¿Por qué es importante el alivio fiscal a Pemex?

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 06 de febrero 2019. ¿Por qué es tan importante el alivio fiscal a Pemex? Ningún presidente se atrevió a explorar este escenario, en buena medida porque implicaba abrir otra pregunta: ¿Cómo le haría la Secretaría de Hacienda para mantener el equilibrio de las finanzas públicas si su gran vaca entrega menos leche? No habrá nuevos impuestos, ha dicho el presidente. Vendrán más esfuerzos de austeridad y más presión fiscal. La moral del presidente…

Rayuela

Lo que destapó el papa Francisco es una suerte de tsunami. La perversión de esos sacerdotes no tenía límites.

¿Por qué es tan importante el alivio fiscal a Pemex?

Luis Miguel González, escribe en El Economista, lo siguiente: “No habrá nuevos impuestos, ha dicho el presidente. Vendrán más esfuerzos de austeridad y más presión fiscal. Big brother fiscal a la vista. Todo mundo sabe que el mejor negocio del mundo es una empresa petrolera, pero lo que pocos saben es que el segundo mejor negocio del mundo, es una empresa petrolera mal administrada. Esta frase, atribuida a John D. Rockefeller, aplica a Petróleos Mexicanos. Entre el 2007 y 2014, Pemex produjo riqueza superior a 1 billón de pesos por año y pagó un promedio de 657,000 millones de pesos anuales, en contribuciones tributarias. Del 2015 en adelante, ha pagado más de medio billón de pesos al fisco. Para poner en perspectiva lo que significa todo lo que paga Pemex, hay que tomar en cuenta este dato: la petrolera paga más al fisco que todas las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores… juntas. Pemex lleva años siendo la vaca lechera de la hacienda pública. Con tantos años de ordeña, se ha convertido en una vaca que padece de anemia. Es una empresa asfixiada por la carga fiscal (y otras cosas). En promedio, tributa 43% de sus ventas y el equivalente a 55% del valor de su producción. Ninguna empresa de México paga una tasa tan alta. Ninguna petrolera en el mundo, del tamaño de Pemex, entrega al fisco una proporción tan alta de sus ingresos. Para hacer una comparación con un tema que está de moda, digamos que la contribución fiscal que paga la empresa petrolera ha sido entre 9 y 20 veces superior a sus pérdidas por robo de combustibles. Es tan enorme la carga fiscal de Pemex y tan grande su aportación a la hacienda pública, que no hay manera de exagerar la importancia del anuncio de López Obrador. El presidente promete hacer un cambio radical: “le vamos a quitar la carga fiscal a Pemex, como nunca ha sucedido”, dijo en la conferencia mañanera de ayer Los detalles se darán a conocer a más tardar la próxima semana, pero han generado enormes expectativas. ¿De qué tamaño será la reducción de la carga fiscal? (…) ¿Cómo sería Pemex con menor carga fiscal? Ningún presidente se atrevió a explorar este escenario, en buena medida porque implicaba abrir otra pregunta: ¿Cómo le haría la Secretaría de Hacienda para mantener el equilibrio de las finanzas públicas si su gran vaca entrega menos leche? No habrá nuevos impuestos, ha dicho el presidente. Vendrán más esfuerzos de austeridad y más presión fiscal. Big brother fiscal a la vista”.

Tiene razón AMLO: dejar recursos a Pemex

Enrique Quintana, en E Financiero, escribe que: “Muchos coincidiríamos con el diagnóstico del presidente López Obrador cuando ayer, en su conferencia mañanera, se refirió a Pemex. “Hacienda le ha quitado históricamente demasiados derechos e impuestos, es de las empresas que más paga impuestos en el mundo. Vamos a dejarle recursos suficientes para que podamos recuperar la producción petrolera y fortalecer a Pemex”, fueron sus palabras. En los últimos seis años (hasta septiembre de 2018 para ser precisos con cifras nominales), Pemex aportó al gobierno 2 billones 787 mil millones de pesos, lo que significó 34 por ciento de sus ingresos totales. Lo subrayo, no de su utilidad, sino de sus ingresos totales. De hecho, en ese periodo más que utilidad Pemex tuvo pérdidas, derivadas, entre otras cosas, de la enorme carga de impuestos y derechos. Incluso, el porcentaje se bajó durante el sexenio de EPN. En el año 2013 ese porcentaje fue de 43.2 por ciento, mientras que en los primeros nueve meses de 2018 fue de 25.4 por ciento. Sin embargo, la carga sigue siendo altísima. Para comparar cuánto pagan otras petroleras, por ejemplo Exxon pagó el año pasado una tasa de Impuesto sobre la Renta equivalente al 37.5 por ciento, pero de sus utilidades. El gran problema que hemos tenido en México es que tenemos un sistema fiscal que ha requerido los recursos de Pemex. Nos es imaginable en estos momentos un gasto público como el que tenemos, sin la aportación de Pemex. Los sucesivos gobiernos no han querido o no han podido hacer una reforma fiscal que a través de otros impuestos genere los recursos que Pemex transfiere al gobierno. Ayer, en términos generales, la declaración del presidente fue muy bien recibida por los mercados financieros. Pero cuando se vea el detalle van a empezar las preguntas. Para conseguir una reducción significativa de la carga fiscal de la petrolera, se va a necesitar un sacrificio fiscal importante. En el sexenio pasado se pudo hacer, en virtud de una reforma fiscal que no gustó a muchos pero que tuvo el mérito de ser altamente recaudatoria. Ahora, sería necesario realizar cambios fiscales que dieran más recursos al gobierno, pues no es convincente la afirmación de que dichos recursos provendrán de los ahorros que se realicen en el gasto del gobierno. De acuerdo con el Presupuesto aprobado, la reducción esperada del gasto para este año es del orden de 2.4 por ciento en términos reales, lo que equivale a un monto estimado de 100 mil millones de pesos. Una reducción así –que tiene que distribuirse en todo el sector público– no será suficiente para la capitalización que requiere Pemex. Creo que la intención de AMLO es apreciable. Hay que aplaudirla. Sobre todo porque si no se hace algo con Pemex en el curso de los siguientes meses, se puede poner en riesgo su grado de inversión y si lo pierde, puede tener consecuencias funestas para las finanzas del país. Qué bueno que ya se entendió este hecho. Ahora lo complicado va a ser instrumentarlo. (…) En otras palabras, instrumentar un cambio tan complejo como el señalado ayer por el presidente AMLO, requerirá de tener una visión pragmática y creativa, y no ideológica y rígida. ¿Podrán hacerlo? Más nos vale a todos”.

La moral del presidente

Raymundo Rivapalacio escribe que: “La moral es un conjunto de normas y costumbres que rigen el comportamiento del individuo. Esas normas y costumbres están empaquetadas en las sociedades en función de la identidad, territorio, idioma, cultura, historia y religión. Andrés Manuel López Obrador y Felipe Calderón comparten esos parámetros, incluida su creencia en el mismo Dios. Sin embargo, parecería que es todo lo contrario, pues lo que es correcto en un caso para el presidente, es incorrecto cuando se refiere al expresidente; lo que no es corrupción sobre uno, lo es cuando se refiere al otro. La vara que mide los conflictos de interés y la honestidad difiere en tanto a quién o a quiénes se le aplican. El discurso moral en la política se convierte de esta forma en algo elástico y manipulable, una arma que golpea la fama pública o que inocula de cualquier sospecha. La moral del presidente López Obrador es un chicle que empieza a pudrirse. Este lunes acusó a Calderón en su conferencia de prensa matutina de cosas como corrupción, tráfico de influencias y conflicto de interés, por el hecho de haber sido consejero de una empresa de energía que fue proveedora de la Comisión Federal de Electricidad. La consultoría fue real, y se dio cuatro años después de haber dejado la presidencia; es decir, superó por tres años el impedimento legal de no poder trabajar en nada que pudiera significar un conflicto de interés durante el primer año tras dejar el cargo público. Minutos antes, cuando le preguntaron sobre la posibilidad de un conflicto de interés al haber nominado para la Suprema Corte de Justicia a tres mujeres con vinculaciones directas y profundas con él o Morena, el partido en el poder, respondió que no había ningún impedimento legal en ello. No se refirió en ningún momento al conflicto de interés al ser, dos de ellas, al menos, esposas de personas muy cercanas a él, Loretta Ortiz, de José Agustín Ortiz Pinchetti, que trabajó con él en el gobierno de la Ciudad de México y en campañas presidenciales, y Yasmín Esquivel, del empresario constructor y viejo consejero de López Obrador desde que hizo obras públicas en la capital federal, José María Riobóo. (…) Entonces, si Calderón tardó cuatro años en servir 24 meses como consejero de una empresa extranjera dedicada al negocio de la energía, incurrió en tráfico de influencias, corrupción y conflicto de interés. Si nomina López Obrador a Esquivel para la Suprema Corte, no hay conflicto de interés, ni tráfico de influencias ni, eventualmente, se abre la puerta a la corrupción. Se puede argumentar que en el caso de Esquivel, se constituye la existencia de cuando menos un conflicto de interés similar al que incurrió el expresidente Enrique Peña Nieto al permitir que la empresa Higa, de su amigo el constructor Juan Armando Hinojosa, sirviera de intermediario en la operación inmobiliaria de la casa blanca, propiedad de su exesposa Angélica Rivera. Peña Nieto nunca aceptó que en aquel caso hubiera un conflicto de interés. López Obrador ni siquiera se detiene a pensar en ello. (…) Si el presidente es serio, no sólo debe barrer la escalera de arriba hacia abajo, como dice que erradicará la corrupción, sino comenzar en su casa. El discurso no le alcanza para ser una persona íntegra. Su comportamiento es lo que lo definirá. Sus propios conflictos de interés son ilegítimos, no ilegales, pero si no los ataja, el camino estará allanado para que la corrupción, que tanto dice odiar, entre sin freno en su administración”.

Las piezas del proyecto obradorista

En Milenio, Héctor Aguilar Camín, escribe que: “el gobierno de López Obrador cumple todas las reglas del populismo en el poder, y ha inventado al menos una. Esas reglas son: hablar a nombre del pueblo bueno, capturar el Estado, someter a los otros poderes, crear nuevas clientelas, contener o someter a los medios, contener o someter a la sociedad civil y hacer nuevas constituciones […]. El gobierno de López Obrador está en camino de cumplir todo lo anterior. Y ha inventado la idea de una ‘constitución moral’ […]. La concentración tiene piezas convergentes[…]: 1. La reasignación del presupuesto en favor de clientelas y programas del gobierno, a costa de estados y municipios, de los otros poderes y de los órganos autónomos del Estado. 2. La creación de una estructura de poder paralela a los gobiernos locales, mediante la figura de los superdelegados de la Federación y sus 300 coordinaciones regionales […]. 3. La entrega de la seguridad pública a una Guardia Nacional con 256 bases regionales […] y una cadena de mandos únicos que responden al Presidente. 4. La creación de una gigantesca red de nuevas clientelas del erario. 5. La apuesta a la consolidación electoral de Morena como partido hegemónico en todos los estados. 6. La apuesta a la consolidación burocrática de Morena como ejército de reserva para ocupar los puestos que el nuevo gobierno libera con su política de austeridad. 7. La concentración del espacio mediático mediante la ubicuidad del Presidente, el acuerdo de siempre con los medios privados y la activación de los medios del Estado para crear un sistema de comunicación política gubernamental […]. El proyecto del Presidente es demasiado grande para el gobierno que tiene. El Presidente asalta el cielo cada mañana en sus conferencias de prensa, pero su gobierno se tropieza con las escaleras el resto del día. La mezcla de Presidente utópico y gobierno terrenal da lo que tenemos hasta ahora, lo que un gran escritor argentino describe como ‘errorismo de Estado’”.

Disculpas a Calderón

Julio Hernández López, escribe en La Jornada lo siguiente: “Por lo pronto, ayer el tabasqueño cuasi chiapaneco desmontó el riesgo de una confrontación creciente con Felipe Calderón Hinojosa, a quien había incluido en una ennumeración genérica de políticos del pasado que habrían cometido actos de corrupción, conflicto de interés y tráfico de influencia. Prefirió AMLO ofrecerle disculpas al ex panista michoacano (se pueden usar ambos giros: ofrecer o solicitar disculpas, entendiendo en los dos casos que lo que se busca es disculparse), luego que éste había amagado con buscar diálogo con López Obrador en una oficina privada de Palacio, en un estudio de televisión o presentándose en La Mañanera. Calderón resultó fortalecido en este incidente, a pesar de que abundantes pruebas hay de que durante su administración se cometieron suficientes irregularidades graves en favor de Iberdrola y sus firmas asociadas, a alguna de las cuales luego Calderón se sumó en calidad de consejero, cual si hubiera sido un pago por favores recibidos por esas empresas”.

AMLO: sobredosis de discurso

En Excélsior, Jorge Fernández Menéndez, escribe que: “ningún Presidente, mucho menos los que él llama neoliberales de las últimas tres décadas, ha tenido tanto poder como López Obrador. Un poder que, además, ha acrecentado ante la debilidad de las oposiciones políticas y sociales, desconcertadas, desarticuladas y enfrentadas entre sí […]. Se dirá que para eso es el poder, pero cuando se acumula tanto, es fácil caer en los excesos porque no hay contrapesos. Y algo de eso está ocurriendo. El mejor síntoma son las conferencias mañaneras del Presidente López Obrador. Es imposible seguir todos los temas que cotidianamente pone sobre la mesa, a veces con apuntes muy acertados, en otras con reflexiones sin rumbo claro […]. Un Presidente no sabe todo, no necesita saberlo ni tratar de demostrar que sí lo sabe, mucho menos puede opinar sobre todo. No porque sea políticamente incorrecto, sino porque es políticamente ineficaz […]. En las últimas 48 horas, el Presidente se ha peleado con ex presidentes, y otros dirigentes políticos, que no habían dicho nada sobre él, ha desacreditado programas sociales, simplemente, porque no son los suyos […], y ha aconsejado al sistema constitucional de Estados Unidos […] sobre la duración de los mandatos presidenciales. E inevitablemente ha cometido errores […]. Acusó al ex Presidente Felipe Calderón de trabajar para empresas ‘que le venden gas a la CFE’, en referencia a la española Iberdrola. No era verdad, Calderón estuvo un año (2016) como consejero independiente del consejo de administración de otra empresa, Avangrid, en la que tiene alguna participación accionaria Iberdrola, pero que no tiene negocios con México y, por ende, no le vende nada a la CFE[…]. Qué necesidad había […]. El actual gobierno ha creado un censo de 22 millones de beneficiarios directos de sus programas de ayuda, de pago en dinero contante y sonante, manejado directamente desde la Presidencia de la República por el mismo funcionario que antes fue el Secretario de organización de Morena. Esa lógica cotidiana no ayuda ni a la convivencia social ni mucho menos a la gobernabilidad del país. En todo caso sirve para evitar hablar de otros problemas, de otras estrategias y sus resultados, para, como dicen, poner agenda, pero, inevitablemente, desgasta al Presidente y a sus propios funcionarios, atrapados en el torbellino que genera su jefe.

La Guardia Nacional

Milenio, Trascendió, asegura que: “el fin de los desencuentros partidistas por la Guardia Nacional están cerca porque en Gobernación, que encabeza Olga Sánchez Cordero, se prevén largas horas de trabajo y camisas remangadas para llevar a cabo, en conjunto con la academia y la sociedad civil, la elaboración de la ley correspondiente. La ministra en retiro coordinará los esfuerzos para sacar adelante esa normatividad, como lo hizo ya cocinando en la misma mesa las leyes de la FGR y la Orgánica de la Administración Pública Federal”.

Pasarela de secretarios en el Senado

Reforma, Templo Mayor, asegura que: “el que tendrá que hacer gala de sus dotes de negociador es Ricardo Monreal, pues requiere convencer a 15 senadores priistas, panistas o perredistas para sacar adelante la reforma de la reforma para la Guardia Nacional. A menos, claro, que como dicen por ahí el apoyo del PRI ya esté más que planchado -y pagado- con la gubernatura interina de Puebla. Por lo pronto, hoy en su reunión plenaria, los senadores morenistas tendrán pasarela de varios secretarios de Estado para que les tiren línea, ¡perdón!, para afinar la agenda legislativa”.

“Neoliberal”, la educación con la 4-T

En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “la sección 18 de la eufemística CNTE sigue forcejeando para sacar del erario hasta el último centavo de los 10 mil millones de pesos que exige de rescate para liberar las vías férreas. Su táctica de todo o nada siempre le ha redituado, y quiere más ahora, empoderada como nunca gracias a que Morena le permitió alzarse con 40 diputaciones federales […]. La oaxaqueña sección 22, con alrededor de 80 mil agremiados, aglutina la mayor disidencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, que agrupa a la inmensa mayoría de los más de un millón 800 mil servidores públicos del sistema de enseñanza básica, de los cuales un millón 200 mil son profesores. Pero aun así, la CNTE significa la mayor monserga de cualquier autoridad, incluida la de la cuarta transformación. Su voracidad es insaciable, como se lee en su Posicionamiento ante la iniciativa federal con proyecto de decreto de la contrarreforma educativa, pese a reconocer favorable para sus intereses el ‘contexto político social diferente y esperanzador’ que dejó la elección presidencial: Para empezar, considera que lo que pretende el Presidente que abomina al neoliberalismo es ‘un modelo neoliberal’, por conservar palabras como excelencia, ‘que perfecciona el concepto infundado de calidad, que no son términos pedagógicos, sino empresariales, planteados desde la perspectiva de la OCDE y Mexicanos Primero…’. Y aunque la peñanietista no lo fue, la CNTE afirma que la contrarreforma de AMLO ‘sigue siendo punitiva’; que ‘representa un retroceso para los pueblos originarios al plantear una Educación Bicultural y Bilingüe debiendo ser Pluricultural, Intracultural-Plurilingüe e Intercultural-Bilingüe; mantiene un proyecto de estandarización de la educación y reproduce un sistema individualista y vertical de superación profesional con un corte técnico y pragmático designado desde diversos organismos internacionales y da continuidad al proyecto educativo neoliberal, reforzado nuevamente por la relación reciente que sostiene (el Secretario Esteban) Moctezuma Barragán con la OCDE’. Con la de AMLO, sentencia su compañera de viaje, ‘la reforma peñista continúa vigente y la que está por venir no garantiza la abrogación en términos como lo plantea la CNTE, por lo que hacemos el llamado a la base trabajadora del país para continuar con la organización y la resistencia bajo los principios de lucha de la Coordinadora …’.

Aureoles y AMLO por la pipa de la paz

El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “será que luego de que intercambiaron reclamos el Presidente Andrés Manuel López Obrador y el Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, fumarán la pipa de la paz. Nos dicen que AMLO y Aureoles se encontrarán en un evento para entregar cheques a los agricultores michoacanos. Nos adelantan que don Andrés viajará el viernes a Huetamo para dar tarjetas y apoyos a productores. El encuentro se realizará en medio del conflicto que hay con el magisterio michoacano que no ha levantado por completo el bloqueo a vías del tren. Mucho ayudaría, nos dicen, que los radicales de la CNTE vieran unión por parte del gobierno federal”.

Disculpas sí, debate no

En Milenio, Joaquín López Dóriga, escribe que: “Calderón ayer mismo […] negó que hubiera cometido acto de corrupción alguno, ya que, además, tras un año de dejar el cargo, un ex funcionario, el presidente incluido, tiene derecho a trabajar y ya en esto, le pidió que se ocupe de atraer inversiones porque los indicadores señalan una caída de éstas y en el crecimiento económico del país. Y lo emplazó a reunirse con él de forma privada, en su despacho de Palacio Nacional o públicamente en las mañaneras o sostener un debate en televisión sobre su modo de vida y con las empresas que trabajó en los últimos 12 años para sostener a su familia, sus gastos, sus casas y sus coches. Terminaba ayer la columna con esta pregunta: Vamos a ver qué le responde, si le responde algo, y en qué tono. Y sí, respondió en la mañanera: Yo no voy a debatir con el ex presidente y para que no vuelva a pasar y que (Calderón) no se moleste, que no se disguste, le ofrezco una disculpa, pero se le pasó la mano. Eso no se puede hacer porque si no es ilegal, es inmoral. Al mediodía Calderón aceptó la disculpa y reiteró que no hay una mancha de corrupción en su vida pública ni privada. Y con eso pareció quedar zanjado este primer diferendo”.

Nueva Constitución

Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “crear una nueva Constitución no sería viable en el futuro próximo, pero sí impulsar reformas que hagan cumplir lo que ofrece la Carta Magna de 1917, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador. Al encabezar en el Teatro de la República, en Querétaro, la ceremonia por el 102 aniversario de la promulgación de la Constitución Política, refirió que buscan una nueva transformación ‘y correspondería tener una nueva Constitución. Pensamos que no hay condiciones para eso, porque tenemos otras tareas que consideramos más importantes’. Las reformas que plantea son tres: tipificar la corrupción como delito grave, reforzar el combate a la corrupción y hacer efectiva la democracia en el país. La nación no está como para reorganizarla desde cero, comencemos por respetar la Carta Magna. Aprovechemos el tiempo.”

Los feminicidios suben en 50% del país; lo peor lo viven en Jalisco, BC, Guanajuato, Campeche y QRoo

Sugeyry Gándara, en SinEmbargo, escribe lo siguiente: “Durante 2018, en la mitad del territorio mexicano crecieron las muertes violentas de mujeres. Los estados con una fuerte presencia de crimen organizado registraron un alarmante incremento de asesinato de mujeres, destaca María Salguero, geofísica y creadora del Mapa de los Feminicidios en México. Los altos niveles de violencia del país y la presencia de células criminales ha exacerbado las expresiones de violencia feminicida, coinciden activistas y especialistas entrevistados por SinEmbargo. El aumento de los homicidios de mujeres, donde hay integrantes de la delincuencia organizada, no necesariamente implica que ellas estén vinculadas y eso no lo están previendo o investigando las autoridades, plantearon”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print