits publicados en abril pasado, el presidente de Estados Unidos escribió que “estoy buscando una sanción económica para los 500 mil millones dólares en drogas ilegales que son enviadas y contrabandeadas a través de México y a través de nuestra frontera sur. Más de 100,000 americanos mueren cada año, por lo que hay muchas familias destruidas!”. Y dio un año para revertir la situación. Semanas después, ya en mayo pasado, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza informó que desde octubre de 2018 se había incrementado exponencialmente el trasiego de drogas en la frontera. (…) Después de la advertencia de abril, cuando estalló el tema de los migrantes semanas atrás, Trump volvió a tocar el de las drogas, aunque el peso lo mantuvo en la migración. Esta misma semana, la administración estadunidense ha insistido en que el 90 por ciento de la droga que ingresa a los Estados Unidos lo hace desde México y en que ha habido el año pasado 60 mil muertos por sobredosis de opiáceos, de los cuales 15 mil fallecieron por sobredosis de heroína o sus derivados ingresados desde México. (…) Con el tema de las drogas pasará lo mismo. Si no se ejecuta una amplia vuelta de tuerca que garantice el aumento de decomisos y el desmantelamiento de redes del narcotráfico, el problema estallará en las siguientes semanas y será mucho más complejo de resolver que el migratorio. La política ante el narcotráfico no sólo nos está creando una crisis anunciada con Estados Unidos, si buscaba la pacificación ya fracasó y ha sumergido a nuestro país en una ola de violencia e inseguridad mayor aún a la que veníamos arrastrando. Los números del último semestre no mienten y lamentablemente los que exhiben en Estados Unidos tampoco. Antes de que Donald Trump juegue la carta del narcotráfico, debemos cambiar nuestra estrategia y hacerlo, antes de las amenzas, por nuestro interés social como nación”.

Terrible historia, una vez más

Héctor Aguilar Camín, Milenio: “Me dejé llevar por el momento y acabé en la historia de guerra de México y Estados Unidos. La sombra de fatalidad que me abruma siempre que me acerco al tema cayó de nuevo sobre mí, esta vez en los primeros pasajes de un libro de Peter Guardino: The Dead March. El título alude a la pieza musical “la marcha de los muertos”, que tocaban en los funerales de los soldados estadunidenses. La cantidad inesperada de muertos en una guerra que el presidente James K. Polk esperaba corta, terminó siendo una tonada definitoria de la época. El pasaje del libro, que hizo caer de nuevo sobre mí la sensación insoportable de fatalidad, es el de las primeras dos batallas formales que establecieron frente a Matamoros, de un lado el pequeño pero disciplinado ejército de Zachary Taylor, y del otro, el numeroso pero mal nutrido cuerpo de soldados de Mariano Arista. Lo característico de aquellas batallas es que no lo fueron en realidad. Tuvieron lugar luego de una escaramuza en que los mexicanos sorprendieron una patrulla americana y la diezmaron, incidente que le permitió a Taylor decir al presidente Polk que Estados Unidos tenía ya el incidente que necesitaba para declarar la guerra. Días después los ejércitos se formaron frente a frente, y la artillería de Taylor empezó a diezmar a los mexicanos sin que se trabara el combate, por la sencilla razón de que sus cañones tenían más alcance. La carnicería resultante de esta ventaja tecnológica sigue poniendo la carne de gallina. Los cañones decían la realidad de la economía. El producto per cápita estadunidense era ya en ese momento tres veces el de México. El sentimiento de fatalidad y abuso de que hablo no es solo melancolía mexicana. Uno de los combatientes estadunidenses, Ulises Grant, más tarde presidente, se refirió a todo aquello como “una de las guerras más injustas emprendidas nunca por una nación fuerte contra una débil”. Ralph Waldo Emerson escribió: “Estados Unidos conquistará México pero será como tragar arsénico”. Herman Melville creyó siempre que la guerra civil americana había sido una expiación por los pecados de “la guerra mexicana”. El libro de Guardino es una maravilla. Aquella historia, un desastre”.

La «trumpada» quita risas

Carlos Puig, Milenio: “Tan contento que estaba Marcelo Ebrard. El protagonista de las mañaneras la semana pasada cuando todo iba bien, coordinador de un nuevo grupo con subsecretarios de todas las dependencias, medio jefe hasta de 6 mil elementos de la Guardia Nacional, se había quitado de encima al jefe del Instituto Nacional de Migración, viento en popa. Figurón el Marcelo. Hasta que no. Como viene haciendo hace tanto tiempo, Donald Trump tenía una guardada, nomás por aquello de yo soy así y así seré. Y soltó el tuitazo como evento de inicio de campaña de reelección: ICE, la agencia encargada de aplicar la ley migratoria, emprenderá una nueva campaña de arresto y deportación de todos, así dijo Trump, todos, los indocumentados que estén en el país. No es, por supuesto, nuevo. Una campaña similar la emprendió apenas llegado a la Presidencia y puso a temblar a millones de paisanos mexicanos. La trumpada nos debe hacer recordar que más allá de que en últimos tiempos la crisis está focalizada en los migrantes centroamericanos y su tránsito por México, los mexicanos se siguen yendo, y aunque ciertamente no son los de otros años, seguimos siendo la nacionalidad con más arrestos en la frontera, 158 mil el año pasado, contra 244 mil de todas las demás nacionalidades. En la medida en que el plan Ebrard tenga éxito —cosa que está por verse—, pues más se va a enfocar el señor Trump en los que ya están allá, y esos son por inmensa mayoría, mexicanos. Es curioso, ayer Trump apenas mencionó el tema migratorio de pasada a los minutos de iniciar su discurso, la multitud en Orlando comenzó ella sola a cantar el “Build The Wall” que caracterizó la campaña pasada. Así será. Una corrección: Ayer escribí aquí que Ebrard no había pedido nada para los mexicanos en Estados Unidos como parte de su acuerdo. Un buen amigo me recordó leer el Plan Nacional de Desarrollo que dice a la letra: “México no insistirá más en una modificación a las leyes y normas migratorias del país vecino”, porque según se explica esas eran “prácticas intervencionistas injustificables y perniciosas” de los gobiernos neoliberales. Pues sí. Bien Marcelo. Mucha suerte a los más de medio millón de dreamers mexicanos, más solos que nunca.

Razones para ser cretino

Guillermo Valdés Castellanos, Milenio: “A poco más de seis meses de puesta en marcha la 4T están claramente perfilados tanto el proyecto de país como las críticas. Según Andrés Manuel López Obrador, el fin del Estado consiste en generar bienestar e incluso la felicidad, teniendo como prioridad a los sectores excluidos. Para ello es necesario destruir al Estado neoliberal y sustituirlo por un Estado austero y honesto, no solo para destinar la mayor cantidad de recursos a los pobres, sino para construir una convivencia basada en valores morales. Lograr lo anterior implica inevitablemente una lucha sin cuartel entre él y el pueblo bueno y los neoliberales corruptos. Todos los discursos del Presidente y todas las respuestas que da en las mañaneras son variaciones de lo anterior. Por su parte, la crítica ha ido señalando las inconsistencias y consecuencias de las acciones y decisiones de la 4T. El proceso de destrucción/reconstrucción del Estado para beneficiar en exclusiva a ciertos sectores de los pobres (que no a todos) tiene una primera contradicción: querer incrementar el gasto social sin aumentar los ingresos públicos. Como no hay recursos suficientes (los 500 mil millones eran una quimera), AMLO ha impuesto unos recortes draconianos, igual o peores que los aplicados por los gobiernos neoliberales, ya sea mediante reducción o reasignación de presupuestos en áreas que considera superfluas (ciencia; otros programas sociales que no le gustan; salud; medio ambiente; seguridad y derechos humanos; cultura, deporte) o por la disminución generalizada del gasto corriente: plazas, salarios, prestaciones. Las consecuencias están siendo desastrosas: a) Pérdida de capital humano invaluable en dependencias claves (Hacienda, organismos reguladores, salud, seguridad, investigación científica, etcétera), que se traduce en ineptitud gubernamental; b) Descuido de funciones esenciales de Estado ante retos de seguridad nacional (cambio climático; procuración de justicia), agravando problemas como contaminación ambiental e inseguridad pública; y, c) Violación masiva de derechos humanos por la no prestación de servicios públicos básicos como salud o educación a poblaciones vulnerables. De esta manera, el objetivo deseable y válido de la austeridad (eliminar privilegios y excesos) ha derivado en la construcción de un Estado deforme (un gran brazo que regala dinero al por mayor) a costa de la mutilación del resto de los órganos que lo hacen multifuncional. Para justificar tal despropósito (un Estado que para subsidiar a 23 millones de mexicanos deja de cuidar el medio ambiente, la seguridad y la procuración de justicia, la salud, la investigación científica y tecnológica, la cultura, la promoción del turismo…), la austeridad deja de ser un instrumento para convertirse en un valor absoluto: todo tiene que ser austero a fuerza, al grado de que ahora con ese pretexto Morena quiere destruir la autonomía del INE y el sistema de partidos. A la crítica a la austeridad que destruye instituciones hay que añadir otras: el ataque a los contrapesos institucionales en favor del Ejecutivo (los superdelegados; el control y debilitamiento de los órganos autónomos y del Poder Judicial), las decisiones presidenciales arbitrarias (aeropuertos, Dos Bocas, Tren Maya) y la polarización promovida desde Palacio Nacional. A seis meses el panorama es desolador y empeora. Ahora los críticos somos, según AMLO, unos cretinos”.

Gobernadores: humillados y ofendidos

Juan Ignacio Zavala, El Financiero: “No deja de llamar la atención el trato que da el Presidente a quienes invita en sus giras. Concretamente el que dispensa a los gobernadores de oposición de los estados que visita. Como al principio de su mandato, han vuelto los abucheos a los gobernantes estatales y las porras para el Presidente. Es evidente que se trata de eventos organizados por su partido, Morena, y a los que asisten militantes o simpatizantes – o gente pagada– para alabar al Presidente, participar en falsas consultas y emprenderla contra los gobernadores. Es una especie de circo, en el que uno de los números principales es “miéntesela al góber”. El Presidente hace uso de su popularidad y lo hace para ridiculizar a quienes gobiernan un estado y pertenecen a otro partido político. Es una jugada más de corte electoral para aplastar a sus opositores. Si al principio de su gobierno le dio rubor con algunos de los gobernadores por las humillaciones y majaderías a que los sometían sus visitas, hoy le vale. En medio de los escándalos que genera su propio gobierno, los dislates de sus mañaneras, los despropósitos de sus subalternos, el desorden de sus proyectos, es normal que encuentre en las giras un reposo y un aliento con la gente y sus aplausos –más aún si le hacen eventos en los que el señor es el único aceptado. Es de suponerse que los mandatarios estatales deben estar más que molestos con la estrategia de humillación pública del Presidente. Hace apenas unos días el Presidente pidió a todos unidad nacional, a los gobernadores de oposición los invitó a participar en un mitin –francamente ridículo, que solamente sirvió para ver el nivel de bajeza de la cúpula empresarial arrastrándose ante el Presidente– en que se defenderían los intereses del país. Ahí estuvieron varios de los gobernadores. Concretamente estuvo José Rosas Asipuro, que gobierna Durango, asistiendo al llamado del Presidente (algunos más avezados prefirieron no ir, sabedores de que apoyar al Presidente no sirve de nada bueno, al contrario, parece alimentar la fobia que les tiene). ¿Y qué pasó un par de semanas después? López Obrador va a Durango y en un evento abuchean al gobernador. No sólo eso, en una votación a mano alzada, en la que participaron los acarreados, el Presidente decidió suspender una obra pública importante para el estado, todo enfrente del gobernador. ¿Qué ganó el gobernador de Durango con su disciplina y su institucionalidad? Una humillación pública. (…) ¿Qué pasaría, por ejemplo, si lo reciben educada, formal e institucionalmente a su arribo y luego lo dejan con sus militantes –porque son eventos partidistas– y se van a trabajar a sus oficinas o a una gira al otro lado del estado? En fin, que maneras debe haber, más allá de la vigente que consiste en estar humillados y ofendidos”.

¿Para quién trabaja el gobierno? El plan económico Warren y su relevancia para México

Blanca Heredia, El Financiero: “A principios de este mes, Elizabeth Warren, senadora y precandidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, dio a conocer su Plan de Patriotismo Económico. Llama la atención que su propuesta no haya causado más conmoción dentro y fuera de Estados Unidos. Me sorprende, pues el plan en cuestión ofrece un modelo económico nuevo y alternativo al planteado por el neoliberalismo. La Agenda de Patriotismo Económico no es simplemente el regreso al modelo keynesiano/estado de bienestar. Tampoco aboga por cerrar la economía y/o ampliar masivamente la intervención del Estado en ella. Se trata, más bien, de un planteamiento novedoso, estructurado sobre la idea de que lo que distingue a un modelo económico de mercado de otro no es si hay más o menos intervención del gobierno en la economía, sino la respuesta a la pregunta de a favor de quién trabaja el gobierno. El modelo socioeconómico reinante durante largas décadas en Estados Unidos, en México y en muchos países del mundo es uno que ha favorecido al capital y no a los trabajadores; al individuo sobre la comunidad, y (alguna parte de) las generaciones presentes a costillas de las generaciones futuras. Frente a ese modelo, la agenda propuesta por Warren integra tres elementos centrales, todos ellos aparatosamente relevantes para el siglo XXI: patria, trabajadores y planeta. Frente a la discusión inacabable centrada en cuánto Estado y cuánto mercado en la organización de la vida económica, Warren y su equipo le han dado un vuelco completo a la conversación. El tema no es más o menos gobierno, sino a favor de qué grupos, de qué intereses, de cuáles valores y cuáles necesidades ha trabajado en los hechos el gobierno bajo el manto del neoliberalismo y si está bien que siga trabajando a favor de esos mismos grupos, o si lo justo, lo razonable y lo urgente para todos, es que se ocupe de otros grupos y valores. La respuesta de la Agenda de Patriotismo Económico es contundente. El gobierno tiene que trabajar a favor del bienestar de los integrantes de la casa común más próxima, la que nos da cobijo y sentido de pertenencia (la patria). El gobierno debe, también, ocuparse prioritariamente de los trabajadores, que son la mayoría de la población y, además, los más olvidados por el modelo globalizador/neoliberal y quienes, que por más que le pedaleen, no podrán –fuera de algunas cuantas y muy publicitadas excepciones– “hacerla” individualmente con base en puro esfuerzo, innovación y emprendedurismo. El gobierno, finalmente, tiene que trabajar a favor de la supervivencia del planeta y, por tanto, de las generaciones más jóvenes y de las generaciones futuras. (…) Sin negar que hay huecos muy importantes en el planteamiento económico del nuevo gobierno, convendría mucho tomar consciencia de que ya cambiaron las coordenadas de la discusión. Seguir hablando desde el viejo relato no ayuda mucho ni a imaginar ni a construir soluciones para el México realmente existente y sus problemas más hondos y acuciantes. En específico: la reconstrucción de alguna idea de “patria” como casa efectivamente común, y la redistribución del poder social, única vía real para disminuir nuestra brutal desigualdad social”.

San Lázaro, en la penumbra

Templo Mayor, Reforma: “Con eso de que Morena tiene mayoría en la Cámara de Diputados, no se preocupa en planchar las iniciativas; y ahora con el recorte presupuestal en San Lázaro, no van a poder planchar ni la ropa. Entre las medidas para ahorrar no solo se mantendrán apagadas la mayoría de las luces del Palacio Legislativo, sino que también se prohibió conectar aparatos ajenos a su labor, como podrían ser cafeteras, televisiones y cargadores de celular. A ver si los diputados no salen con que legislan en lo oscurito… ¡para ahorrar luz!”.

Apapachos y cachetadas en la 4T a empresarios

Bajo Reserva, El Universal: “Nos dicen que miembros de la iniciativa privada están molestos con el presidente Andrés Manuel López Obrador, debido a la cancelación de las rondas para buscar socios para la exploración y producción de petróleo de Pemex. Nos comentan que a los empresarios no les gustó nada que el mismo día que aceptaron firmar un convenio de inversión por 32 mil millones de dólares con el mandatario, la Secretaría de Energía decidió cancelar una posibilidad de inversión de empresas dedicadas al sector energético con la producción y extracción de crudo. Nos informan que de inmediato, Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, acudió a una reunión con Alfonso Romo, el jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, para externarle el amplio malestar que esta acción causó en el sector”.

Punto medio

Frentes Políticos, Excélsior: “En medio de la agitación migratoria debe predominar la sensatez. Que a nadie se le escape un golpe de más, o el plomo de su arma, en contra de los indocumentados. México endureció el control migratorio en la frontera sur con operativos de la Guardia Nacional. Más de 400 miembros de la GN comenzaron su despliegue en la región fronteriza, que tiene unos 650 km. de largo. Y aun con perfil bajo, cada vez es más visible la presencia en retenes y controles. En parques, hoteles, mercados, calles, veredas y carreteras de las ciudades de Tapachula, Suchiate, Huehuetán y Huixtla, grupos de agentes de migración ejecutan controles sorpresa. Todo, respetando los derechos humanos, prometió López Obrador. No a la violencia”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print