fbpx

Presupuesto y economía

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del martes 26 de noviembre 2019. Presupuesto y economía: La economía mexicana está estancada. Algunos dicen que ya entramos en una recesión por llevar tres trimestres consecutivos de crecimiento negativo. Las caídas han sido, sin embargo, leves, por lo que otros economistas se resisten a llamar al estancamiento como recesión. Los keynesianos piensan que, cuando algo así sucede, el gobierno debe implementar políticas anticíclicas: aumentar el gasto público, aunque se incurra en un déficit, con el fin de incrementar inversiones que estimulen la economía

Rayuela

“El vandalismo en las marchas pacíficas no falta. Son hombres y mujeres. ¿Quién les paga?”.

Cárteles terroristas // Coartada para EU

Julio Hernández López, La Jornada: “En un escenario económico de previsible ruta hacia una recesión técnica, con descontrolados conflictos en su partido (Morena) y una obcecada búsqueda opositora de puntos débiles de su gobierno que sean políticamente explotables, Andrés Manuel López Obrador tiene frente a sí, ya a punto de cumplir un año formal como Presidente de la República, un reto verdaderamente emponzoñado, pues la crisis derivada de la liberación y captura de uno de los hijos de El Chapo Guzmán, potenciada por el asesinato de niños y mujeres de una comunidad mormona de Chihuahua, ha devenido en el riesgo de que Estados Unidos utilice a los salvajes cárteles mexicanos como coartada para el amago o el cumplimiento de avanzadas militares gringas contra los narcotraficantes sureños catalogados oportunamente como grupos terroristas. La clasificación no es ocurrencia o liviandad. A la Casa Blanca y al Pentágono les cae de perlas la propuesta de familias mormonas (entre ellas, la de los LeBarón) de que se tipifique como amenaza a la seguridad nacional estadunidense la operación de los mencionados cárteles. Ello daría el pretexto para intentar acciones unilaterales (difícilmente, casi imposible que fueran por acuerdo con el obradorismo) como las que Washington realiza en diversas partes del mundo, siempre mediante la invocación de los valores de la América libre que se siente con derecho a intervenir donde le place y donde sus intereses están en riesgo o, lo contrario, están en vías de obtener grandes ganancias. La protesta de los LeBarón, luego de una tragedia sin atenuantes, ha generado también la reactivación del poeta Javier Sicilia, activista luego del asesinato de su hijo Juan Francisco, junto a seis personas más, en marzo de 2011 en Cuernavaca, que luego había entrado en receso. Ahora planea una caravana de la capital de Morelos a la del país, tal vez en enero, a la que se sumarían varios activistas como Julián LeBarón, personaje ligado años atrás a las prácticas doctrinales de una organización representada en México por Emiliano Salinas Occelli, cuyos principales líderes han sido encarcelados en Estados Unidos”.

Crecimiento: las últimas oportunidades

Enrique Quintana, El Financiero: “Cuando usted esté leyendo este texto, lo más probable es que ya se hayan presentado el conjunto de proyectos que forman una primera entrega del Plan Nacional de Infraestructura. Un grupo de empresarios fue citado hoy a una reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador a las 5:30 de la mañana. La pretensión es revisar lo que habría de presentarse posteriormente durante la conferencia mañanera. Esta presentación era esperada desde hace ya algunos meses pues se trata de una de las opciones que existen para tratar de que la economía mexicana empiece finalmente a moverse. El contexto en el cual se anuncian estos proyectos es crítico. El Inegi confirmó el día de ayer que por tres trimestres consecutivos la economía mexicana decreció ligeramente, lo que en términos populares implica una recesión técnica. Aunque en el tercer trimestre de este año ya se mantuvo sólo una condición de estancamiento y no caída, el ambiente económico no mejoró en lo escencial. El tema relevante que hay que discutir no es si es recesión o no, sino cómo salimos de este marasmo. No hay duda de que el asunto central tiene que ver con la inversión. (…) El gobierno de López Obrador, sin embargo, siempre tiene la opción de procesar una reforma fiscal que le dé más recursos al Estado y que permita asignar más fondos a la inversión pública, con ello podría acelerar el crecimiento. Para crecer, a veces, hay que restringir el consumo para obligar a que los recursos se canalicen a la inversión. El problema es que eso tiene un costo político. Y, si el gobierno no quiere usar su capital político para realizar este cambio, la única fórmula es generar una mayor confianza. ¿Por qué no invierten muchos empresarios nacionales? ¿Cuál es la raíz de su desconfianza? Es un tema que abordaremos el día de mañana”.

Miguel Alemán vació sus cuentas

Raymundo Rivapalacio, El Financiero: “Miguel Alemán Magnani se pintó la cara de guerra y se metió al campo de batalla a pelearse con Televisa. Su primera acción fue mediática, a través de un desplegado en varios de los periódicos de la Ciudad de México, que sin duda seguirá con un recurso legal en su defensa. Alemán Magnani incumplió con el contrato establecido para la compra de Radiópolis, una cadena de estaciones de radio con larga tradición y fama, y sin negar que sí infringió los acuerdos, declaró el pleito por razones que se desconocen. Sin embargo, hay evidencias de que el empresario esperaba que Televisa lo demandara y se preparó para ello. Televisa, en efecto, actuó en consecuencia y, como había anticipado el 25 de octubre, lo demandó. El miércoles pasado, el Juzgado 9 de lo Civil de la Ciudad de México, donde se lleva a cabo el juicio ordinario mercantil, dictó la retención de bienes y medidas de aseguramiento, que afectaba a Alemán Magnani y a Corporativo Coral, la empresa responsable de la operación de compra de Radiópolis. El viernes, el Juzgado 41 de lo Civil, donde se lleva el juicio ejecutivo mercantil, lo emplazó a juicio y dictó el embargo por no haber pagado la pena convencional por la ruptura del contrato, como la habían acordado el 29 de agosto pasado. La historia de este conflicto se ha ventilado ampliamente en los medios de comunicación. (…) Alemán Magnani, como persona física, y Corporativo Coral, como persona moral, ambos demandados, limpiaron sus cuentas antes de que procediera el congelamiento de ellas. En qué momento transfirieron sus recursos a otros lados que aún no han sido detectados, se desconoce, pero no va a ser imposible que se rastreen. No se sabe cuánto dinero fue retirado de las 91 cuentas, ni hay una estimación por parte de las autoridades, que se conozca, de cuánto tenían depositado en ellas. En cualquier caso, esta acción protectora de sus recursos no habla bien de Alemán Magnani, que viene de una familia de prosapia, cuyo abuelo, Miguel Alemán Valdés, fue presidente y emprendió la segunda gran industrialización del país hace casi 60 años, un periodo de modernidad, expansión y diversificación, aunque la otra cara de la historia es la corrupción que proliferó en su sexenio, ampliamente documentada por la revista Presente, que dirigía Jorge Piñó Sandoval, y que fue clausurada cuando se volvió intolerable para el régimen. La historia negra de Alemán Valdés llevó décadas limpiar, trabajo en el cual se embarcó con éxito la Fundación Miguel Alemán. El nombre, de linaje político y empresarial, no se había visto involucrado en ningún escándalo durante décadas hasta ahora, que el nieto ha quedado atrapado en un litigio escandaloso que apenas comienza”.

Filias y fobias del presupuesto

Héctor Aguilar Camín, Milenio: “Decía la picaresca mexicana que amistad que no se refleja en la nómina es demagogia. El dicho dice ahora: prioridad que no se refleja en el presupuesto no es prioridad. Luego de varios contratiempos, finalmente el gobierno pudo disciplinar a su bancada y obtener el presupuesto que quería. A la vista del presupuesto, las prioridades del gobierno son, en primer lugar, los programas sociales y en segundo lugar la secretaría de Energía, Pemex y CFE. Los programas sociales tuvieron un aumento de 21.7%, equivalente a 44 mil 400 millones de pesos. Energía recibió un aumento de 72.6%, equivalente a 20 mil 400 millones; Pemex recibirá 28 mil 500 millones adicionales y CFE, 9 mil 200 millones. Los grandes perdedores del presupuesto fueron Gobernación, con una increíble baja de 90.6% (menos 56 mil millones), Agricultura con -28% (19 mil 900 millones menos); Trabajo con -35.4% (15 mil millones menos) y Comunicaciones y Transportes con – 20.8% (14 mil 300 millones). Las secretarías claves, estructurales, de la política social, Educación y Salud, reciben aumentos marginales: 2.7% en Educación, 8 mil millones más para un presupuesto de 317 mil, y 0.5% en Salud, un aumento de 583 millones sobre un presupuesto previo de 128 mil. Muy poco amistoso fue el presupuesto con la seguridad. Le quitó 2.6% a la Defensa Nacional (2 mil 600 millones menos), aumentó solo mil millones a Seguridad (+1.7) y solo 447 millones a Marina (+1.4%) Brillan por su ausencia los rubros de inversión pública en infraestructura y por su austeridad lo entregado a órganos autónomos, en especial a la FGR: solo 859 millones más, en medio de una crisis de procuración de justicia, y al INE, solo 806 millones más, camino a las elecciones de 2021, las más grandes de la historia de México. Lenin dijo: La revolución es electricidad más los soviets. El presupuesto de 2020 parece decir: la Cuarta Transformación es energía más los programas sociales. En el presupuesto parecen sobrar varias secretarías y no son prioridades la seguridad, la inversión, ni la mejora sustantiva de la educación, la salud, la procuración de justicia y la organización de las elecciones”.

Presupuesto y economía

Leo Zuckermann, Excélsior: “Finalmente, los diputados federales aprobaron el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020. La buena noticia es que, en los números grandotes, cumple la promesa de disciplina fiscal del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Es un Presupuesto de Egresos de la Federación ortodoxo que pudo haber sido diseñado por secretarios de Hacienda del periodo neoliberal como Francisco Gil Díaz, Agustín Carstens o José Antonio Meade. No es un PEF populista en el sentido de que el gobierno gasta más de lo que le ingresa y, por tanto, endeuda al país. Ciertamente, hay dudas sobre si se cumplirá el objetivo de obtener, al final de 2020, un superávit fiscal primario, pero la sola promesa es positiva. En todo caso, de no hacerlo, habrá cierto déficit, aunque marginal. El gobierno de Andrés Manuel demuestra que entiende: no tiene mucho margen de maniobra para endeudar más a México. Quiérase o no, uno de los pilares de la estabilidad macroeconómica de nuestro país ha sido –y seguirá siendo– la disciplina fiscal. Una señal de que el gobierno tenga intenciones de abandonar este pilar se interpretaría de manera fatal, con la posibilidad de una degradación de la calificación de la deuda soberana y una posible fuga de capitales. Bienvenida, entonces, la responsabilidad fiscal del presente gobierno. Ahora bien, esto significa que el sector público no tendrá un presupuesto contracíclico, sino procíclico. Ayer, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que el Producto Interno Bruto (PIB) creció cero por ciento en los primeros nueve meses de este año respecto al mismo periodo de 2018. La economía mexicana está estancada. Algunos dicen que ya entramos en una recesión por llevar tres trimestres consecutivos de crecimiento negativo. Las caídas han sido, sin embargo, leves, por lo que otros economistas se resisten a llamar al estancamiento como recesión. (…) Los keynesianos piensan que, cuando algo así sucede, el gobierno debe implementar políticas anticíclicas: aumentar el gasto público, aunque se incurra en un déficit, con el fin de incrementar inversiones que estimulen la economía. Este gobierno, sin embargo, no es keynesiano. Prefiere la ortodoxia de los equilibrios fiscales. No habrá déficit. El gasto en inversión pública será de alrededor de tres puntos porcentuales del Producto Interno Bruto. Muy poco y lejano de los casi seis puntos que alcanzamos en 2016. El PEF, entonces, no va a resolver la debilidad económica al estilo keynesiano. Hoy, sin embargo, se dará a conocer un paquete de sesenta y un proyectos de infraestructura”.

La prueba de los hechos: ¿qué tan democrática es la 4T?

La crisis peor de la 4T no fue el desastroso proceso para nombrar a Rosario Piedra como presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH); en términos de definiciones trascendentes el desafío clave será el nombramiento de la próxima ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). A estas alturas es irrelevante si la señora Piedra era la mejor opción. Lo principal de ese episodio es el procedimiento que hizo pedazos la confianza dentro del Senado. El pueblo votó en julio del año pasado y decidió no entregarle a Andrés Manuel López Obrador el control en la Cámara Alta para las decisiones que requieren mayoría de dos tercios. Esto quiere decir que ni las reformas constitucionales, ni los nombramientos que necesitan mayoría calificada (dos tercios) pueden celebrarse sin la concurrencia de las oposiciones. En ambos temas, respetar al pueblo significa —sin ambigüedades— construir acuerdos con quienes no son aliados incondicionales del presidente, ni de su partido, Morena. La crisis del nombramiento de la señora Piedra como titular de la CNDH tiene que ver con la ruptura de las negociaciones con la oposición, es decir, con la suposición de que es posible pasar por encima de la decisión popular de dividir el poder en esa Cámara. El balance de este episodio no acepta interpretación. La mayoría engañó a las minorías y lo hizo tres veces: cuando mintió a propósito de la pertenencia de la señora Piedra al Consejo Nacional de Morena, cuando truqueó la votación para simular que su candidatura obtuvo dos tercios del voto, y cuando engañó con la propuesta de reponer un procedimiento que, al final, quebrantó. (…) Uno, ¿el presidente volverá a vulnerar el principio constitucional de la división de poderes instruyendo a su partido para que vote por la candidata de su preferencia? Dos, ¿será capaz, ya no solo de intervenir en la vida interna del poder Legislativo, sino también respecto al Poder Judicial? Y, tres, ¿tratará otra vez con menosprecio el voto que el pueblo entregó a los partidos de oposición? La prueba de los hechos: ¿qué tan democrática es la 4T? Lo que está en juego con el nombramiento de la futura ministra de la SCJN va más allá del hecho concreto: se juega la verdadera identidad democrática de la 4T”.

@loscabareteros

¡Comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on print